Durante, Embarazo, Semanas 1 - 12

Sangrado por Implantación

El sangrado por implantación es un manchado o sangrado leve presente 10 a 14 días después de la concepción cuando el embrión se adhiere a la pared del útero.

Son muchas las mujeres que, con un embarazo saludable y normal, tienen lo que se llama “sangrado por implantación” en el momento en el que su embrión se aloja en el útero.

 

DEFINICIÓN y TIEMPOS DE SANGRADO POR IMPLANTACIÓN

El sangrado de implantación, se define como un manchado o sangrado leve que se presenta 10 a 14 días después de la concepción. Ocurre cuando el óvulo fecundado se adhiere a la pared del útero. 

¿QUÉ COLOR Y ASPECTO TIENE EL SANGRADO POR IMPLANTACION?

El sangrado de la regla suele tener un color rojo intenso, mientras que el sangrado por implantación suele ser rojo oscuro o marrón, o apenas rosado. En las siguientes imágenes puedes encontrar el aspecto del sangrado por implantación.

Fotos del sangrado por implantación

  • El sangrado por implantación NO es sangre fresca como la menstruación.
  • El tiempo de la sangre para lograr salir del útero hace que esta sangre se vea como sangre vieja, el manchado es color café.

 ¿COMO DIFERENCIAR EL SANGRADO POR IMPLANTACIÓN POSITIVO Y NEGATIVO?

 Aquí te presentamos algunas diferencias importantes:

  • Menstruación normal
    • Dura de 3 a 7 días con 3 días de sangre de color rojo brillante.
    • El sangrado empieza fuerte, así continúa y hacia el final se hace más leve.
    • Puede haber coágulos.
    • Hay más cólicos uterinos que pueden empezar desde antes de la menstruación y seguir por 2 a 3 días.
  • Sangrado por implantación POSITIVO
    • Por lo general tiene una duración de 24 a 72 horas. Es raro que dure más tiempo.
    • El sangrado es muy ligero y el color es café, rosado o negruzco.
    • Los cólicos son leves o de plano no hay.
    • El sangrado inicia días antes de la fecha de menstruación y generalmente no hay coágulos.

¿EN QUÉ MOMENTO SE PRESENTA?

El sangrado por implantación suele presentarse cerca del momento en que esperarías tener una menstruación.

  • Sin embargo, este sangrado es más leve que el que se produce al menstruar.

¿ES COMÚN EL SANGRADO POR IMPLANTACIÓN?

Algunas mujeres no tienen sangrado de implantación, y en otras este pasa inadvertido. También es posible confundirlo con una menstruación leve. Si esto ocurre, tal vez no te des cuenta de que estás embarazada, lo que puede generar confusión al determinar la fecha de parto del bebé.

  • Este sangrado puede aparecer en un solo embarazo, en 2, o en todos tus embarazos, no hay regla escrita.

¿CUÁNTO DURA EL SANGRADO POR IMPLANTACIÓN?

El sangrado puede durar de uno o a tres días.  En cambio, la regla puede durar de tres a siete días.  Se produce en las primeras semanas de gestación, momento en el que el útero está muy irrigado y sangra con facilidad. 

  • La menstruación tiene un flujo que aumenta de manera progresiva, por otro lado, en el sangrado por implantación se produce una vez y no va a más.

¿ES LEVE O ABUNDANTE?

Suele ser más leve que el sangrado por menstruación y más oscuro. En ocasiones es sólo una gota de sangre y en otras puede llegar a confundirse con una menstruación ligera.

¿QUÉ ES LA IMPLANTACIÓN?

Al adherirse el embrión en la pared del útero se rompen pequeñas venas y arterias que irrigan normalmente la capa interna del útero (endometrio), provocando un sangrado, Esta acción es lo que permitirá que el embrión tome los nutrientes y oxígeno a través de la sangre materna.

  • Catorce días después de la fecundación, el embrión ya está firmemente anidado en su nuevo hogar.
  • Ahí crecerá y se desarrollará un nuevo ser.
  • La prueba de embarazo en sangre,  saldrá positiva 3-4 días después de la implantación.
  • La prueba de embarazo en orina, saldrá positiva 4-5 días después de la implantación.

¿PUEDO PRESENTAR ALGÚN SÍNTOMA?

Podrías sentir un cólico uterino ligero y un poco de inflamación en el vientre. Recuerda, el sangrado se detiene. Pero, si te preocupa la cantidad de sangre, consulta a tu médico.

OTROS SIGNOS DE EMBARAZO

En estos días debes prestar especial atención a tu cuerpo, ya que la observación puede ayudarte a definir si se trata o no de un embarazo. Si tuviste relaciones sexuales sin protección, observa si notas otros posibles primeros síntomas de embarazo como: 

  • Hipersensibilidad en los pechos.
  • Náuseas.
  • Aumento de la temperatura basal.
  • Malestar y cansancio.

ERRORES QUE SE PUEDEN COMETER

Este sangrado por implantación puede confundirte y no saber cuál es la fecha de tu última regla y no sabrás la fecha probable de parto.

  • Si te haces una prueba casera del embarazo y es positiva, cuando vayas al médico debes de informarle sobre el sangrado.
  • Dado que el sangrado y la orina provienen de diferentes partes de tu organismo, el resultado NO se distorsiona.

 ¿EXISTEN OTRAS CAUSAS DE SANGRADO LIGERO?

Si, pueden existir otras causas pero recuerda, el color de la sangre de un sangrado por implantaciónsiempre será rosada o marrón.

  • Alteraciones en la menstruación
  • Cambios en los anticonceptivos orales.
  • Infecciones vaginales.
  • Lesiones durante las relaciones sexuales.
  • Si tienes sangrados frecuentemente después de la ovulación y no estás embarazada, debes de consultar a tu médico.

 CUÁNDO DEBO LLAMAR AL MÉDICO

Este tipo de sangrados, pueden estar relacionados a un embarazo ectópico y a otros problema de salud. Llama a tu médico de inmediato si estás embarazada o sospechas que lo estás y tienes los siguientes síntomas:

  • Sangrado rojo y abundante que no para en 4 o 5 días.
  • Presencia de coágulos
  • Dolor abdominal severo y cólicos que son más intensos de un lado.

RECOMENDACIONES

 El sangrado durante el embarazo es anormal y los médicos recomiendan reportarlo. La sangre roja, brillante, con coágulos y dolor puede ser una señal de aborto. Si tienes alguna duda sobre el sangrado por implantación, pregunta en el Consultorio Virtual en donde médicos especialistas te responderán a la brevedad.

REFERENCIAS

Quizá te interese:

imp ¿Cuándo se presenta y síntomas del sangrado?

diferencia2 ¿Cómo se diferenciar un sangrado por implantación de una menstruación?

doc2 ¿Cuándo debo llamar al medico?

 

Durante, Enfermedades Raras, Semanas 1 - 12

Consejo o asesoría genética

INTRODUCCIÓN

Si tú y tu pareja acaban de saber que están esperando un bebé, les sorprenderá conocer la variedad de pruebas prenatales a su disposición. Exámenes de sangre, orina, exámenes médicos mensuales, cuestionarios dietéticos y seguimiento del historial familiar, cada prueba puede ayudarles a evaluar su salud y la de su bebé y a prevenir riesgos potenciales de salud.

Contrario al caso de tus padres –que no tuvieron esta opción-, ustedes también tienen la posibilidad de realizarse pruebas genéticas. Estas pruebas identifican la probabilidad de transmitir ciertas enfermedades o trastornos genéticos (aquellos ocasionados por defectos en los genes, las pequeñas unidades que contienen el ADN que determinan las características y el funcionamiento del cuerpo entero) a tu hijo.

También si tu historial médico sugiere que una prueba genética sería de beneficio, probablemente tu médico los refiera a un especialista en genética (genetista).

¿QUÉ ES LA GENÉTICA?

La genética es el campo de la biología que busca comprender la herencia de los caracteres que se transmiten de generación en generación.

El estudio de la genética permite comprender como se transmiten características biológicas (como la presión arterial, la inteligencia o los niveles de azúcar en la sangre) o características físicas (estatura, color de ojos), de apariencia y hasta de personalidad.

El principal objeto de estudio de la genética son los genes, formados por segmentos de ADN. El ADN controla la estructura y el funcionamiento de cada célula, con la capacidad de crear copias exactas de sí mismo, tras un proceso llamado replicación, en el cual el ADN se coipa en moléculas iguales que se trasmiten de a todas las células del organismo.

Decimos entonces que la genética estudia los caracteres –sanos o enfermos-  que se transmiten de padres a hijos, haciendo que los hijos se parezcan a los padres y comparten características con otros familiares.

Acerca de los médicos genetistas: son profesionales que han completado una especialidad en genética médica y están capacitados profesionalmente en este campo. Para certificarse, necesitan aprobar un examen administrado por el Consejo Nacional de Genética Médica (en México).

Un genetista trabaja en muchas áreas de la medicina incluyendo especialistas en las formas hereditarias de cáncer, las estrategias de estudios prenatales, síndromes de los niños y enfermedades del adulto. Algunos se especializan en áreas como cardiología, neurología e infertilidad entre otras. El genetista también puede dedicarse a la investigación y educación.

Los genetistas estudian como los genes pueden causar o predisponer a las enfermedades a través de analizar los cambios en la secuencia de variaciones en el ADN. También ayudan a identificar e interpretar los riesgos de los trastornos hereditarios, explicar los patrones de la herencia, sugerir las pruebas recomendadas y explicar las posibilidades o perspectivas.

También te explicarán el significado médico de cualquier estudio de ADN, los riesgos para todos los familiares principalmente para la descendencia, te proporcionarán apoyo y hablarán contigo sobre temas emocionales que puedan surgir al recibir el resultado de las pruebas genéticas.

¿QUÉ ES EL CONSEJO O ASESORAMIENTO GENÉTICO?

El asesoramiento genético ofrece información y apoyo a las personas que tienen o pueden tener riesgos de aparición de un trastorno hereditario en una familia ya constituida o por constituir.

La asesoría genética es entonces el proceso en el cual las mujeres y sus parejas aprenden más respecto a:

  • Qué tan probable es que su hijo vaya a tener un trastorno genético.
  • Qué exámenes pueden detectar anomalías o trastornos genéticos.
  • Decidir si les gustaría hacerse exámenes o no.

Para obtener un diagnóstico y asesorar de acuerdo a él, el genetista se apoya en la valoración clínica y en los estudios especializados (exámenes clínicos, radiológicos, de los cromosomas o del ADN) que ha solicitado para saber si existe riesgo de que en tu familia se pueda repetir o bien presentar por primera vez, alguna malformación congénita o cualquier enfermedad, independientemente que la causa sea o no genética.

cg01

El genetista ayuda a las personas y familias a interpretar la historia familiar y médica para identificar la posibilidad de recurrencia o aparición de una enfermedad y a entender y traducir los conocimientos científicos de los diferentes aspectos de las enfermedades hereditarias en información práctica que pueda ayudar a un enfermo o a su familia.

En la actualidad se prefiere usar el término asesoramiento genético ya que, más que una sesión de consejos con respecto a un padecimiento de causa hereditaria, el asesoramiento genético debe ser un proceso de comunicación que brinde al individuo las herramientas de información suficientes para tomar una decisión adecuada acerca del embarazo, cuidados al bebé y pruebas genéticas.

cg02

Un médico genetista no puede sugerir una decisión. Un buen especialista en genética entiende que lo que es acertado para una familia quizás no lo sea para otra.

¿QUÉ SON LAS PRUEBAS GENÉTICAS?

Las pruebas genéticas son pruebas de laboratorio que se llevan a cabo tomando pequeñas muestras de saliva, sangre u otros tejidos del cuerpo. Estas pruebas pueden determinar si tú, tu pareja o el bebé tienen alguna anormalidad afectando la información .

Los seres humanos tienen 46 cromosomas, agrupados en pares en cada célula de nuestro cuerpo

Los genes están hechos de moléculas de ADN. Estas estructuras están agrupadas dentro de los cromosomas de las personas y determinan cada una de las características físicas y biológicas de cada individuo.

Cuando un óvulo y un espermatozoide se fusionan, cada uno de ellos proporciona 23 cromosomas para poder crear los 46 cromosomas que conformarán a una persona. Dentro de estos cromosomas se encuentran los genes que actúan como modelo o estructura para cada persona. Una vez que el óvulo ha sido fecundado por el espermatozoide, los 46 cromosomas se multiplican con cada división celular.

cg03

Se estima que todos los seres humanos poseen cerca de 30.000 genes. Sin embargo, si llegara a desarrollarse alguna mutación de un simple gen, podrían acaecer problemas de salud realmente serios.

Con frecuencia, estas mutaciones genéticas son transmitidas de generación en generación, dando como resultado el desarrollo de enfermedades o trastornos genéticos hereditarios.

Los padecimientos genéticos tienen formas de heredarse que se conocen muy bien. Por ejemplo los trastornos llamados autosómicos recesivos como por ejemplo: fibrosis quística, la enfermedad de Tay-Sachs o anemia drepanocítica; para presentarse requieren que ambos padres deben ser portadores del gen que ha mutado, en cada embarazo esta pareja de padres tendrá riesgo de 25% de sus hijos afectados.

Algunas enfermedades, como la enfermedad Huntington’s (un trastorno degenerativo del sistema nervioso), el Síndrome de Marfan (un trastorno del tejido conectivo que afecta a distintas estructuras), y la acondroplasia tienen un patrón de herencia autosómico dominante. En este patrón los padres afectados trasmiten la enfermedad al 50% de sus hijos. Sin embargo también existen las mutaciones nuevas en las que un afectado puede nacer de padres completamente sanos.

Otros trastornos, como por ejemplo: la hemofilia, tienen un patrón de herencia en el que sólo requieren que uno de los padres sea portador del gen que ha mutado.

El Síndrome de Down, por su parte involucra a los cromosomas y la mayoría de las ocasiones no son hereditarios y son provocados por accidentes que ocurren durante la división celular durante la formación de los óvulos o del esperma.

En todas estas condiciones puede ser necesario tener un examen de ADN que confirme el diagnóstico, los resultados de las pruebas genéticas no son fáciles de entender. Estos pueden revelar la presencia, ausencia o mutación de genes o cromosomas. Para descifrar lo que significan los resultados de estas pruebas complejas, se necesita a un especialista en genética.

¿QUIÉN O QUIENES NECESITAN ASESORAMIENTO GENÉTICO?

Cualquier persona que tenga dudas acerca del origen de algún padecimiento o rasgo hereditario en su familia, debe considerar la posibilidad de recibir asesoramiento genético. Entre ellas se incluyen:

  • Aquellas que tienen o piensan que podrían tener un trastorno hereditario o un defecto de nacimiento.
  • Mujeres que están embarazadas o tienen pensado tener un hijo después de los 35 años de edad.
  • Las parejas que ya han tenido un hijo con retraso mental, un trastorno hereditario o un defecto de nacimiento.
  • Las parejas cuyos bebés tienen una enfermedad genética diagnosticada mediante una prueba rutinaria de diagnóstico para neonatos (tamiz neonatal).
  • Las mujeres que han tenido tres o más abortos espontáneos (se estima que cerca del 70% de los abortos del primer trimestre, tienen una causa genética) o bebés que murieron antes o al poco tiempo de nacer.
  • Las personas que estén preocupadas porque su trabajo, estilo de vida o antecedentes médicos puedan representar un riesgo para un embarazo. Entre las causas habituales de preocupación se incluyen la exposición a radiación, los medicamentos, las drogas ilegales, los productos químicos o las infecciones.
  • Las parejas que desean realizarse más pruebas u obtener más información sobre los defectos al nacimiento comunes en el grupo étnico al que pertenecen.
  • Parejas formadas por primos directos o parientes de sangre cercanos (riesgo por consanguinidad).
  • Las mujeres embarazadas cuyas pruebas de ultrasonido o análisis de sangre indican que su embarazo podría tener un riesgo de complicaciones o defectos al nacimiento superior al normal.

¿CUÁNDO SE DEBE CONSULTAR CON UN ESPECIALISTA EN GENÉTICA?

El mejor momento para consultar con un especialista en genética es antes de que la mujer quede embarazada. Ese es el mejor momento en el que el especialista puede ayudarte a evaluar los factores de riesgo.

Durante el embarazo: El diagnóstico prenatal se realiza sólo para dar a los padres, información acerca de la salud del feto.

Es especialmente importante acudir a consulta con un genetista si presentas cualquiera de los siguientes datos:

  • Cuando tu ginecólogo detecta cualquier malformación (como podría ser la espina bífida) antes del nacimiento.
  • Cuando los resultados son anormales después de una prueba prenatal de rutina (como la prueba de la alfafetoproteína)
  • Cuando los resultados son inesperados después de la amniocentesis (como por ejemplo, un defecto de cromosomas en el bebé por nacer)

¿CÓMO ENCONTRAR UN GENETISTA O ASESOR EN GENÉTICA?

Una familia puede buscar un asesor en genética directamente o el médico puede enviarlos directamente con uno. Habitualmente, los genetistas se encuentran en centros hospitalarios de alta especialidad, usualmente localizados dentro de centros médicos u hospitales de enseñanza.

Es importante asegurarse que el médico que consultes cuente con la certificación del consejo de su especialidad, esto garantiza que sus conocimientos sean los necesarios para atender tus necesidades.

Usa nuestra sección de “directorio de Genetistas” para localizar a un profesional especializado en genética en tu área.   

¿Qué ocurre en una sesión de asesoramiento genético?

En esta sesión el médico genetista te hará varias preguntas para conocer tus antecedentes familiares (por ejemplo, si tus padres, abuelos o hermanos sufrieron enfermedades del corazón, diabetes, etc.) y sus propios antecedentes. También programará citas para análisis de sangre, exámenes físicos o amniocentesis en caso de ser necesario.

Una vez que se tenga el diagnóstico del padecimiento, tratará de explicarte cómo la salud familiar puede afectar a tus hijos, te ayudará a interpretar la información médica sobre cualquier riesgo presente y explicará el papel que juega la genética en estas condiciones.

Frecuentemente los genetistas pueden determinar el riesgo de reaparición de una condición y la disponibilidad de estudios de ADN.

Cuando existen resultados anormales en la prueba de ADN, te dará información que te ayudará a tomar decisiones (por ejemplo, sobre el riesgo de tener otro hijo o más hijos). El asesor o médico puede ofrecerte una referencia a grupos de ayuda, a médicos especialistas, especialistas en educación o grupos de apoyo para la familia.

¿CÓMO DEBES PREPARARTE PARA UNA CONSULTA CON UN ESPECIALISTA EN GENÉTICA?

Antes de acudir a la consulta con un especialista en genética, te pedirán que reúnas la historia médica de tu familia. El especialista querrá estar informado sobre cualquier familiar con trastornos genéticos, múltiples abortos espontáneos, muertes tempranas o repentinas sin explicación.

Es sumamente importante recolectar la mayor cantidad de información relacionada con tus antecedentes médicos familiares y con los de tu pareja. Cuando estés preparándote para la consulta con un genetista deberías hablar con tus parientes lo antes posible. Podría ser mucho más fácil recolectar información si indagaras en tu árbol genealógico.

cg04

Primero, comienza por hablar con tus padres y hermanos acerca de sus  problemas médicos. Luego, continúa preguntando por los problemas que podrían haber experimentado tus abuelos, tías, tíos y primos. Dado que tanto tú como tu pareja necesitarán realizar este procedimiento del lado paterno como del lado materno, podría llegar a tomarles bastante tiempo el hecho de recoger toda la información necesaria.

Las enfermedades y los trastornos que deberían tener en cuenta, e investigar serían: Cáncer, Asma, Diabetes, Enfermedades cardíacas, Hipertensión arterial, Alcoholismo, Embolias, Enfermedades renales, Pérdida de la audición o de la visión a edades muy tempranas, Enfermedades mentales (por ejemplo: depresión, esquizofrenia), Problemas de aprendizaje, Retardo mental, Defectos de nacimiento (por ejemplo; espina bífida, defectos cardíacos).

Además de tomar nota de las enfermedades, deberán tener en cuenta la edad que cada uno de sus parientes tenía cuando surgió el problema en cuestión, así como también deberán tener en cuenta –como ya lo mencionamos- cualquier clase de información relevante sobre tu salud, la de tus familiares y la de tu pareja. ¿Algún familiar era fumador?, ¿era físicamente activo?,  ¿padecía de sobrepeso?

Dado que ciertos problemas genéticos son más frecuentes entre algunos grupos étnicos particulares, también deberás incluir el lugar del que provienen tus familiares en el informe que estén preparando.

El especialista también querrá estar informado sobre tu historial médico, incluyendo los ultrasonidos, resultados de pruebas prenatales, embarazos anteriores y medicamentos que hayas podido tomar antes o durante el embarazo.

Si son necesarias pruebas adicionales, te pedirá que tanto tú como tu pareja se realicen exámenes sencillos de sangre o que se sometan a un análisis de cromosomas conocido como cariotipo. Toda esta información será considerada en conjunto para ayudar a determinar qué patrones genéticos pueden transmitirle a sus hijos. El especialista puede ayudarte a entender los patrones de la herencia en ciertos tipos de trastornos y a evaluar las probabilidades de tener un hijo con esos trastornos.

Por tu parte, no dudes en preguntar sobre todo aquello que pudiera ser importante para ti. Él o ella serán tus mejores fuentes de información. Dado que le has proporcionado una gran cantidad de información durante la consulta, es importante que le pidas algunos folletos e incluso un resumen por escrito de todo lo que se habló en la visita; podría ayudarte a recordar todo lo que fue discutido en dicho encuentro.

¿QUÉ OCURRE DESPUÉS DE LA CONSULTA?

El objetivo de la asesoría genética y el diagnóstico prenatal es simplemente darle a los padres la información que necesitan para tomar decisiones importantes. Un buen genetista les ayudará a comprender cómo usar la información obtenida, pero no tomará las decisiones por ustedes. Si tienen el riesgo de tener un bebé con algún trastorno, es posible que tengan a su disposición tecnologías de reproducción asistida para reducir la probabilidad de que su bebé resulte afectado.

Por ejemplo, si antes de embarazarte, recibes la confirmación de que tú y tu pareja tienen un alto riesgo de tener un hijo con un defecto al nacimiento grave o fatal, sus opciones pueden incluir:

Diagnóstico de pre-implantación: Requiere lograr un embarazo in Vitro (en un laboratorio, fuera de la matriz), cuando el embrión alcanza 8 células llamada etapa de blastocito, se puede tomar una célula para realizar el análisis genético específico que descarte la enfermedad en cuestión. Esto permite que:

  • solamente los embriones o blastocitos sanos se implanten en el útero para continuar con el embarazo.
  • Evite o disminuya el número de abortos.
  • Es útil para preseleccionar tipos de antígenos cuando la pareja busca este hijo para ayudar en el tratamiento del hermano mayor
  • Disminuir procedimientos (como la amniocentesis) que pueden ser un riesgo para el embarazo.
  • Selección de sexo de los bebés por deseo de los padres o por evitar enfermedades de un sexo o de otro.
  • Mejoraría el rango de los embarazos en casos seleccionados como edad materna avanzada, abortos recurrentes, falla de implantación de los embriones por fertilización in vitro.

Escoger usar un donante de óvulos o de esperma. Cuando uno de los padres tiene una enfermedad genética o es portador de la misma, al usar un donador de óvulo o de esperma se puede tener un hijo sano.

Útero en alquiler: Una pareja infértil, luego de agotar todas las posibilidades decide utilizar un útero en alquiler con espermatozoides y óvulos propios.

Adopción. En aquellos casos en que la pareja así lo decida la adopción podría ofrecer una alternativa para lograr tener un hijo sano.

Si durante el embarazo has recibido un diagnóstico de que tu bebé tiene un defecto al nacimiento severo, tus opciones (y las de tu pareja) pueden incluir:

  • Prepararse para los retos que enfrentarán cuando tengan a su bebé, decidir cómo será el parto y donde puede recibir el bebé la mejor atención con los especialistas que necesita.
  • Cirugía antes del nacimiento para reparar el defecto del feto. Solo condiciones muy especiales pueden resolverse o mejorarse mediante una cirugía aún dentro del útero. Por ejemplo, la espina bífida o la hernia congénita del diafragma, un orificio en el diafragma que puede afectar el desarrollo de los pulmones.
  • Terminar el embarazo. Para algunas familias, saber que tendrán un bebé con una condición grave o fatal es más de lo que pueden tolerar. Otras familias pueden ser capaces de adaptarse a las noticias y al nacimiento notablemente bien.

Los especialistas en genética pueden también referir a sus pacientes con otros especialistas. Por ejemplo, muchos bebés con el Síndrome de Down nacen con defectos en el corazón, el genetista deberá recomendarles que consulten con un cardiólogo para hablar sobre cirugía del corazón y con un neonatólogo para conversar sobre el cuidado que debe recibir un recién nacido después de una operación.

El genetista puede también recomendar entrevistas con grupos de apoyo o cualquier otro profesional del cuidado de la salud que les ayuden a adaptarse y a prepararse a su nueva y compleja realidad.

Colaboración de la Especialista en Genética:

  • Carmen Esmer Sánchez, Hospital Central “Dr. Ignacio Morones Prieto”, Universidad Cuauhtémoc, Facultad de Medicina. San Luis Potosí, SLP:

REFERENCIAS

15

Constipación o Estreñimiento durante el Primer Trimestre del Embarazo
Durante, Embarazo, Semanas 1 - 12

Constipación o Estreñimiento durante el Primer Trimestre del Embarazo

Introducción

¿Qué es el estreñimiento? Es un problema del aparato digestivo en el cual el movimiento del intestino grueso llamado peristaltismo, se hace lento e irregular. Esto ocasiona que las heces fecales se endurezcan y sequen, haciendo difícil su evacuación.

    ¿Qué es el estreñimiento?

El estreñimiento se caracteriza por una reducción del número y peso de las deposiciones (heces fecales), normalmente va seguido de un endurecimiento de la textura de las mismas, si bien no es fácil de determinar. Muchas personas pueden sufrir estreñimiento sin saberlo ya que éste es un problema subjetivo influido por las costumbres de cada persona y sus hábitos de vida y alimentación. En una persona sana la frecuencia normal de las deposiciones puede oscilar entre tres al día y tres por semana, expulsando sin dificultad en el 75% de las ocasiones.

¿Por qué el embarazo causa estreñimiento?

La constipación durante el embarazo es uno de los problemas que pueden hacer de este periodo, algo no muy agradable y puede ir desde la evacuación de pequeñas cantidades de heces fecales hasta la dificultad absoluta de evacuar cada vez que intentas hacerlo.

Muchas mujeres que no habían sufrido anteriormente de estreñimiento comienzan a padecerlo durante el embarazo. ¿Por qué sucede esto? De por sí, el embarazo es un estado durante el cual se manifiestan numerosas alteraciones que afectan a la mayor parte de los órganos, y el intestino no se escapa: también es afectado.

¿Por qué el embarazo causa estreñimiento?

¿Cómo?, en forma natural y por diferentes causas, durante el embarazo se reducen los movimientos peristálticos del intestino que son los encargados de permitir que avance la materia fecal, esto puede deberse a:

  • Cambios hormonales: Durante el embarazo, el cuerpo produce más hormonas femeninas de lo normal. La labor de estas hormonas es asegurarse que el embarazo se desarrolle normalmente. Una de estas hormonas, la progesterona, actúa relajando la musculatura. La pared exterior del intestino es muscular y con la acción de la progesterona, se relaja igual que cualquier músculo y esto hace que tenga menor capacidad para mover la comida y los deshechos intestinales.
    • Existe otra hormona llamada motilina encargada de estimular el movimiento del estómago y del intestino, cuyos niveles se encuentran disminuidos durante el embarazo. Por esta razón los movimientos intestinales disminuyen, esto protege al feto pero complica más el vaciado intestinal, lo que causa o acentúa el estreñimiento.
  • Aumento del tamaño del feto: Esta escasa motilidad gastrointestinal también puede aparecer como consecuencia de la presión del útero sobre los intestinos al ir aumentando de tamaño.
  • Falta de fibra en la dieta: Otros factores, como la falta de fibra en la dieta, la insuficiente ingesta de líquidos, el estrés o la existencia de hemorroides, también pueden provocar la aparición del estreñimiento durante el embarazo. El estreñimiento en especial en el primer trimestre del embarazo puede ser muy molesto, sobre todo en mujeres que no lo habían padecido antes.
  • Malos hábitos alimenticios: es el momento de los antojos y éstos muchas veces son la causa del estreñimiento.
  • Suplementos vitamínicos: Los suplementos vitamínicos, especialmente los que contienen hierro, pueden causar estreñimiento. No los suspendas nunca sin avisar a tu médico.
  • La náusea y el vómito de las primeras semanas del embarazo: Estas dos molestias contribuyen de manera importante en el estreñimiento. Al haber náusea, se come poco y mal y se disminuye la ingesta de líquidos. Si además hay un poco de vómito, la pérdida de líquidos es importante y de cierta manera la persona está deshidratada lo cual también contribuye al estreñimiento.
  • Falta de ejercicio: Aunque no lo creas, los movimientos peristálticos de tu intestino, aumentan favorablemente con el ejercicio. Cuando una persona tiene que estar en reposo prolongado en cama ejemplo: (cuando se presenta una amenaza de aborto, una amenaza de parto prematuro) también hay problemas de estreñimiento.

Falta de Ejercicio en el Embarazo

  • La obesidad: Influye de manera importante en que padezcas de estreñimiento sobre todo si tienes antecedentes de este tipo de trastornos antes de haber quedado embarazada. Los especialistas indican que cada caso es particular por eso es necesario que las futuras mamás asistan a la consulta prenatal y reciban la orientación necesaria para evitar el estreñimiento durante esta etapa.
  • Medicamentos: El estreñimiento puede producirse por determinados medicamentos. Si un medicamento que ingieres parece provocar estreñimiento, consulta con tu médico antes de dejar de tomarlo.

El estreñimiento puede producirse por determinados medicamentos.

Síntomas más comunes del estreñimiento

  • Más de cuatro días sin evacuar (sientes que tus intestinos no se mueven con regularidad).
  • Heces duras, compactadas y que es difícil y doloroso evacuar
  • La sensación de que no todo el contenido fecal ha salido
  • Una sensación de “bloqueo” rectal y anal.
  • Distensión abdominal.
  • Dolor intestinal o sensibilidad abdominal.
  • Aumento de los ruidos intestinales.

¿Puede el estreñimiento causar algún otro tipo de problema?

La constipación sin embarazo es bastante molesta, pero en el embarazo no solo tiene los mismos síntomas que mencionamos anteriormente, sino que además puede ser causa, -por todos los otros cambios que se están llevando a cabo en tu organismo- de una serie de nuevos problemas como puede ser exceso de gases, acidez estomacal y dolor de espalda.

La constipación o estreñimiento puede agravar los problemas urinarios como el de la incontinencia y puede también ser causa de heridas o desgarros en el ano además de provocar hemorroides en ese tejido dañado (son venas inflamadas que aparecen en la zona rectal y/o anal, en caso de que ya las tengas, pueden empeorar). Las hemorroides pueden ser sumamente incómodas, aunque por lo general no causan problemas graves y, en la mayoría de los casos, desaparecen al poco tiempo de haber nacido tu bebé. Sin embargo, si el dolor es intenso o si tienes sangrado rectal, llama a tu médico para que te haga un chequeo (revisión).

Si tienes un estreñimiento intenso acompañado de dolor abdominal, o que se alterne con diarrea, o si expulsas mucosidad o sangre, llama de inmediato a tu médico.

En casos extremos un intestino con problemas de estreñimiento, puede impedir el nacimiento del bebé.

La constipación es un problema se puede prevenir y tratar al mismo tiempo.

Es importante para la embarazada tratar de evitar en lo posible el estreñimiento.

Dieta: Sabemos que las en las primeras semanas del embarazo, se inician muchos cambios en todo tu cuerpo y lo que comes o dejas de comer porque te provoca nausea, no es la excepción. Lo que comías antes, ya no te apetece, la cantidad que comías ahora es menor, los sabores y olores son diferentes, estás en un proceso de cambios y poco a poco, a medida que trascurra el embarazo, todo volverá a la normalidad. Pero es en esta etapa cuando más debes de cuidar de tu alimentación para evitar y tratar el estreñimiento

Tu dieta debe de ser equilibrada y que incluya una cantidad suficiente de fibra (de 25 a 30 gramos al día). Este es el modo más natural y eficaz de conseguir que los molestos síntomas del estreñimiento desaparezcan, o que al menos se hagan más leves.

Por lo tanto, es aconsejable que aumentes la cantidad y frecuencia del consumo de alimentos ricos en fibra. Recuerda, el aporte de fibra se ha de ir aumentando paulatinamente, para que el aparato digestivo se vaya adaptando y así evites ciertas molestias intestinales como exceso de gases o hinchazón (puedes sentirte muy molesta con esto, aumenta la fibra pero con calma).

La fibra está presente en alimentos de origen vegetal, por lo que está especialmente indicado el consumo de hortalizas y verduras, frutas frescas y desecadas, legumbres, cereales integrales y derivados y frutos secos. Como norma general se aconseja consumir todas las verduras y hortalizas excepto las flatulentas (que producen muchos gases) como alcachofas, col, coliflor, coles de Bruselas, brócoli, pimiento, pepino, rábanos, cebolla, puerros… y todas las frutas excepto las astringentes como el membrillo, el pomelo, el plátano…, si bien, tendrás que valorar tu tolerancia. Conviene tomar las frutas frescas y con piel, sin olvidar lavarlas bien antes de consumirlas, y se aconseja tomar al menos una ensalada al día.

  • La fibra también está presente en los granos de       trigo, de cebada, avena, centeno y       sus derivados como los cereales, las galletas, las pastas, pero es preferible que  consumas los elaboradas con harina integral, las refinadas tienen un menor contenido de fibra y favorecen la formación de gases, distensión abdominal y como consecuencia no ayudan a corregir       el estreñimiento.
  • Recuerda que la fibra proveniente de las harinas integrales, requiere del consumo de abundantes líquidos para que       cumpla su función: corregir el estreñimiento y regular tu intestino. Hay personas a las cuales este tipo de fibra no les funciona, y prefieren consumir la fibra de los vegetales y frutas

la fibra  proveniente  de las harinas integrales, requiere del consumo de abundantes líquidos

  • Limita el consumo de arroz, ya que es un alimento astringente y si lo vas a consumir, acompáñalo de verduras, en ensalada o combinado con legumbres. Recuerda, los alimentos grasos como la morcilla, el tocino o el chorizo contribuye a empeorar la evacuación.
  •  Evita comer queso y maizTrata de evitar ciertos alimentos como el queso, el maíz y cualquiera otro vegetal que tenga demasiado almidón en sus componentes así como las comidas fritas.

Conviene acostumbrarse a beber abundantes líquidos, de 1´5 a 2 litros al día (unos 6-8 vasos) que puede ser tanto agua como infusiones suaves, caldos de verduras, zumos naturales (con pulpa)… Si vives en climas cálidos y húmedos, la cantidad de agua debe de ser mayor para evitar que te deshidrates. Manteniendo tu cuerpo bien hidratado ayudas a prevenir y a tratar el estreñimiento. Un Remedio Natural es el de alternar una bebida fría con una caliente. Por ejemplo, tomar un vaso de un líquido frío, o trocitos de hielo, seguidos de una bebida caliente como una taza de té descafeinado. El alternar el frío con el calor, estimula el movimiento intestinal.

Bebe abundantes liquidos para evitar el estreñimiento

    • Puedes probar los siguientes remedios caseros:
        • tomar kiwi, zumo de naranja o ciruelas pasas rehidratadas en ayuno,
        • tomar un vaso de agua tibia en ayuno,
        • tomar compota de manzana y ciruelas pasas por las mañanas,
        • añadir salvado de avena a los yogures,

¡Ojo! Las bebidas con cafeína causan una pérdida de líquidos del organismo lo cual puede empeorar el estreñimiento.

Las vitaminas y minerales prenatales están diseñados específicamente para el embarazo y son las que mejor tolerancia tienen para el aparato digestivo y causan menos náusea y gases. Son buenas y necesarias para ti y para tu bebé, pero a veces pueden ocasionar estreñimiento.

El Hierro: El hierro, el cual está presente en la mayoría de estas vitaminas prenatales, puede ser causa de estreñimiento. Las heces fecales oscuras y pegajosas son generalmente señales de estreñimiento por el suplemento de hierro. Habla con tu médico para que te indique si es necesario un cambio en cómo y cuánto debes tomar para evitar el estreñimiento.

Hábitos intestinales: Es importante que además de llevar a cabo estas pautas dietéticas, te hagas un buen hábito intestinal, teniendo un horario fijo para ir al baño, de modo que consigas educar a tu intestino. Conviene comer despacio, masticar bien los alimentos, y ser regular con los horarios de las comidas. Presta atención a tu cuerpo. Si siente deseos de ir al baño, no te demores

Ejercicio: Si se realiza ejercicio como caminar o nadar durante más o menos 30 minutos, conseguirás fortalecer la musculatura intestinal que interviene en el reflejo de la defecación. Además este ejercicio ayudará en el momento del parto

Camina o nada por 30 minutos para fortalecer la musculatura intestinal

Descansa bien en la noche. Trata de relajarte al final del día. Duerme bastante. Si no pasaste bien la noche, trata de descansar a lo largo del día. Aunque parezca difícil, reducir tus niveles de estrés ayudará a tener un embarazo feliz y saludable.

Descansa bien por las noches, reducir tu nivel de estrés ayudará a tu embarazo

¿Qué medicamentos NO deben de usarse durante el embarazo?

Los laxantes NO se recomiendan como tratamiento del estreñimiento durante el embarazo porque pueden estimular contracciones del útero y causar deshidratación.

Los aceites minerales NO deben de usarse durante el embarazo porque existe el riesgo de reducir la capacidad de absorber nutrientes a través del intestino. Nutrientes que son absolutamente necesarios tanto para tu bebé en desarrollo como para ti.

Todo debes consultarlo con tu médico, él sabrá si es necesario recetarte algo, en qué cantidad y de qué tipo, dependiendo del tipo de embarazo que tengas y de tu organismo.

Los antiácidos: Si requieres de antiácidos, consulta con tu médico, para que te indique cuáles son los que no contienen aluminio, ya que este componente causa estreñimiento.

¿Puede causar estreñimiento el ácido fólico?

No, el ácido fólico no causa estreñimiento. En realidad, las dietas ricas en folato, que es la forma natural del ácido fólico, pueden ayuda a prevenir el estreñimiento. Eso se debe a que los alimentos con alto contenido de folato, como verduras de hoja verde, cereales fortificados, etc., suelen ser también ricos en fibra.

¿Cuánto tiempo voy a estar estreñida?

La constipación o estreñimiento es un problema constante durante todo el embarazo y aún después, al principio del periodo de post parto. Para algunas mujeres puede ser una batalla que dure de por vida. Si estableces un plan de acción y tomas control del problema desde el inicio del embarazo, seguramente evitarás muchos problemas posteriores y podrás disfrutar de tu embarazo.

Referencias

Violencia y Embarazo
Durante, Embarazo, Semanas 1 - 12

Violencia y Embarazo

Introducción

La violencia domestica puede ocurrirle a cualquiera: mujeres de todas edades, razas, religiones, educación, niveles de ingresos y en cualquier parte del país. Pero es importante tener en cuenta que: NO estás sola y no es tu culpa.

Si eres víctima de violencia doméstica y estás embarazada, tú y tu bebé están en peligro de ser lastimados o asesinados.

El maltrato o abuso puede ser

  • Sexual: Mediante la utilización de sobrenombres vulgares, críticas a tu cuerpo o sexualidad, obligándote a mantener relaciones sexuales en contra de tu voluntad, bajo presión o amenaza, incluyendo la violación.
  • Físico: cuando tu pareja te golpea, te da patadas o la empuja
  • Emocional: cuando tu pareja te grita, te asusta o te insulta
  • Económico: Cuando existe un control o manipulación a causa de amenazas a tu estado económico o necesidades básicas, así como también, la desigualdad en el acceso a los recursos que deben ser compartidos o un puesto de trabajo y de propiedad.

Definir violencia ha sido un problema ya que, generalmente, se considera únicamente la parte física -es decir los golpes en los cuales queda una marca o huella de haber sido maltratada-, sin embargo esa solo es la expresión de los impulsos por medio de los cuales el agresor pudo descargar su ira y, en ocasiones, esta puede ser la última expresión de su agresión, ya que previamente hubo insultos u omisiones que detonaron las agresiones físicas.

En la actualidad es muy común hablar de violencia, los casos y las estadísticas nos muestran números que pueden ser alarmantes pero que parecen ajenos y extraños a nuestra vida cotidiana, es decir, vemos el fenómeno como si fuera algo externo a nosotros y que no nos compete, siendo que estamos inmersos en esta dinámica desde el momento en que nos enteramos que pasa a otros y no ACTUAMOS para cambiar la situación.

Violencia doméstica contra la mujer

Violencia doméstica en el embarazo

Se refiere a la generada por el compañero sentimental o por un miembro de la familia, que se caracteriza por conductas (violencia física) o por lenguaje violento y continuado (violencia psicológica). Poco a poco la violencia –cualquiera que esta sea- está siendo considerada como una de las amenazas más serias a la salud de la mujer.

La violencia psicológica: El maltrato psicológico es uno de los más poderosos y constantes y es tan poco perceptible, que su repercusión es mucho mayor que el maltrato físico. El objetivo es humillar y mostrar una situación de mayor poder y control en el otro, no hay un golpe, solamente actitudes y palabras que hieren profundamente al individuo hasta lastimar su autoestima.

Incluye amenazas de daño, violencia física o sexual y abandono; intimidación; humillación; insultos y críticas constantes; acusaciones; atribución de culpa; hacer caso omiso de la persona, no prestar suficiente atención a las necesidades de la víctima o ridiculizar dichas necesidades; controlar lo que la víctima puede o no puede hacer; negar las necesidades básicas (tales como comida, albergue y atención médica) y privación de la libertad.

Inicia con pequeños disgustos de pareja, en donde cada uno de los eventos traen consigo una carga emocional que puede repercutir no solo en el estado de ánimo de los participantes, sino en la relación misma, la cual se va deteriorando al generar un nivel de tensión cada vez mayor en el día a día.

La edad no es una barrera para evitar la violencia: las niñas, las adolescentes y las mujeres adultas sufren lesiones tanto físicas como psicológicas y, en casos extremos, la muerte. Pero son las mujeres en edad reproductiva quienes afrontan las mayores consecuencias ya que la violencia puede estar asociada con la incapacidad de evitar embarazos no deseados, con el embarazo en sí, con la pérdida del embarazo (aborto espontáneo y parto de un feto muerto), con el aborto y con el trato abusivo de las mujeres que acuden en busca de servicios de aborto.

¿Puede haber abuso durante el embarazo?

El embarazo no es un impedimento para el abusador, en algunos casos la violencia viene desde antes de la gestación y en otros casos puede ser un motivo de maltrato.

Esta situación es un patrón de coacción y control, que incluye la agresión física, sexual, emocional o combina­ción de ellos y amenazas contra una mujer, por su pareja o ex –pareja, antes, durante y hasta un año después del nacimiento de un hijo.

Hasta la fecha no hay ninguna prueba concluyente de que el embarazo en sí puede provocar mayor violencia contra la mujer. Sin embargo, en un análisis de los datos disponibles en 1998, se señalaron ciertas indicaciones de que el predominio del abuso físico y sexual es mayor y más grave entre las mujeres embarazadas que entre otras mujeres. Aun cuando los resultados de las investigaciones no son consistentes, se encontró al embarazo como un factor de riesgo para la violencia y su severidad. Se ha mostrado que la violencia no se detiene con el embarazo.

Abusos durante el embarazo

¿Cuáles son las razones?

Existen diversas razones por las cuales la pareja de una mujer puede recurrir a la violencia, particularmente durante el embarazo:

  • Él no quiere que ella acuda a la consulta médica. El control del embarazo por profesionales médicos exacerba sus celos y posesividad, pues no tolera que “toquen” o “vean” el cuerpo de la mujer al cual considera suyo.
  • Él sospecha que otro hombre es responsable del embarazo.
  • Él considera el embarazo una carga económica, ya sea porque su pareja embarazada trabaja menos en el hogar, o fuera de éste, o porque el nacimiento inminente de un hijo acarreará nuevas demandas económicas en un hogar de pocos recursos.
  • Él se pone celoso al percibir que la mujer embarazada presta menos atención a sus necesidades y sus deseos. Surge el temor al abandono o desapego y esto resulta ser el prólogo de la ira o episodio de violencia.
  • Él tiene dificultad de desarrollar un rol paterno maduro y protector, dado que es habitual que el hombre violento haya sido maltratado o testigo de violencia en su infancia.
  • Él ve que la mujer es más vulnerable o indefensa debido a su condición de embarazo y menos capaz de tomar represalias o defenderse.

Entre las mujeres embarazadas, las más jóvenes son las que presentan más riesgo de sufrir violencia doméstica. En general, el riesgo aumenta si viven solas, si vive en un ambiente hacinado y si tienen bajo nivel socio-económico. La violencia doméstica se asocia también con el consumo de alcohol, tabaco o drogas por ambos miembros de la pareja.

Factores de riesgo

En general, se acepta que hay ciertos factores que pueden predecir este problema, como:

  • Cuando hay antecedentes de violencia familiar y sobre todo cuando ha ocurrido durante el año previo al embarazo.
  • Cuando a la mujer ya la habían maltratado antes del embarazo o durante su adolescencia o infancia.
  • Si la pareja consume alcohol o drogas (principalmente cocaína),
  • Cuando la pareja tiene niveles altos de estrés y la mujer tiene pro­blemas emocionales como baja autoestima, aislamiento, inseguridad y depresión.

Otros investigadores también han señalado los siguientes factores de riesgo:

  • Mujeres jóvenes de bajo nivel edu­cativo y socioeconómico que tienen su primer embarazo.
  • El abandono de la pareja o su ausencia, pueden ser factores asociados, que en general sitúan a la mujer en una condición muy vulnerable ante la sociedad.
  • El problema es más común en lugares donde el con­cepto de hombría lleva implícito el honor del varón, la autoridad sobre la mujer y en ambientes donde se to­lera el castigo físico como medio para resolver disputas personales.
  • El desempleo, la familia numerosa, el hacinamiento habitacional, son otros factores, pero también existen otros en las clases acomodadas: que el embarazo interfiera en algún proyecto de viaje o trabajo; que la mujer no pueda acompañar al hombre en determinadas actividades sociales o deportivas en las cuales necesita su presencia o que actúe como anfitriona; el disgusto o “desprecio estético” por la esbeltez o silueta “perdida”

Consecuencias de la violencia doméstica en el embarazo

Los efectos de la violencia ejercida contra las mujeres son variadas; dependen del momento del embarazo, el tipo de maltrato, la frecuencia y el tiempo de exposición. Es posible hallar repercusiones tanto en su salud física y mental, como en su conducta social y reproductiva.

La violencia producida antes del embarazo, puede llevar a un incremento de embarazos no deseados, mientras que la infligida en las primeras etapas de la gestación tiende a provocar conductas negativas tales como fumar o ingerir alcohol.

Los estudios existentes no ofrecen datos concluyentes sobre el impacto de la violencia doméstica en los resultados del embarazo pero podemos, sin embargo, considerar dos aspectos igualmente importantes: las consecuencias físicas y las psicológicas.

Consecuencias físicas

  • Aumento de peso insuficiente lo que trae como resultado bajo peso al nacer del bebé, desnutrición y anemia.
  • Infecciones vaginales, cervicales o renales
  • Sangrado vaginal (amenaza de aborto)
  • Trauma abdominal que puede causar hemorragia
  • Exacerbación de enfermedades crónicas. La violencia también impide la terapia adecuada para patologías crónicas como la hipertensión o el asma.
  • Complicaciones durante el parto.
  • Retraso en el cuidado prenatal, las mujeres embarazadas no acuden a la consulta médica por pena o miedo.
  • Aborto espontáneo (la violencia contra la mujer puede contribuir tanto directa (por medio de abuso físico y sexual) como indirectamente (por medio de posibles infecciones de transmisión sexual y porque el estrés crónico durante el embarazo o las alteraciones emocionales importantes podrían afectar la regulación del sistema de defensa, hacer que el sistema inmune se active y poner en peligro el embarazo), a la pérdida de un embarazo.
  • Ruptura de membranas provocada por los golpes, infecciones o estrés.
  • Placenta previa
  • Infección uterina
  • Magulladuras del feto, fracturas y hematomas
  • Muerte

No toda la violencia sufrida por las mujeres embarazadas lleva a la pérdida del embarazo. Sin embargo, las investigaciones muestran que el tipo de violencia física habitual sufrida por las mujeres puede cambiar durante el embarazo: en vez de recibir golpes en la cabeza, ellas sufren golpizas dirigidas al abdomen, los genitales o el pecho. Esto explica el hecho de que en algunos estudios se vean tasas más altas de aborto espontáneo entre las mujeres que han sido maltratadas (tanto física como psicológicamente), que entre las que no han sido maltratadas.

Puede que las mujeres que viven en situaciones de violencia extrema también sean más propensas al aborto espontáneo.

Consecuencias psicológicas

La mujer embarazada y agredida por su pareja está en mayor riesgo de:

  • Sufrir estrés, depresión y adicción al tabaco, el alcohol y las drogas. Los efectos de la adicción a las drogas en el feto han sido bien documentados, pero los efectos de la depresión son más difíciles de determinar. Estos pueden incluir la pérdida del interés de la madre en su salud y en la de su hijo, tanto durante el embarazo como después del parto.
  • Las mujeres que sufren malos tratos durante el embarazo tienen más probabilidades de sufrir depresión postparto (alrededor del 50%, según algunos autores). Algunos investigadores afirman que la depresión existe a menudo antes del parto, pero que se descubre después.
  • La madre siente un fuerte rechazo o apatía hacia el bebé, sobre todo cuando es un embarazo no deseado y fruto de la violencia pues ella siente que la pone en situación de debilidad lo que la hace más susceptible al sometimiento. Muchas de ellas sufren cuadros de ansiedad y depresión.
  • Es importante tener en cuenta que, generalmente, el hombre que golpea a su compañera probablemente también golpeará a sus hijos.

Consecuencias para el bebé

Cuando la violencia ocurre durante el embarazo, las consecuencias inmediatas en el bebé pueden ser, entre otras, muerte, traumatismos, problemas respiratorios por falta de desarrollo de los pulmones, deformaciones ortopédicas, anemia, alteración de su sistema circulatorio, hemorragias, ruptura de órganos, falta de oxigenación (hipoxia), traumatismo del cráneo y daño en el cerebro, nacimiento prematuro, bajo peso al nacer, etc.

El rechazo que puede experimentar una madre hacia el producto que trae en su vientre, también se considera una forma de maltrato, ya que el bebé en gestación es sumamente sensible a las reacciones del medio externo y en este caso principalmente de la madre.

Las consecuencias tardías son: falta de apego madre-hijo y dificultades en la lactancia, riesgo elevado de muerte del bebé en el primer año de vida, maltrato infantil y posibilidades limitadas para su desarrollo físico, emocional, afectivo y social.

Las consecuencias psicológicas a largo plazo de la violencia doméstica durante el embarazo pueden tener un efecto perjudicial severo en el desarrollo psicológico del niño, quien probablemente será testigo de violencia doméstica después de su nacimiento.

Cuando el bebé crece en un ambiente destructivo o tóxico, como puede ser en un hogar en el cual la violencia es la forma de relacionarse, es un niño que va a presentar una alta irritabilidad, siendo un niño que llora todo el tiempo, demandante de la madre, intolerante y con falta de apetito, ello genera estrés en ambos padres, que se ven imposibilitados de calmar al niño, creándose un círculo vicioso que genera más violencia, a través de los reclamos, las culpas y la intolerancia por parte de ambos padres.

Diagnóstico

A nivel de la sociedad y la comunidad, las normas sociales que fomentan la tolerancia de la violencia pueden hacer difícil o imposible que la mujer denuncie el abuso físico y sexual durante el embarazo. Por lo tanto, ella se priva de la posibilidad de recibir asistencia médica para lidiar con el problema y sus posibles efectos en el resultado del embarazo.

La violencia contra la mujer embarazada requiere una evaluación y la intervención con el mayor grado de calidad y calidez por el médico que debe ser capaz de identificar sus efectos adversos en la madre y su bebé. Estas estrategias deben ofrecerse en cualquier ámbito social: urbano, suburbano y rural.

El médico tiene, en cada visita prenatal, una oportunidad para identificar si durante un embarazo está ocurriendo algún acto de violencia que potencialmente pueda dañar el curso normal del embarazo. Siempre se debe tener presente esta posibilidad cuando se han detectado factores riesgo o evidencias de agresión.

Violencia doméstica durante el embarazo

Sin embargo, esto es difícil para el médico ya que no es común que las mujeres hablen con libertad sobre este hecho; por el contrario, es frecuente que traten de encubrirlo, que no se atrevan a buscar ayuda o que desconozcan la forma de hacerlo. Para ellas es increíble que sea el padre del bebé quien lleva a cabo la violencia.

Cuando se acude a la consulta prenatal, aunque sea trimestralmente, se aumentan las probabilidades de descubrir el problema. El médico puede hacer preguntas de respuesta abierta -¿Cómo se ha hecho eso?- o de respuesta cerrada -¿Le han agredido?-, pues parece ser que es la forma más efectiva.

¿Qué pasa cuando la embarazada dice “sí”?

El médico probablemente hará una revisión más completa para comprobar que el bebé está bien. Si la embarazada es Rh negativo y se sospecha que haya ocurrido ruptura de la placenta por las agresiones, le administrarán inmunoglobulina Rh0. Es probable que tome fotografías para adjuntarlas a la historia clínica.

Si el médico sospecha de la seguridad física de la madre, puede llamar a una trabajadora social para que ayuden a la embarazada –teniendo en cuenta su opinión- a solucionar este problema con diferentes acciones: gestión de asuntos legales, proponerle un cambio de domicilio durante el embarazo, etc. Si una mujer ha sido víctima de violencia, puede que desee abandonar a su pareja y es normal que necesite ayuda psicológica para afrontar este cambio.

En caso de que decida permanecer en su situación actual, es importante que se le haga ver y entender que uno de los aspectos más frustrantes, es que la situación raramente va a cambiar para mejorar.

¿Qué puedo hacer ante una relación abusiva?

Primero y principal no sientas que estás sola, son muchas las mujeres que pasan por lo mismo que tú. Para evitar o prevenirte ante otros ataques puedes:

  • Organizarte y prepararte contando con números de teléfonos de amigos, familiares o autoridades policiales para que te ayuden en esos momentos.
  • Piensa en la seguridad de tus hijos y si tienes con quien dejarlos, llévalos a ese sitio.
  • Ten dinero escondido por si lo necesitaras en una emergencia.
  • Piensa algunos lugares alternativos en los que puedes ir a vivir si lo necesitaras.

Asistencia en México.

El Distrito Federal promulgó en 1996 la Ley de Asistencia y Prevención de la Violencia Intrafamiliar, mientras que también se modificaron el código civil y el penal a favor de esa ley. La violencia familiar debe ser denunciada lo antes posible en:

  • El ministerio publico de tu delegación
  • El juzgado penal de turno

Algunos de los organismos públicos que proporcionan orientación psicológica o legal son:

  • El Instituto Nacional de las Mujeres, comunícate al número 01 800 911 25 11, donde te proporcionarán un servicio nacional, gratuito y confidencial. Funciona todos los días, las 24 horas.
  • El gobierno del Distrito Federal tiene una Unidad de Atención y Prevención de la Violencia Familiar (UAPVIF) en cada delegación. Para informes de ubicación llama a Locatel: 56 58 11 11
  • Coordinación del Programa sobre Asuntos de la Mujer, el Niño y la Familia, de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, teléfono en el Distrito Federal 56 81 81 25, o a las delegaciones estatales de derechos humanos.
  • Origen A.C. http://www.origenac.org/linea.html Asesoría psicológica, legal y médica. Gratuita y Confidencial. Línea pro ayuda a la mujer: 01800 015 16 17

Referencias

Durante, Semanas 1 - 12, Semanas 13 - 24, Semanas 25 - 40

Signos de alarma durante el embarazo

Los dolores y las molestias, la fatiga y el cambio de humor –nos gusten o no- son parte de un embarazo normal. Pero a veces se puede tener otros síntomas que aparentemente parecen inofensivos y en realidad, son una señal de advertencia grave.

La mayoría de las mujeres no quiere cansar al médico con una serie de preguntas sobre cada molestia que se presenta, pero… ¿cómo saber distinguir entre lo que necesita atención inmediata y lo que puede esperar hasta la siguiente consulta?

alarma01

Es importante que la mujer embarazada entienda y sea consciente de que hay signos y síntomas  -dependiendo de la edad gestacional en que se encuentre- que adquieren gran importancia,  que hay que vigilar y que se constituyen en signos de alarma que ameritan una atención inmediata, para así evitar complicaciones en el transcurso del mismo.

Es así como en el segundo trimestre (4 al 6to mes de embarazo), es importante vigilar:

  •  Sangrado, ya sea escaso o abundante:
    • Sangrado en cualquier punto en el embarazo debe de ser reportado a su  médico. El sangrado en el segundo y tercer trimestre, puede ser una señal de implantación anormal de la placenta a la pared del útero, o separación prematura de la placenta.
    • El sangrado puede también ocurrir después de relaciones sexuales por presión o irritación en la vagina o en el cuello del útero.
  • Cólicos, dolor de espalda y muslos Estos síntomas pueden ocurrir con o sin sangrado. Una de las primeras señales de un aborto/pérdida es el comienzo de cólicos abdominales, dolor de espalda o dolor que se extiende al frente del muslo.
    • No pienses que el dolor viene del peso de tu abdomen o de la bolsa de compras que cargaste subiendo los escalones. Si alguno de estos síntomas ocurren, llama a tu médico.
  • Contracciones uterinas las cuales se manifiestan como un dolor tipo cólico y el abdomen se torna duro.
    • Estas contracciones se presentan en intervalos y pueden variar de tres a 4 contracciones en 10 minutos o que en el transcurso del día se manifiesten de 5 a 6 en una hora y que sean dolorosas.
  • Disminución de los movimientos fetales teniendo en cuenta que estos se perciben a partir del 5to mes y se van intensificando. Si la madre conoce los patrones de movimiento de su bebé debe consultar una vez perciba cambios progresivamente.
  • Pérdida de líquido claro, vigilar salida de líquido claro por los genitales  ya sean pérdidas en abundante cantidad o goteos.  Puede deberse a la ruptura temprana de membranas o ¨fuente de agua¨. La bolsa de agua es un mecanismo  amortiguador que protege al bebé y también provee una barrera contra la infección La pérdida de líquido a través de la vagina siempre deberá ser reportado a tu médico.
    • Pérdida de orina puede ser causado de algo tan simple como el bebé presionando la vejiga.
  • Hinchazón de piernas o cualquier otra parte del cuerpo (sobre todo cuando hay aumento brusco de peso). Muchas mujeres embarazadas también se les hinchan las manos y las piernas/ ó pies, especialmente en el tercer trimestre. Esto puede ser causado por el aumento de volumen sanguíneo y la presión que el crecimiento del feto pone en las venas de las piernas, que atrasa la circulación de sangre al corazón.  Es importante fijarte si la hinchazón está presente al levantarte de la cama.
  • Falta de aire, palpitaciones: Sentirse con falta de aire o con palpitaciones no se debe ignorar. Mujeres en el tercer trimestre de embarazo tienden a sentirse con falta de aire con el crecimiento del feto hacia las costillas. Si la falta de aire persiste después de haber subido los escalones o va y viene, llama a tu médico. Las palpitaciones son otra razón por la cual hacer una cita. El cuerpo tiene un tercio más de volumen sanguíneo cuando estás embarazada, esto puede imponer más esfuerzo al corazón y al sistema circulatorio. El aumento de volumen de sangre y las hormonas a veces pueden causar las palpitaciones.
  • Dolores de cabeza muy intensos que no mejoren con medicamentos o se acompañen de otros síntomas como mareo, visión borrosa, ó  ardor en la boca del estomago:
  • Todos estos síntomas en conjunto, son señales de toxemia de embarazo. La toxemia o pre-eclampsia es un estado de enfermedad durante el embarazo que es complejo y se puede manifestar cerca del fin del segundo trimestre y en el tercer trimestre. Puede presentarse con uno o varios de los síntomas mencionados.
  • Una de las razones por la cual te piden una muestra de orina con cada visita es para notar la presencia de proteína en la orina, que es una de las manifestaciones de alta presión arterial inducida por el embarazo.
  • Por la misma razón sé monitorea tu presión arterial.
  • Mantén en mente que cada mujer embarazada sufrirá de dolor de cabeza de vez en cuando por una variedad de razones-como la tensión, el estrés, alergias, igual que cuando no está  embarazada.
  • Las agruras o acidez que son comunes en mujeres embarazadas y pueden ser malinterpretadas por dolor epigástrico (en la boca del estómago).
  • La vista borrosa puede ocurrir por  incremento en la presión arterial.  Siempre reporta problemas de vista borrosa a tu médico.
  • Orina escasa o molestias al orinar este síntoma puede agregarse a los anteriores cuando hay toxemia del embarazo o puede ser señal de una infección en las vías urinarias. Siempre llama a tu médico.
  • Cualquier tipo de erupción que aparezca en tu cuerpo
  • Fiebre: Si tienes fiebre arriba de 37.5 °C pero no tienes síntomas de catarro o gripa, llama a tu médico ese mismo día.
    • Si tu temperatura es arriba de 39°C, llama a tu médico de inmediato. Probablemente tienes una infección y dependiendo del tipo que sea, tu médico puede recetarte antibióticos y reposo.
    • Si tu temperatura sube arriba de 39°C, por un largo tiempo, esto puede dañar al bebé en desarrollo

El embarazo es un tiempo maravilloso. Disfrútalo y asómbrate de los cambios que ocurren todos los días. Al mismo tiempo, protégete a ti misma y a tu bebé estando consiente de las señales de peligro en el embarazo. Y en caso de duda…más vale pasar por exagerada.

Referencias

http://www.agu.df.gob.mx/signos-y-sintomas-de-alarma-en-tu-embarazo/
http://www.bebesymas.com/embarazo/abortos-naturales-senales-de-alarma
http://www.investigacionsalud.com/index.php?option=com_content&view=article&id=193&Itemid=187
http://www.webmd.com/baby/guide/7-pregnancy-warning-signs
http://www.babycenter.com.au/pregnancy-symptoms-you-should-never-ignore
http://www.mamasybebes.com/embarazo-signos-alerta-no-debes-ignorar/
http://www.canadianliving.com/moms/toddlers/second_trimester_worries_what_to_do_and_what_not_to_do.php

Durante, Semanas 1 - 12

Varices uterinas

SÍNDROME DE CONGESTIÓN PÉLVICA

Cuando pensamos en varices, lo primero que acude a nuestra mente son unas venas azules que afean las piernas o los brazos y nos hacen sentir mal en cuanto a nuestra apariencia.

Sin embargo, hay otras zonas del cuerpo en las que pueden aparecer las venas varicosas. Por ejemplo, en el útero, un sitio en el que normalmente permanecen ocultas hasta que algún examen médico las saca a la luz.
Otra forma de llamar a las venas varicosas del útero es: Síndrome de congestión pélvica”.

¿Qué son las várices?

Normalmente las venas son las encargadas de transportar la sangre que ha sido utilizada por nuestro cuerpo para alimentarse y oxigenarse, de vuelta hacia el corazón para volver a oxigenarse en su pasaje por los pulmones.

En el caso de nuestras piernas, éstas deben trabajar en contra de la gravedad, porque la sangre hace un recorrido “hacia arriba”, motivo por el cual disponemos de un sistema de válvulas en nuestras venas para que el recorrido siempre sea unidireccional, hacia el corazón.

Cuando estas válvulas están enfermas o no existen, como ocurre en algunas personas, la sangre tiende a estancarse y a distender y agrandar las venas que más soportan el peso de la gravedad: en piernas, recto (hemorroides) y a veces en vulva y útero.
Cuando se distienden y agrandan, se dice que son “venas varicosas”.

Incidencia

Esta enfermedad es más frecuente en las personas con exceso de peso y es 4 veces más frecuente en la mujer que en el hombre.
Este síndrome (conjunto de síntomas que describen un padecimiento), afecta aproximadamente a un 15% de las mujeres.
Aunque las várices pélvicas aparecen sobre todo en mujeres con edades comprendidas entre los 30 y 50 años que han tenido al menos un embarazo, también pueden sufrirla las mujeres jóvenes.

Causa:

Se desconoce la causa exacta del Síndrome de Congestión Pélvica. Pero las causas que se consideran como posibles pueden ser:

Fisiológicas: Durante el embarazo, existe un aumento significativo de la sangre y del peso corporal y se piensa que estos dos factores dañan a las venas que se llenan de sangre. Tanto en las venas varicosas de las piernas como en las del útero las válvulas de las venas que ayudan al regreso de la sangre hacia el corazón en contra de la gravedad, se debilitan y no cierran en forma apropiada.
Con el tiempo, las venas se distienden y la condición va progresando porque las válvulas venosas se han destruido.
En la pelvis, las venas varicosas causan dolor y afectan al útero, los ovarios y la vulva.

Estrógenos: Se sabe que los estrógenos debilitan las venas y durante el embarazo el aumento de estrógenos juega un papel importante en el desarrollo de venas varicosas. Es quizás esta la razón del por qué los hombres no tienen este síndrome.

Anatómicos: algunos investigadores piensan que puede haber algunos cambios en la anatomía de las venas y otras estructuras en la pelvis que pueden hacer que sean más susceptibles a que se dañen y se desarrollen las várices.

Se conocen algunos factores de riesgo que favorecen la aparición de várices pélvicas:

  • Dos o más embarazos.
  • El uso de anticonceptivos hormonales.
  • Las infecciones en esta zona.
  • La herencia genética y los cambios hormonales.

¿Qué sucede durante el embarazo?

El sistema venoso, durante el embarazo, es particularmente sensible por tres factores que conspiran contra el normal retorno de la sangre al corazón.

  1. Aumento de la progesterona
  2. Incremento del flujo venoso
  3. Compresión del útero grávido

Aumento de la progesterona: Es el primer factor que hace su aparición desde los primeros días de la concepción y a partir de allí va incrementándose paulatinamente hasta el momento del parto, en que llega a su máxima concentración. Esta hormona es la encargada de asegurar las condiciones fisiológicas para la implantación del óvulo y su supervivencia.
La progesterona ejerce un potente efecto dilatador sobre la pared venosa. Es decir que las venas comienzan a dilatarse, provocando síntomas de pesadez y cansancio, que se exacerban durante el transcurso del día y aún más en épocas de temperaturas elevadas.

Incremento del flujo venoso distal: A partir del segundo trimestre del embarazo se incrementa el flujo de sangre proveniente del útero gestante que, a través de las venas uterinas, “desemboca” en la vena cava. Este aumento del volumen sanguíneo provoca un enlentecimiento del flujo sanguíneo distal ya que la vena cava es la que recolecta además la sangre proveniente de los miembros inferiores.

Compresión del útero grávido: A los dos factores anteriormente mencionados se suma, en el último trimestre, este tercer factor que es la compresión del útero gestante sobre la vena cava, dificultando aún más el retorno de la sangre al corazón. En este período, se acentúan los síntomas de pesadez y cansancio, agregándose frecuentemente dolor e hinchazón de piernas, especialmente si la mujer ha tenido várices antes de la concepción.
Es así como desde el primer momento de la gestación se deben tomar las medidas preventivas destinadas a evitar la aparición o el agravamiento de la patología varicosa y sus complicaciones.

Síntomas

Poco se ha escrito acerca de este síndrome, pero las venas se pueden agrandar y torcer lo que puede causar un gran dolor en la pelvis, crónico en algunas mujeres.
Sus síntomas pueden ser:

  • Dolor que comienza entre siete y diez días antes del periodo.
  • Dolor que no es fijo en un solo lugar.
  • Dolor pélvico que empeora al sentarse o al levantarse.
  • Dolor en la parte baja de la espalda.
  • Dolor en las piernas.
  • Dolor durante la actividad sexual.
  • El dolor disminuye al acostarse.
  • Cansancio general constante y depresión.

El dolor aumenta después de la actividad sexual, durante la menstruación, cuando estás parada o cansada y en el embarazo.

Diagnóstico

El diagnóstico del Síndrome de Congestión Pélvica es un diagnóstico de exclusión. Esto quiere decir que tu médico investigará otras causas de dolor pélvico. Puede ser un diagnóstico difícil ya que el principal síntoma, el dolor, no está fijo en una sola área (un día puede doler del lado izquierdo y al siguiente es en el derecho). Las venas pueden dilatarse por estar comprimidas por un útero agrandado, por fibrosis o por compresión de los músculos pélvicos.
El médico puede no llegar al diagnóstico de congestión pélvica porque la mujer generalmente se acuesta para que le realicen el examen pélvico y, en esa posición, las venas no están tan distendidas como cuando la mujer está parada por lo que el dolor cede.
Después de un examen pélvico completo, este síndrome puede diagnosticarse por medio de algunos estudios de imagen, mínimamente invasivos, que ayudarán también a excluir otras posibles causas.

Rayos X: Por medio de un examen radiológico  especial en donde se inyecta una tintura opaca a los Rayos X en las venas pélvicas y se toman inmediatamente las placas de Rayos X. A este estudio se le llama “venografía pélvica”.

Resonancia magnética: puede ser el mejor estudio para llegar al diagnóstico. No utiliza radiación ni tintes colorantes y es indolora, pero es importante que se haga en la forma específicamente adaptada para ver los vasos sanguíneos de la pelvis.

Tomografía: se utiliza frecuentemente, puede verse toda la anatomía de la pelvis e identificar las venas varicosas. Se asocia con exposición a Rayos X por lo que no se utiliza durante el embarazo.

Ultrasonido pélvico: generalmente no es muy útil para el diagnóstico a menos de que se haga con la persona en posición parada. Este estudio puede servir para excluir otras posibles causas.

Ultrasonido transvaginal: esta técnica se utiliza para tener un mejor panorama de la cavidad pélvica. Al igual que con el ultrasonido anterior, no es muy útil para ver las venas a menos de que se haga con la mujer en posición parada pero ayuda para excluir causas.

Tratamiento

Cada vez existen más tratamientos alternativos a la cirugía tradicional como el láser o la esclerosis, menos agresivos y con mejores resultados.

Lo mejor es que si tienes sospechas o padeces alguno de los síntomas descritos, acude a un especialista cardiovascular para que te examine y en caso de que el diagnóstico sean várices pélvicas, él te indicará el mejor tratamiento.

Si pensamos que podemos tener venas varicosas en el útero, tendremos que ir a consulta médica para confirmar nuestras sospechas y discutir el tratamiento. Aunque este tipo de varices no suelen ser peligrosas, a veces pueden provocar complicaciones durante el embarazo. Por lo tanto, si estamos planeando tener un bebé, siempre es buena idea hacernos una revisión antes.

Los médicos controlan las varices en el útero de forma rutinaria en la mayoría de las mujeres, especialmente en las embarazadas. Si tu médico te advierte de que las tienes, pero no te sugiere ningún tratamiento, lo más probable es que no tengas nada de qué preocuparte. Aún así, lo mejor es que te sometas a revisiones periódicas para asegurarte de que el problema no ha ido a más.

En la actualidad no se utilizan medicamentos para el tratamiento y únicamente el médico recomendará algún analgésico para el dolor.

Prevención de várices en la embarazada

  • Evita el uso de ropa ajustada a nivel de la ingle, especialmente pantalones.
  • Evita la posición de pie (por ejemplo, realizar el planchado de la ropa estando sentada).
  • Evita los baños demasiado calientes, especialmente los de inmersión.
  • Reposa 2 a 3 veces por día con las piernas elevadas, facilitando el retorno venoso.
  • Duerme de costado para disminuir la compresión del útero grávido sobre la vena cava.
  • Realiza caminatas diarias, a fin de facilitar la circulación.
  • La embarazada que trabaja sentada, debe realizar frecuentemente ejercicios de dorsiflexión del pie sobre la pierna, provocando la contracción de los músculos de la pantorrilla, incrementado de esta manera el retorno venoso. También es conveniente que regularmente se levante y camine algunos minutos.
  • Muy importante es el control del peso a fin de no agregar a los trastornos anteriormente citados el sobrepeso, que es de por sí factor desencadenante de complicaciones varicosas.
  • La realización de ejercicios adecuados al embarazo son muy convenientes, salvo contraindicación del obstetra.
  • Sigue una dieta que permita evitar el estreñimiento.
  • Evita el cigarro.

Ejercicios recomendados:

En casa

Parada:

  • Sobre las puntas de los pies descalzos, caminar con pequeños pasos durante 5 minutos.
  • En posición “firmes” levantarse sobre la punta de los pies y luego bajar lentamente. Repetirlo 20 veces.

Acostada en la cama:

  • Levantar las piernas y bajarlas lentamente. Hacerlo en forma progresiva, hasta que puedas lograr 3 series de 10.
  • Mover las piernas tipo bicicleta. Hacerlo 50 veces.
  • Girar lo pies hacia adelante y hacia atrás. Hacerlo 30 veces.
  • Girar los pies de afuera hacia adentro. Hacerlo 30 veces.
  • Mover los dedos hacia adelante y luego hacia atrás. Hacerlo 30 veces.

En el trabajo:

  • Si trabajas mucho tiempo sentada, sin interrumpir las tareas, puedes realizar los siguientes ejercicios, sentada con los pies apoyados en el piso:
  • Levanta la punta de los pies.
  • Levantar los talones.
  • Estirar y elevar cada pierna
  • Con la pierna elevada, girar el pie en sentido de las manecillas del reloj y al contrario.

Referencias

Pruebas caseras para el diagnóstico del embarazo
Durante, Embarazo, Semanas 1 - 12

Pruebas de Embarazo

Introducción

Una prueba de embarazo es la que trata de determinar si una mujer está, o no, embarazada. Las pruebas modernas de embarazo buscan los marcadores químicos que están asociados al embarazo y que se encuentran en la orina y en la sangre. El primero de estos marcadores es la hormona gonadotropina coriónica.

Una función principal de la Gonadotropina Coriónica Humana (HGC) a la que se le ha llamado también la hormona del embarazo, es estimular la producción de cantidades necesarias de otras hormonas para que, en caso de embarazo, se mantenga en óptimas condiciones el útero para el embarazo.

Aunque este marcador es muy confiable, es imposible detectarlo antes de la implantación del huevo fecundado en el útero.

La HGC es producida por las células que forman la placenta. Es así que la detección de mínimas cantidades es una indicación de que hay embarazo porque hay células placentarias.

Historia

Existen records que demuestran que desde la época de los griegos y los egipcios, el hombre ha tratado de determinar el embarazo de una mujer con diferentes pruebas; en algunos casos, tomaba semanas saber el resultado.

¿Cuántos tipos de pruebas de embarazo hay? ¿Es una mejor que la otra?

Existen dos tipos de pruebas de embarazo –

  • los análisis de sangre
  • y los de orina.

Ambas pruebas buscan detectar la presencia de la HGC (hormona gonadotropina coriónica humana).

Las pruebas en orina pueden hacerse en el consultorio médico o en la privacidad de tu casa. Son muchas las mujeres que prefieren este tipo de prueba 8 ó 12 días después de la fecha en la que se tenía que haber presentado el periodo menstrual.

Estos productos vienen con instrucciones y es importante seguirlos al pie de la letra para obtener buenos resultados.

Después de esta prueba puedes confirmar los resultados con una visita a tu ginecólogo quien seguramente te pedirá realizar pruebas de embarazo más sensibles en sangre.

Las pruebas de embarazo en sangre pueden decirte si estás embarazada entre 6 y 8 días después de que el huevo fecundado se ha implantado en el útero, pero tienen la desventaja de que, son más caras y los resultados no te los entregan de inmediato.

Existen dos tipos de pruebas de embarazo en sangre:

  • El análisis cualitativo que simplemente verifica que hay HGC presente. Te da una respuesta de “si” o “no”.
  • El análisis cuantitativo mide el nivel exacto de HGC en tu sangre y puede detectar incluso cuando la cantidad es mínima.

Para llevar a cabo esta clase de análisis, sólo se te tomarán una muestra de sangre del brazo. Tu médico podrá decirte si estás embarazada aún si hubiera bajos niveles de la hormona HGC en tu sangre (puede detectar la HGC más cerca del comienzo del embarazo que las pruebas de orina).

Por qué es importante para el médico conocer los niveles  la HGC en sangre.

Uno de los beneficios de este análisis es que puede además ser utilizado para estimar la fecha de parto. Es muy previsible que los niveles de la hormona HGC vayan modificándose a medida que el embarazo vaya progresando; es por ello que los niveles de dicha hormona podrán ser utilizados para determinar la fecha de concepción y, a la vez, para determinar la fecha estimativa del parto.

  • La Hormona gonadotropina coriónica humana (HGC) se encuentra presente en la sangre antes que en  la orina.
  • Un análisis en sangre puede confirmar tu embarazo a los seis días después de que el huevo se ha implantado en la pared del útero, aún antes de perder tu último  periodo menstrual.
  • La cantidad de HGC aumenta notablemente en el inicio del embarazo y las cifras  brindan información al médico sobre  la salud de tu embarazo y la de tu bebé
  • Poco tiempo después del parto, ésta hormona, no se puede encontrar en tu sangre.
  • Cuando se trata de embarazos múltiples (mellizos trillizos) la cantidad de esta hormona en sangre es mayor.
  • Cuando se presenta un embarazo ectópico, (el huevo fertilizado se implanta fuera del útero, puede ser en la trompa o en el peritoneo), la cantidad de la HGC en sangre, es

Las pruebas  de orina o pruebas caseras para el diagnóstico del embarazo

Realizarse una prueba de embarazo puede ser  para algunas personas,  una experiencia colmada de emociones, mientras que para otras puede ser un poco  intimidante. Actualmente, la mayoría de las mujeres utilizan una prueba de orina, o prueba casera de embarazo para averiguar si están embarazadas.

Esta clase de pruebas pueden llegar a ser muy útiles porque podrán confirmar si estás embarazada en unos pocos minutos con sólo tomar una muestra de orina en cualquier momento del día, aún si hicieras la prueba en menos de dos semanas después haber concebido. Estas pruebas son fáciles de usar, pueden hacerse en casa y son privadas.

                                                           embarazo

¿Cómo funciona la prueba?

Estas pruebas se encargan de analizar y buscar un tipo de hormona que, como ya lo mencionamos, el organismo de la mujer embarazada produce en exceso durante el transcurso del embarazo, conocida con el nombre de Gonadotropina Coriónica Humana o simplemente hormona HGC.

Debes saber que los niveles de dicha hormona son bajos en las mujeres que no estén embarazadas, pero durante el embarazo tu placenta producirá grandes cantidades de dicha hormona en particular, la cual será excretada a través de la orina.

Cuando una mujer se embaraza, el óvulo y el espermatozoide se unen para formar una sola célula -el punto de partida para que se empiecen a dar una extraordinaria cadena de eventos. Una vez que el óvulo ha sido fecundado, pasará las siguientes 80 horas moviéndose lentamente a través de las trompas hasta que finalmente llega al útero en donde finalmente se implantará en sus paredes.

Cuando se implanta el  huevo, se inicia el desarrollo de la placenta y, durante las primeras semanas del embarazo la cantidad de esta hormona que pasa a la orina,  se duplica cada dos ó tres días

Las pruebas de embarazo caseras están diseñadas químicamente, para detectar la presencia de la hormona HGC, que aparece en niveles progresivos y se puede detectar, casi desde el principio del embarazo, en una muestra de orina. Como ya lo mencionamos, estas pruebas la identifican, pero NO la cuantifican.

¿Cuántos tipos de pruebas caseras hay?

 Existen varios tipos de pruebas de embarazo, la más común es la que utiliza lo que se llama “cintas o tiras reactivas”.

Las tiras reactivas, se llaman así porque reaccionan ante la presencia de la HGC y cambian de color.

Se coloca la tira bajo el chorro de la orina y, en caso de que estés embarazada, el área que queda en contacto con la orina cambiará de color  ante la presencia de la HGC. Es preferible que sea la primera orina de la mañana, pues es la que da resultados más exactos pero igualmente puedes hacerla en cualquier hora del día.

El resultado de las pruebas de embarazo puede variar dependiendo de:

  • En cada mujer los ciclos menstruales y la ovulación pueden cambiar cada mes.
  • Se desconoce el día exacto en que tuvo lugar la concepción
  • Existen varias y diferentes marcas de pruebas de embarazo caseras en el mercado y cada una tiene diferente sensibilidad a la HGC.

Aunque algunas marcas son más sensibles para la prueba de embarazo al primer día de retraso del periodo, la mayoría de las marcas son más  exactas cuando se realizan después de la primera semana de retraso de la menstruación. Estas pruebas las puedes adquirir en farmacias y tiendas de autoservicio, sin prescripción médica.

¿Cuándo debo de hacerme la prueba?

Si tienes síntomas de embarazo como estos:

  • Tienes de siete  a diez días de atraso de tu menstruación
  • Sientes náusea
  • Te duelen o tienes muy sensibles los pechos.
  • Estás sumamente fatigada.

Una prueba de embarazo puede confirmar tus sospechas.

Recuerda,  la producción de la HGC se inicia entre el  6º  y el  12º  día  después de la  fertilización. Este momento puede variar -porque la ovulación puede adelantarse o atrasarse dentro del ciclo menstrual- por lo que realizarte la prueba al primer día de retraso, puede darte un dato erróneo.

Los niveles de la hormona HGC -y la fidelidad de esta prueba depende de esta hormona- están totalmente relacionados con el día de la ovulación y no a la fecha de la relación sexual o de la inseminación ya que es normal que el espermatozoide pueda esperar hasta cinco días en las Trompas de Falopio dando tiempo a que ocurra la ovulación y tomará hasta 12 días más para que el óvulo fecundado se implante en el útero. Esto quiere decir que aún las más exactas de las pruebas de embarazo pueden dar resultados equivocados cuando te haces la prueba 17 días después de la relación sexual que causó el embarazo (más o menos a los dos días de atraso en la menstruación).

Los niveles de la HGC no aumentarán inmediatamente, lo ideal sería que te realizaras una prueba de embarazo casera a partir de los siete o diez días posteriores a haber perdido tu primer período menstrual, esto con el fin de asegurarte de que el índice de error en esta clase de pruebas sea el mínimo.

En caso que la prueba sea negativa se recomienda repetirla en una semana si aún no has tenido tu menstruación.

Consejos Prácticos para cuando te hagas la prueba:

  • Asegúrate de leer detenidamente las instrucciones descritas en el folleto de la misma antes de utilizarla, a fin de estar completamente segura de que la estás utilizando correctamente. Es importante que sigas al pie de la letra las instrucciones del equipo para la prueba del embarazo.
  • Verifica la fecha de caducidad del equipo, NO lo utilices si la fecha ya venció
  • Mantenlo a la temperatura adecuada según las instrucciones
  • Lee las instrucciones con cuidado, algunos equipos requieren evitar ciertos alimentos  antes de realizarte la prueba.
  • Sigue el orden indicado, no te brinques los pasos.
  • Si no estuvieras tomando la primer muestra de orina de la mañana para realizar esta clase de pruebas, deberás asegurarte de que la orina que utilizarás para realizar la misma haya estado en tu vejiga por al menos cuatro horas.
  • Lo más recomendable sería tener al alcance de su mano un reloj de pulsera o cualquier clase de reloj que te permita controlar el tiempo exacto que deberás esperar para poder saber el resultado de la prueba. Si te apresuras con el resultado, o por el contrario dejes pasar demasiado tiempo, podrías terminar cambiando o confundiendo los resultados.
  • Si estás tomando cualquier clase de medicamento (como por ejemplo alguna clase de medicamento para la fertilidad), lee las instrucciones del envase antes de realizarte dicha prueba a fin de corroborar si este medicamento podría afectar de alguna manera los resultados de la misma.
    • El alcohol y las drogas ilegales no afectan los resultados de la prueba, pero no deberías usar esas sustancias si estás tratando de quedar embarazada.
  • Asegúrate de que todo el material provisto por la prueba de embarazo esté limpio y nunca vuelvas a utilizarlo para realizarse una segunda prueba.
  • No bebas cantidades excesivas de agua antes de la prueba. Esto podría aumentar tú orina y diluir la cantidad de HGC y, por ende, que arrojara un falso resultado negativo (por ejemplo: muchas veces estas pruebas arrojan resultados negativos cuando, en realidad, estás efectivamente embarazada).
  • Mientras estés esperando el resultado de la prueba de embarazo, lo más conveniente sería que apoyaras la cinta reactiva con la muestra de orina sobre una superficie plana, donde la misma podría permanecer estable y no entraría en contacto con elementos que emanaran calor o frío excesivos.
  • Si ésta es la segunda prueba de embarazo casera, lo más recomendable sería que esperaras un par de días para repetirla.
  • Ten en cuenta que las pruebas de embarazo caseras no han sido diseñadas para reemplazar la función específica de cualquier examen médico. Siempre tendrás que asistir a tu médico para que confirme tu embarazo e inicie las primeras consultas prenatales que te ayudarán a asegurarte  que tanto tu salud como la de tu bebé se encuentran en óptimo estado.

¿Qué tan exactas son estas pruebas?

Cuando esta clase de exámenes caseros se realizan de la manera correcta, los resultados pueden llegar a ser tan precisos como cualquier análisis de orina prescripto por tu médico y realizado en su consultorio o en una laboratorio de análisis clínicos. Un estudio reciente mostró que son capaces de diagnosticar un embarazo  en un 97% cuando es realizada correctamente, pero recuerda, esto va a depender de:

  • Si seguiste perfectamente las instrucciones
  • Tu fecha de ovulación y de implantación del óvulo en el útero.
  • La fecha en la que te hagas esta prueba (no por adelantarla vas a lograr más).
  • La sensibilidad de la prueba que elegiste (los test de embarazo caseros son muy precisos pero no todos pueden detectar una concentración de hormona el primer día del atraso menstrual).

Los análisis en sangre dan un 100% de precisión.

¿Cómo puedo diferenciar un test más preciso que otro?

Algunas marcas proveen información sobre la sensibilidad en mili- Unidades Internacionales por mililitro de orina. Por ejemplo un test que es capaz de detectar 25 mUI/ml es más sensible que otro que detecte 50 mUI/ml de HCG en orina.

¿Qué significan los resultados de la prueba y qué errores podría cometer al interpretarlos?

El primero de ellos es que podrías leer mal los resultados de la prueba.

Es importante saber lo que significa un resultado “positivo” o “negativo”.

Si tu prueba sale “positiva”, ESTÁS EMBARAZADA. Esto es verdad sin importar qué tan clara o débil sea la línea, el color o el signo. Si tienes un resultado positivo, es importante que te pongas en contacto con tu médico de inmediato.

En muy raras ocasiones, puedes tener lo que se llama un “falso positivo””, esto significa que NO estás embarazada pero la prueba dice que sí estás. Esto sucede cuando

  • hay sangre o proteína en tu orina (y entonces es importante que te vea el médico).
  • Está presente la HGC debido a otras causas (por ejemplo que hayas estado en un tratamiento de fertilización).
  • Estás tomando algún medicamento como los tranquilizantes y los anti convulsionantes o hipnóticos.
  • Si tienes restos de jabón en el área del meato urinario  o en el  periné al momento de tomar la muestra.

Si el resultado de tu prueba es “negativo”, es muy probable que NO estés embarazada. Sin embargo, existe la posibilidad de que si estés embarazada cuando:

  • La fecha de expiración de la prueba ya pasó.
  • Seguiste mal las instrucciones.
  • Te hiciste la prueba demasiado pronto.
  • Tu orina está demasiado diluida porque tomaste muchos líquidos justo antes de orinar para hacer la prueba.
  • Estás tomando ciertos medicamentos (como diuréticos o antihistamínicos).

Si obtienes un resultado negativo y todavía no te ha llegado la menstruación, trata de repetirlo en una semana. Algunas de las pruebas de embarazo te sugieren hacer esto a pesar de tus resultados. Si en la segunda prueba te sale positivo, el resultado de la primera se considera un “falso negativo”.

 Si te sale negativo y aún no te llega la menstruación, debes de ir al médico para que te explique cuál es la causa del retraso en la menstruación.

Si no has tenido tu periodo y tienes dolor en la parte baja del abdomen, debes acudir a tu médico de inmediato aún cuando la prueba haya sido negativa. Podrías tener un embarazo ectópico (fuera de su lugar), este ocurre cuando el óvulo ya fecundado se implanta en la trompa en lugar de la pared uterina. Un embarazo tubario puede romper la trompa de Falopio y desencadenar una serie de complicaciones muy graves.

¿Y qué pasa si tengo dos diferentes resultados? Es importante que llames a tu médico para que te haga un examen de sangre para confirmar resultados.

¿Dónde se puede comprar una prueba de embarazo y cuánto cuesta?

Las pruebas de embarazo pueden comprarse sin prescripción médica en cualquier farmacia y también por Internet. Su costo puede variar de acuerdo a la marca y su sensibilidad.

Algunas preguntas frecuentes sobre la prueba de embarazo  casera. 

P.- ¿Por qué el color que da el resultado positivo es pálido, aún después de haber esperado una hora?

R.- Tal vez estés embarazada, pero los niveles de la HGCH no son suficientemente altos en tu orina. Debes de repetir la prueba unos días después o consultarlo con tu médico para que te realicen una prueba en sangre.

P.- ¿Por qué obtuve un resultado positivo justo antes de mi periodo menstrual?

R.- Consulta con tu médico, probablemente te recomiende una prueba en sangre para saber la causa  los niveles altos de la hormona.

P.- ¿Puedo estar embarazada y obtener un resultado negativo?

R.- Si, muchas mujeres salen positivas a los pocos días de haber perdido su periodo menstrual, mientras que otras dan negativos en los inicios del embarazo.

P.- ¿El consumo de alcohol y de drogas puede alterar, los resultados de las pruebas caseras?

R.-La mayoría de las veces los resultados no se ven afectados por el tabaco y las droga, pero no debes de consumirlos si te piensas embarazar o estás embarazada.

P. ¿Puedo recoger la orina en otro recipiente?

  1. Sí. Puedes recoger la orina en otro recipiente siempre y cuando el mismo se encuentre limpio y seco. Después deberás volcar la orina según las indicaciones de la prueba.

Referencias

Pruebas caseras para el diagnóstico del embarazo
Durante, Embarazo, Semanas 1 - 12

Congestión nasal y sangrado por la nariz

Congestión nasal y sangrado por la nariz

Cerca del 30% de las mujeres embarazadas, reportan frecuentemente problemas nasales. Entre los problemas más comunes están:

  • La congestión nasal,
  • los sangrados nasales

La congestión nasal

Es tan común en esta etapa que incluso tiene un nombre propio y se le llama Rinitis del Embarazo.

la congestión nasal en el embarazo

La nariz puede estar congestionada durante el día o también durante la noche. La rinitis del embarazo puede llegar a tener efectos sobre tu calidad de vida, dificultándote conciliar el sueño, respirar confortablemente, o simplemente llevar a cabo las tareas cotidianas.

¿Cuál es la causa de la rinitis del embarazo?

A pesar de que se cree que esta condición es causada por los cambios en los niveles hormonales durante el embarazo, los investigadores aún no han podido determinar fehacientemente la causa exacta de la rinitis del embarazo.

Durante el embarazo, la placenta produce grandes cantidades de estrógeno. Se ha comprobado que el estrógeno exacerba la producción de moco y puede llegar a provocar que el moco se vuelva muy espeso o muy delgado. Estos cambios hormonales y la presión aumentada del flujo de sangre hacia las delgadas y delicadas mucosas de la nariz, producen  inflamación y hace que se resequen y sangren más fácilmente durante el embarazo. Esto te ocasiona nariz tapada, aún cuando no tengas catarro. Puedes presentar sangrado de la nariz en los meses de  invierno.

Por otro lado, el estrógeno también parece ser el causante de que los cornetes nasales (pequeñas estructuras óseas que sostienen a la mucosa) se inflamen, lo cual podría dificultar una adecuada respiración. Estos síntomas se presentan al final del primer trimestre y pueden continuar hasta después del parto.

¿Estos problemas son debidos únicamente a los cambios hormonales del embarazo?

 No, se  puede deber también a otras causas  que empeoran con el embarazo:

  • Alérgicas.- Las alergias aumentan durante la gestación debido al aumento hormonal y  empeoran por el uso de gotas nasales que contienen esteroides (los esteroides son hormonas y entre sus varios efectos actúan como anti inflamatorios.)
  • Infección respiratoria bacteriana: Está caracterizada por presentar secreciones amarillas y verdosas, obstrucción para respirar y dolor en la cara.  El tratamiento requiere de antibióticos.
  • Problemas Mecánicos: La desviación del septum (Tabique) nasal agregada a la inflamación de la mucosa de la nariz, pueden obstruir el paso del aire.
  • Pólipos Nasales existentes antes del embarazo: Generalmente empeoran durante esta etapa. Un médico especialista deberá revisar estas lesiones  benignas e iniciar el tratamiento.
  • Rinitis Medicamentosas: Se trata de una especie de rebote de la mucosa nasal, por el abuso de las gotas nasales que se utilizan para la congestión. Este problema es común  ya que no está permitido tomar o inyectarse medicamentos para la congestión nasal durante el embarazo y las mujeres recurren a las gotas.

¿Cómo puedo saber si la congestión se debe al embarazo o a alguna otra cosa?

La congestión nasal es sensación de tener la “nariz tapada” y dificultad para respirar. Si no tienes otros síntomas, probablemente sea rinitis del embarazo. Si la congestión de nariz va acompañada de estornudos, tos, dolor de garganta, otros dolores leves, inflamación de ganglios o fiebre, es posible que tengas un resfriado u otra infección.

Es importante mencionar que las sinusitis son más comunes en el embarazo, si tienes otros síntomas como fiebre, dolor de cabeza, moco verde o amarillo, dolor de la cara o sensación de opresión (especialmente cuando te inclinas hacia adelante), dolor de la quijada superior y el olfato disminuido, llama a tu médico de inmediato.

Por otro lado, si tienes la nariz tapada o con mucho escurrimiento de moco líquido, estornudos, te pican los ojos, nariz, garganta u oídos, entonces es probable que la culpable sea una alergia. Las alergias en el embarazo simplemente aparecen y pueden mejorar o empeorar y puedes descubrir que te has vuelto alérgica o sensitiva a irritantes que nunca antes te habían causado molestias.

No siempre sabrás qué es lo que te está causando la congestión nasal y es posible que no sea una sola causa, por ejemplo, puedes tener alergia y al mismo tiempo rinitis del embarazo. Es importante que acudas a tu médico para que determine si es una infección o es simplemente una inflamación de las vías respiratorias superiores.

Síntomas de la rinitis

Puede haber:

  • Congestión nasal con obstrucción de la entrada del aire.
  • Dolor y presión en la cara
  • Presión en los oídos
  • Sangrado nasal
  • Tos constante
  • Ronquido  por la congestión nasal
  • Secreciones en la garganta
  • Flujo constante de secreciones líquidas por la nariz.
  • Algunas mujeres experimentarán jaquecas asociadas con la congestión nasal, causada por la rinitis del embarazo.

¿Qué puedo hacer para mejorar las molestias?

Bebe abundantes líquidos. Esto mantendrá húmedas las mucosas de la nariz. Puedes también ayudarte haciendo lo siguiente:

  • Mantén la cabeza elevada durante la noche.
  • El vapor puede aliviar transitoriamente la congestión y suele ser muy relajante. Date un baño caliente (no muy largo pero que acumule vapor en el baño) y luego quédate un rato en el baño lleno de vapor. O llena una olla con agua caliente, ponte una toalla sobre la cabeza, inclínate sobre la olla, y respira los vapores que suben.
  • Prueba gotas de solución salina para la nariz. Coloca algunas gotas en cada orificio nasal y, después de unos cinco o diez minutos, podrás sonarte con mayor facilidad.
  • Usa un humidificador o un vaporizador para aumentar la humedad del aire, y mantenlo cerca de tu cabeza durante la noche. Asegúrate de seguir las instrucciones de limpieza que vienen con el humidificador y cambia el agua diariamente para evitar la acumulación de bacterias.
  • Evita posibles irritantes, como el humo de los cigarrillos, y los gases de pintura y sustancias químicas (los cuales deberías de evitar de todas maneras) y el contacto con cualquier solución que te detone los síntomas.
    • Evita el uso de perfumes muy persistentes
  • Trata de no hacer ejercicio al aire libre cuando el aire esté muy contaminado y evita los cambios bruscos de temperatura.
  • Suena tu nariz con suavidad, mientras más fuerte y más frecuente te suenes, más inflamarás la mucosa de la nariz, y tendrás más secreciones y  sangrado.

Tu médico probablemente te recomendará una consulta  con el especialista de nariz oídos y garganta, si considera que tu congestión nasal se debe  a enfermedades preexistentes.

¿Puedo tomar algún medicamento?

Si la congestión sigue haciéndote pasar malos ratos, coméntale a tu médico los síntomas y pregúntale qué medicamentos puedes tomar. Por lo general, es mejor no tomar medicamentos durante los primeros tres meses, que es cuando se están formando los órganos del bebé.

Si el médico te lo permite, puedes probar con un descongestionante o un antihistamínico. Sin embargo, trata de no abusar de los aerosoles nasales descongestionantes, debido a que pueden hacer que resurja la inflamación y empeore mucho más la congestión.

Los descongestivos orales estaban prohibidos durante el embarazo por temor a que los mismos causaran defectos al nacimiento en el bebé. Aún así, un nuevo estudio llevado a cabo en Suecia sugirió que los descongestivos orales son completamente seguros, e incluso posiblemente beneficiosos, para las mamás que padecen rinitis del embarazo.

Si estos remedios no alivian el malestar, no te desanimes. La congestión nasal no afecta a tu bebé y probablemente desaparecerá poco después de dar a luz.

El Sangrado de la nariz

El aumento del flujo sanguíneo que sucede durante el embarazo, es necesario para mantener al bebé y a la placenta saludable, pero esto hace que  los vasos sanguíneos de la nariz tengan una mayor presión se dilaten y se rompan fácilmente ocasionando el sangrado nasal o epistaxis. Puede existir sangrado nasal al sonarse la nariz o bien puede tener aparición espontánea.

Aunque el sangrado es molesto e incómodo, no representa mayores problemas.  La cantidad de sangre que salga no le afectará a tu bebé.
Otras causas de sangrado nasal.

  • Causas de origen ambiental como: ambientes secos causados por el aire acondicionado, las calefacciones, las cabinas de los aviones, el invierno.
  • Golpes en la nariz
  • Padecimientos como presión arterial alta, problemas de coagulación
  • Alergias
  • Gripes

Síntomas

El síntoma es el sangrado mismo, pero puede haber otros síntomas que nos indican cuando el sangrado se va a presentar.

Dolor de cabeza de tipo sinusitis. (El aumento del flujo de sangre puede congestionar la nariz, bloqueando el drenaje de los senos nasales y frontales.

Sangrado de la nariz y sus síntomas

  • Nariz reseca y tapada
  • Comezón en las fosas nasales
  • Estornudos excesivos
  • Sonarse la nariz frecuentemente

¿Cómo detener un sangrado nasal?

Cuando empiece a sangrar tu nariz, siéntate con la cabeza derecha no inclines la cabeza hacia atrás  no te  acuestes, porque toda la sangre pasara a tu garganta y llegará a tu estómago y lo irritará provocando náuseas y vómito.

Con el dedo  índice, presiona sobre el orificio nasal que está sangrando. Si estás sangrando de ambos lados, con  el dedo pulgar y el índice, a manera de pinza aprieta la parte suave e inferior  de la nariz y ejerce presión hacia arriba y hacia tu cara y respira por la boca, no suspendas la presión. Esto ayuda a que se forme el coágulo. Mantenlo así de 5 a 10 minutos. Si dejas de apretar para ver si sigue saliendo sangre, no permites que se forme el coágulo y  el sangrado no se detendrá.

¿Cómo detener un sangrado nasal?

Si el sangrado es de un solo lado

¿Cómo detener un sangrado nasal?

Si el sangrado es de ambos lados

El frío local ayuda a parar el sangrado. Aplícate una bolsa de hielo con la mano que te quede libre aplícate el hielo sobre la frente, alternando con las mejillas.

Si el sangrado no para con la presión y el hielo, continúa otros 10 min. Si el sangrado continúa, debes de acudir al médico.

No te suenes después del sangrado, hazlo después de unas 12  horas y de manera suave.

¿Cómo puedo prevenir los sangrados nasales?

  • Bebe abundantes líquidos, de esta forma mantendrás hidratados todos los tejidos, en especial las mucosas nasales.
  • Suena tu nariz con suavidad. Cuando te suenas frecuente y bruscamente, favoreces los sangrados nasales.
  • Primero suena un lado y luego el otro.
  • Cuando estornudes mantén tu boca abierta, Si estornudas con la boca cerrada aumenta la presión en la nariz con riesgos de sangrado nasal.
  • Evita los ambientes secos en el invierno o en los climas secos, utiliza un humidificador y evita que  tu cuarto esté demasiado  caliente.
  • No  debes de fumar  durante el embarazo,  aléjate  de los irritantes como el  humo del tabaco, los limpiadores muy fuertes, desinfectantes, o insecticidas.
  • Mantén tu nariz lubricada con vaselina, o con gotas que ya vienen preparadas con lubricante soluble en el agua y las encuentras en las farmacias. Las gotas nasales de solución salina en spray también ayudan.

¿Es Peligrosa la Rinitis del Embarazo?

La rinitis del embarazo no es peligrosa para el bebé, no obstante, puede hacer que tu vida se vuelva bastante molesta. En particular, la rinitis del embarazo tiende a afectar la calidad del sueño, lo cual podría traer como consecuencia que te sientas más cansada y fatigada. La rinitis del embarazo también puede incrementar las posibilidades de desarrollar infecciones en los oídos o sinusitis crónica.

¿Cuándo debería preocuparme?

Si experimentas sangrados frecuentes o el sangrado no se detiene luego de 10 minutos de haber presionado tu nariz con los dedos, es importante que consultes con tu médico.

Referencias

Prevención de Infecciones Durante el Embarazo
Durante, Embarazo, Semanas 1 - 12

Prevención de Infecciones Durante el Embarazo

Introducción

Es un hecho que las embarazadas tienden a desarrollar más infecciones que la mujer no embarazada. Esto es debido a que su sistema inmunológico es un poco menos efectivo durante el embarazo ya que su cuerpo disminuye sus defensas –en forma natural y como parte del proceso del embarazo- para asegurarse que el bebé no sea rechazado como “un órgano trasplantado”.

Una de las desventajas de esto es que quedan más expuestas a enfermarse y esto es un problema de especial importancia ya que ciertas infecciones se presentan en forma más severa en ellas y son particularmente peligrosas durante el embarazo para su salud y la del bebé.

Es importante tenerlas en cuenta, tanto para prevenirlas como para tratarlas y evitar con ello sus efectos negativos. Una infección no tratada puede afectar el embarazo provocando un trabajo de parto prematuro, una amenaza de aborto o que se rompan las membranas que rodean al feto.

O bien, al transmitirse de la madre al bebé (transmisión vertical), puede causar algún defecto al nacimiento en el bebé y esto puede ocurrir tanto durante el embarazo como durante el parto y aún después del parto.

¿Qué es el sistema inmunológico?

El ser humano cuenta con todo un sistema que lo ayuda a mantener fuera del cuerpo a los microorganismos infecciosos tales como ciertas bacterias, virus y hongos, así como destruir cualquier microorganismo infeccioso que logre invadir nuestro organismo (antígenos). Este sistema vital casi nunca es tomado en cuenta por la mayoría de las personas, sin embargo, ninguno de nosotros sobreviviría mucho tiempo si no tuviéramos un sistema inmunológico sano. ¿Por qué?, porque el cuerpo humano es continuamente bombardeado por agentes que son causa de enfermedades como las bacterias, los virus y las células mutadas como el cáncer.

El sistema inmunológico está formado por un conjunto vital y complejo de células y órganos que protegen al cuerpo contra la infección. Incluye barreras que no permiten la entrada de materiales nocivos al cuerpo, formando así la primera línea de defensa de la respuesta inmune.

Algunas de estas barreras son la piel, el ácido estomacal, la mucosa (atrapa bacterias y partículas pequeñas), el reflejo de la tos y enzimas en las lágrimas y en los aceites de la piel. Si un antígeno traspasa las barreras externas, es atacado y destruido por otras partes del sistema inmunológico. La inmunidad también incluye aquellas cosas que hacen resistentes a los humanos a muchas de las enfermedades de los animales.

¿Cómo funciona el sistema inmunológico?

El sistema inmune  del ser humano tiene dos formas  de defenderse contra las infecciones.

  1. Por  medio de los linfocitos o glóbulos blancos (que se encuentran  circulando en la sangre).
  2. Por los anticuerpos producidos por ciertos linfocitos que también  circulan en la sangre. Los anticuerpos se forman cuando hay una infección y sirven para atacar al agente (virus, bacteria etc.), causante de la misma.

Esto es lo que entendemos como inmunidad.

¿Qué pasa con el sistema inmunológico cuando la mujer está embarazada?

El embarazo es el mejor modelo de un trasplante y se ha dicho que el feto es una especie de ‘aloinjerto’ que sigue las leyes de aceptación y rechazo.

Como ya lo mencionamos, durante el embarazo el sistema inmunológico materno se deprime (supresión inmunológica) para que el feto no sea  rechazado como si fuese  un cuerpo extraño.

Y, como es lógico, la supresión inmunológica en la embarazada, aumenta el riesgo del desarrollo de infecciones. Las enfermedades infecciosas sobre todo durante  el primer trimestre  del embarazo, son más preocupantes, pues es el período más vulnerable del feto, ya que se están formando y desarrollando los órganos, aparatos y sistemas del bebé.

¿Por qué son peligrosas las infecciones durante el embarazo?

Es sabido que muchas infecciones pueden complicar la salud de la mujer embarazada o la del bebé durante el período intrauterino. Hasta una simple infección del tracto urinario, común durante el embarazo, debe tratarse de inmediato. Una infección no tratada puede traer complicaciones en el embarazo de diferentes tipos. Algunas pueden ser causa de problemas serios como malformaciones cardíacas, ceguera, recién nacidos de bajo peso para su edad gestacional o causar retraso mental.

Las infecciones más frecuentemente asociadas con problemas en el recién nacido son la toxoplasmosis, listeriosis, salmonelosis, rubéola, citomegalovirus, hepatitis B y herpes genital.

Afortunadamente existen medidas que pueden ayudarte a disminuir la posibilidad de desarrollar una de estas infecciones durante el embarazo.

Prevención

La primera línea de prevención la constituye la vacunación antes del embarazo. Idealmente toda mujer en edad fértil debería estar vacunada contra rubéola, varicela (esto si no las tuviste en tu niñez), hepatitis B y difteria-tétanos (refuerzos cada 10 años). Además, por el mayor riesgo materno de complicaciones, se recomienda la vacunación contra la influenza durante el embarazo.

  • No todas las vacunas se pueden aplicar durante el embarazo, hay un esquema de vacunación que se debe de seguir y tu médico te lo debe de indicar.
  • Vacunas para la familia: es recomendable que tanto los niños como todos los miembros de la familia estén al día con sus vacunas.

Medidas de Higiene

Son varias las enfermedades infecciosas mencionadas anteriormente que no pueden prevenirse con vacunas y es mejor evitarlas con una buena práctica de higiene.

Las prácticas de higiene como un frecuente lavado de manos y evitar el contacto con la saliva de otras personas (a través de compartir alimentos, bebidas o utensilios), puede disminuir la posibilidad de infectarte. Una buena higiene es de particular importancia cuando tu trabajo te obliga a estar en contacto con grupos de niños o si tienes hijos propios, porque algunas infecciones, como la del citomegalovirus, son más fáciles de adquirir a través de ellos.

El lavado de manos: Es una de la medidas  indispensable y efectivas para prevenir el contagio de muchas enfermedades infecciosas así como su dispersión hacia otras personas. Lo ideal es usar jabones antimicrobianos y frotarse las manos por 20 segundos, poniendo atención en las uñas, entre los dedos y las muñecas.

Debes de lavarte las manos:

  • antes y después de ir al baño.
  • Si  manipulaste carne cruda , huevos crudos o los vegetales  que no han sido lavados
  • Antes de preparar los alimentos y antes de comer
  • Después de haber trabajado en labores de jardinería  o haber tocado tierra o polvo
  • Después de haber tocado a tus mascotas
  • Si has estado en contacto con gente enferma
  • Cuando le has cambiado el pañal a tu bebé
  • Si has estado jugando o cuidando niños
  • Después de usar el transporte público
  • Después de  llegar del mercado
  • Después de haber  manejado los desechos de tus mascotas
  • Después del manejo de la basura
  • Antes y después de curar un herida
  • Después de haberte aseado la nariz, toser o estornudar

¡OJO! No siempre sabrás si estás padeciendo una infección, muchas veces ni siquiera te sientes enferma, pero cuando tengas la duda  o pienses que estás en riesgo de contraer  una infección debes de avisar a tu médico de inmediato

No debes compartir tenedores, vasos, cucharas  y comida con otros niños o adultos: A  través de la saliva, se trasmiten muchas infecciones  como el citomegalovirus muy frecuente en los niños a los que  aparentemente no les afecta  pero a tu bebé que aún no nace SÍ le puede dañar.

Cocina bien las carnes: Las carnes no deben de estar rojas o con salida de jugos  sanguinolentos, si consumes “hotdogs” deben de estar bien cocidos. Existen muchas bacterias dañinas que se propagan a través de las carnes mal preparadas.

Las carnes no deben de estar rojas o con salida de jugos  sanguinolentos

Los productos lácteos: Leche, quesos, yogures, cremas, que no estén pasteurizados los debes de evitar, ya que pueden contener bacterias como la Listeria, que afectan tu salud y la de tu bebé, verifica en la etiqueta si los productos están pasteurizados.

Leche, quesos, yogures, cremas, que no estén pasteurizados los debes de evitar, ya que pueden contener bacterias como la Listeria

Si tienes gatos: Usa guantes de hule cuando cambies su arenero, o pide a alguien que lo haga por ti. En ocasiones los desechos felinos pueden estar contaminados con parásitos  como el Toxoplasma.

Mantente alejada de ratones o de mascotas como el hámster, así como de sus desechos: Si tienes en tu hogar roedores, contrata a un profesional en control de plagas y deshazte de ellos. Si  tienes una mascota, pide a alguien que te la cuide hasta después del nacimiento de tu bebé. Algunos roedores son portadores de un virus llamado Virus de la Coriomeningitis Linfocítica. Una  mujer embarazada le puede pasar la infección a su bebé causándole defectos al nacimiento.

Consulta con tu médico, sobre las  pruebas  en sangre, para detectar enfermedades de trasmisión sexual: HIV, Hepatitis B y C, muchas personas no tienen los síntomas de la enfermedad. Si padeces alguna enfermedad, habla con tu médico para que te informe, cuál es la mejor forma de proteger a tu bebé antes de nacer.

Evita tener contacto con personas con procesos infecciosos. Es aconsejable que la embarazada trate de no estar en lugares cerrados y mal ventilados, ni convivir con personas enfermas que puedan contagiar.

Sobre todo si se trata de personas que estén padeciendo rubéola o varicela y  tú no las has padecido o no estás vacunada. La vacuna de la varicela está hecha con virus vivos, una mujer embarazada  corre cierto riesgo de contagio cuando está expuesta a personas que han sido vacunadas recientemente.

Para prevenir infecciones urinarias hay que cuidar la higiene personal y si aparecen molestias al orinar (ardor), hay que recurrir al médico.

Igualmente si se presenta infección vaginal (dolor, comezón y flujo abundante y de mal olor) hay que consultar con el médico. Este tipo de infecciones pueden propiciar un problema serio durante el embarazo. (Ver información más amplia en la sección “Complicaciones del embarazo”).

Viajes: Evita viajar a lugares que estén calificados como de alto riesgo para infecciones. En algunas partes del mundo es todavía muy común encontrar polio, fiebre amarilla y malaria.

Para prevenir infecciones de transmisión sexual (ITS): Las embarazadas tienen que estar consientes que el riesgo de infectarse con una ITS puede incrementarse si tiene varias parejas sexuales o si tu pareja tiene relaciones sexuales con múltiples parejas. A menos de que estés absolutamente cierta de que tu pareja no tiene ninguna enfermedad sexual, deberás pedirle que use condón para cada encuentro sexual.

Consejos para prevenir infecciones vaginales

  • Se recomienda usar ropa suelta, ya que los pantalones ajustados favorecen a que aumente la temperatura en la zona.
  • La buena higiene es indispensable, aunque no se recomienda el uso de jabones muy fuertes que terminen por destruir la flora vaginal. Es preferible evitar todo tipo de productos con olor, tales como desodorantes vaginales, toallitas femeninas perfumadas, etc.
  • La ropa mojada debe cambiarse lo antes posible. También se recomienda evitar los baños en tinas a altas temperaturas.
  • La dieta debe ser balanceada y sana incluyendo la ingesta de yogurt, de esta forma se mantiene la buena salud del cuerpo.

Y siempre, ante cualquier duda o persistencia de la infección, lo mejor es consultar con el médico.

Tratamiento de las infecciones

El tratamiento va a depender de cuál sea la causa, pero es conveniente tener en cuenta que, en caso de que sea una infección de transmisión sexual, será necesario que tu pareja también acuda al médico y que tome el medicamento indicado.

Referencias

Con la colaboración de la doctora Bárbara Asch, médico genetista.

Padres que esperan: un mensaje para los futuros padres
Durante, Embarazo, Semanas 1 - 12

Padres que esperan: un mensaje para los futuros padres

 

Él también está “embarazado”

Aunque los grandes cambios de las mamás embarazadas son más obvios, un padre también pasa por mucho mientras espera la llegada del nuevo miembro de la familia. Es hora de adaptarse a medida que cambia la imagen de sí mismo y su relación con su esposa y los otros niños para hacer espacio para otro más. Se necesitan dos personas para quedar embarazada y, en la situación ideal, un padre y una madre para criar a un niño.

Algunos papás cambian su apariencia, como dejarse crecer la barba; otros consiguen un segundo trabajo para asegurarse de que podrán brindar sustento a su familia en crecimiento. Otros arreglan la casa o comienzan un proyecto nuevo. La ansiedad a lo no conocido crea la energía para adaptarse, encariñarse con el bebé y convertirse en el padre que necesitará. Por lo tanto, es una preocupación sana.

El padre es una persona muy importante en la vida de un niño, incluso antes de que nazca el bebé. Muchos padres “juegan” con sus bebés antes del nacimiento hablándoles y cantándoles o masajeando suavemente la panza de la mamá. El bebé reconocerá la voz del padre al nacer si ha estado tan cerca.

Los bebés con padres dedicados demuestran tener todo tipo de beneficios. Tanto los niños como las niñas tienen un nacimiento más fácil, mantienen una mejor imagen de ellos mismos a medida que crecen y les va mejor en la escuela si el padre participa.

Sus sentimientos

Sólo porque la mujer es la que lleva al bebé no significa que un embarazo no tiene impacto en el padre. Sin importar si el embarazo se planeó desde meses antes o si es inesperado, él tendrá un remolino de emociones. Un bebé significa responsabilidades que quizás no se siente listo para enfrentarlas.

Es normal que ambos tengan sentimientos mixtos en cuanto al embarazo. El primero…es un súper evento. Cambiará su vida y el cambio puede ser atemorizador aun cuando lo hayan deseado.

El dinero puede ser una preocupación. Se pierde una entrada temporalmente, hay gastos extras para el bebé y, si la madre regresa a trabajar, hay que sumar el costo del cuidado del bebé. Siempre es mejor pensar en todos los beneficios que llegan y planear hacia adelante con energía y buen espíritu.

Él puede sentir abandono. Más que nunca se está prestando atención a lo que sienten los futuros papás durante el embarazo de la mujer. Los investigadores descubrieron que algunos hombres:

  • Viven síntomas comprensivos del embarazo, como sentir más apetito, náuseas o cambios en el estado de ánimo
  • Se sienten celosos de la atención que recibe la mujer
  • Sienten que no pueden contribuir a la salud del bebé

Si bien no les agrada tener esos sentimientos, se considera que son muy normales.

Relájense en cuanto a las relaciones sexuales.

Esta soledad puede incrementarse si ella no está interesada en tener relaciones sexuales, lo cual puede pasar durante el embarazo. Esto varía de mujer a mujer.

Muchas personas encuentran que el sexo es diferente durante el embarazo. Ante todo, a menos que tengas un embarazo de alto riesgo, no es peligroso para el bebé si tienen relaciones sexuales. Si sienten interés, demuéstrenselo a su pareja. A medida que la barriga vaya creciendo, busquen posiciones que sean cómodas para ambos y no se sientan presionados a tener las mejores relaciones sexuales de su vida. Simplemente relájense y pasen un buen momento.

  • Es posible que el deseo sexual de ella cambie durante el embarazo a medida que lo hace su cuerpo. Habla con ella sobre lo que les parece bien.
  • Para evitar las infecciones de transmisión sexual, eviten las relaciones con otras personas y/o utiliza un preservativo. Hablen con el médico sobre la conveniencia de realizar pruebas de VIH para los dos.

Si te cuesta tener relaciones sexuales, hablen de ello y busca otro medio de acercarte y compensar.

Quizás tenga temor de no ser buen compañero o padre

Aunque no lo digan, muchos hombres que están esperando un bebé tienen temor de que no serán buenos compañeros o padres. En particular, muchos se sienten:

  • Incómodos de estar presentes en la sala de parto
  • Ansiosos sobre el cuidado del bebé recién nacido
  • Temerosos de que no serán buenos ejemplos
  • Preocupados de tener que mantener a una familia en crecimiento

 ¿Cómo pueden ayudarse?

Hazle ver sus puntos fuertes.

Elegiste a tu pareja porque lo quieres y crees que, aunque ninguno de los dos es perfecto, él será un buen compañero y un buen papá. Saber que tienes fe en él, le ayudará a concretar sus propias esperanzas y expectativas sobre su nuevo papel como padre.

  • Apóyalo. Es natural que él se pregunte si será el compañero o padre que desea ser. Son tus mismas dudas y juntos deben resolverlas pensando que serán los mejores padres que puedan ser.
  • No se fijen expectativas poco realistas. Nadie puede ser lo que no es. Por ejemplo, sólo porque todos los esposos y novios de tus amigas asumieron sin problemas el papel de acompañante en el parto, eso no significa que tu pareja deba hacer lo mismo. Si él no desea entrar en la sala de parto piénsalo antes de forzarlo. Él puede apoyarte de muchas otras formas.
  • Compartan libros sobre la educación y el cuidado de los niños. Cuanto más sepan, mejor. Si él nunca cuidó a un recién nacido, posiblemente se sienta atemorizado de que lastimará al bebé o hará algo mal. Estará mejor preparado como padre si se toma el tiempo de aprender cómo será la situación.
  • Hablen abiertamente sobre el dinero. Trabajen juntos para preparar y seguir un presupuesto antes de la llegada del bebé. Pidan prestadas cosas para el bebé de amigos y familiares lo más que puedan. Dar de amamantar, además de otros beneficios, es una manera natural de ahorrar dinero también. Si tu esposo sabe que están trabajando juntos para mantener los gastos bajo control y ahorrar para el futuro, se sentirá menos preocupado.

 

Hazlo que participe en tu embarazo.

La mejor manera de ayudar a tu pareja a sentirse menos abandonado es hacerlo participar en el embarazo y en la preparación para la llegada del bebé. Por ejemplo:
Que te ayude a mantenerte sana durante el embarazo.

  • Deja que te ayude a seguir una dieta saludable. Él tendrá una función importante en la salud del bebé si puede ser tu “director técnico” en nutrición y orientarte para que no comas comida chatarra y se incline por una dieta nutritiva que toda la familia debería comer.Dejen de fumar. Si ambos fuman o incluso si uno sólo de los dos lo hace, éste es el mejor momento para dejar de hacerlo. Si fumas, despides humo que las demás personas a tu alrededor respirarán. Este humo no es bueno para la embarazada ni para el bebé. Puede dañar su salud cuando aún está en el útero. Además, las mujeres embarazadas que fuman tienen más probabilidades de tener bebés demasiado pequeños y prematuros.
    • Te ayudará a comer una gran variedad de alimentos. Algunas opciones aconsejables son panes, cereales, arroz y pastas integrales, leche, queso y yogur totalmente o parcialmente descremados, carne y pollo desgrasado y muchas frutas y verduras. Si los dos comen bien, ¡se benefician los tres!
  • Dejen de fumar. Si ambos fuman o incluso si uno sólo de los dos lo hace, éste es el mejor momento para dejar de hacerlo. Si fumas, despides humo que las demás personas a tu alrededor respirarán. Este humo no es bueno para la embarazada ni para el bebé. Puede dañar su salud cuando aún está en el útero. Además, las mujeres embarazadas que fuman tienen mas probabilidades de tener bebés demasiado pequeños y prematuros.
  • Pídele que sea tu memoria para recordarte que debes abstenerte de tomar alcohol. Lo más conveniente es que la mujer no tome bebidas alcohólicas  durante el embarazo ya que puede producir defectos de nacimiento en el bebé. Puede ayudarte dándote jugos saludables y agua para beber o preparando juntos bebidas sin alcohol divertidas. Si bebes demasiado alcohol y no puedes dejar de hacerlo, busquen juntos un grupo de ayuda.
  • Busquen ayuda para abstenerse de consumir drogas ilegales. Las drogas ilegales pueden ser nocivas para la salud del bebé. Busquen ayuda si consumen drogas ilegales. Si es el padre el que consume drogas ilegales, es importante dejar de hacerlo ahora por el bien del bebé.
  • Hablen con el médico sobre los medicamentos y los productos a base de hierbas. Tanto los medicamentos recetados como aquellos sin receta también pueden afectar la salud del bebé. Siempre deben consultar al médico acerca de cualquier medicamento que quieras tomar. El médico se asegurará de que los medicamentos, tanto recetados como de los que no necesitan receta, sean seguros para el bebé.
  • Asegúrense de que, durante el embarazo, te mantengas alejada de los productos peligrosos que hay en la casa. Mantengan lapintura, el disolvente de pintura, los disolventes y herbicidas lejos de tu alcance o en un lugar conocido por los dos. Si tienen gato, que sea él quien vacíe diariamente la arena higiénica del gato.
  • Hacer ejercicio es algo muy bueno que pueden hacer los dos juntos. Pasear es fácil y barato y puede hacerlo prácticamente en cualquier lugar.Él te puede ayudar para que aprendas a tomar ratos de reposo y a controlar tu estrés. Alentarte a descansar cuando lo necesitas es bueno para ti y para el bebé. Te puedeayudar haciendo la limpieza, las compras y preparando la comida. Si es posible, tomen la siesta juntos. Hablar juntos sobre sus expectativas y planes para el bebé puede ayudar a reducir el estrés.
    • Salgan a caminar juntos como rutina diaria. Ambos se beneficiarán con el ejercicio y dedicarán un tiempo especial para los dos, lejos del teléfono, televisor, etc. Aprovechen esos momentos para hablar no sólo sobre el bebé sino también de otras cosas que sean de interés especial para él.
    • Consulten al médico sobre los tipos de ejercicio más seguros que pueden hacer juntos.
  • Él te puede ayudar para que aprendas a tomar ratos de reposo y a controlar tu estrés. Alentarte a descansar cuando lo necesitas es bueno para ti y para el bebé. Te puede ayudar haciendo la limpieza, las compras y preparando la comida. Si es posible, tomen la siesta juntos. Hablar juntos sobre sus expectativas y planes para el bebé puede ayudar a reducir el estrés.

Acudan juntos a las visitas médicas desde antes de la concepción y a las visitas prenatales. Quizás él no pueda asistir a todas las citas, pero ir a la visita al médico o partera junto contigo, le hará sentir que el bebé es más real. Es importante que el médico conozca también los antecedentes médicos del padre y que, juntos, conozcan a las personas que te cuidarán a ti y a tu bebé durante el embarazo y parto. Antes de ir a las consultas prenatales, escriban las preguntas que tengan y platíquenlas. No tengan miedo de preguntar.

Durante la visita prenatal al final del primer trimestre (meses 1 a 3 del embarazo), podrán oír cómo late el corazón del bebé.

Durante el segundo trimestre (meses 4 a 6), acompáñala si necesita realizarse un ultrasonido (una prueba que utiliza ondas sonoras para tomar una imagen del bebé). El médico les mostrará la cabeza, los brazos, las manos, las piernas y los pies del bebé. Incluso es posible que se enteren del sexo de su bebé. El bebé comenzará a parecerles ¡muy real!

Durante una visita prenatal en el tercer trimestre (meses 7 a 9), pregúntale al médico, cómo puedes ayudar durante el parto.

  • Pídele que te acompañe a las clases de preparación para el parto. Así aprenderán juntos cómo puede y debe ayudarte durante el parto. Pregunten dónde pueden tomar estas clases.

Participen ambos en la preparación del hogar para la llegada del bebé. Compartan las actividades de preparación del sitio que ocupará el nuevo habitante de la casa.  Vayan juntos a elegir una cuna o ropita para el bebé y decidan la decoración del cuarto del bebé. Quizás sea necesario hacer alguna modificación en la casa para evitar peligros para el bebé.

Hablen con el bebé desde el principio del embarazo

Sin duda alguna estamos en la era de la comunicación. Una comunicación que ya empieza antes mismo de que los bebés vengan al mundo. Los padres ya no esperan a que nazca su hijo para hablar con él. Lo hacen cuando su hijo todavía está en la panza de la madre.

La comunicación es un factor que puede fortalecer la relación entre los padres y el bebé.

Ventajas de hablar con el bebé en la gestación:Hablar con el bebé desde el vientre de su madre es una experiencia enriquecedora para la pareja y en especial para el padre. Las vías pueden ser infinitas, y cada padre o madre tiene su propio lenguaje o forma de comunicarse con su bebé. Algunos eligen un momento en cada día para hablar de lo alegres que están por tenerlo, para contarle cosas que ocurrenfuera, otros prefieren cantarle o contarle un cuento o bien  ponerle música cálida para estimular su audición y sensibilidad.

A pesar de ser tan pequeño, el bebé escucha y, con el tiempo, consigue identificar las voces y otros sonidos. Según los especialistas, hablar con el bebé puede hacer que el embarazo transcurra con calma, que los padres tranquilicen al bebé cuando se esté moviendo mucho o cuando no tenga sueño y así, reforzar el vínculo de los padres y el hijo.

Cuando hablen con su bebé es importante que se acerquen al máximo a la panza de la madre, que se comuniquen de un modo pausado, con mucha claridad y tranquilidad. Piensen que vuestra voz es, por ahora, la única vía de estimulación.

 

Enfrenten juntos los cambios

No hay forma de tener un bebé y que no les cambie la vida. Se darán cuenta de que saber cuántos pañales les quedan será más importante que saber cuáles son los sitios nocturnos de moda. La forma de pasar el tiempo libre y su relación de pareja cambiarán radicalmente con la llegada del bebé. Por eso, es natural que tu pareja sienta:

  • Que los momentos dediversión que tuvieron juntos se han acabado
  • Temor de lastimar al bebé altener relaciones sexuales
  • Preocupación de que eldesinterés en las relaciones sexuales sea permanente

No es fácil hablar de los cambios, en especial de aquellos relacionados con la vida sexual, pero es algo que todas las parejas deben hacer de vez en cuando.

Los cambios de humor son parte del embarazo.Es importante que él entienda que los cambios en la embarazada son una parte normal del embarazo. Durante estos nueve meses se producen muchos cambios en la sensibilidad de la mujer y en su estado de ánimo. Es posible que esté feliz un minuto y triste al siguiente. Estos cambios rápidos de humor son comunes. También es posible que se sienta cansada gran parte del tiempo y esto se debe a que es una tarea dura llevar una vida nueva que está creciendo en su interior.

  • Si están acostumbrados a unavida social activa, posiblemente deban cambiarla considerablemente, perono crean que hacer actividades familiares será menos divertido ogratificante. En lugar de pensar en lo que no van a poder hacer, hablen delas cosas nuevas que podrán hacer, como salir a caminar con el bebé en unamochila, salir con otras familias o de lo que tendrán que hacer cuandoquieran salir solos a cenar.
  • Lo más importante que pueden hacer es sentirque este embarazo lo están pasando juntos. Traten de hablar abiertamentesobre sus temores como lo hacen sobre el entusiasmo que sienten acerca delembarazo.

Referencias