Uncategorized

Insuficiencia Placentaria

Introducción

La insuficiencia placentaria también conocida como “disfunción uteroplacentaria”, es una complicación poco común del embarazo pero muy seria.

La insuficiencia placentaria es la incapacidad de la placenta para proveer los nutrientes necesarios al bebé durante el embarazo. Esto se debe a que la placenta no crece o no funciona adecuadamente y el resultado puede causar una restricción del crecimiento uterino y bajo peso al nacer.

La insuficiencia placentaria puede ocasionar, bajo peso al nacer y restricción del crecimiento, parto prematuro, defectos al nacimiento, y también aumenta el riesgo en la madre de presentar complicaciones.

Cuando la placenta no funciona, está imposibilitada para brindar el aporte necesario de oxígeno y nutrientes de la sangre de la madre al bebé. Sin este aporte vital, el bebé no puede crecer ni desarrollarse.

Es importante el diagnóstico temprano lo antes posible y seguir con un cuidado prenatal apropiado

¿Qué es la Placenta?

La placenta es un órgano que biológicamente es muy complejo. Se forma y crece donde se implantó el óvulo fertilizado en la pared del útero. El cordón umbilical sale de la placenta al ombligo del bebé. El cordón umbilical permite que fluya sangre de la madre al bebé y de regreso. La sangre de la madre antes de pasar al bebé, es filtrada por la placenta (nunca se mezclan la sangre materna y la del bebé).

Las principales funciones de la placenta son:

  • Llevar oxígeno a la sangre el bebé.
  • Extraer el monóxido de carbono.
  • Pasar los nutrientes al bebé.
  • Llevarse las substancias de desecho del metabolismo del bebé, al cuerpo de la madre.

La placenta también tiene un papel muy importante en la producción de hormonas y protege al feto de bacterias e infecciones dañinas.

Una placenta sana tiene un crecimiento continuo durante el embarazo. Al término de este, cuando nace el bebé pesa aproximadamente 700 gramos.

Causas de la Insuficiencia placentaria

La insuficiencia placentaria está ligada a problemas de la irrigación sanguínea y los desórdenes sanguíneos y vasculares de la madre pueden ser los factores que los detonen.

Existen tres mecanismos primarios que causan la insuficiencia placentaria

Deficiencia en la circulación materna

  • Hipertensión materna.
  • Alteraciones de la coagulación de la madre.

Deficiencia en la circulación fetal

  • Implantación de la placenta en un fibroma (tumor benignos del útero).
  • Trombosis vascular (coágulos en la placenta que causan infartos placentarios que impiden la circulación sanguínea).

 Ciertos medicamentos y malos hábitos.

Padecimientos maternos ligados a la insuficiencia placentaria

Los padecimientos maternos más comunes ligados a la insuficiencia placentaria son:

  • Presión alta crónica (preeclampsia).
  • Problemas de coagulación de la sangre (trombos, coágulos).
  • Ciertos medicamentos (en especial los anticoagulantes).
  • Uso de drogas ilícitas (especialmente: cocaína, heroína y metanfetaminas).

La insuficiencia placentaria también puede presentarse cuando:

·      No está bien adherida a la pared del útero, o si la placenta se desprende y está sangrando (desprendimiento prematuro de placenta).

  • Se pasa la fecha probable de parto.
  • Puede tener una forma anormal.
  • Puede no agrandarse lo suficiente (es más probable si está esperando gemelos o más).

Cuanto más temprano se presente la insuficiencia placentaria en el embarazo, mayores serán los riesgos.

Síntomas de la Insuficiencia Placentaria

Desafortunadamente la insuficiencia placentaria no tiene mayores síntomas, sin embargo hay ciertas señales.

Las mujeres que han estado embarazadas antes, sienten menos movimientos fetales comparados con los embarazos anteriores, su útero ha crecido menos.

Las madres que esperan bebé, deben ir a su consulta prenatal de manera regular, las pruebas prenatales pueden medir el tamaño del útero y monitorear la frecuencia cardiaca del bebé para estar seguros de que está creciendo normalmente y está recibiendo una nutrición apropiada así como suficiente oxígeno.

La mayoría de las mujeres no está en riesgo de muerte si la insuficiencia placentaria se presenta, pero la preeclampsia, es uno de los factores de riesgo más comunes de esta condición. Simplemente, la sola presencia de preeclampsia, que incluye severa hipertensión arterial, aumento anormal de peso, hinchazón, presencia de proteínas en la orina y dolores de cabeza severos, pone en peligro su vida.

Otros riesgos maternos en caso de que se presente la insuficiencia placentaria son:

  • Aumento importante del riesgo de trabajo de parto y parto prematuro.
  • Desprendimiento prematuro de placenta.
  • Sangrado vaginal y contracciones prematuras.
  • Aumento de riesgo de cesárea.
  • Infecciones maternas y formación de coágulos.
  • Embarazo post término, (más de 42 semanas).

Riesgos para el bebé

Para el bebé los riesgos de una insuficiencia placentaria, pueden poner en peligro su vida, especialmente si la insuficiencia placentaria se presenta en el primer trimestre.

Algunos de los riesgos son:

  • Mayor riesgo de muerte durante el parto.
  • Mayor riesgo de falta de oxígeno al momento de nacer (lo que puede causar parálisis cerebral y otras complicaciones).
  • Mayor riesgo de afección en las habilidades de aprendizaje.
  • Restricción del crecimiento uterino (significa que el feto pesa menos del 90% de otros bebés de la misma edad gestacional y es más pequeño).
  • Hipotermia (baja temperatura).
  • Hipoglucemia (azúcar baja en la sangre).
  • Hipocalcemia (calcio bajo en la sangre).
  • Policitemia (exceso de glóbulos rojos).
  • Trabajo de parto prematuro.
  • Parto por cesárea.
  • Aumenta el riesgo de aspiración de meconio (la primera defecación del bebé).

Los bebés también están en riesgo de presentar defectos al nacimiento. De acuerdo a American College of Obstetrics & Gynecology (ACOG) (Colegio Americano de Ginecología y Obstetricia), la aparición temprana de la insuficiencia placentaria aumenta el riesgo de los siguientes defectos al nacimiento en un 40%. De acuerdo a este estudio, el 20% de los bebés no sobrevivieron.

  • Daño cerebral
  • Disfunción pulmonar
  • Problemas gastrointestinales.

Diagnóstico y tratamiento de la Insuficiencia Placentaria

Una buena atención prenatal iniciada a las 12 semanas puede llevar a un diagnóstico temprano. Esto puede mejorar el pronóstico para la madre y el bebé. El cuidado prenatal de un buen especialista es imperativo en el diagnóstico y tratamiento de la insuficiencia placentaria.

Los estudios que pueden detectar la insuficiencia placentaria son:

El Ultrasonido de rutina durante el embarazo puede detectar la insuficiencia placentaria debido a que el útero se ve pequeño y por el tamaño de la placenta. En el ultrasonido se puede observar también el tamaño del feto.

Pruebas de laboratorio en sangre. Los niveles de alfafetoproteína en la sangre de la madre, pueden ayudar a valorar el bienestar del bebé (esta proteína la produce el bebé en su hígado).

La prueba de estrés fetal (es una prueba en la que se colocan dos cinturones sobre el vientre de la madre y muchas veces un timbre suave (para despertar al bebé) es para medir la respuesta del corazón del bebé (latidos por minuto) y las contracciones.

Tratamiento de la Insuficiencia Placentaria

Cuando la insuficiencia placentaria ha sido diagnosticada, los siguientes pasos dependen de la etapa del embarazo en que fue detectada. El tratamiento de la insuficiencia placentaria depende de pruebas y estudios adicionales y de cada paciente en particular.

Tratamiento de la insuficiencia placentaria antes de que el bebé sea viable (antes de las 24 semanas de gestación)

Se le ofrece a la madre un programa de una serie de pruebas de la semana 12 a la semana 16, el diagnóstico de insuficiencia placentaria se diagnostica antes que los efectos de una enfermedad sean evidentes en la madre (preeclampsia) o en el bebé en desarrollo (restricción del crecimiento en el útero)

Muy rara vez se presentan una o ambas antes de la semana 20, si sucede lo contrario, el pronóstico es malo desafortunadamente.

 Manejo de la madre

Seguir los cuidados que indique el obstetra, el médico familiar o la partera esto permitirá que se le proporcionen los cuidados necesarios según lo requiera, pues la amenaza de un parto prematuro es alta.

Si la preeclampsia es uno de los factores de más alto riesgo para la madre, el equipo médico la educará para que ella pueda vigilarse en su casa. Esto previene que se retarde el diagnóstico cuando se presenta una hipertensión severa que no se puede controlar y que resulta en un parto antes de tiempo y -muchas veces- causarle daños a la madre o a su bebé en desarrollo. Si la madre ha entendido el problema, será posible detectar la presión alta de manera temprana para que sea atendida a tiempo.

Brindar un plan de monitoreo fetal utilizando ultrasonido para detectar si hay restricción del crecimiento uterino. Este plan se puede integrar en las visitas de consulta prenatal.

Reposo para conservar toda la energía y nutrientes para el bebé.

La madre puede llevar un registro de los movimientos del bebé: número, duración y momento en que patalea.

Si la madre es diabética, deberá controlar sus niveles de azúcar, esto ayudará al desarrollo del bebé.

Tratamiento de la insuficiencia placentaria cuando el bebé en desarrollo   es viable más de 24 semanas)

Si la insuficiencia placentaria es diagnosticada en etapas más tardías del embarazo, la enfermedad puede estar de manera subclínica, es decir, no se expresa en retraso del crecimiento uterino y/o la preeclampsia, pero pueden presentarse una o más de las siguientes situaciones:

  • Exceso de peso materno, hinchazón en las piernas, dolor de cabeza (signos de preeclampsia).
  • El abdomen de la madre mide menos de lo normal, el bebé no se mueve muy bien (signos de retardo en el crecimiento intrauterino).
  • El bebé no se ha movido en dos días y el latido fetal no se escucha usando el Doppler (nace el bebé muerto).
  • Sangrado vaginal y/o contracciones (signos de trabajo de parto prematuro, con la separación de la placenta o un desprendimiento prematuro de placenta).

Si se presentan cualquiera de las situaciones mencionadas en el párrafo anterior, se deberán tomar las siguientes acciones:

Cuando se sospecha que hay necesidad de que el parto se lleve a cabo antes de la semana 32, el médico le ofrecerá a la madre dos inyecciones intramusculares de esteroides. Los esteroides pasan por la placenta y llegan al feto para que sus pulmones en desarrollo, estén más fuertes. De esta manera, se prepara al feto en caso de que sea necesario adelantar el parto.

Cuando la preeclampsia y /o el retardo de crecimiento uterino es más severo y se requiera que el parto sea antes de la semana 32, un obstetra especializado en medicina materno-fetal se deberá hacer cargo para brindarle a la madre cuidados intensivos como paciente externa u hospitalizada

Prevención

Aún cuando no hay cura para la insuficiencia placentaria, es de suma importancia que el diagnóstico y el tratamiento sean tempranos y la atención prenatal sea adecuada. Esto le brinda al bebé la oportunidad de crecer y desarrollarse normalmente y disminuir las complicaciones en el momento del nacimiento.

El consumo de alcohol, tabaco y drogas ilícitas interfieren con el crecimiento del bebé. Evitar estas substancias puede ayudar a prevenir la insuficiencia placentaria y otras complicaciones del embarazo.

Referencias

Uncategorized

Año 1, No. 5 – Octubre 2014

encabezado5

Dr. Alfonso Gerardo Carrera Riva Palacio
Ginecólogo y Obstetra
Dirección Consultorio: Las Rosas 328, Esquina Paseo de la Primavera
Col. La Florida, Naucalpan, Estado de México
Teléfono citas 5360-2766
Correo electrónico drcarreramx@yahoo.com.mx

Introducción

El embarazo es un evento de gran impacto en la vida de las mujeres. Los organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud y la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia definen el inicio del embarazo, con la anidación  del huevo fertilizado en el cuerpo de la mujer.  En México, le llamamos embarazo de alto riesgo a aquel que manifiesta la posibilidad de daño materno y/o fetal.

Las consecuencias de tener un embarazo de alto riesgo pueden llevar a una discapacidad que afecte la vida de una mujer permanentemente, disminuyendo su calidad de vida, su esperanza de vida o aún más grave llevar hasta la muerte.

Es por eso de suma importancia, planificar el embarazo y contar con un control o vigilancia durante el embarazo que inicie de manera temprana es decir,  dentro de las primeras 12 semanas de la pérdida de la regla, como  bien señala la norma oficial mexicana.

¿Cuáles son los factores que incrementan el riesgo durante el embarazo?

Obligado es preguntarse ¿cuáles son estas condiciones que incrementan el riesgo durante el  embarazo? La respuesta inmediata es enfocar cinco factores principales: la edad, el peso, el deseo de embarazo, falta de redes de apoyo y la presencia de enfermedades que coexisten con el embarazo.

El primero es la edad. Se sabe que en adolescentes (hasta 19 años) existe el doble de posibilidades de morir cuando se compara con mujeres entre 20 y 35 años de edad.  Más aún, alcanza el triple de posibilidades de complicación en embarazadas mayores de 35 años, es decir la edad en los extremos de la vida reproductiva incrementa el peligro de muerte en México.

El peso: Considerando que el 60% de la población en México tiene sobrepeso, en una embarazada se incrementa el riesgo de complicaciones maternas y fetales.  La obesidad durante el embarazo puede producir enfermedades como hipertensión (alta de la presión), edema (hinchazón), preeclampsia, diabetes (azúcar elevada en la sangre), flebitis (inflamación de las venas), tromboembolia (formación de coágulos que tapan las venas de los pulmones), infecciones graves, y hemorragias durante el parto.  La obesidad causa que los niños nazcan grandes (macrosómicos) y que en la edad adulta presenten desarrollo temprano de enfermedades, mayores estancias en los hospitales,  nacimientos antes de término y muerte durante el embarazo o al nacimiento.

Tercero, las mujeres que durante el control prenatal refieren no desear el embarazo tienen en promedio, el doble de riesgo de desarrollar síntomas depresivos o de ansiedad o de tener mayores niveles de estrés.

El cuarto factor es la falta de apoyo a la embarazada. Se asocia con alto riesgo por tener la dependencia de aprobación de la pareja, la falta de dinero y una opinión negativa de los servicios, entre otros factores que incrementan la mortalidad materna, siendo este un problema de justicia social,  un problema de derechos humanos reconocido a nivel mundial, pues la mujer como cualquier persona tiene derecho a la protección de su salud mediante el acceso a una atención médica oportuna y de calidad.

El último factor de riesgo relevante es la existencia de enfermedades durante el embarazo. La frecuencia de complicaciones en los embarazos con existencia de enfermedades es mayor de acuerdo a la gravedad de la misma enfermedad. Tan es así, que actualmente la primer causa de muerte materna en el país es en la que se asocian enfermedades al embarazo.

Algunas de las enfermedades que ponen en peligro la vida de la mujer y que coexisten con el embarazo son:

  • Diabetes en el embarazo (una mujer de cada 10 embarazadas),
  • los trastornos hipertensivos (alta de la presión) una de cada 20 embarazadas,
  • las enfermedades del corazón una de cada 25 embarazadas,
  • el hipertiroidismo (alteración de la glándula tiroides) 0.4%,
  • enfermedades del riñón 0.3%,
  • enfermedades como el lupus eritematoso sistémico y
  • enfermedades de las venas.

El diagnóstico temprano del embarazo en mujeres que tienen otra enfermedad permitirá una toma de decisiones oportuna y adecuada en beneficio de la calidad de vida y la salud de la mujer.

¿Qué sucede cuando se identifica un embarazo de alto riesgo?

Cuando se identifica un embarazo de alto riesgo el médico debe ofrecer a la mujer una de dos opciones: el  seguimiento estricto más frecuente por un médico especialista, o la otra opción ética, la oferta de la interrupción del embarazo por peligro de muerte o grave daño a la salud acorde al marco legal en cada estado de la República Mexicana.

En aquellos casos donde existe el seguimiento estricto del embarazo de alto riesgo, las acciones de prevención y predicción que se deben ofertar durante el control prenatal tienen un doble enfoque: la protección de la mujer y la protección del bebé.

¿Cuáles son las complicaciones más graves que ponen en riesgo a la embarazada?

Para la reducción de las complicaciones graves y la muerte en embarazadas es necesario enfocar las 5 primeras causas de muerte:

  • Enfermedades coexistentes con el embarazo,
  • Preeclampsia (alta de la presión durante el embarazo),
  • sangrado,
  • infección, y
  • aborto inseguro.

El embarazo con la existencia de una enfermedad es la causa más frecuente de muerte en la República Mexicana, por lo que se requiere un diagnóstico temprano para valorar permanentemente la interrupción del embarazo de manera oportuna, previniendo la progresión de una enfermedad que afecte la calidad y la esperanza de vida de la mujer y de su hijo.

Por ejemplo, toda paciente embarazada con riesgo de diabetes, por ejemplo mujeres con sobrepeso u obesidad, requieren un estudio especial en la semana 14 para identificación temprana de diabetes en el embarazo, factor de riesgo muy importante que se asocia a preeclampsia, sangrado, infección, incapacidad, mala calidad de vida y muerte.

La Preeclampsia es la segunda causa de muerte en la mujer embarazada,  su prevención puede conseguirse si se toman bajas dosis de aspirina y dosis especiales de calcio, en aquellas mujeres con riesgo de padecerla.

El sangrado ocurre en uno de cada 20 partos por lo que la prevención requiere el uso de ocitocina (sustancia inyectable para la contracción de la matriz) al momento del nacimiento del bebé o en caso de alto riesgo para sangrado el uso de carbetocina (sustancia parecida a la ocitocina con acción prolongada).

Para la prevención de infección grave en el embarazo se debe  identificar caries, infecciones urinarias y vaginales, y una vez identificadas, es preciso tener una prescripción médica para su tratamiento específico.

El caso del aborto inseguro ocurre cuando se realiza en condiciones inadecuadas e inoportunas. En México ya se cuenta con Mifepristona y misoprostol para el aborto necesario por motivos de salud, de manera tal que se requiere el apoyo de un médico para su prescripción adecuada con la finalidad de reducir la mortalidad por esta causa.

¿Pueden evitarse estas complicaciones?

Sí, muchas de estas complicaciones que llevan a la muerte a las embarazadas pueden evitarse con una anticoncepción segura y eficiente, por lo que la mejor opción para el embarazo no deseado es el uso de métodos anticonceptivos.

Se pueden plantear estrategias prioritarias con este fin:

  1. Anticoncepción definitiva (operación en la mujer o el hombre para no tener bebés), en mujer con enfermedades coexistentes que ya no desean más hijos.
  2. Anticoncepción con métodos de alta continuidad, es decir uso de dispositivos e implantes que logran que el 80% de las mujeres estén protegidas contra un embarazo, ya que los métodos de baja continuidad pero alta efectividad logran la protección contra un embarazo pero el 48% de las mujeres los descontinúan antes de 6 meses.
  3. Toda mujer que no cuente con métodos continuos de anticoncepción deberían recibir siempre anticoncepción de emergencia y condón para su protección.

Es importante señalar que si se desea tener un hijo, aún teniendo alguna enfermedad, deberá controlarse o tratarse antes del embarazo, la atención es gratuita en los servicios de la Secretaria de Salud.

Uncategorized

Año1, No. 4 – Septiembre 2014

encabezado_lactancia

 

A menudo dudamos de nuestra capacidad para amamantar, tanto de un bebé a término, cuanto más de un bebé prematuro. Existen decenas de mitos que he recolectado a lo largo de los años en lo que he denominado la “mitología de la lactancia”. Y es que de manera frecuente olvidamos que “la naturaleza no se equivoca”.

Nada más al nacer el bebé, la mamá se cuestiona si lo que hace estará bien, si tendrá suficiente leche, si su leche lo llenará. Es en este periodo, (conocido como puerperio- y que dura no días sino dos años -donde hay mayor ansiedad, cambios hormonales, modificación en la respuesta anímica y cerebral de la madre), que llegan comentarios sin tregua de familiares, amigos, vecinos y hasta del taxista, para dar indicaciones sobre lactancia y crianza como: no tienes suficiente leche, tu bebé llora porque no lo llenas, tu leche está aguada, no lo cargues que se acostumbrará a ti, hazle un programa de sueño, no lo duermas contigo que después no lo sacas de tu cama, está bien que llore, si amamantas no comas pepino, sandía, brócoli etc., etc., si tu bebé es prematuro tu leche no es pesada para que crezca y así muchos más por el estilo.

Una vez que las visitas se van, la mamá se queda más temerosa, desinformada y angustiada que antes. Su seguridad en su capacidad de amamantar y criar se ve demeritada. Y es muy frecuente que también el personal del área de la salud, médicos, enfermeras, etc. estén desinformados en lactancia humana y den indicaciones que no ayudan a establecerla: “le da 10 minutos de un lado 10 minutos del otro y dos onzas de fórmula”, “ese pezón no sirve use una pezonera”, “para que sufre, no amamante”; “le vamos a hacer un programa de lactancia con horarios”, “su leche le hace daño al bebé” y muchos más comentarios desafortunados y sin base científica que no ayudan a establecer la lactancia. Vámonos metiendo a mayor profundidad en la materia.

Si nos enfocamos a los que dice la Organización Mundial de la Salud (OMS) en materia de lactancia materna las cosas se van aclarando:

1. Lactancia exclusiva los primeros seis meses: algo que es exclusivo es que es único, por lo tanto solo leche humana, sin agua, sin tés, sin probaditas de ningún otro alimento.

2. La leche materna siendo el principal alimento durante el primer año, acompañado por alimentos de la dieta familiar y ricos en hierro. Justo en esta etapa de los 6 a los 12 meses, la leche materna sigue teniendo más calorías (70 kcal) que unas probaditas de frutas o verduras (20-40 kcal). La indicación entonces es primero teta, luego las probaditas.

3. Continuar amamantando por lo menos dos años. Por favor, no se sorprendan. No somos los únicos mamíferos con lactancias de estas edades. Por ejemplo, el elefante amamanta dos años de manera exclusiva y hasta los cuatro años. ¿Qué sucede en el humano entonces? Bueno, la verdad es que mucho: el proceso de separación del Yo empieza de los 8 meses hasta los dos años – es en este momento que tu bebé se empieza a identificar no como una unidad que es lo que eran, sino como un ser independiente a ti. ¿Te imaginas que angustioso será eso?, no por nada se le llama “angustia de separación”.

Es el momento en la vida en que si cierras la puerta para ir al baño, pareciera que tu bebé está al borde del soponcio, con un llanto desgarrador como si de veras no fueras a volver. Siempre los bebés se confortan y satisfacen emocionalmente al ser amamantados, pero en esta etapa el consuelo al pecho es crucial. También está el hecho de que su sistema inmunológico termina de madurar hasta los 7 años –por eso es común las enfermedades en preescolar- y tú “compras” un seguro de vida por todo el tiempo que desees amamantar, con ello disminuyes el riesgo a las enfermedades y fortaleces su sistema inmune. Y de gran importancia, su desarrollo emocional y afectivo se satisface con la lactancia durante todo el tiempo que desees amamantar.

Una vez ya entrados en materia, me gustaría ir desmitificando algunos de los “Mitos de la Lactancia” con los que vivimos y nos enfrentamos, para que tu futura mamá, mamá lactante y red de apoyo -papá, abuelitos, hermanas, amigos, etc.- sean una fuente de apoyo mejor informado:

1. No tienes suficiente leche. ¿Suficiente como para qué tamaño de estómago?, ¿Cómo me imaginó que será mi leche, ¿de qué color, ¿de qué consistencia?, ¿El calostro significa que tengo leche o no?, ¿Si me aprieto la punta de mi pezón, mojo de leche al de al lado? ¿Produzco litros de leche desde las primeras horas?

Un bebé al nacer comerá la primera leche que es el calostro. Y para que estés segura, tienes leche desde la semana 16 del embarazo, claro que, no es el momento adecuado y las hormonas de la placenta no dejan que la leche se esté escurriendo así sin más, sin control. Es un líquido demasiado precioso para desperdiciarse. Entonces, desde que nace tu bebé ya tienes leche que es el calostro. El calostro puedes tener colores sorprendentes y bellísimos desde naranja, harta verde pizarrón, pasando por un amarillo “oro líquido”. Entonces no te espantes si ves que tu calostro es de tono verde, es normal y es perfecto. El calostro es más espeso, más denso y se debe extraer únicamente con la mano, con extracción manual, justamente porque su volumen es menor. Nunca uses los “tiraleches” esos que son de vidrio o plástico de forma de corneta y perilla de hule, porque no hay manera de controlar la fuerza de succión, pueden lastimar la areola y la glándula mamaria de manera importante. Si la leche toca la perilla, se contamina con un buen cultivo de bacterias y hongos del interior de la perilla.

Calostro 14 Horas

calostro

Con permiso. C. Sierra

 

Regresando al tamaño del estómago de tu bebé y por supuesto que lo llenarás si no crees que los bebés se crían como en la tele: con horarios, con controles de tetadas y tiempo y sobretodo que duermen solos toda la noche. El tamaño del estómago es así:

 

capacidad

 

2. Tu bebé llora porque no lo llenas. Ya vimos que si se cumple lo anterior en número de tetadas, el proceso para establecer la lactancia va por buen camino. Siempre es muy importante revisar la colocación y acoplamiento de cada bebé para evaluar la transferencia de leche de manera adecuada. Una vez que sabemos que no hay problema en la transferencia de leche, hay que considerar que hay bebés que maman mucho y otros muchísimo. ¿Será que lo único que quiere un bebé es comer sin control? , por supuesto que no, y un bebé nunca se sobrealimentará al pecho.

3. Tu leche está aguada. ¿Será posible que haya leche aguada y leche super espesa?, ¿Será como decir, hay leche humana de buena y mala calidad? ¿Por qué? eso nunca lo pensamos, por ejemplo, de una jirafa o una osa, que tengan buena o mala leche.

Lo que es una realidad es que la leche humana se produce en dos fases: la primera más ligera, de color más claro, con gran cantidad de lactosa (esta es el azúcar de la leche) y agua, que da mucha energía para el cerebro y la segunda fase más espesa, más amarilla y con más grasa para crecer y subir de peso.

Es por esto que cada tetada es a libre demanda, a libre necesidad, como yo prefiero decirlo, cada bebé tiene necesidades específicas, define su hambre, su ritmo de crecimiento. Cada tetada es como ir a un buffet: empezamos por las ensaladas y el agua- esta es la primera fase de la leche- después, seguimos con las sopas y los guisados que pueden ser varios- esta es la segunda fase de la leche- y todo esto de un solo pecho, hasta que el bebé se suelte sólo y el seno se sienta más ligero. Después y como en un buffet, pasamos a los postres que pueden ser varios, este es el segundo pecho. Y el bebé puede o no querer postre y tomar por un periodo corto o largo de tetada, el bebé decide. Claro que si no ha comido y solo mama cinco minutos, hay que alentarlo y despertarlo para que coma.

4. No lo cargues que se acostumbrará a ti. Me parece un comentario aniquilador. ¿Entonces el bebé se debe acostumbrar al vecino, a la persona de a lado, a quién? ¿No será que es una necesidad vital, el contacto con la madre? Los bebés necesitan ser cargados y consolados de manera muy frecuente.

No dudes en cargar a tu bebé. Es una necesidad básica. No nacemos maduros como para que a los cuántos días o meses podamos prescindir de los brazos y el pecho de mamá. Después de los mamíferos placentarios (canguros, koala, wombat, quokka, etc), los humanos somos los segundos más inmaduros, tanto, que no caminamos hasta alrededor del año. Muchas veces la sociedad limita, por ignorancia, una de las necesidades básicas del bebé: el ser consolado en los brazos de su madre.

5. Hazle un programa de sueño a tu bebé. A ver ¿quién se duerme a la misma hora todos los días? ¿Qué adulto o niño sano se somete a un programa para dormir? ¿No será que queremos ver a los bebés como adultos pequeños? Primero que nada los bebés nacen con el horario invertido, están más activos en la noche que en el día y esto tiene connotaciones evolutivas y hormonales. Es en la noche cuando se ovula y es en la noche cuándo la hormona prolactina – que entre otras funciones mantiene la producción de leche – es más intensa. Por eso, una mamá que no amamanta en la noche, ovula más pronto y menstrua antes que una que amamanta día y noche. En cuestión de sueño, si se quiere obligar a que el bebé tenga un horario cercano al del adulto, todos van a sufrir mucho, tanto los papás como el bebé. Y como ” la naturaleza no se equivoca”, amamantar acostada y hacer colecho ayuda mucho a que este corto periodo de la vida de tu bebé – claro en su momento parece infinito, pero seguro que pasa y dormirá toda la noche, segurísimo- sea más llevadero para toda la familia. El sueño está relacionado con la madurez fisiológica del cerebro de cada bebé.

6. No lo duermas contigo que después no lo sacas de tu cama. Si algo es seguro es que un niño prepuber o adolescente y mucho menos universitario, no duerme con los padres por haber sido amamantado. Es en justa medida al revés, entre menos satisfecha esté nuestra necesidad de seguridad y contención, más difíciles y a veces terroríficas serán las noches. Así que amamantar de noche con mamá y papá, genera tranquilidad y una sensación de seguridad que puede determinar la calidad de sueño por venir.

7. Está bien que llore el bebé. ¿Cómo para qué? Seguro no para hacer pulmones, pues ningún médico cuyo paciente tenga problemas pulmonares, le receta llorar a grito pelado. No, lo que sucede es que nuestra sociedad enfatiza el no contacto, la programación –como si se pudiera con un ser biológico- el desapego, para estar apegados a qué ¿a objetos?

8. No comas pepino, sandía, brócoli etc., etc.: ¿Se imaginan que de todas las culturas, de todos los ambientes, de todas las regiones, con su grandiosa diversidad y variedad tuvieran alimentos anti-lactancia?, la verdad eso no existe. Lo que se sabe es que no hay un alimento contraindicado. Con excepción de la leche de vaca y sus derivados porque sus proteínas sí pueden pasar molecularmente a la leche de la madre y son alergénicas. Se sugiere que la madre tome un cuarto de vaso de leche de vaca al día, y que se modere con las quesadillas, yogurt, etc. Existen familias con alto grado de alergias y que coincide con que varias generaciones desde la abuela no han sido amamantadas. En esos casos lo mejor es prevenir y si mamá y papá tienen alergias, el bebé tiene un 80% de riesgo de ser alérgico.

9. Si tu bebé es prematuro tu leche no es pesada para que crezca: La leche de una madre de un bebé prematuro está diseñada en contenido nutricional para la edad gestacional de su bebé y dependiendo el caso, la leche humana se puede fortificar. Siempre la leche materna será lo mejor, su calostro es medicina y se puede dar a gotitas en la boca del bebé por la misma mamá. Es importante que el hospital permita la interacción continua de la diada mamá-bebé. El calostro y la leche materna fortalecen el sistema inmunológico, madura el sistema respiratorio e intestinal. Todo esto siempre sucede, pero en el caso de un bebé prematuro será mucho más importante apoyar a establecer la producción y el contacto piel a piel con el programa canguro.

Está demostrado, que los bebés prematuros al contacto de la piel del pecho de su madre regulan mejor su temperatura, su frecuencia cardiaca, disminuye su estrés y aumenta su oxigenación, por lo que suben más rápido de peso, se recuperan mucho mejor y su alta hospitalaria es más rápida. Una madre de bebé prematuro requiere todo el apoyo y orientación para lograr establecer su lactancia, no es una cuestión de deseo, se debe enseñar cómo lograrlo, para que la mamá recupere su capacidad de “maternaje” y su seguridad.

10. Le da 10 minutos de un lado 10 minutos del otro y dos onzas de fórmula. ¿Qué pasará si un bebé humano toma leche de otro mamífero? La leche de fórmula es leche de vaca y debe recetarse y usarse en situaciones muy específicas. Uno de los problemas es la desinformación. Si se siguen estas indicaciones, la producción disminuye por supuesto, el acoplamiento del bebé se distorsiona y hay confusión de succión, porque la boca del bebé y sobre todo su lengua hace movimientos completamente opuestos en un seno y con una mamila. Hay métodos alternativos para alimentar como vasito, cuchara, jeringa y suplementador. Y ya vimos que el “amamantar con horarios: 10 minutos de un lado y 10 del otro”, no ayuda al establecimiento, producción y consumo de la leche humana con todas sus fases y componentes.

11. Ese pezón no sirve, use una pezonera. No, todos los pezones sirven perfectamente para amamantar y no es necesario “prepararlos”, estrujarlos o jalarlos antes del nacimiento del bebé. Una adecuada colocación y acoplamiento es necesario para el correcto afianzamiento. Existen diferentes tipos de pezones: evertido, plano o invertido. El problema no es el pezón sino la separación del bebé, el no permitir el contacto en la primera hora, la primera tetada en este tiempo, la separación en los cuneros, el dar mamila de manera rutinaria antes que pecho, la ausencia de contacto piel a piel y muchas veces bebé y mamá están juntos hasta después del alta hospitalaria. Las pezoneras se usan con indicaciones muy específicas y la Consultora de lactancia debe asegurarse que se dejen de usar lo más rápido posible, no son un sustituto del pezón ni lo forman, quién lo forma es el bebé con la succión adecuada.

Tipos de pezones: ¡Todos excelentes para amamantar!

tipos

 

¡Felicidades con tu lactancia!, Tú decides mejor al estar informada.

Es importante que ante cualquier la duda consultes con un Consultora Certificada en  Lactancia Materna -IBCLC.

 

Biól. IBCLC. Claudia Judith Sierra Morales

Consultora Internacional Certificada en Lactancia Materna -IBCLC

clausiemx@yahoo.com.mx                                                                         cel: 55-20-48-56-25