Preparación de los senos para la lactancia
Durante, Embarazo, Semanas 13 - 24

Preparación de los senos para la lactancia en el segundo trimestre

Introducción

La preparación para una lactancia efectiva se inicia desde el principio del embarazo. La sensibilidad y el agrandamiento son señales de que las mamas están cambiando adecuadamente y de que las glándulas que producen la leche se están expandiendo en preparación para el período de lactancia.

 

senlac01

De hecho, la parte más importante de la preparación se hace en forma natural y automática: bien sea que la madre haya decidido o no amamantar, su cuerpo se prepara para la lactancia a lo largo del embarazo

¿Cuáles son los cambios que voy a observar?

Los senos aumentan su volumen (es también, con frecuencia, el primer signo de embarazo), los conductos lácteos y las células productoras de leche empiezan a desarrollarse y los senos reciben más sangre que antes. La piel del pecho se vuelve más elástica.

Aumenta la sensibilidad en el pecho a medida que la glándula mamaria, situada en el interior del seno, se desarrolla.

  • La sensibilidad y el agrandamiento son señales de que las mamas están cambiando adecuadamente y de que las glándulas que producen la leche se están expandiendo en preparación para el período de lactancia.
  • La talla y la forma de los senos y de los pezones varían enormemente de una mujer a otra. Pero el tamaño de los senos no tiene nada que ver con la capacidad de la mujer para producir leche para su bebé: simplemente los senos gordos tienen más tejido adiposo.
  • Aumenta la flexibilidad de la piel.

La areola se oscurece, ese círculo de piel oscura que rodea el pezón, toma un color más oscuro

  • El pezón también se preparará, los pezones pueden volverse más duros y protuberantes.
  • Las glándulas de Montgomery se desarrollan.

 

senlac02

Todo esto provoca que se aumente el flujo de sangre hacia los pechos lo que se traducirá en la aparición progresiva de una red de venas en los pechos, visibles bajo la piel y que constituya un fenómeno completamente normal.

Del mes 4 al 6 del embarazo, este sistema de ductos continúa desarrollándose sumándose esto a la acumulación de grasa que se realiza a nivel de las caderas y de los pechos para asegurar una regularidad perfecta en la calidad de tu leche –cualquiera que sea tu alimentación y estado de salud después del parto- y esto significa, para algunas mujeres, un aumento de peso de los pechos de casi 3 a 4 kg del total de peso que acumularás durante el embarazo.

Si en este momento el bebé nace prematuramente, la madre sería capaz de poderlo alimentar con leche materna.

Producción de calostro

En el transcurso del segundo trimestre, los senos comienzan a producir calostro, esa primera leche que el bebé absorberá y que tiene una tasa de anticuerpos particularmente elevada. Algunas mujeres notan que hacia el final del embarazo escurre algo de calostro de sus senos. Si ese no es tu caso, no te preocupes, no hay nada que impida iniciar la lactancia.

Tu médico debe, periódicamente, evaluar el estado de las mamas a medida que avanza el embarazo.

¿Qué cuidados debo tener?

Mientras la mujer se encuentra en esta etapa del embarazo (segundo trimestre),  los senos no necesitan ninguna preparación para la lactancia; las rutinas generales de aseo e hidratación y el uso apropiado de un sostén, son suficientes.

No hay que hacer nada distinto de los cuidados normales de tu embarazo excepto prepararte psicológicamente para amamantar a tu bebé. Esto te motivará a aprender también cuidados acerca de la importancia de una buena alimentación y un buen cuidado de las mamas.

¿Qué puedo hacer para ayudar a lograr una lactancia exitosa?

Alimentación: Durante la gestación la madre necesita diariamente aportar elementos nutritivos para el desarrollo del embarazo y debe acumular grasas de reserva para el periodo de la lactancia. Es importante que tu suplemento de calcio sea suficiente para que TÚ cuentes con las reservas necesarias y, cuando nazca tu bebé e inicies la lactancia, tus huesos no se descalcifiquen.

Recuerda, en este momento, NO debes de hacer ningún tipo de dieta de bajas calorías.

Cuidados de las mamas:

Esto se refiere al aseo habitual y al uso de un sostén adecuado (tamaño y forma) a medida que la mama va creciendo. Los senos van a ser el medio de alimentación de tu bebé durante sus primeros meses, así que cuidarlos desde el primer día va a beneficiarlos a los dos.

Soporte: Una de las primeras decisiones  que debes de tomar, es comprar un buen sostén. Es importante que sujetes bien tus senos durante el embarazo y lactancia, ya que éstos tendrán un volumen y peso mayor al habitual y podrían estirarse los ligamentos, ocasionando que los senos se caigan en el futuro. Los senos están más sensibles al tacto y al movimiento, pero con un buen sostén estas molestias mejorarán mucho.

 

 Es importante que sujetes bien tus senos durante el embarazo y lactancia, ya que éstos tendrán un volumen y peso mayor al habitual
 

El sostén debe adecuarse al tamaño de los pechos. No se recomienda que los presionen demasiado sobre todo en el contorno de la mama o hacia la axila. La ropa en general debe ser cómoda, liviana, fácil de poner y sacar, que no dificulte los movimientos.

Hay sostenes  especiales que se van ajustando a medida que crecen los senos.  Son más fáciles de ajustar y más cómodos que un sostén  normal.

  • Algunas  mujeres que duermen más cómodas con un sostén, pero de preferencia debe de ser de algodón, muy elástico y no debe de quedar ajustado.
  • El uso de protectores para la salida del calostro: Si tienes salida del calostro pueden usar estos protectores y después de retirarlos debes asear los pezones, sin jabón y dejarlos airear unos momentos.

Higiene: A medida que tu cuerpo se prepara de manera natural para la lactancia, no tendrás que cambiar mucho tus hábitos de higiene personal.

Asea los senos, como lo haces habitualmente pero no uses jabones “dermolimpiadores”, o “antibacterianos”

Asea  los senos, como lo haces habitualmente pero no uses jabones “dermolimpiadores”, o “antibacterianos” porque secan mucho la delicada piel del busto es mejor asearlos con jabones de glicerina o agua solamente, para no resecar la piel. Debes secarlos con suavidad y aplicar una crema lubricante, es todo el cuidado que necesitas darles durante el embarazo.

Si, alrededor del 5to mes aparece el calostro, no trates de estimular esta salida, pero si se forman pequeñas costras, retíralas con suavidad ablandándolas con compresas húmedas tibias, para que pueda seguir saliendo el calostro.

Recuerda que la manipulación de los pezones está contraindicada en los casos de síntomas de parto prematuro, ya que por un mecanismo neuro-reflejo puede producir contracciones uterinas.

Pezones: La lactancia es un proceso natural y tu cuerpo se irá adaptando naturalmente, no es necesario ningún tratamiento especial, a menos que tus pezones sean planos o invertidos.

Para prepararse adecuadamente para la lactancia lo primero es conocer cómo son los propios pezones y pedir al obstetra que los revise, ya que todo pezón puede formarse y cuidarse adecuadamente.

Para el cuidado del pezón se puede recordar la siguiente nemotecnia: “ALAS”

  • Aire: Es importante airear los pezones para fortalecer la delicada piel que los recubre.
  • Lubricación: Para mantener la lubricación del pezón y de la areola durante el embarazo y luego de cada toma se puede utilizar una gota del propio calostro, aceites naturales como el de almendras dulces, o crema de caléndula.
  • Agua: Algunos elementos de aseo como lociones o jabones, en el pezón, pueden interferir en su lubricación y producir molestias (resequedad de la piel). Por eso no es conveniente lavar los pezones con jabón, sino simplemente con agua.
    • No es recomendable utilizar esponjas, cepillos u otro tipo de elementos abrasivos que quiten esta grasa protectora.
  • Sol: Exponer los pezones al sol, empezando con una toma de cinco minutos diarios ayuda a fortalecer y favorecer la elasticidad de  la piel. Es importante que la exposición sea directa (no a través de un vidrio) y que se realice en los horarios de máxima protección y seguridad.

Ropa durante el embarazo: La ropa en general debe ser cómoda, liviana, fácil de poner y sacar, que no dificulte los movimientos.

Observa a mamás que amamantan

Observar a otras mamás alimentar a sus bebés te permitirá darte cuenta de lo natural que es y tener una idea más amplia de cómo hacerlo en el momento que llegue tu turno.

Seguramente alguna compañera de tus clases prenatales tendrá a su bebé antes. En los grupos de estimulación temprana las mamás amamantan a sus bebes durante la sesión, puedes asistir a una de bebes pequeños, donde además podrás ver una clase y saber qué se hace en ellas.

Aunque las anteriores son actividades que te ayudan a estar preparada físicamente para la lactancia, el simple hecho de realizarlas, predispone a tu mente y a tu cuerpo para estar lista y disfrutar al máximo de una maravillosa labor que tendrás pocas ocasiones de llevar a cabo.

Mitos sobre la leche materna

  • La leche materna varía de una persona a otra. Existe una creencia ampliamente sostenida que la composición de la leche materna varía mucho. Esto no es así. La leche materna humana tiene una composición casi constante.
  • La leche en un pecho es distinta de la leche del otro pecho. En contra de algunas creencias, la leche de ambos pechos tiene la misma composición.
  • La leche materna se fermenta en los pechos con el calor. Cuando la leche materna se encuentra en los pechos está perfectamente a salvo.
  • La leche materna se puede dañar en los pechos. Como no se fermenta en los pechos, la leche materna no se daña de ninguna otra manera.

Referencias

http://www.miembarazosano.cl/preparacion-lactancia/preparar-cuerpo-para-lactancia-materna.aspx
http://www.babycenter.com/0_preparing-to-breastfeed_754.bc
http://espanol.babycenter.com/a900943/la-preparaci%C3%B3n-para-la-lactancia#ixzz31jiIiC00
http://www.fao.org/DOCREP/006/W0073S/w0073s0b.htm
http://www.healthychildren.org/English/ages-stages/prenatal/delivery-beyond/pages/How-Your-Body-Prepares-For-Breastfeeding.aspx?nfstatus=401&nftoken=00000000-0000-0000-0000-000000000000&nfstatusdescription=ERROR%3a+No+local+token
http://www.webdelbebe.com
http://www.bebesnet/2009/05/13/lactancia-ygripe-porcina/

Paternidad
Durante, Embarazo, Semanas 13 - 24

Paternidad durante el embarazo

Introducción

La experiencia de ser papá empieza en el momento en el que naces y experimentas a tu propio padre. Años después, cuando aceptas la responsabilidad de la paternidad, inicias el viaje de la vida en el que vas a construir una relación cercana con tu hijo o hija y con su madre.

Durante los últimos 25 años, los investigadores han estudiado la transición que hacen los hombres cuando aceptan la paternidad y su propio desarrollo como padres.

¿Qué es la “paternidad”?

Es simplemente una obligación, un arte, un gozo, una frustración y un desafío.

pater01

¿Estás listo?

La vida como papá significa que tienes que adaptarte a un importante cambio en tu vida que te permitirá desarrollar lo mejor de ti en el trabajo y organizarte en el hogar. En el lado negativo, existen dificultades potenciales a lo largo de toda la vida de tu hijo y hay una gran inseguridad en los ajustes “normales” de la vida como papá. Entrar en el camino de la paternidad significa entrar a un nuevo y siempre cambiante estilo de vida.

Algunos de estos eventos pueden predecirse y tenemos tiempo para prepararnos, pero otros son completamente impredecibles. No hay necesidad de asustarse, pasemos por la tormenta conforme se vaya presentando.

El viaje hacia la paternidad

Cuando una mujer le dice a su pareja que está embarazada, la noticia se recibe generalmente con los sentimientos encontrados de felicidad y temor. El hombre ha sido educado para “llevar el control” y saber como “hacerse cargo” de las situaciones. Es atemorizante darse cuenta de que no sabemos lo que hay que hacer.

El paso más importante que deben dar los padres durante el embarazo es acompañar a su pareja durante las visitas prenatales y esto es porque ayuda a quitar el aura de desconocido al proceso del nacimiento pero, y quizás es todavía más importante, ayuda a unir a las parejas. Esto es real cuando se escucha decir a las mujeres lo mucho que significa para ellas que las acompañen y participen en las citas médicas.  Aunque el embarazo sea un camino desconocido para ambos, si sienten que van juntos, se crea un lazo especial de unión e igualmente se disminuye la ansiedad antes del parto.

Las clases de parto le ofrecen al papá una oportunidad para entender la sicología del proceso del nacimiento, el cuidado de la salud prenatal y el desarrollo del bebé. La mayoría se beneficia oyendo y viendo lo que otros padres opinan.

Poco a poco van incrementando su confianza. Pasan de las visitas mensuales a las clases de parto y finalmente al parto. Y así como los nueve meses le dan tiempo al bebé para que se desarrolle, el futuro papá está ya listo para recibir a su bebé en casa.

A través de todo el embarazo, el futuro papá ha estado considerando (conciente e inconscientemente) como hacer la transición a su nuevo papel de padre de familia. El papá sabe qué tan sorprendente y profundo es el proceso del nacimiento para la madre y, quizás, ella sabe que el cambio más importante en su vida es el viaje hacia la maternidad.

Probablemente también has considerado cuánto tiempo le quitarás al trabajo o cómo van a hacer en unión con tu pareja para lograr un balance entre el trabajo y la familia. Así como la madre se enfoca en la inmediatez del parto, el padre se dedica más bien a preparar su interrelación futura.

¿Seré capaz de cuidar a mi hijo?

Nadie nace sabiendo esto, ni siquiera la propia embarazada. Es por esto que en las clases de parto te enseñarán también cómo cambiar pañales, cómo cargar a un bebé, cómo lo alimentas y cómo le debes sacar el aire para evitar cólicos y vómitos. Te enseñarán también cómo instalar el asiento para coches y cómo preparar tu casa para evitar accidentes.

pater02

En estas clases te encontrarás con otros futuros padres que pasan por la misma experiencia y que pueden tener los mismos sentimientos y dudas. No tengas pena de preguntar todo lo que creas que necesitas aclarar.

¿Seré un buen padre?

La mayoría de los padres dicen que sus expectativas acerca de ser padre cambiaron dramáticamente poco después del nacimiento de su hijo. Estar con un bebé durante 24 horas al día, hace que los más idealistas de los padres se vuelvan, rápidamente, realistas.

Recuerda, las situaciones se van presentando en diferentes etapas y épocas. Al principio, con lo que aprendas de las clases de parto, te será más que suficiente para salir adelante. Esto es igual que cuando emprendes un nuevo papel en tu vida, el día que te casaste no sabías ser esposo y poco a poco fueron aprendiendo.

Tienes mucho tiempo antes de empezar a discutir horarios de salidas o de enseñarle a tu hijo a manejar un automóvil o discutir con él la carrera profesional que va a elegir.

¿Cómo vamos a poder sufragar los gastos?

No hay duda de que vestir, alimentar y educar a otro ser humano, cuesta dinero. Un dinero que quizás ahora lo estés gastando en otras cosas, pero puedes disminuir esta preocupación si, al nacer el bebé o desde antes, planeas y haces un presupuesto de los costos que esto significa.

Puedes iniciar un fondo educativo –cualquier cuenta bancaria- que te cubra gastos posteriores. Recuerda, hay ciertos gastos que se los pueden ahorrar, por ejemplo, que al principio si tu pareja decide darle el pecho al bebé, eso te evitaría el costo de la alimentación, igualmente, muchas familias comparten las ropas de maternidad y del bebé porque se usan muy poco tiempo y, si los cuidan, no tienen un desgaste importante.

¿Es este el final de mi independencia?

La paternidad no tiene que ser el fin de la vida divertida. Es verdad, al principio no tendrás muchas horas de sueño, pero cuando el bebé ya duerme sus horas regulares en la noche, la pareja tendrá más cosas para disfrutar tanto juntos como individualmente.

Es importante que trabajen juntos, se comuniquen e intercambien las tareas del cuidado del bebé para que cada uno de ustedes tenga lo que necesita. El intercambio de experiencias con otros padres, es muy enriquecedor y ofrece nuevos panoramas.

En los primeros años, tú mismo puedes ir aprendiendo a incluir a tu bebé en alguna de tus actividades como ver la TV, acompañarte a trabajar en la computadora o leer un libro, cuando lo tienes a tu lado sentado en su silla o carriola. Busca las sillas especiales para que los padres puedan llevar a sus hijos en las caminatas o excursiones al campo.

¿Cómo cambiará este bebé nuestra relación de pareja y vida sexual?

Durante los primeros 18 meses de la vida del bebé, muchos padres reportan una disminución en la cantidad de “tiempo de calidad” que pasan con la madre del bebé. Tanto la madre como el padre no están felices cuando sus expectativas -acerca del comportamiento de su pareja después del nacimiento de su bebé-, no se cumplen. Ambos reportan cambios en el tipo de relación y esto puede llevar a que alguno de los dos no se sienta satisfecho. Es crucial que haya una buena comunicación acerca de lo que cada uno quiere y espera para que se logre una buena relación a largo plazo.

Ustedes pueden continuar disfrutando de las relaciones sexuales durante el embarazo siempre y cuando el embarazo no sea de alto riesgo, siempre pregunta al ginecólogo cuáles son los riesgos que deban tener en cuenta. Y al igual que con cualquier otro aspecto del embarazo, es importante que tú y tu pareja se pongan de acuerdo en lo que es mejor para cada uno de ustedes.

Pero el que el sexo sea seguro durante el embarazo no significa que tu pareja quiera tener relaciones sexuales. Muchas parejas encuentran que su deseo sexual –y nivel de confort- fluctúa durante las diferentes etapas del embarazo conforme se van ajustando y acostumbrando a los cambios. De nuevo, la comunicación es la base.

Después del embarazo, la mujer experimenta enormes cambios hormonales, físicos y emocionales al mismo tiempo que está aprendiendo a ser mamá. Estos cambios de humor son difíciles de manejar –sin importar la causa- pero tu paciencia y comprensión, puede y debe ser amplia. Trata de ayudar a tu pareja a que trabaje el estrés que pueda sentir acerca de la maternidad.

Al nacer el primer hijo, verás que la relación de pareja cambia en muchos aspectos. Tu pareja ya no es sólo tu amante, sino que es también tu compañera en la crianza del bebé. El sexo en los primeros meses puede resultar a veces dificultoso y hacerlos sentir un poco preocupados al principio. El hecho de no descansar lo suficiente, que tu pareja se encuentra físicamente distinta, y de tener un “intruso” en la habitación puede cohibirlos al principio.

Trata de hablar acerca de todo lo que te preocupe acerca de su relación como pareja y resuélvanlo cuanto antes. Muchas parejas piensan, equivocadamente, que el bebé será una nueva fuerza de unión, pero un bebé NO puede solucionar una relación que tiene problemas, ese es un trabajo de ustedes dos. Y mientras más pronto lo resuelvan, más pronto te sentirás aceptando con más confianza la futura paternidad.

¿Qué voy a hacer durante la labor de parto?

No te preocupes, nadie está esperando que seas tú el que reciba al bebé al nacer ni que le cortes el cordón umbilical y, ni siquiera, que sea obligatorio estar en la sala de parto.

En las clases de parto te enseñarán acerca de las técnicas de masaje y manejo del dolor en donde estarás en la cabecera de tu pareja ayudándola mientras puja. Cuando aprendas esto, practiquen y platiquen lo que es cómodo para cada uno de ustedes.

Es muy común que tengas miedo a desmayarte, pero la verdad es que son muy pocos los que realmente pierden el sentido y, de hecho, muchos salen diciendo que hay mucha menos sangre en el proceso que la que se imaginaban.

Por supuesto, son las madres las que hacen el trabajo duro durante el parto, pero el papel del padre es básico, tu pareja sabe que tiene al lado a alguien que tratará de cubrir sus intereses y necesidades.

Es importante que, mucho antes de la fecha del parto, discutan sus preferencias acerca del manejo del dolor, qué medicamentos y tratamiento prefieren para que lo discutan con su médico. El padre será también la comunicación entre las familias de ambos que esperan el nacimiento del bebé.

En resumen

La transición de convertirte en padre, te presenta una oportunidad de aprender un nuevo papel en la vida y de experimentar el estrés y el cambio. Cada hombre tiene su propia y única historia y características de lo que él entiende acerca de lo que significa ser padre.

Recuerda que billones de hombres antes que tú, experimentaron –y sobrevivieron- la paternidad. No existe una fórmula secreta y tampoco estás supuesto a saber instintivamente como ser un buen papá. Sólo has lo mejor que puedas para prepararte para el nacimiento de tu bebé sabiendo que lo que sigue será un continuo “trabajo/entrenamiento”, en el que te ayudará el saber que junto con el nacimiento de tu bebé vienen muchos cambios tanto dentro de ti mismo como en tus relaciones con la madre de tu hijo.

Referencias

http://kidshealth.org/parent/positive/family/father.html#
http://www.dad.info/fatherhood/becoming-a-dad-life-changing/
http://fcs.tamu.edu/families/parenting/fathering/fathering_pdf/new_fathers.pd
http://espanol.babycenter.com/a5900092/ahora-soy-pap%C3%A1-las-infinitas-sorpresas-de-ser-padre
http://www.acog.org/For_Patients/Search_Patient_Education_Pamphlets_-_Spanish/Files/Guia_del_padre_para_el_embarazo
http://nacersano.marchofdimes.com/padres/como-ayudar-durante-el-embarazo.aspx

Nutrición
Durante, Embarazo, Semanas 13 - 24

Nutrición en el Segundo Trimestre

La nutrición es un aspecto importante en las diferentes etapas de la vida de una persona; esto se refleja con mayor importancia en el embarazo. Las investigaciones han demostrado que la alimentación durante el embarazo afecta al curso de este y a su desenlace final.

Es necesario tener precauciones con la dieta de la embarazada ya que incluso las deficiencias leves, que en la madre no producen ninguna enfermedad seria ni manifestaciones graves, pueden causar efectos más o menos marcados en su bebé.

¿Qué requisitos debe cumplir la dieta en este periodo?

La dieta de una mujer embarazada (en el segundo trimestre), debe de:

  • Satisfacer las exigencias nutritivas debidas al crecimiento fetal,
  • Preparar el organismo materno para afrontar mejor el parto y
  • Promover la futura lactancia.

Las necesidades de vitaminas y minerales también están aumentadas. La existencia de déficit de muchos de estos nutrientes pueden dar lugar a múltiples malformaciones y enfermedades del niño, así como, un posible deterioro de la propia madre.

En el segundo trimestre no todos los órganos y sistemas principales del feto se han terminado de formar. Es precisamente durante los siguientes meses del embarazo que su peso se multiplicará más de siete veces y seguirá en aumento hasta el momento de nacer. El cerebro, a partir del 5º mes de gestación, está en su periodo más importante de crecimiento.

A estas alturas del embarazo habrán desaparecido las náuseas y vómitos y es probable que la comida te resulte más apetecible. Debes seguir vigilando tu peso procurando no engordar más allá de un kilo al mes. En ningún caso deberás comer menos de 1600 calorías diarias.

¿Cómo debo comer para no tener molestias?

A partir del tercer mes puede aparecer reflujo gastroesofágico, debido a los cambios propios del embarazo. Entonces, dentro de la dieta para embarazadas segundo trimestre, es recomendable que consumas comidas fraccionadas y en poca cantidad, es decir, hacer de seis a siete tiempos de comida diaria; y permanece sentada o de pie o caminando por lo menos 15 a 20 minutos después de cada comida.

Es importante que las porciones sean pequeñas, mastica muy bien y no mezcles líquidos con sólidos.

Es recomendable que aumentes el tamaño de la porción de cereales (arroz, avena, maíz, pasta o pan), o tubérculos (papa), o raíces (yuca, arracacha o ñame) o plátano, leche, o yogurt, o kumis, o queso, bajo en grasa y en sal, en la dieta para embarazadas segundo trimestre.

Consume la fruta entera, así como verduras o ensaladas, pan o galletas integrales, para evitar el estreñimiento. De igual manera, es bueno incluir a la semana, una porción de vísceras, leguminosas (fríjol, lenteja o garbanzo). El agua de remojo de las leguminosas se debe desechar y no utilizarla para la cocción de las mismas.

¿Cuántas calorías debo aumentar a mi dieta en este periodo?

En estos meses el feto pasa de unos 23 gramos a las 13 semanas a pesar 750 gramos a las 26. Esto justifica que las necesidades de energía y nutrientes sean más altas para asegurar un buen desarrollo.

Por lo tanto, es necesario aumentar las calorías en un promedio de 350 kcalorías al día, si no estabas en sobrepeso antes de quedar embarazada, y varía dependiendo de qué tan activa seas.

Sin embargo, el médico y/o el nutricionista podrían recomendar un aumento mayor de calorías diarias si estás baja de peso, o menos calorías si estás en sobrepeso, y te hablará acerca de la cantidad y la calidad de los alimentos.

Debes evitar un aumento mayor de peso al esperado hasta el cuarto mes, ya que hasta ese momento el incremento de peso es el resultado de la acumulación de líquidos y grasa en los tejidos maternos. Después del quinto mes, el aumento de peso se debe al crecimiento del útero, la formación de la placenta, del líquido amniótico y el bebé.

¿No estás segura de cómo obtener estas 300 kcalorías adicionales?

¿Qué tal una pequeña comida extra de una taza de leche descremada con cereal y una fruta pequeña? O ¿Comer un sándwich ligero de 60 gramos de jamón de pavo con mostaza en dos rebanadas de pan de trigo entero?, recuerda que la decisión es tuya y siempre debes de consultarlo con tu ginecólogo y nutriólogo.
De manera sorprendente, tu bebé ahora está almacenando hierro para usarlo en el futuro. La proteína que comes durante estos meses ayudará a que crezca de 700 a 1100 gramos hacia el final del segundo trimestre.

¿Cómo sabes si estás obteniendo suficientes nutrientes de lo que comes?

Asegúrate que tu dieta sea variada, suficiente y equilibrada, procura usar de guía “El plato del bien comer”. También toma cualquier complemento prenatal que te recomiende tu médico, y asegúrate de que estás aumentando de peso correctamente. Recuerda que tu alimentación es la clave para un mejor desarrollo en tu bebé.

¿Cuánto voy a aumentar de peso?

En el segundo trimestre el incremento debe ser de, aproximadamente, 6 kg:

  • 2/3 partes del peso aumentado corresponderán al desarrollo del bebé: placenta, líquido amniótico y senos. Este aumento no puede ser controlado por la madre y depende bien poco de la alimentación.
  • El tercio restante corresponde al acumulo de kilos en la madre repartidos en forma de reserva de grasa, que servirá para la fabricación de leche tras el nacimiento, y a la retención de agua.

¿Qué son los nutrientes o nutrimentos? ¿De dónde provienen las calorías?

Los nutrientes son los componentes específicos de los alimentos. Pueden ser de origen natural u orgánico o de origen inorgánico, de ahí vienen las calorías  y son los que nos permiten vivir.

Los nutrientes de origen orgánico son:

  • Las proteínas
  • Los carbohidratos
  • Las grasas

Las Proteínas

Las proteínas ocupan un lugar de máxima importancia entre las moléculas constituyentes de los seres vivos. Prácticamente todos los procesos biológicos dependen de la presencia y/o actividad de este tipo de sustancias.

El consumo adecuado de las proteínas es de vital importancia para el desarrollo del feto.

La función de las proteínas:

  • Construyen el material necesario para la formación de todos los tejidos del feto en desarrollo.
  • Son vitales para el desarrollo de las células nerviosas.

Por lo tanto, es necesario aumentar las dosis de proteínas en 20 a 30 g al día. Una buena manera de hacerlo es tomando una ración un poco más grande de pescado (150 g) y un vaso más de leche.
El consumo bajo de proteínas se relaciona con bebés de bajo peso al nacer que en el futuro presentarán problemas de salud.

Las Grasas

Son importantes para la formación del feto y para las reservas de la madre y no deben excluirse de la dieta pero sí controlarse y seleccionarse.

Se aconseja consumir grasas de origen vegetal (aceite de oliva, girasol, etc. aguacate, aceite de girasol, nueces, almendras), el consumo de grasas animales como mantequillas, mantecas, leche entera de vaca, carne de cerdo y sus derivados se deben sustituir por alimentos bajos en grasa.

Los Carbohidratos

La principal función de los carbohidratos es suministrarle energía al cuerpo, especialmente al cerebro y al sistema nervioso. El hígado descompone los carbohidratos en glucosa (azúcar en la sangre) que se usa como fuente de energía por parte del cuerpo.

Los carbohidratos se clasifican como simples o complejos y esta clasificación refleja la rapidez con la que el azúcar es digerido y absorbido.

Los carbohidratos complejos, a menudo llamados alimentos “ricos en almidón”, incluyen:

  • Los panes y cereales integrales
  • Las verduras ricas en almidón
  • Las legumbres

Los carbohidratos simples que contienen vitaminas y minerales se encuentran en forma natural en:

  • Las frutas
  • La leche y sus derivados
  • Las verduras

Los carbohidratos simples (calorías vacías) también se encuentran en los azúcares procesados y refinados como:

  • Los dulces
  • El azúcar de mesa
  • Los jarabes (sin incluir los naturales como el de arce)
  • Las bebidas carbonatadas (no dietéticas) regulares, como las bebidas gaseosas

Los azúcares refinados suministran calorías, pero carecen de vitaminas, minerales y fibra. Estos azúcares simples a menudo son llamados “calorías vacías” y pueden llevar al aumento de peso. Igualmente, muchos alimentos refinados, como la harina blanca, el azúcar blanco y el arroz elaborado, carecen de vitaminas del complejo B y otros importantes nutrientes, a menos que aparezcan etiquetados como “enriquecidos.”

Lo más sano es obtener carbohidratos, vitaminas y otros nutrientes en la forma más natural posible, por ejemplo, de frutas en lugar del azúcar de mesa.

Deben formar parte de manera importante en la dieta de la embarazada, controlando y reduciendo el consumo de los azúcares simples y reforzando el de los complejos.

  • El exceso de carbohidratos puede producir un incremento en la ingesta total de calorías, causando obesidad.
  • La deficiencia de carbohidratos puede producir falta de calorías (desnutrición) o llevar al consumo excesivo de grasas para reponer las calorías.

Durante el embarazo no se deben de restringir los carbohidratos porque se pondría en riesgo la vida del bebé. Como ya lo dijimos, sin carbohidratos, tu cuerpo usará las proteínas y las grasas como combustible.

Para incrementar los carbohidratos complejos y nutrientes saludables se recomienda:

  • Comer más frutas y vegetales
  • Comer más granos enteros, arroz, panes y cereales
  • Comer más legumbres (fríjoles, lentejas habas y chícharos secos)

Nutrientes de origen inorgánico

  • Los minerales
  • Las vitaminas

El calcio: Es un mineral necesario para la formación de los huesos el bebé, para la conducción de los impulsos nerviosos, para construir los músculos y el corazón.
Como con otros nutrientes el bebé toma primero el calcio que está circulando en la sangre materna. Si el calcio no es suficiente, lo tomará de los huesos de la madre. La deficiencia de calcio en la dieta también puede ser causa de insomnio, irritabilidad y calambres.

¿Qué ocurre con el calcio? La eficiencia de la absorción de minerales como calcio y hierro aumenta durante embarazo, pero las demandas del feto y otros tejidos en desarrollo necesitan incrementos en la dieta hacia el segundo y tercer trimestre fundamentalmente.

El requerimiento de calcio adicional durante este período es de aproximadamente 30 gr, lo cual coincide con la cantidad de calcio presente en el feto a término. Algo de calcio y de fósforo se depositan al inicio pero la mayoría de estos minerales se incorporan en el último trimestre. La calcificación de los huesos se incrementa durante los últimos dos meses captando el feto alrededor de 300 mg/día en este período.

El primer conjunto de dientes se comienza a formar en la octava semana del embarazo y están bien formados al final de la gestación. Lo mismo ocurre con los molares de los seis años, que son los primeros dientes permanentes que brotan, éstos comienzan a calcificarse antes del nacimiento.

Como verás, es de gran importancia para tu bebé disponer de calcio. Y a diferencia del hierro, los depósitos de calcio de la madre serán utilizados para cubrir las demandas del niño, éstos representan el 25% de las reservas maternas.

El aumento de calcio en la ingesta diaria, (debe hacerse desde el comienzo del embarazo conjuntamente con la del fósforo), será de 1.200 a 1.500 mg para cubrir las demandas del feto, que son de 200 a 300 mg diarios. Las principales fuentes de calcio son los lácteos (o sus sustitutivos, como las bebidas de soja enriquecidas) y es recomendable tomar cada día 4 raciones.

1 ración de lácteo equivale a:

  • 1 vaso de leche
  •  2 yogures de 125 g
  • 40 g de queso semicurado
  • 80 g de queso fresco
  • 1 vaso de bebida de soja enriquecida

Observaciones importantes:

  • El acido oxálico de las espinacas y del chocolate, disminuye la absorción del calcio. El fósforo de los refrescos disminuye la absorción del calcio.
  • Aunque la mejor manera de obtener calcio es a través de ciertos alimentos (Ej.: espinacas cocidas, brócoli), tu médico te puede recomendar tomar además calcio en tabletas para asegurar una ingesta correcta.
  • Por su parte la vitamina D, ayuda a absorber mayores cantidades de calcio y contribuye a fijarlo en los huesos, por lo que se recomienda consumir alimentos que la contengan por ejemplo las verduras y frutas, el hígado y la leche, además es necesario mencionar que la luz solar hace que funcione mejor la vitamina en la fijación del calcio en el hueso.
  • El estreñimiento crónico es un trastorno que obstruye la absorción de calcio y para evitarlo hay que comer suficientes verduras, frutas con cáscara y tomar más de ocho vasos de agua al día, asimismo se recomienda hacer ejercicio rutinariamente. Es aconsejable el consumo diario de leche y derivados de ésta: yogures, cuajadas, quesos poco grasos, tortillas, etc.

Magnesio: El magnesio es un mineral que cumple un rol fundamental durante el embarazo ya que interviene en la generación y reparación de tejidos. El consumo de alimentos refinados (harinas, azúcar, etc.) es pobre en este mineral, por lo que se aconseja el consumo de frutas y verduras, de aguas minerales ricas en magnesio y no desperdiciar, durante el cocinado, el agua de cocción de las verduras.

Las deficiencias de magnesio se asocian a mayor riesgo de preeclampsia, eclampsia, mortalidad infantil y malformaciones congénitas. Uno de los tratamientos para la eclampsia es el sulfato de magnesio por vía endovenosa. Algunas investigaciones aseveran que, si durante el embarazo se mantienen niveles adecuados de magnesio, se reducen o previenen las contracciones uterinas antes de la semana 35 del embarazo.

¿Qué alimentos contienen magnesio? La fuente con mayor contenido de magnesio son las nueces, avellanas, almendras, castañas, semillas de girasol, soja, cacao, cereales enteros, papa, zanahoria, remolacha, espinaca, legumbres y mariscos.

Hierro: El hierro es un mineral que combinado al oxígeno produce la hemoglobina, una proteína que se encarga en transportar el oxígeno que llega a nuestros pulmones hasta todas las células del organismo.

La ingesta de hierro durante el embarazo es muy importante, ya que una gran parte de esa cantidad la utiliza la madre para aumentar la cantidad de sangre en un 50% y el resto del hierro lo utiliza el feto y la placenta para su desarrollo.

Para cubrir este requerimiento la madre dispone de dos mecanismos. Por un lado puede aumentar el volumen de hierro en la dieta y por otro lado puede utilizar sus propias reservas.

En general una mamá que llega al embarazo en condiciones ideales, es decir con sus reservas de hierro adecuadas y no toma suplementos durante la gestación, finalizará el embarazo habiendo consumido todas sus reservas.

Pero en la mayoría de los casos la situación no es la ideal, es decir la mamá llega al embarazo con déficit en hierro, y en estos casos la anemia será seguramente un común denominador durante su embarazo, especialmente durante el segundo y tercer trimestre. Una anemia por déficit de hierro (anemia ferropénica) en el embarazo, aumenta el riesgo de nacimientos prematuros y de mortalidad del feto. Existe menor resistencia a las infecciones y afecciones en la piel y mucosas.

¿Qué alimentos contienen hierro? La fuente de mayor contenido de hierro son las carnes rojas, el pollo y el pescado, siendo el hígado el que posee la mayor concentración. También se encuentra en la yema de huevo, las legumbres, vegetales y granos, como por ejemplo lentejas, nueces, acelga, espinaca y tomate. Por esta razón es imprescindible en toda dieta vegetariana, tomar un suplemento de hierro.

Para que el hierro de estos alimentos sean absorbidos correctamente por el organismo se necesita la presencia de vitamina C, por eso te recomendamos que acompañes estas comidas con un jugo de naranja natural recién exprimido.

A diferencia de la vitamina C, los productos que contienen cafeína, interfieren y disminuyen la absorción del hierro, y en este caso es recomendable que no ingieras té, café o chocolate con las comidas principales.

Suplementos: Es posible y frecuente la recomendación por parte del médico de suplemento de hierro para mujeres que tengan un riesgo real de anemia. El hierro como un suplemento, se debe de tomar entre comidas con agua o con jugo y no se debe de tomar junto con otros suplementos.

Yodo. El yodo es un mineral que interviene en el crecimiento físico y mental, el funcionamiento de tejidos nerviosos y musculares, el sistema circulatorio y el metabolismo de otros nutrientes. Además es necesario para el funcionamiento adecuado de la glándula tiroides, que regula el crecimiento y el metabolismo.

¿Cuáles pueden ser los síntomas de su déficit? Las dietas deficientes en yodo se asocian a bocio e hipotiroidismo por un déficit de hormona tiroidea generado por esta carencia. Además la carencia de yodo constituye una importante causa de problemas de desarrollo mental en los niños.

¿Qué alimentos contienen yodo? La fuente con mayor contenido de yodo es la sal yodada, los pescados y mariscos.

Vitamina C.- Es un nutriente esencial en la formación de colágeno, reparación de tejidos y numerosos procesos metabólicos incluyendo la absorción del ácido fólico y del hierro.
Los últimos estudios han revelado que mantener un buen nivel de vitamina C durante el embarazo reduce la incidencia de la ruptura prematura de membranas (RPM) y reduce la incidencia de infecciones vaginales e intrauterinas. La ruptura prematura de membranas (RPM), (es la ruptura del saco amniótico antes de tiempo) se presenta en el 10% al 20% de los embarazos y es la causa principal de parto prematuro.

Ácido fólico: la falta de esta vitamina es la deficiencia más común durante el embarazo debido a que su necesidad aumenta de manera considerable. Su carencia provoca un tipo de anemia y aumenta los riesgos de prematuridad, malformaciones y otros trastornos.

  • El consumo de alcohol y tabaco aumenta su déficit. Los alimentos más ricos en ácido fólico son las verduras de hoja (acelga), el hígado y quesos fermentados (queso azul). También hay contenidos importantes en la levadura de cerveza. Es aconsejado también el consumo de pescado.

Vitamina D: Esta vitamina es indispensable para la fijación del calcio en el organismo. El bebé antes de nacer depende de los suministros maternales de la vitamina D, para que pueda almacenarla. Un estado de carencia de la madre pueden ocasionar en el recién nacido enfermedades importantes que afectan a su desarrollo óseo. La exposición a la luz solar hace que nuestro organismo sintetice esta vitamina.

  • Los alimentos más ricos en vitamina D son el salmón fresco, la sardina en aceite o fresca y los huevos. O bien la encuentras en los suplementos vitamínicos que te prescribió tu médico. Asegúrate de evitar los que tienen aceite de hígado de bacalao porque contienen altos niveles de vitamina A que puede ser dañina para el bebé.

Líquidos

El agua ayuda a llevar los nutrientes a tus células y arrastra los desechos. Hidrátate bien para que te ayude a “lavar” el exceso de agua que se pueda acumular haciendo que te hinches. De preferencia agua natural o de sabores, evita los refrescos y las bebidas con cafeína.

No debes olvidar

  • Si bien las verduras y frutas frescas aportan escasas calorías, su valor alimenticio está dado por su contenido de vitaminas y minerales.
  • El calor de la cocción destruye muchas de las vitaminas.
  • Los dulces aportan calorías en exceso y perjudican la dentición, que durante el embarazo son muy proclives a las caries.
  • Las grasas que digieres mejor, son las que debes seleccionar durante tu embarazo.
  • Debes preferir los aceites de oliva extra virgen puros, y utilizarlos como condimento de las preparaciones junto con las margarinas de mesa.
  • Los alimentos muy salados como fiambres embutidos y conservas en latas deberán ser consumidos con suma moderación y en caso que exista hipertensión y/o edemas debes evitarlos totalmente.

¿Qué es una dieta “desbalanceada”?

Cuando se dice que la alimentación no está balanceada, puede ser que:

  • Se ingieren más calorías de las que se gastan. (Consumes 3500 calorías diariamente y quemas solamente 1000 por llevar una vida sedentaria, las 2500 calorías se van almacenando en forma de tejido graso).
  • Se ingieren menos calorías de las necesarias y eso se traduce en desnutrición materna y fetal.
  • Los alimentos que se ingieren son ricos en grasa y en azúcar y pobres en proteínas
  • Los alimentos son pobres en nutrientes en general.

¡OJO! Evita durante el embarazo

  • Alcohol: Muchas de las futuras mamás, no saben que están embarazadas desde el primer día de la concepción y tal vez se tomaron una cerveza o una copa de vino. Esto tal vez no le cause daño a tu bebé pero desde el momento en que sepas que estás embarazada debes evitar totalmente la ingesta durante todo el embarazo. Las personas deben saber que no se ha establecido un nivel de alcohol que no dañe a tu bebé.
  • La Cafeína: Esta sustancia es potencialmente dañina durante el embarazo, sobre todo cuando se consume en grandes dosis. La cafeína cruza rápidamente la barrera placentaria (la placenta se desarrolla al final del primer trimestre).
    • Aunque no está establecido el consumo diario mínimo de cafeína durante el embarazo, March of Dimes 2007, recomendó menos de 300 mg de cafeína al día, equivalentes aproximadamente a dos tazas de café ó tres vasos de té negro ó 5 latas de refresco. Limitar el consumo de cafeína en el segundo trimestre es de suma importancia, porque afecta el ritmo cardiaco del bebé, aumenta el riesgo de aborto y puede ser causa de bajo peso al nacer. Limita tu consumo de cafeína, o cambia a bebidas descafeinadas.
  • Pescados: pez espada y tiburón, ya que pueden contener niveles elevados de mercurio cuyos efectos en el bebé pueden causar un daño neurológico de leve a moderado con retraso mental, convulsiones y dificultad en el aprendizaje.
    • Ningún pescado crudo y tener especial cuidado con la ingesta de almejas y ostiones crudos.
  • Quesos suaves y leche no pasteurizada: se han asociado a un padecimiento infeccioso denominado “listeriosis” que puede causar abortos u óbitos (la muerte de un bebé en el útero). La listeria es un germen que se encuentra en varios alimentos.
    • Puedes comer quesos duros procesados: Monterrey, cheddar y mozzarela, queso crema, cottage y yogurt.
  • Carne de res o cerdo cruda: la infección es 20 veces más frecuente en mujeres embarazadas, ya que su sistema inmunológico está deprimido o disminuido. Se manifiesta con dolores musculares, escalofríos, náuseas y diarrea. Puede ser diagnosticada por un estudio en sangre y deberá ser tratada con antibióticos.
  • Se debe evitar al máximo los alimentos con conservadores y el uso de productos “light”. Sólo cuando el médico los recomiende.
  • Para evitar cualquier contagio con alimentos, se recomienda:
  • Cocinar todas las carnes y pescados perfectamente bien y lavarse las manos después de tocar la carne cruda.
  • Lavar bien las frutas y los vegetales.
  • No consumir comidas que se quedaron a la intemperie o volverlas a cocinar a temperaturas altas.
    • Refrigera los alimentos perecederos de inmediato
    • Limpia las superficies donde se hayan preparado cualquier tipo de carnes.
  • El hígado es muy saludable, pero contiene cantidades muy elevadas de Vitamina A que podrían ser dañinas para el bebé. No está probado científicamente que el consumo de hígado dañe al feto, pero se recomienda que la mujer embarazada limite el consumo de este alimento y se asegure que el suplemento vitamínico que toma no tiene más de 5,000 UI de vitamina A.

Precauciones en la dieta

  • Recuerda que mientras estés embarazada, eres más susceptible a las intoxicaciones. Algunos aditivos e ingredientes artificiales pueden ser dañinos para el bebé e inclusive causar daños congénitos. Lee cuidadosamente las etiquetas de los productos y minimiza la ingesta de alimentos procesados o enlatados. Trata de comer alimentos preparados frescos cuando te sea posible.
  • Bebe entre 8 y 10 vasos de agua al día. Sobre todo no te aguantes las ganas de orinar. Eliminar las toxinas de tu cuerpo te ayudará a evitar infecciones urinarias que con frecuencia padecen las mujeres embarazadas.
  • Evita consumir mucha sal que podría hacerte retener líquido e hincharte.
  • Las infecciones intestinales son 20 veces más frecuentes en mujeres embarazadas ya que su sistema inmunológico está deprimido o disminuido. Se manifiesta con dolores musculares, escalofríos, náuseas y diarrea. Puede ser diagnosticado por un estudio en sangre y deberá ser tratada con antibióticos.

Queso: Los quesos suaves y las comidas preparadas se han asociado a un padecimiento llamado “Listeriosis” que puede causar abortos u óbitos (la muerte de un bebé en el útero). La Listeria es una bacteria que se encuentra en varios alimentos. Los quesos seguros para comer son:

  1. Quesos duros, por ejemplo, Babybel, Cheddar, Edem, Emmental, Cheddar de cabra inglés, Feta, Gouda, Gruyere, Jarlsberg, Mozzarella, Parmesano;
  2. Quesos blandos y fundidos, por ejemplo, queso blanco grumoso, queso de untar, queso fundido, Borsin, Mascarpone, Filadelphia, Quark, Ricota.

Los quesos a evitar:

  • Quesos blandos sazonados, por ejemplo, Brie, Cambozola, Camembert.
  • Quesos azules, por ejemplo, Queso brie azul , Azul danés, Gorgonzola, Roquefort, Stilton.

Yoghurt, Queso fresco, Crema agria, Nata: Algunas variedades son seguras para comer, por ejemplo, natural, con sabores y biológicamente activos. Por favor recuerda que durante tu embarazo, una dieta rica en calcio es esencial para ti y para tu bebé. Consumir un yogurt o beber un vaso de leche antes de acostarte te ayudará a dormir mejor.

Leche: Evita la leche cruda, directamente de la vaca, oveja y cabra. Bebe sólo leche pasteurizada, esterilizada.

Pate: Evita cualquier tipo de paté, a menos que esté enlatado.

Comidas preparadas y carne de ave lista para comer: Recalienta estas comidas a conciencia hasta que hiervan.

Huevos: Come solo huevos que han sido cocidos hasta que la clara y la yema están sólidas. Evita los huevos crudos y las comidas que los contienen (ej., cremas y mayonesas caseras) Las comidas preparadas comercialmente, hechas con huevos pasteurizados (ej., mayonesa de bote) son seguras para comer.

Carne: Cocina la carne hasta que esté bien hecha. Todos los productos cárnicos, por ej., salchichas y hamburguesas, deben ser también cocinados concienzudamente de forma que los jugos salgan claros.

Mariscos: Se aconseja evitar el marisco. Si deseas comer camarones por ejemplo, cómpralos en un puesto acreditado, pre-empaquetados y con la fecha sellada, asegúrate de que han sido cocidos a fondo, o cómelos en un restaurante acreditado.

Verduras y ensaladas: Lava estos alimentos cuidadosamente para quitar la tierra y suciedad que pueden contener Toxoplasma.

Hígado: Evita el hígado y embutidos de hígado, que contienen gran cantidad de la forma animal de la vitamina A. Los suplementos de aceite de hígado de bacalao también se deben evitar. La forma vegetal de la vitamina A encontrada en frutas y verduras es segura.

Helados: Evita helados de máquinas (la Listeria puede sobrevivir a bajas temperaturas si las maquinas no están limpias).

Cacahuates: La alergia al cacahuate está aumentando en los niños, y se piensa que puede originarse por la exposición a los cacahuetes en edades jóvenes. La opinión actual es que si tú, el padre del bebé o cualquiera de sus hijos anteriores sufren de asma, eczema, fiebre del heno o alergias alimentarias, es sensato evitar los cacahuates y productos que lo contienen durante el embarazo (y durante la lactancia). Comprueba también si los cacahuates forman parte como ingrediente de productos comerciales.

En resumen

Los principios de la nutrición son: Variedad, moderación y equilibrio.
No existen “alimentos perfectos” que sean capaces de aportar todos los nutrientes que una mujer embarazada necesita. La mujer embarazada debe de consumir durante el día, una variedad de alimentos cuidadosamente seleccionados para obtener la cantidad de calorías y nutrientes que se requieren durante esta etapa del embarazo.

Referencias

http://www.mimanualdelbebe.com/Segundo-trimestre/Nutrici%C3%B3n-en-el-segundo-trimestre#
http://www.mead-johnson.com.mx/todo-sobre-tu-bebe/embarazo/segundo-trimestre-nutricion.aspx
http://www.todopapas.com/embarazo/alimentacion-embarazo/alimentacion-en-el-segundo-trimestre-de-embarazo-4593
http://www.healthline.com/health/pregnancy/second-trimester-diet-nutrition
http://www.mayoclinic.org/healthy-living/pregnancy-week-by-week/in-depth/pregnancy-nutrition/art-20046955
http://www.whattoexpect.com/pregnancy/eating-well-menu/second-trimester.aspx
http://www.dietinpregnancy.co.uk/pregnancy/second-trimester-nutrition.html
http://www.nutritio.co.uk/2012/pregnancy-nutrition-the-2nd-trimester
https://chfs.ky.gov/agencies/dph/dmch/nsb/Documents/SecondTrimesterPrenatalGuideSpanish.pdf
http://www.babies.sutterhealth.org/during/preg_nutritionfaqs.html

Pliegue Nucal
Durante, Embarazo, Semanas 13 - 24

Pliegue Nucal o Translucencia nucal (TN)

Introducción

En 1866 Langdon Down señaló como características comunes de los pacientes con trisomía 21 el déficit de elasticidad en la piel, dando la apariencia de ser excesiva para el cuerpo, y la cara achatada con la nariz pequeña. En los años noventa, se describió la forma en que el exceso de piel de los individuos con síndrome de Down, podía visualizarse mediante ecografía como un aumento de la translucencia nucal en el tercer mes de vida intrauterina.

Es así que el avance de la ciencia ha permitido la utilización de distintos estudios para detectar la presencia de anomalías del feto durante el embarazo, con un nivel de detalle impensado hasta hace poco tiempo.

Estos estudios, basados en la detección de alguna característica que si bien no constituye una malformación en sí misma, se ha visto que se encuentra asociada a un mayor riesgo de padecer una anomalía cromosómica, anomalía genética y/o anomalías en el feto pero de ninguna manera constituyen en sí mismos un diagnóstico.

La “translucencia nucal”, la edad materna y los niveles de algunas hormonas se consideran como los marcadores de riesgo más utilizados durante ese primer trimestre. El uso de más de un marcador aumenta el porcentaje de detección de anomalías y es por ello que a veces se recurre a una combinación de resultados.

¿Qué es la medición del pliegue nucal?

La translucencia nucal (TN) o medición del pliegue nucal, consiste en medir -con ultrasonografía de alta resolución- un espacio anatómico, en la región de la nuca del bebé, en donde se acumula líquido de forma fisiológica y transitoria en esta etapa de la gestación (primer trimestre) que puede detectarse -y medirse- en el ultrasonido.

Este estudio se realiza en búsqueda de la posibilidad que el bebé tenga síndrome de Down (trisomía 21) y otros desórdenes que son causados por copias extras de cromosomas (trisomía 13 y trisomía 18), así como defectos congénitos del corazón.

El especialista mide el espacio claro o translúcido en este tejido que también se conoce como “sonolucencia o translucencia nucal” (TN). Todos los bebés tienen algo de líquido en la parte posterior de su cuello, pero los fetos que tienen un cromosoma extra tienen más cantidad de líquido en el llamado “pliegue nucal”.

El especialista mide el espacio claro o translúcido en este tejido que también se conoce como “sonolucencia o translucencia nucal” (TN)

¿Cuándo se debe de hacer?

El mejor momento para realizar el examen es entre las semanas 11 a 14 cuando la base del cráneo es todavía transparente. El momento es crucial porque conforme el bebé sigue creciendo, el pliegue se hace menos transparente.

Es en ese momento cuando se logra medir la TN y efectuar, en el 95% de los casos, una adecuada evaluación de la anatomía fetal.

¿Cómo se realiza este estudio?

Es importante que este estudio lo realice una persona especializada en ultrasonido de fetos certificado por la Fetal Ultrasound Foundation. Una medición correcta y confiable depende de la capacidad del operador adquirida con un entrenamiento apropiado.

La técnica de medición de la TN, desde su descripción inicial hasta el presente -con la mejoría de imágenes logradas por los equipos modernos y la experiencia mundial acumulada-, se ha ido modificando, de modo que se ha mejorado el protocolo de técnica de medición correcta.

Al presente, la técnica más aceptada y usada internacionalmente es la propuesta por la Fetal Medicine Foundation de Londres, (www.fetalmedicine.com), (es la organización que establece los estándares internacionales y suministra el software que permite al médico evaluar el riesgo) quienes han elaborado unas tablas con las medidas normales de la TN en embriones con una Longitud Embrionaria Máxima ( L.E.M.) alcanza los  45mm y no supera los 84 mm, lo que equivale a decir entre las semanas 11 y 14 del embarazo.

El equipo ecográfico que se utilizará en la ecografía de primer trimestre deberá disponer de la posibilidad de tomar medidas con una precisión de décimas de milímetros. El tiempo de exploración asignado en la programación debe ser de unos 15 minutos.

Como ya lo mencionamos, el especialista confirmará la edad de desarrollo del bebé midiéndolo desde la parte superior de la cabeza hasta las nalgas, para verificar que su tamaño es aproximadamente adecuado para su edad. Luego enfocará en la ecografía la zona del pliegue de la nuca del bebé y medirá su grosor.

Para medirlo, buscará que el bebé se coloque de costado de manera que pueda verse un corte longitudinal. Procede entonces a medir el espesor máximo de la translucencia subcutánea entre la piel y el tejido blando que recubre la columna cervical (la nuca).

Para medirlo, buscará que el bebé se coloque de costado de manera que pueda verse un corte longitudinal

Valores normales

Una cantidad normal de líquido en la nuca durante la ecografía significa que es muy improbable que su bebé tenga el síndrome de Down.

El grosor de la translucencia nucal aumenta con la edad gestacional, por lo que la importancia de su grosor está en relación con la longitud del feto. En términos generales una translucencia nucal inferior a 3 mm es normal en la mayoría de los casos.

  • Una medición normal a las 11 semanas es hasta de 2 mm.
  • Una medición normal a las 13 semanas, 6 días es hasta de 2.8 mm.

Es importante tener en cuenta, como ya lo mencionamos anteriormente, que no se trata de una prueba diagnóstica, sino que determinadas imágenes detectables por ecografía suelen ser indicadoras de anomalías cromosómicas o del desarrollo.

De tal manera que en esa misma ecografía, y si el especialista lo considera necesario, también se pueden evaluar otros factores como son:

El tamaño del hueso nasal. La valoración de la presencia o ausencia del hueso nasal del feto. Las personas afectas de un síndrome de Down tienen la cara aplanada y la nariz pequeña, lo que puede atribuirse a un retraso en el desarrollo del hueso nasal. En la exploración ecográfica esta alteración se expresa como la no visualización del hueso nasal en el primer trimestre o con un tamaño menor al que le corresponde en el segundo trimestre. El hueso nasal está ausente en el 60-70 % de los fetos afectos de trisomía 21, alrededor del 50% de fetos con trisomía 18 y en el 30% de los afectos de trisomía 13.

El tamaño de la nariz es una característica étnica y por ello en los fetos normales el hueso nasal puede estar ausente en el 1% de los caucásicos, 10% de los afrocaribeños y 7% de los asiáticos.

Este hallazgo también se utiliza como marcador ecográfico y requiere de una técnica específica para su observación.

Este hallazgo también se utiliza como marcador ecográfico y requiere de una técnica específica para su observación

Por último, recientemente se ha añadido un factor más a la evaluación del riesgo y se trata de la medición del flujo sanguíneo mediante una ecografía doppler (es una técnica ultrasonográfica que permite estudiar el flujo de los distintos vasos sanguíneos).

  • El estudio Doppler del ductus venoso. El ductus venoso es el vaso que transporta la sangre de la placenta al corazón fetal; cuando la onda del flujo de este vaso es patológica permite sospechar la presencia de alguna alteración cromosómica.

El ducto venoso es un vaso sanguíneo que lleva sangre oxigenada y nutrientes desde el cordón umbilical

  • Valoración de la insuficiencia tricuspídea con Doppler: La insuficiencia tricuspídea (la válvula tricúspide del corazón) es un hallazgo en el 65% de los fetos con trísomia 21 y en el 6% de los fetos cromosómicamente normales.
  • Valoración del ángulo frontomaxilofacial: El ángulo facial superior a 85º se encuentra aproximadamente en el 65% de los casos de fetos con trísomia 21 y en un 5% de los fetos con cromosomas sanos.

pliegue01

El marcador ecográfico más utilizado en el primer trimestre es la translucencia nucal, mientras que los demás marcadores suelen emplearse como marcadores de segunda línea, cuando la translucencia nucal está en valores límite o en gestaciones de muy alto riesgo de cromosomopatía.

¿Qué significan los resultados en la medición de la TN?

Los bebés con anomalías tienden a acumular más líquido en la parte posterior del cuello durante el primer trimestre, lo que hace que este espacio translúcido sea más grande.

La ciencia ha demostrado que, cualquier cantidad mayor a los 3.0 mm está asociada con posibles malformaciones genéticas. El Riesgo de anomalías aumenta con el aumento de espesor de la TN, si es de 3-4 mm el riesgo es del 10 %, si es de 4-6 mm el riesgo es de 40 %, si es de > 6mm el riesgo es de 80 %.

Se ha encontrado que la translucencia nucal está aumentada en más del 70% de los casos de Trisomía 21 (síndrome de Down), Trisomía 18 y Trisomía 13 y en otros problemas cromosómicos como síndrome de Turner (monosomía del X), las triploidías, 69XXX y 69XYY, Síndrome de Klinefelter y otros más. También se encontró asociación con la presencia de malformaciones vasculares o cardiacas, hernia diafragmática, alteraciones en el flujo linfático, síndromes genéticos y displasias óseas.

  • El riesgo es directamente proporcional a la medida de TN, es decir, a mayor espesor mayor riesgo y viceversa.
  • Durante el segundo trimestre la TN habitualmente disminuye. Su desaparición no implica cambios en el riesgo previamente determinado.

Teniendo en cuenta la medición del pliegue, tu edad y la edad de desarrollo del bebé, el doctor sabrá las probabilidades que existen de que el bebé tenga alguna alteración en los cromosomas. Los resultados se dan de acuerdo a un índice estadístico.

Por ejemplo, si en el momento del parto tienes 35 años, el riesgo medio que tiene tu bebé de tener síndrome de Down es de 1 en 300 aproximadamente. Esto significa que uno de cada 300 bebés que nazcan de mujeres de 35 años tendrá síndrome de Down.

Si tienes 35 años y la medición del pliegue de la nuca del bebé es la normal para su edad, el riesgo que corre el bebé es el mismo: 1 en 300. Si el pliegue es más grueso de lo normal tiene un riesgo más alto de sufrir alguna anomalía. Si el pliegue es más delgado que el promedio, su riesgo es menor.

Cribado (o tamiz) combinado o prueba triple de índice de riesgo prenatal del primer trimestre

Este cribado es el que obtiene los mejores resultados en el primer trimestre.

El triple screening es una prueba no invasiva realizada a través de una muestra de sangre de la madre que combina tres parámetros, de ahí su nombre (se le conoce también como “prueba triple” o “prueba de índice de riesgo prenatal del primer trimestre”).

Parámetros 1 y 2: Es un análisis bioquímico que se realiza entre la semana 11 y 13 de gestación que mide dos sustancias producidas por la placenta y el embrión, una proteína y una hormona: la proteína A del plasma sanguíneo asociada al embarazo (PAPP-A) y la subunidad beta libre de la gonadotropina coriónica humana (fßhCG).

El tercer parámetro es la medición del pliegue nucal que ha arrojado la ecografía.

Los datos obtenidos se meten en un programa especializado por computadora que permite, al ser comparados con los datos epidemiológicos que ya han sido estandarizados y otros datos relevantes como la edad de la madre, la raza, el peso y la edad gestacional, ajustar el cálculo del riesgo.

La prueba es una forma de detectar de forma precoz la posibilidad de que el bebé pueda tener alguna alteración cromosómica y ayuda a evitar amniocentesis innecesarias, sin embargo, al tratarse de una prueba que no arroja resultados absolutos, también puede convertirse en un arma de doble filo produciendo una angustia injustificada en la embarazada.

Resultados de la medición del pliegue nucal

Los resultados del triple screening arrojan el cálculo de un índice de riesgo basado en el Protocolo de la Fetal Medicine Foundation de Londres, aplicados en las mediciones de traslucencia nucal.

El punto de corte se sitúa en 1/270, es decir que cuando el resultado que arroja es inferior a 1/270, quiere decir que existen mayores posibilidades de que existan una alteración cromosómica, por el contrario, cuando arroja un resultado superior a 1/270, significa que existen menores posibilidades de que exista.
Cuando el resultado es inferior a 1/270 se recomienda proseguir con el estudio, o bien realizado una biopsia coriónica o una amniocentesis, las únicas pruebas prenatales que arrojan un diagnóstico 99% fiable de alteraciones cromosómicas. Sin embrago, la decisión de realizarse alguna de estas pruebas siempre es una elección final de la pareja, ya que son pruebas invasivas que no están exentas de riesgos.

¿Cuáles son los riesgos de la ecografía del pliegue nucal?

El principal riesgo es que el estudio lo haga un ultrasonografista no acreditado que no tenga claro el protocolo de medición exacta de la TN.

Es importante también que el especialista tome en cuenta los factores que pueden afectar este riesgo como son: la edad materna, la edad gestacional, un embarazo previo afectado y si es embarazo con técnica de reproducción asistida con donación de óvulos.

Igualmente tendrá que ajustar los valores por los efectos que puedan causar –en el cálculo del riesgo- determinadas circunstancias maternas como  por ejemplo el peso materno, grupos raciales o étnicos, el tabaquismo, la diabetes insulinodependiente, infecciones maternas, etc.

Ventajas adicionales

Aunque el principal propósito de la medición rutinaria de la TN es la detección precoz de trisomía 21, el hecho de realizar un estudio ultrasonográfico entre las 11 y 13 semanas 6 días de gestación, tiene grandes ventajas desde el punto de vista obstétrico.

En primer lugar, la medición de la longitud céfalo-caudal, permite establecer con seguridad la edad gestacional con un rango de error de aproximadamente 4 días.

Este examen se puede hacer más temprano en el embarazo que la amniocentesis (otro examen con el que se buscan anomalías congénitas). La traslucencia nucal se realiza generalmente entre las semanas 11 y 14 del embarazo.

El estudio confirma la viabilidad fetal en esta fecha y esto asegura un buen pronóstico de la gestación en el 95% de los casos. Debe recordarse que la gran mayoría de los abortos espontáneos en la especie humana ocurren antes de la semana 10, dentro de los cuales las aberraciones cromosómicas no-viables son responsables de un 50-60% de los casos.

Y finalmente, debido a la mejoría en la resolución y calidad de imagen de los equipos actualmente disponibles, es también factible realizar un estudio anatómico fetal para la detección de anomalías estructurales mayores, tales como anencefalia, onfalocele y problemas de los riñones y vías urinarias.

¿Cuáles son las desventajas de estas pruebas de detección?

Como todas las pruebas de detección, estas pruebas no pueden indicar con precisión si el bebé tiene alguna alteración en los cromosomas. En algunos casos llevan a intervenciones y preocupaciones innecesarias y en otros casos te dan una tranquilidad que puede no corresponder con la realidad.

La prueba de la Translucencia Nucal es una herramienta que se utiliza para tomar decisiones. Antes de que te la hagan habla con tu médico acerca de la necesidad de acudir con un genetista para que te den  consejo genético que te ayude a determinar cuáles son las pruebas genéticas que son correctas para ti.

Además, la prueba del pliegue nucal fetal no detecta anomalías en el tubo neural como la espina bífida y otros defectos.

¿Qué pasa si en el cribado se detecta que hay un riesgo incrementado de que el bebé tenga algún problema?

Si en el estudio se determina que el bebé tiene un riesgo incrementado de tener síndrome de Down, trisomía 13 o 18, esto NO necesariamente es definitivo.
Es importante que visites a un genetista quien te ayudará a revisar todos los datos y hablará contigo acerca de la posibilidad de realizar otros estudios como el de “vellosidades coriónicas” o la “amniocentesis”. Ambos son estudios diagnósticos que te dirán, con un 99% de seguridad,  si el bebé tiene una anormalidad cromosómica.

Igualmente, el fluido extra en la nuca del bebé (una translucencia nucal aumentada), se sabe que puede estar asociada con otros defectos al nacimiento como defectos congénitos del corazón o problemas del esqueleto.

Referencias

http://espanol.babycenter.com/a700391/prueba-de-translucencia-nucal#ixzz31jtqgg00
http://www.bebesymas.com/embarazo/que-es-la-medicion-del-pliegue-nucal
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/007561.htm
http://www.lagenetica.info/preguntas/pregunta44_2.html
http://www.fetalmedicine.com/old/fmf/FMF-spanish.pdf
http://www.medifet.com.mx/semana.html
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/007561.htm
http://americanpregnancy.org/prenataltesting/firstscreen.html
http://www.hopkinsmedicine.org/gynecology_obstetrics/pdfs/first_trimester_screening_patients.pdf
http://www.mountsinai.on.ca/care/pdmg/tests/nuchal

Aunque el principal propósito de la medición rutinaria de la TN es la detección precoz de trisomía 21, el hecho de realizar un estudio ultrasonográfico entre las 11 y 13 semanas 6 días de gestación, tiene grandes ventajas desde el punto de vista obstétrico.
En primer lugar, la medición de la longitud céfalo-caudal, permite establecer con seguridad la edad gestacional con un rango de error de aproximadamente 4 días.
En forma similar, la confirmación de viabilidad fetal en esta fecha asegura un buen pronóstico de la gestación en sobre el 95% de los casos. Debe recordarse que la gran mayoría de los abortos espontáneos en la especie humana ocurren antes de la semana 10, dentro de los cuales las aberraciones cromosómicas no-viables son responsables de un 50-60% de los casos.
Finalmente, debido a la mejoría en la resolución y calidad de imagen de los equipos actualmente disponibles, es también factible realizar un estudio anatómico fetal para la detección de anomalías estructurales mayores, tales como anencefalia, onfalocele y problemas de los riñones y vías urinarias.

¿Cuáles son las desventajas de estas pruebas de detección?

Como todas las pruebas de detección, estas pruebas no pueden indicar con precisión si el bebé tiene alguna alteración en los cromosomas. En algunos casos llevan a intervenciones y preocupaciones innecesarias y en otros casos te dan una tranquilidad que puede no corresponder con la realidad.
Además, la prueba del pliegue nucal fetal no detecta anomalías en el tubo neural como la espina bífida y otros defectos.

Durante, Embarazo, Semanas 13 - 24

Estreñimiento en el segundo trimestre

Definición

El estreñimiento es una condición en la cual la persona tiene defecaciones incómodas e infrecuentes. Normalmente, una persona se considera estreñida cuando las defecaciones resultan en el paso de cantidades pequeñas de heces duras y secas, generalmente menos de tres veces por semana.

Para el cuarto mes del embarazo, muchas mujeres notarán que el funcionamiento de su sistema digestivo se ha hecho más lento y están más molestas por la disminución de la frecuencia de las defecaciones y por su dureza.

¿Por qué el embarazo causa estreñimiento?

El embarazo es un estado en el que se dan numerosas alteraciones que afectan a la mayoría de los órganos, entre ellos el intestino. Estas alteraciones tienen como consecuencia una reducción de los movimientos peristálticos intestinales, encargados de permitir el avance de su contenido.

La aparición del estreñimiento durante la gestación puede deberse a cambios hormonales o al aumento del tamaño del feto. Una de las hormonas implicadas es la progesterona, causante de trastornos durante la digestión y de la debilidad que presenta la mujer embarazada para expulsar las heces.

Existe otra hormona llamada motilina encargada de estimular el movimiento del estómago y del intestino, cuyos niveles se encuentran disminuidos durante el embarazo. Esta escasa motilidad de los intestinos también puede aparecer como consecuencia de la presión del útero que está creciendo. Por esta razón los movimientos intestinales disminuyen para proteger al feto, provocando un retraso en el vaciado intestinal, lo que causa o acentúa el estreñimiento.

Otros factores como la falta de fibra en la dieta, la insuficiente ingesta de líquidos, el estrés o la existencia de hemorroides, también pueden provocar la aparición del estreñimiento durante el embarazo.

Síntomas de estreñimiento

  • Más de cuatro días entre una defecación y otra.
  • Las heces son duras y esto las hace más difíciles para que se muevan en el intestino.
  • Hay una sensación de que no se ha terminado de vaciar el intestino.
  • Si las heces son muy duras, pueden causar sangrado en el recto.
  • El estreñimiento puede ser causa de dolor en la parte baja del abdomen
  • En algunos casos un intestino constipado puede causar problemas en el momento del parto.

Tratamiento

Hay varias formas de ayudarte a mejorar el estreñimiento:

Comer una dieta rica en fibra: Llevar a cabo una dieta equilibrada que incluya una cantidad suficiente de fibra (de 25 a 30 gramos al día) es el modo más natural y eficaz de conseguir que los molestos síntomas del estreñimiento desaparezcan, o que al menos se hagan más leves. La fibra es muy importante porque empuja a los intestinos para que trabajen más y a la vez absorbe líquido lo que ayudará a que las heces no se endurezcan.

Por lo tanto, es aconsejable aumentar de forma progresiva la cantidad y frecuencia del consumo de alimentos ricos en fibra. Conviene tener presente que el aporte de fibra se ha de ir aumentando paulatinamente, para que el aparato digestivo se vaya adaptando y se eviten ciertas molestias intestinales como flatulencia o hinchazón.

  • La fibra está presente en alimentos de origen vegetal, por lo que está especialmente indicado el consumo de hortalizas y verduras, frutas frescas y desecadas, legumbres, cereales integrales y derivados y frutos secos. Como norma general se aconseja consumir todas las verduras y hortalizas excepto las flatulentas como alcachofas, col, coliflor, coles de Bruselas, pimiento, pepino, rábanos, cebolla, puerros… y todas las frutas excepto las astringentes como el membrillo, el pomelo, el plátano…, si bien, habrá que valorar la tolerancia individual, con el fin de no hacer la dieta más estricta de lo necesario. Conviene tomar las frutas frescas y con piel, sin olvidar lavarlas bien antes de consumirlas, y se aconseja tomar al menos una ensalada al día.
  • Es preferible que la pasta (macarrones, espaguetis…), el pan, las galletas y los cereales sean integrales en lugar de refinados, ya que estos últimos tienen un contenido en fibra notablemente inferior.
  • Resulta beneficioso limitar el consumo de arroz, ya que es un alimento astringente, y si se va a consumir es preferible hacerlo acompañado de verduras, en ensalada o combinado con legumbres. Estas últimas conviene prepararlas con verduras y hortalizas ya que los alimentos grasos con los que frecuentemente se cocinan como la morcilla, el tocino o el chorizo contribuye a empeorar la evacuación.

Tomar suficiente agua, si no se ingiere suficiente líquido en la dieta, el proceso digestivo se hace lento, no puede hacer su trabajo, las heces se endurecen y es difícil que se muevan.
No hay una regla específ
ica pero se recomienda beber un mínimo de 6 vasos de agua por día que puede ser tanto agua como infusiones suaves, caldos de verduras, zumos naturales (con pulpa)… Bebe tanta agua como desees. Suma y ten en cuenta que si no bebes suficiente líquido, cuando tu dieta es rica en fibra, puede empeorar el estreñimiento.

Prueba los siguientes remedios caseros:

  • tomar kiwi, zumo de naranja o ciruelas pasas rehidratadas en ayunas,
  • tomar café sólo o un vaso de agua tibia en ayunas,
  • tomar compota de manzana y ciruelas pasas por las mañanas,
  • añadir salvado de avena a los yogures,

Conviene comer despacio, masticar bien los alimentos, y ser regular con los horarios de las comidas.

Hacer ejercicio: Si se realiza ejercicio como caminar o nadar durante más o menos 30 minutos, se consigue fortalecer la musculatura intestinal que interviene en el reflejo de la defecación. Además este ejercicio ayudará en el momento del parto.

Durante el embarazo puedes caminar o nadar durante 20 a 30 minutos tres veces a la semana y esto te ayudará en tu digestión. Al mismo tiempo te sentirás mejor y prepararás tu cuerpo para el momento del parto. Una vida sedentaria puede empeorar este síntoma.

Si tu vitamina prenatal contiene una dosis alta de hierro (y no eres anémica), consulta con tu médico para ver si puedes tomar un suplemento con menos hierro.
Escucha a tu cuerpo y establece una rutina de horarios para ir al baño, nunca pospongas la ida al baño cuando tienes ganas de defecar. Es importante que además de llevar a cabo estas pautas dietéticas, se cree un buen hábito intestinal, teniendo un horario fijo para ir al baño, de modo que se consiga educar al intestino.

Habla con tu médico acerca de algunas otras medidas que puedas tomar si todo esto falla. Es probable que te llegue a recomendar algún laxante suave o un suplemento de fibra o un suavizante de heces fecales. Recuerda, nunca tomes un medicamento sin que te lo haya recetado tu médico.

¿Cuánto tiempo tendré este problema?

El estreñimiento es un problema que generalmente dura todo el embarazo e incluso, a veces, hasta después del parto. Si logras controlarlo desde el principio, te ahorrará mucho trabajo y te permitirá disfrutar del embarazo.

¿El estreñimiento puede ser un problema serio?

Generalmente no, aunque en ocasiones puede ser un síntoma de algún otro problema. Si tienes un estreñimiento severo que está acompañado de dolor abdominal y alterna con momentos de diarrea, o si las heces fecales vienen acompañadas de moco o de sangre, llama a tu médico de inmediato.

Igualmente si para defecar estás haciendo un gran esfuerzo, eso puede ser causa de hemorroides (venas inflamadas en la zona del ano). Las hemorroides son muy incómodas aunque rara vez causan problemas mayores y generalmente se desaparecen después del parto. Sin embargo, si el dolor es muy severo o hay sangrado, llama de inmediato a tu médico.

Referencias

https://espanol.babycenter.com/a700151/estre%C3%B1imiento-durante-el-embarazo
http://inatal.org/el-embarazo/los-sintomas/molestias-digestivas/219-el-estrenimiento-durante-el-embarazo.html
http://www.mapfre.es/salud/es/cinformativo/estrenimiento-embarazo.shtml
http://www.netdoctor.co.uk/health_advice/facts/constipationpreg.htm
http://www.mayoclinic.org/healthy-living/pregnancy-week-by-week/expert-answers/pregnancy-constipation/faq-20058550
http://www.nhs.uk/Conditions/Constipation/Pages/Treatment.aspx
http://www.motherisk.org/prof/updatesDetail.jsp?content_id=980

Medicamentos durante el embarazo
Durante, Embarazo, Semanas 13 - 24

Medicamentos durante el embarazo

Introducción

med1

La mayoría de las mujeres están concientes que, durante el embarazo, es necesario que se evite, lo más posible, tomar medicamentos.

El problema de los medicamentos es que las sustancias pueden cruzar la barrera de la placenta y entrar en el flujo sanguíneo del bebé. El efecto que esa sustancia tenga en el bebé en desarrollo depende de la sustancia misma y del trimestre en que es tomada.

En el segundo trimestre, la placenta ya está totalmente formada, el desarrollo de los órganos se ha logrado pero todavía hay medicamentos que pueden dañar al bebé en desarrollo porque pueden interferir en su capacidad de adaptación de la vida intrauterina a la vida fuera del útero.

¿Cómo afecta un medicamento al bebé en desarrollo?

El trimestre en el que se toma es muy importante. Algunos medicamentos pueden ser muy peligrosos en el primer trimestre pero se pueden tomar en el segundo o en el tercero y viceversa.El trimestre en el que se toma es muy importante

  • En el segundo trimestre los medicamentos pueden interferir con el desarrollo del sistema nervioso del bebé o con el crecimiento y desarrollo lo que podría provocar un bebé con bajo peso al nacer. Sin embargo, los expertos opinan que este es el trimestre más seguro para la administración de medicamentos.
  • Los medicamentos también pueden afectar indirectamente al bebé cuando interfieren con el medio ambiente dentro del útero. Algunos medicamentos pueden provocar contracciones, pueden disminuir el flujo sanguíneo que le llegue al bebé, mientras que otros pueden provocar un retraso en la labor de parto. Todo esto puede ser una amenaza para la salud y desarrollo del bebé.

Es importante que tu médico sepa todo lo que estás tomando

Tu médico siempre debe de saber los medicamentos que estás tomando, o que recientemente tomaste, incluyendo:

  • Medicinas que no requieren de receta médica
  • Medicinas que sí la requieren
  • Suplementos nutritivos como las vitaminas.
  • Productos Herbolarios.

Tu médico también debe saber si consumes algún tipo de droga ilícita, tabaco o alcohol sin importar si las consumes en eventos sociales únicamente.

¿Cómo sabemos cuáles medicamentos son seguros?

La respuesta a esto es que generalmente no lo sabemos. Las compañías farmacéuticas no hacen pruebas de sus medicamentos en mujeres embarazadas y como resultado de esto, hay muy pocos que se permita usarlos durante el embarazo.

La información que tienen los médicos viene de la experiencia práctica a través del tiempo. Cuando un medicamento ha sido utilizado, varios años, sin haber causado efectos adversos, se puede concluir que no es dañino. La información también llega de mujeres que han sido expuestas, en forma accidental, a algún medicamento durante el embarazo y por estudios con animales.

Existen productos cuyo uso durante el embarazo es completamente inocuo, como es el caso de las vitaminas, el calcio y el hierro. Otros, como la aspirina y algunos analgésicos, no siempre son dañinos para el embrión o feto. Sin embargo, un medicamento actúa en forma diferente en cada individuo, por lo que su uso deber ser restringido y vigilado por el médico.

No es recomendable tomar riesgos ante padecimientos triviales y recetar medicamentos al azar como pueden ser los antihistamínicos para una gripe común. Mientras menos medicamentos se consuman durante esta etapa del embarazo, el riesgo de daño al bebé será menor.

Muchos medicamentos traen una leyenda que informa acerca de uso durante el embarazo. Es importante leerla, aún cuando sea un medicamento recetado por tu médico.

Lista de medicamentos “seguros” durante el embarazo: muchos sitios o páginas de internet enlistan una serie de medicamentos que son “seguros” para tomar durante el embarazo. Pero la realidad es que existe muy poco conocimiento acerca del riesgo que tiene su uso durante el embarazo. No tomes decisiones basándote en estas listas, en vez de eso, llama a tu médico y pregúntale. Una simple conversación puede darte la seguridad que necesitas para tomar únicamente lo que sea necesario.

¿Cómo se clasifican los medicamentos de acuerdo al daño que pueden provocar en el embarazo?

La FDA (Food and Drug Administration) en Estados Unidos, ha clasificado los medicamentos de acuerdo a lo que se sabe del efecto que pueden causar en un bebé en desarrollo durante el embarazo.

  • Categoría A: Se han hecho estudios con las mujeres embarazadas. No existe riesgo conocido para el bebé.
  • Categoría B: Se han hecho estudios con animales embarazados pero no existen estudios en mujeres.
  • Categoría C: los estudios hechos en animales muestran algún riesgo pero no hay estudios realizados en mujeres embarazadas. Se desconoce el riesgo. Aunque muchos de ellos han sido utilizados sin problemas.
  • Categoría D: los estudios muestran que este medicamento puede dañar a un bebé en desarrollo durante el embarazo. Sin embargo, existen beneficios importantes para las madres que tienen una enfermedad seria. Tu médico te dirá los pros y contras de utilizar este medicamento.
  • Categoría X: los estudios han mostrado que estos medicamentos pueden dañar a un bebé en desarrollo durante el embarazo, entre ellas se encuentran: las hormonas usadas como anticonceptivos, el Accutane que se utiliza para el acné, el Coumadin, que se utiliza como anticoagulante, el Misoprostol que es un medicamento utilizado como tratamiento para las úlceras, algunas vacunas de virus vivos.

¿Qué tanto daño puede hacer un medicamento en este trimestre?

El grado del daño depende de los siguientes factores

  • El tipo de medicamento.
  • Cómo se usó el medicamento: inyectado en la vena o en el músculo, inhalado, por vía vaginal, por la boca.
  • La dosis (la cantidad).
  • Con qué frecuencia se toma.
  • Si el medicamento se tomó solo o en combinación con otras medicinas.
  • La respuesta individual del bebé en desarrollo a la sustancia del o los medicamentos.
  • Otros factores como el estado de salud de la madre, sus cuidados prenatales, la dieta que consume.

Entonces, ¿si estoy enferma no puedo tomar nada?

Una embarazada puede enfermarse como cualquier ser humano y sufrir problemas relacionados justamente con su embarazo como puede ser el estreñimiento y la acidez estomacal o puede adquirir alguna enfermedad más seria que complique su embarazo.

Cuando una embarazada contrae una enfermedad que requiere tratamiento, su médico debe elegir el medicamento que tendrá menos repercusiones o ninguna en el feto, a esto se le llama “Análisis del riesgo-beneficio del uso de Medicamentos”. Esto implica que cuando el uso de medicamentos es necesario para controlar o combatir la pérdida de salud, resulta razonable correr el riesgo de usar un medicamento para controlar una enfermedad, pues no hacerlo puede ocasionar más daño al feto o al embrión, como es el caso de una infección urinaria o vaginal.

Una vez que se inicia el tratamiento, es muy importante que tomes en cuenta que NO debes de suspender o cambiar las dosis de los medicamentos prescritos por tu médico sin su conocimiento y consentimiento.

Algunos de estos medicamentos los tendrás que tomar por un periodo corto de tiempo, por ejemplo los antibióticos, pero otros, por ejemplo los medicamentos para la diabetes o para la presión arterial, los tendrás que tomar constantemente quizás hasta el final del embarazo.

Las medicinas que son necesarias durante el embarazo

Como ya lo mencionamos, la buena salud de la madre es vital, para asegurar la salud, el crecimiento y el desarrollo del bebé antes de nacer. Las mujeres que tienen problemas de salud preexistentes (desde antes de embarazarse) como asma, diabetes, epilepsia, etc., deben de continuar con su tratamiento durante el embarazo, con los medicamentos apropiados que su médico le indique ya que suspenderlos pondría en riesgo su salud y, por lo tanto, la de su bebé, por ejemplo:

  • Si tienes asma y dejas de tomar tu medicamento, existe el riesgo de retrasar el crecimiento de tu bebé durante el embarazo.
  • Si tienes epilepsia y suspendes los medicamentos antiepilépticos, incrementas el riesgo de sufrir una convulsión y tener complicaciones en tu embarazo y daños al bebé.
  • Una diabetes no controlada, incrementa el riesgo de salud para su bebé en desarrollo.

Tu médico elegirá el medicamento que mejor cumpla con sus objetivos y que sea menos dañino para el embarazo. En algunos casos será necesario revisar el riesgo-beneficio de algún medicamento que se esté considerando y el médico tendrá que explicarte claramente esta circunstancia.

  • Poorly managed maternal diabetes increases the health risk for the unborn baby.
    Without treatment with prescribed drugs, the health and welfare of both the mother and her unborn baby could be at increased risk. Discuss any concerns with your doctor or midwife.

La Medicina Alternativa: Los Productos Herbolarios

Muchas mujeres creen en el poder curativo de lo natural para aliviar las molestias de la náusea, el dolor de espalda y otras molestias del embarazo, pero muchos de los productos llamados naturales no han sido probados en cuanto a la seguridad de su consumo y a su efectividad en las mujeres embarazadas.

Algunos de ellos pueden contener agentes que te pueden dañar a ti o a tu bebé o provocar problemas a tu embarazo. De ahí la importancia de verificar con tu medico, si puedes hacer usos de la medicina alternativa. El médico no te recomendará un producto o un tratamiento hasta que no hayan sido aprobados en seguridad y en beneficio en las mujeres embarazadas.

Aspectos que debes de recordar

  • La mayoría de las mujeres toman algún tipo de medicamento durante el embarazo, generalmente sin saber el daño potencial que le pueda causar.
  • La embarazada que tiene alguna enfermedad crónica, (asma, epilepsia, diabetes, debe continuar durante el embarazo, con los medicamentos permitidos y ordenados por su médico.
  • No tomes medicamentos que le hayan prescrito a otra persona
  • No suspendas el tratamiento que tu médico indicó.
  • Aún los medicamentos sencillos como una aspirina, una jarabe para la tos, un laxante, gotas para la nariz, algo para la gripe, un antiácido, no los consumas si no le preguntas antes a tu médico si son seguros.
  • Informa a tu médico si tomaste antes del embarazo, o todavía tomas, algún producto herbolario
  • Si consumes drogas ilícitas, alcohol o tabaco, aún si lo haces socialmente, debes de informar a tu médico.
  • Avisa de inmediato a tu médico si llegas a presentar cualquier reacción anormal, después de haber tomado el medicamento que él te prescribió.
  • El uso de medicamentos en el embarazo tiene riesgos que deben ser asumidos principalmente por el médico que los prescribe pero también por la madre que los consume.
  • Nunca te automediques.

Referencias

https://www.geosalud.com/embarazo/medicamentos.htm
http://womenshealth.gov/
http://www.embarazada.com/articulo/los-riesgos-de-consumir-medicamentos-en-el-embarazo
http://www.netdoctor.co.uk/health_advice/facts/medicinesinpregnancy.htm
http://www.netmoms.es/revista/embarazo/que-evitar-en-el-embarazo/medicamentos-en-el-embarazo/
http://familydoctor.org/familydoctor/es/drugs-procedures-devices/over-the-counter/otc-medicines-and-pregnancy.html
http://www.cdc.gov/pregnancy/meds/
https://www.womenshealth.gov/publications/our-publications/fact-sheet/pregnancy-medicines.html
http://www.betterhealth.vic.gov.au/bhcv2/bhcarticles.nsf/pages/Birth_defects_and_drugs
http://www.marchofdimes.com/pregnancy/drugs-herbs-and-dietary-supplements.aspx

Durante, Semanas 13 - 24

Estilo de Vida Saludable

El embarazo  tiene un impacto en casi todos los aspectos de la vida diaria de la embarazada; es el momento más especial para seguir una vida saludable en la que evitemos todo aquello que en esta etapa pueda dañar el crecimiento del bebé.

El segundo trimestre del embarazo es sumamente importante para su desarrollo. Puedes continuar con lo que ya habías iniciado en el primer trimestre o iniciar ahora, todavía estás muy a tiempo.

Cambia tus hábitos

Deja de Fumar: el humo del cigarro contiene más de 2,500 químicos, incluyendo los compuestos de monóxido de carbono, nicotina, ácido cianhidrico, etc. La mayoría de estos, cruza la barrera placentaria y circula en la sangre del bebé.
Se ha asociado al cigarrillo con un número variado de complicaciones del embarazo, entre ellas podemos hablar de las siguientes:

  1. Fumar en las primeras etapas del embarazo aumenta las posibilidades de tener un embarazo ectópico (el bebé se implanta afuera del útero: en las trompas o en cualquier otro lugar anormal), o tener un aborto.
  2. El cigarro también aumenta al doble las posibilidades de tener alguna complicación placentaria. Estas pueden ser: placenta previa, cuando la placenta se implanta muy abajo en el útero y cubre parte del cuello o desprendimiento prematuro, cuando la placenta se separa prematuramente del útero antes del parto. Ambas pueden ser situaciones graves de riesgo para la madre y para el bebé.
  3. Se duplica el riesgo de tener un bebé con bajo peso al nacer, lo cual puede ser resultado de un crecimiento intrauterino lento, de un parto antes de término o de una combinación de ambos.

No ingieras bebidas alcohólicas: tomar bebidas alcohólicas durante el embarazo es causa de defectos físicos y mentales al nacimiento. Aunque muchas mujeres saben que tomar bebidas alcohólicas en grandes cantidades puede dañar al bebé, muy pocas se dan cuenta de que hacerlo en forma moderada o incluso en pequeñas cantidades, también puede dañar al bebé.

  • Cuando una mujer embarazada bebe, el alcohol pasa rápidamente, a través de la placenta, hasta el cuerpo en desarrollo del bebé, el cual es incapaz de metabolizar esas cantidades de alcohol. Como resultado, el nivel de alcohol en la sangre del bebé es más elevado que el de la madre y puede permanecer así durante un período mayor. Esto puede ser la causa de algún daño permanente.

Drogas: con el uso de la cocaína en esta etapa del embarazo, se tiene el riesgo, seis veces mayor, de tener un bebé con bajo peso al nacer.

No convivas con animales: evita limpiar la caja de arena de los gatos y el contacto cercano con estos animales. Pueden transmitir el toxoplasma, que es un parásito causante de la Toxoplasmosis, enfermedad que favorece el aborto o el nacimiento de niños con problemas del sistema nervioso central.

No realices trabajos pesados: pueden ser causa de aborto.

Es importante que tomes también en cuenta

  • Radiación: evita la exposición a los Rayos X. Aunque la mayoría de los consultorios dentales tienen unos aparatos con una radiación muy baja, es mejor evitar cualquier radiación innecesaria. No te olvides de avisar al técnico que estás embarazada para que te ponga un delantal de plomo que proteja tu abdomen.
  • Aparatos electrónicos: La radiación de los aparatos electrónicos: hornos de microondas, videocaseteras, computadoras, etc. Aunque se ha descartado que estos aparatos emitan algún tipo de radiación, se sabe que emiten otro tipo de energía llamada campo electromagnético, el cual pudiera tener un efecto potencialmente dañino que NO ha sido demostrado. Se recomienda no acercarse a una distancia menor de 1 metro. Las cobijas eléctricas y los calentadores de cama pueden usarse para calentar la cama, pero es mejor apagarlas cuando se mete para evitar el sobrecalentamiento ya que se sabe que la elevación excesiva de la temperatura basal de la madre puede causar partos prematuros o defectos al nacimiento.
  • Vapores de pesticidas, limpiadores caseros y pintura: pueden ser dañinos para el bebé en desarrollo, especialmente en el primer trimestre. Mientras que esté embarazada trate de usar limpiadores que no tienen químicos y si no puede evitarlos entonces use guantes y ventile el área de trabajo tratando de no respirar los vapores.
  • Tintes de pelo y permanentes: Mientras que los tintes no se ha comprobado que causen ningún problema, se debe evitar el uso de permanentes porque no se ha comprobado si dañan o no al feto en desarrollo.
  • Estrés: existen dos fuentes principales de estrés en la mujer embarazada: los cambios corporales y emocionales secundarios a los cambios hormonales propios de la gestación y la tensión de la mujer que trabaja, dentro y fuera de casa, por mantener su nivel de desempeño. Los niveles altos de estrés durante el embarazo pueden incrementar el riesgo de parto prematuro, peso bajo al nacer y probable aborto.

Para disminuir el estrés es necesario dormir lo suficiente y tener períodos de reposo.

Aumento de peso

Mantén un peso saludable a lo largo del embarazo. Durante este trimestre, intenta ganar el peso recomendado para tu talla.

Preparación de alimentos

Pregunta cuáles son los alimentos que No debes comer durante el embarazo. Entre ellos se incluyen alimentos que contengan bacterias que puedan dañar al bebé en desarrollo como por ejemplo, ciertos tipos de pescado que tienen un contenido alto de mercurio y alimentos que pueden ser causa de alergias en el bebé.

  • Debes ser muy cuidadosa cuando prepares la comida y manejes carne cruda ya que también por este medio se puede adquirir la Toxoplasmosis.
  • Deben lavarse las manos, los utensilios, las superficies de la cocina con agua y jabón después de que haya manejado carne cruda.
  • Refrigera bien la comida.

El ejercicio

Hace no mucho tiempo los doctores solían decir a las mujeres embarazadas que estuvieran lo más tranquilas posibles En estos días sabemos que permanecer activa durante este estado te ayuda a sentir mejor, a manejar el estrés e incluso a prevenir complicaciones del embarazo como la diabetes gestacional.

Si no has estado siguiendo una rutina regular de ejercicios, te recomiendamos empezar con un programa de caminatas durante el embarazo. Sólo asegúrate de discutirlo primero con tu doctor.

No tomes medicamentos sin consultar con tu médico

Siempre pregunta a tu médico acerca de la seguridad de cualquier medicamento que te hayan recetado anteriormente y de los medicamentos o suplementos que acostumbrabas tomar.

Trabajo

Si trabajas durante el embarazo, asegúrate que no estás poniendo en riesgo la salud de tu bebé. Los trabajos donde tienes contacto con sustancias químicas, rayos X o carga de objetos pesados, no son adecuados para este momento. Procura tomarte unos momentos de descanso durante el día y cuando llegues a tu casa.

Referencias

Hemorroides en el Embarazo
Durante, Embarazo, Semanas 13 - 24

Hemorroides en el Embarazo

¿Qué son las hemorroides?

Es la inflamación y dilatación de los vasos sanguíneos que se encuentran dentro y alrededor del ano y en la parte baja del recto (la última parte del intestino grueso) que se hinchan y alargan por la presión ejercida en esa zona.

El ano es el esfínter de salida del tubo digestivo y está formado por dos músculos circulares. Por el interior y atravesando los músculos existe un entramado de venas que pueden dilatarse si se produce un aumento de la presión abdominal o las heces se acumulan en el recto (estreñimiento).

Si este aumento de presión es transitorio, las venas recobran su forma original una vez resuelta la causa. Sin embargo, si el aumento de presión es repetido y frecuente, o prolongado, las venas acaban por dilatarse y deformarse, proyectándose hacia el interior del canal anal, dando lugar a las hemorroides.

Mientras su tamaño es pequeño pueden pasar desapercibidas, sin dar síntomas. No obstante, a medida que aumentan de tamaño su presencia y sus efectos son cada vez más notorios.

Las hemorroides son muy similares a las várices de las piernas y pueden tener desde el tamaño de una pasa hasta el de una aceituna. Pueden provocar solamente comezón o incluso hasta dolor y algunas veces se llegan a romper y sangran.

Las hemorroides pueden estar dentro del ano (hemorroides internas), o bajo la piel alrededor del ano (hemorroides externas). Las internas pueden salir, a través del ano, hacia el exterior del cuerpo y a esto se le llama protrusión hemorroidal.

Clasificación

Las hemorroides pueden ser

  • Externas cuando se localizan en la apertura del ano y generalmente no requieren de tratamiento médico a menos de que se forme un coágulo en alguna de las venitas. Pueden provocar comezón o dolor y algunas veces sangran. Tú misma las puedes sentir como bultos.
  • Internas cuando se localizan en el canal anal. Generalmente no son dolorosas, aunque pueden provocar ardor y comezón y sangrar. Pueden salir hacia el exterior  (a esto se le llama “prolapso hemorroidal) y se miden por severidad en cuatro grados:
    • Primer grado: sangra, pero no se sale del canal anal.
    • Sale durante los movimientos intestinales y evacuaciones pero se regresa sola. Puede dar ligeros sangrados.
    • Tercer grado: se sale del canal anal y solamente regresa con ayuda manual. Sangra ligeramente.
  • First degree: Will bleed but do not protrude from the anus.
  • Second degree: Will protrude on their own during a bowel movement and then go back into place. May bleed slightly.
  • Third degree: Will protrude and must be put back into place with assistance.
  • Fourth degree: Will protrude, can’t be put back into place, and contain blood clots

Síntomas

Los principales síntomas que pueden producir son:

  • Sangrado: en forma de sangre roja, generalmente en pequeñas cantidades manchando las heces o el papel higiénico.
  • Dolor: especialmente durante la dilatación anal para la deposición de las heces. Este dolor puede ser agudo e intenso durante la defecación o sórdido, profundo y continuo.
  • Prolapso venoso: las venas dilatadas “salen” a través del ano, siendo visibles. No es imprescindible que las hemorroides sean visibles para que se produzca el resto de la sintomatología.
  • Prurito (comezón) o ardor continuo, muy violento.
  • Tenesmo rectal: sensación permanente de necesidad de defecuar o evacuar.
  • Pueden formarse también fístulas o abscesos.

Estos síntomas hacen que la persona afectada con hemorroides evite hasta donde pueda la defecación. Se favorece así el estreñimiento que es el principal factor causante de las hemorroides, de modo que se cierra un círculo vicioso que cada vez complica más el cuadro.

De ahí la importancia de intentar evitar el estreñimiento durante el embarazo para reducir la aparición de las hemorroides o limitar su gravedad.

Factores que predisponen

Aunque básicamente son dos los factores que predisponen a la aparición de hemorroides: estar sentado o de pie durante muchas horas al día y la herencia genética; existen otros muchos que influyen de manera determinante en su manifestación antes o después en el tiempo y en la gravedad del trastorno.

Uno de los más importantes es el incremento de la presión dentro del abdomen. Es el caso del embarazo, la obesidad, el uso continuado de ropa ceñida o las situaciones en las que se produce una contracción intensa y continuada de los músculos abdominales como puede ser un esfuerzo físico prolongado e incluso, y curiosamente, los estornudos y la tos persistente.

Por último, otro factor determinante es el estreñimiento que, además de aumentar la presión abdominal, irrita y debilita los tejidos de sostén de las venas hemorroidales. El esfuerzo exagerado para expulsar la materia fecal aumenta la presión en los vasos sanguíneos  de esa zona y la inflamación es el resultado del esfuerzo para evacuar el intestino. En algunas ocasiones esta presión hace que los vasos sanguíneos se rompan.

  • Cuando hay estreñimiento las deposiciones son más duras y friccionan intensamente la superficie del conducto anal que se irrita, inflama y debilita. La constipación o estreñimiento es un problema común en el embarazo que puede agravar el de las hemorroides.
    • A esto hay que agregarle que uno de los efectos de la hormona progesterona, que se encuentra muy elevada durante el embarazo, es el de relajar las paredes de las venas y esto permite que se inflamen más fácilmente. La progesterona también contribuye al estreñimiento porque ralentiza los movimientos de tus intestinos.

Hemorroides en el embarazo

Las hemorroides (también llamadas “almorranas”), son bastante comunes durante el embarazo,  pueden presentarse desde el segundo trimestre pero son más frecuentes  durante el tercer trimestre. Algunas mujeres las tienen por primera vez cuando están embarazadas, y en caso de que hayas tenido hemorroides antes del embarazo, es muy probable que ahora te vuelvan a salir.

Igualmente se pueden desarrollar durante la segunda parte de la labor de parto cuando ya estás pujando para ayudar a salir al bebé. De cualquier manera, generalmente se desaparecerán solas, o con la ayuda de unas simples medidas, después del parto.

¿Son peligrosas?

No. Las hemorroides generalmente no son peligrosas. En la mayoría de los casos los síntomas durarán unos cuantos días y no todas las personas tienen molestias.

¿Por qué son más comunes durante el embarazo?

Por distintas razones, el embarazo te vuelve más propenso a las hemorroides y a las várices en las piernas e incluso, algunas veces, en la vulva. Esto se debe a que el útero en crecimiento ejerce presión sobre las venas de la pelvis y la vena cava inferior, una vena grande en el lado derecho del cuerpo que lleva la sangre desde las extremidades inferiores hacia el corazón.

Como consecuencia, el regreso de la sangre desde la mitad inferior de tu cuerpo puede ser más lento, lo cual aumenta la presión sobre las venas debajo del útero y hace que se dilaten o ensanchen más.

El estreñimiento, otro problema común durante el embarazo, también puede producir o agravar las hemorroides. Esto se debe a que cuando tienes dificultades para mover el vientre es normal que intentes hacer fuerza y cuando haces fuerza es más fácil que te salgan hemorroides.

Asimismo, un incremento de la hormona progesterona durante el embarazo hace que se relajen las paredes de las venas y es por eso que se hinchan con mayor facilidad. La progesterona también contribuye al estreñimiento al hacer más lento el movimiento en el conducto intestinal.

Diagnóstico

El medico hará una revisión del ano y del recto buscando vasos sanguíneos inflamados y alargados. Hará un examen digital del recto y probablemente utilizará un anoscopio o proctoscopio para verificar internamente el recto en su totalidad.

Tratamiento

¿Qué puedo hacer para sentirme mejor?

El tratamiento médico de las hemorroides se inicia tratando de mejorar los síntomas:

  • Asientos de agua tibia. Coloca una bandeja o tina de plástico sobre el escusado para que puedas sumergir la zona rectal y simplemente sentarte un momento a permitir que el agua tibia te disminuya las molestias.
  • Puedes agregarle bicarbonato y hamamelis o lavanda que ayudan a disminuir la inflamación.
  • Puedes aplicarlo varias veces al día y esto ayudará a disminuir las molestias y el dolor. Algunas mujeres prefieren ponerse compresas heladas de agua con hamamelis.
  • Trata de alternar los tratamientos calientes con los fríos, empieza con los fríos.
  • Después de evacuar, limpia la zona afectada, cuidadosamente pero por completo, con papel higiénico blanco, suave y sin perfume, dado que produce menos irritación que sus variantes perfumadas y de color.
    • Algunas mujeres prefieren hacerlo con toallitas prehumedecidas hechas especialmente para gente con hemorroides.
  • Uso externo de una crema hemorroidal. Pregunta a tu médico cuál es la más conveniente antes de tratar alguno. La mayoría de estos productos sólo deben usar por un periodo corto ya que el uso continuado produce más inflamación.
  • Incrementa la fibra y los líquidos para suavizar la material fecal.
  • Evita los alimentos muy sazonados y el consumo de alcohol.

En algunos casos, será necesaria la cirugía. El médico destruirá todo este tejido hemorroidal.

¿Cuándo debo llamar al médico?

Si todas estas medidas no ayudan, sigues con dolor o tienes sangrado, llama de inmediato a tu médico.
La mayoría de las veces, te sentirás mejor después del parto pero en algunas ocasiones será necesario que veas a un especialista que te ayude a disminuir las hemorroides. Es raro que se requiera de cirugía para corregir el problema.

Prevención

¿Cómo puedo evitar las hemorroides?

Las hemorroides no pueden prevenirse, pero puedes minimizar algunos factores de riesgo, evitando el estreñimiento, comiendo una dieta saludable con fibra.

La Asociación Americana del Embarazo también sugiere:

  • Hidrátate bien y bebe suficientes líquidos.
  • Come frutas y vegetales
  • Que tu dieta sea alta en fibra ya sea porque ingieres hasta 20 gramos de fibra en tu dieta o con la ayuda de suplementos de fibra. Acompaña esto con algo de ejercicio, incluso puede ser una caminata de 30 minutos a buen paso.
  • No te detengas cuando sientas ganas de ir al baño, trata de no hacer mucho esfuerzo y no te quedes sentada ya que pones presión sobre el área.
  • Haz los ejercicios de Kegel diariamente para mejorar la circulación en el área rectal y fortalecer los músculos alrededor del ano. Esto, además de ayudarte a disminuir las posibilidades de que tengas hemorroides, te ayudará a fortalecer también los músculos alrededor de la vagina y de la uretra lo cual es muy conveniente para el parto y para la recuperación posterior.
  • Evita estar sentada o parada por periodos largos de tiempo. Si tu trabajo te exige que estés sentada, levántate a ratos y camina por unos minutos. En tu casa, acuéstate del lado izquierdo cuando vayas a dormir, leer, o cuando veas televisión. De esta manera quitas la presión de las venas rectales y ayudas a mejorar el regreso de la sangre venosa de la parte baja de tu organismo, al corazón.

Referencias

http://espanol.babycenter.com/a700187/-hemorroides-durante-el-embarazo
http://nacersano.marchofdimes.com/embarazo/hemorroides.aspx
http://www.sanitas.es/sanitas/seguros/es/particulares/biblioteca-de-salud/embarazo-maternidad/posparto/sin012074wr.html
http://www.mayoclinic.org/healthy-living/pregnancy-week-by-week/expert-answers/hemorrhoids-during-pregnancy/faq-20058149
http://www.babyzone.com/pregnancy/prenatal-care/managing-hemorrhoids-during-pregnancy_71309
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2278306/
http://americanpregnancy.org/pregnancyhealth/hemorrhoids.html

Dolor de Espalda durante el Embarazo
Durante, Embarazo, Semanas 13 - 24

Dolor de Espalda durante el Embarazo

Si padeces de dolor de espalda, no te preocupes. Alrededor de un 75 por ciento de mujeres embarazadas sufren de dolor de espalda. Es común que el dolor se presente en los últimos meses de embarazo o que se intensifique a medida que progresa el embarazo.

des01

El dolor podría incluso continuar después de que nazca el bebé, pero no te preocupes, que es muy probable que desaparezca en unos meses.

¿Qué me produce el dolor de espalda?

Es muy probable que tu dolor de espalda se deba al útero en crecimiento y a los cambios hormonales que estás experimentando.

El útero en expansión desplaza el centro de gravedad y estira y debilita los músculos abdominales, lo que hace que tu postura cambie y tu espalda se vea sometida a una presión adicional. El peso extra que estás llevando significa más trabajo para tus músculos y mayor estrés para tus articulaciones y esto explica por qué puede ser que sientas que el dolor de espalda empeora al final del día. Además, el útero también puede ejercer presión sobre un nervio.

Por otra parte, los cambios hormonales del embarazo distienden las articulaciones y los ligamentos que conectan los huesos pélvicos a la columna vertebral. Esto puede hacer que te sientas menos estable y tengas dolor al caminar, estar de pie o sentada por periodos de tiempo prolongados, al darte vuelta en la cama, al levantarte de un sillón bajo, salir de la tina (bañera), agacharte, o levantar objetos.

¿Qué clase de dolores son comunes en la parte baja de la espalda durante el embarazo?

Existen tres clases de dolor de espalda relacionado con el embarazo:

  • Dolor de cintura o un poco más arriba (dolor lumbar) cuando te paras, te sientas o cuando te acuestas. También se puede irradiar a las piernas.
    • Permanecer sentada o de pie durante periodos de tiempo prolongados y levantar objetos hacen por lo general que el dolor empeore, y éste tiende a ser más intenso al final del día
  • El dolor en la parte posterior de la pelvis y en la parte profunda de los glúteos.
    • Se siente más abajo que el dolor lumbar. Se puede sentir muy adentro de las nalgas, en una o ambas, o en la parte trasera de los muslos. Es posible que se desencadene a raíz de ciertas actividades tales como caminar, subir escaleras, entrar o salir de la tina, sentarse o levantarse de un sillón bajo, darse vuelta en la cama, girar el cuerpo y levantar cosas.
    • Las posiciones en que flexionas las caderas — como cuando te sientas en una silla o te inclinas hacia adelante mientras trabajas sentada en el escritorio — pueden empeorar el dolor pélvico posterior. Las mujeres con dolor pélvico posterior están también más predispuestas a tener dolor en el hueso púbico.

Algunas mujeres tienen síntomas de ambos tipos de dolor.

Semana 14 a 25

Los ligamentos que sostienen tu abdomen se han vuelto más elásticos y las articulaciones entre los huesos que forman la pelvis se han debilitado y suavizado. Además, la parte baja de tu columna vertebral se empieza a curvar hacia atrás para ayudarte en el equilibrio y que no te caigas de frente.

Todos estos cambios en conjunto pueden empezar a causarte dolor en la parte baja de tu espalda. Este dolor generalmente empieza entre el cuarto y séptimo mes del embarazo.

Puede ser una pequeña molestia o, si ya tenías problemas en la espalda desde antes de embarazarte, puede convertirse en algo que te impida realizar tus actividades diarias.

Semana 25 a 28

Los ligamentos que conectan los huesos de la pelvis a la columna, se hacen cada vez más elásticos porque ya se están preparando para que la pelvis se expanda en el momento del parto y el bebé pueda salir.

Las articulaciones en los huesos de la pelvis suelen doler porque no están acostumbradas a esta elasticidad y el dolor se puede presentar al frente en la parte media (pubis) y a los lados de tu línea media de la espalda.

Si hasta el momento no has tenido ninguna molestia en la espalda, es probable que se te presente en este mes.

En estas semanas has cambiado tu centro de gravedad y ajustas tu postura y la forma de moverte.  Tu columna vertebral se ha curvado aún más para compensar este cambio, si no lo hicieras, te caerías de panza, pero esto causa un esfuerzo en los músculos y ligamentos que pueden causar dolor.

¿Qué puedo hacer para evitar el dolor de espalda?

Para proteger tu espalda de malas posturas, esfuerzo innecesario y daños que causen dolor, te sugerimos lo siguiente:

  • Evitar el reposo salvo que sea necesario por motivos médicos.
  • Postura. Presta atención a tu postura. Trata de mantener las caderas hacia adelante y la espalda recta. No camines arqueando la espalda ni sacando la panza.
    • Aprieta tus nalgas, hecha tus hombros para atrás y hacia abajo y párate derecha. Fíjate en cómo te paras, cómo te sientas y cómo te mueves.
  • Pararse. Evita en lo posible pasar mucho tiempo de pie, cambia de posición constantemente. Si tienes que estar parada durante un tiempo largo, descansa un pie sobre un banquito o caja (libro o lo que sea). Así aliviarás la tensión en la espalda.
  • Levantar objetos. Evita levantar objetos pesados o niños porque significa aun más esfuerzo para la espalda. Si tienes que levantar algo del piso, flexiona las rodillas, levanta poniendo la fuerza en tus piernas y no en tu espalda y mantén la espalda recta.
    • Divide el peso de los artículos que transportas. Una bolsa de compras en cada mano con la mitad del peso es mucho mejor que la presión dispareja que ejerce sobre la espalda una sola bolsa más pesada.
  • Calzado. Usa zapatos de tacón bajo con buen apoyo en el arco del pie. Evita usar zapatos de tacón alto porque ponen presión sobre los músculos de la cintura.
  • Agacharse y estirarse. Ten a mano las cosas que necesitas para que no debas agacharte ni estirarte para alcanzarlas. Recuerda que es más fácil perder el equilibrio cuando estás embarazada.
  • Sentarse. Siéntate en sillas que tengan buen apoyo para la espalda. Coloca una almohada pequeña detrás de la cintura para que tengas más apoyo cuando estés sentada. Si tienes que estar sentada por mucho tiempo, trata de levantarse cuando menos cada hora.
  • Dormir. El mejor apoyo para la espalda es un colchón firme más que uno blando. Si tu colchón es demasiado blando, coloca una tabla entre el colchón y la base. Duerme de costado en lugar de dormir boca arriba. Coloca una almohada entre las piernas cuando te acuestes de costado. La almohada te ayudará a mantener recta la columna vertebral y te dará más apoyo a la espalda.
    • A medida que avance el embarazo, usa otra almohada o un almohadón en forma de cuña para sostener el abdomen.
  • Agacharse y estirarse. Ten a mano las cosas que necesitas para que no debas agacharte ni estirarte para alcanzarlas. Recuerda que es más fácil perder el equilibrio cuando estás embarazada.
  • Apoyo. Usa pantalones de embarazo con una banda ancha de elástico que caiga debajo de la curva de la panza. Esa banda te ayudará a sostener el peso extra. También hay fajas especiales de apoyo abdominal que te brindan ese tipo de soporte lumbar. Puedes conseguirlas en tiendas de ropa para embarazadas.
  • Alivio del dolor. Por lo general no conviene tomar medicamentos para aliviar el dolor de espalda durante el embarazo. Antes de tomar cualquier tipo de remedio, consulta con tu médico. Puedes aliviar el dolor de espalda con una almohadilla térmica, una bolsa de agua caliente o compresas frías.
    • Aprende técnicas de relajación. Te pueden ayudar a sobrellevar las molestias y pueden resultarte especialmente útiles a la hora de acostarte, si es que el dolor de espalda es una de las cosas que te dificultan el sueño.
  • Ejercicios. Puedes hacer algunos ejercicios para fortalecer y estirar los músculos de la espalda. Eso te ayudará a mejorar la postura y fortalecer los músculos abdominales en preparación para el parto. No olvides consultar con tu médico qué ejercicios son buenos para ti y cuánto tiempo puedes mantener el programa de actividad física.
    • Mantenerte activa durante el embarazo puede ayudar a aliviar el dolor de espalda. Los ejercicios acuáticos y las salidas a caminar se pueden hacer sin riesgo durante el embarazo y son muy buenos para la espalda.
    • Presta atención a tu cuerpo. Si descubres que una actividad en particular te da dolor de espalda, simplemente deja de hacerla.

Un masaje suave en esa zona puede ayudar a disminuir el esfuerzo y la tensión muscular.

Pregunta a tu médico si puedes ir con un fisioterapista que te enseñe a hacer algunos ejercicios sencillos y seguros especiales para el dolor.

¿Podría ser ciática?

Cuando el dolor en la parte baja de la espalda irradia a las nalgas y los muslos, se confunde muchas veces con ciática, una afección que no es común. La verdadera ciática, que puede ser causada por una hernia o una inflamación de un disco en la parte inferior de la columna vertebral, afecta sólo a alrededor del uno por ciento de las mujeres embarazadas.

Si tienes ciática, el dolor de pierna será por lo general más intenso que el de espalda. Posiblemente sientas también dolor debajo de la rodilla, que puede incluso irradiarse al pie y los dedos de éste. Es probable que también sientas una sensación de cosquilleo u hormigueo en las piernas o te parezca que están como dormidas.

Si la ciática es intensa, también puedes tener sensación de adormecimiento en la ingle o en la zona genital. Incluso puede suceder que tengas dificultad al orinar o al evacuar. O es posible que sufras del problema opuesto, es decir, de incontinencia (dificultad para contener la orina o las heces).

Si piensas que tienes ciática, díselo a tu médico. Llámalo de inmediato si observas pérdida de sensibilidad o debilidad en una o ambas piernas o si sientes pérdida de sensibilidad en la ingle, vejiga o ano.

¿Quiénes están más predispuestas a tener este tipo de dolor?

La propensión al dolor en la parte baja de la espalda es mayor si ya has sufrido este tipo de dolor, ya sea antes de quedar embarazada o durante un embarazo anterior. También presentas mayor riesgo si llevas un estilo de vida muy sedentario, eres poco ágil y los músculos de tu espalda y abdomen están débiles.

Si estás embarazada de mellizos o gemelos, o incluso de más bebés, aumentan las posibilidades de tener dolor de espalda. La obesidad puede ser un factor de riesgo.

¿Cuándo debo llamar a mi médico?

Si sientes dolor en la cintura a finales del segundo trimestre o durante el tercer trimestre y, a pesar de haber hecho todo lo posible, el dolor no disminuye o aumenta, consulta con tu médico. Esto puede ser también un signo de una infección renal o  parto prematuro, en especial si no tuviste dolor de espalda hasta ese momento.

El dolor fuerte de espalda de todo tipo puede ser un signo de problemas, como cálculos o infección de los riñones. Cerciórate de consultar con tu médico si tienes:

  • Dolor fuerte de espalda que no mejora con compresas de calor o frío ni con el uso de prendas de apoyo lumbar
  • Dolor irradiado, entumecimiento, cosquilleo o debilidad en las piernas (el dolor se irradia a partir de un punto central)
  • Fiebre

Referencias

https://www.acog.org/For_Patients/Search_Patient_Education_Pamphlets__Spanish/Files/Como_aliviar_el_dolor_de_espalda_durante_el_embarazo
http://espanol.babycenter.com/a700142/dolores-en-la-parte-baja-de-la-espalda-durante-el-embarazo
http://nacersano.marchofdimes.com/embarazo/dolor-de-espalda.aspx
http://www.tuespaldasana.com/dolencia/embarazo-y-dolor-de-espalda/tema/sintomas-del-dolor-de-espalda-en-el-embarazo
http://www.espalda.org/divulgativa/su_espalda/embarazadas/embarazadas.asp
http://www.clinicarehabilitacion.com/articulos/dolor-espalda-ejercicio-embarazadas
http://www.mayoclinic.org/healthy-living/pregnancy-week-by-week/in-depth/pregnancy/art-20046080
http://www.babymed.com/pregnancy-symptoms/back-pain-pregnancy

Dolor pélvico
Durante, Embarazo, Semanas 13 - 24

Dolor Pélvico

Para entender este problema, es necesario que primero conozcamos la anatomía de los huesos de la pelvis de una mujer.

Anatomía de la Pelvis

La pelvis está conformada  por dos huesos llamados ilíacos, unidos en la parte posterior por el hueso sacro, llamada articulación sacro-ilíaca. En la parte anterior, los huesos ilíacos terminan en los  huesos púbicos que se unen en la llamada “sínfisis púbica”. Todos ellos forman el llamado “canal óseo del parto”.

Los huesos de la pelvis están articulados entre sí aunque sólo se mueven en el embarazo debido a la hormona llamada “relaxina” la cual es segregada por la placenta para relajar estas articulaciones y prepararse para el momento del parto. El movimiento de estas articulaciones (que hasta el embarazo habían permanecido inmóviles) puede producir dolor en algunas mujeres, que a muchas de ellas lo describen como agujetas.

Para que tu bebé pase a través de la pelvis más fácilmente, tu cuerpo produce una hormona llamada relaxina, que ablanda los ligamentos de la pelvis

La movilidad de la sínfisis del pubis puede producir dolor detrás del vello púbico, generalmente al andar deprisa o levantarse bruscamente. Si llegan a separarse los huesos púbicos de ambos lados puede producirse una “diástasis de pubis”, situación muy dolorosa para la gestante.

Historia

Existe evidencia histórica que el dolor en la región lumbar y el anillo pélvico relacionado al embarazo eran problemas conocidos y descritos hace ya muchos siglos. Hipócrates (siglo IV A.C.), lo describe como el ensanchamiento de la sínfisis púbica que solo ocurría en el primer parto y quedaba ensanchada para los siguientes embarazos, relacionando este hecho a la aparición de dolor.

Definición

En 1870, Snelling describe el “Síndrome Pélvico” de la siguiente forma: “la afección aparentemente consiste en la relajación de las articulaciones de la pelvis, iniciándose bruscamente luego del parto o en forma gradual durante el embarazo, permitiendo un grado de movilidad de los huesos de la pelvis que entorpece la marcha y ocasiona las sensaciones de dolor más peculiares y alarmantes”.

Es también llamado Disfunción Sínfisis-Pubis (DSP). La palabra Disfunción significa  una pérdida o restricción de movilidad que origina un mensaje que llega a la médula espinal provocando un espasmo muscular que causará la disfunción y un dolor intenso.

Es un problema frecuente que se puede presentar en un tercio de las embarazadas quiénes lo consideran como un problema grave que interfiere en su calidad de vida, en  la realización de las tareas del hogar, incrementa el ausentismo laboral y perturba su sueño.

Causa

Hasta la fecha, no se sabe exactamente cuál es la causa de este dolor pero se piensa que es una combinación de las hormonas con:

  • Cambios posturales típicos en la embarazada:
    • Es posible que, en mujeres susceptibles, la postura anormal del cuerpo que presentan durante el embarazo, resulta en estrés de las articulaciones y ligamentos, especialmente de la columna vertebral y  pelvis, lo cual produciría finalmente dolor.
    • Debilidad muscular de los glúteos
    • La diferencia de los movimientos  entre una pierna y otra, por ejemplo si un lado de la pelvis se mueve más que el otro al  caminar o mover tus piernas, causa dolor, estrés e inflamación  de  las articulación, de  los ligamentos y  de los músculos de la pelvis.
  • Contenido total de agua corporal:
    • El contenido de agua corporal aumenta en un promedio de 8,5 litros. Esta retención de fluido, particularmente a nivel de columna vertebral y pelvis, aumenta la laxitud de estas articulaciones, lo que podría contribuir al dolor.
  • Cambios hormonales:
  • En particular por el efecto de la hormona relaxina encargada del aumento de la laxitud de los ligamentos alrededor de la pelvis y cuello uterino. Este “aflojamiento”, necesario para acomodar el feto en desarrollo y facilitar el parto, podría ser causante de distensión y aumento del rango de movimiento de las articulaciones sacro ilíacas y de la sínfisis, lo cual a su vez podría causar dolor.

El tamaño de la separación no tiene relación con la molestia que puedas sentir, muchas mujeres con una brecha normal sienten bastante dolor. Las mujeres con sobrepeso y que empezaron a tener menstruación antes de los 11 años tienen más tendencia a desarrollar disfunción de la sínfisis pública.

Síntomas

Dolor: en la zona púbica que frecuentemente se acompaña de dolor de espalda baja.

El síntoma característico de este cuadro es la presencia de un dolor pelviano que se da en forma de faja, es decir, que cubre desde la espalda hasta la pelvis. Asimismo, se trata de una molestia intermitente, es decir, hay días en que se presenta de forma muy intensa y otros en que no; es de inicio agudo; y habitualmente aparece cuando la mujer está caminando o realizando algún esfuerzo físico, como subir escaleras.

La naturaleza del dolor pélvico se ha descrito como tipo estocada (puñal) la del dolor lumbar como un dolor sordo y en la zona torácica como quemante. Se ha reportado que el dolor es leve a moderado en el 50% de los casos y severo en el 25% de las embarazadas.

El dolor posparto es de menor intensidad que el dolor presente durante el embarazo. Además se ha observado que el dolor pélvico es de mayor intensidad que el lumbar durante el embarazo y se invierte la situación luego del parto.

  • Puede haber también dolor en la cadera.
  • En el área del pubis se siente un  como  clic y el dolor viaja hacia la cara interna de los muslos o entre las piernas.
  • Dolor que por lo general empeora al separar las piernas, caminar, subir o bajar las escaleras, o dar vueltas en la cama.
  • Dolor que se acrecienta durante la noche y puede que no te deje dormir.
  • Levantarte para ir al baño en el medio de la noche puede resultar muy doloroso.

En cuanto a los cambios de la percepción de los movimientos, se ha descrito sensación de atrapamiento (“catching”) de los muslos y también sensación en las piernas “como si estuvieran paralizadas”.
Por último, se han descrito cambios en la coordinación de los movimientos.

  • Hay una limitación en los movimientos de las piernas.
  • La habilidad para caminar es desigual, una pierna se mueve mejor que la otra.

Este dolor aumenta al separar las piernas, al caminar, subir o bajar escaleras o al moverse en la cama

¿En qué momento del embarazo se puede presentar este problema?

La presentación del dolor pélvico relacionado al embarazo, varía ampliamente tanto de caso en caso como en el tiempo. Frecuentemente la aparición del dolor ocurre alrededor de la semana 18 a de embarazo y la máxima intensidad se observaría entre la semana 24 a a 36 a .

El dolor durante el primer trimestre de embarazo puede predecir un fuerte dolor en el tercero. Además, en el posparto el dolor desaparece en el 93% de los casos en los primeros 3 meses, el 7% de los casos restantes tienen un alto riesgo de dolor pélvico prolongado. Si tuviste esta molestia en tu embarazo anterior, es muy probable que se presente en el próximo embarazo.

Lo ideal es esperar a que los síntomas desaparezcan totalmente antes de volver a embarazarte.

¿Cómo se diagnóstica?

El diagnóstico se hace en base a los síntomas que presenta la persona
El médico te hará una revisión médica completa y especialmente revisará:

  • Las pruebas de estabilidad pélvica,
  • Los movimientos que causan dolor.
  • En dónde se localiza el dolor
  • Tipo de dolor
  • Hacia donde se irradia el dolor

Los estudios de rayos X y de tomografía generalmente no ayudan para hacer el diagnóstico. Muchas mujeres con DSP reportan mucho dolor, no habiendo realmente una separación en la articulación, así que el grado de separación de la articulación no tiene relación con el dolor.

Tratamiento

Respecto al tratamiento, los especialistas mencionan que el dolor sólo se puede manejar con analgésicos, básicamente paracetamol. Sin embargo, también son de gran ayuda las terapias kinesiológicas que refuerzan la musculatura tanto abdominal como pélvica.

Lo que se recomienda es que las mujeres que ya lo han tenido y han pasado una mala experiencia en embarazos previos, realicen ejercicios kinesiológicos antes de embarazarse o dentro de los primeros meses de gestación.

Generalmente tu médico te enviará con el especialista en este tipo de problemas: fisioterapeutas y especialistas en rehabilitación física que te indicarán una serie de medidas que te ayudarán a lograr un equilibrio para que mejores el apoyo y la postura articular de los huesos de la cadera y para  aliviar el dolor.

  • Los ejercicios — especialmente para los músculos del abdomen y del suelo pélvico — constituyen una parte importante del tratamiento y están dirigidos a mejorar la estabilidad de la pelvis y la espalda.
  • La hidroterapia puede ser útil algunas veces. La cirugía sólo se usa para tratar los casos más graves de diástasis y con frecuencia no da resultado.
  • Muchos médicos recomiendan para esta condición  el uso de una faja  especial  o un cinturón pélvico, para  que te ayude estabilizar la cadera.

Muchos médicos recomiendan para esta condición el uso de una faja especial o un cinturón pélvico, para que te ayude estabilizar la cadera

Otras terapias que pueden ser útiles incluyen la osteopatía y la quiropráctica, pero es esencial que veas a un médico que tenga experiencia en tratar a mujeres embarazadas.

¿Cómo puedo ayudar a disminuir las molestias?

Tú también puedes ayudar a lograr que las actividades diarias de cada día sean menos molestas y lograr que tu parto sea más fácil

  • Hacer ejercicios de Kegel y ejercicios para el abdomen inferior regularmente te puede ayudar a reducir la sobrecarga sobre la pelvis durante el embarazo. Para hacer de manera sencilla y sin riesgos un ejercicio para el abdomen inferior, colócate sobre las manos y rodillas y nivela la espalda de manera que quede prácticamente plana. Respira profundamente y luego a medida que exhalas, haz un ejercicio de Kegel y al mismo tiempo introduce y saca tu ombligo. Sostén esta contracción por unos 5-10 segundos sin dejar de respirar y sin mover la espalda. Relaja lentamente los músculos al final del ejercicio.
  • No trates de forzarte a realizar una actividad si te está causando dolor. Si es posible, deja de hacerla. Si continúas y el dolor empeora, puede ser más difícil remediarlo después.
  • Tu actividad diaria debe ser tranquila y con pausas de descanso.
  • Descansa regularmente, con la espalda recta y bien apoyada.
  • Descansa sentándote sobre una pelota grande (del tipo que se usa en los gimnasios) o recostándote sobre tus manos y rodillas, esto quita peso a tu pelvis y te ayuda a mantener una posición estable.
  • Evita empujar o cargar cosas pesadas (los carritos del super cuando van pesados, molestan provocando dolor fuerte en la región púbica).
  • Cuando te vistas, siéntate para ponerte la ropa. Por ejemplo cuando te pongas  los pantalones, colócalos sobre  los pies  y después al pararte súbelos. No trates de ponerte la ropa interior y los pantalones estando de pie.
  • Cuando subas las escaleras, sube un escalón a la vez, primero con la pierna ágil  después sube la otra pierna en el mismo escalón. Repítelo con cada escalón.
  • Evita separar las piernas y hacer movimientos bruscos que te obliguen a abrir las piernas demasiado, como cuando entras o sales el automóvil o de la tina. Si necesitas separar las piernas, hazlo de manera lenta, con cuidado.
  • Si practicas la natación, recuerda que mientras estás en el agua puede parecer que la natación te ayuda, sin embargo te puede causar un incremento de dolor cuando sales.
  • Puedes aplicarte el cojín eléctrico, en las áreas que sientas dolor.
  • Duerme con una almohada entre las piernas puede ayudarte a aliviar el dolor temporalmente
  • Si el dolor es  intenso y requieres de un analgésico, consulta  con tu medico para que  te indique qué analgésico puedes tomar

Complicaciones

Cuando la DSP no es tratada debidamente, se puede presentar una condición parecida llamada Diastasis Sínfisis –Pubis (DSP) en la cual la articulación se afloja demasiado y queda una separación anormal entre los dos huesos pélvicos.

En una mujer normal, no embarazada la separación de esta articulación es de 4 a 5mm y durante el embarazo aumenta de 2 a 3 mm. Si esta separación es mayor de 10mm se diagnostica como DSP y se puede confirmar por medio de rayos X.

Preguntas frecuentes

¿Cuánto tardaré en recuperarme de los dolores pélvicos después del parto?

Un estudio reciente mostró que alrededor del 60 por ciento de las mujeres con disfunción de la sínfisis púbica experimentan aún algunos síntomas después del parto. En la mayoría de las mujeres los síntomas mejoran después del nacimiento del bebé, aunque un pequeño porcentaje siguen teniendo dolor al año de nacer tu bebé.

Probablemente los especialistas en fisioterapia te aconsejen seguir con fisioterapia después del nacimiento y si es posible, conseguir ayuda para cuidar a tu bebé durante las primeras semanas. Algunas mujeres que han padecido estas molestias descubren que experimentan dolor cada mes justo antes del periodo menstrual, lo cual es provocado por hormonas que tienen un efecto similar a la relaxina.

¿Puedo tener un parto natural o me harán cesárea?  

Generalmente se recomienda el parto natural como la mejor opción para la mayoría de las mujeres con dolor pélvico con la excepción de una minoría que tiene síntomas severos y no pueden mantener la posición de parto. Para ellas, se considera como mejor opción, un parto por cesárea.

Es importante que el médico tenga en cuenta tu problema y que no des a luz acostada sobre tu espalda.

dopel03

Referencias

http://www.natalben.com/dolor-en-el-embarazo/tercer-trimestre-embarazo-pelvico-genital-contraccion
http://espanol.babycenter.com/a2000016/dolor-en-la-pelvis-durante-el-embarazo
http://www.emol.com/tendenciasymujer/Noticias/2012/07/28/23008/Dolor-pelvico-en-el-embarazo-una-molestia-que-hasta-puede-invalidar.aspx
http://www.facemama.com/embarazo/dolor-de-pelvis-durante-el-embarazo.html
http://www.parents.com/pregnancy/my-body/aches-pains/pelvic-pain-pregnancy/
http://www.nhs.uk/conditions/pregnancy-and-baby/pages/pelvic-pain-pregnant-spd.aspx
http://www.athletico.com/2012/02/08/pelvic-pain-during-pregnancy-what-is-symphysis-pubic-dysfunction/
http://www.pregmed.org/pelvic-pain-during-pregnancy.htm
http://www.webmd.boots.com/pregnancy/guide/pelvic-girdle-pain-pgp-spd
http://www.pelvicinstability.org.uk/faq.asp