Epilepsia y Embarazo
Complicaciones, Embarazo, Otras

Epilepsia y Embarazo

¿Qué es la Epilepsia?

Epilepsia es un término que describe los trastornos convulsivos que no tienen una causa identificable como la enfermedad cerebral. Según la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Liga Internacional contra la Epilepsia (LICE), es la presentación crónica (de largo tiempo ) y recurrente o repetitiva de fenómenos de inicio brusco que se originan por descargas eléctricas neuronales desordenadas y excesivas, que tienen causas muy diversas y manifestaciones clínicas variadas.

La epilepsia es un trastorno del sistema nervioso central, (en el cerebro) en el cual existen señales eléctricas anormales que afectan la función de las neuronas lo que causa sensaciones, emociones y comportamiento extraño o, muchas veces, ataques, contracciones musculares y pérdida de la conciencia.

La mayoría de las personas epilépticas pueden llevar una vida normal pues aún cuando la epilepsia no se puede curar, existen varias opciones de tratamiento.

Para muchas persona epilépticas el riesgo de presentar una crisis epiléptica, limita su libertad, por ejemplo: no deben de manejar, nadar sin que alguien los acompañe, realizar labores de gran responsabilidad, manejar maquinaria delicada que implique un peligro etc.

 

¿Cualquier persona que convulsiona es epiléptica?

Existen varias razones por las cuales una persona puede tener ataques, sin embargo una persona que convulsiona alguna vez, NO necesariamente es epiléptica. Cuando se presentan más de dos eventos si puede empezar a considerarse como tal, sin embargo es importante realizar estudios para confirmarlo como un electroencefalograma (es un aparato que registra la actividad eléctrica del cerebro) y la tomografía computarizada del cerebro.

 

¿Qué es una Crisis Epiléptica?

Las principales manifestaciones pueden ser las siguientes:

  • Pérdida de la conciencia

  • Caen al suelo bruscamente por lo que se pueden lesionar y hasta fracturar un hueso de cualquier parte del cuerpo.
  • Se inician las contracciones musculares tónico-clónicas(son movimientos rígidos) de los brazos y piernas
  • La mandíbula se traba y la lengua queda atrapada entre los dientes, la persona se muerde y puede lesionarse severamente.
  • Las secreciones se acumulan en los bronquios y en los pulmones y suben a la boca, la persona no puede tragar
  • La respiración se hace muy difícil y superficial
  • Hay relajación de esfínteres, es decir la persona orina y evacua sin control
  • La presión arterial y el pulso sube mucho

Una crisis epiléptica es la manifestación clínica de una descarga eléctrica. Por ello, según la región donde se produzca esa descarga (o a las áreas a las que se propague), serán las manifestaciones que presente la persona. Por ejemplo, si la descarga afecta al área cerebral responsable del movimiento, la persona notará sacudidas incontroladas. Si afecta al área de la vista, verá fenómenos visuales anormales.

También se puede presentar una desconexión con el medio que le rodea. Es decir, están concientes, despiertos, pero la mente se desconecta; puede salir a la calle y no ve el tránsito, se sube a su coche, maneja y no esta conciente de lo que está haciendo. A esto se le llama crisis de ausencias. Se dice que estas Ausencias son “Crisis Parciales Complejas”.

En los casos en los que la descarga eléctrica afecta a todo el cerebro, se produce la crisis generalizada convulsiva. Antiguamente se le llamaba “El Gran Mal”

¿Qué otros síntomas se pueden presentar con las convulsiones?

Además de las convulsiones, las personas pueden tener dolor de cabeza, cambios de humor o de nivel de energía, mareos, desmayos, confusión o pérdida de la memoria, algunas personas pueden experimentar también un AURA: son sensaciones personales que indican que una convulsión es inminente o está a punto de comenzar.

 

Aspectos importantes para las mujeres con epilepsia

La epilepsia, dependiendo del factor que la produce, puede ser un problema crónico y las mujeres que lo padecen se enfrentan a varios desafíos que van cambiando con la edad y las circunstancias. Desde la mujer que está en edad reproductiva y quiere evitar el embarazo o la que está planeando un embarazo, hasta la mujer que ya ha terminado la menopausia y busca un tratamiento de reemplazo de hormonas.

 

¿Una mujer con epilepsia puede pensar en un embarazo?

El embarazo en una mujer con epilepsia plantea una serie de aspectos que el médico debe tener en cuenta:

  • El efecto que el embarazo en la mujer epiléptica.
  • El efecto que las crisis epilépticas pueden tener sobre el bebé.
  • El efecto de los fármacos antiepilépticos en el bebé.
  • Los problemas potenciales en el momento del parto.
  • La implicación sobre la lactancia.
  • La capacidad de una madre con crisis epilépticas para cuidar a su hijo.

El médico debe investigar los antecedentes familiares de epilepsia, ya que aumenta la posibilidad de que los hijos de padres epilépticos tengan la enfermedad.

A pesar de todas estas situaciones, en este milenio y con un cuidado adecuado, puede esperarse un resultado favorable del embarazo en una amplia mayoría de las mujeres con epilepsia.

 

Epilepsia y embarazo

La epilepsia se presenta en el 0.5% de los embarazos y puede manifestarse en dos formas:

  • Las mujeres previamente identificadas como epilépticas antes de la concepción (la forma más frecuente).
  • Las mujeres que muestran las primeras manifestaciones epilépticas durante el embarazo; un 25% de este grupo sólo presentarán convulsiones durante los embarazos constituyendo una “epilepsia gestacional”.

El embarazo puede afectar la frecuencia de las crisis epilépticas, en general se acepta que un tercio de las pacientes podrán tener disminución en la frecuencia de sus crisis, otro tercio tendrá un aumento en el número de sus crisis y el tercer grupo no presentará modificación.

Esto pone de manifiesto que bajo vigilancia estrecha, la mayoría de las pacientes epilépticas pueden cursar su gestación con pocos o ningún evento epiléptico durante su embarazo.

Es de suma importancia que en las pacientes que presenten crisis convulsivas durante el embarazo, se descarte la Preeclampsia y la Eclampsia. La Preeclampsia es un padecimiento que se presenta durante el embarazo y ocurre después de la semana 20 , con elevación de la presión arterial e hinchazón en todo el cuerpo; cuando es muy grave este cuadro pueden presentarse crisis convulsivas.

 

¿A qué se debe el incremento de las crisis epilépticas en la mujer embarazada?

Las posibles causas de incremento de las crisis pueden deberse a:

  • los cambios hormonales que provocan hinchazón, aumento de peso y menor tolerancia a la medicación. En una mujer con epilepsia, el nivel de los anticonvulsivantes en la sangre puede bajar a medida que el embarazo progresa. Los niveles más bajos son en el momento del parto y se incrementan nuevamente en el puerperio.
  • Los cambios psicológicos: incremento de estrés y ansiedad
  • Toma irregular o suspensión de los medicamentos anticonvulsivos por el temor a los efectos del medicamento en el bebé.
  • Mala absorción intestinal de los medicamentos.
  • El consumo de alcohol.

Desafortunadamente no se puede pronosticarse con seguridad qué cambio exista en la frecuencia de las crisis durante el embarazo.

Si soy epiléptica, ¿hay riesgos para mí si quedo embarazada?

Las mujeres con epilepsia que quedan embarazadas tienen un riesgo mayor de complicaciones.

 

Complicaciones en el embarazo debidas a las crisis:

Aunque es raro, se ha visto que las convulsiones generalizadas pueden favorecer un aborto.

Cuando la madre presenta una crisis generalizada y pierde el conocimiento, puede sufrir una caída, lo que puede llegar a tener consecuencias. Si estás embarazada, no tengas pánico si tienes un ataque. Recuerda que hay muchos niños normales y saludables nacidos de mujeres que han tenido ataques durante su embarazo, pero de la misma forma necesitas hacer todo lo necesario para minimizar el riesgo de afectar al niño por nacer. Trabaja cuidadosamente con tu médico para reducir tus ataques.

Durante el parto , Un ataque generalizado tónico clónico durante el parto reduce la frecuencia de los latidos del corazón del bebé lo que indica que está en problemas. Una explicación para ello podría ser la disminución en la concentración de oxígeno en la madre, al no estar respirando adecuadamente o por la disminución del riego sanguíneo durante la crisis convulsiva, o ambas. Además aumenta el riesgo del desarrollo de la epilepsia en el bebé.

El obstetra debe estar preparado para esta situación y aplicar medicamentos para detener la crisis y si el ataque es prolongado, realizar una cesárea para evitar que el bebé sufra daños.

Igualmente el médico debe tener en cuenta el aumento de riesgo materno en otras complicaciones que pueden presentarse durante el embarazo y parto:

  • Hemorragia Vaginal, durante el embarazo y en el post parto
  • Hiperemesis Gravídica (vómito continuo durante casi todo el embarazo)
  • Parto prematuro.
  • Contracciones débiles durante el trabajo de parto, lo cual incrementa el parto inducido (se aplican medicamentos que estimulan la matriz)
  • Placenta Abrupta (desprendimiento de la placenta).
  • Ruptura Prematura de Membranas

Y, el aumento del riesgo de las complicaciones en el bebé

  • El bebé puede tener alteraciones en su desarrollo y bajo peso al nacer.
  • Puede nacer prematuramente o puede morir en el parto o poco después.
  • Puede presentar Síndrome de abstinencia (por la falta de los medicamentos que se le estaban administrando a la madre y que le llegaban a él a través de la placenta).
  • Puede tener problemas de oxigenación al nacer: hipoxia
  • Algunos de los medicamentos pueden ser causa de hemorragias en el recién nacido.

Por la medicación:

Cuando estás embarazada tu cuerpo procesa los medicamentos anticonvulsivos de un modo diferente. Esto puede conducir a niveles de medicamentos que son demasiado altos —pueden causar efectos secundarios— o demasiado bajos lo cual puede significar más convulsiones. Toda mujer que tiene epilepsia y queda embarazada reaccionará diferente; por lo tanto, tu médico hablará contigo acerca de los riesgos y les hará un seguimiento continuo a ti y a tu bebé.

 

Tratamiento y Control de la Epilepsia en la Mujer Embarazada

La meta del tratamiento consiste en evitar complicaciones y riesgos durante el embarazo, en el parto y en el puerperio con el fin de dar a luz un bebé sano preservando la salud materna.

Las mujeres embarazadas que padecen de epilepsia, necesitan un control estricto de la enfermedad y de la salud del feto. Generalmente las consultas prenatales no solo serán más frecuentes con el obstetra, sino también con el neurólogo, ambos decidirán el tratamiento y las modificaciones del mismo.

La gran mayoría de las mujeres embarazadas que padecen epilepsia, necesitan continuar con sus medicamentos anticonvulsivos durante todo el embarazo para controlar las crisis epilépticas.

El control del tratamiento requiere de:

  • Un constante monitoreo en sangre para evitar que las dosis dañen a la madre y el bebé o no sea suficiente para el control de las crisis
  • Generalmente se trata de controlar las convulsiones con un solo anticonvulsivo y utilizando dosis mínimas para evitar al máximo sus efectos en la madre y el niño.
  • Durante el inicio del embarazo y los tres primeros meses del embarazo, las dosis que indica el médico deben ser más bajas que durante el resto del embarazo ya que durante las primeras semanas del embarazo se están formando y desarrollando los órganos más importantes del cuerpo del bebé y hay un riesgo más alto de causar deformidades
  • Tomar Acido Fólico según las dosis indicadas por el médico.
  • Examen de sangre para medir los niveles de Vitamina K y aplicación de la Vitamina K , cuando lo indique el médico.
  • Avisarle al médico cuando ocurra un olvido y no se tomó el medicamento , es importante mantener en la sangre los niveles adecuados de ellos
  • El médico debe informarte acerca de los efectos colaterales de la medicación así como sobre los ocasionados por una sobre dosis o intolerancia.

Otras recomendaciones.

  • Dormir lo suficiente
  • Evitar situaciones de estrés
  • Seguir la dieta indicada por el médico
  • NUNCA automedicarse
  • El médico o la enfermera deben de informar a los familiares de la persona qué hacer en caso de que se presente una crisis convulsiva generalizada e inmediatamente avisar al médico.

 

¿Cómo afecta al bebé el uso de medicamentos antiepilépticos tomados durante el embarazo?

TODOS LOS MEDICAMENTOS ANTICONVULSIVOS CRUZAN LA BARRERA PLACENTARIA

Las consecuencias en el bebé por exposición medicamentos pueden ser comunes a todos los anticonvulsivantes, afectando en su mayoría a la parte central de la cara y al cráneo causando microcefalia asociadas a la presencia de dismorfias menores (pequeñas variaciones de la morfología normal), por lo que en realidad se dice que no existe un síndrome específico para cada medicamento sino un Síndrome Anticonvulsivante Fetal

¿Cuáles son los efectos de los Anticonvulsivos en la Madre y el Bebé?

  • Las malformaciones mayores que se presentan pueden ser: labio y paladar hendido, espina bífida (deformidades de la columna vertebral) y enfermedades congénitas del corazón.
  • Hay otros problemas que pueden ocurrir y se consideran defectos menores: principalmente afectan la apariencia facial del bebé, tales como ojos muy separados o un labio superior muy corto, o pequeñas diferencias en la forma de las uñas y dedos. Estas anormalidades menores no causan ningún problema serio.
  • Existe también preocupación acerca del retardo en el crecimiento y en el aprendizaje.

 

¿Cuáles son los riesgos de que el bebé presente malformaciones congénitas causadas por los MAC?

En cualquier mujer existe un riesgo del 3% de tener un bebé con algún tipo de anormalidad, en caso de estar tomando un medicamento anticonvulsivo el porcentaje asciende al 4 y 6%.

Se sabe que las mujeres tienen un mayor riesgo de tener a su bebé con malformaciones cuando:

  • Toman dosis muy altas de medicamentos
  • Reciben varios medicamentos, en quienes se aumenta a más de un 10% la posibilidad de malformaciones en el bebé)

 

¿Cómo debo prepararme para un embarazo?

La clave de tener un niño saludable, es la planificación del embarazo, su control obstétrico y el control de la epilepsia.

  • Todas las mujeres que quieren asegurarse de que su bebé será sano deben estar en buenas condiciones de salud y tomar especial cuidado en su nutrición.
  • Un programa normal de ejercicio y descanso adecuado te ayudará a mantenerte físicamente y a controlar tu estrés. Si la falta de sueño ha causado aumentos en el número de tus ataques en el pasado, debes de ser mucho más cuidadosa para descansar lo suficiente durante el embarazo.

  • Se ha visto que las mujeres con epilepsia tienen un riesgo mayor que la población en general de tener un bebé con problemas del tubo neural (los medicamentos anticonvulsivos interfieren con la absorción normal del ácido fólico), por lo que se recomienda que ingieran una dosis mayor de ácido fólico desde antes del embarazo y que continúen tomándolo hasta el final. Es preferible tomar ácido fólico un año de más que una semana de menos.

  • Si se tiene un embarazo no planeado, avisa a tus médicos de inmediato para que establezcan el tratamiento a seguir lo antes posible.

¿Debo suspender mi medicación antiepiléptica antes de embarazarme?

Nunca debe suspenderse abruptamente el medicamento, la modificación en la dosis toma tiempo y debe hacerse bajo el control del especialista y cualquier cambio de medicamentos debe de ser planeado antesde quedar embarazada. Esto te dará a ti y a tu médico mayor tiempo para evaluar como estarás con menor cantidad de medicamento, con un medicamento diferente o posiblemente sin medicamento (si has estado libre de convulsiones por al menos dos años y si no hay evidencia de lesión anatómica cerebral, el médico neurólogo podría intentar la suspensión de la medicación antes de comenzar el embarazo).

Para la mayoría de las mujeres con epilepsia, mantener la medicación significa un menor riesgo para su propia salud y la de su bebé. En algunas ocasiones, la mujer no quiere tomar ningún medicamento durante el embarazo (sobre todo porque ya se sabe de su posible efecto teratogénico) y esto es entendible, pero es necesario poner en perspectiva el riesgo: si se suspende abruptamente el medicamento, las convulsiones pueden prolongarse (status epilepticus) y en algunos casos causar la muerte.

Tal vez quieras pedirle a tu médico una consulta con un especialista en genética quien podrá estimar los riesgos para tu bebé debidos a la epilepsia, la medicación antiepiléptica y otras características heredadas que se encuentran en tu familia.

Estudios que se deben de realizar a la mujer embarazada con epilepsia:

El ginecólogo hará una historia clínica en la que se deben tomar en cuenta los antecedentes familiares, el neurólogo pedirá diferentes estudios que le ayuden a conocer el tipo y causa de la epilepsia.

Le pedirán también, además de los análisis de sangre comunes, medición de calcio, sodio y azúcar en sangre y un análisis general de orina.

¿Qué otros cuidados debo tener en el embarazo?

Es muy importante que evites el uso del cigarrillo, el alcohol, la cafeína y cualquier otro tipo de droga tales como la marihuana y la cocaína. Otros posibles daños pueden provenir del medio ambiente, que incluye químicos en los pesticidas, las pinturas y aún de los líquidos que se utilizan para limpiar los hornos.

Todas estas toxinas han sido asociadas con complicaciones durante el embarazo y un resultado pobre del mismo. Al evitar su uso, estás eliminando otro riesgo que, unido a los medicamentos antiepilépticos, podría causar efectos negativos en el embarazo.

Después del parto, el médico deberá hacer análisis en sangre para nivelar nuevamente la dosis que necesitarás de anticonvulsivos.

 

La Lactancia Materna.

La lactancia materna es recomendada por la mayoría de los doctores. Las mujeres con epilepsia se preocupan por los efectos de los medicamentos que toma en el bebé por lo que la madre debe de saber que:

Las concentraciones de los medicamentos en la leche, son mucho más bajas, que en la sangre de la madre. Los bebés han estado expuestos durante nueve meses y ya cuentan con un sistema para metabolizar las sustancias y poder eliminarlas, sin embargo deberás estar muy pendiente si muestra algún dato de intolerancia a la leche materna.

Cuando se trata de medicamentos que pueden sedar al bebé, se quedan dormidos antes de que se sientan satisfechos. Si notas que tu bebé lacta con mayor frecuencia, se queda dormido y poco después pide más, probablemente tu pediatra suspenda la lactancia.

Embarazo múltiple
Complicaciones, Embarazo, Otras

Embarazo múltiple

Introducción

Los gemelos siempre son motivo de atención para todo mundo. Existen mitos alrededor de ellos por lo que es conveniente aclarar algunos hechos.

Definición

Un embarazo múltiple es aquél en el que dos o más bebés se desarrollan simultáneamente en el útero. Los gemelos, trillizos, cuatrillizos, quintillizos, sextillizos o septillizos, entran en esta categoría.

 Embarazo múltiple: gemelos, triates, etc.

En el género humano, lo normal es concebir los hijos de a uno, un embarazo de más de un embrión se lo considera fuera de lo habitual y está encuadrado dentro de los embarazos de alto riesgo, porque se apartan de lo normal. Esto no significa que tenga que complicarse siempre, pero tienen mayor frecuencia de asociarse a algunas enfermedades o complicaciones del embarazo

Frecuencia

Uno de cada 80 embarazos es un gemelar doble (mellizos), uno de cada 8.000 es gemelar triple (trillizos), uno de cada 1.000.000 es gemelar cuádruple (cuatrillizos).

Estos números han ido variando debido a tratamientos de estimulación de la ovulación y embarazos mediante técnicas de fertilización asistida, por lo cual actualmente la aparición de embarazos múltiples es cada vez mayor.

¿Cómo se produce un embarazo múltiple?

Se describen 2 mecanismos.

El primero resulta de la división de un huevo en 2 o más huevos idénticos (monocigóticos) y

El segundo cuando 2 ó más óvulos son fecundados por 2 ó más espermatozoides creando huevos diferentes (bicigóticos).

Monocigóticos: (gemelos idénticos).

El desarrollo de los gemelos monocigóticos ocurre cuando un óvulo fertilizado se divide en dos durante las primeras 2 semanas después de la concepción. Los gemelos monocigóticos son también llamados gemelos idénticos.

 gemelos identicos

La formación de la placenta en los monocigóticos dependerá del momento en que ocurre la división después de la fertilización.

Si la división del huevo fertilizado ocurre dentro de los primeros 2-3 días después de la fecundación, los gemelos monocigóticos producirán dos sacos amnióticos (o bolsas) y dos placentas separadas del otro (los médicos dirían bicorial y biamniótico). Aproximadamente el 30% de los gemelos monocigóticos tienen placentas bicorial y biamnióticas.

 gemelos identicos

Si la división del huevo ocurre de 3-8 días después de la fertilización, se traduce en gemelos con una placenta pero con dos bolsas, porque en ese momento ya se ha formado el corion pero todavía no lo hace la cavidad amniótica. Aproximadamente el 70% de los gemelos monocigóticos son monocoriales y biamnióticos.

 embarazo_multiple_2012_clip_image005

Si la división se produce incluso después, es decir, durante 9no-13avo día después de la fecundación, la placentación suele ser con una sola placenta y ua sola bolsa (los médicos le llamarían monocorial y monoamniótica).

 embarazo_multiple_2012_clip_image006

Los gemelos con una sola placenta y una sola bolsa son poco frecuentes y sólo el 1% de los gemelos monocigóticos tienen este tipo de placentación. Estos gemelos tienen una placenta con las comunicaciones vasculares entre las dos circulaciones. Estos dos gemelos pueden desarrollar el síndrome de transfusión gemelo a gemelo. 

Si se produce la fusión más de 13 días después de la fertilización, entonces los gemelos monocigóticos sólo logran quedar parcialmente divididos, lo que produce gemelos adheridos o siameses.

 embarazo_multiple_2012_clip_image007

Los trillizos pueden ser monocigóticos, bicigóticos, o tricigóticos. Los trillizos tricigóticos ocurren cuando 3 espermatozoides fertilizan, cada uno, un óvulo. Los trillizos bicigóticos se desarrollan a partir de la unión de gemelos monocigóticos y un tercer individuo derivado de un cigoto aparte.

Por último, dos divisiones de un huevo (cigóticas) consecutivas, dan como resultado un feto desaparecido y trillizos monocigóticos.

Características de los gemelos monocigóticos:

  • Son del mismo sexo
  • Son semejantes entre sí física  y psíquicamente Sin embargo, estos niños tienen personalidades diferentes y son individuos diferentes.
  • Serología idéntica (su sangre tiene el mismo DNA y componentes).
  • Deformidades idénticas

Etiología: los gemelos monocigóticos aparecen en todas las razas y son independientes de la herencia.

Bicigóticos: (gemelos desiguales o fraternos: mellizos)

Los gemelos bicigóticos aparecen cuando dos óvulos son fertilizados por un espermatozoide cada uno. Se forman luego dos sacos amnióticos por separado, dos bolsas y dos placentas.

 Bicigóticos: (gemelos desiguales o fraternos: mellizos)

Las placentas en los gemelos bicigóticos pueden fusionarse si los sitios de implantación están próximos uno del otro. Las placentas fusionadas pueden ser fácilmente separadas después del nacimiento.

Frecuencia del 75%, se originan del estallido de dos óvulos en el mismo ciclo ovárico, frecuentemente es porque dos folículos produjeron 2 óvulos, pero ocasionalmente se da que 1 folículo  produzca los dos.

Si los óvulos son fecundados en un mismo coito, se denomina “Impregnación”.

Si los óvulos son fecundados en dos coitos diferentes, se denomina  “Súper impregnación”.

 Bicigóticos: (gemelos desiguales o fraternos: mellizos)

Características de los mellizos bicigóticos:

  • No son genéticamente idénticos
  • Pueden ser de sexo diferente
  • Pueden presentar enfermedades genéticas diferentes.
  • Cada uno tiene sus membranas propias: 2 cavidades amnióticas, tabique con 2 corion y 2 amnios (cada uno tiene su propia bolsa).
  • La circulación de cada uno es diferente.

De hecho, en este caso se puede decir que son simplemente dos embarazos diferentes que se dan al mismo tiempo dentro de un útero.

Etiología. Es hereditaria. Estas madres tienen de 2 a 4 veces más posibilidades de repetir este fenómeno. Es frecuente en la raza negra y muy raro en la amarilla.

¿Cuáles son los factores que predisponen?

Existen muchos factores relacionados con un embarazo múltiple. Entre los factores naturales se puede incluir:

  • Herencia: Los antecedentes de embarazos múltiples en la familia aumentan las probabilidades de tener mellizos.
  • Edad madura: Las mujeres mayores de 30 años tienen más probabilidades de una concepción múltiple. En la actualidad muchas mujeres postergan la maternidad, y muchas veces el resultado es la concepción de mellizos.
  • Una alta paridad: El hecho de haber tenido uno o más embarazos previos, en especial un embarazo múltiple, aumenta la probabilidad de tener un embarazo múltiple.
  • La raza: Las mujeres afroamericanas son más propensas a tener mellizos que cualquier otra raza. Las mujeres asiáticas y americanas nativas tienen las tasas más bajas de embarazos múltiples. Las mujeres caucásicas, en especial las que se encuentran por encima de los 35 años, tienen la tasa más elevada de embarazos múltiples de más de dos fetos (trillizos o más).

Otros factores que han aumentado mucho la tasa de nacimientos múltiples en los últimos años incluyen tecnologías reproductivas, como por ejemplo:

  • Medicamentos que estimulan la ovulación que facilitan la producción de óvulos que, si son fecundados, pueden resultar en bebés múltiples.
  • Las tecnologías de reproducción asistida como la fertilización in vitro (FIV) y otras técnicas que pueden ayudar a las parejas a concebir. Estas tecnologías suelen usar medicamentos que estimulan la ovulación para la producción de óvulos múltiples que luego son fecundados y se emplazan nuevamente en el útero para su desarrollo.

Síntomas del embarazo múltiple

A continuación, se enumeran los síntomas más comunes del embarazo múltiple. Sin embargo, cada mujer puede experimentarlos de una forma diferente. Algunos de estos son:

  • Estreñimiento
  • Dificultad para respirar
  • Acidez
  • Problemas urinarios
  • Dolor de espalda
  • Hemorroides
  • Dolor pélvico
  • El útero es más grande de lo esperado para las fechas del embarazo
  • Aumento de las náuseas matutinas.
  • Aumento del apetito.
  • Aumento de peso excesivo, en especial al comienzo del embarazo
  • Los movimientos fetales los sentirás en diferentes partes del abdomen al mismo tiempo.

A medida que tu embarazo avanza, la incomodidad física que experimentas puede imposibilitarte continuar trabajando como lo habías planeado y, en casos más extremos, puede incluso que sea necesario hospitalizarte durante varias semanas antes de que estés preparada para dar a luz. No obstante, algunas mujeres no sufren mayores problemas de los que experimentarían con un embarazo normal.

Diagnóstico del embarazo múltiple

El diagnóstico temprano es el factor más importante para mejorar el pronóstico en embarazo múltiple. Muchas mujeres sospechan que están embarazadas de más de un bebé, sobre todo si ya han estado embarazadas.

El diagnóstico de fetos múltiples puede realizarse a comienzos del embarazo, principalmente si se han utilizado tecnologías reproductivas.

En general se diagnostica porque el tamaño del útero es mucho mayor en los embarazos múltiples y a veces la embarazada presenta muchos más síntomas de los habituales (especialmente náuseas y/o vómitos). Esto último se comprende sabiendo que dos placentas forman muchas más hormonas que una, y los síntomas se deben a las hormonas placentarias.

Actualmente se realizan ecografías desde las primeras semanas del embarazo, motivo por el cual el diagnóstico es muy precoz. Es raro escuchar que los padres se enteran del embarazo gemelar en el momento del nacimiento.

Monitoreo y pruebas de laboratorio: Además del examen y la historia médica completa, el diagnóstico puede realizarse con lo siguiente:

  • Prueba en sangre para diagnóstico de embarazo: Los niveles de gonadotropina coriónica humana (hCG) pueden ser bastante elevados en los embarazos múltiples.
  • Alfafetoproteína: Los niveles de proteína liberada por el hígado del feto y encontrada en la sangre de la madre pueden ser altos cuando más de un feto está produciendo la proteína.
  • Ecografía: técnica de diagnóstico por imágenes que utiliza ondas sonoras de alta frecuencia y una computadora para crear imágenes de vasos sanguíneos, tejidos y órganos.  En los embarazos múltiples,  el ultrasonido vaginal es la mejor opción para efectuar el diagnóstico y después será necesario realizarlo con frecuencia hasta establecer que ambos embriones están bien formados y con latidos cardiacos presentes.
    • Es necesario desde el inicio establecer si cada embrión viene en su propio saco, o si los dos comparten el mismo, ya que los embarazos en donde hay un saco y dos o más embriones son más propensos a desarrollar complicaciones.

¿Cómo puedo ayudar a cuidarme y cuidar a mis bebés?

Muchas de las mujeres que tienen un embarazo múltiple sufren las mismas incomodidades de un embarazo normal, sólo que estas incomodidades pueden ser más intensas. Al igual que con cualquier embarazo, la mejor manera de cuidar de ti y de tus bebés es alimentarse bien, descansar lo suficiente y acudir a las citas programadas con tu médico.

Tu médico te dará recomendaciones adicionales sobre las vitaminas y minerales que necesitas y probablemente te aconseje incrementar el consumo de calorías en la dieta, lo que a veces es necesario cuando se está esperando más de un bebé.

Necesitarás descansar y dormir mucho. En cuanto al ejercicio físico, esto deberás conversarlo con tu médico. Las recomendaciones de ejercicios probablemente cambiarán a medida que se acerque el parto.

Asegúrate también de cuidar tu estado de ánimo durante este período. Intenta liberarte de cualquier estrés emocional que puedas estar sintiendo, especialmente a medida que se acerca tu fecha probable de parto y te preparas para dar a luz para cuidar a más de un bebé. Habla con tu médico en caso de sentir niveles extremos de ansiedad.

Complicaciones del feto y del recién nacido en embarazos múltiples

Las complicaciones que puede presentar el feto y recién nacido en el embarazo múltiple son:

  • El aborto o la pérdida intrauterina de uno o más fetos. El embarazo múltiple se asocia con una mayor tasa de aborto.
  • El crecimiento intrauterino retardado (CIR).
  • Defectos congénitos: Los bebés de embarazos múltiples tienen el doble de riesgo de anormalidades congénitas (presentes en el nacimiento) incluidos los defectos del tubo neural (como la espina bífida), gastrointestinales y defectos cardíacos.
  • Síndrome de transfusión de mellizo a mellizo. El síndrome de los gemelos transfusor – transfundido es un trastorno de la placenta que se desarrolla sólo en los gemelos idénticos que comparten la placenta. Los vasos sanguíneos se conectan dentro de la placenta y desvían la sangre de un feto al otro. Con el tiempo, el feto receptor recibe demasiada sangre, la cual puede sobrecargar el sistema cardiovascular y hacer que se desarrolle demasiado líquido amniótico. El feto donante más pequeño no recibe suficiente sangre y tiene bajas cantidades de líquido amniótico.
    • Sucede en casi el 15 por ciento de los mellizos que comparten la placenta. Hasta hace poco, los casos más severos terminaban con la pérdida de ambos bebés. Estudios recientes, sin embargo, sugieren que el uso de amniocentesis para eliminar el exceso de líquido amniótico puede salvar alrededor del 60% de los bebés afectados. La eliminación del exceso de líquido amniótico parece mejorar el flujo sanguíneo en la placenta y reduce el riesgo de partos prematuros.

 Complicaciones del feto y del recién nacido en embarazos múltiples

    • Estudios recientes también han determinado que el uso de cirugía con láser para sellar la conexión entre los vasos sanguíneos puede salvar una proporción similar de bebés. La ventaja de la cirugía con láser es que se necesita un solo tratamiento, mientras que la amniocentesis generalmente se debe repetir más de una vez.
  • Trabajo de parto y nacimiento prematuros (antes de la semana 37 del embarazo): Cerca de la mitad de los mellizos y casi todos los nacimientos múltiples de más de dos fetos son prematuros (nacidos antes de las 37 semanas). Cuanto mayor es el número de fetos en el embarazo, mayor es el riesgo de nacimiento prematuro. Los bebés prematuros nacen antes de que sus cuerpos y sistemas de órganos hayan madurado por completo. Estos bebés suelen ser pequeños, tienen un peso bajo al nacer (menos de 2500 gramos), y pueden necesitar asistencia para respirar, comer, combatir las infecciones y mantener la temperatura corporal.La muerte neonatal (durante el primer mes de vida), frente a una gestación única, se multiplica por 7 en los embarazos gemelares y por 20 en los triples.
    • Los bebés muy prematuros, aquellos que nacen antes de las 28 semanas, son muy vulnerables. Muchos de sus órganos pueden no estar preparados para vivir fuera del útero de la madre y pueden ser muy inmaduros para funcionar correctamente.
    • Muchos bebés de nacimientos múltiples necesitarán atención en una unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN).
  • La muerte neonatal (durante el primer mes de vida), frente a una gestación única, se multiplica por 7 en los embarazos gemelares y por 20 en los triples.
  • Las secuelas a largo plazo son 25 veces más frecuentes en grandes prematuros (peso inferior a 1000 gramos). La parálisis cerebral es la discapacidad neurológica más importante del recién nacido. Comparado con gestaciones únicas, es 6 veces superior en los gemelos y 18-20 veces mayor en los triples.

Complicaciones maternas asociadas a embarazo múltiple

El embarazo de más de un bebé es estimulante y, a menudo, un motivo de felicidad para muchas parejas. Sin embargo, el embarazo múltiple tiene mayores riesgos de complicaciones. Entre las complicaciones más frecuentes se incluyen las siguientes:

  • Trabajo de parto y nacimiento prematuros. Casi 60 por ciento de los mellizos y casi todos los nacimientos múltiples de más de dos fetos son prematuros (nacidos antes de las 37 semanas).
  • Hipertensión inducida por el embarazo. Las mujeres con fetos múltiples son tres veces más propensas a desarrollar alta presión sanguínea debido al embarazo. Este trastorno suele desarrollarse más precozmente y es más grave que en los embarazos de un solo bebé. También puede aumentar la probabilidad de la abrupción placentaria (el desprendimiento prematuro de la placenta).
  • Anemia. La anemia por falta de fierro y de folatos,  es dos veces más frecuente en los embarazos múltiples que en los simples.
  • Hemorragia causada por el Síndrome de desaparición del mellizo. El fenómeno llamado síndrome de desaparición del mellizo en el que se diagnostica más de un feto, pero desaparece (o es abortado), por lo general en el primer trimestre, es más probable en los embarazos múltiples. Esto puede estar o no acompañado de hemorragia.
  • Aborto. El riesgo de pérdida del embarazo también aumenta en los trimestres posteriores.
  • Cantidades anormales de líquido amniótico. Las anormalidades del líquido amniótico (el líquido que se forma dentro de la bolsa que “guarda” al bebé) son más comunes en los embarazos múltiples, en especial en los mellizos que comparten una placenta.
  • Parto con cesárea. Las posiciones fetales anormales aumentan las probabilidades del nacimiento por cesárea.
  • Hemorragia posparto. En muchos embarazos múltiples, la gran área placentaria y el útero excesivamente distendido ponen a la madre en riesgo de hemorragia después del parto.
  • Hiperemesis gravidarum o “Náuseas matutinas”, es muy común en los embarazos múltiples y se caracterizan porque tanto la náusea como el vómito son excesivos.

Son también frecuentes:

  • Anomalías placentarias que son causa de sangrado o hemorragia.
  • Diabetes gestacional o diabetes que se presenta durante el embarazo.

Otras complicaciones

  • Estas parejas pueden presentar dificultades financieras, laborales, depresión y problemas conyugales.

Cuidados y tratamiento del embarazo gemelar

El control  de un embarazo múltiple será determinado por el médico basándose en:

  • La edad de la madre, su estado general de salud y su historia médica
  • La cantidad de fetos
  • La tolerancia de la embarazada a ciertos medicamentos, procedimientos o terapias
  • Sus expectativas para la evolución del embarazo
  • La opinión o preferencia de la embarazada.

Y puede incluir lo siguiente:

  • Nutrición: El alimentarse correctamente y aumentar el peso recomendado reduce el riesgo de dar a luz bebés con bajo peso, tanto en las gestaciones uníparas (de un solo bebé) como en las múltiples. Un aumento de peso saludable es especialmente importante cuando la mujer está esperando mellizos o más bebés, dado que los embarazos múltiples presentan un alto riesgo de parto prematuro y bebés cuyo peso en el momento del nacimiento es inferior que en el caso del embarazo de un solo bebé.Consultas prenatales más frecuentes. Las mujeres que esperan varios bebés generalmente necesitan realizar una visita a su obstetra con mayor regularidad que las mujeres que esperan un solo bebé para ayudar a prevenir, detectar y tratar las complicaciones que se desarrollan con mayor frecuencia en una gestación múltiple. Los médicos generalmente recomiendan dos visitas por mes durante el segundo trimestre y una vez por semana (o más) durante el tercer trimestre.
    • A las mujeres con peso normal que esperan mellizos se les aconseja aumentar de  15 a 20 kilos. Las mujeres que esperan trillizos probablemente deberían aumentar de 22 a 27 kilos.
    • Los estudios muestran que el aumento del peso adecuado durante las primeras 20 a 24 semanas de embarazo es particularmente importante para las mujeres con embarazos múltiples. Un buen aumento de peso al principio del embarazo puede resultar particularmente importante en el caso de gestaciones múltiples dado que estos embarazos suelen ser más cortos que los de un solo bebé.
    • Los estudios además consideran que un aumento de peso adecuado en la primera etapa del embarazo ayuda al desarrollo de la placenta, posiblemente mejorando su capacidad para pasar los nutrientes a los bebés. En el embarazo de mellizos, el aumento de por lo menos 10 kilos al alcanzar la 24ª semana de embarazo ayuda a reducir el riesgo de parto prematuro y bebés con bajo peso.
    • También deben tomar las vitaminas prenatales recomendadas por su médico, que deben contener por lo menos 30 miligramos de hierro. La anemia por deficiencia de hierro es común en el caso de gestaciones múltiples y puede aumentar el riesgo de parto prematuro.
    • A medida que la gestación múltiple progrese, el especialista controlará regularmente la presión arterial de la mujer embarazada para determinar la presencia de preeclampsia.
  • Consultas prenatales más frecuentes. Las mujeres que esperan varios bebés generalmente necesitan realizar una visita a su obstetra con mayor regularidad que las mujeres que esperan un solo bebé para ayudar a prevenir, detectar y tratar las complicaciones que se desarrollan con mayor frecuencia en una gestación múltiple. Los médicos generalmente recomiendan dos visitas por mes durante el segundo trimestre y una vez por semana (o más) durante el tercer trimestre.
  • Mayor reposo: Los embarazos múltiples de más de dos fetos suelen demandar reposo en cama a partir de la mitad del segundo trimestre. Incluso si una mujer embarazada que espera mellizos no presenta ningún síntoma de parto prematuro, su médico puede recomendarle que reduzca sus actividades diarias entre la 20ª y la 30ª semana de embarazo. Es posible que debas reducir tus actividades incluso antes, y descansar varias veces por día si esperas más de dos bebés.

Pruebas maternas y fetales: Al principio y durante todo tu embarazo, el médico te ofrecerá una serie de estudios de laboratorio para verificar tanto tu salud como la de tus bebés. Algunos son los de rutina para cualquier embarazo y otros son más especializados.

Es importante que siempre te explique la razón para hacerlos y lo que espera con la información que se obtenga ya que, dependiendo del resultado de estas pruebas, a veces tendrás que tomar decisiones, particularmente cuando muestran que tu embarazo es de alto riesgo. En algunos casos el obstetra tendrá que referirte a interconsulta con un médico fetal quien es especialista en el cuidado de mujeres con complicaciones en embarazos múltiples.

  • Se recomienda que se hagan exploraciones por ultrasonido para controlar el ritmo de crecimiento de los bebés, y también para determinar si existen diferencias de crecimiento entre ellos, lo que podría ser señal de que hay un trastorno grave que puede llevar a la muerte del bebé afectado. El número de estas ecografías dependerá del tipo de embarazo que tengas.
  • Durante el tercer trimestre, el especialista puede recomendar la realización de pruebas que verifiquen el bienestar de los fetos (como, por ejemplo, la prueba de estrés, que mide el ritmo cardíaco del feto cuando está en movimiento).
    • Cerclaje cervical: El cerclaje (un procedimiento utilizado para suturar el orificio cervical) se utiliza para aquellas mujeres con un cuello uterino incompetente. Es un trastorno en el cual el cuello es físicamente débil y no puede mantenerse cerrado durante el embarazo. Algunas mujeres con embarazos múltiples de más de dos fetos pueden necesitar cerclaje a comienzos del embarazo.

¿Cuál es el tratamiento para las complicaciones?

Depende mucho de cuáles sean, pero la más frecuente, que es la amenaza de parto prematuro, muchas veces requiere de interacción para poder introducir el medicamento a través de la vena, otras veces es suficiente con medicamentos por vía oral que inhiben las contracciones, asociado con reposo en cama.

Cuando existe la posibilidad de que una mujer tenga un parto prematuro, es posible que su médico recomiende reposo absoluto en el hospital y posiblemente, un tratamiento con medicamentos que ayuden a postergar el trabajo de parto. Si el especialista estima que no logrará postergar el trabajo de parto y si es probable que los bebés nazcan antes de la 34ª semana de gestación, posiblemente recomiende que la mujer embarazada se someta a un tratamiento con medicamentos corticoesteroides.

Este tipo de medicamentos ayudan a acelerar el desarrollo pulmonar del feto y reducen la probabilidad y la gravedad de los trastornos respiratorios u otros problemas que podrían presentarse durante el período inmediatamente posterior al nacimiento.

Con respecto al crecimiento de los bebés, el tratamiento se basa en reposo, que aumenta el flujo de sangre placentario. En estos casos el control de crecimiento debe realizarse con ecografías seriadas.

En los pocos casos que uno de los bebés sufra de un grave trastorno en el crecimiento, a veces es necesario que el médico adelante el parto para que no tenga secuelas por desnutrición. En estos casos el bebé con crecimiento normal nacerá prematuramente por causa de su hermano gemelo.

Para prevenir la anemia, el médico te hará un segundo estudio en sangre en la semana 20 a 24 y, si es necesario, te dará un suplemento de hierro.

Preeclampsia. Es un tipo de elevación de la presión arterial que puede causar complicaciones tanto para ti como para tu bebé. Para prevenir esta complicación, el médico medirá tu presión arterial en cada visita y te hará un examen general de orina para detectar la presencia de proteínas (este es un signo claro de preeclampsia). Es probable también que te pida que tomes 75 mg de aspirina diariamente a partir de la semana 12 hasta el término de tu embarazo. El tratamiento es la inducción del parto.

¿Qué puedo esperar durante la labor de parto y el parto mismo?:

A partir de la 24ª semana de embarazo los dos fetos empiezan a tener cada vez menos espacio en el útero materno, con lo que aumenta el peligro de un parto prematuro. Entre las semanas 26ª y 28ª los gemelos pesan juntos unos tres kilogramos, aproximadamente el peso de un bebé cuando llega el momento del parto. La tensión en la matriz crece, lo que puede provocar contracciones prematuras. Por esa razón, son especialmente importantes las revisiones preventivas en los embarazos múltiples. En los últimos tres meses de embarazo puede ser necesario acudir a revisión médica todas las semanas.

Cuando se espera dar a luz a más de un bebé, las probabilidades de que se practique una cesárea son muy altas. Generalmente la decisión se toma sobre la base de la posición de los bebés, la salud de la madre y la de los bebés.

  • En general, en caso de mellizos, si ambos fetos se encuentran en posición cefálica (con la cabeza hacia abajo) y no existen otras complicaciones, se puede realizar un parto por vía vaginal.

 Durante la labor de parto

  • Si el primer feto se encuentra en posición cefálica, pero el segundo no, el primer feto puede parirse por vía vaginal, y luego el segundo feto es sometido a versión externa o nace en posición podálica (de nalgas). Estos procedimientos pueden aumentar el riesgo de problemas como el prolapso del cordón umbilical (cuando el cordón umbilical se desliza hacia abajo a través del orificio cervical). Puede ser necesario un nacimiento por cesárea de emergencia para el segundo feto.

 ¿Qué puedo esperar durante la labor de parto y el parto mismo?:

  • A menudo, si el primer feto no se encuentra en posición cefálica, ambos bebés nacen por cesárea. Muchos trillizos y bebés múltiples de mayor número nacen por cesárea.

 ¿Qué puedo esperar durante la labor de parto y el parto mismo?:

El parto por vía vaginal puede realizarse en una sala de operaciones debido a los mayores riesgos de complicaciones durante el nacimiento y la posible necesidad de parto por cesárea.

El parto por cesárea suele ser necesario para los fetos que se encuentran en posiciones anormales, por ciertos trastornos médicos de la madre y por sufrimiento fetal.

Habla con tu médico acerca de los riesgos de esta “experiencia obstétrica total”. Algunas madres pueden preferir una cesárea y evitar el trabajo de parto por completo, en tanto otras intentarán un parto vaginal. No hay ninguna respuesta correcta: depende de lo que prefieran tú y tu pareja.

Hay que tomar en cuenta que aún con todo el análisis y la planificación previa que se pueda realizar antes del parto ¡todavía existe la posibilidad de que los planes puedan cambiar ese día especial!

¿Puedo elegir el momento del parto?

En algunas ocasiones, cuando tu embarazo no ha tenido ninguna complicación, es posible que el médico te ofrezca la oportunidad de elegir la fecha del parto a las:

  • 37 semanas si tu embarazo es de gemelos con placenta separada.
  • 36 semanas si tu embarazo es de gemelos que comparten la placenta.
  • 35 semanas si el embarazo es de trillizos.

Estas fechas no son obligatorias y puedes elegir no seguirlas, sin embargo, continuar adelante con tu embarazo puede incrementar los riesgos de que se presenten complicaciones. Tu médico deberá darte un seguimiento más cercano y en cada visita deberá hacerte un ultrasonido para detectar cualquier cambio en el crecimiento y bienestar de los bebés.

¿Cómo será la lactancia con los embarazos múltiples?

En el caso de embarazos múltiples, es muy importante la ayuda externa para las tareas de la casa, para evitar llegar al agotamiento que conlleva la atención continua de dos bebés recién nacidos.

Está demostrado que se necesitan 30 hs. diarias para cuidar y alimentar a dos bebés, y el día sólo tiene 24 hs. De modo que en los primeros tiempos tendrás que delegar en otra persona los quehaceres del hogar y avocarte de lleno a tus bebés.

Al principio será mucho más simple que amamantes de a uno a la vez, ya que tendrás la inexperiencia de una madre de más de un bebé y los temores lógicos que esta situación trae aparejada.

Con el tiempo te darás cuenta que lo harás mucho más rápido amamantándolos simultáneamente y verás que los días volverán a tener 24 hs. Las posiciones pueden ser sentada cómodamente en un sillón o en la cama poniendo almohadones que rodeen a los bebés para evitar caídas. Recuerda siempre cambiar la posición de los bebés mientras los estés amantando para el completo vaciamiento de todos los cuadrantes de la glándula mamaria.

No creas que la cantidad de leche que produzcas va a ser insuficiente para tus dos hambrientos bebés, ya que la doble estimulación de las mamas hará que la producción de la leche en tus senos aumente.

Colaboración especial

De la doctora Rosalba Fragoso Paredes,

Ginecóloga y obstetra.

Médica Sur Lomas

Acueducto Rio Hondo num.20

Lomas Virreyes, delegación Miguel Hidalgo

Referencias

Embarazo Molar
Complicaciones, Embarazo, Otras

Embarazo Molar

Definición

En un embarazo molar, la placenta crece de forma anormal durante los primeros meses y se convierte en una masa de quistes (llamada mola hidatidiforme). El bebé (embrión) no se forma en absoluto o se forma mal y no puede sobrevivir. Aproximadamente 1 de cada 1.000 embarazos es molar. Las mujeres de más de 40 años o que han tenido dos o más abortos espontáneos tienen un riesgo mayor de tener un embarazo molar.

 

Causas

La causa de este trastorno en el desarrollo no se ha comprendido completamente, pero existen algunas causas potenciales como defectos en el óvulo, anomalías dentro del útero o deficiencias nutricionales. Las mujeres menores de 20 años y mayores de 40 tienen un riesgo mayor. Entre otros factores de riesgo se pueden mencionar las dietas bajas en proteína, ácido fólico y caroteno.

Diagnóstico

Los embarazos molares se diagnostican mediante ultrasonido. El tejido molar debe extirparse del útero y debe realizarse un seguimiento de la mujer para asegurarse de que no queden restos de tejido. Esto es importante ya que el tejido molar puede convertirse encoriocarcinoma, una forma poco común de cáncer. Afortunadamente, este cáncer es fácil de detectar y tiene un alto índice de curación. El doctor también medirá los niveles de hCG (gonadotropina coriónica- una hormona del embarazo) en sangre, que a menudo son más elevados en el caso de un embarazo molar completo, y más bajos cuando se trata de un embarazo molar parcial.

Tipos de Embarazo Molar

En realidad, existen dos tipos de embarazo molar:

  • Completo: En el caso de embarazos molares completos, no hay embrión alguno ni tampoco tejido normal de placenta parcial.
  • Parcial: En los embarazos molares parciales puede haber una porción de placenta normal y el embrión además del tejido quistico característico.

Ambos tipos de embarazo molar son el resultado de un óvulo fertilizado de manera anormal. En un embarazo molar completo, todos los cromosomas del óvulo fertilizado (las estructuras que acarrean nuestros genes) provienen del padre. Lo normal es que la mitad de los cromosomas provengan del padre y la otra mitad de la madre. Poco tiempo después de la fertilización, los cromosomas del óvulo de la madre se pierden o desactivan y los del padre se duplican.

En la mayoría de los casos de embarazo molar parcial, los 23 cromosomas de la madre están presentes, pero existen dos grupos de cromosomas del padre (por lo que el embrión tiene 69 cromosomas en lugar de los 46 normales). Una de las maneras en que esto sucede es cuando un óvulo es fecundado por dos espermatozoides.

El embarazo molar supone un riesgo para la mujer embarazada cuando la masa penetra profundamente en la pared uterina, lo que puede provocar una hemorragia importante. Ocasionalmente, la masa puede convertirse en un coriocarcinoma, una forma de cáncer poco frecuente que se relaciona con el embarazo.

 

Signos y Síntomas

Un embarazo molar puede iniciarse de igual manera que un embarazo normal. Luego, alrededor de la semana 10 de embarazo, aparece:

  • Un sangrado vaginal, generalmente de color marrón oscuro.
  • Fuertes náuseas y vómitos,
  • Dolores abdominales (debido a un útero demasiado grande debido a la creciente cantidad de quistes) y
  • Alta presión sanguínea.

Si tienes uno o varios de los síntomas antes mencionados, es urgente que visites a tu médico.

 

Diagnóstico

El diagnóstico se hace por ecosonograma donde se puede ver una imagen característica llamada en base a su forma como copos de nieves. Y por la dosificación en sangre de la gonadotropina corionica, una hormona que se produce en el embarazo y en casos de mola puede llegar hasta triplicarse sus valores.

 

Tratamiento

Un embarazo molar es una experiencia muy aterradora. No sólo pierde la mujer su embarazo, sino que corre un ligero riesgo de desarrollar cáncer. Para proteger a la mujer, debe extraerse todo el tejido molar del útero. Por lo general, esto se realiza mediante un procedimiento llamado curetaje de succión, bajo anestesia total. Ocasionalmente, cuando la masa de quistes es grande y la mujer ha decidido que no desea tener más embarazos, puede practicarse una histerectomía.

Después de realizar el procedimiento, el doctor medirá nuevamente el nivel de hCG. Si ha disminuido a cero, por lo general ya no necesita recibir más tratamiento. Sin embargo, el doctor continuará monitoreando los niveles de hCG de la mujer durante un año para asegurarse de que no ha quedado tejido molar en su cuerpo. Una mujer que ha tenido un embarazo molar no debe quedar embarazada durante un año, porque dificultaría el monitoreo de los niveles de hCG.

Pronóstico

Más del 80% de las molas hidatidiformes son benignas y los resultados después del tratamiento son por lo general excelentes. Se recomienda hacer controles exhaustivos y adoptar métodos anticonceptivos altamente eficientes para evitar embarazos durante por lo menos 6 a 12 meses.

Del 10 al 15% de las molas hidatidiformes se pueden convertir en molas invasivas las cuales pueden llegar a penetrar hasta un nivel tan profundo de la pared uterina que provocan hemorragias u otro tipo de complicaciones.

Del 2 al 3% de las molas hidatidiformes pueden convertirse en coriocarcinoma, una forma de cáncer maligno, metastásico (diseminado) y de rápido desarrollo. A pesar de todos estos factores que normalmente indican un mal pronóstico, la tasa de curación después del tratamiento con quimioterapia es alta.

Más del 90% de las mujeres con cáncer maligno no diseminado sobreviven y pueden conservar sus capacidades reproductivas. En aquellas personas con cáncer metastásico, la remisión se mantiene del 75 al 85%, aunque la capacidad de tener niños generalmente se pierde.

 

Prevención

Se puede disminuir el riesgo con una nutrición adecuada.

 

¿Cuáles son las probabilidades de tener embarazos en el futuro después de tener un embarazo molar?

Cuando una mujer ha tenido un embarazo molar, sus probabilidades de quedar nuevamente embarazada son buenas. El riesgo de que se produzca un nuevo embarazo molar en el futuro es sólo de entre uno y dos por ciento. Tanto los embarazos ectópicos como los molares constituyen emergencias médicas.

Llame a su médico de inmediato si tiene algún síntoma de embarazo molar:

  • Sangrado vaginal una semana o más después de la primera falta menstrual, por lo general de color marrón oscuro
  • Nauseas y vómitos severos.
  • Dolores abdominales.
  • Alta presión arterial.

Después de un embarazo molar, asegúrese de tomar el tiempo necesario para recuperarse físicamente y para aceptar la pérdida de su embarazo.

 

Alteraciones del Líquido Amniótico
Complicaciones, Embarazo, Otras

Alteraciones del líquido amniótico: oligohidramnios, polihidramnios

¿Qué es el líquido amniótico?

Es un líquido claro y ligeramente amarillento que rodea el bebé dentro del útero (feto) durante el embarazo y que está contenido en el saco amniótico.

alteraciones_en_el_liquido

Es uno de los componentes fundamentales para el desarrollo normal de un bebé durante el embarazo. Se encuentra presente ya a los 16 días de la fecundación, cuando el bebé es un pequeñísimo conjunto de células.

¿Qué contiene?

El líquido amniótico es un líquido completamente limpio. Tiene agua, proteínas, sales minerales como sodio, potasio y calcio, azúcar, hormonas y ¡uf! muchos nutrientes más.

¿Cuál es la función del líquido amniótico?

El líquido amniótico cumple numerosas funciones para el feto, a saber:

  • Protege a tu bebé de las lesiones externas al amortiguar golpes o movimientos súbitos.
  • Permite el movimiento libre del bebé lo que ayuda en el desarrollo normal de los músculos y de los huesos.
  • Mantiene al feto a una temperatura relativamente constante para el medio ambiente que lo rodea, protegiéndolo así de la pérdida de calor.
  • Permite el desarrollo apropiado de los pulmones: cuando respira el líquido se va preparando para el momento en que tome aire.
  • Prepara sus vías urinarias: toma grandes cantidades de líquido amniótico y luego lo hace pipí.
  • Es una fuente de nutrimentos y de líquido.
  • Desarrolla el gusto: Porque cuando el líquido pasa por su lengüita prueba el sabor de las cosas que hayas comido.
  • Es un medio útil para valorar la salud y la madurez fetal.
  • Es un medio útil para administrar medicación al feto.
  • Es un elemento favorecedor de la dilatación cervical en el momento del parto.
  • El líquido amniótico es también una valiosa fuente de células madre.

¿De dónde proviene el líquido amniótico?

La bolsa o membrana que envuelve al embrión se forma alrededor de 12 días después de la concepción. El líquido amniótico (LA) comienza a llenar esa bolsa de forma inmediata. En estas primeras semanas del embarazo, el líquido amniótico está compuesto principalmente de agua suministrada por la madre; el líquido pasa de tu sistema circulatorio al saco amniótico.

Hasta las 20 semanas, la participación materna es fundamental en la formación del LA, con algunas secreciones fetales, digestivas y respiratorias y escasa participación de la membrana amniótica. Existe, a esta edad gestacional (EG), una gran similitud entre el LA y el plasma materno, que puede considerarse una diálisis materna.

A partir de las 20 semanas, comienza la participación fetal en la formación del LA, cada vez más relevante, fundamentalmente a través de los riñones y pulmones. El funcionamiento renal fetal comienza hacia las 14 semanas, pero muy poco importante. Después de esto, el fluido está compuesto principalmente por orina fetal.

Durante el segundo trimestre, el bebé es capaz de inhalar el fluido de modo tal que entra en sus pulmones y también de tragarlo, promoviendo el desarrollo y el crecimiento normal de los pulmones y de su sistema digestivo. El bebé hace circular constantemente este líquido al tragarlo e inhalarlo, reemplazándolo a través de la exhalación y de la micción (orina) renovando el volumen total de líquido amniótico varias veces al día.

Al parecer, es la interacción entre estos- el flujo urinario fetal y la deglución- la encargada de mantener un balance adecuado en el volumen de líquido amniótico.

¿Cambia la cantidad de líquido amniótico durante el embarazo?

El volumen de líquido amniótico se mantiene por un balance entre la producción y la absorción, pero va aumentando aumenta conforme avanza el embarazo y el bebé crece.

Existen en promedio 30 ml a las 10 semanas, 190 ml a las 16 y alrededor de 780 ml entre las 32 y 35.

Después de las 36 semanas la cantidad de líquido se mantiene estable o puede comenzar a disminuir lenta y progresivamente hacia el final del embarazo pero nunca debe desaparecer.

¿Qué tipo de alteraciones pueden existir en el balance de la cantidad de líquido amniótico?

Sin embargo, a veces el sistema falla y esto da como resultado muy poca o demasiada cantidad de líquido amniótico.

  • Cuando se encuentra aumentado recibe el nombre de polihidramnios;
  • Cuando se encuentra disminuido se llama

Los problemas relacionados con el líquido amniótico se presentan aproximadamente en el 7 por ciento de los embarazos. Cantidades insuficientes o excesivas de líquido amniótico están ligadas a anormalidades en el desarrollo y complicaciones del embarazo. Las diferencias en la cantidad del líquido pueden ser la causa o la consecuencia del problema.

De acuerdo a la organización March of Dimes, alrededor del 4 por ciento de las mujeres embarazas presentan niveles bajos de líquido amniótico en algún momento, por lo general en el tercer trimestre. Entre aquellas que permanecen embarazadas dos semanas después de su fecha de parto, el 12 por ciento presenta esta complicación.

¿Cómo puedo saber si tengo algún problema en los niveles de líquido amniótico?

El médico seguramente sospechará que tienes este problema si estás perdiendo líquido, si el tamaño de tu útero está por debajo de lo normal para la etapa del embarazo en la que te encuentras o si estás sintiendo menos movimientos fetales.

El médico posiblemente estará también alerta si ya tuviste un bebé con bajo crecimiento. También si tienes hipertensión arterial crónica, preeclampsia, diabetes o lupus, o bien, si te pasaste de la fecha de parto.

Para averiguar qué es lo que está pasando, te pedirá una ecografía (ultrasonido). El técnico medirá los focos más grandes de líquido amniótico en cuatro secciones diferentes del útero y los sumará para ver en dónde te encuentras dentro del índice de líquido amniótico. Lo normal durante el tercer trimestre es que mida entre 5 y 25 centímetros (cm).

Si el nivel del líquido es de más de 25 centímetros, la mujer sufre de polihidramnios (en algunos países le llaman “hidramnios”).

Si la profundidad del líquido amniótico mide menos de 5 centímetros, la mujer embarazada sufre de oligohidramnios.

Polihidramnios

Alrededor del 2 por ciento de las mujeres embarazadas tienen demasiada cantidad de líquido amniótico, la mayoría de los casos son leves y vienen como resultado de una acumulación gradual de líquido excesivo durante la segunda mitad del embarazo.

Sin embargo, un porcentaje menor de mujeres sufren una rápida acumulación del líquido durante las primeras 16 semanas del embarazo.

¿Cuáles son las causas del polihidramnios?

Existen varias causas del hidramnios. Generalmente, se debe a una producción excesiva de líquido o a la existencia de un problema con el líquido absorbido, o ambos. Los factores relacionados con el hidramnios incluyen los siguientes: puede presentarse por causas maternas, fetales, de la placenta o idiopáticas.

Causas maternas

  • Diabetes Mellitus: El polihidramnios se observa en el 1.5 a 66% de todos los embarazos de mujeres diabéticas. La diabetes mellitus puede ser responsable de aproximadamente un 15% de todos los polihidramnios.
  • Isoinmunización (por incompatibilidad al Rh): Anticuerpos que destruyen los glóbulos rojos del bebé. Sin embargo representan sólo el 1% de las causas de polihidramnios.
  • Litio: El tratamiento materno con litio ha sido asociado con polihidramnios probablemente por el desarrollo de diabetes insípida fetal.

Causas placentarias: las causas más frecuentes de polihidramnios son el corioangioma placentario (tumor benigno de la placenta) y el síndrome de la placenta circunvalada (cuando presenta una depresión central, rodeada de una zona anular blanquecina engrosada), representando menos del 1%.

Causas fetales:

Malformaciones fetales: Representan el 20% aproximadamente de las causas de polihidramnios. Las malformaciones congénitas que con mayor frecuencia se asocian a polihidramnios son las del sistema gastrointestinal y sistema nervioso central (SNC).

  • Sistema gastrointestinal: representan el 39% de las malformaciones congénitas que se asocian a polihidramnios. Las más frecuentes son: atresia esofágica, atresia o estenosis duodenal, páncreas anular, hernia diafragmática y defectos de la pared abdominal (onfalocele y gastrosquisis).
  • Sistema Nervioso Central (SNC): representan el 26% de las malformaciones congénitas que se asocian a polihidramnios. Las anormalidades del SNC que más frecuentemente se asocian a polihidramnios son los defectos del cierre del tubo neural tales como anencefalia, espina bífida o encefalocele. Sin embargo, otras malformaciones del SNC como hidrocefalia, microcefalia, holoprosencefalia, hidranencefalia o síndrome de Dandy Walker también pueden asociarse con polihidramnios.
  • Sistema cardiovascular: representan el 22%. Malformaciones tales como incompetencia valvular, estenosis valvular, arritmias o enfermedad de Ebstein pueden producir polihidramnios.
  • Sistema genitourinario: representan alrededor del 10%. Son generalmente anomalías renales unilaterales tales como hamartoma renal (tumor renal), riñón poliquístico o nefroma mesoblástico (tumor renal).
  • Sistema respiratorio: las malformaciones respiratorias producen polihidramnios al interferir con los movimientos respiratorios con la consecuente interrupción de la transferencia normal de líquido amniótico a través de los pulmones.
  • Sistema musculoesquelético: Las malformaciones del sistema musculoesquelético tales como displasia esquelética, osteogénesis imperfecta, acondroplasia, enanismo tanatofórico, distrofia miotónica o Síndrome de hipocinesia-acinesia fetal, producen polihidramnios secundario a la compresión o restricción del tórax fetal o disminución de los movimientos fetales.
  • Anemia fetal: En ocasiones aún menos frecuentes, la presencia de polihidramnios puede ser un signo de que el bebé tiene anemia grave ocasionada por una incompatibilidad de Rh o una infección como la quinta enfermedad. En ambos casos, el problema puede tratarse con una transfusión de sangre intrauterina. En el caso de la quinta enfermedad, es posible que el bebé se recupere sin ningún tratamiento.

Anomalías cromosómicas: trisomías 18 y 21.

Infecciones intrauterinas: la incidencia de infecciones intrauterinas en el polihidramnios es incierta, pero se sabe que tanto la rubéola, toxoplasmosis, citomegalovirus, parvovirus y sífilis producen hídrops fetal (hinchazón del bebé) de tipo no inmunológico.

Embarazo múltiple: la incidencia de polihidramnios en el embarazo múltiple varía entre el 7 y 12%. Las causas del mismo pueden ser las mismas que las de un embarazo único o ser propias del embarazo múltiple, tal como el síndrome de transfusión entre gemelos.

¿Cuáles son los síntomas del polihidramnios o hidramnios?

A continuación, se enumeran los síntomas más frecuentes del polihidramnios. Sin embargo, cada mujer puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Crecimiento acelerado del útero
  • Molestias en el abdomen
  • Contracciones uterinas

Los síntomas del polihidramnios pueden parecerse a los de otros trastornos médicos. Consulta siempre a tu médico para el diagnóstico.

Diagnóstico del polihidramnios

El médico puede sospechar un trastorno de este tipo porque la matriz ha crecido más de lo normal en relación al tiempo de gestación que se tiene. Al realizar la palpación del abdomen al doctor se le dificultará percibir las diferentes partes del bebé y puede ser también difícil identificar su latido cardiaco.

Además, tal vez tengas malestares abdominales poco comunes, mayor dolor de espalda, te falte el aire y presentes hinchazón excesiva en los pies y tobillos. Si tienes estos síntomas, el médico te pedirá una ecografía (ultrasonido).

La sospecha se confirma mediante la realización de un ultrasonido con el cual se mide la bolsa de líquido para calcular el volumen total. En algunos casos, la ecografía también resulta de utilidad para detectar otras causas del polihidramnios como un embarazo múltiple o un defecto congénito.

El técnico de ecografías medirá los focos más grandes de líquido amniótico en cuatro secciones diferentes del útero, y los sumará para ver en dónde te encuentras dentro del índice de líquido amniótico. Lo normal durante el tercer trimestre es que mida entre 5 y 25 centímetros. Si el total supera los 25 cm se considera alto.

¿Qué consecuencias puede tener?

Para la madre: Aunque las mujeres que sufren de polihidramnios leve pueden tener pocos síntomas, las que se ven más severamente afectadas pueden sufrir de dolores abdominales y dificultades para respirar, ya que el útero oprime los órganos abdominales y los pulmones.

El exceso en la cantidad de líquido condiciona un crecimiento exagerado de la matriz que pone a la mamá en riesgo de desencadenar amenaza de parto pretérmino, ruptura de las membranas, accidentes con el cordón umbilical, desprendimiento de la placenta (cuando la placenta se desprende parcial o totalmente de la pared uterina antes del parto).

Las mujeres que sufren polihidramnios son más propensas a sufrir hemorragias severas después del parto.

Para el bebé: crecimiento fetal deficiente, muerte fetal y parto por cesárea.

Clasificación del polihidramnios:

Clínicamente, el polihidramnios puede ser clasificado como agudo o crónico.

  • El polihidramnios agudo comienza bruscamente, ocurre usualmente en el segundo trimestre (antes de las 24 semanas de gestación), y se caracteriza por una rápida acumulación de líquido amniótico en un período de pocos días, que puede conducir al parto prematuro y al aborto. Este polihidramnios agudo causa conflictos de espacio frecuentemente intolerables por compresión del riñón, rechazo hacia arriba del corazón y de los pulmones y lentitud en la circulación abdominal.
  • En contraste, el polihidramnios crónico, se inicia más tardíamente, hacia el séptimo mes de la gestación, y tiene una evolución más lenta que hace que el embarazo sea más tolerable aunque por lo común termina también por parto prematuro.

En dos tercios de los casos, aproximadamente, se desconoce la causa del polihidramnios.

Tratamiento del polihidramnios

Si el examen por ultrasonido indica que una mujer sufre polihidramnios, es posible que el médico sugiera que se realice un examen por ultrasonido de alta resolución para diagnosticar o, lo que es más probable, eliminar la posibilidad de malformaciones congénitas y síndrome de transfusión fetal (en embarazos múltiples).

Los médicos generalmente hacen un monitoreo riguroso a las mujeres que sufren polihidramnios realizándoles exámenes por ultrasonido una vez por semana (o más a menudo) para controlar los niveles de líquido amniótico. Habitualmente también se recomienda realizar pruebas del bienestar fetal para revisar constantemente el desarrollo del bebé y si no hay signos de sufrimiento fetal.

Te harán también controles estrictos para observar que no haya signos de parto prematuro y ruptura temprana de las membranas. Si aún no te has hecho estudios de diabetes gestacional, te los pedirán ahora.

Cerca de la mitad de las veces, el polihidramnios se cura sin que sea necesario realizar ningún tipo de tratamiento. En otros casos, puede desaparecer cuando se corrige el problema que lo provoca. Por ejemplo, el tratamiento de los niveles elevados de azúcar en sangre en las mujeres que sufren diabetes o el tratamiento de determinados trastornos del ritmo cardíaco fetal (medicando a la madre).

Si la cantidad de líquido está muy aumentada se puede evacuar mediante una punción a través del abdomen de la mamá. Este procedimiento tiene el nombre técnico de amniocentesis evacuadora y se efectúa después de un análisis cuidadoso del beneficio que tiene el procedimiento mejorando la capacidad de respiración de la mamá y evitando las contracciones prematuras, contra el riesgo potencial de producir una ruptura de membranas o infección.

Si las complicaciones ponen en peligro el bienestar del bebé o de la madre, es posible que sea necesario un parto prematuro.

El objetivo del tratamiento es aliviar las molestias de la madre y continuar con el embarazo.

Precauciones en el momento del parto

También te observarán rigurosamente durante el parto. Debido al exceso de líquido amniótico, existe un riesgo mayor de prolapso del cordón umbilical (cuando el cordón desciende por el cuello uterino antes que el feto) o de desprendimiento prematuro de placenta cuando se rompe la bolsa de las aguas. Ambas complicaciones requieren cesárea de inmediato.

Es por eso que el médico te pedirá que vayas al hospital más temprano durante el trabajo de parto, o de inmediato si la bolsa de las aguas se rompe antes de que inicies el trabajo de parto. También tendrás mayor riesgo de padecer una hemorragia puerperal o posparto debido a que el útero está demasiado distendido y quizás no pueda contraerse bien, de modo que también te harán controles rigurosos después de dar a luz.

Si el líquido amniótico es de color distinto al normal ¿significa que hay riesgos para el bebé?

El líquido amniótico normal es traslúcido o amarillento. La coloración anormal que se detecta durante la amniocentesis o en el momento del parto a veces puede sugerir que hay algún problema. El líquido de color verde o marrón generalmente indica que el feto ha realizado una descarga de materia fecal (meconio). Esto puede ser una señal de sufrimiento fetal.

El líquido de color rosado sugiere que hay hemorragia, mientras que el líquido amniótico de color vino indica una hemorragia ocurrida en el pasado. Estas condiciones pueden tener poca o ninguna importancia, pero es posible que se sugiera realizar algún análisis para detectar las causas probables.

Oligohidramnios

¿Qué es el oligohidramnios?

Es un trastorno en el que la cantidad de líquido amniótico que circunda al feto es insuficiente.

¿Qué tan común es el oligohidramnios?

Alrededor del 8 % de las mujeres embarazadas tienen un nivel de líquido amniótico inferior al normal y solamente un 4% son diagnosticadas.

El oligohidramnios se puede presentar en cualquier momento durante el embarazo, aunque es más común durante el último trimestre. Aproximadamente el 12 por ciento de las mujeres cuyo embarazo se prolonga unas dos semanas después de la fecha probable de parto (alrededor de las 42 semanas de gestación) presentan oligohidramnios, dado que el nivel de líquido amniótico disminuye a la mitad a las 42 semanas de gestación.

¿Cuáles son las causas del oligohidramnios?

Los especialistas no siempre pueden saber cuál es la causa de que haya un nivel bajo de líquido amniótico. Es más común que suceda hacia finales del tercer trimestre, especialmente si te has pasado de la fecha de parto. Cuando más tarde aparezca esta complicación durante el embarazo, mejores serán las perspectivas para el bebé. Estas son algunas de las causas más comunes:

Rotura de membranas: Una pequeña rotura en las membranas amnióticas permite que parte del líquido se escape. Esto puede ocurrir en cualquier momento de tu embarazo pero es más común que suceda a medida que te acerques más al parto.

Podrás notar la pérdida de líquido amniótico si encuentras tu ropa interior mojada o puede ser que el médico la detecte durante un examen.

Es muy importante que le avises a tu doctor si sospechas que el líquido amniótico está goteando. La ruptura de membranas puede aumentar el riesgo de infección tanto para ti como para tu bebé porque las bacterias pueden ingresar al saco amniótico.

En algunas ocasiones, la ruptura cicatrizará por sí sola, la pérdida se interrumpirá y el líquido volverá al nivel normal. (Esto generalmente sucede si la pérdida de líquido se produce después de una amniocentesis).

Embarazo prolongado: cuando el embarazo se prolonga hasta la semana 42, es probable que disminuya el líquido amniótico como resultado de la declinación de la función de la placenta.

Problemas de la placenta: Un problema de placenta, como por ejemplo el desprendimiento parcial, en la que la placenta se desprende de la pared uterina. Esto impide que la placenta le lleve al bebé la sangre y los nutrientes suficientes y hace que el bebé deje de producir orina.

Ciertas afecciones o problemas maternos: Ciertas afecciones, por ejemplo, hipertensión arterial crónica, preeclampsia, deshidratación, diabetes y lupus, pueden ocasionar bajos niveles de líquido amniótico.

Embarazo de gemelos, mellizos o múltiples bebés: Corres riesgo de presentar un nivel bajo de líquido amniótico si estás embarazada de gemelos, mellizos o más bebés, en caso de producirse el síndrome de transfusión intergemelar, en el que uno de los gemelos tiene muy poco líquido amniótico mientras que el otro genera demasiado.

Anomalías fetales: Si detectan que tienes bajos niveles de líquido amniótico durante el primer o segundo trimestre, significa que tu bebé tiene una anomalía congénita. Si sus riñones no están en su lugar o no se están desarrollando adecuadamente o bien si las vías urinarias están bloqueadas, el bebé no producirá la orina suficiente para mantener el nivel apropiado de líquido amniótico.

Factores externos: Un grupo de medicamentos utilizados para tratar la presión sanguínea alta, (como por ejemplo, captopril) pueden dañar los riñones del feto y provocar oligohidramnios severo y muerte fetal.

Las mujeres que tienen presión sanguínea alta crónica deben consultar al médico antes de quedar embarazadas a fin de asegurarse de que su presión sanguínea esté controlada y de que cualquier medicamento que tomen no les provocará problemas durante el embarazo.

¿Qué problemas puede causar el oligohidramnios al bebé?

Los problemas relacionados con la escasez de líquido amniótico difieren según la etapa en que se encuentre el embarazo.

Cuando el oligohidramnios se produce durante el primer trimestre del embarazo, es más probable que se presenten consecuencias graves. La escasez de líquido amniótico al principio del embarazo puede hacer que los órganos del feto se compriman y puede provocar defectos de nacimiento, como malformaciones en los pulmones y en los miembros.

El oligohidramnios que se desarrolla durante la primera mitad del embarazo también aumenta el riesgo de aborto espontáneo, parto prematuro o parto de un bebé muerto.

Si se origina en el segundo trimestre del embarazo, impide el adecuado crecimiento del bebé y la adecuada formación de sus pulmones. Las causas son múltiples y entre ellas, se encuentran alteraciones genéticas del bebé, malformaciones del aparato urinario o es el resultado de una ruptura de membranas que pasó desapercibida. Esta anormalidad puede causar muerte fetal.

Si tiene lugar en el tercer trimestre condiciona que las diferentes partes del bebé compriman el cordón umbilical y producir un cese intermitente de la oxigenación del bebé y con ello cambios en su frecuencia cardiaca. También las causas son diversas:

  • Puede ser el resultado de una ruptura de membranas,
  • Acompañar a un retardo del crecimiento del bebé,
  • Ser el resultado de una disminución crónica de la oxigenación fetal o
  • Ser producto de una alteración en la función de la placenta.

Cerca del momento del parto, el oligohidramnios puede aumentar el riesgo de complicaciones durante el trabajo de parto y el nacimiento. Existe una elevada probabilidad de que a las mujeres que sufren oligohidramnios se les tenga que hacer una cesárea.

¿Por qué el oligohidramnios es un problema en el embarazo?

Como ya lo mencionamos, el líquido amniótico es importante para el desarrollo de los órganos del feto, especialmente los pulmones. La cantidad insuficiente de líquido durante períodos prolongados puede ocasionar un desarrollo anormal o incompleto de los pulmones llamado hipoplasia pulmonar.

La restricción del crecimiento intrauterino (crecimiento fetal pobre) también está relacionada con las cantidades reducidas de líquido amniótico.

El oligohidramnios puede ser una complicación en el momento del parto, aumentando el riesgo de compresión del cordón umbilical y de aspiración de meconio espeso (primera defecación del bebé).

¿Cuáles son los síntomas del oligohidramnios?

A continuación, se enumeran los síntomas más comunes del oligohidramnios. Sin embargo, cada mujer puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Pérdida del líquido amniótico cuando la causa es la ruptura del saco amniótico
  • Cantidad reducida del líquido amniótico según la ecografía

Los síntomas del oligohidramnios pueden parecerse a los de otros trastornos médicos. Consulta siempre a tu médico para confirmar el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica?

Además del examen físico y los antecedentes médicos, el médico puede sospechar que hay oligohidramnios cuando: estás perdiendo líquido, tu abdomen no crece conforme lo esperado o cuando al realizar la palpación se perciben las diferentes partes del bebé muy juntas entre sí o si estás sintiendo menos movimientos fetales

El médico posiblemente estará también alerta si ya tuviste un bebé con bajo crecimiento. También si tienes hipertensión arterial crónica, preeclampsia, diabetes o lupus, o bien, si te pasaste de la fecha de parto.

La sospecha se confirma por ultrasonido y según algunas autoridades se le clasifica en leve, moderado y severo.

En el ultrasonido pueden medirse las bolsas de líquido amniótico para calcular la cantidad total del mismo. El técnico medirá los focos más grandes de líquido amniótico en cuatro secciones diferentes del útero y los sumará para ver en dónde te encuentras dentro del índice de líquido amniótico. Lo normal durante el tercer trimestre es que mida entre 5 y 25 centímetros (cm). Si el total es menor a los 5 cm se considera bajo.

Mediante la ecografía también se puede observar el crecimiento fetal, la estructura de los riñones y el tracto urinario y detectar la orina en la vejiga del feto.

Pueden realizarse estudios de flujo por Doppler (un tipo de ecografía que se utiliza para medir el flujo sanguíneo) con el fin de estudiar las arterias de los riñones.

Tratamiento

Si tienes un nivel bajo de líquido amniótico, el médico hará un seguimiento riguroso de tu bebé para asegurarse de que esté creciendo normalmente. La manera en que el médico lleve adelante tu embarazo dependerá de qué tan avanzado esté, de cómo se encuentre tu bebé y de si tienes otras complicaciones.

El bebé será vigilado a través de ecografías frecuentes y cardiotocografías en reposo, así como también perfiles biofísicos y posiblemente estudios Doppler. Te dirán que tomes mucho líquido, que cuentes las patadas fetales y que informes inmediatamente al médico si notas que tu bebé está menos activo. Asimismo, muchos médicos recomiendan la reducción de la actividad física o incluso aconsejan el reposo en cama.

Si estás cerca al término del embarazo, te inducirán el parto. En algunos casos, posiblemente necesites tener al bebé antes, por ejemplo, si tienes preeclampsia grave o si tu bebé no se está desarrollando bien en el útero.

Alrededor del 40 a 50 % de los casos se solucionan en pocos días, sin que sea necesario realizar ningún tipo de tratamiento.

En caso de oligohidramnios moderado, además de los exámenes por ultrasonido, es probable que el médico recomiende que se realicen análisis del bienestar del feto como, por ejemplo, pruebas de estrés durante las contracciones, que miden el ritmo cardíaco del feto. Estas pruebas pueden indicarle al médico si existe sufrimiento fetal. En tal caso, es probable que el médico aconseje que se induzca el parto para evitar que se produzcan problemas más graves.

Los bebés en gestación con deficiencia de crecimiento, cuyas madres sufren de oligohidramnios, están expuestos a un riesgo mayor de sufrir complicaciones tales como, asfixia (falta de oxígeno), tanto antes como durante el parto. Las madres de bebés que presentan estos problemas se deben controlar cuidadosamente y a veces es necesario internarlas.

Los niveles bajos de líquido amniótico pueden aumentan el riesgo de complicaciones durante el parto. El principal peligro es que el nivel de líquido disminuya tanto que los movimientos del bebé o tus contracciones compriman el cordón umbilical.

Durante el parto, el médico puede pasar una sonda flexible a través del cuello uterino, de modo que pueda bombear una cantidad constante de solución salina tibia hacia el saco amniótico para reducir el riesgo de compresión del cordón. Si el bebé no puede tolerar el parto sin correr riesgos, el médico recomendará hacer una cesárea.

Prevención

En vista de que poco puede hacerse para prevenir las condiciones que conllevan al polihidramnios, no hay manera de evitar el trastorno en sí.

Referencias