Tu salud es nuestra misión 

Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Actualizado a Diciembre 2022

INTRODUCCIÓN

Las investigaciones muestran que los padres que juegan un papel activo durante el embarazo, ayudan a disminuir el estrés materno. Y la disminución del estrés significa un ambiente más sano para el bebé en desarrollo.

ANTES DEL NACIMIENTO

Aunque los grandes cambios de las mamás embarazadas son más obvios, un padre también pasa por mucho mientras espera la llegada del nuevo miembro de la familia. Es hora de adaptarse a medida que cambia la imagen de sí mismo y su relación con su esposa y los otros niños para hacer espacio para otro más. Se necesitan dos personas para quedar embarazada y, en la situación ideal, un padre y una madre para criar a un niño.

Algunos papás cambian su apariencia, como dejarse crecer la barba; otros consiguen un segundo trabajo para asegurarse de que podrán brindar sustento a su familia en crecimiento. Otros arreglan la casa o comienzan un proyecto nuevo. La ansiedad a lo no conocido crea la energía para adaptarse, encariñarse con el bebé y convertirse en el padre que necesitará. Por lo tanto, es una preocupación sana. El padre es una persona muy importante en la vida de un niño, incluso antes de que nazca el bebé.

Muchos padres «juegan» con sus bebés antes del nacimiento hablándoles y cantándoles o masajeando suavemente la panza de la mamá. El bebé reconocerá la voz del padre al nacer si ha estado tan cerca. Los bebés con padres dedicados demuestran tener todo tipo de beneficios. Tanto los niños como las niñas tienen un nacimiento más fácil, mantienen una mejor imagen de ellos mismos a medida que crecen y les va mejor en la escuela si el padre participa.

PREPÁRATE EMOCIONALMENTE

Sólo porque la mujer es la que lleva al bebé no significa que un embarazo no tiene impacto en el padre.

Es igualmente importante para los padres como para las mamás, estar emocionalmente preparados para tener un bebé

Es normal que ambos tengan sentimientos mixtos en cuanto al embarazo. El primero…es un súper evento. Cambiará su vida de pareja y el cambio puede ser atemorizador aun cuando lo hayan deseado.

Tómate un tiempo para que hablen juntos del cómo piensan que van a cambiar las cosas y comentar cómo puedes cumplir con esas expectativas. En algunos casos, vas a necesitar ajustarte rápidamente a tus nuevas responsabilidades durante el embarazo.

El dinero puede ser una preocupación. Se pierde una entrada temporalmente, hay gastos extras para el bebé y, si la madre regresa a trabajar, hay que sumar el costo del cuidado del bebé.

Siempre es mejor pensar en todos los beneficios que llegan y planear hacia adelante con energía y buen espíritu.

Puedes sentir abandono. Más que nunca se está prestando atención a lo que sienten los futuros papás durante el embarazo de la mujer. Los investigadores descubrieron que algunos hombres:

  • Viven síntomas comprensivos del embarazo, como sentir más apetito, náuseas o cambios en el estado de ánimo
  • Se sienten celosos de la atención que recibe la mujer
  • Sienten que no pueden contribuir a la salud del bebé

Si bien no les agrada tener esos sentimientos, se considera que son muy normales.

RELÁJENSE EN CUANTO A LAS RELACIONES SEXUALES.

En los primeros meses del embarazo quizás descubras que la náusea, la fatiga y el sexo no van juntos para tu pareja. Si tratas de imaginarte cómo se siente ella físicamente, será más fácil entender por que ha disminuido su deseo sexual.

La inflamación de los pechos y la hinchazón general son otras de las razones para que no desee tener relaciones sexuales.

Si sientes interés, demuéstraselo a tu pareja. A medida que la barriga vaya creciendo, busquen posiciones que sean cómodas para ambos y no se sientan presionados a tener las mejores relaciones sexuales de su vida.

Simplemente relájense y pasen un buen momento. Ten paciencia, no tener sexo en un momento determinado puede ser frustrante pero no es para siempre.

Ante todo, a menos que tengan un embarazo de alto riesgo, no es peligroso para el bebé tener relaciones sexuales.

QUIZÁS TENGAS TEMOR DE NO SER BUEN COMPAÑERO O PADRE

Aunque no lo digan, muchos hombres que están esperando un bebé tienen temor de que no serán buenos compañeros o padres. En particular, muchos se sienten:

  • Incómodos de estar presentes en la sala de parto.
  • Ansiosos sobre el cuidado del bebé recién nacido.
  • Temerosos de que no serán buenos ejemplos.
  • Preocupados de tener que mantener a una familia en crecimiento.

 ¿CÓMO PUEDEN AYUDARSE?

Descubran sus puntos fuertes. Elegiste a tu pareja porque se quieren y creen que, aunque ninguno de los dos es perfecto, ambos serán buenos compañeros y buenos padres.

Saber que se tienen fe y confianza, les ayudará a concretar sus propias esperanzas y expectativas sobre tu nuevo papel como padre.

  • Apóyense. Es natural que te preguntes si serás el compañero o padre que desea ser. Ambos tienen las mismas dudas y juntos deben resolverlas pensando que serán los mejores padres que puedan ser.
  • No se fijen expectativas poco realistas. Nadie puede ser lo que no es. Por ejemplo, sólo porque todos los esposos y novios de sus amigas asumieron sin problemas el papel de acompañante en el parto, eso no significa que tú debas hacer lo mismo.
  • Si no deseas entrar en la sala de parto, no te forces. Piensen que puedes apoyarla de muchas otras formas.
  • Compartan libros sobre la educación y el cuidado de los niños. Cuanto más sepan, mejor. Si nunca cuidaste a un recién nacido, posiblemente te sienta atemorizado de que lastimarás al bebé o harás algo mal.
  • Estarás mejor preparado como padre si te tomas el tiempo de aprender cómo será la situación.
  • Hablen abiertamente sobre el dinero. Trabajen juntos para preparar y seguir un presupuesto antes de la llegada del bebé. Pidan prestadas cosas para el bebé de amigos y familiares lo más que puedan.
  • Dar de amamantar, además de otros beneficios, es una manera natural de ahorrar dinero también.
  • Si tu esposo sabe que están trabajando juntos para mantener los gastos bajo control y ahorrar para el futuro, se sentirá menos preocupado.

PARTICIPA EN EL EMBARAZO.

La mejor manera de que te sientas menos abandonado, es participando en el embarazo y en la preparación para la llegada del bebé. Por ejemplo:

Ayúdala a mantenerse sana durante el embarazo.

  • Ayúdala a seguir una dieta saludable. Tendrás una función importante en la salud del bebé si participas como su “director técnico” en nutrición y la orientas para que no coma comida chatarra y se incline por una dieta nutritiva que toda la familia debería comer.
    • La ayudarás a comer una gran variedad de alimentos.
    • Algunas opciones aconsejables son panes, cereales, arroz y pastas integrales, leche, queso y yogur totalmente o parcialmente descremados, carne y pollo desgrasado y muchas frutas y verduras.
    • Si los dos comen bien, ¡se benefician los tres!
  • Dejen de fumar.  Si ambos fuman o incluso si uno sólo de los dos lo hace, éste es el mejor momento para dejar de hacerlo.
  • Si fumas, despides humo que las demás personas a tu alrededor respirarán.
  • Este humo no es bueno para la embarazada ni para el bebé. Puede dañar su salud cuando aún está en el útero.
  • Además, las mujeres embarazadas que fuman tienen más probabilidades de tener bebés demasiado pequeños y prematuros.
  • Ayúdala a recordar que debe abstenerse de tomar alcohol.
  • Lo más conveniente es que la mujer no tome bebidas alcohólicas  durante el embarazo ya que puede producir defectos de nacimiento en el bebé.
  • Puedes ayudarla dándole jugos saludables y agua para beber o preparando juntos bebidas sin alcohol divertidas.
  • Si bebe demasiado alcohol y no puede dejar de hacerlo, busquen juntos un grupo de ayuda.
  • Busquen ayuda para abstenerse de consumir drogas ilegales. Las drogas ilegales pueden ser nocivas para la salud del bebé.
  • Busquen ayuda si consumen drogas ilegales.
  • Si es el padre el que consume drogas ilegales, es importante dejar de hacerlo ahora por el bien del bebé.
  • Hablen con el médico sobre los medicamentos y los productos a base de hierbas. Tanto los medicamentos recetados como aquellos sin receta también pueden afectar la salud del bebé.
  • Siempre deben consultar al médico acerca de cualquier medicamento que quiera tomar.
  • El médico se asegurará de que los medicamentos, tanto recetados como de los que no necesitan receta, sean seguros para el bebé.
  • Asegúrate de que, durante el embarazo, la mantengas alejada de los productos peligrosos que hay en la casa. Mantengan la pintura, el disolvente de pintura, los disolventes y herbicidas lejos de tu alcance o en un lugar conocido por los dos. Si tienen gato, que seas tú quien vacíe diariamente la arena higiénica del gato.
  • Hacer ejercicio es algo muy bueno que pueden hacer los dos juntos. Pasear es fácil y barato y puede hacerlo prácticamente en cualquier lugar.
    • Salgan a caminar juntos como rutina diaria. Ambos se beneficiarán con el ejercicio y dedicarán un tiempo especial para los dos, lejos del teléfono, televisor, etc.
    • Aprovechen esos momentos para hablar no sólo sobre el bebé sino también de otras cosas que sean de interés especial para ti.
    • Consulten al médico sobre los tipos de ejercicio más seguros que pueden hacer juntos.
  • Puedes ayudar a que aprenda a tomar ratos de reposo y a controlar el estrés. Si la animas a descansar cuando lo necesita, es bueno para ambos y para el bebé. Si es posible, tomen la siesta juntos.
  • Puedes ayudarla con el quehacer de la casa haciendo la limpieza, las compras y preparando la comida.
  • Hablar juntos sobre sus expectativas y planes para el bebé puede ayudar a reducir el estrés.

ACUDAN JUNTOS A LAS VISITAS MÉDICAS DESDE ANTES DE LA CONCEPCIÓN Y A LAS VISITAS PRENATALES.

Quizás no puedas asistir a todas las citas, pero ir a la visita al médico o partera juntos, hará que sientas al bebé más real. Es importante que el médico conozca también tus antecedentes médicos y que, juntos, conozcan a las personas que te cuidarán a ti y a tu bebé durante el embarazo y parto. Antes de ir a las consultas prenatales, escriban las preguntas que tengan y platíquenlas. No tengan miedo de preguntar. Durante la visita prenatal al final del primer trimestre (meses 1 a 3 del embarazo), podrán oír cómo late el corazón del bebé.

Durante el segundo trimestre (meses 4 a 6), acompáñala si necesita realizarse un ultrasonido (una prueba que utiliza ondas sonoras para tomar una imagen del bebé). El médico les mostrará la cabeza, los brazos, las manos, las piernas y los pies del bebé. Incluso es posible que se enteren del sexo de su bebé. El bebé comenzará a parecerles ¡muy real! Durante una visita prenatal en el tercer trimestre (meses 7 a 9), pregúntale al médico, cómo puedes ayudar durante el parto.

Acompáñala, si te es posible, a las clases de preparación para el parto. Así aprenderán juntos cómo puedes y debes ayudarla durante el parto. Pregunten dónde pueden tomar estas clases.

PARTICIPEN AMBOS EN LA PREPARACIÓN DEL HOGAR PARA LA LLEGADA DEL BEBÉ.

Compartan las actividades de preparación del sitio que ocupará el nuevo habitante de la casa.  Vayan juntos a elegir una cuna o ropita para el bebé y decidan la decoración del cuarto del bebé.

Quizás sea necesario hacer alguna modificación en la casa para evitar peligros para el bebé.

HABLEN CON EL BEBÉ DESDE EL PRINCIPIO DEL EMBARAZO

Sin duda alguna estamos en la era de la comunicación. Una comunicación que ya empieza antes mismo de que los bebés vengan al mundo.

Los padres ya no esperan a que nazca su hijo para hablar con él. Lo hacen cuando su hijo todavía está en la panza de la madre.

La comunicación es un factor que puede fortalecer la relación entre los padres y el bebé.

Ventajas de hablar con el bebé en la gestación: Hablar con el bebé desde el vientre de su madre es una experiencia enriquecedora para la pareja y en especial para el padre.
Las vías pueden ser infinitas, y cada padre o madre tiene su propio lenguaje o forma de comunicarse con su bebé.
Algunos eligen un momento en cada día para hablar de lo alegres que están por tenerlo, para contarle cosas que ocurren fuera, otros prefieren cantarle o contarle un cuento o bien  ponerle música cálida para estimular su audición y sensibilidad.

A pesar de ser tan pequeño, el bebé escucha y, con el tiempo, consigue identificar las voces y otros sonidos.

Según los especialistas, hablar con el bebé puede hacer que el embarazo transcurra con calma, que los padres tranquilicen al bebé cuando se esté moviendo mucho o cuando no tenga sueño y así, reforzar el vínculo de los padres y el hijo.

Cuando hables con tu bebé es importante que te acerques al máximo a la panza de la madre, que te comuniques de un modo pausado, con mucha claridad y tranquilidad. Piensa que tu voz es, por ahora, la única vía de estimulación.

ENFRENTEN JUNTOS LOS CAMBIOS

No hay forma de tener un bebé y que no les cambie la vida. Se darán cuenta de que saber cuántos pañales les quedan será más importante que saber cuáles son los sitios nocturnos de moda.

La forma de pasar el tiempo libre y su relación de pareja cambiarán radicalmente con la llegada del bebé. Por eso, es natural que sientas:

  • Que los momentos de diversión que tuvieron juntos se han acabado
  • Temor de lastimar al bebé al tener relaciones sexuales
  • Preocupación de que el desinterés en las relaciones sexuales sea permanente

No es fácil hablar de los cambios, en especial de aquellos relacionados con la vida sexual, pero es algo que todas las parejas deben hacer de vez en cuando.

LOS CAMBIOS DE HUMOR SON PARTE DEL EMBARAZO.

Es importante que entiendas que los cambios en la embarazada son una parte normal del embarazo.

Durante estos nueve meses se producen muchos cambios en la sensibilidad de la mujer y en su estado de ánimo. Es posible que esté feliz un minuto y triste al siguiente. Estos cambios rápidos de humor son comunes.

También es posible que se sienta cansada gran parte del tiempo y esto se debe a que es una tarea dura llevar una vida nueva que está creciendo en su interior.

  • Si están acostumbrados a una vida social activa, posiblemente deban cambiarla considerablemente, pero no crean que hacer actividades familiares será menos divertido o gratificante.
  • En lugar de pensar en lo que no van a poder hacer, hablen de las cosas nuevas que podrán hacer, como salir a caminar con el bebé en una mochila, salir con otras familias o de lo que tendrán que hacer cuando quieran salir solos a cenar.
  • Lo más importante que pueden hacer es sentir que este embarazo lo están pasando juntos. Traten de hablar abiertamente sobre sus temores como lo hacen sobre el entusiasmo que sienten acerca del embarazo.

 REFERENCIAS

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Tienes alguna duda sobre tu salud o la de tu bebé? Utiliza nuestro consultorio virtual, es gratuito y confidencial.

LO MAS LEÍDO
CONOCE NUESTRA REVISTA

REVISTA MENSUAL

SIGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES