Defectos al Nacimiento, I - M

Microtia, Oreja Pequeña

DEFINICIÓN

La Microtia es una malformación presente en el momento de nacer del oído externo (pabellón auricular) del bebé.

Este defecto es de severidad variable y puede ir desde una deformidad leve que casi no se nota, hasta un problema mayor que involucra el pabellón auricular y el oído medio.

Puede ser unilateral o bilateral, por lo general, afecta el lado derecho más que el oído izquierdo. En el 20% de los casos pueden estar afectados ambos lados.

La mayoría de las veces, aunque afecta la forma externa de la oreja del bebé, las partes del oído que se encuentran dentro de la cabeza (el oído interno), no están afectadas. Sin embargo, en algunos casos, los bebés con este defecto tendrán un canal auditivo estrecho o ausente.

La ausencia del canal auditivo se denomina “atresia”. En algunos casos, la parte externa del canal puede verse normal pero desemboca en un punto ciego. La atresia se da en el 65% de los casos de microtia.

Es importante señalar que en la gran mayoría de los casos, el oído interno  y el nervio auditivo no están afectados y son funcionales. Esto significa que se puede mejorar la audición con la ayuda de dispositivos auditivos adecuados.Cuando la persona tiene “atresia auricular”, hay pérdida de audición de ese lado por lo que el audiólogo deberá verificar el grado de disminución de la audición.

Un canal auditivo estrecho (por ejemplo uno en el que es posible que el médico visualice el tímpano pero el canal es más estrecho de lo normal) se considera como “estenosis del canal auditivo”.

La atresia auricular comúnmente afecta un solo lado, pero también puede ser un problema bilateral (atresia auricular bilateral). Es obvio que en los individuos con atresia bilateral, la pérdida de audición será tan importante que hará necesario el uso de aparatos auditivos.

 ANATOMÍA Y FUNCIONAMIENTO DEL OÍDO

El oído humano es una parte de nuestros cuerpos que está totalmente desarrollado en el momento de nacer y que responde a los sonidos bajos y altos. Aún antes de nacer, el bebé ya responde al sonido.

La audición comienza cuando las ondas sonoras que viajan por el aire llegan al oído externo o pabellón auricular (oreja), que es la parte del oído que podemos ver.

Después, las ondas viajan a través del conducto auditivo, hasta llegar al oído medio, que incluye el tímpano (una fina capa de tejido) y tres diminutos huesos denominados: martillo yunque y estribo. Cuando el tímpano vibra, los huesecillos amplifican dichas vibraciones y las transmiten al oído interno.

El oído interno está formado por una cámara en forma de caracol denominada cóclea (localizada en la porción petrosa del hueso temporal), que está llena de líquido y recubierta de miles de diminutas células ciliadas.

Cuando las vibraciones recorren dicho fluido, las diminutas células ciliadas las convierten en impulsos eléctricos y los envían al nervio auditivo, que conecta el oído interno con el cerebro. Cuando esos impulsos llegan al cerebro, son interpretados como sonidos.

TIPOS DE MICROTIA

Existe una gran variedad en la forma que adoptan las orejas que no se han desarrollado.

De acuerdo a esto, los especialistas consideran cuatro grados de Microtia:

Grado I: La oreja es más pequeña que lo normal y tiene el lóbulo, hélix y antihélix. El canal auditivo externo es pequeño pero está presente.

 

Grado II: La oreja esta malformada y pequeña pero aun se pueden distinguir sus principales componentes, también se refieren a esta deformidad como una oreja constreñida o deformidad de “taza”. El canal auditivo externo puede estar ocluido (atresia) o medio cerrado.  Esto es causa de pérdida de la audición.

Grado III: “La Microtia Clásica”: Ausencia del oído externo. La oreja es un apéndice vertical de piel con un lóbulo mal formado en el extremo inferior. El canal auditivo y el tímpano están ausentes (atresia).

Microtia unilateral grado III

La Microtia grado III es la más común y puede repararse con cirugía.

Grado IV: Ausencia total del oído externo o “anotia”. La anotia total es muy rara.

Anotia

CAUSA Y FACTORES DE RIESGO

La microtia generalmente se presenta como una deformidad aislada aunque puede estar presente en síndromes como el espectro Facioauriculovertebral, el síndrome de Goldenhar, el de Treacher Collins y otros. Un síndrome es un colectivo de síntomas que frecuentemente se presentan juntos y que se sabe que están relacionados entre sí.

Aunque es difícil definir las causas de la Microtia algunas de las teorías incluyen la un problema de la irrigación sanguínea en el momento de la formación del oído durante el embarazo. Se menciona también la posibilidad de la afectación por algún medicamento que tomó la madre durante el embarazo como Acutane, Talidomida y otros. Enfermedades maternas (Rubéola) durante el primer trimestre o diabetes.

Es importante que los padres entiendan que no es nada que ellos hayan hecho o dejado de hacer. Puesto que las causas son desconocidas, la prevención es muy difícil.

Esta anomalía ocurre durante las primeras 8 semanas cuando la madre aun no sabe que está embarazada.

En algunos casos, la microtia tiene un rasgo hereditario. Esto quiere decir que un bebé con microtia puede ser que tenga algún familiar con microtia. Un estudio realizado por Takahashi demuestra que si se tiene un miembro de la familia directa con microtia (padres, hermanos, abuelos, tíos) la probabilidad de tener microtia es del 5,7%.

Si se incluyen parientes lejanos, ese porcentaje llega a 10,5%. En efecto, si una familia ya ha tenido un hijo con microtia, hay una probabilidad de 1 en 20 de que su segundo hijo también se vea afectado. Esto indica que en algunos casos, la microtia puede ser hereditaria, pero todavía no se ha identificado un gen específico.

SÍNTOMAS

Además del efecto psicológico que puede causar una oreja malformada, el niño o el adulto con Microtia puede tener una pérdida auditiva bastante importante.

En casi todos los casos de Microtia, El oído externo, el canal auditivo y el oído medio, están afectados.

Oido externo: El pabellón auricular puede estar con defectos leves en su estructura hasta no haberse desarrollado.

El canal auditivo: Generalmente está estrecho y puede no haberse desarrollado.

El oído medio: esta es la parte que queda por detrás del tímpano. Generalmente está afectada y los cambios pueden ir de leves a una deformación severa de los huesecillos.

El oído interno es normal porque se forma de un tejido embriológico diferente del oído medio y del externo. Por lo tanto, es raro que estén afectados en el caso de la Microtia.

El problema real, como ya se mencionó, es la conducción del sonido el cual está bloqueado por la malformación en el complejo medio y externo (es por esto que el tipo de sordera generalmente es conductiva).

TIPOS DE SORDERA QUE PUEDEN ESTAR ASOCIADOS A LA MICROTIA Y ATRESIA

Dependiendo de la parte del oído que no está funcionando como debe de hacerlo, existen diferentes tipos de sordera: conductiva, neurosensorial o mixta, que pueden asociarse a la Microtia y Atresia.

Sordera conductiva: es cuando el sonido no puede pasar en forma eficiente a través del oído externo y medio para llegar al oído interno (cóclea y nervio auditivo).

La Microtia puede causar sordera conductiva porque está asociada a deformidades del oído medio e interno que afectarán el grado de sordera que se experimenta. Dependiendo de las partes dañadas, el niño tendrá una sordera moderada (40-70 dB) en el oído afectado.

Algunas de estas deformidades incluyen:

  • Malformaciones de los huesecillos del oído medio
  • Otras deformidades: desarrollo incompleto del hueso que rodea el oído (el hueso mastoideo) lo que provoca una disminución en la circulación del aire en el oído medio.

Sordera neurosensorial la cual es causada por una falla en el oído interno o en el nervio auditivo (el nervio que se encarga de transmitir las señales eléctricas del sonido desde la cóclea hasta el cerebro). Este problema es inusual en los niños con Microtia y puede indicar la presencia de otro tipo de anormalidades o la asociación a un síndrome.

 

La sordera mixta se presenta cuando el niño tiene, además de la sordera conductiva, la sordera sensorioneuronal.

La sordera unilateral describe la sordera que afecta a un solo oído.

Dado que los niños afectados con Microtia unilateral están confiados a su oído bueno para escuchar, el médico te recomendará acudir regularmente a control para monitorear la audición.

Dependiendo del grado de sordera y de si está utilizando aparatos para la audición, esto tendría que ser cada tres a seis meses cuando menos en infantes y cada año en niños mayores.

DIAGNÓSTICO

Si el bebé nació con una oreja subdesarrollada o ausente, la Microtia es obvia desde el nacimiento y dependerá de la experiencia y conocimiento del médico para que, desde un principio, le formulen el diagnóstico.

La mayoría de las veces la Microtia se presenta como un padecimiento aislado, en algunas ocasiones ocurre como parte de algún síndrome.

El médico pediatra neonatólogo deberá descartar la presencia de cualquier síndrome y para esto primero que nada hará un examen físico detallado y solicitará hacer una Tomografía Computada o una Resonancia Magnética de la cabeza para tener un panorama más detallado de la oreja; estos estudios le ayudarán a ver si los huesos u otras estructuras de la oreja están afectadas incluyendo asimetría facial o alargamiento de la hendidura bucal.

Con todos estos datos, tu pediatra coordinará un equipo médico de especialistas que tendrán que trabajar unidos para dar un mejor tratamiento a tu bebé.

TRATAMIENTO

Cualquier niño con Microtia, debe ser atendido por un equipo multidisciplinario de médicos especialistas que incluye a: un cirujano otorrinolaringólogo (especialista en oído, nariz y garganta), un cirujano plástico especializado en reparación de Microtia, un audiólogo, un otoneurólogo y un terapista del lenguaje. Este equipo tendrá acceso también a un genetista y a otros profesionales que sea necesario involucrar para el tratamiento general del niño.

Usa nuestra sección de “directorio de Genetistas” para localizar a un profesional especializado en genética en tu área.

El grupo de especialistas deberá reunirse con los padres poco después del nacimiento, comentarán con ustedes las opciones de tratamiento que existen para tu bebé y desarrollarán un plan a largo plazo.

En este momento, los padres tienen muchas preguntas por hacer acerca de la posibilidad de mejorar la apariencia cosmética de las orejas. Ellos podrán responder cada una de estas preguntas y les mostrarán fotos de otros niños o adultos que ellos han tratado. Incluso pueden utilizar software de computadora para demostrarles los resultados esperados de la cirugía de reconstrucción de la oreja.

El propósito de esta primera consulta es asegurarse que cualquier problema en la audición sea manejado apropiadamente, calmar las preocupaciones de los padres y avisarles de cualquier otra opción que pudiera surgir en el futuro.

Dado que la Microtia puede ser parte de muchos síndromes, puede haber otros órganos involucrados y es por eso que tu equipo médico te pedirá que se le hagan algunos estudios al bebé entre los que se incluyen análisis de sangre y de orina, ultrasonido renal y tomografía computarizada del oído interno.

Con estas pruebas, el equipo médico verifica tanto la estructura como el funcionamiento de estos órganos y esto les ayudará tanto para descartar otras condiciones médicas como para obtener información  de cuál será la mejor opción para manejar la Microtia y cualquier sordera.

Es importante también que el audiólogo le realice al bebé, lo más pronto posible, pruebas de audición en ambos oídos para determinar si el oído sano está totalmente normal y qué apoyos auditivos serán necesarios para el mejor desarrollo del bebé.

Importancia de la elección de un cirujano especialista en Microtia: Durante las consultas, deberá presentarles las opciones de reconstrucción de la oreja que ofrece. En la actualidad existen varias opciones y es aconsejable explorarlas y hablarlas con los cirujanos especialistas en estos procedimientos.

Muchas veces, los padres o el niño deciden no seguir adelante con ningún tratamiento o reconstrucción y en realidad están contentos con la apariencia del niño.

Consulta con el audiólogo

El tratamiento de la microtia puede o no incluir una cirugía, pero el propósito principal de esta consulta es vigilar el manejo apropiado de cualquier tipo de sordera. Afortunadamente, la mayoría tienen audición normal en un lado y esto les permite “ajustarse desde el nacimiento” al sonido monoaural y pueden tener una vida normal aún sin tratamiento. Generalmente pueden desarrollar un lenguaje correcto.

Es importante tener en cuenta que en la sordera unilateral, el principal problema del niño es la localización del sonido aunque también pueden tener problemas en lugares muy ruidosos. Esto puede causarle problemas en la escuela en donde es necesario poner atención y seguir las órdenes verbales. Si el maestro sabe del problema, lo puede situar en un lugar estratégico del salón de clases.

En algunos casos es necesario que empiece a utilizar los aparatos auditivos lo antes posible. Dependiendo de cuál es la parte del oído que está afectada, típicamente un bebé con Microtia y atresia tendrá una sordera moderada en el oído afectado.

Cuando sea posible, deberá llevarse a cabo una evaluación del lenguaje inicial y la terapia del lenguaje debe continuarse hasta que se inicien las reconstrucciones y se abra el canal auditivo. Es igualmente importante proteger el oído bueno de ruidos e infecciones que puedan dañarlo.

Auxiliares auditivos

El audiólogo se encargará de recomendar el aparato que ajuste mejor al tipo de Microtia. Los aparatos auditivos funcionan ampliando el sonido y pueden ser de muchos tipos.

La mayoría de los auxiliares auditivos se pueden empezar desde las semanas de nacido y así el niño se adapta mejor, en los niños más pequeños se usa una cinta o banda suave (muy importante) para la cabeza y que ayuda a que descanse sobre el hueso mastoides (la parte del cráneo que queda atrás de la oreja). Esta banda se puede quitar y poner. En los niños más grandes, es posible fijar las almohadillas permanentemente al hueso, pero, si en un futuro se está planeando una reconstrucción de la oreja es importante discutir con el cirujano plástico la posición exacta de la fijación. Una vez que se haya solucionado este problema, te enseñará cómo debe utilizarse, cómo debe limpiarse y cómo se le cambian las baterías.

Sin embargo, dado que estos aparatos son estorbosos y etiquetan al niño como “diferente”, lo ideal es corregir, más adelante,  quirúrgicamente este problema para así  eliminar estas ayudas artificiales. Los padres del bebé que no quieren la cirugía pueden optar por una prótesis externa.

Cirugía:

Hay consideraciones tanto psicológicas como funcionales que influyen en la decisión de corregir quirúrgicamente la Microtia.

Funcionalmente, sin la presencia de una oreja los afectados no tienen la posibilidad de usar lentes ni aparatos auditivos.

Psicológicamente, la ausencia de una oreja es significativa tanto para los hombres como para las mujeres. Aún después de acomodar el peinado, las personas notan la falta de ella y esta anomalía produce un problema en su autoestima que lo lleva a tener conflictos de comportamiento o a excesiva introversión.

Imagen cortesía de la Dra. Fernanda Valotta
Especialista en cirugía plástica estética y reconstructiva de la Cara.

Reconstrucción de la Microtia.

El oído alcanza el 85% del tamaño que tendrá en la vida adulta, cuando el niño llega a los 3-4 años. El crecimiento seguirá hasta que llegue a la vida adulta, pero habrá muy poco cambio en el ancho y en la distancia de la línea del pelo.

Para efectos prácticos, la oreja normal llega a su tamaño total alrededor de los 6 a 7 años.

Tipos de cirugía

En la actualidad existen tres opciones de reconstrucción para mejorar la apariencia de la oreja:

  1. Reconstrucción autógena (con cartílago de la costilla).
  2. Reconstrucción utilizando un marco artificial (Reconstrucción con Medpor).
  3. Prótesis de oreja.
  1. Reconstrucción autógena: 

La cirugía de reconstrucción autógena involucra la formación de una oreja construída con el cartílago de la costilla del mismo niño y de tejidos de su cuerpo. Debido a que todos los tejidos son propios, está viva y crece junto con el niño. Se piensa que es posible que dure toda la vida. La escultura de la oreja es un arte técnicamente desafiante para asegurarse que se parece a la otra. Este tipo de reconstrucción puede necesitar dos sesiones y debe hacerse por un especialista con experiencia en estos casos.

Para que el cirujano especialista pueda hacer una reconstrucción autóloga, es necesario que exista suficiente cartílago y esto sucede, generalmente, cuando el niño llega a los 8-10 años. Una reconstrucción óptima requiere que el cartílago costal (de las costillas) tenga el tamaño y la forma adecuada que permita tanto tallar los detalles del marco como mantener la fuerza para mostrar estos detalles a través de la piel que lo va a recubrir.

Aunque algunos cirujanos inician la reconstrucción cuando el niño tiene 5 o 6 años, es claro que los mejores resultados se obtienen si se realiza a los 10 años o más. Sin embargo, es igualmente importante poner en la balanza de la decisión, los problemas psicológicos del niño con su deformación.

El cirujano debe explicar claramente la importancia de hacer la reconstrucción en el momento adecuado y recordarles que, una vez que el proceso se haya terminado, el niño se beneficiará toda su vida de un resultado mejor.

Las opiniones varían entre los cirujanos acerca de la secuencia óptima que debe llevar el procedimiento. Los pasos preliminares son similares, pero hay diferencias en la estrategia y manera en la que se siguen.

La reconstrucción de la Microtia requiere de dos elementos principales. El primero es la escultura del marco a partir de un cartílago de costilla autógeno para reproducir los contornos de la oreja y, el segundo es la cobertura de este marco con los restos cutáneos de la piel adyacente.

La mayor parte, si no es que toda la reconstrucción, se puede llevar a cabo en dos etapas con mínimas revisiones entre ellas. Lo más importante es que el cirujano especialista haga una planeación adecuada tomando siempre en cuenta la colocación o posicionamiento de la oreja reconstruída; esto es aún más crítico en los casos en los que existe una mayor hipoplasia (falta de desarrollo) facial asociada a la deformidad del oído.

  1. Reconstrucción utilizando un marco artificial (Reconstrucción con Medpor).

En este caso, la oreja se construye utilizando los tejidos del niño que envolverán un marco artificial de polietileno flexible (Medpor). Este tipo de reconstrucción puede hacerse desde que el niño tiene 3 años de edad ya que no es necesario esperar al crecimiento de las costillas. Dado que la oreja NO crecerá, es necesario que se haga unos milímetros más grande que la otra para permitir el crecimiento de la oreja sana.

Nuevamente, esta es una cirugía que implica una alta especialización y debe de ser realizada por un cirujano con una experiencia significativa.

  1. Prótesis (oreja artificial)

Conforme se ha ido avanzando con éxito en la reconstrucción de la oreja, es cada vez menos común elegir la prótesis a menos de que no haya otra opción.

En algunas ocasiones, por alguna razón es imposible hacer las otras reconstrucciones. Las prótesis están hechas de un material suave (silicón), y se crean con impresiones de otras orejas y pintadas a mano para que se acerquen lo más posible al tono de piel.

Pueden fijarse con adhesivo o pueden fijarse con estructuras de titanio que se han implantado en el mastoides. La prótesis de oreja se fija a esta placa con un clip o con magnetos.

La cirugía para implantar las estructuras de titanio no puede realizarse sino hasta que el cráneo ha desarrollado un grosor suficiente y esto sucede generalmente a los 4 años de edad. Será necesario reponerla en tiempos regulares, puede quitarse en la noche para dormir y es importante mantener uan buena higiene de la piel que se encuentra alrededor de la zona de fijación para evitar infecciones.

Si están pensando en hacer cirugía cosmética más adelante, es muy importante que se discuta con el cirujano el lugar exacto de la estructura de titanio para que no vaya a impedir la colocación correcta del la oreja autógena o de medpor.

¡OJO! Los especialistas consideran que la reconstrucción autógena de la Microtia es mejor cuando se hace en una oreja que NO ha sido operada antes ya que cualquier cirugía puede remover tejido que es muy valioso y deja cicatrices que pueden interferir con el flujo sanguíneo que es necesario para la nueva oreja.

Sin darse cuenta de esto, muchos cirujanos hacen algunos procedimientos para “dar un mejor aspecto” a la oreja mientras que el niño llega a la edad en la que se hará la reconstrucción y esto siempre causará problemas que dificultan la cirugía y que incluso pueden malograr totalmente los resultados.

Cuidados post operatorios: durante el primer mes después de la cirugía, es necesario tener algunos cuidados para evitar problemas. Una vez que se quite el vendaje, podrás lavar el pelo del niño, un poco de agua sobre el oído nuevo le hará bien Después de varias semanas, podrás bañarlo en la regadera y mojar el oído como si no hubieras tenido una cirugía.

Sin embargo es importante evitar los secadores de aire hasta después de las 8 semanas. Tu médico seguramente te explicará que es posible que, por la inflamación normal posterior a una cirugía, la oreja reconstruida tendrá una apariencia diferente y la forma final poco a poco irá apareciendo.

Evita que el niño duerma en el oído reconstruido: es importante evitar esto durante el primer mes y para lograrlo puedes colocar varias almohadas en su espalda para evitar que se voltee del lado operado.

Actividades y deportes: el médico te pedirá que evites que el niño realice esta actividad por alrededor de seis semanas y esto es más que nada para permitir que cicatrice sin problemas la herida del pecho. Y después, es recomendable evitar deportes bruscos de contacto como el box. Estas recomendaciones se repiten en cada etapa quirúrgica.

CORRECCIÓN QUIRÚRGICA DEL CANAL AUDITIVO

La cirugía para crear un canal auditivo normal cuando hay estenosis o atresia total del canal auditivo, se conoce como “plastia del canal auditivo”. Esta cirugía se realiza, generalmente, después de la cirugía reconstructiva.

COMPLICACIONES

  1. Deficiencias Faciales (microsomía hemifacial): Un porcentaje elevado de pacientes con Microtia pueden presentar asimetría facial por falta de desarrollo de los huesos de la mandíbula y de los tejidos suaves que la cubren.
  2. Riñones y conductos urinarios: Las anormalidades en el tracto urinario se aumentan cuando existen deformidades del oído externo, especialmente cuando el bebé presenta también microsomía hemifacial.

Dada la alta incidencia de anormalidades del sistema urogenital de los bebés con microtia, se debe considerar el ultrasonido como estudio para detectar este problema antes de que se presenten las infecciones y se tenga que llegar a técnicas más invasivas para detectarlos.

  1. Columna cervical (cuello): Las anormalidades del cuello en los bebés con Microtia son comunes si existen otros defectos de la “línea media” como pueden ser los problemas del corazón o de los riñones o labio y paladar hendido.

Si el médico detecta que existe un movimiento del cuello limitado,  se debe investigar la función  de los riñones y evaluar la columna cervical.

PRONÓSTICO

La cirugía reconstructiva generalmente produce, además del beneficio fisiológico, beneficios emocionales y psicológicos muy importantes tanto en  el niño como en la familia. Cuando la cirugía se hace con tejido propio, es más fácil que mantenga la forma a través de los años y que aguante mejor los traumas.

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Mi hijo puede escuchar en el oído afectado?

Los niños con microtia y atresia pueden tener algún grado de audición, sin embargo pueden tener algún tipo de problemas dentro del oído (el oído medio también puede estar afectado). Si el canal auditivo está bloqueado o ausente, las ondas sonoras no pueden pasar a través del oído en la forma normal y esto da como resultado una reducción en la audición de ese lado. La mayoría de los niños con Microtia tienen un oído medio normal.

¿De qué manera va a afectar a mi niño la Microtia?

Los niños con Microtia unilateral generalmente tienen una buena audición en el otro oído aunque esto debe confirmarlo un audiólogo tan pronto como sea posible. Si el niño tiene pérdida de audición unilateral, es posible que tenga problemas para detectar de dónde proviene el sonido. Igualmente pueden tener problemas para escuchar cuando hay mucho ruido.

¿El lenguaje del niño puede afectarse?

Si el niño tiene audición normal en un oído debe ser suficiente para el desarrollo de un lenguaje normal. Se aconseja la supervisión de un experto para asegurar esto. Por la dificultad para escuchar cuando hay mucho ruido, pueden perder algunas cosas que les digan y puede ser que no escuchen todos los  sonidos del lenguaje.

 Igualmente, si el bebé presenta frecuentes infecciones del oído, es probable que su audición se haya disminuido en ese periodo de tiempo y que su lenguaje no se desarrolle apropiadamente. El uso de un aparato auditivo puede ser de gran ayuda.

¿La audición de mi bebé puede restaurarse?

Es un error muy común pensar que todo lo que se tiene que hacer para que vuelva a oír es hacer una abertura a través de la piel. Desafortunadamente la cirugía que se requiere es mucho más complicada y difícil de ejecutar. Sin embargo, es posible que un cirujano experimentado pueda realizarla siempre y cuando tu bebé sea candidato y llene ciertos requerimientos.

¿Por qué no se detectó esto durante mis ultrasonidos?

Los técnicos especialistas generalmente se enfocan a la revisión de los grandes órganos a menos de que, específicamente, el médico les haya pedido otra cosa. El oído externo no se checa de rutina y puede ser difícil de evaluar.

¿Mi bebé necesitará cirugía?

No, No existe ninguna cirugía que se pueda realizar a los bebés con Microtia. Las opciones quirúrgicas se podrán realizar a partir de los 3 años en adelante.

¿Se puede tratar la Microtia?

Actualmente existen muy buenas opciones quirúrgicas y el momento de la operación está determinado por la técnica de reconstrucción que hayan preferido, el cirujano que hayan elegido, el tamaño físico de tu niño y sus necesidades emocionales.

¿Cuál es la mejor opción?

Cada una de ellas tiene sus ventajas y desventajas. Ninguna es perfecta. Es importante que, con una buena información, sopesen cada una de ellas y elijan la mejor para ustedes y para el niño.

¿La cirugía reconstructiva es complicada?

Sí, técnicamente es difícil y muy pocos doctores realizan esta cirugía en forma regular. Esto se debe principalmente a lo raro de esta condición, pero también al tipo de entrenamiento que se requiere. Es por eso muy importante elegir a un cirujano que esté actualizado en este tipo de cirugía y que les pueda mostrar fotos de sus resultados.

ORGANIZACIONES DE APOYO

Estas organizaciones se han establecido para los individuos y sus familias para darles información, apoyo y la oportunidad de establecer contacto con otras personas afectadas

En inglés:

REFERENCIAS

Complicaciones de parto / Postparto

Comunicación con el recién nacido

Introducción

Una vez que nace tu bebé, un pensamiento que causa gran inquietud es:

¿De qué manera nos comunicamos con él?

¿No sería maravilloso que tu bebé pueda decirte con palabras que tiene hambre, está cansado, se orinó o no se siente bien? La falta de comunicación verbal en tu recién nacido puede dificultar la comunicación entre ambos, pero no es imposible.

El bebé se comunica por medio del lenguaje corporal, el llanto y demás pistas verbales. Siguiendo estas pistas podrás aprender a comunicarte con él.

Esta es una tarea retadora, pero no te des por vencida, gradualmente irás entendiendo el porqué de su llanto y gestos y podrás tranquilizarlo al tocarlo, al hablarle, al sonreírle y jugar con él.

¿Cómo establece contacto un recién nacido?

Desde el primer momento en que cargas a tu recién nacido, una de las primeras cosas que notarás es su llanto. En este momento de la vida, el llanto es la única forma en la que el bebé se puede comunicar. No te pueden decir que están cansados o con hambre y tampoco pueden sonreir o reír.

El llanto es la expresión más primitiva de las emociones humanas y cuando el pequeño no quiere parar de llorar, puedes estar segura de que, al menos, trata de comunicarse contigo.

Existen muchas teorías acerca de cómo comunicarte con el bebé, no se sabe con certeza si estas funcionan o no, sin embargo, te podemos asegurar que tu aprenderás a comunicarte cuando vayas conociéndolo y respetándolo en su individualidad.

El bebé sano es también capaz de establecer contacto con su entorno a través del uso de recursos como los órganos de los sentidos: ojos, oídos, nariz, boca y piel, los cuales funcionan como antenas para localizar las fuentes de estímulos que lo ayudarán en el aprendizaje.

Son los estímulos, táctiles, auditivos o visuales, que se dirigen especialmente al bebé para su cuidado al ser tocado y cargado, al colocarle en nueva posición, al cambiarle de ropa o al momento de bañarlo, cuando se le amamanta, canta o arrulla, la música que se elige para que escuche, etc.

¿Cómo reacciona el bebé a esta “invasión” de su espacio y su cuerpo?

 Diversos estudios han hallado que los bebés buscan, desde sus primeras horas de vida, estimular sus sentidos. Con ello inicia la construcción de su propia experiencia del mundo exterior.

Pero la naturaleza no puede hacerlo todo sola. Necesita nuestra valiosa ayuda. El bebé se encuentra inmerso en un mundo de afectos que él construye a partir de la manera en que sus padres, hermanos, etc., le hablan y en general lo cuidan.

Las caricias, las miradas, las palabras, son imprescindibles para su maduración.

Privarles de estas manifestaciones afectivas podría perjudicarle seriamente. Pero tampoco nos obsesionemos intentando que el bebé, a toda costa, se adapte a un gráfico de desarrollo.

Cada quien se desarrolla a su manera y con un ritmo propio que tenemos que respetar.

El llanto

Los bebés nacen con la facultad del llanto y está será su forma de comunicarse durante un tiempo. Por lo general, los llantos de un bebé indican que algo va mal: estómago vacío, un pañal mojado o sucio, pies fríos, cansancio, necesidad de de que lo cojan en brazos y lo abracen, etc.

urinaria

En poco tiempo, serás capaz de reconocer qué necesidad está expresando el bebé y tú reaccionarás en consonancia. De hecho, a veces lo que necesita un bebé se puede identificar a partir del tipo de llanto que utiliza; por ejemplo, el llanto de “tengo hambre” suele ser breve y agudo, mientras que el llanto de “estoy molesto” suele ser más variable y agitado.

Comunicarse con un recién nacido se enmarca en la tarea de colmar sus necesidades. Responde siempre a sus llantos ya que es imposible malcriar a un bebé tan pequeño por dedicarle demasiada atención. Contrariamente, las respuestas rápidas o inmediatas a los llantos del bebé le hacen saber que es importante y que merece ser atendido.

Probablemente habrá veces en que habrás colmado todas sus necesidades pero él seguirá llorando. No te desesperes; es posible que tu hijo esté excesivamente estimulado, tenga demasiada energía acumulada o simplemente que necesita un buen llanto sin motivo aparente.

El llanto es la principal forma que tienen los bebés de comunicarse, pero también pueden utilizar formas de comunicación más sutiles. Aprender a reconocerlas es gratificante y puede reforzar el vínculo con tu pequeño.

Es posible que durante el primer mes de la vida de tu bebé, logres entrever un atisbo de su primera sonrisa, ¡un bienvenido complemento a sus facultades comunicativas!

Llanto constante y habitual

Es habitual que los bebés atraviesen un período de agitación aproximadamente a la misma hora cada día, generalmente entre las últimas horas de la tarde y la media noche.

A pesar de que todos los recién nacidos lloran y tienen momentos de inquietud, cuando un bebé -sano por lo demás- llora durante más de 3 horas al día, más de 3 días por semana y durante por lo menos 3 semanas, se dice que padece una afección denominada “cólico del lactante”.

Puede ser inquietante para un padre, pero la buena noticia es que dura poco: la mayoría de los bebés la superan alrededor de los tres 3 o 4 meses de edad.

Puedes intentar consolarlo. Algunos bebés se calman con el movimiento, como el balanceo o que alguien los pasee por la habitación, mientras que otros responden mejor al sonido, como una música suave o el zumbido de una aspiradora. Es posible que tardes algún tiempo en averiguar qué es lo que calma a tu hijo durante esos estresantes momentos.

¿Debería preocuparme?

Habla con el pediatra si los llantos del bebé se prolongan más tiempo del habitual, si su llanto te suena extraño o se asocia a un descenso de su nivel de actividad, falta de apetito o movimientos o pautas respiratorias inusuales.

El pediatra te tranquilizará o buscará explicaciones médicas al malestar del bebé. Es posible que al bebé no le ocurra nada malo y que, a ti, el mero hecho de saberlo te ayude a relajarte y a mantener la calma cuando el pequeño se vuelva a sentir molesto.

  • El bebé está enfermo. Un bebé que llora más cuando lo cogen en brazos o lo mecen puede estar enfermo. Llama al pediatra, sobre todo si el bebé tiene fiebre de 38° C (100,4° F) o superior.
  • El bebé está experimentando dolor. Un sujetador de pañal abierto u otro objeto se le podría estar clavando en la piel. Observa atentamente todo su cuerpo, incluyendo todos y cada uno de los dedos de manos y pies (un trozo de pelo se podría enganchar accidentalmente alrededor de los diminutos dedos del bebé y provocarle dolor).

¿Cuáles son los sentidos que se desarrollan en un bebé y por qué?

Hemos aprendido a sentir antes que a comprender

Cómo cinco oráculos privados, los sentidos nos dan la posibilidad de renovar el vinculo que nos une con la vida. Los bebés nacen equipados con sus cinco sentidos: vista, oído, gusto, tacto y olfato, plenamente desarrollados, (aunque algunos de ellos sean menos precisos que otros) y están deseosos de ponerlos a trabajar para aprender acerca de su nuevo medio ambiente.

El oído: ¿Puede oír?

El oído del bebé está perfectamente organizado y desarrollado desde antes del nacimiento, escuchando las voces de sus padres, desde que está en el útero. El útero es un lugar sonoro. Los ruidos del entorno llegan amortiguados por el agua que rodea al bebé.

Desde el interior esos sonidos se mezclan con su propio latido, el de su madre y los ruidos intestinales. Su audición es capaz de percibir frecuencias que no son audibles para nosotros. Después de la piel, el oído es el primer órgano en desarrollarse,

Al nacer, empieza a distinguir toda clase de sonidos, la estructura de su oído es muy delicada y son especialmente sensibles al volumen. El sonido fuerte puede causar daño auditivo. Los ruidos inesperados lo asustan y lo hacen llorar – la voz suave lo calma.

El recién nacido oye, pero no puede localizar los ruidos. Existe evidencia de que los bebés responden más positivamente a la voz humana que a cualquier otro estímulo auditivo. Esta preferencia por la voz humana aumenta en los primeros cuatro meses de vida.

Si el bebé empieza a llorar mientras está acostado, comprueba lo rápido que se calma cuando oye tu voz aproximándose. Y observa con qué atención te escucha cuando le hablas en tono cariñoso.

Habla con tu bebé

A las primeras etapas de la comunicación se les denomina diálogo tónico, explica la licenciada Griselda Geuze, especialista en estimulación prenatal y durante la crianza.

Tal vez tu bebé todavía no logre coordinar la vista y el oído, pero es posible que, incluso mientras fija la mirada en el vacío, el bebé está prestando atención. Es posible que incluso cambie sutilmente su postura corporal y sus expresiones faciales y que hasta mueva brazos y piernas cuando le estás hablando.

Por supuesto, una de las primeras voces que reconoce es la de mamá ya que tiene preferencia por los sonidos agudos. Después de la primera semana también reconocerá los sonidos graves con lo que empieza a reconocer la voz de papá.

Un bebé recién nacido está acostumbrado a escuchar la voz de la madre, sus latidos cardíacos y la voz de su padre. Por eso es recomendable no sólo hablarle, sino también que disfrute la música que oía cuando estaba en el vientre materno.

Todos los miembros de la familia, en especial los padres, deben hablarle con un tono suave y claro. Para estimular el desarrollo del lenguaje del bebé hay que cantarle, bailarle, masajearlo, mimarlo, acariciarlo, ya que el contacto táctil es fundamental para el recién nacido.

Los padres deben expresarle los sentimientos que les produce, explicarle qué pasa mientras lo bañan, lo cambian y decirle cómo cambió sus vidas. Hacerlo crea un lazo fuerte con la madre, el padre y su cuidador habitual.

Los bebés aunque no reconocen el significado del lenguaje, reciben los mensajes emocionales por el tono de la voz utilizado, debemos acompañar las palabras con gestos, será la mejor manera de estimular su capacidad auditiva.

La vista: ¿Mi bebé puede ver?

 Antes se creía que los bebés nacían prácticamente ciegos, pero las últimas investigaciones han demostrado que su capacidad visual está bastante más desarrollada de lo que se pensaba.

Los ojos están bien formados antes del nacimiento y ya en el útero el bebé ejercita su vista abriendo y cerrando los párpados. Después del nacimiento mueve los ojos aún cuando no tiene suficiente agudeza visual para distinguir los objetos con claridad, ve, pero no mira.

Lo que más atrae al bebé los primeros días es el rostro de sus padres. Según los psicólogos, una cara humana es el estímulo más variado, rico y completo para el bebé y como una de las cosas más curiosas de la Madre Naturaleza, el bebé puede enfocar mejor a una distancia de 20 a 30 cm., justo la distancia a la que estaría tu cara cuando le das de comer. Le atraen también los objetos de colores llamativos y contrastantes

La visión del bebé mejorará día a día. A los 2 meses de edad, los infantes prestan más atención al estímulo visual y hasta pueden seguir con la mirada el movimiento de ciertos objetos, si algo de colores vibrantes se coloca como a 30 centímetros de distancia, los bebés concentrarán su mirada y lo seguirán con sus ojos conforme se mueve de lado a lado.

A los 4 meses empezará a desarrollar la visión binocular, o sea la habilidad de enfocar con sus dos ojos al mismo tiempo.

Los primeros seis meses del bebé estarán dedicados a ir “afinando” su visión .

Al comenzar a movilizarse aprecia las cosas en forma tridimensional y tratará de alcanzar los objetos. Llegará a la madurez y total desarrollo al año de edad.

El olfato: ¿Ya puede oler?

Otro de los sentidos que se encuentra desarrollado en el momento del nacimiento es el olfato el cual también lo ayuda a fomentar la relación con mamá al reconocer su olor y el de la leche materna.

El centro olfatorio (del olfato) del cerebro se forma al comienzo del desarrollo fetal. Se comprobó que los recién nacidos tienen un agudo sentido del olfato.

Dentro de los primeros días de vida, prefieren el olor de la madre, especialmente de la leche materna que ésta les proporciona y esta habilidad para detectar tu olor, lo ayuda a encontrar el alimento que necesita para crecer y desarrollarse.

Sí le molesta un aroma, notaremos una reacción de disgusto por parte del bebé.(hace gestos, se mueve, cambia su ritmo respiratorio).

El gusto: ¿Distingue los sabores?

Las papilas gustativas comienzan a formarse durante los primeros meses del desarrollo fetal. Es importante considerar que en un primer momento el bebé se familiarizará con su entorno a través de la boca por lo que ésta se vuelve el centro para reconocer objetos.

Se comprobó que los bebés prefieren sabores dulces a sabores agrios o amargos. Además, los bebés demuestran tener una marcada preferencia por la leche materna y la lactancia, especialmente después de los primeros meses.

El tacto: ¿es importante tocar a mi bebé?

La piel es todo un sistema sensorial en si mismo. La piel es como una gran oreja sensible, es la vía de comunicación más importante en las primeras semanas.

A través de su cuerpo le llegan al bebé señales llenas de sentido a través de las cuáles aprende quien es. Tocar a tu bebé hace que se produzcan las hormonas del crecimiento- nos dice el investigador Saul Schanberg de la Universidad Duke- y continúa: los bebés a los que se les limita este contacto, son bebés que no crecen porque los genes que reaccionan a estas hormonas dejan de trabajar.

Normalmente, como madre buscas tocar a tu bebé con frecuencia para asegurarte de que se mueve, reacciona y responde a los estímulos.

La piel además protege al organismo del entorno y desempeña una función fundamental al establecer la unión entre dos maneras de comunicación:

  • la corporal la cual se fortalece al tocar, acariciar, cargar y mecer al bebé
  • y la verbal fomentada desde el momento de su nacimiento cuando se le arrulla, habla, canta, lee, etc.

Es por esto que la comunicación corporal es el soporte de la comunicación verbal. Ambas se fortalecen entre sí de tal forma que no es suficiente sólo acariciar al bebé o únicamente hablarle; debe haber siempre una combinación de ambos tipos de comunicación.

Y esto, que comienza en los primeros días de su vida, llevará a estrechar los lazos afectivos que lo vinculan con sus padres y hermanos y viceversa.

¿Cómo puedo detectar que mi bebé quiere descansar?

Con el sistema inmaduro que tiene el recién nacido, es muy fácil que lo lleguemos a sobre estimular (lo pasamos de revoluciones). Cuando pasa esto, el bebé se encargará de decirte que quiere estar solo y te dará “pistas” que pueden ser: llorar, quedarse dormido, respirar ràpidamente, movimientos bruscos y no hacer contacto ocular. En ese momento, puedes estar segura de que lo que quiere es dormir tranquilo.

Epílogo

La comunicación entre madre y recién nacido es un pilar imprescindible para el bienestar y el buen desarrollo mental de los niños.

Además de ser una etapa hermosa, prepara las bases para la interacción futura, no solo con los padres y familia, sino con la sociedad en general. No desaproveches ese momento tan especial, crea tu propia relación con tu bebé y ese lazo durará toda la vida.

Referencias