Masturbación
Hombre, Sexo y Adolescencia

Masturbación

A medida que te acercas a la pubertad (que es cuando tu cuerpo y tu mente empezarán a madurar sexualmente), notarás que empiezas a tener deseos sexuales, nuevas sentimientos y pensamientos, curiosidad y te vas dando cuenta de los cambios en tu cuerpo que antes no tenias cuando eras más joven. Durante esta época y cuando pase, la masturbación puede ser parte normal de tu vida.

¿Qué es la masturbación?

En términos simples significa tocar tus genitales de tal manera que te cause placer y muchas veces llegar hasta el orgasmo o la eyaculación. Las niñas tocan partes de la vulva que incluye el clítoris, labios mayores y menores, canal vaginal y orificio vaginal, mientras que lo niños tocan su pene y se lo frotan (otros sus testículos y ano). La masturbación es parte normal del desarrollo sexual pero siempre debe hacerse en privado.

La masturbación también se le puede hacer a otra persona antes de tener sexo con penetración. La masturbación es muy común en las personas jóvenes y las razones son las siguientes:

·      Es fácil.

·      Se controla

·      Se disfruta, para las mujeres tocarse el clítoris o la vagina pude ser placentero y llegar al orgasmo (son contracciones musculares que causan sensaciones muy típicas e intensas de placer).

·      Ayudan a que conozcas tu cuerpo. La masturbación te puede enseñar a conocer tus genitales, a sentirlos y también a aprender que ciertos tipos de caricias te dan placer sexual.

·      Ayuda a aliviar la tensión sexual.

·      No te embarazas ni te contagias de enfermedades de trasmisión sexual.

·      Evitas complicaciones emocionales cuando tienes sexo con tu pareja, durante tu época de adolescente.

Y.. ¿masturbarse es normal?

La masturbación es algo que se ve como muy personal y privado, pero para mucha gente no es un tema de conversación. Como resultado las personas algunas veces piensan que de alguna manera esta mal hacerlo. De ninguna manera es malo.

Es totalmente normaly casi todas las muchachas y los muchachos y lo hacen (pero no significa que eres anormal si no lo haces).

¿Y por qué tanto secreto?

Una de las razones es que, en el pasado, muchas personas consideraban la masturbación como un acto sucio, muchos chicos y chicas se sienten culpables, indecentes, cuando se masturban.

Actualmente la mayoría de los muchachos admiten felizmente que se masturban regularmente y están contentos con el placer que sienten. Todavía hay padres que se pueden sentir avergonzados si se encuentran a su hijo, hija masturbándose y no saben como manejar la situación, otros expresan su horror y usan palabras como sucio, pecaminoso, erróneo, vergonzoso. La masturbación no es ninguna de estas cosas.

El reaccionar negativamente puede ser la manera como ciertas personas manejan sus propios sentimientos con respecto a su vida sexual pero no significa que tú tengas que sentir lo mismo

¿Qué edad debes de tener?

No hay una edad definida en la cual empiezan a masturbarse los chicos o las chicas y la mayoría de los adultos no recuerda cuando fue la primera vez. Puede iniciarse a los 6 años (a esta edad los niños generalmente no lo están relacionando con sentimientos sexuales, solamente se siente bien al hacerlo).

Algunas personas se masturban durante toda la vida por todas las razones ya mencionadas.

¿Qué hacen los chicos?

Los chicos se masturban frotándose su pene en erección utilizando su mano o sus dedos para que la piel del pene estimule la parte interna al final del pene.

¿Cuáles son los beneficios de salud que ofrece la masturbación en los chicos?

La masturbación ayuda a estar en control de las necesidades sexuales. Al explorar nuestros propio cuerpo mirándolo y tocándolo, podemos aprender más sobre lo que nos hace sentir bien sexualmente. Si no sabemos nosotros mismos lo que nos hace sentir bien, ¿cómo se lo podemos comunicar a nuestra pareja? La verdad es que, lo más probable sea que la mayoría de las personas aprenden a tener sus primeros orgasmos a través de la masturbación.
Así que recuerda, la masturbación es una manera importante para que las personas se puedan sentir mejor y cuidar de su salud sexual. La masturbación puede:

  • Ayudar a aliviar el estrés.
  • Liberar de la tensión sexual.
  • Funcionar muy bien cuando una persona está teniendo problemas para
  • Estimular el sistema inmune para ayudar a reforzar la resistencia a infecciones tales como el resfrío común.
  • Liberar hormonas que levantan el estado de ánimo y ayudan contra la depresión.
  • Reducir las erecciones espontáneas que son embarazosas para los adolescentes.
  • Reducir el número de los sueños húmedos.

¿Qué hacen las chicas?

En las niñas es común estimular el clítoris con las manos o los dedos, muchas chicas disfrutan la sensación física pero no tanto los efectos psicológicos. Psicológicamente, algunas jovencitas consideran la masturbación como algo muy solitario, aislado, absorbente, algo penoso y triste. Para otras les da una sensación de poder, de liberación, de control.

Otras, mencionan que es importante porque no tienen que tener una relación para hacerlo y que han aprendido a tener un orgasmo, otras lo ven como un placer muy personal.

Los beneficios de la masturbación para la salud, en las chicas.

  • Disminuye el estrés.
  • Disminuye los cólicos menstruales.
  • Mejora el sueño.
  • Aumenta la autoestima y la imagen corporal.

Algunos adolescentes prefieren no hacerlo especialmente si:

·      La idea de masturbarse les incomoda

·      Quieren pasar el tiempo en otras actividades, como el deporte, los estudios, la música o estar con los amigos

·      Piensan que masturbarse es moralmente malo

¿Cuáles son los efectos negativos que puede provocar la masturbación en algunos adolescentes?

  • Culpa o ansiedad.
  • En algunos casos puede interferir con las relaciones románticas normales.
  • Puede interferir con las actividades diarias si se convierte en un comportamiento obsesivo compulsivo. Un adolecente que no puede controlar (él o ella) sus hábitos de masturbación, debe acudir a un profesional de la salud para tratar la conducta obsesiva compulsiva y lograr un equilibrio en sus vidas.
  • Puede requerir de acciones de disciplina o puede llegar hasta ser un problema legal si se hace en público. La masturbación en los adolescentes siempre debe realizarse en privado. La masturbación en lugares públicos es contra la ley, en la escuela se tomarían acciones de disciplina, puede ser causa de despido del trabajo, o pueden enfrentar cargos legales.
  • La adicción sexual en los adolescentes se asocia frecuentemente a la excesiva masturbación, además del uso de la pornografía y el riesgo, la irresponsabilidad o la ilegalidad del comportamiento sexual. La adicción al sexo interfiere con la habilidad del adolescente para trabajar, ir bien en la escuela y tener relaciones sanas con sus amigos. No todos los adictos al sexo necesariamente cometerán acciones ilegales de carácter sexual, pero como la adicción sexual interfiere en las actividades normales y las relaciones, el adolecente adicto al sexo necesita reconocer, él o ella, que tiene un problema y que requiere de ayuda profesional.

Mitos o mentiras sobre la masturbación femenina.

Como la masturbación es considerada algo prohibido, privado, la gente se siente incómoda al hablar de ella, la gente oye y cree cosas que no son ciertas

Solamente los chicos se masturban

FALSO: Los últimos estudios han demostrado que 3/4 de los chicos se masturban y las chicas la 1/2, la masturbación es muy común en las chicas.

 

Las chicas que se masturban tienen mas riesgo de ser promiscuas

FALSO: El sentir curiosidad de tu cuerpo y el placer que puedes obtener es natural y normal para cualquier adolescente. Sentir curiosidad y explorar tu sexualidad no significa que eres mala.

La masturbación evitará que tengas hijos.

FALSO: Tocar tus genitales no afectará tus órganos reproductivos ni tampoco impedirá que tengas hijos cuando estés lista.

La masturbación afectará tu menstruación

FALSO: La masturbación no afectará tu ciclo menstrual ni otras áreas de tu aparato reproductor.

La masturbación te contagiará de enfermedades de transmisión sexual

FALSO: A diferencia de una pareja sexual, la masturbación no te contagiará de una enfermedad de transmisión sexual.

 

La masturbación evita que disfrutes una relación sexual

FALSO: De hecho la masturbación te puede ayudar a aprender cuáles son tus placeres sexuales y qué es lo que realmente encuentras sexualmente excitante. Esto puede hacer que disfrutes más una relación sexual futura.

Mitos sobre la masturbación masculina

Si un hombre se masturba mucho con el tiempo aparece la eyaculación precoz

FALSO: Es una falsa creencia. La eyaculación precoz es una disfunción producida por causas diferentes a la masturbación.
Cuando una persona se masturba le salen barros, pelos en la palma de la mano o no crece en estatura

FALSO: Todas esas son ideas que se han difundido para crear miedo hacia la masturbación y por lo tanto no son ciertas. La masturbación no influye en ninguna de estas circunstancias, pues los barros y la estatura son características propias del desarrollo durante la adolescencia. Los pelos en la palma de la mano nunca salen.
La masturbación causa esterilidad

FALSO: No tiene nada que ver con la esterilidad.
Cuando una persona se masturba le puede dar gonorrea

FALSO: La gonorrea es una Infección que se transmite por contacto sexual con una persona infectada.

 

Es malo que una persona se masturbe con un objeto

FALSO: No es malo, siempre y cuando utilice objetos que no lastimen los genitales y/o el cuerpo. Es indispensable revisar o contar con un objeto limpio, libre de infecciones y que por su forma y tamaño no vaya a causar daño a la persona que lo utiliza.

Si un hombre se masturba mucho, el pene se puede curvar

FALSO: El pene tiene una forma característica en cada hombre. Así como hay hombres altos, gordos, rubios, de ojos negros, etc., existe variedad en la forma del pene, algunos tienen una curvatura hacia la derecha o izquierda, otros hacia arriba o hacia abajo, esta forma no es producida por la masturbación, sino por las características personales.


La masturbación frecuente puede afectar mi capacidad de producir esperma

FALSO: Es posible que un chico tenga menos volumen de esperma si se masturba frecuentemente y su semen podría contener menos espermatozoides. Pero esto no significa que su conteo de esperma será inferior en el futuro. Los testículos comienzan a producir esperma y a almacenarlo a partir de la pubertad y la producción de esperma continúa a lo largo de toda la vida.
Sólo las personas que no tienen sexo se masturban

FALSO: He aquí un dato muy interesante: las personas que tienen parejas sexuales estables en realidad se masturban más que aquellas que no las tienen. Algunos usan la masturbación como una especie de “ensayo previo,” para descubrir lo que les da más placer. Las personas pueden aprender sobre sus cuerpos masturbándose y esto las puede ayudar a comunicarse mejor con sus parejas sobre lo que más les gusta sexualmente.

¿Por qué duelen los testículos después de masturbarse o cuando el hombre no eyacula?

En ocasiones los hombres reportan dolor testicular cuando han estado excitados y no logran eyacular. Esto se debe a que durante la excitación se produce un alto nivel de tensión y preparación para el orgasmo, al no eyacular se produce una leve inflamación de los conductos deferentes ocasionado un ligero dolor en esta zona, este dolor cesa al poco tiempo.

¿Porque algunas personas ven pornografía mientras se masturban?

Aun cuando la compra de la pornografía es ilegal para los menores de 18 años, muchos adolescentes ven imágenes pornográficas en el internet o en revistas. Ver imágenes pornográficas puede ser un excitante sexual y aumenta el placer sexual en algunos adolescentes pero es importante que recuerdes esto:

  • Los modelos y actores involucrados en pornografía tienen senos y penes más grandes de lo normal.
  • Generalmente no muestran actores teniendo sexo.
  • Las posiciones sexuales, son irreales o incómodas.

Finalmente la pornografía trata de mostrar intereses sexuales únicos, fantasías, pero no sobre relaciones emocionales y sexuales estables. Ver pornografía puede mostrar ciertos estándares de relaciones sexuales que son irreales y posiblemente no son sanas.

Por otro lado, la masturbación infantil se diferencia de la masturbación adolescente porque, carece de orgasmo como experiencia de descarga de placer.

En la clínica con niños puedo afirmar que aproximadamente a partir de los 4 años los niños saben diferenciar cuales son los tocamientos que les generan placer. Estos tocamientos son normales, no tienen por qué ser motivo de alarma en los padres.

Ciertamente los tocamientos de los niños son considerados normales siempre y cuando sean eventuales, y deberían ser tomadas por los padres como parte del desarrollo psicosexual de sus hijos, es decir, niños que se hallan en proceso de descubrimiento de su propio cuerpo.

Cuando un padre debe preocuparse por la masturbación de su pequeño hijo/a:

• Cuando la masturbación es excesiva.

• Cuando el niño se aísla, y no juega.

• Cuando se convierte en una prioridad para el niño/a.

¿Por qué se masturba un niño de forma compulsiva?

• Conflictos familiares de orden agresivo.

• Problemas emocionales.

• Crisis de los padres.

• Trastornos de ansiedad y de angustia.

• Situaciones de violencia.

Finalmente, la masturbación compulsiva traduce el sosiego y la calma frente a un problema que el niño enfrenta y no puede manejar.

Referencias

Enfermedades de transmisión sexual, Sexo y Adolescencia

Virus del Papiloma Humano – VPH

Introducción

Hasta hace pocas décadas, el origen viral de algunas enfermedades era desconocido e incluso la presencia de los virus se consideraba de poca importancia. Sin embargo en la actualidad, con el avance de la genética, la importancia de los virus se ha incrementado al descubrirse que pueden formar parte fundamental en el origen de algunas formas de cáncer, entre estos -el más estudiado hasta el momento- es el Virus del Papiloma Humano ya que su presencia se ha asociado con el cáncer del cuello del útero.

¿Qué es un virus VPH?

Los virus y las bacterias son los organismos microbianos que más comúnmente causan infecciones en el ser humano, pero las bacterias son más grandes y comparativamente independientes. Estos factores hacen que las bacterias sean más fáciles de aislar y de eliminar.

Por el contrario, los virus no son microorganismos independientes, ya que necesitan de una célula huésped para funcionar y reproducirse. La célula huésped continúa funcionando de manera normal, a pesar de la invasión viral.

Una vez infectada la célula, el virus puede convertirse de modo indefinido en parte del organismo y atravesar por lapsos de latencia sin que sea detectado. Un ejemplo frecuente de esto es el virus “herpes simple” que provoca las aftas labiales. Es cuando las defensas del organismo disminuyen por alguna causa, que el virus se activa y apropia de la célula huésped y la utiliza para reproducir más virus.

¿Qué es el virus del Papiloma Humano?

El virus del papiloma humano (VPH) es una infección de transmisión  sexual que, además, se  contagia  a través del contacto de piel a piel.

El VPH infecta las células internas y externas del cuerpo, esto incluye la superficie de la piel, la mucosa de la boca, la faringe, la vagina, el pene, el cuello del útero y el ano.

El VPH es una enfermedad silenciosa y rara vez da síntomas. Se han detectado más de 100 diferentes tipos de virus del VPH, más de 30 son transmitidos sexualmente.

vph01

Sin embargo, es importante hacer notar que, a pesar de ser de la misma familia, el virus que ocasiona las lesiones en la piel no es el mismo virus que ocasiona las verrugas genitales. Las verrugas en las manos y otras partes de la piel NO son síntoma de una infección de transmisión sexual.

Clasificación del Virus del Papiloma Humano

A los virus del VPH se les ha dado un número para clasificarlos y se han dividido en dos grupos dependiendo de la posibilidad que tienen de que el sitio de la infección evolucione a lesiones cancerígenas.

El VPH  denominado de bajo riesgo (virus tipo 6 y 11, 40 42, 53, 54 y 57) porque  rara vez produce cáncer; las lesiones causadas por este tipo de virus  son llamadas condilomas  o verrugas genitales, tienen el aspecto de una coliflor y se presentan en los órganos genitales  de la mujer: vulva, uretra, cuello del útero, ano y los muslos. En el hombre pueden aparecer en el pene, el escroto, el ano, la  ingle y los muslos.

vph02

Los tipos de VPH de bajo riesgo pueden causar cambios leves en el cuello del útero de una mujer. Estos cambios no conducen al cáncer, no son perjudiciales y desaparecen con el tiempo.

El VPH denominado de alto riesgo u oncogénico (que desarrolla cáncer) son los virus tipos 16, 18, 31, 35, 39, 45, 51, 52, 56, 58, 68 y 69 que causan tumores que por lo general son planos y casi invisibles y se encuentran asociados a los casos de cáncer en el cuello del útero.

  • Las lesiones precancerosas le  pueden dar un aspecto anormal a las células del cuello del útero sin ser cancerosas todavía PERO, las células  pre cancerosas pueden convertirse en  cáncer si las lesiones no son tratadas a tiempo.

Tanto los virus de alto riesgo como los de bajo riesgo pueden causar el crecimiento de células anormales, pero generalmente sólo los tipos de VPH de alto riesgo pueden conducir al cáncer.
Las células cervicales anormales pueden detectarse cuando se realiza la “prueba Pap”, o Papanicolaou, durante un examen ginecológico

¿Cómo se transmite el VPH?

La transmisión es por contacto sexual y  el contacto de piel a piel con el pene, el escroto, la vulva  o el ano de la persona infectada. Las verrugas genitales  son muy contagiosas y se transmiten de la pareja infectada durante el sexo oral, vaginal o sexo anal.

¡OJO! Es importante que sepas que los besos o el tocar los genitales de la pareja con las manos o la boca, también contagian el VPH.

El VPH NO se transmite por la sangre por ejemplo una herida o una transfusión.

Se desconoce por qué ciertos tipos de VPH eligen como blanco a la piel de las manos o los pies, en tanto que algunos más atacan a las células que recubren la boca, e incluso otros, a los genitales tanto masculinos como femeninos. Los VPH más peligrosos, 16 y 18, se transmiten mediante el contacto sexual. No obstante, hay evidencia de otras formas de contagio como son: instrumentos médicos que no están bien esterilizados y juguetes sexuales.

Otra forma de contagio, aunque poco frecuente, es de la madre al hijo durante el parto en los casos en que existen verrugas genitales en el canal vaginal. En estos casos puede producirse en el bebé un cuadro denominado “papilomatosis laríngea”. Este tipo de transmisión es poco común.

¿Qué tipo de lesiones produce?

En la piel, las lesiones más frecuentes son las verrugas cutáneas, también llamadas “verrugas vulgares”. Pueden surgir en diferentes partes del cuerpo, pero lo más común es que se den en la cara, en las manos y en los pies (se dan en las plantas de los pies y son más frecuentes en personas que tienen la costumbre de caminar descalzas), las zonas más expuestas a traumatismos. De esta manera, si se producen pequeñas heridas, por ahí penetra el virus.
vph03

Las lesiones anogenitales incluyen las verrugas genitales (condiloma acuminado, cresta de gallo) que son formaciones carnosas con aspecto de coliflor que aparecen en las zonas húmedas de los genitales.
Aunque la infección es provocada por los mismos tipos de virus en el varón y en la mujer, las lesiones son diferentes tanto clínica como histológicamente (en su estructura celular, su desarrollo y funciones):

  • Mujer: Blandas. De color gris o rosa, pedunculadas y suelen encontrarse en racimos. Las zonas más afectadas son la vulva, la pared vaginal, el cuello uterino (son causantes de cáncer), la piel de alrededor de la zona genital (periné) y el ano.- Las verrugas en las partes genitales externas se reconocen fácilmente, ya que son lesiones levantadas, de coloración carnosa que se pueden presentar solas o en racimos. Si no reciben tratamiento, las verrugas se pueden agrandar rápidamente, tomando una apariencia “similar a una coliflor”.
  • Varón: Blandas. El VPH genital es común entre los hombres, pero muy raras veces les ocasiona complicaciones de salud graves. Por lo general, el resultado más evidente del VPH genital en hombres son las verrugas, las cuales, generalmente, se pueden ver a simple vista. Las presentes en el pene suelen ser lisas y papulares. Mientras que las del perineo asemejan a una coliflor. A menudo, aparecen primero en el prepucio (tejido que cubre el pene) y el glande, y luego en el escroto (piel externa de los testículos) y la región perianal (alrededor del ano).

          – Por lo general, la enfermedad se detecta con una inspección visual de las lesiones tales como verrugas. Sin embargo hasta un 50% de los hombres con VPH genital no tendrán o no desarrollarán síntomas, lo cual hace más difícil su diagnóstico. Es importante saber que los hombres pueden tener el VPH y transmitirlo a su pareja.

La evolución de las lesiones es imprevisible: pueden desaparecer, crecer o permanecer estables.

En la boca y garganta el virus del papiloma humano produce el papiloma oral y el papiloma laríngeo. También producen el papiloma de la conjuntiva del ojo y el papiloma nasal.

Los virus del papiloma humano también están relacionados con varios tipos de cáncer, entre los cuales se incluyen: cáncer del cuello del útero (cervicouterino) y cáncer de varios órganos, tales como: amígdala, faringe, esófago, mama, próstata, ovario, uretra y de piel.

La infección latente (portador sano) no tiene manifestaciones que se puedan ver a simple vista, ni por medios histológicos (estudios de laboratorio especializados), por lo que se hace necesario detectarla mediante la determinación del ADN del virus que nos ayudará a saber si hay infección y cuál es el virus que la causa.

  • En todas estas formas existe el riesgo de contagio.
  • La evolución de las lesiones es imprevisible: pueden desaparecer, crecer o permanecer estables.

Periodo de incubación

El VPH se aloja en la célula y ahí permanece en forma latente durante un período que puede variar de 6 meses a dos años en promedio aunque este periodo depende del sistema inmunológico de la persona infectada, es decir, podría acortarse o extenderse

La mayoría de las personas que han sido infectadas  desarrollarán las verrugas rápidamente semanas o pocos  meses después del contacto sexual.

Las  verrugas pueden crecer tanto que obstruyen la salida de la orina, pueden durar años o  desaparecer; el tiempo en que vuelven a reaparecer varía en cada persona, lo que tienes que recordar es que el VPH, tarde o temprano regresa.  

Un porcentaje pequeño de las infecciones persisten al cabo del tiempo (5- 10%) provocando lesiones que podrían evolucionar a lesiones precancerosas o cáncer al cabo de los años.

¿Cuáles son los factores de riesgo para la infección del VPH?

Se denomina factor de riesgo a aquel factor asociado con el riesgo de desarrollo de una enfermedad pero que no es suficiente para causarla.
En el caso del VPH, los factores de riesgo pueden ser:

  • Inicio de vida sexual activa a temprana edad.
  • Adolescentes con vida sexual activa sin protección
  • Gran número de compañeros sexuales
  • Enfermedades de transmisión sexual o inflamación del cuello del útero persistente o recurrente.
  • Virus de inmunodeficiencia (VIH Sida) el cual se asocia tanto a que prevalezca la infección por VPH como a que ésta progrese a lesiones malignas.

Cofactores de riesgo de progresión a lesiones malignas: Como vimos anteriormente, solo una pequeña parte de las infecciones crónicas por VPH evolucionan a cáncer del cuello uterino. Es importante considerar que existen algunos cofactores de riesgo que son determinantes para que se dé esta evolución:

vph04

  • Conducta sexual: se considera el principal factor de riesgo. Tanto el inicio precoz de las relaciones sexuales como el número de compañeros sexuales, aumentan el riesgo.
  • Consumo de tabaco: las mujeres fumadoras tienen mayor riesgo de padecer cáncer de cuello uterino. Se ha demostrado que en el moco cervical hay una concentración elevada de sustancias provenientes del tabaco.
  • Mujeres con alto número de embarazos: los cambios hormonales que ocurren durante el embarazo favorecen el desarrollo de las infecciones de VPH.
  • Sistema inmunológico deprimido: factores genéticos, enfermedades como el SIDA, medicamentos, drogas, etc. que provocan una disminución en el sistema inmunológico de la persona, predispone al desarrollo de cáncer ante la presencia de la infección por VPH en cuello uterino y anogenitales.
  • Mala o deficiente nutrición: se considera que una dieta baja en antioxidantes, ácido fólico y vitamina C, favorece la persistencia de la infección por VPH y la evolución de las lesiones a cáncer cervicouterino.

Síntomas de la infección por VPH

La infección por virus del VPH usualmente no causa ningún síntoma. En algunas ocasiones puede haber:

En la mujer:

  • Comezón o sensación de ardor
  • A veces un ligero sangrado después del sexo anal o de la evacuación intestinal.
  • Aumento del flujo vaginal.
  • No son dolorosas.
  • Algunas personas pueden padecer el VPH y no presentar verrugas.

En el hombre.- Comezón en el pene, el escroto, área perianal, lesiones poco visibles. Las verrugas pueden o no estar presentes, pueden desaparecer y regresar pero en general no presentan síntomas.

vph05

Sin embargo, la mayoría de las personas infectadas no sufren los efectos del contagio, ya que el VPH puede permanecer en estado latente por mucho tiempo sin producir cambios aparentes. De allí que muchos portadores ni se enteran que tienen el virus, pero tienen la posibilidad de infectar a otros.

Daño psicológico: El aspecto de las lesiones y su rápido crecimiento causan mucha vergüenza en la persona afectada, hay  personas que se sienten muy deprimidas, sienten culpa, rechazo, pierden el interés sexual, ya no disfrutan su sexualidad y las relaciones con la pareja difícilmente perduran.

Los síntomas de las lesiones cancerosas del cuello del útero (cérvix) son silenciosos por varios años. Los cambios precancerosos, generalmente no causan dolor ni otro tipo de  molestias. Los síntomas se presentan en un promedio de 7 a 15 años después de haber sido infectadas cuando el cáncer  ya invadió al cuerpo o se encuentra muy avanzado  y se presenta en mujeres de 35 años en adelante.

Los síntomas son:

  • Dolor durante  las relaciones sexuales
  • Sangrados intermenstruales
  • Pérdida de peso
  • El sangrado después de la menopausia

¿Cómo puedo saber si he sido contagiada/o del VPH?

La mayoría de las mujeres se enteran de que tienen el VPH después de un resultado anormal de la prueba de Papanicolaou, que es parte fundamental de una exploración ginecológica.

En el caso de la presencia de verrugas genitales, por lo general se pueden diagnosticar simplemente al examinarlas cuidadosamente. El médico puede identificar si una protuberancia es una verruga, solamente con verla y en algunas ocasiones usando un lente de aumento (colposcopia).

¿Cómo se hace el diagnóstico?

La consulta con un especialista se convierte en la principal herramienta de diagnóstico. El médico hará un examen físico detallado y tomará una muestra de exudado de la vagina para realizar un estudio llamado “Prueba de Papanicolaou”, el cual se envía al laboratorio para descubrir si hay células anormales en el área del cuello del útero.

En caso de sospecha, el ginecólogo pasa a revisar el cuello del útero con un aparato llamado colposcopio y toma una muestra (biopsia) para realizar un análisis más especializado; solo cuando el médico reciba el informe de la biopsia es cuando puede actuar; antes no puede haber diagnóstico ni tratamiento.

La lenta evolución de la enfermedad y la facilidad para poder hacer estudios, permite tener tiempo y herramientas para detectar y erradicar la enfermedad si el diagnóstico se hace oportunamente.

Pruebas de laboratorio: La única prueba que puede detectar el virus de papiloma humano con certeza es la prueba del PCR por secuenciación.

  • La detección del virus debe estar a cargo de personal especializado con gran experiencia en la toma de muestras para la detección y el diagnóstico del Virus del Papiloma Humano.

¿Qué es la prueba del PCR? Es una prueba que puede detectar el ADN (ácido desoxirribonuclèico) del virus dentro de las células de nuestro cuerpo mediante un proceso muy complejo, similar al que se utiliza para las pruebas de paternidad.

  • ¿Qué diferencia hay entre el PCR y el Papanicolaou? La prueba del Papanicolau es una prueba en la cual se miran las células al microscopio y se da un informe de acuerdo a las características de forma tamaño y otras particularidades de las células de la muestra.
    • El virus de Papiloma Humano NO se puede ver directamente al microscopio por lo que la prueba del Papanicolau NO es concluyente para el diagnóstico del Virus de Papiloma Humano, lo que se puede ver en esa prueba son ciertas características de las células que podrían corresponder a una sospecha de infección por el virus, aunque de ninguna manera se podría confirmar la infección y menos aún saber el tipo de Virus de Papiloma Humano y su riesgo.

La realización de pruebas de Papanicolaou periódicas y un seguimiento médico cuidadoso, con tratamiento si es necesario, puede ayudar a asegurar que los cambios precancerosos en el cuello uterino causados por la infección por VPH no se conviertan en un cáncer cervical que pueda ser mortal. La mayoría de las mujeres que contraen cáncer cervical invasivo no se han hecho exámenes periódicos de detección del cáncer cervical.

¿Debería practicarme la prueba del VPH?

Normalmente, la prueba del VPH se hace únicamente en circunstancias especiales, ya sea cuando el médico lo recomienda o cuando el resultado del Papanicolau fue positivo.

Habla con tu médico acerca de la necesidad de que te hagan este estudio. Es necesario aclarar tu historia sexual: fecha en la que iniciaste las relaciones sexuales, cuántas parejas, etc. Todo esto es importante si deseas saber si estás infectada o no.

¿Existe una cura para el virus del papiloma genital humano?

Si bien actualmente no hay tratamiento médico alguno para eliminar una infección causada por el VPH, el tratamiento va a depender del tipo de infección y, en el caso del cáncer, el grado de desarrollo.

Verrugas: Existen tratamientos que acaban con las verrugas, pero en ningún caso destruyen el virus que las produce, que quien finalmente elimina el virus es nuestro propio sistema inmunológico. Cuando esto ocurre, las verrugas se desvanecen. Los tratamientos químicos pueden ser dolorosos y pueden causar cicatrices. Dos potentes sustancias químicas (la podofilina y el ácido tricloroacético), pueden destruir las verrugas al aplicarse directamente -van pelando la dureza que tienen las verrugas y disminuyendo su tamaño hasta que finalmente las hacen desaparecer-  pero esto tiene que repetirse varias veces.

Existe un nuevo producto en el mercado, una crema a base del compuesto llamado Imiquimod que tiene mayor éxito al estimular el sistema inmunológico para luchar contra el virus.

Dependiendo del tamaño, número de verrugas y su localización, existen otros métodos para removerlos. Entre ellos se incluye:

Los métodos empleados para tratarlas incluyen:

  • La cauterización empleando nitrógeno líquido (congelación que destruye tejidos),
    El tratamiento con rayo láser (cirugía realizada con una luz de alta intensidad que supercalienta y vaporiza las células anormales),
    La extirpación electroquirúrgica: se pasa una corriente eléctrica a través de las células anormales.

¿Qué debo hacer para cuidarme después del tratamiento?

  • Es importante autoexaminarse luego del tratamiento para notar si desarrollas nuevas verrugas.
  • Si descubres nuevas verrugas, asegúrate de que sean tratadas lo antes posible. Mientras más temprano se descubren las verrugas, mas fácil es tratarlas. Recuerda, tener verrugas genitales puede aumentar el riesgo de cáncer del cuello uterino.
  • Mantén el nivel de estrés lo más bajo posible, duerme lo suficiente, y lleva una dieta adecuada y balanceada.

Recuerda, NO existe una cura definitiva para el VPH.

¿Cómo puedo prevenir el contagio del VPH?

No existe ninguna manera fácil de saber si alguien está infectado con VPH. Las personas que no muestran signos ni síntomas de infección con el VPH pueden transmitirlo (se les denomina: portadores sanos de la infección).

Aun si te vacunas, siempre es importante tomar medidas para protegerse contra el VPH y otras enfermedades de transmisión sexual.

  • El examen periódico de Papanicolaou. Los hombres y las mujeres VIH+ sexualmente activos deberían hacerse regularmente, un Papanicolaou anal y/o vaginal para diagnosticar la presencia de células anormales o de signos tempranos de verrugas. Luego de un resultado positivo se debe determinar si es necesario un tratamiento.
  • Abstinencia de cualquier contacto sexual: Recuerda, el contagio se realiza con el contacto de piel a piel en la actividad sexual, aún cuando no haya penetración.
  • Promiscuidad: Si tienes relaciones sexuales, que sea con una sola persona que a su vez tenga relaciones sexuales solamente contigo.
    • Usar condones cada vez que tengas relaciones sexuales te da algo de protección. Pero los condones no siempre previenen la infección ya que no cubren el área del escroto (la bolsa que recubre los testículos) del hombre.
  • Visita inmediatamente a tu médico si presentas síntomas de una infección vaginal y sigue el tratamiento completo.
  • Evita las duchas vaginales, porque destruyen la flora de la vagina (las bacterias buenas que te defienden las infecciones).
  • Aliméntate bien, consume abundantes frutas frescas y verduras. Mantente sana/o y con un buen sistema inmunológico.
  • Evita el consumo de tabaco.
  • Aplícate la vacuna contra el virus del Papiloma Humano  (a partir de los 9  ó 10 años).

vph06

La vacuna contra el VPH

La vacuna contra el VPH provee protección contra algunos de los tipos del VPH. Dos marcas disponibles hoy en día son Gardasil  y Cervarix.
Gardasil provee protección contra los tipos 6, 11, 16 y 18 del VPH. Cervarix provee protección contra los tipos 16 y 18 del VPH.

vph07

Ninguna de estas dos vacunas contiene virus vivos. Esto quiere decir que no son infecciosas y no se pueden contagiar a una persona con el VPH.

  • Gardasil está recomendada para los hombres y mujeres de entre 9 a 26 años de edad y
    • Cervarix está recomendada para mujeres de 10 a 25 años de edad. Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus silgas en inglés) recomiendan que las tres dosis se apliquen entre las edades de 11 a 12 años ya que la vacuna provee la máxima protección cuando se aplica antes de cualquier exposición al VPH.
    • ¿Cuántas inyecciones se aplican? La vacuna consta de tres dosis. La primera dosis en cualquier momento, la segunda a los 2 meses de la primera y la tercera dosis a los 6 meses de la primera aplicación. Una sola dosis NO SIRVE.

La vacuna combate la enfermedad y crea resistencia. No es un virus vivo ni muerto. La vacuna previene las infecciones de los VPH tipo 6, 11, 16 y 18 y tiene una efectividad del 95%

¿A quién se le debe aplicar la vacuna?

La Asociación Española de Pediatría recomienda la vacunación de todas las adolescentes y la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia aconseja la prevención primaria y secundaria de los cánceres de cuello de útero y otras patologías en:

  • Niñas de 9 a 14 años: máxima prioridad de vacunación por su máximo potencial preventivo.
  • Mujeres de hasta 25-26 años: alta prioridad de vacunación por la evidencia del alto potencial preventivo.
  • Mujeres de 27 a 45 años: Si una mujer ya está infectada con un tipo del VPH, las vacunas no la protegerán contra las enfermedades que produce ese tipo. Sin embargo, las vacunas pueden proteger contra otros tipos del VPH que contienen las vacunas.
    • La vacunación es beneficiosa para prevenir reactivaciones o reinfecciones en mujeres previamente infectadas y que habían aclarado la infección.

Estas vacunas no se usan para tratar infecciones existentes por el VPH. Tampoco protegen contra todos los tipos del VPH y por ello no confieren una protección completa contra el cáncer del cuello uterino o las verrugas genitales.

Por lo tanto, las mujeres que se han vacunado, deben aún hacerse regularmente exámenes de detección de cáncer del cuello uterino según las recomendaciones de sus médicos.

Hasta la fecha, se cree que la protección de la vacuna dura por lo menos 5 años para la vacuna contra cuatro tipos del VPH y más de 6 años para la vacuna contra dos tipos del VPH, aunque se siguen haciendo estudios de investigación sobre este asunto. Tal parece que no es necesario recibir una vacuna de refuerzo en el futuro para fortalecer esta protección.

¿Produce alguna molestia su aplicación? Las pruebas realizadas en la vacuna demuestran únicamente problemas menores como fiebre después de su aplicación o irritación en el área donde se aplicó la vacuna.

¿Quién no debe recibir la vacuna contra el VPH?

  • Las mujeres embarazadas no deben recibir esta vacuna pues hay muy poca información acerca de la vacunación contra el VPH durante el embarazo. Aún así, no hay evidencia de que el feto corra peligro si la madre es vacunada sin saber que está en embarazo.
  • Las personas que tengan una historia de hipersensibilidad inmediata a la levadura o a cualquier componente de la vacuna no deben recibirla.
  • Aquellas personas con una enfermedad moderada o severa y aguda deben esperar hasta recuperarse para recibir la vacuna. Las personas con enfermedades leves (por ejemplo, diarrea o infecciones respiratorias superiores leves, con o sin fiebre) pueden recibir la vacuna.

Lo que debes saber sobre la vacuna del VPH:

  • La vacuna no ofrece protección completa para todos los tipos de VPH.
  • Aún cuando tengas la vacuna, es importante  que te hagas periódicamente el examen de Panicolaou (si ya iniciaste actividad sexual), al igual que cualquier mujer  que no ha sido vacunada.
  • La vacuna no te protege de las infecciones vaginales ni de otras enfermedades de transmisión sexual.
  • La vacuna no cura el VPH.
  • Todavía no se sabe por cuánto tiempo te protegerá la vacuna y si es necesario un refuerzo.
  • No hay ningún tipo de virus en estas vacunas y, por lo tanto, no tienes el riesgo de contagiarte de VPH cuando la recibas.

¿Qué impacto tiene el Virus del Papiloma Humano en el embarazo?

Si una mujer embarazada tiene el virus del VPH, sin lesión, no ocurre nada.  Se controla el embarazo con una rutina normal, realizando la colposcopia al principio y final  del embarazo.

Durante los dos primeros trimestres del embarazo y debido a la disminución (normal en el embarazo) del sistema inmunológico, hay una  mayor frecuencia de que persista la infección y que aparezcan lesiones durante el embarazo.

Pero el organismo se recupera de forma intensa al principio del tercer trimestre o sea se incrementa el sistema inmunológico y se acentúa en el post-parto, con una mejoría muy alta de la infección.

Cuando una embarazada tiene una lesión o condiloma durante el embarazo, no se aconseja realizar tratamiento alguno por el riesgo de hemorragia, aunque se trate de una lesión de alto grado. Sin embargo, sí se puede realizar una biopsia del cuello uterino, adoptando las debidas precauciones, cuando el médico tiene la sospecha de cáncer; en ausencia de cáncer debe recomendarse el parto vaginal y control posterior.

Debido a los cambios hormonales que suceden durante el embarazo, es posible que las verrugas (o condilomas) crezcan tanto que puedan llegar a obstruir el canal de nacimiento. En tales casos, las verrugas podrían requerir cirugía, o podría ser necesaria una cesárea. En casos raros, el VPH también puede infectar al bebé, causando verrugas en su garganta.

Si no hay lesiones (condilomas) obstruyendo el canal del parto, no habrá indicación de cesárea, aunque se conocen opiniones contrarias. El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos, en el presente, no recomienda cesárea en pacientes con VPH al no haberse demostrado contaminación del bebé a su paso por el canal vaginal.

La indicación de cesárea es si los condilomas, o las lesiones verrugosas son tan grandes que obstruyan el canal del parto, pero finalmente será una decisión que tomen tu médico y tú.

No debes sentir culpa ni avergonzarte por tener el VPH genital

Es natural que las personas que descubren que están infectadas con el VPH genital deseen saber quién se los contagió. Pero no hay modo de saberlo con seguridad. El virus es muy común. Una persona puede tener VPH genital durante un tiempo prolongado antes de ser detectado. Si tienes VPH genital, no culpes a tu pareja actual, ni supongas que tu pareja ha sido infiel. El VPH genital no debe interpretarse como una señal de que tu o tu pareja estén teniendo relaciones sexuales fuera del ámbito de la pareja. .

Es posible que te sientas incómodo para hablar de temas sexuales con tu pareja. Pero mantener una conversación abierta acerca del VPH genital y de la salud sexual puede ayudarlos a ambos a proteger su salud. Puedes pedir a tu pareja que lea este documento o bien pueden leerlo juntos; de esta manera, les resultará más sencillo comenzar a hablar sobre el tema

Preguntas frecuentes

¿Por cuánto tiempo me protege la vacuna?
Como es relativamente nueva, no se sabe con exactitud. Es necesario realizar más estudios. Por ejemplo, no se sabe si es necesario un refuerzo a los dos años de aplicada.

¿Las personas que ya tienen el virus deben vacunarse?
La vacuna no trata ni cura el VPH ya adquirido. La inyección ayuda a que una persona que ya tiene algún tipo de virus, no se infecte por los otros protegidos por la vacuna. Por ejemplo, si tienes el tipo 6, la vacuna lo protegerá de adquirir el tipo 16.

¿Qué pasa si quedo embarazada mientras estoy recibiendo la serie de vacunas?
Avísale a tu médico si quedas embarazada en la época en la que estás recibiendo la vacuna. Si es así, debes esperar hasta después de tener el bebé para ponerte las otras dosis.

¿Debo ponerme la vacuna si estoy amamantando a mi bebé?
No. Lo mejor es esperar hasta que dejes de amamantar.

En este momento no contamos con suficiente información sobre los efectos de la vacuna en mujeres embarazadas o en la leche materna.

¿Después de recibir la vacuna tengo que seguir usando preservativo y tomando precauciones al tener relaciones sexuales?
Sí. La vacuna no te protegerá de otras enfermedades de transmisión sexual, como la sífilis, la gonorrea o las infecciones por clamidia. Tampoco te protegerá de otros tipos de VPH que también pueden producir cáncer del cuello uterino.

¿Por qué?
La vacuna no te protegerá de todos los tipos de VPH que pueden producir cáncer del cuello uterino. Si estás teniendo relaciones sexuales, es posible que ya tengas uno de los cuatro tipos de VPH. Además, la vacuna no te protegerá de otras enfermedades de transmisión sexual.

¿Cómo puedo evitar contagiar a otras personas?

  • Asegurándote de que cualquier lesión en la piel o verrugas genitales sean tratadas hasta que desaparezcan completamente.
  • El uso del condón durante las relaciones sexuales puede ayudar a evitar la transmisión de la infección. Sin embargo, los condones no siempre son efectivos para evitar la transmisión del VPH, puesto que la infección puede estar presente en otras áreas de la piel no cubiertas por el condón.
  • Ahora que ya sabes que tienes VPH, debes dejárselo saber también a tu pareja sexual actual y a tus parejas anteriores para que estas personas puedan ser examinadas y tratadas apropiadamente.

Tengo menos de 30 años y mi prueba del Papanicolaou se reportó como “anormal”. Ahora mi médico quiere que me someta a la prueba del VPH. ¿Por qué?
El resultado de anormalidad en la prueba del Papanicolaou más común se conoce como ASCUS (también pronunciado ascas en inglés). Las células ASCUS generalmente no indican pre-cáncer, pero no son del todo normales. Tu médico quiere que te sometas a la prueba del VPH para ver si los cambios de las células son a causa del virus. Sólo las mujeres con ASCUS que además tienen el VPH requieren de más pruebas. En este caso, la prueba del VPH es usada para tomar decisiones sobre el posible tratamiento.

¿Qué implica para mí si doy positivo en la prueba del VPH?
La prueba del VPH te indica solamente si tienes los tipos del VPH que pueden desarrollar cáncer. Si tienes el VPH y la prueba del Papanicolaou da resultados normales, significa que tienes el virus solamente.

Referencias

Agradecemos la valiosa colaboración de la doctora Rosalba Fragoso Paredes,  miembro del Colegio Mexicano de Ginecología y Obstetricia.

Endometriosis
Antes, Embarazo, Mujer, Sexo y Adolescencia

Endometriosis

Introdución

La palabra “Endometriosis” viene de “endometrio” que es el tejido que recubre el interior del útero.

La palabra “Endometriosis” viene de “endometrio” que es el tejido que recubre el interior del útero.

El endometrio es un tejido que responde a los cambios que tienen lugar durante el ciclo menstrual que, generalmente, es de 28 días. Estos cambios

son provocados por las hormonas (estrógeno y progesterona) que producen los ovarios y permiten la implantación del óvulo fecundado en caso de embarazo.

Se calcula que un 10% de las mujeres van a padecer endometriosis durante su vida reproductiva. Esto da un total de 176 millones de mujeres alrededor del mundo que son afectadas sin importar su raza o condición social. Muchas de ellas no son diagnosticadas y, por lo tanto, no son tratadas.

Definición

La endometriosis es una enfermedad en la cual un tejido similar al del endometrio se encuentra fuera del útero donde induce una reacción inflamatoria crónica que puede dar como resultado tejido cicatrizal. Se encuentra principalmente en otros órganos reproductivos dentro de la pelvis o en la cavidad abdominal. En muy raros casos se ha encontrado en el diafragma y en los pulmDAones.

En esas localizaciones extrauterinas, el tejido endometrial se desarrolla bajo la forma de “nódulos”, “tumores”, “lesiones”, “injertos” o “”crecimientos” de tejido endometrial en lugares en donde no debería de estar.

Es una enfermedad que afecta a las mujeres, jóvenes y adultas, durante sus años de fertilidad.

¿Qué pasa en la endometriosis?

Cada mes, los ovarios de una mujer producen hormonas que le ordenan a las células del revestimiento del útero (células endometriales) a multiplicarse, hincharse y volverse más gruesas preparándose para un posible embarazo, si éste no ocurre, entonces este tejido se desecha en forma de sangrado y el tejido se adelgaza nuevamente.

El fluido menstrual contiene sangre y fragmentos vivos de endometrio. Algunos de estos fragmentos de alguna forma se implantan en la superficie de los tejidos de los órganos de alrededor del útero y comienzan a crecer y funcionar formando “parches” de endometrio implantado, que son conocidos como implantes o “focos endometriósicos”, los cuales, una vez implantados,  comienzan a responder a las hormonas del ciclo menstrual de la misma manera del endometrio normal del útero.

Si el embarazo no ocurre, entonces ambos (endometrio normal e implantes endometriósicos) se fracturan y empiezan a sangrar. Sin embargo, la sangre de los implantes endometriósicos no puede escapar del cuerpo así que sangran directamente en la superficie de los órganos y tejidos de alrededor quedando dentro del abdomen.

Esta sangre provoca irritación que lleva a inflamación, cicatrización y, en algunos casos, a la formación de adherencias (bandas de tejido fibroso) entre los órganos de la pelvis, que pueden ser causa de dolor o incluso pueden unir dos órganos que normalmente estarían separados.

Así mismo, si las trompas de Falopio o los ovarios están afectados por la endometriosis, puede resultar obstruido el paso del óvulo, lo que impide el embarazo. De hecho, la endometriosis es considerada como una de las causas más importantes de infertilidad femenina.

Las mujeres con endometriosis típicamente tienen implantes de este tejido en:

  • los ovarios: los implantes localizados en el ovario a menudo crecen más rápidamente que en otras localizaciones y pueden formar grandes quistes endometriósicos comúnmente llamados “endometriomas” o “quistes de chocolate”.
  • las trompas de Falopio
  • en el peritoneo
  • en los ligamentos que sostienen al útero
  • el intestino,
  • el recto, la vejiga y en el revestimiento del área pélvica. También pueden ocurrir en otras áreas del cuerpo.
  • En el septum recto- vaginal

Aunque es más raro, puede también encontrarse en:

  • Las cicatrices de la cesárea o de la laparoscopía/ laparotomía.
  • En la vejiga
  • En los intestinos: colon, apéndice y recto.

En casos más raros, se han encontrado dentro de la vagina, dentro de la vejiga, en la piel, en el pulmón y en el cerebro.

¿Qué pasa en la endometriosis?

Al ir progresando la enfermedad los implantes pueden crecer y eventualmente formar pequeños quistes.

Causas

No se sabe exactamente cuál es la causa y de hecho hay varias teorías al respecto, desafortunadamente, ninguna de ellas ha sido probada ni explica claramente los mecanismos asociados con el desarrollo de la enfermedad.

Algunas de estas teorías han sido más aceptadas aunque la realidad es que pueden ser una combinación de factores los que hacen que algunas mujeres desarrollen este padecimiento.

Teoría de la menstruación retrógrada: esta teoría fue promovida por el doctor John Sampson en 1920. Él conjeturó que el tejido menstrual fluye hacia la pelvis a través de las trompas de Falopio (a esto se le llama “menstruación retrógrada”) y se deposita en los órganos pélvicos donde se implantan y desarrollan. Sin embargo, existe muy poca evidencia de que las células endometriales puedan pegarse a los órganos pélvicos y crecer. Años más tarde, los investigadores encontraron que el 90% de las mujeres tiene menstruación retrógrada y como la mayoría de ellas no tiene endometriosis, algunos de ellos concluyeron que algo más (quizás un problema del sistema inmune o una disfunción hormonal), es lo que dispara la enfermedad

La teoría inmune: Sin embargo, los científicos han encontrado recientemente que la formación de endometriosis tiene que ver con la forma en que el sistema inmune (defensas) del organismo enfrenta a esa sangre dentro de la cavidad abdominal y se han encontrado defectos en el sistema inmune que pueden derivar en la incapacidad para eliminar esta sangre y fragmentos de tejidos de donde no deberían de estar. La mayoría de las mujeres que tienen endometriosis presentan alteraciones metabólicas que favorecen que su útero (matriz) se contraiga de una forma anormal durante la menstruación, permitiendo mayor flujo retrógrado de la menstruación hacia el interior del abdomen, favoreciendo la implantación de más tejido endometrial en sitios donde no debería de existir.

Teoría genética: se ha demostrado que las mujeres con parentesco de primer grado con mujeres que tienen este padecimiento, tienen un riesgo aumentado de desarrollar endometriosis y en estos casos, la enfermedad tiende a ser empeorar en la siguiente generación. Las mujeres con una madre, hermana o hija con endometriosis, es muy probable que también presenten este padecimiento. En la actualidad existen estudios en todo el mundo que buscan un gen de endometriosis.

La endometriosis se encuentra en casi las tres cuartas partes de las mujeres que tienen dolor pélvico crónico. Puede afectar a cualquier mujer en edad reproductiva ya que el crecimiento del tejido anormal depende de los estrógenos. Lo demuestra el hecho de que muy rara vez se produce endometriosis antes de la primera regla y de que desaparece en la menopausia (aunque puede volver a aparecer si la mujer sigue un tratamiento hormonal).

Aunque típicamente suele diagnosticarse entre los 25 y 35 años, la afección probablemente comienza alrededor del momento del inicio de la menstruación regular.

Teoría de la distribución linfática o vascular: algunos fragmentos endometriales pueden viajar a través de la circulación linfática o sanguínea a otras partes del organismo. Esto puede explicar cómo es que la endometriosis termina en lugares muy distantes como los pulmones, el cerebro, la piel o el ojo.

Factores de riesgo

Existe más probabilidad de presentar endometriosis si:

  • Comenzaste a menstruar a una edad temprana.
  • Nunca has tenido hijos.
  • Tienes períodos menstruales menores a 27 días o que duran 7 días o más.
  • Tienes un himen cerrado, que bloquea el flujo de sangre menstrual durante el período.

Se sabe que esta alteración es ahora más frecuente que hace 50 años y los investigadores piensan que en la actualidad la mujer casi siempre trabaja, ha retrasado la maternidad, tiene menos hijos y ha acortado el tiempo de lactancia. Es decir, hoy en día las mujeres tienen un mayor número de menstruaciones, elemento clave, al parecer, para el desarrollo de la endometriosis.

¿Qué tan frecuente es la endometriosis?

Alrededor del 15 y el 20% de las mujeres padecen endometriosis. La severidad de la enfermedad varía de mujer a mujer. Es interesante notar que no hay relación entre la cantidad de endometriosis y la severidad de los síntomas. Una mujer puede tener una pequeña cantidad de endometriosis y padecer síntomas importantes, mientras otra puede tener una endometriosis extensa y no padecer ninguno de sus síntomas.

  • La endometriosis se presenta principalmente en mujeres en sus años reproductivos, es decir a partir de que inicia la primera menstruación hasta la última, sin embargo se ha encontrado en mujeres desde 10 y hasta 70 años.

¿Cómo se clasifica?

Basándose en la localización afectada, se han clasificado cuatro etapas:

  1. Mínima: endometriosis superficial con adherencias leves.
  2. Leve: endometriosis superficial y profunda, adherencias leves.
  3. Moderada: endometriosis superficial y profunda, adherencias leves y densas.
  4. Severa: endometriosis superficial y profunda con adherencias densas.

Aunque estas etapas pueden parecer similares, el tamaño y número de las áreas afectadas indica el diagnóstico. (Breitkopf and Bakoulis,)

¿Cuáles son los síntomas de la endometriosis?

El tipo, número y severidad de los síntomas experimentados varía ampliamente. Algunas mujeres experimentan muchos síntomas que pueden ser en ocasiones debilitantes. Otras no experimentan ninguno de sus síntomas y descubren que tienen endometriosis cuando no se pueden embarazar.

Al progresar la enfermedad el número y severidad de los síntomas aumenta, así como el número de días en el mes en los que se sienten los síntomas:

El síntoma más común de la endometriosis es el dolor pélvico, sin embargo existen un amplio rango de síntomas que pueden ser asociados a esta condición.

Dolor: en la parte baja del vientre antes y/o durante la menstruación, que posiblemente guarda relación con la congestión, la producción hormonal y la formación de adherencias. Sin embargo, algunas mujeres experimentan dolor que no está relacionado con su ciclo menstrual y esto es lo que hace que esta enfermedad sea tan impredecible y frustrante.

El dolor de leve intensidad al inicio de la menstruación puede ser normal, pero no es normal si:

  • Es tan intenso que te impide ir a la escuela, hacer deportes o te hace faltar al trabajo.
  • Es tan intenso que te hace quedarte en cama
  • No mejora con los medicamentos comunes para el dolor como son: los analgésicos (tempra, aspirina, ponstan, naxen, etc.)
  • Ocurre siempre en las mismas fases (período menstrual, ovulación)
  • Son progresivamente más intensos, es decir te duele cada vez más y tienes la necesidad de ir tomando medicamentos cada vez más fuertes.

El dolor se presenta más comúnmente durante los períodos menstruales, pero se puede presentar de muchas otras formas como:

  • dolor durante o después de las relaciones sexuales (por el estiramiento de los órganos y tejidos de la pelvis que están pegados, afectando los ligamentos y nervios.
  • dolor abdominal o pélvico (no necesariamente en el periodo menstrual), dolor de espalda baja,
  • dolor durante la ovulación, dolor en las piernas o en la ingle y dolor en la vagina o en el recto al ser examinadas por el ginecólogo.

¿Cuáles son los síntomas de la endometriosis?

Sangrado anormal o muy abundante en el momento de la menstruación sangrados prolongados, manchado premenstrual, sangrados irregulares durante el mes, ciclos irregulares.

Síntomas intestinales: Las mujeres afectadas de Endometriosis, presentan frecuentemente síntomas intestinales y muchas han sido diagnosticadas de padecer “colitis”, “síndrome de intestino irritable” o “colon espástico”. Sin embargo el origen de sus molestias es esta enfermedad.

Pueden tener:

  • Nausea y vómito durante la menstruación.
  • Movimientos intestinales dolorosos.
  • Dolor al expulsar gases o al defecar.
  • Dolor intestinal o síntomas de intestino irritable.
  • Distensión abdominal durante el periodo.
  • Diarrea o estreñimiento durante la menstruación.
  • Sangrado a través del recto.

Síntomas vesicales (Urinarios): Aunque es menos frecuente, algunas mujeres presentan síntomas urinarios, que pueden llegar a ser muy molestos y preocupantes, sobre todo si se presentan durante la menstruación.

  • Dolor al orinar
  • Aumento de la frecuencia urinaria
  • Puedes llegar a orinar con sangre.

Infertilidad (dificultad para embarazarse): Es la incapacidad de lograr el embarazo ó la incapacidad de llevar a buen término un embarazo (pérdidas o abortos repetidos). La infertilidad es una situación frecuente asociada a la presencia de endometriosis.

  • Casi un tercio de las mujeres infértiles tienen endometriosis y alrededor del 40% de las mujeres que padecen Endometriosis padecen infertilidad.
  • A veces, las mujeres experimentan alivio de los síntomas cuando están embarazadas. De hecho, muchos de los medicamentos empleados para aliviar los síntomas de endometriosis se basan en los efectos de las hormonas que se producen durante el embarazo.
  • La infertilidad relacionada a la endometriosis puede ser tratada por cirugía laparoscópica, hiperestimulación ovárica, inseminación intrauterina o fertilización in vitro.

Otros síntomas señalados por mujeres comprenden:

La endometriosis es una enfermedad sistémica que puede afectar otras áreas del organismo como son el sistema inmune y el endócrino (referente a las hormonas) afectando el metabolismo de una manera importante por lo que puedes presentar otros síntomas como: fatiga, depresión, insomnio e infecciones vaginales recurrentes.

En muchos casos el tratamiento puede ayudar a evitar que este problema se empeore.

Diagnóstico

La endometriosis solo puede diagnosticarse por medio de una laparoscopía que consiste en la inserción de una cámara muy pequeña a través de dos cortes pequeños a la altura del ombligo, para ver los órganos reproductivos y la cavidad pélvica y evaluar la gravedad de la endometriosis. Cuando lo considera necesario, al mismo tiempo puede:

  • tomar muestras de tejido para diagnóstico en el laboratorio
  • eliminar las lesiones de endometriosis que sea posible extraer en este tratamiento quirúrgico.
  • Liberar de adherencias y cicatrices las trompas de Falopio, los ovarios, etc.,
  • Eliminar los quistes ováricos.

La endometriosis solo puede diagnosticarse por medio de una laparoscopía

El diagnóstico definitivo, necesario para justificar tratamientos prolongados por endometriosis debe ser la biopsia de tejido y el diagnóstico en el laboratorio.

Sin embargo, este procedimiento es caro e invasivo y, si el cirujano que lo hace, no es especialista en endometriosis, es posible que no sea capaz de reconocerlo y esto puede dar como consecuencia que el resultado sea un falso “negativo” (sobre todo si no se toma biopsia de tejido). Además, no todo el mundo está dispuesto a pasar por un procedimiento de cirugía.

Esto hace que el diagnóstico de la endometriosis sea un desafío y es necesario que el ginecólogo esté capacitado para reconocer los síntomas sugerentes de endometriosis a través de una extensa plática e interrogatorio que le permita hacer una historia clínica. Para que esto suceda, es MUY importante que la mujer sea honesta acerca de sus síntomas y de los patrones en que se presentan.

Para llegar al diagnóstico seguramente tu médico te pedirá que te hagas algunos estudios auxiliares como son:

  • El tacto ginecológico puede poner de manifiesto puntos dolorosos o incluso la presencia de tumoraciones pélvicas dolorosas (endometriomas ováricos).
  • La ecografía o ultrasonido transvaginal (por vagina) ayuda al médico a identificar datos indirectos de la enfermedad y a detectar imágenes características de endometriosis ovárica que en la práctica se denominan endometriomas o quistes de chocolate por su aspecto visual
  • en algunos casos resonancia magnética nuclear.

Con estos estudios es posible observar lesiones muy grandes, la presencia de quistes de endometriosis o –muy importante- descartar otras alteraciones que sean responsables de los síntomas. Sin embargo, en la gran mayoría de los casos los focos o lesiones endometriósicas no miden más que unos milímetros y se hacen imperceptibles para estos estudios. Es por esto que la única forma de lograr un diagnóstico definitivo es con la visualización directa de las lesiones a través de la “laparoscopía”.

Investigaciones que se realizaron en la Universidad de Chicago han demostrado que las mujeres a veces tienen que esperar un promedio de diez años antes de ser diagnosticadas, ya que sus síntomas son atribuidos generalmente a exageraciones y son rechazados, subestimados o ignorados por los médicos generales.

Tratamiento

La endometriosis es una enfermedad crónica que depende del estatus hormonal de la mujer que la padece, así, mientras exista función hormonal sexual, la enfermedad seguirá presente.

Cuando la endometriosis no da síntomas, o si sus síntomas son muy ligeros, generalmente no necesita de ningún tratamiento médico pero hay que acudir al médico con regularidad para que pueda detectar cualquier cambio.

No existe una cura total para la endometriosis, pero hay tratamientos que pueden ayudar a aliviar los síntomas y mejorar tu calidad de vida. El truco está en encontrar la mejor solución para ti. Esto quiere decir que tendrás que hablar con tu médico acerca de tus síntomas, cómo afectan tu vida diaria y si quieres o no tener bebés en el futuro.

Las mujeres, por regla general, tienen dos alternativas bien definidas:

  • el tratamiento a base de medicamentos y
  • la intervención quirúrgica.

En algunos casos resulta necesario combinar ambos métodos.

Tratamiento Médico

Analgésicos: la mayoría de las mujeres afectadas han utilizado toda clase de medicamentos para el dolor como aspirina, paracetamol, panadol, tylenol, etc. Estos medicamentos actúan reduciendo la sensibilidad del cuerpo al dolor.

Pero muy pocas saben del uso de los medicamentos anti inflamatorios no esteroideos como el motrín, el advil, ibuprofen, ponstan, etc. Estos medicamentos son efectivos para aliviar el dolor y la inflamación, pero para que actúen deben de ser usados correctamente.

Se piensa que mucho del dolor causado por la endometriosis se debe a la inflamación provocada en parte por los altos niveles de “prostaglandinas malas”. Estas son sustancias químicas que se pueden encontrar en todas las células de nuestro organismo y que tienen efectos benéficos y necesarios pero también tienen efectos perjudiciales (produce inflamación, disminuye el flujo del oxígeno, induce el dolor, etc.). La mala noticia es que se ha visto que las mujeres con endometriosis producen un exceso de las prostaglandinas malas que causan inflamación, dolor y contracciones uterinas.

Teóricamente, los anti inflamatorios no esteroideos son una buena elección porque trabajan bloqueando la producción de todas las prostaglandinas pero para que funcionen deben tomarse 24 horas antes de lo que esperas el dolor. Si no sabes la fecha exacta, se recomienda tomarlas desde una semana antes. Lo más importante es que recuerdes, la acción de estos medicamentos no es para aliviar el dolor sino para evitar la producción de prostaglandinas. Es difícil saber cuál será la mejor para un caso determinado por lo que a veces tu médico tendrá que probar con dos o tres marcas.

Dieta: Es importante recordar que los efectos de las “prostaglandinas malas” también pueden moderarse en parte con la dieta y suplementos alimenticios. Reduciendo la ingesta de grasas animales, cafeína y alcohol y agregando aceite de pescado y aceite de oliva a tu dieta, puedes aumentar la producción de prostaglandinas buenas y decrecer la de las “malas”.

Tratamiento hormonal: Aunque la causa de la endometriosis no sea conocida, sí se sabe que la enfermedad es exacerbada por los estrógenos. Por lo tanto, el tratamiento hormonal para la endometriosis está diseñado para tratar de moderar la producción de estrógenos en el cuerpo de la mujer. La terapia hormonal se usa para suspender el periodo menstrual y prevenir el sangrado mensual.

Existen varios tipos de medicamentos que actúan contrayendo el revestimiento del útero y las lesiones endométriosas.

  • La píldora anticonceptiva: suprime la menstruación e inhibe el crecimiento del endometrio y de los implantes endometriosos.
    • Dado que cada mujer responde de forma diferente a las dosis hormonales, a veces es necesario “experimentar” hasta que se encuentra cuál es la píldora que funciona mejor para cada persona y tiene los menores efectos colaterales.
    • Tu médico te dirá cómo debes tomarla. Es importante que lo visites regularmente.
    • Como cualquier tratamiento hormonal, la píldora combinada no mejorará tus posibilidades de embarazarte, es por eso que no debe ser usada como tratamiento para la infertilidad.
  • Progestógenos/progesterona: son un grupo de medicamentos que se comportan como la hormona progesterona. Vienen en diferentes presentaciones cada una de las cuales tiene sus ventajas o desventajas. Se consideran como un tratamiento efectivo de los síntomas de la  endometriosis pero puede tener efectos colaterales muy molestos para algunas mujeres.
    • No se entiende exactamente cómo es que mejoran los síntomas pero probablemente lo hacen al suprimir el crecimiento del endometrio y de los implantes haciendo que, gradualmente, se pierdan. Puede también disminuir la inflamación pélvica.
    • En las dosis utilizadas (el médico tratará de darte la mínima dosis necesaria para evitar los efectos colaterales), la mayoría de las mujeres dejan de ovular y de menstruar; estas funciones se recuperan a las 3 o 4 semanas de suspender el medicamento.
    • El tratamiento puede ser de 3 a 6 meses pero,  dado que es una enfermedad crónica, es probable que el médico decida repetir esto o alargarse hasta un año. El sistema de levonorgestrel intrauterino puede permanecer en el útero hasta 5 años.
    • Este medicamento no interactúa con ningún alimento ni con el alcohol.

Tratamiento quirúrgico

La cirugía tratará de reducir el dolor causado por la endometriosis al remover las lesiones visibles de endometriosis y las adherencias asociadas a este problema.

La laparoscopía es el único medio definitivo para diagnosticar y tratar la endometriosis. En la actualidad ya casi no se hacen laparotomías para tratar la endometriosis.

El éxito de la cirugía depende de la experiencia y capacidad del cirujano pero también estará influenciado por la personalidad de la mujer, su estado emocional, la severidad, la extensión de la endometriosis, etc.

Es posible que se alivie el dolor después de la cirugía, sin embargo, los síntomas pueden regresar. En muchos casos, el médico decide hacer el tratamiento con cirugía y al mismo tiempo receta medicamentos para ayudar a prolongar el período sin síntomas.

Histerectomía y oovarectomía: Si el dolor es agudo y no se alivia después del tratamiento, se considerará realizar un procedimiento de histerectomía (cirugía para extraer el útero). Es menos probable que la endometriosis se vuelva a producir si se extraen los ovarios. Después de este procedimiento, la mujer dejará de tener periodos menstruales y no podrá quedar embarazada. Sin embargo, hay una pequeña probabilidad de que los síntomas regresen aun después de extraer el útero y los ovarios.

Eligiendo el médico adecuado

Es vital que una mujer con endometriosis pueda comunicarse libremente con su médico y viceversa.

Afortunadamente, hay varias cosas que puedes hacer antes de la cita:

  • Tómate unos minutos para marcarte un objetivo y hacer una lista con todas las preguntas que consideras importantes para este caso, por ejemplo:
    • ¿Cómo sabremos si este tratamiento funciona?
    • ¿Cuáles son los beneficios?, ¿cuáles son los riesgos?
    • ¿durante cuánto tiempo lo voy a tomar?
    • ¿necesitaré otros tratamientos o procedimientos en el futuro?
  • Escribe también TODOS tus síntomas tal cual suceden (sin minimizarlos) anotando la fecha, momento y situación del dolor. Por ejemplo:
    • “vengo hoy porque tengo dolor pélvico durante dos semanas cada mes. He tomado analgésicos pero no me sirven. Quiero saber la causa y qué puedo hacer para mejorarlo”.
  • Sé específica acerca de tus síntomas: describe el dolor cuándo sucede, cuánto dura, cuál es su intensidad y cuál es su localización.
    • Con información específica, puedes darle un panorama adecuado de tus síntomas, por ejemplo, puedes decir: “Desde hace dos meses tengo dolor durante las relaciones sexuales. Tengo una sensación de ardor en la penetración y un dolor agudo como de cuchillo al terminar que a veces me dura hasta dos horas. Esto sucede más bien a la mitad de mi ciclo menstrual”. No tengas pena, si le dices simplemente “tengo cólicos”, no das la verdadera dimensión de tu molestia y no levantas una bandera roja en la mente del médico. Tú juegas un papel determinante en la obtención de un buen diagnóstico y plan de tratamiento.
  • Recuerda los nombres de los medicamentos que estás tomando y llévale tus estudios de laboratorio que te hayas practicado últimamente.

Si sientes que el médico no te escucha y simplemente te dice que te relajes, pídele que te refiera con otro ginecólogo y busca que sea especialista en endometriosis.

Se persistente hasta que encuentres la respuesta que realmente te convenza. Lee, investiga y habla con otras mujeres acerca de la endometriosis.

¿Qué puedo hacer yo para mejorar mis síntomas?

Además de la parte médica, hay varias cosas que puedes hacer para ayudarte en el tratamiento y disminuir el dolor:

  • Cuida tu dieta: elimina la cafeína, el alcohol, el azúcar, las carnes rojas y los alimentos fritos. Suspende todos los alimentos que contengan trigo justo antes y durante la menstruación. Incluye alimentos que contengan Omega 3 como el salmón.
  • Trata de relajarte: la relajación no es solamente buena en teoría. Trata de relajarte completamente unos minutos diarios. Los ejercicios respiratorios pueden ayudar también a calmar el cuerpo.
  • Duerme, duerme, duerme: los estudios sugieren que la falta de sueño pueden causar cambios de nuestras hormonas y del metabolismo., inflamación y niveles incrementados de dolor.
  • Piensa positivamente: de acuerdo con los investigadores de la Universidad de Harvard, el optimismo da como resultado una mejor salud. Trata de cambiar los pensamientos negativos por otros positivos y te sentirás mejor si encuentras formas de tener esperanza mientras que te enfrentas a los problemas diarios de la endometriosis.
  • Muévete siempre que puedas: los investigadores han encontrado que la actividad física puede bajar la tensión y hacer que tu cuerpo produzca endorfinas (el analgésico natural de tu cuerpo). Aprovecha los momentos en los que puedes moverte y cuando no, trata de hacer algo más tranquilo como caminar alrededor de tu manzana. Te sentirás mejor después.
  • Simplifica tu vida: la mayoría de las mujeres tienen demasiadas cosas que hacer y demasiados compromisos. Eso puede aumentar el estrés y hacerte daño a la larga. Trata de disminuir el ritmo y delegar más.
  • Evita las toxinas de tu medio ambiente: Trata de evitar las toxinas y aliméntate con productos orgánicos.

Pronóstico

La terapia hormonal y la laparoscopia NO pueden curar la endometriosis; sin embargo y como ya lo mencionamos, estos tratamientos pueden aliviar, parcial o totalmente, los síntomas en muchas mujeres durante años.

El hecho de extirpar el útero, ambos ovarios y las trompas de Falopio (histerectomía) brinda la mejor probabilidad de cura.

Posibles complicaciones

La endometriosis puede llevar a problemas para quedar embarazada (esterilidad). No todas las mujeres, sobre todo aquellas con endometriosis leve, tendrán esterilidad.

Otras complicaciones de la endometriosis abarcan:

  • Dolor pélvico crónico o prolongado que interfiere con las actividades sociales y laborales.
  • Quistes grandes en la pelvis (llamados endometriomas) que pueden romperse.

En unos pocos casos, los implantes de endometriosis pueden causar obstrucción de los tractos gastrointestinal o urinario, pero es infrecuente.

En muy raras ocasiones, se puede desarrollar cáncer en las áreas de endometriosis después de la menopausia.

Prevención

No existe ningún método probado para prevenirlo, pero las mujeres que tienen en su familia historia de endometriosis podrían considerar tomar píldoras anticonceptivas ya que este tratamiento ayuda a prevenir o a retrasar su aparición.

Preguntas Frecuentes

¿La Endometriosis produce cáncer?: No, la endometriosis no es cancerosa ni aumenta el riesgo de la mujer para tener cáncer de útero u otro tipo de cáncer.

¿La endometriosis puede curarse?: No existe una cura conocida para la endometriosis. Desafortunadamente, es un padecimiento que tiende a empeorar con la edad hasta la menopausia. Sin embargo, sí hay tratamientos que ayudan a reducir el tamaño del tejido y a disminuir los síntomas dolorosos.

¿La endometriosis es una enfermedad de transmisión sexual?: No. La endometriosis no puede transmitirse de un humano a otro. Se desconoce la causa pero NO es una enfermedad infecciosa.

¿La endometriosis se hereda?: La causa de la endometriosis se desconoce pero las investigaciones muestran que las mujeres que tienen una pariente en primer grado con este padecimiento, tienen un riesgo aumentado de padecer endometriosis.

¿Podré tener bebés?: Se calcula que el 30- 40% de las mujeres con endometriosis pueden tener dificultades para embarazarse. Si deseas quedarte embarazada, habla con tu médico para que juntos diseñen un plan de tratamiento.

¿Cuál es el pronóstico en la infertilidad?: La mayor parte de las mujeres afectadas podrán concebir siguiendo métodos naturales o avanzados según las condiciones particulares de la enfermedad de cada una (estadío de la endometriosis), los factores masculinos asociados a la pareja y otros factores asociados que podrían limitar la fertilidad femenina.

¿Si me quitan el útero (histerectomía), me curaré de la endometriosis?: Algunas mujeres eligen, como último recurso, que les quiten el útero. Sin embargo, aún esto no garantiza que el dolor se quitará totalmente. Si optas por esta cirugía, es importante que el médico quite también todos los tejidos de endometriosis que encuentre.

¿El embarazo cura la endometriosis? No. Algunas mujeres encuentran que sus síntomas de dolor se reducen durante el embarazo, pero esto no es una generalidad. En la mayoría de los casos, la endometriosis regresará después del embarazo cuando acabes de amamantar.

A mayor edad menor fertilidad y mayor tiempo expuesta a la enfermedad. Es por eso que los médicos recomiendan el embarazo en edades tempranas o al menos no prolongar excesivamente la reproducción. La edad y el tiempo de exposición, especialmente en ausencia de un adecuado control médico de la enfermedad, son tus peores enemigos reproductivos

Referencias

Qué son las enfermedades de transmision sexual
Sexo y Adolescencia

Qué son las enfermedades de transmision sexual

¿Qué son las ETS?

Las enfermedades de transmisión sexual, (ETS) eran conocidas anteriormente como enfermedades venéreas o enfermedades secretas.

Son un grupo de enfermedades (más de 30) que se contagian mediante las relaciones sexuales de cualquier  índole (vaginal, oral anal)  debido a no usar ninguna protección durante la relación sexual.

Algunas ETS también pueden ser contagiadas por un contacto directo, no sexual, con tejidos o fluidos infectados. Un modo común de transmisión no sexual es el contacto con la sangre infectada, por ejemplo, compartiendo las agujas cuando se usan drogas intravenosas, esta es una causa importante de transmisión de VIH y de Hepatitis B.

¿Quiénes las pueden padecer?

Actualmente  son más frecuentes en los  adolescentes  y en el adulto joven porque:

  •  Los adolescentes inician su vida sexual cada vez a menor edad
  • Generalmente  no usan  el condón femenino o el masculino
  • Saben poco acerca de estas enfermedades
  • Cambian de pareja  con frecuencia
  • Piensan  “A mi no me puede pasar nada”
  • Creen que solo con la penetración anal o vaginal hay riesgo de contagio.

¿Qué debo hacer si padezco una ETS?

Si crees que tienes una ETS (enfermedad de transmisión sexual), debes ir con tu médico de inmediato, Si no se trata de una ETS, entonces él mismo podrá tranquilizarte y tratarte por lo que sea que tienes.

Recuerda, es importante que acudas de inmediato a la consulta porque si has contraído una ETS, cuanto más temprano te la detecte y cuanto más temprano la empiece a tratar, mayores serán tus posibilidades de curarla o evitar que empeore.

¿Si padezco de una ETS y recibo tratamiento me curaré?

Las ETS pueden ser causadas por virus, bacterias, hongos y otros gérmenes.

Hay diferentes tipos de tratamientos que se dan para cada tipo de enfermedad de transmisión sexual (ETS).

Para tratar las causadas por bacterias, se toman pastillas o se da una inyección para matar al organismo o germen que causa la ETS. Las causadas por virus  NO se pueden curar, pero los tratamientos ayudan con los síntomas y pueden reducir mayores daños a tu cuerpo. Los tratamientos para los virus incluyen pastillas o pildoras, cremas, congelar o quemar el área infectada, o una operación.

Es importante que tomes en cuenta:
1.  Las  ETS que son causadas por virus  NO tienen curación y las adquieres para toda la vida.

  • Como el  Sida (VIH) o el virus el papiloma humano (VPH), el  Herpes Genital,

2. Algunas  ETS son silenciosas. En efecto, muchas de ellas  no dan síntomas, sino hasta después de muchos años, pero los daños que causa en el cuerpo avanzan silenciosamente  y mientras tanto la persona infectada llamada portador, infecta a sus parejas.

3.  Las ETS no distinguen sexo, condición social, edad o raza.

4. Puedes padecer más de una ETS. Una persona puede tener dos o más enfermedades en un mismo momento de la vida.

5. Para adquirir algunas de las ETS, NO es necesaria una relación anal o vaginal. Es suficiente el roce y tocamiento de los genitales para infectarse.  Antes de la eyaculación masculina existe salida de líquido preseminal que también contiene bacterias o virus.

6. No te auto mediques si padeces de una ETS. El tratamiento de una ETS  debe ser administrado y vigilado por un médico y se trata tanto al paciente como a su pareja sexual. La automedicación puede tener graves consecuencias.

7.  Las infecciones vaginales  favorecen el  desarrollo de la ETS

¿Quiénes están en mayor riesgo de contraer una ETS?

Los comportamientos de alto riesgo incluyen:

  •  Tener una -con una es suficiente para infectarte- relación sexual sin protección (condón). .
  • Tener varias parejas.
  • Tener una pareja con una historia de cualquier ETS.
  •   Tener una pareja con una historia desconocida.
  •   Usar drogas o tomar alcohol donde puede haber intercambio sexual.
  • Tener una pareja que usa drogas intravenosas.
  • Tener tu mismo una historia de ETS.
  • Ser adicto a las drogas y usar jeringas contaminadas de  personas infectadas.
  • Tener sexo anal.

¿Cuáles son las enfermedades de transmisión sexual más comunes?

Entre las más comunes podemos mencionar a las siguientes:

  • Chlamydia
  • Gonorrea
  • Sífilis
  • Hepatitis B
  • Herpes (oral y genital)
  • VIH/SIDA
  • Papilomavirus Humano (PVH)
  • Molluscum Contagioso *
  • Enfermedad Inflamatoria Pélvica (EIP)*
  • Piojos Púbicos o “Ladilla” *
  • Sarna *
  • Infecciones vaginales*
  • Tricomoniasis*

*No es siempre una enfermedad de transmisión sexual. Puede adquirirse sin tener relaciones sexuales.

La mayoría de estas enfermedades son serias. Pueden traerte graves consecuencias para la salud y necesitan la atención de un médico.

Las enfermedades transmitidas sexualmente pueden dejarte estéril, causar defectos físicos al nacimiento y aumentar las probabilidades de desarrollar cáncer.

En las mujeres, la enfermedad de inflación pélvica y una infección recurrente de moniliasis (es decir, una infección que se repite varias veces), pueden ser señales de infección con el VIH. El SIDA, la hepatitis B y la sífilis pueden causarte la muerte.

Es posible tener estas enfermedades sin mostrar síntomas. Muchas veces las mujeres no presentan ningún síntoma. Por ese motivo, es muy importante que te sometas a un examen de la pelvis cada año si tienes relaciones sexuales.

¿Cómo puedo prevenirlas?

Toma precauciones que disminuyan el riesgo de infección y transmisión de ETS.

  •  La abstinencia es una respuesta segura pero quizá no sea práctica para ti. Una relación monógama con una persona de la que se sabe que no ha contraído ninguna ETS, es la medida preventiva que se puede tomar en la sociedad actual.
  • Conoce a tu pareja: habla con él/ella acerca de las historias sexuales pasadas y cualquier ETS o uso de drogas intravenosas así como también su estado actual de salud. Todo esto te dará libertad para decidir si inicias una relación sexual o te retiras.
  • El uso de preservativos por ambos sexos disminuye notablemente la probabilidad de contraer una ETS, pero deben usarse adecuadamente.
  • El alcohol y las drogas pueden disminuir la capacidad para hacer elecciones apropiadas sobre el sexo.
  • “El método dual” que consiste en usar un anticonceptivo más una protección como el condón masculino o femenino es recomendado mundialmente para prevenir algunas ETS.
Ovarios poliquísticos (Síndrome del ovario poliquístico) Parte I
Mujer, Sexo y Adolescencia

Ovarios poliquísticos (Síndrome del ovario poliquístico) Parte I

 

Ovarios poliquísticos (Síndrome del ovario poliquístico) Parte I

Introducción

El Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP) también llamado simplemente “Ovarios Poliquísticos”, es un desorden complejo que generalmente se inicia durante la pubertad y que afecta a las mujeres en edad reproductiva. Esta anomalía afecta a entre 5 y 10 por ciento de las mujeres en edad reproductiva y es la causa más común de infertilidad femenina.

Definición

Los ovarios son dos órganos pequeños, uno a cada lado del útero de la mujer. Los ovarios de una mujer tienen folículos (sacos pequeños llenos de líquido) que sostienen a los óvulos. Estos sacos también se llaman quistes. Cada mes, durante el periodo menstrual, la producción balanceada de hormonas provoca la maduración y liberación o expulsión de uno o más óvulos del ovario, lo cual se denomina ovulación. A medida que crece el óvulo, uno de los folículos se abre y deja que el óvulo salga y baje por los tubos de Falopio para ser fertilizado. Empieza la ovulación cuando el óvulo sale del folículo.



El SOP, antes conocido como “Síndrome de Stein-Leventhal”, es una condición en la que se presentan dos –o a veces tres- de los siguientes datos:

    •    Se han formado, cuando menos, 12 quistes en tus ovarios (poliquístico significa que hay muchos quistes).
•    El balance de las hormonas que produces en tus ovarios está alterado. En particular, tus ovarios producen más testosterona (hormona masculina) de lo normal.
•    No ovulas mensualmente. Algunas mujeres no ovulan nunca. En el SOP, aunque los ovarios tienen muchos folículos, no se desarrollan completamente y es por eso que la ovulación no ocurre. Si no ovulas, entonces no puedes tener menstruación.

Por lo tanto, es posible tener ovarios poliquísticos sin los síntomas típicos de esta condición y también es posible tener SOP sin tener múltiples quistes en el ovario.

¿Qué son las hormonas y qué pasa en el SOP?

Las hormonas son mensajeros químicos que disparan o favorecen diferentes procesos dentro de tu cuerpo incluyendo el crecimiento y la producción de energía. Muy frecuentemente, el trabajo de una hormona es servir de señal para que se libere otra hormona.

Por alguna razón, en el SOP la producción de hormonas se desequilibra y un cambio acarrea otro cambio. Por ejemplo:
•    Las hormonas sexuales se salen de balance. Tanto las mujeres como los hombres producen hormonas pero en diferentes cantidades. En las mujeres, los ovarios producen las hormonas estrógeno y progesterona, así como andrógenos (aunque a veces la gente se refiera a los andrógenos como “hormonas masculinas”, las mujeres también los producen). Estas hormonas regulan el ciclo menstrual, y la ovulación (el momento en que se libera el óvulo). En una situación normal, se pueden madurar cerca de cinco folículos en cada ciclo menstrual y uno de ellos va a permitir la salida de un óvulo en el momento de la ovulación.
◦    En las mujeres que tienen síndrome de ovario poliquístico, casi se duplica el número de folículos que maduran, pero ninguno de ellos permite la salida del óvulo que permanece “enquistado” dentro del folículo. Esto se debe al aumento en la producción de andrógenos más elevadas de lo normal que interfieren en el desarrollo y la liberación del óvulo.
◦    En lugar de formarse y madurar óvulos cada mes, se desarrollan quistes en los ovarios, que son bolsitas llenas de líquido. En lugar de liberarse el óvulo durante un ciclo menstrual normal, los quistes crecen y aumentan de tamaño.

Puesto que las mujeres con síndrome de ovario poliquístico no ovulan ni liberan un óvulo cada mes, suelen tener periodos irregulares o faltas de la menstruación.

•    El cuerpo puede tener problemas para usar la insulina que se produce normalmente (a esto se le llama resistencia a la insulina). Cuando el cuerpo no usa bien la insulina, los niveles de azúcar en la sangre se elevan y, con el tiempo, esto incrementa tu riesgo de tener diabetes.

Síntomas

Los signos y síntomas del SOP frecuentemente se inician poco después de que la mujer tiene su primera menstruación (menarquía). Sin embargo, en algunos casos el SOP se desarrolla más tarde durante la etapa reproductiva en respuesta a, por ejemplo, una ganancia substancial de peso.



Los signos y síntomas varían de persona a persona tanto en tipo como en severidad. Para hacer el diagnóstico el médico buscará, cuando menos, dos de las siguientes características:

Un ciclo menstrual irregular: Un síntoma clave del síndrome de ovario poliquístico es tener periodos menstruales irregulares o faltas de menstruación ya que, como acabamos de mencionar, las consecuencias de esta afección sobre los ovarios pueden hacer que la mujer deje de ovular.

No obstante, dado que la adolescente puede tardar hasta dos años en presentar períodos menstruales regulares desde su primera menstruación, es difícil para el médico reconocer desde un principio este síntoma de ovario poliquístico.

Altos niveles de hormonas llamadas andrógenas (hormonas masculinas): La elevación en los niveles puede resultar en algunos signos físicos como exceso de vellos facial y en el cuerpo (hirsutismo), acné en el adulto o acné severo en el adolescente y calvicie de patrón masculino (alopecia androgénica).

Sin embargo, estos signos varían dependiendo de la raza. Así que dependiendo de tu grupo étnico, puedes o no mostrar signos de exceso de andrógeno. Por ejemplo, las mujeres del norte de Europa o las asiáticas, pueden no estar afectadas.

Quistes en los ovarios por óvulos no liberados. En el ultrasonido se observan ovarios agrandados que contienen múltiples quistes. Este hallazgo por sí solo, NO confirma el diagnóstico. Para ser diagnosticada tienes que tener también irregularidades en tu menstruación o signos de exceso de hormonas androgénicas. Estos cambios pueden contribuir a la infertilidad.

El desequilibrio hormonal que subyace a este síndrome puede desencadenar además, otros cambios en el cuerpo de la joven, aparte de en los ovarios. Pueden también presentar:
•    Diabetes
•    Colesterol alto
•    Aumento de peso, obesidad o dificultad para mantener un peso normal, especialmente cuando este peso de más se concentra alrededor de la cintura.

El síndrome del ovario poliquístico puede provocar también el desarrollo de características sexuales masculinas (llamado virilización). Los síntomas abarcan:
•    Aumento del vello corporal en el pecho, el abdomen y la cara (conocido como “hirsutismo”), al igual que alrededor de los pezones.
•    Disminución del tamaño de las mamas
•    Agrandamiento del clítoris
•    Debilitamiento del cabello en la cabeza, llamado calvicie de patrón masculino
•    Engrosamiento de la voz

También se pueden presentar cambios en la piel:
•    Empeoramiento del acné
•    Marcas y pliegues cutáneos gruesos u oscuros alrededor de las axilas, la ingle, parte posterior del cuello y las mamas.

Causas

Aunque el síndrome de ovario poliquístico se identificó por primera vez en la década de los años treinta del siglo XX, los investigadores todavía no conocen sus causas con seguridad.

Sin embargo, se sabe que es un padecimiento inherente a la persona, NO se adquiere súbitamente en algún momento de la vida. Es una condición que la mujer siempre ha tenido y siempre tendrá. Y debido a que es un problema relacionado con las hormonas de la reproducción, se empieza a manifestar hasta la adolescencia.

Las investigaciones sugieren que puede estar relacionado con un incremento en la producción de insulina. Las mujeres con síndrome de ovario poliquístico es posible que produzcan un exceso de insulina lo que a su vez, estimula a sus ovarios a producir un exceso de hormonas masculinas.

El síndrome de ovario poliquístico parece también darse por familias, de modo que si lo padece alguna pariente cercana, es posible que seas más proclive a desarrollarlo. Aún no hay evidencia suficiente como para decir que hay una conexión genética a esta condición.

Referencias

 •    http://www.youngwomenshealth.org/sppcosinfo.html
•    http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000369.htm
•    http://www.4women.gov/
•    http://kidshealth.org/teen/en_espanol/cuerpo/pcos_esp.html#
•    http://www.ingenes.com/primeros-pasos/entendiendo-la-infertilidad/causas/factor-ovulatorio/sindrome-de-ovarios-poliquisticos/
•    http://womenshealth.gov/publications/our-publications/fact-sheet/polycystic-ovary-syndrome.cfm
•    http://www.medicinenet.com/polycystic_ovary/article.html
•    http://www.patient.co.uk/health/Polycystic-Ovary-Syndrome.htm
•    http://www.mayoclinic.com/health/polycystic-ovary-syndrome/DS00423
•    http://women.webmd.com/tc/polycystic-ovary-syndrome-pcos-topic-overview