Tu Salud es nuestra misión

Consulta Médica

ACTUALIZADO AL 11 DE NOVIEMBRE 2022

INTRODUCCIÓN

La atención médica prenatal es una parte importante de un embarazo saludable. Un embarazo normal es de alrededor de 9 meses y tiene 3 trimestres. El primer trimestre comienza cuando el bebé es concebido y va hasta la semana 14 del embarazo. El primer trimestre es trascendental para el desarrollo del bebé ya que en esta fase se habrá de realizar la embriogénesis (formación del embrión) y organogénesis (formación de sus órganos como el cerebro, corazón etc.) y son muchos los factores ambientales o maternos que pueden dañar a tu bebé.

PRIMERA CONSULTA PRENATAL ¿CUÁNDO DEBE HACERSE?

Debes acudir al médico lo más pronto posible, tan pronto como sepas que estás embarazada. Esta recomendación es muy importante porque, aunque hayas tenido antes una gestación sin problemas, no existen dos embarazos iguales. La consulta prenatal -o la visita al médico durante el embarazo- es importante para definir el estado de salud de la madre y la del bebé y evaluar el progreso del desarrollo del bebé y tu estado de salud hasta el momento de dar a luz.

PRIMERA CONSULTA

La primera consulta prenatal es más larga y detallada que las sucesivas. Se recomienda que sea lo antes posible tanto para confirmar el diagnóstico de embarazo  como para evaluar tu estado general.

Durante ella el médico hará una serie de preguntas para elaborar tu historia clínica en la cual determinará, con especial interés, todos los antecedentes que puedan afectar de alguna forma al curso de tu embarazo.

Te realizará también una exploración física, te solicitarán pruebas de laboratorio (así como cualquier otra prueba especial que pueda necesitarse para asegurarse de que tu embarazo está evolucionando favorablemente) y programarán las consultas sucesivas.

HISTORIA CLÍNICA  (INTERROGATORIO)

La Historia Clínica o interrogatorio consta de varias partes y es por eso que esta consulta es un poco más larga.

  • Datos generales
    • Nombres completos tuyo y de tu pareja. Tu ocupación y si estás trabajando  actualmente y cuántas horas; esta información puede ser útil para interpretar los síntomas de fatiga excesiva, riesgo  en el trabajo o tensión del hogar a que estás expuesta
    • Edad, estatura, peso, raza, país de origen
    • Ocupación de tu pareja y edad

Antecedentes personales no patológicos como:

Tu estilo de vida:

  • ¿Cuántas horas duermes al día, tu tipo de alimentación, si practicas ejercicio, consumes alcohol, drogas, si fumas, cuantas horas trabajas al día, te desvelas?
  • ¿Has estado en contacto con algún enfermo contagioso?
  • ¿Tomas mucho café o bebidas con cafeína?
  • ¿Cómo está tu esquema de vacunas?,
  • ¿Visitas regularmente al dentista?
  • ¿Qué enfermedades infecciosas y de la infancia has padecido?
  • ¿Tienes o has tenido alguna enfermedad de transmisión sexual?
  • ¿Tienes alguna alergia?, ¿sufres de depresión?

Antecedentes personales patológicos:

Tu médico hará este interrogatorio enfocándose hacia  aquellos padecimientos previos, que sean vigentes en el momento de tu embarazo o que hayan dejado alguna consecuencia (secuela) que interfiera o que pueda alterar el desarrollo de la gestación.

  • Los problemas de corazón, de tensión arterial elevada, cualquier padecimiento de los riñones y la diabetes, son padecimientos de gran importancia porque implican riesgos durante el embarazo y parto.
  • Es igualmente importante que le digas al médico el tipo de medicamentos que tomas y para qué los tomas.
  • Ten en cuenta que muchos de estos medicamentos pueden causar defectos al nacimiento, sobre todo en el primer trimestre.

Para tu médico también es importante saber si tuviste algunos padecimientos que ya te dejaron inmunidad, por ejemplo, la rubéola.

Antecedentes gineco obstétricos

Te preguntará a qué edad tuviste tu primera menstruación, características de tu ciclo menstrual, fecha de iniciación de relaciones sexuales y métodos anticonceptivos que hayas utilizado previamente, En caso de que no sea tu primer embarazo, es  importante determinar el número de embarazos, (duración de cada embarazo) si se presentaron complicaciones y de qué tipo, (eclampsia, preeclampsia, sangrados). Si el parto fue atendido en la casa o en un hospital, duración del trabajo de parto, y si hubo complicaciones, si fue espontáneo o inducido, vaginal o por cesárea y la causa de ésta, tipo de anestesia aplicada y si presentaste algún problema. En caso de parto vaginal si en la actualidad padeces de incontinencia urinaria (salida involuntaria de la orina). Si hubo abortos previos cuántos y a las cuántas semanas de embarazo, tipo de servicio en que fuiste atendida.

El peso y características de los bebés al nacimiento, su sexo, si están vivos y cuál es su estado de salud actual. Desde el punto de vista obstétrico es muy significativo una muerte perinatal o de un niño menor de un año. Si amamantaste a tu bebé (s) por cuánto tiempo, qué problemas se presentaron durante este período. Una evaluación  de  las fallas anteriores puede indicar si podrás lactar al próximo bebé si deseas amamantarlo La fecha de la última menstruación, haciendo hincapié en las características de esa última, para diferenciarla de algún otro sangrado anormal. Cualquier problema o complicación que hayas presentado en embarazos anteriores suelen ser elementos vitales para que tu médico determine la conducta a seguir en tu caso.

¿EN QUÉ  CONSISTE EL EXAMEN FÍSICO?

La exploración física en la primera consulta prenatal, es muy minuciosa y comprende la revisión de todos los aparatos y sistemas de tu cuerpo. El médico te pesará y medirá tu altura, si tienes obesidad o, por el contrario, una delgadez extrema, iniciará un control de tu peso para que este problema no suponga un factor de riesgo en el embarazo. Tomará tu presión arterial, pulso y temperatura. Te escuchará el corazón, los pulmones y te revisará los senos. En esta primera visita se realiza un examen pélvico y se toma una muestra de exudado vaginal para la prueba de Papanicolaou que sirve para detectar la posibilidad de que haya cáncer cervicouterino (cáncer en el cuello del útero) o infecciones vaginales de transmisión sexual, como la gonorrea,  la clamidia o el virus de papiloma humano

El médico hará un tacto vaginal, para evaluar el tamaño y posición de tu útero y el tamaño de la pelvis. Esta exploración también permite detectar anomalías en el útero, las trompas y los ovarios. El médico escuchará el corazón de tu bebé con un aparato llamado dopler, que utiliza ondas de ultrasonido. Este aparato puede detectar los latidos cardiacos del bebé desde la semana 8 de embarazo

Trabajando juntos, a través de la consulta prenatal, tú y el médico pueden dirigir sus esfuerzos para mantener tu salud y lograr el nacimiento de un niño sano.

ESTUDIOS DE LABORATORIO

Hay ciertas pruebas de laboratorio que tu médico querrá hacerte.

Pruebas en sangre: En la primera consulta, el médico te pedirá un análisis de sangre en las que se busca:

  • Confirmar tu embarazo
  • Descartar cualquier infección que pueda alterar el embarazo.
  • Un hemograma o conteo sanguíneo completo (CSC).
  • Determinación del grupo sanguíneo, incluyendo el factor Rh, (en caso de que seas RH negativa, te pedirá además una prueba de Coombs indirecta y si no estás sensibilizada te aplicarán la vacuna Anti D a las 28 semanas)
  • Examen del antígeno viral para rubéola, toxoplasma y citomegalovirus. Muestra qué tan inmune eres a estas enfermedades (Prueba de TORCH).
  • Examen para hepatitis (muestra si das positivo para hepatitis A, B o C). El médico puede pedir también la prueba de Hepatitis, porque la transmisión de la madre al feto se puede prevenir hasta en un 90% cuando el bebé se vacuna al nacer.
  • Examen para sífilis.
  • Examen para VIH (muestra das positivo para el virus que causa el SIDA). En la actualidad, esta prueba en particular se les prescribe a todas las mujeres embarazadas para evitar que el virus sea transmitido al sistema sanguíneo del bebé.
  • Examen para fibrosis quística (muestra si eres portadora de la fibrosis quística).

Análisis de orina: para detectar la presencia de glucosa y proteínas que no se deben de encontrar normalmente y en ocasiones el médico pide un cultivo de orina para detección de infecciones en vías urinarias.

Ultrasonido: Cuando la persona no recuerda la fecha de su última regla, el médico ordenará un ultrasonido para calcular con mayor certeza la edad gestacional del bebé.

Al terminar la historia clínica y con todos los resultados de los estudios que te pidió, el médico podrá determinar si tu embarazo es de bajo o de alto riesgo para que se puedan presentar complicaciones durante el embarazo.

Se considera de alto riesgo cuando la madre tiene una condición médica que puede afectar el embarazo o cuando hay signos de complicaciones potenciales en el bebé.

FECHA DE PARTO

En esta primera consulta, tu médico te dirá lo que, probablemente, más deseas saber: la fecha probable del parto.

¿CÓMO SE CALCULA ESTA FECHA?

Tal vez te parezca raro pero la primera semana de embarazo es realmente la fecha de tu último período menstrual antes de embarazarte.

¿Por qué? Los doctores y otros profesionales de la salud calculan la fecha de tu parto contando 40 semanas a partir de la fecha de tu última menstruación.

Eso significa que cuentan parte de ese periodo menstrual como parte del embarazo, aunque tu bebé aún no ha sido concebido. La concepción generalmente se lleva a cabo dos semanas después de tu primer día de la regla. Cuando llegue tu bebé, habrán pasado 38 semanas después de haber sido concebido, pero tu embarazo oficialmente es de 40 semanas, ya que no se sabe con exactitud en qué fecha exactamente de tus dos semanas de fertilidad concebiste a tu bebé.En este mismo Sitio encontrarás una tabla muy fácil de entender para que puedas calcular tu fecha de parto.

LAS INDICACIONES DEL MÉDICO SI TODO SE ENCUENTRA NORMAL

El médico te dará consejos sobre cómo comer bien y qué comidas debes evitar, así como información sobre cuánto aumento de peso se considera normal. También puede hablarte de los síntomas más comunes del comienzo del embarazo y advertirte sobre los síntomas que requieren atención inmediata. Tu salud emocional es muy importante. Si te estás sintiendo deprimida o demasiado angustiada, el doctor podría referirte a un psicólogo o psiquiatra. No debes sentirte mal por hablar abiertamente de estas sensaciones con él. Eso les ocurre a muchas mujeres debido a los fuertes cambios hormonales que se producen durante el embarazo. Probablemente también te hable de los peligros de fumar, beber alcohol, usar drogas y tomar ciertas medicaciones.

Si necesitas ayuda para dejar de fumar o dejar cualquier otra adicción, pídele una referencia a un programa o a un profesional que te pueda ayudar. Por último, también puede hablarte de los ejercicios que puedes hacer y los que no, de las posibilidades de viajar, de las relaciones sexuales y de cualquier situación que pueda afectar a tu bebé. Además, te mencionará ciertas enfermedades como la toxoplasmosis, que podrían afectar al bebé si no tomas ciertas precauciones. Si es la temporada de la gripe o está cerca, te hablará asimismo de cómo obtener una vacuna contra la gripa. Hay que tener en cuenta, como decíamos al principio, que no todos los médicos hacen consultas tan completas. A veces las visitas son bastante rápidas. No obstante, es importante que le cuentes al doctor todo aquello que te preocupe y le consultes todas tus dudas.

Aunque quizás tenga poco tiempo para cada paciente y haya atendido a cientos de mujeres embarazadas, tu embarazo es lo más importante del mundo para ti y necesitas saber que tus consultas prenatales responden a tus necesidades. Los síntomas de los primeros meses del embarazo como la náusea, el dolor en los pechos, el aumento de peso y de abdomen, son todas buenas señales.

FRECUENCIA DE LAS CONSULTAS PRENATALES

La frecuencia de las visitas prenatales, irá variando conforme avance el embarazo. Hasta la semana 28 serán una vez al mes. Después de esa fecha hasta la semana 36 las visitas serán dos veces al mes. De la semana 36 hasta la fecha del parto, la consulta será cada semana. Si padeces de una enfermedad crónica como la diabetes o tienes un embarazo de alto riesgo probablemente las visitas sean más frecuentes. Las consultas periódicas a lo largo de la gestación son la clave para la asistencia prenatal. Acude aunque te encuentres bien, ya que pueden surgir complicaciones que no producen síntomas.

PREGUNTAS QUE PROBABLEMENTE LE HARÁS A TU MÉDICO

  • ¿Cuándo nacerá mi bebé?
  • ¿Si el tamaño de tu útero es normal?
  • ¿Si las molestias que sientes son normales?
  • ¿Cuáles son las recomendaciones para las molestias que presentas?
  • ¿Qué recomendaciones debes de seguir en cuanto a: Alimentación ejercicio, aumento de peso, estilo de vida?
  • ¿Qué actividades, alimentos y sustancias tóxicas debo de evitar?
  • ¿Cuáles ejercicios están o no permitidos?
  • ¿Orientación sobre tu vida sexual?
  • ¿Cuáles serían los signos de alarma para llamar al médico?
  • ¿Qué es el embarazo de alto riesgo, y si mi embarazo es de alto riesgo?
  • ¿SI puedo viajar en coche o en avión?

PREGUNTAS FRECUENTES

¿Realmente hace alguna diferencia cumplir con mis citas de Control Prenatal?

Si.  Ciertamente se disminuye el riesgo de enfermedad y muerte de la madre y su bebé.

¿Qué pasaría si no quiero ser controlada?

Te expondrías a riesgos innecesarios y podrías incurrir en un acto de supremo egoísmo con un bebé indefenso que depende de ti.

Recuerda: el embarazo es natural más no perfecto, de hecho, el embarazo es un período que requiere de mucha vigilancia médica y cuidados específicos para la madre y el bebé por nacer

A veces me parece que las consultas son muy superficiales e incluso no veo su valor, ¿estoy en lo correcto?

No. Algunas consultas pueden parecer innecesarias pero afortunadamente esto se debe a que estás en presencia de un embarazo normal.

De existir una complicación importante verías que las consultas serian más frecuentes, acuciosas y complejas.

¿Debe asistir mi esposo  o pareja a la consulta prenatal? 

En la medida de lo posible se sugiere que tu pareja asista a la consulta para que  se involucre en tu embarazo, conozca a tu médico y siga la evolución de su bebé.

Hay que recordar que las presiones laborales y económicas a veces no lo permiten

¿Por qué es más estricto el Control Prenatal en caso de un embarazo múltiple (gemelos, triates)

La presencia de 2 o más bebés, la masa placentaria grande, la sobre distensión uterina y los cambios fisiológicos más pronunciados aumentan los riesgos ya existentes en un embarazo simple.

Duplican hasta sextuplican el riesgo de complicaciones asociadas al embarazo: Parto Prematuro, Preeclampsia, Diabetes, Placenta Previa, etc.

REFERENCIAS

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Tienes alguna duda sobre tu salud o la de tu bebé? Utiliza nuestro consultorio virtual, es gratuito y confidencial.

LO MAS LEÍDO
CONOCE NUESTRA REVISTA

REVISTA MENSUAL

SIGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES