Viajes en el Embarazo
Durante, Embarazo, Semanas 1 - 12

Viajar durante el embarazo

Viajar durante el embarazo, especialmente en el primer trimestre, puedes hacerlo si cuentas con la autorización de tu obstetra.

Hay mujeres que prefieren no viajar en el primer trimestre por la fatiga, sueño constante y náuseas que caracterizan esta etapa.

¿QUÉ HACER SI DECIDO VIAJAR? 

Recuerda que el primer trimestre es una etapa clave ya que puede haber riesgo de aborto o de embarazo ectópico por lo que, antes de viajar, debes:

·      Acudir al médico para una revisión médica y valoración.

·      Si detecta un problema darle tratamiento antes del viaje.

¿QUÉ DEBO INFORMAR AL MÉDICO?

Es importante que tu médico sepa:

·      El destino.

·      Distancia del Viaje y método de transporte.

·      Duración del viaje.

·      Actividades que vas a realizar

DESTINO

Las mujeres embarazadas deben considerar los riesgos que implica viajar en el primer trimestre del embarazo, si tu médico no te lo permite, debes posponer el viaje hasta que nazca tu bebé. No se recomienda:

  • Lugares con altitudes mayores de 3,658
  • Lugares donde hay alerta de salud por
  • Ubicaciones que requieran de vacunación con virus vivos. (Tu médico valorará el riesgo-beneficio de la vacuna contra la enfermedad.
  • Viajes a países que carecen de una buena salud pública.

DISTANCIA Y MÉTODO DE TRANSPORTE

Todo tipo de viaje que dure 4 o más horas, sea automóvil, tren, autobús o avión, duplica el riesgo de presentar coágulos en las venas. El embarazo incrementa esta posibilidad. A mayor distancia, más riesgos si llegas a tener una complicación mientras que estás fuera.

  • Viajar durante el embarazo durante más de 4 horas, duplica el riesgo de presentar coágulos en las venas.

AUTOMÓVIL

El automóvil es, quizás, la forma más cómoda de viajar durante el embarazo porque puedes detenerte cada vez que te sientas fatigada y mareada. Ten presente las siguientes sugerencias:

  • No viajes sola. Recorre distancias cortas y comparte el volante.
  • Hidrátate bien (aunque tengas que ir más seguido al baño). En los descansos, estírate y mueve las piernas.
  • Trata de mantener tu glucosa con alimentos sanos como frutas o nueces.
  • La temperatura fresca en el coche y el aire circulando, ayudará a controlar la náusea y el sueño.
  • Si llegas a tener un accidente, por pequeño y sin importancia que sea, debes avisar a tu médico para que te hagan una revisión.
  • Asegúrate de llevar una lista de nombres y teléfonos de personas que puedas contactar en caso de emergencia.
  • Incluye el nombre de tu médico y sus teléfonos de emergencia

AVIÓN

Con autorización médica, no hay riesgo para ti o para tu bebé. Excepto en vuelos privados en donde la oxigenación puede ser insuficiente.

·      Lleva equipaje con ruedas y pide asiento de pasillo para que puedas levantarte al baño o a caminar.

·      Solicita una bolsa para el mareo para las náuseas.

·      Cuida tu hidratación. Evita las bebidas o la comida que produzca gases.

·      Mueve tus pies, dedos y piernas frecuentemente. Levántate y camina al menos cada hora para estimular la circulación sanguínea.

BARCO O LANCHA

Siempre cuenta con la autorización médica. El movimiento del barco puede acentuar tus náuseas. Por eso:

  • Pregunta acerca de las reglas del crucero para las embarazadas.
  • Asegúrate que la nave tiene doctor a bordo.
  • Evita ir en lancha rápida que golpee contra las olas.
  • Lleva el medicamento para las náuseas recomendado por tu médico.

TREN

Es un medio de transporte recomendable. Durante el viaje puedes caminar y estar de pie. También hay la posibilidad de viajar de noche y contar con camarote en donde podrás recostarte en una cama. Puede tener un vagón restaurante en donde podrás comer algo.

AUTOBÚS

Los trayectos cortos no suelen ser un problema, siempre que la carretera esté en buenas condiciones. Puedes subir tus piernas si el asiento de al lado está vacío. Aprovecha las paradas obligatorias para bajar a estirar las piernas, vaciar tu vejiga y estimular la circulación de tus piernas

ACTIVIDADES

  • Considera el tipo de actividad. Por ejemplo, relajarte en la playa es mejor que caminar en las montañas, nadar es mejor que esquiar.
  • Limita tus actividades diarias.
  • Si viajas por negocios, trata de llegar anticipadamente para que te adaptes al cambio. Limita el tiempo de trabajo y toma descansos.
  • Cuando salgas no estés mucho tiempo sin alimento, recuerda que la náusea aumenta cuando el estómago está vacío.

VIAJES INTERNATIONALES

 Puede presentar ciertas consideraciones que necesitas saber y considerar:

  • Es probable que necesites algunas vacunas. Háblalo con tu médico y lleva un record de tu estado de salud.
  • La diarrea es un problema común ya que no estás acostumbrada a los gérmenes de los alimentos o agua de otros países.
  • Si el agua embotellada no es garantía, bebe jugos enlatados o gaseosas.
  • Asegúrate que la leche está pasteurizada.
  • Evita consumir frutas y verduras a menos que estén cocidas o que se puedan pelar.
  • No comas carne ni pescado crudos o que no estén bien cocidos.

CONTRAINDICACIONES PARA VIAJAR

Pueden existir riesgos obstétricos o de salud en general:

  • Abortos o incompetencia cervical (partos pre termino previos).
  • Antecedentes de embarazo ectópico: Un embarazo fuera del útero es una situación de suma gravedad.
  • Anomalías de placenta (previa, baja, vasos previos).
  • Hemorragias o sangrado leve.
  • Embarazo múltiple.
  • Antecedente de hipertensión arterial y/o diabetes.
  • Enfermedades maternas cardíacas.
  • Anemia severa.
  • Edad materna mayor de 35 años en el primer embarazo.
  • Asma severa u otros padecimientos pulmonares crónicos.
  • Enfermedades sistémicas crónicas que requieren vigilancia médica continua.

¿CUÁNDO DEBO LLAMAR AL MÉDICO?

Siempre debes llamar a tu médico cuando durante el viaje presentas los siguientes síntomas:

  • Sangrado vaginal o salida de líquido por vagina.
  • Cólicos que no cesan o que se repiten constantemente.
  • Hinchazón excesiva de las piernas y de los pies.
  • Dolor de cabeza y visión borrosa.
  • Vómito severo o diarrea.

CONCLUSIONES

Siempre que no haya complicaciones en tu embarazo, generalmente no hay inconvenientes en viajar. Sin embargo, el momento ideal es el segundo trimestre cuando ya no tienes náuseas.

Si tienes alguna duda, te invitamos a preguntar en el Consultorio Virtual donde médicos especialistas te responderán a la brevedad.

REFERENCIAS

Tabla de Aumento de Peso y Talla del Bebé en Desarrollo
Durante, Embarazo, Semanas 1 - 12

Tabla de Aumento de Peso y Talla del Bebé en Desarrollo

Introducción

Desde el principio del embarazo, los bebés empiezan a crecer y lo hacen no bajo ninguna regla sino, dependiendo de los genes, de la alimentación de la madre, de las náuseas del primer trimestre, etc. en diferentes maneras. Así que estos números no son más que simples porcentajes y el tamaño y peso de tu bebé puede diferir sustancialmente.

Tabla de Aumento de Peso y Talla del Bebé en Desarrollo

No te preocupes si en el ultrasonido se ve que tu bebé pesa o mide mucho menos o mucho más. Tu médico te dirá si se aprecia alguna diferencia que sea preocupante. Al final del embarazo tu bebé puede terminar pesando menos de 2.5 kg o más de 3.5 kg.

Primer trimestre

El embarazo se mide en trimestres desde el primer día de tu última menstruación haciendo un total de 40 semanas. El primer trimestre termina en la semana 13 o sea cerca de los 3 primeros meses.

El embarazo se mide en trimestres desde el primer día de tu última menstruación haciendo un total de 40 semanas.

Tabla de Peso y Talla promedio del Bebé en Desarrollo

Es importante saber que para aplicar estos datos, es necesario establecer primero la edad gestacional o tiempo de embarazo.

Edad
Gestacional

Talla

Peso

8 semanas 1. 6 centímetros 1 gramo
9 semanas 2. 3 centímetros 2 gramos
10 semanas 3.1 centímetros 4 gramos
11 semanas 4.1 centímetros 7 gramos
12 semanas 5. 4 centímetros 14 gramos
13 semanas 7.4 centímetros 23 gramos
14 semanas 8.7 centímetros 43 gramos
15 semanas 10. 1 centímetros 70 gramos

La medida se toma desde la coronilla hasta las nalgas porque el bebé tiene las piernas dobladas sobre su torso en la primera mitad del embarazo y es muy difícil medirlo de otra manera.

Como puede observarse, el incremento de tamaño del feto se produce prácticamente de manera lineal, es decir, todas las semanas aumenta más o menos en la misma proporción (aunque –como podrás observar en la tabla correspondiente al segundo trimestre- durante los meses 4 y 5 es más pronunciado). Las curvas de crecimiento fetal son útiles para calcular el peso fetal que se espera en las embarazadas en un determinado momento del embarazo.

El aumento del peso del feto es una curva exponencial, lo que quiere decir que durante los primeros meses apenas gana unos gramos y la mayor parte del peso la va a ganar en el último tercio del embarazo.

La importancia del peso

El embarazo es un largo proceso cuya finalidad es la de desarrollar adecuadamente el organismo del futuro bebé para que pueda sobrevivir de manera autónoma desde el momento del parto.

El peso que vaya ganado el feto es de especial importancia por varias razones. En primer lugar, durante el parto y los primeros momentos de vida, se produce una pérdida de calor que será más marcada cuanta menor sea la grasa acumulada. Una pérdida excesiva de calor podría causar una hipotermia al bebé.

En segundo lugar, cuanto mayor sea la masa muscular del bebé más facilidad tendrá para alimentarse del pecho de la madre. De hecho, uno de los grandes problemas de los bebés prematuros es la fuerza de succión tan limitada que tienen, debido al poco peso al nacer.

Por último, todos los bebés pierden peso en los primeros días de vida. Cuanto menor sea su peso en el momento del nacimiento, más acusada será la pérdida.

¿Qué limitaciones tiene esta tabla?

Las principales limitaciones son las siguientes:

  • •La desviación en el peso medio estimado para cualquier etapa del nacimiento puede ser hasta de más de 500 gr.
  • •Es importante saber la edad gestacional para poder usar las tablas de crecimiento.

Bibliografía: http://emedicine.medscape.com/article/262865-overview

Síntomas de Embarazo
Durante, Embarazo, Semanas 1 - 12

Síntomas de Embarazo

Síntomas de embarazo

Son los cambios que experimenta una mujer en los días y semanas posteriores a la concepción.

Información general

Durante el embarazo, el organismo de una mujer sufre muchos cambios, algunos más evidentes que otros. Es importante que las mujeres y las parejas reconozcan los primeros signos y síntomas del embarazo más frecuentes a fin de estar al tanto del embarazo lo más pronto posible.

La observación cuidadosa de los signos y síntomas tempranos del embarazo junto con pruebas de embarazo realizadas en el hogar y por el médico te ayudarán a prepararte lo antes posible para los cambios que experimentarás durante los meses siguientes.

Síntomas comunes

A continuación se presentan los síntomas más comunes del embarazo y sus otras causas posibles. Si tienes cinco o más de estos síntomas, es probable que estés embarazada. Como ya lo mencionamos, algunas mujeres experimentan sólo unos cuantos de estos síntomas, mientras que otras presentan todos ellos.

  • Amenorreao ausencia del período menstrual. Quizás el síntoma temprano y más obvio del embarazo es la falta de la menstruación.

    Algunas mujeres pueden tener un periodo mucho más ligero comparado con los que tienen generalmente. Por lo general son sangrados menores a los habituales de tu menstruación y pueden aparecer por dos o tres meses.

    • Otras causas posibles: No es un signo absoluto porque a veces pueden retrasos en la menstruación por causas febriles, situaciones de emocionales fuertes, viajes largos en los que cambias de clima o de hemisferio, aumento o pérdida de peso, problemas hormonales, tensión, estrés, estar amamantando, suspensión de las píldoras o inyecciones anticonceptivas.
  • Náuseas matutinas (malestar gravídico matutino).

    Náuseas y malestar estomacal que por lo general se experimenta en la mañana, pero algunas veces persiste durante todo el día. Este malestar puede tomarte por sorpresa cuando menos lo esperas y puede iniciarse cuando apenas tienes una semana de embarazo. Muchas mujeres experimentan náuseas en la mañana cuando tienen el estómago vacío o cuando toman café, pero otras tienen náuseas en la tarde y otras tienen asco todo el día.

    Se piensa que este malestar es causado por niveles altos de la hormona del embarazo gonadotropina coriónica (GC) en la sangre, el rápido ensanchamiento de los músculos uterinos, un exceso de ácido en el estómago y una mayor sensibilidad del sentido del olfato. Tiende a desaparecer en el segundo trimestre.  

    • Otras causas posibles son: intoxicación alimentaria, tensión, infección, enfermedad de la vesícula biliar y otras enfermedades.
  • Sensibilidad a ciertos olores. Otro síntoma temprano relacionado al embarazo es una percepción olfativa incrementada. Se agudiza el sentido del olfato (hiperosmia) y eres extremadamente sensible a los olores. Incluso un olor o aroma que antes te gustaba o reconocías, ahora te molesta y lo rechazas (como puede ser el del pasto recién cortado, el de la comida, gasolinera o incluso del jabón del baño). Incluso puedes notar que algunas comidas que antes te gustaban, ahora te causan repulsión. Esto también puede ser un efecto secundario del incremento del estrógeno que está inundando tu cuerpo. En algunas mujeres la “hiperosmia” desaparece después del primer trimestre, o al menos disminuye, sin embargo a otras puede acompañarles hasta el fin de la gestación pero desaparece gradualmente tras el parto. 
    • Otras causas: Una irritación de las vías olfatorias o un estado de hipertiroidismo.
  • Senos sensibles e inflamados. Éste es uno de los síntomas tempranos más obvios del embarazo, los pechos están blandos, hinchados, sensibles, algo doloridos y te molestan especialmente cuando te vas a dormir, cuando haces ejercicio o cuando te vistes y notas la ropa más ajustada. Esto se debe al aumento de las hormonas al comienzo del embarazo. La sensibilidad de los senos comienza, por lo general, pocos días después de la concepción.
    • Otras causas posibles son: píldoras anticonceptivas, el comienzo del período menstrual y “mastopatía fibroquística” (enfermedad de las mamas por la presencia de quistes).
  • Oscurecimiento de las areolas, la piel que rodea a los pezones. Las protuberancias de las areolas (llamadas tubérculos de Montgomery) pueden lucir más prominentes. Estos cambios se presentan gradualmente durante las primeras semanas del embarazo, a medida que los senos se preparan para producir leche.
    • Otras causas posibles son: desequilibrio hormonal, embarazo previo, bronceado, cambios físicos de la pubertad.
  • Antojos de alimentos. Éstos son causados por cambios hormonales en el cuerpo. Los antojos de alimentos se experimentan, por lo general, durante el primer trimestre.
    • Otras causas posibles son: dieta deficiente, estrés y comienzo del período menstrual.
  • Orinas más frecuentemente. Esto es causado por un mayor volumen de líquidos corporales y por la presión del útero en crecimiento. Comienza, por lo general, de seis a ocho semanas después de la concepción y es probable que continúe durante todo el embarazo.
    • Otras causas posibles son: infección de las vías urinarias, diuréticos, tensión, diabetes, ingestión en exceso de líquidos.
  • Fatiga, Una de las muestras más tempranas del embarazo para algunas mujeres puede ser la fatiga y agotamiento. Puedes comenzar a querer llegar a la cama más temprano o quizás te cuesta más trabajo levantarte en la mañana. Es probable que, si trabajas, tengas necesidad de tomarte una siesta o reposo al medio día. Ejercitarte es demasiado esfuerzo y salir de compras te agota. Este síntoma es causado por los altos niveles de la hormona progesterona y por el mayor uso de energía por el cuerpo a medida que el feto se desarrolla. Usualmente la fatiga se presenta durante el primer trimestre.
    • Otras causas posibles son: tensión, estrés, depresión, dieta deficiente, anemia, gripe, falta de ejercicio, dormir poco o no dormir.
  • Sangrado que se presenta en forma de manchas de sangre de color rosado o marrón, algunas veces acompañadas de cólicos abdominales. Lo causa la implantación del óvulo en el revestimiento del endometrio y sucede, por lo general, alrededor de una semana después de la concepción.
    • Otras causas posibles son: comienzo del período menstrual o sangrado al terminar el ciclo de las píldoras anticonceptivas.
  • Mareos y desmayos: Una de las muestras del embarazo que sorprenden más son los mareos y desmayos que pueden presentarse cuando estás bajando las escaleras, cuando te levantas rápidamente o cuando tienes que estar parada por un rato largo. El mareo puede llegar incluso a desmayo. Esto se debe a que el útero al crecer comprime las arterias que irrigan tus piernas y esto puede hacer que se baje tu presión arterial. Estos mareos pueden presentarse también cuando llevas varias horas sin comer y esto hace que se disminuya el nivel de azúcar de tu sangre y esa es la principal fuente de energía de tu bebé en desarrollo.
  • Congestión nasal: La nariz se obstruye una y otra vez al principio del embarazo (en ocasiones esta molestia dura todo el tiempo).
    • Otras causas: reacciones alérgicas.
  • Flujo vaginalPuedes observar un aumento en el flujo vaginal durante el embarazo.  Llama al médico si el flujo:
    • Tiene un olor fétido.
    • Tiene un color verdoso.
    • Te hace sentir picazón.
    • Te provoca dolor o sensibilidad.

Recomendaciones

Estos síntomas iniciales pueden presentarse en su totalidad o ser tan leves que pueden pasar totalmente inadvertidos. Pero aunque tengas algunos o todos estos síntomas, los mismos no confirman un embarazo. A veces el deseo intenso de lograr el embarazo puede generarlos.

 

Para confirmar el embarazo puedes comprar un test en la farmacia o puedes acudir a un centro médico para consultar con un obstetra o partera. Si el test da positivo confirma tu embarazo, si da negativo y sigues sin menstruar, deberás repetirlo en 3 ó 4 días porque existen algunos que requieren mayor cantidad de hormonas de embarazo para dar positivo.

 

A continuación se presentan los diferentes tipos de pruebas:

  • Prueba de embarazo casera. La mayoría de estas pruebas pueden determinar si estas embarazada desde el primer día del período faltante (alrededor de 14 días después de la concepción). Estas pruebas detectan la presencia de la hormona gonadotropina coriónica (hGC) en la orina. Los resultados se obtienen hasta cinco minutos después. Si la prueba indica que estás embarazada, debes consultar al médico tan pronto como sea posible para que te haga un examen médico. Las pruebas de embarazo caseras son muy precisas, pero no infalibles. Si la prueba resulta negativa pero continúas experimentando síntomas de embarazo, consulta con tu médico.
  • Examen de orina. Esta prueba puede determinar si estás embarazada de siete a 10 días después de la concepción. También detecta la presencia de hGC en la orina. Para hacerse esta prueba debes ir al consultorio médico o al laboratorio. En el primer caso, los resultados se obtienen en unos pocos minutos. Si la hacen en un laboratorio, los resultados pueden estar listos para el día siguiente. Su nivel de precisión es de un 100%.
  • Examen de sangre. El examen evalúa la presencia de hGC en la sangre y puede determinar si estás embarazada desde una semana después de la concepción. Para hacerse este examen debes ir al consultorio médico o al laboratorio y los resultados probablemente estarán listos para el día siguiente. Su nivel de precisión es prácticamente de un 100%.

Si cualquiera de estas pruebas resulta positiva, tu médico te examinará el abdomen, útero y cuello uterino. El útero agrandado, así como un ablandamiento del cuello uterino, son indicios bastante seguros de que estás embarazada. La evidencia definitiva es cuando el médico pueda ver el feto por ultrasonido (de cuatro a seis semanas después de la concepción) y pueda oír los latidos cardíacos fetales con un monitor electrónico (alrededor de 10 a 12 semanas después de la concepción).

Preguntas más frecuentes

Me hice una prueba de embarazo y un examen físico y ambos indicaron que no estoy embarazada, pero aún tengo síntomas. ¿Es posible que esté embarazada?

Es posible. Para saberlo, hazte otra prueba (preferiblemente una prueba sanguínea, debido a que es la más precisa). Pídele a tu médico que te haga otro examen físico. Mientras tanto, toma todas las precauciones prenatales, tales como evitar el consumo de alcohol, fumar, etc.
Sin embargo, es posible experimentar síntomas y no estar embarazada. El deseo de estarlo puede hacerte sentir así, o puede haber otras causas biológicas tales como desequilibrios hormonales o diabetes, las cuales deben ser investigadas por tu médico.

Referencias

Sexualidad durante el Primer Trimestre del Embarazo
Durante, Embarazo, Semanas 1 - 12

Sexo en el primer trimestre

Introducción

Si estás empezando tu embarazo, quizás habrás encontrado abundante información acerca del sexo antes del embarazo (para concebir) y del sexo después del parto, pero casi nadie habla del tema del “sexo durante el embarazo”. Puedes estar segura de que durante esta etapa, habrá cambios en tu vida sexual.

La revolución hormonal que sufre el organismo femenino y los cambios que comienza a experimentar el cuerpo de la mujer suelen tener cierta incidencia en su deseo sexual durante el primer trimestre de gestación.

En algunas mujeres, el rápido incremento de las hormonas del embarazo se traduce en un notorio aumento del apetito sexual, en este caso, si no existen razones médicas específicas que lo contraindiquen, no hay inconveniente en satisfacer este deseo. Las relaciones íntimas a veces constituyen un factor clave para reforzar la unión de la pareja en un período generalmente marcado por sentimientos encontrados de ilusión o de dudas y temores.

Pero también se da el caso de que, en otras parejas, la aparición de molestias tan típicas de este período tales como el cansancio, las náuseas y los vómitos que ella puede experimentar, puede disminuir el deseo de cualquiera de los dos.

La sensibilidad del pecho que puede hacer que las caricias de la pareja, sean desagradables (o al contrario, puede aumentar el deseo de tener relaciones sexuales), los nuevos hábitos de vida, como bajar el consumo de alcohol o de tabaco, una alimentación más sana o ejercicios físicos diferentes, pueden influir en en la imagen corporal o la autoestima y afectar el apetito sexual y la habilidad de la mujer para disfrutar de una actividad sexual en esta etapa.

Por otra parte, tanto en las mujeres como en los hombres, existe el temor a que las relaciones sexuales resulten perjudiciales para el curso del reciente embarazo –tienen la duda de “lastimar” al bebé- y, aunque se trate de un miedo injustificado, también puede afectar negativamente en el deseo sexual.

No hay, pues, una regla fija, y mientras que para algunas parejas el hecho de conocer la noticia de que están esperando un hijo constituye un poderoso afrodisíaco, para otras, por el contrario, provoca un transitorio alejamiento en el plano sexual.

¿Son seguras las relaciones sexuales en esta etapa del embarazo?

Si llevas un embarazo “normal”, puedes tener relaciones sexuales en cualquier etapa de este embarazo. Se considera que un embarazo es “normal” cuando es muy baja la probabilidad de que se presenten complicaciones.

A muchos padres les preocupa no saber si las relaciones sexuales durante el embarazo pueden o no dañar al bebé o provocar un aborto; algunos incluso piensan que el bebé “sabe” qué está sucediendo durante el acto sexual. La pareja se preocupa porque piensa que de alguna manera puede molestar o causar dolor a la mujer embarazada.

Las preguntas más frecuentes son:

  • ¿La presión en el vientre lo dañará?
  • ¿Hay algún riesgo de infección?
  • ¿El orgasmo puede ocasionar un aborto o un parto prematuro?
  • ¿Hay posiciones sexuales que son más seguras para el bebé?

Todas estas preocupaciones son muy comunes y pueden afectar el deseo sexual de la pareja, pero no tienen ningún fundamento. A menos de que el médico indique otra cosa el sexo durante el embarazo es seguro tanto para ti como para el bebé.

A la embarazada de alto riesgo el médico le pedirá que evite las relaciones sexuales durante todo el embarazo o durante un tiempo.

 

El deseo sexual en el primer trimestre

El Deseo Sexual en la pareja: Un factor que favorece la sexualidad es la libertad que siente la pareja cuando se ha logrado un embarazo, ahora las relaciones serán espontáneas por el placer de tenerlas y no por la presión de buscar la concepción.

El deseo sexual en la mujer: Varía mes con mes y trimestre con trimestre: Para algunas mujeres el no tener que preocuparse por el anticonceptivo, por la tensión pre menstrual ni por la menstruación y esto sumado al aumento de flujo sanguíneo en la región pélvica, las hace sentirse más excitadas. Pero, como ya lo mencionamos anteriormente, otras no están interesadas en el sexo durante este periodo y a esto contribuye:

  • las variaciones súbitas del estado de ánimo causadas por la elevación súbita de las hormonas del embarazo.
  • la sensibilidad del pecho y la autoconciencia del cambio en su figura puede aumentar el dolor o el placer.
  • Los orgasmos pueden tardarse y a veces son más intensos causando una sensación de tensión en la vagina y el clítoris.

No termina de creer que está embarazada y tiene miedo que en cualquier momento le venga la menstruación. No se siente mal, pero tampoco está bien y es por eso que la sexualidad pasa a un segundo plano. Pero aunque no desee tener relaciones sexuales, sí necesita, y mucho, las caricias y la ternura de su pareja. Porque a través de ellas recibe un mensaje fundamental: “Te quiero y estoy a tu lado”.

El deseo sexual en el hombre: El hombre también puede presentar cambios en su deseo sexual, el cual puede disminuirse o incrementarse.

  • Es posible que se sienta atraído por probar nuevas posiciones, puede encontrar que el crecimiento de los pechos y del cuerpo de su pareja lo atrae más que nunca.
  • O bien, puede sentir mucha ansiedad debido al miedo de hacerle daño al bebé, si el coito resulta molesto y lastima a su pareja, o simplemente está nervioso porque será papá.

 

La importancia de la Comunicación en la pareja

Una buena comunicación en la pareja es vital para llevar una relación sexual satisfactoria para la pareja durante el embarazo. Este momento de cercanía puede hacer que el sexo sea un verdadero placer para ambos. Un momento en el que hay una comunicación emocional y física que a la vez prepara los músculos de la pelvis para el parto. No se trata de qué cantidad de sexo se desee sino la calidad del mismo.

El placer mutuo y llevado de manera paralela es lo que debe de guiar a la pareja; si hay algo que física o emocionalmente no le agrada a la mujer, se lo debe de decir a su pareja y cambiarlo: qué posiciones son agradables o no para ambos, en qué partes del cuerpo quiere la mujer ser acariciada, todos los miedos, dudas, deben de platicarse.

Las variaciones en el deseo sexual no significan que la mujer deba de someterse a tener una relación sexual cuando no la desea. Debe de explicarle a su pareja como se siente y qué pueden hacer para ayudar su sexualidad y su intimidad. Es necesario que exista el diálogo en este período, que la mujer sea capaz de verbalizar lo que siente, por ejemplo “necesito que me demuestres tu amor y tu ternura sin que exista necesariamente relaciones sexuales”, Pero si no existe el diálogo, el hombre evita tocar a su mujer para que no piense que la solicita sexualmente y si le deja toda la iniciativa a ella, es muy posible que se sienta abandonada y poco querida.

Es importante saber:

  • El bebé no se lastima durante la relación sexual. El bebé está protegido por la bolsa de líquido amniótico que lo rodea en el útero y por las paredes del abdomen materno. Un tapón de mucosidad sella el cuello del útero y defiende al bebé de infecciones. El pene NO entra en contacto con el bebé. Sin embargo, si tienen dudas, pregunten a su médico.
      • Por otro lado, durante la relación sexual, el feto recibe algunos beneficios físicos: su latido cardíaco disminuye para aumentar luego de inmediato y sus movimientos se vuelven más lentos para volver a patear animadamente inmediatamente después de haberse producido el orgasmo de la madre.
      • Eso sí, conviene evitar todos los movimientos violentos y no oprimir excesivamente el pecho de la mujer. El vientre todavía permanece plano y no limita las relaciones sexuales.
  • Después de la relación sexual y del orgasmo se pueden presentar cólicos muy ligeros, que se deben a las prostaglandinas (las hormonas que inducen el trabajo de parto) del semen y a las contracciones de los músculos pélvicos durante el orgasmo. Estos cólicos deben ser suaves y desaparecer. Si persisten y son más intensos, debes de avisarle a tu médico
  • Mientras el embarazo siga su curso normal, se puede tener sexo tan frecuente como se desee.
  • Durante el orgasmo el útero se contraerá más de lo usual pero este tipo de contracciones no tiene nada que ver con las contracciones necesarias para el momento del parto.
  • Durante el primer trimestre es posible continuar con las posiciones que estaban bien antes del embarazo. Será ya en el segundo y tercer trimestre cuando tendrán que variarlas.

 

¿En qué casos se debe de evitar el sexo?

Las relaciones sexuales pueden ser problemáticas cuando:

  • Hay una historia de aborto en el primer trimestre o amenaza de aborto.
  • Hay antecedentes de parto prematuro o pre término.
  • Hay un sangrado vaginal que no tiene explicación
  • Hay una enfermedad de transmisión sexual (ella o él) que no se ha tratado. Aún cuando la mujer no padezca una (ETS), no debe de arriesgarse al contagio de su pareja, porque tal vez no pueda recibir un tratamiento seguro, sabiendo que muchos antibióticos no se pueden usar durante el embarazo.
  • El cuello del útero es incompetente (una condición en la cual el cuello del útero está debilitado y se dilata prematuramente aumentando el riesgo de aborto o de parto prematuro).
  • Es un embarazo múltiple (más de un bebé)
  • Hay escurrimiento del líquido amniótico o se han roto las membranas.

Si tienes cualquiera de estos problemas, llama a tu médico y no olvides decirle cualquier síntoma que hayas notado al terminar la relación sexual. Repórtale si tienes contracciones, dolor, sangrado o flujo que continúa después de algún tiempo de haber tenido relaciones sexuales.

Preguntas frecuentes

¿Qué comportamiento sexual no es seguro el sexo?
Existen dos tipos de comportamiento sexual que pueden ser peligrosos durante el embarazo:

  • Si deciden tener sexo oral, es importante que la pareja no sople aire dentro de la vagina ya que esto podría causar un embolismo (un bloqueo de un vaso sanguíneo causado por una burbuja de aire) lo cual puede ser grave para la madre y para el bebé.
  • El sexo anal, además de ser incómodo para la embarazada que puede tener síntomas de hemorroides causadas por el embarazo, puede causar infecciones que se transmiten a través de la vagina.

¿El orgasmo puede causar un aborto?

En el caso de un embarazo normal o de bajo riesgo, la respuesta es NO. Las contracciones que puedes sentir justo después del orgasmo son completamente diferentes de las asociadas a la labor de parto. Algunos médicos sugieren suspender las relaciones sexuales en las últimas semanas del embarazo sólo como precaución ya que el semen contiene una sustancia química que puede estimular las contracciones uterinas.

Referencias

Sensibilidad y comunicación feto materna
Durante, Embarazo, Semanas 1 - 12

Comunicación feto-maternal en el embarazo

Sensibilidad y comunicación feto materna

Introducción

Casi todo el siglo XX transcurrió con el concepto de que los bebés en formación eran insensibles o con un desarrollo rudimentario de los sentidos, incapaces de sentir o recordar el dolor y sin conciencia de sí mismos. Se creía que los fetos no pensaban, no tenían memoria u olvidaban con facilidad -especialmente eventos traumáticos- que poseían un cerebro inmaduro y primitivo y que no era posible ningún proceso de aprendizaje que no fuera una respuesta refleja.

También se tenía la idea que ellos vivían todo el embarazo donde estaban “protegidos” de las influencias del medio ambiente e inclusive del medio interno proporcionado por su madre.

Estudios científicos de diversas áreas, con intensidad inusitada en los últimos 10 años, ha permitido comprender que los fetos en desarrollo sí sienten, sí recuerdan, son capaces de responder a los estímulos, aprender y tener una comunicación exquisita con su madre.

Hoy día es evidente la interacción bioquímica entre madre y feto a través de la placenta considerada un órgano de intercambio complejo y no un simple filtro de oxígeno, nutrientes y desechos. El bebé se instala en el cuerpo de la mamá y lo convierte en el cuerpo de su madre en un pequeño hogar y nada de lo que suceda a su hogar le es ajeno.

El bebé crece rodeado del ambiente energético-emocional y esto forma parte de su historia personal antes del nacimiento. Movimientos, luces y sombras, sonidos, voces, estados internos y contactos a través de las fronteras de la piel, producen miles de constantes intercambios que estimulan al bebé, activan reacciones, movimientos, despertares de ensueños intrauterinos y graban caracteres durante la gestación que luego se harán evidentes durante su ciclo de vida.

Por ello se entiende la importancia de la nutrición adecuada, evitar drogas, alcohol y el cigarrillo y el considerar la contaminación ambiental como una fuente importante de toxinas, pesticidas, radiaciones y hormonas, entre otros, capaces de afectar negativamente al bebé.

Son impactantes los estudios sobre el poder y el impacto de las emociones maternas y paternas sobre los “bebés antes de nacer” y recién nacidos, favorece la comprensión del hecho de que los padres tienen la inmensa capacidad y son los responsables principales de la calidad del medio intrauterino.

El vínculo de apego afectivo emocional entre progenitores e hijo

La naturaleza prepara los lazos que cada ser vivo necesita para vivir. En la conducta y los sentimientos humanos la inclinación de la madre a cuidar y proteger a los hijos ocupa una posición única y privilegiada.

El vínculo de apego afectivo-emocional forma parte del proceso biológico natural.

El conocido como vínculo de apego afectivo y emocional forma parte del proceso biológico natural del embarazo. Más aún, se ha comprobado que la interrupción del embarazo tiene consecuencias en la salud psíquica de la mujer especialmente en la memoria emocional. Ha dicho el psicólogo Wilke que “es muy fácil sacar al hijo del útero de su madre pero muy difícil sacarlo de su pensamiento”. Esa es una experiencia universal de la mujer que sufre una interrupción del embarazo, sea cual sea su cultura o sus convicciones.

El cerebro de la madre cambia durante la gestación

En la mujer embarazada se producen cambios sustanciales en el cerebro. El proceso biológico natural del embarazo reduce el estrés en la mujer al desactivar la hormona cortisol y aumenta la confianza, al liberar oxitocina.

En una situación de estrés, las neuronas cerebrales del hipotálamo generan un factor que induce a liberar cortisol, pero en las embarazadas no es así. Entre el segundo y el cuarto mes, se produce entre 10 y 100 veces más progesterona y se reduce la respuesta emocional y física al estrés. Al tiempo que se almacena la oxitocina en neuronas del cerebro. Esta hormona se libera a partir del quinto mes de embarazo con los movimientos del feto.

La oxitocina es un neurotransmisor relacionado con la confianza. “Esta hormona, – explica la doctora Natalia López Moratalla- tiene receptores en diversas áreas del cerebro y las desarrolla permitiendo una capacidad especial para conocer las necesidades del bebé -lo que le pasa- y la sabiduría natural para ‹‹conseguir› lo que demanda”.

El análisis por neuroimagen de las emociones que la madre siente ante los estímulos de ver fotografías o vídeos del hijo o escuchar su risa y su llanto pone de manifiesto cómo es ese vínculo natural emocional y afectivo que se ha generado en ella por el embarazo. La tecnología actual nos muestra lo que la humanidad ha sabido siempre: que la madre es siempre partidaria de sus hijos y que con el embarazo el cerebro de la mujer cambia, estructural y funcionalmente,al responder a las consignas básicas que recibe del feto y se configura el que se puede llamar cerebro materno.

Esta transformación se suma a otros cambios hormonales del cerebro de la mujer a partir del día 15 cuando, implantado en el útero, el embrión se comunica con los tejidos de la madre. En el cerebro maternal se activan las áreas del sistema de recompensa y se silencian las asociadas a lo negativo.

De esta manera, surge una relación especial entre ella y su hijo. El vínculo se produce tanto a nivel celular como en el apego afectivo, cuyo centro neuronal está en el cerebro. La progenitora y su niño desarrollan así un nexo que tiene una fuerte base biológica desde las primeras semanas de la gestación.

El diálogo madre-hijo en la primera etapa de la vida es real e interpersonal, está hecho con un tipo de “palabras” que se producen a partir de las señales moleculares que traduce el cuerpo. Son reales porque es un diálogo que crea unidad —la más perfecta simbiosis— entre dos seres humanos.

La gestación poneal hijo en relación con el mundo internode su cuerpo y con el mundo exterior quees su hábitat humano, con sus sonidos yolores, son los lazos naturales.

La biología de la comunicación inicial entre madre e hijo

El cuerpo materno es el hábitat natural de la constitución de cada individuo, ahí se construye y ocurre la primera maduración del organismo. Desde la concepción arranca un reconocimiento entre las células germinales que portan el material de la herencia paterna y materna.

Las señales para construir el cuerpo del bebé van apareciendo a medida que avanza el desarrollo. Así, a lo largo del tiempo y el espacio, el bebe en formación y crecimiento ha recibido una información inicial que se amplifica y es continuamente actualizada por el intercambio de señales entre el organismo del bebé consigo mismo y con el cuerpo de su madre.

El diálogo molecular en los cinco primeros días de vida

Desde el inicio, y mientras el embrión recorre las trompas de Falopio en su camino hacia la matriz, envía avisos moleculares (sustancias) de su presencia y la madre “responde” aportando no solo factores nutritivos al embrión recién concebido sino que también orientando su recorrido, animándolo a crecer y seguir viviendo. Se establece el primer diálogo molecular y ambos se preparan a pasar esos 9 meses de vida en simbiosis.

El diálogo molecular natural de la madre con la mitad paterna del hijo:

Por medio de este fenómeno natural, el embrión, que es extraño al organismo de la madre, libera desde los primeros días unas sustancias que desactivan las células maternas que deberían generar las defensas correspondientes.

Es un proceso muy llamativo, el hijo envía señales a la madre y a través de la comunicación entre el embrión y los tejidos del útero materno, tiene lugar una serie de procesos relacionados y precisos para crear una tolerancia inmunológica: la madre reconoce a su hijo como alguien distinto de ella porque una mitad de él es de su padre, pero sin señal de ser un peligro. Por eso son dos vidas en simbiosis, ni el niño es una parte de ella, no un bebe con tejidos inmunológicamente peligrosos a los que tendría que rechazar.

De forma natural el hijo, que lo es de un padre y de una madre, que confía que el cuerpo de su madre es un lugar privilegiado solo para el, dentro del agresivo sistema de defensa inmunológico que provoca reacciones intensas por ejemplo cuando hay una infección contra el agente infeccioso o en un trasplante contra el órgano donado.

La naturaleza prepara los lazos que cada ser vivo necesita para vivir. La gestación pone al bebé en relación con el interior de su cuerpo y con el mundo exterior que es su hábitat humano, con sus sonidos y olores. Son los lazos naturales.

El diálogo con los movimientos cardiacos del bebé.

El primer movimiento dramático, que simboliza la vida en sí misma, es el primer latido del corazón que sucede alrededor de las tres semanas de la concepción. El embrión se instala en la continuidad del “tam-tam” del corazón materno. A partir del primer mes de gestación, el corazón que apenas se está formando incorpora sus “tam-tam-tam” en los ritmos del cuerpo-casa y el sentido del ritmo se afianza. Esta actividad rítmica continúa mientras que las válvulas, cámaras y todas las otras partes y conexiones, están en “construcción”.

La frecuencia cardiaca fetal en diálogo con los estímulos externos

Estudiar las características de la frecuencia cardiaca fetal en el ambiente intrauterino reflejan respuestas del cuerpo del bebé a diferentes cambios bioquímicos y neuroendocrinos.

Taquicardia: Es el aumento en la frecuencia del corazón fetal (más de 160 latidos por minuto se considera anormal). Se presenta en situaciones adversas como

  • Cuando la madre tiene fiebre.
  • Cuando hay situaciones de disminución de la llegada de oxígeno a los tejidos):
    • Hipertensión arterial de la mamá
    • Insuficiencia placentaria (que la placenta no cumple bien con su función de hacer llegar nutrientes y oxigeno al bebe)
    • Tabaquismo (porque disminuye el oxígeno en la sangre)
    • En la posición acostada boca arriba de la mujer con embarazo avanzado provocando la compresión de la arteria aorta y de la vena cava lo que produce falta de oxigenación (porque se disminuye el flujo sanguíneo)
    • Posterior a la anestesia (la respiración está disminuida y por lo tanto la oxigenación)
    • Por el estrés materno agudo y crónico: Se ha encontrado que las emociones maternas son capaces de aumentos en la FCF, por ejemplo, cuando la embarazada observa hechos violentos en la vida real o los medios de comunicación o si ella discute violentamente con su pareja
  • Algunas drogas producen taquicardia materna y fetal.

Pero el aumento de la frecuencia cardiaca fetal también se asocia a situaciones positivas si se produce en relación a los movimientos fetales y es la base de una prueba de bienestar fetal conocida como el monitoreo fetal anteparto

  • El corazón se acelera al bebé al escuchar y reconocer la canción de cuna cantada por su madre cuando se le ha cantado en varias oportunidades previas

Bradicardia: Es la disminución de la frecuencia cardiaca fetal (menos de 120 latidos por minuto se considera patológico).

Se asocia a situaciones negativas:

  • Cuando la hipoxia (o falta de oxígeno en el momento del parto) del bebé es severa,
  • Con el uso de drogas,
  • Hipotensión (disminución severa de la presión arterial) materna
  • Uso de anestésicos o sedantes y
  • Compresión del cordón umbilical, entre otras.

La disminución de la frecuencia cardiaca en embriones de pocas semanas se ha considerado como un signo predictivo de aborto.

Se asocia también a situaciones positivas como por ejemplo en los estados de relajación y bienestar de la madre.

La comunicación a través de los movimientos corporales del bebé

La percepción de los movimientos fetales, proporciona a la madre tranquilidad, ansiedad, afecto, etc. Hace que se intensifique la comunicación entre los padres y el bebé y logra que ese hijo ocupe un lugar tangible en la familia. Difícilmente volverás a sentirte sola.

La madre corresponde a estas señales (comunicación a través del tacto) y sus emociones (que pueden ser positivas o negativas) modifican –por medio de secreciones hormonales- el medio biológico que está constituyendo para su bebé.

El placer de sentir a su bebé reaccionar o de reconocer en sus movimientos un mensaje, crea un sentimiento de bienestar en los papás. El encanto que los padres experimentan es transmitido al bebé cuando le conceden un tiempo a la relación, cuando se dirigen a él a través de gestos suaves o le cantan una melodía.

Cuando ambos padres sienten que el bebé los percibe y les responde, sienten una seguridad que también es transmitida al bebé. La relación los sostiene a los tres. Esos momentos de comunicación en intimidad son muy valiosos para los papás y un verdadero tesoro para el bebé que está creciendo nutrido por esos sentimientos. El hecho de asumir esta nueva vida que se está formando y dirigirse a ella con consideración antes de su llegada al mundo crea un campo, una buena tierra para el desarrollo del vínculo de apego afectivo.

Movimientos fetales: Entre la semana 6 y la 10 del embarazo, el cuerpo del bebé empieza a moverse y adquiere graciosos movimientos de estiramiento y rotación de la cabeza, brazos y piernas.

Los movimientos son espontáneos y tienen ciclos de reposo y actividad. Estos movimientos participan y estimulan su desarrollo cada vez más completo y complejo. Los bebés in útero son capaces de:

  • Patear, dar codazos, abrir y cerrar las manos, extender y flexionar la columna vertebral, sobresaltos, girar el cuerpo, abrir y cerrar los labios, tragar, regurgitar, orinar, fruncir el ceño, sonreír, para nombrar algunos.
  • Los bebés pueden patear cuando se les presiona externamente el abdomen de la madre e inclusive “llevar el ritmo de la música” a la cual se les expone. Cuando la madre se ríe o tose, el bebé se moverá en segundos.

Movimientos oculares: El bebé realiza una serie de movimientos como abrir y cerrar los ojos, parpadear (entre las semanas 26 y 28), movimientos oculares rápidos (interpretados como episodios de sueño fetal a las 23 semanas) y movimientos de localización de la fuente de un estímulo auditivo o visual (un ruido, música o voz y ante una fuente luminosa como una linterna).

Movimientos respiratorios: El feto hace movimientos rítmicos respiratorios “in útero” (como parte del movimiento del líquido amniótico que entra y sale de los pulmones) Son movimientos rítmicos del diafragma y del tórax fetal observables desde la semana 11 de la gestación y capaces de introducir líquido en las vías aéreas en cantidad considerable desde la semana 16.

Su observación se interpreta como un signo de bienestar fetal. Se ha comprobado que tanto el cigarro como el alcohol alteran (disminuyendo) estos movimientos. Igualmente se ha visto que estos movimientos respiratorios no están presentes durante el momento de la labor de parto y que incluso pueden disminuirse notoriamente durante los 3 últimos días anteriores al parto.

Los cambios en el ánimo de la madre influyen en el bebé: Si estás con el ánimo decaído, sientes susto, pena, y esto es constante, el bebé lo presentirá. Y es que cuando esto ocurre, el cuerpo produce catecolaminas, una sustancia que activa los mecanismos de alerta produciendo un cambio en la frecuencia cardiaca, en tu respiración y en la presión arterial, lo que a su vez es transmitido al pequeño. Mientras que si estás en paz y alegre, liberarás endorfinas y el bebé sentirá tranquilidad, ya que estas hormonas llegan hasta la placenta.

Los fetos reaccionan al dolor con un incremento en los movimientos respiratorios (por ejemplo: cuando se les realiza una punción con una aguja para una transfusión fetal intrauterina) y se reducen luego de una amniocentesis (punción uterina para extraer líquido amniótico), tomándoles varios días para regresar al patrón normal.

Movimientos reflejos: Dentro del útero los bebés desarrollan una amplia gama de reflejos, muchos de ellos son vitales para su supervivencia después del parto.

  • Ellos tienen el reflejo de búsqueda (si se les estimula en la piel lateral cercana a la boca, ellos desviarán la cara en la misma dirección del estímulo y abrirán la boca)
  • Desarrollan y practican frecuentemente el reflejo de succión y es común verlos chupar el dedo con fruición a través de los ultrasonidos obstétricos,
  • Tienen desarrollados el reflejo de Babinsky, Moro, prensión palmar y plantar, entre otros

Ritmo circadiano (a lo largo del día-noche) en el feto

Hay evidencia de que existen ritmos circadianos en estos movimientos y los bebés son más activos durante la noche. Durante las últimas 10 semanas del embarazo, hay un aumento significativo en los movimientos respiratorios entre las 4 am y las 7 am o sea, mientras que la madre duerme. Este aumento ocurre justamente en un momento del día cuando las concentraciones de azúcar en la sangre de la madre son estables o están disminuyendo (la comunicación molecular entre la madre y el hijo continúa durante los nueve meses). Es por esto que se piensa que el aumento de actividad puede ser parte de un ritmo circadiano.

¿Y el vínculo con el padre?

Como ya lo mencionamos, el cerebro de cada persona goza de una enorme plasticidad; todo lo que experimentamos, las emociones, la actividad física, los hábitos intelectuales dejan huella en el cerebro. Es decir ambos padres adquieren modificaciones funcionales en el cerebro que los prepara para la paternidad y sus requerimientos.

Padre y madre responden con más intensidad al llanto que a la risa del hijo, mientras que sucede a la inversa en quienes no tienen experiencia de la paternidad. La influencia de la paternidad en el cerebro facilita el cuidado al reconocer mejor las necesidades que el niño reclama llorando. Podemos decir que lo que se genera por la experiencia de la paternidad es igual en ambos -padre y madre-, lo propio de la madre es lo que le aporta el embarazo”.

Por eso la experiencia de la paternidad (el contacto físico con un bebé, su olor, verle) provoca un vínculo de apego en los padres biológicos, adoptivos y en general en cualquier persona que cuida habitualmente de un bebé.

Intercambio celular rejuvenecedor del cuerpo materno o “microquimerismo”

Investigaciones recientes han puesto de manifiesto un fenómeno conocido como microquimerismo maternal (se define como microquimerismo la persistencia en un individuo –la mamá- de un bajo número de células o DNA de otro individuo –el bebé-). La fuente más frecuente es el embarazo.

Uno de los últimos hallazgos es un fenómeno bastante inesperado hasta hace poco tiempo. Los órganos de la madre contienen células procedentes del bebé pasan a la madre y se guardan en la médula ósea formando parte de la reserva natural de células que todos tenemos. Por ser más jóvenes que las de la madre, tienen gran capacidad para regenerar y rejuvenecer el cuerpo de la mujer. Otras se  dispersan en los órganos de la madre: piel, tiroides, hígado, riñón, glándula adrenal y pulmón. Se denominan progenitores celulares asociadas al embarazo (PACP), por su origen fetal tienen una gran capacidad de autorenovación y colaboran con las células madre adultas en la función regenerativa del cuerpo de la mujer.

Se ha comprobado que se traspasan a partir de la cuarta semana y que luego la mujer las conserva toda la vida. Este descubrimiento puede tener importantes aplicaciones clínicas porque son células diferentes que conviven.

Referencias

Ultrasonido
Durante, Embarazo, Semanas 1 - 12

OTROS TIPOS DE ULTRASONIDOS OBSTÉTRICOS

Existen otros ultrasonidos más especializados que ayudan al ginecólogo en el cuidado de una embarazada cuando le preocupa el bienestar de la madre y del bebé.

NTRODUCCIÓN

Este tipo de estudios puede realizarse en cualquier edad gestacional y típicamente se utiliza para evaluar algún problema clínico específico durante el cuidado prenatal.

ULTRASONIDOS ESPECIALIZADOS

Los más comunes son:

  • Ultrasonido Doppler a color.
  • Ultrasonido en Tercera y Cuarta Dimensión.
  • Ultrasonido 5D Live.

¿QUÉ ES EL ULTRASONIDO DOPPLER A COLOR?

La ecografía Doppler es una prueba no invasiva que calcula el flujo de la sangre en los vasos sanguíneos haciendo rebotar ondas sonoras de alta frecuencia (ecografía) en los glóbulos rojos circulantes.  A esto se le llama “el efecto Doppler”.

  • En la ecografía común, se utilizan ondas sonoras para crear imágenes, pero no se puede mostrar el flujo sanguíneo.

TIPOS DE DOPPLER

Los cuatro tipos de ecografías Doppler son:

  • Doppler en color: utiliza una computadora para cambiar las ondas en diferentes colores que muestran la velocidad y dirección de la sangre.
  • Doppler Espectral: Muestra la información del flujo sanguíneo en gráficos. Sirve para saber el grado de bloqueo de un vaso sanguíneo.
  • Doppler Duplex: en este caso capta el espectro de las ondas de flujo y visualiza la imagen de la estructura anatómica que analiza.
  • Doppler de onda continua: Permite una medición más precisa de la sangre circulante.

¿CUÁNDO SE RECOMIENDA EL DOPPLER EN EL EMBARAZO?

 Los médicos lo solicitan cuando se detectan complicaciones o anormalidades en el ultrasonido común del embarazo. Algunas otras anomalías comunes son:

  • Embarazos múltiples. Se considera un embarazo de riesgo que se monitorea regularmente con estudios Doppler.
    • Problemas de la placenta. La placenta suple al feto con nutrientes y oxígeno. La salud de este órgano es escencial para el desarrollo del bebé.
    • El estudio Doppler detecta cualquier irregularidad en el flujo de sangre, si la placenta es previa, etc.
  • Problemas de salud de la madre que pueden tener un efecto profundo en la salud del bebé como la diabetes, hipertensión y tabaquismo.
  • Problemas de salud del feto: Cuando el crecimiento y desarrollo del bebé no es el correcto, se usa el Doppler para analizar y estudiar la causa.
    • Es indispensable para el diagnóstico de defectos cardiacos, de vasos sanguíneos del feto, problemas fetales de hipoxia (falta de oxígeno en los tejidos) y anemia.

INFORMACIÓN QUE OFRECE LA ECOGRAFÍA DOPPLER

La información que ofrece es muy útil e importante, relacionada con el desarrollo del feto en el útero. Así, informa acerca de cómo funciona la placenta en embarazos de alto riesgo y permite la prevención de Preeclampsia. También permite:

  • Una medición del flujo sanguíneo en el corazón del bebé, para evaluar si funciona bien.
  • Analizar las arterias del útero materno y determinar las causas del retraso en el crecimiento intrauterino.
  • Medir el flujo sanguíneo de las arterias umbilicales, para analizar si es correcto y si el feto recibe correctamente los nutrientes y oxígeno.
  • Ver el flujo sanguíneo de las arterias del cerebro fetal, para analizar si su progresión es la correcta.
  • Vigilancia la actividad cardiaca cuando no se detecta.

ECOGRAFÍA 3D: 

 Es la técnica ecográfica que permite recoger información volumétrica del objeto a estudiar, a diferencia de la ecografía 2D, donde sólo podemos ver planos del objeto estudiado.

  • Una ecografía 3Dtoma miles de fotos del bebé para convertirlas en imágenes tridimensionales, casi tan claras como una fotografía de real.
  • Una vez recogido un volumen, se puede ver con mayor facilidad la superficie del feto y estructuras internas como el esqueleto.
  • El volumen ecográfico es como un bloque que permite hacer cortes en diferentes planos para lograr una mejor evaluación del feto.

ECOGRAFÍA 4D: 

La ecografía 4d es un procedimiento de diagnóstico que permite realizar una captura del feto en 3 dimensiones, al igual que en la ecografía 3d, pero mostrando en tiempo real lo que está sucediendo.

Cuándo se visualizan volúmenes de manera secuencial, a una velocidad de aproximadamente 24 volúmenes por segundo, se tiene la sensación de movimiento continuo que experimentamos viendo una película de cine.

  • Este efecto de movimiento continuo de volúmenes es lo que se llama ecografía 4D o ecografía 3D en tiempo real.

 ECOGRAFÍA 5D:

La ecografía 5D es una imagen en tres dimensiones y en tiempo real, como la 4D, sin embargo, tiene más calidad de imagen, más textura y realismo, además de ver prácticamente el color real que tiene la tez de tu bebé.

  • Puede hacerse a partir de la semana 12 de embarazo, aunque es recomendable hacerla entre las semanas 24 y 32.
  • Por supuesto, este tipo de prueba también se utiliza para cerciorarse de que el embarazo transcurre bien.

EL ULTRASONIDO DE MI BEBÉ ESTÁ MAL

Si esto sucede, tu médico seguramente te ofrecerá una cita con especialistas médicos para hablar acerca de los resultados. Estos especialistas pueden incluir los siguientes:

  • Un perinatólogo
  • Un genetista: Un consejero genético puede ayudarte a sopesar todas las posibilidades y responderá a muchas de tus preguntas.
  • Un especialista pediátrico

Es posible que tu médico te pida más pruebas, por ejemplo, una amniocentesis (un estudio de los cromosomas del bebé) o un ecocardiograma fetal (un ultrasonido detallado del corazón del bebé). Estas pruebas tratan de encontrar si hay una razón para lo que se ve en el ultrasonido.

CONCLUSIÓN

El ultrasonido especializado se realiza cuando se sospecha algún problema, por ejemplo, si hay signos de que el bebé no crece bien. La técnica varía dependiendo del problema. Si tienes alguna duda, puedes enviar tu pregunta al Consultorio Virtual donde médicos especialistas te responderán lo más pronto posible.

REFERENCIAS

Violencia y Embarazo
Durante, Embarazo, Semanas 1 - 12

Violencia y Embarazo

Introducción

La violencia domestica puede ocurrirle a cualquiera: mujeres de todas edades, razas, religiones, educación, niveles de ingresos y en cualquier parte del país. Pero es importante tener en cuenta que: NO estás sola y no es tu culpa.

Si eres víctima de violencia doméstica y estás embarazada, tú y tu bebé están en peligro de ser lastimados o asesinados.

El maltrato o abuso puede ser

  • Sexual: Mediante la utilización de sobrenombres vulgares, críticas a tu cuerpo o sexualidad, obligándote a mantener relaciones sexuales en contra de tu voluntad, bajo presión o amenaza, incluyendo la violación.
  • Físico: cuando tu pareja te golpea, te da patadas o la empuja
  • Emocional: cuando tu pareja te grita, te asusta o te insulta
  • Económico: Cuando existe un control o manipulación a causa de amenazas a tu estado económico o necesidades básicas, así como también, la desigualdad en el acceso a los recursos que deben ser compartidos o un puesto de trabajo y de propiedad.

Definir violencia ha sido un problema ya que, generalmente, se considera únicamente la parte física -es decir los golpes en los cuales queda una marca o huella de haber sido maltratada-, sin embargo esa solo es la expresión de los impulsos por medio de los cuales el agresor pudo descargar su ira y, en ocasiones, esta puede ser la última expresión de su agresión, ya que previamente hubo insultos u omisiones que detonaron las agresiones físicas.

En la actualidad es muy común hablar de violencia, los casos y las estadísticas nos muestran números que pueden ser alarmantes pero que parecen ajenos y extraños a nuestra vida cotidiana, es decir, vemos el fenómeno como si fuera algo externo a nosotros y que no nos compete, siendo que estamos inmersos en esta dinámica desde el momento en que nos enteramos que pasa a otros y no ACTUAMOS para cambiar la situación.

Violencia doméstica contra la mujer

Violencia doméstica en el embarazo

Se refiere a la generada por el compañero sentimental o por un miembro de la familia, que se caracteriza por conductas (violencia física) o por lenguaje violento y continuado (violencia psicológica). Poco a poco la violencia –cualquiera que esta sea- está siendo considerada como una de las amenazas más serias a la salud de la mujer.

La violencia psicológica: El maltrato psicológico es uno de los más poderosos y constantes y es tan poco perceptible, que su repercusión es mucho mayor que el maltrato físico. El objetivo es humillar y mostrar una situación de mayor poder y control en el otro, no hay un golpe, solamente actitudes y palabras que hieren profundamente al individuo hasta lastimar su autoestima.

Incluye amenazas de daño, violencia física o sexual y abandono; intimidación; humillación; insultos y críticas constantes; acusaciones; atribución de culpa; hacer caso omiso de la persona, no prestar suficiente atención a las necesidades de la víctima o ridiculizar dichas necesidades; controlar lo que la víctima puede o no puede hacer; negar las necesidades básicas (tales como comida, albergue y atención médica) y privación de la libertad.

Inicia con pequeños disgustos de pareja, en donde cada uno de los eventos traen consigo una carga emocional que puede repercutir no solo en el estado de ánimo de los participantes, sino en la relación misma, la cual se va deteriorando al generar un nivel de tensión cada vez mayor en el día a día.

La edad no es una barrera para evitar la violencia: las niñas, las adolescentes y las mujeres adultas sufren lesiones tanto físicas como psicológicas y, en casos extremos, la muerte. Pero son las mujeres en edad reproductiva quienes afrontan las mayores consecuencias ya que la violencia puede estar asociada con la incapacidad de evitar embarazos no deseados, con el embarazo en sí, con la pérdida del embarazo (aborto espontáneo y parto de un feto muerto), con el aborto y con el trato abusivo de las mujeres que acuden en busca de servicios de aborto.

¿Puede haber abuso durante el embarazo?

El embarazo no es un impedimento para el abusador, en algunos casos la violencia viene desde antes de la gestación y en otros casos puede ser un motivo de maltrato.

Esta situación es un patrón de coacción y control, que incluye la agresión física, sexual, emocional o combina­ción de ellos y amenazas contra una mujer, por su pareja o ex –pareja, antes, durante y hasta un año después del nacimiento de un hijo.

Hasta la fecha no hay ninguna prueba concluyente de que el embarazo en sí puede provocar mayor violencia contra la mujer. Sin embargo, en un análisis de los datos disponibles en 1998, se señalaron ciertas indicaciones de que el predominio del abuso físico y sexual es mayor y más grave entre las mujeres embarazadas que entre otras mujeres. Aun cuando los resultados de las investigaciones no son consistentes, se encontró al embarazo como un factor de riesgo para la violencia y su severidad. Se ha mostrado que la violencia no se detiene con el embarazo.

Abusos durante el embarazo

¿Cuáles son las razones?

Existen diversas razones por las cuales la pareja de una mujer puede recurrir a la violencia, particularmente durante el embarazo:

  • Él no quiere que ella acuda a la consulta médica. El control del embarazo por profesionales médicos exacerba sus celos y posesividad, pues no tolera que “toquen” o “vean” el cuerpo de la mujer al cual considera suyo.
  • Él sospecha que otro hombre es responsable del embarazo.
  • Él considera el embarazo una carga económica, ya sea porque su pareja embarazada trabaja menos en el hogar, o fuera de éste, o porque el nacimiento inminente de un hijo acarreará nuevas demandas económicas en un hogar de pocos recursos.
  • Él se pone celoso al percibir que la mujer embarazada presta menos atención a sus necesidades y sus deseos. Surge el temor al abandono o desapego y esto resulta ser el prólogo de la ira o episodio de violencia.
  • Él tiene dificultad de desarrollar un rol paterno maduro y protector, dado que es habitual que el hombre violento haya sido maltratado o testigo de violencia en su infancia.
  • Él ve que la mujer es más vulnerable o indefensa debido a su condición de embarazo y menos capaz de tomar represalias o defenderse.

Entre las mujeres embarazadas, las más jóvenes son las que presentan más riesgo de sufrir violencia doméstica. En general, el riesgo aumenta si viven solas, si vive en un ambiente hacinado y si tienen bajo nivel socio-económico. La violencia doméstica se asocia también con el consumo de alcohol, tabaco o drogas por ambos miembros de la pareja.

Factores de riesgo

En general, se acepta que hay ciertos factores que pueden predecir este problema, como:

  • Cuando hay antecedentes de violencia familiar y sobre todo cuando ha ocurrido durante el año previo al embarazo.
  • Cuando a la mujer ya la habían maltratado antes del embarazo o durante su adolescencia o infancia.
  • Si la pareja consume alcohol o drogas (principalmente cocaína),
  • Cuando la pareja tiene niveles altos de estrés y la mujer tiene pro­blemas emocionales como baja autoestima, aislamiento, inseguridad y depresión.

Otros investigadores también han señalado los siguientes factores de riesgo:

  • Mujeres jóvenes de bajo nivel edu­cativo y socioeconómico que tienen su primer embarazo.
  • El abandono de la pareja o su ausencia, pueden ser factores asociados, que en general sitúan a la mujer en una condición muy vulnerable ante la sociedad.
  • El problema es más común en lugares donde el con­cepto de hombría lleva implícito el honor del varón, la autoridad sobre la mujer y en ambientes donde se to­lera el castigo físico como medio para resolver disputas personales.
  • El desempleo, la familia numerosa, el hacinamiento habitacional, son otros factores, pero también existen otros en las clases acomodadas: que el embarazo interfiera en algún proyecto de viaje o trabajo; que la mujer no pueda acompañar al hombre en determinadas actividades sociales o deportivas en las cuales necesita su presencia o que actúe como anfitriona; el disgusto o “desprecio estético” por la esbeltez o silueta “perdida”

Consecuencias de la violencia doméstica en el embarazo

Los efectos de la violencia ejercida contra las mujeres son variadas; dependen del momento del embarazo, el tipo de maltrato, la frecuencia y el tiempo de exposición. Es posible hallar repercusiones tanto en su salud física y mental, como en su conducta social y reproductiva.

La violencia producida antes del embarazo, puede llevar a un incremento de embarazos no deseados, mientras que la infligida en las primeras etapas de la gestación tiende a provocar conductas negativas tales como fumar o ingerir alcohol.

Los estudios existentes no ofrecen datos concluyentes sobre el impacto de la violencia doméstica en los resultados del embarazo pero podemos, sin embargo, considerar dos aspectos igualmente importantes: las consecuencias físicas y las psicológicas.

Consecuencias físicas

  • Aumento de peso insuficiente lo que trae como resultado bajo peso al nacer del bebé, desnutrición y anemia.
  • Infecciones vaginales, cervicales o renales
  • Sangrado vaginal (amenaza de aborto)
  • Trauma abdominal que puede causar hemorragia
  • Exacerbación de enfermedades crónicas. La violencia también impide la terapia adecuada para patologías crónicas como la hipertensión o el asma.
  • Complicaciones durante el parto.
  • Retraso en el cuidado prenatal, las mujeres embarazadas no acuden a la consulta médica por pena o miedo.
  • Aborto espontáneo (la violencia contra la mujer puede contribuir tanto directa (por medio de abuso físico y sexual) como indirectamente (por medio de posibles infecciones de transmisión sexual y porque el estrés crónico durante el embarazo o las alteraciones emocionales importantes podrían afectar la regulación del sistema de defensa, hacer que el sistema inmune se active y poner en peligro el embarazo), a la pérdida de un embarazo.
  • Ruptura de membranas provocada por los golpes, infecciones o estrés.
  • Placenta previa
  • Infección uterina
  • Magulladuras del feto, fracturas y hematomas
  • Muerte

No toda la violencia sufrida por las mujeres embarazadas lleva a la pérdida del embarazo. Sin embargo, las investigaciones muestran que el tipo de violencia física habitual sufrida por las mujeres puede cambiar durante el embarazo: en vez de recibir golpes en la cabeza, ellas sufren golpizas dirigidas al abdomen, los genitales o el pecho. Esto explica el hecho de que en algunos estudios se vean tasas más altas de aborto espontáneo entre las mujeres que han sido maltratadas (tanto física como psicológicamente), que entre las que no han sido maltratadas.

Puede que las mujeres que viven en situaciones de violencia extrema también sean más propensas al aborto espontáneo.

Consecuencias psicológicas

La mujer embarazada y agredida por su pareja está en mayor riesgo de:

  • Sufrir estrés, depresión y adicción al tabaco, el alcohol y las drogas. Los efectos de la adicción a las drogas en el feto han sido bien documentados, pero los efectos de la depresión son más difíciles de determinar. Estos pueden incluir la pérdida del interés de la madre en su salud y en la de su hijo, tanto durante el embarazo como después del parto.
  • Las mujeres que sufren malos tratos durante el embarazo tienen más probabilidades de sufrir depresión postparto (alrededor del 50%, según algunos autores). Algunos investigadores afirman que la depresión existe a menudo antes del parto, pero que se descubre después.
  • La madre siente un fuerte rechazo o apatía hacia el bebé, sobre todo cuando es un embarazo no deseado y fruto de la violencia pues ella siente que la pone en situación de debilidad lo que la hace más susceptible al sometimiento. Muchas de ellas sufren cuadros de ansiedad y depresión.
  • Es importante tener en cuenta que, generalmente, el hombre que golpea a su compañera probablemente también golpeará a sus hijos.

Consecuencias para el bebé

Cuando la violencia ocurre durante el embarazo, las consecuencias inmediatas en el bebé pueden ser, entre otras, muerte, traumatismos, problemas respiratorios por falta de desarrollo de los pulmones, deformaciones ortopédicas, anemia, alteración de su sistema circulatorio, hemorragias, ruptura de órganos, falta de oxigenación (hipoxia), traumatismo del cráneo y daño en el cerebro, nacimiento prematuro, bajo peso al nacer, etc.

El rechazo que puede experimentar una madre hacia el producto que trae en su vientre, también se considera una forma de maltrato, ya que el bebé en gestación es sumamente sensible a las reacciones del medio externo y en este caso principalmente de la madre.

Las consecuencias tardías son: falta de apego madre-hijo y dificultades en la lactancia, riesgo elevado de muerte del bebé en el primer año de vida, maltrato infantil y posibilidades limitadas para su desarrollo físico, emocional, afectivo y social.

Las consecuencias psicológicas a largo plazo de la violencia doméstica durante el embarazo pueden tener un efecto perjudicial severo en el desarrollo psicológico del niño, quien probablemente será testigo de violencia doméstica después de su nacimiento.

Cuando el bebé crece en un ambiente destructivo o tóxico, como puede ser en un hogar en el cual la violencia es la forma de relacionarse, es un niño que va a presentar una alta irritabilidad, siendo un niño que llora todo el tiempo, demandante de la madre, intolerante y con falta de apetito, ello genera estrés en ambos padres, que se ven imposibilitados de calmar al niño, creándose un círculo vicioso que genera más violencia, a través de los reclamos, las culpas y la intolerancia por parte de ambos padres.

Diagnóstico

A nivel de la sociedad y la comunidad, las normas sociales que fomentan la tolerancia de la violencia pueden hacer difícil o imposible que la mujer denuncie el abuso físico y sexual durante el embarazo. Por lo tanto, ella se priva de la posibilidad de recibir asistencia médica para lidiar con el problema y sus posibles efectos en el resultado del embarazo.

La violencia contra la mujer embarazada requiere una evaluación y la intervención con el mayor grado de calidad y calidez por el médico que debe ser capaz de identificar sus efectos adversos en la madre y su bebé. Estas estrategias deben ofrecerse en cualquier ámbito social: urbano, suburbano y rural.

El médico tiene, en cada visita prenatal, una oportunidad para identificar si durante un embarazo está ocurriendo algún acto de violencia que potencialmente pueda dañar el curso normal del embarazo. Siempre se debe tener presente esta posibilidad cuando se han detectado factores riesgo o evidencias de agresión.

Violencia doméstica durante el embarazo

Sin embargo, esto es difícil para el médico ya que no es común que las mujeres hablen con libertad sobre este hecho; por el contrario, es frecuente que traten de encubrirlo, que no se atrevan a buscar ayuda o que desconozcan la forma de hacerlo. Para ellas es increíble que sea el padre del bebé quien lleva a cabo la violencia.

Cuando se acude a la consulta prenatal, aunque sea trimestralmente, se aumentan las probabilidades de descubrir el problema. El médico puede hacer preguntas de respuesta abierta -¿Cómo se ha hecho eso?- o de respuesta cerrada -¿Le han agredido?-, pues parece ser que es la forma más efectiva.

¿Qué pasa cuando la embarazada dice “sí”?

El médico probablemente hará una revisión más completa para comprobar que el bebé está bien. Si la embarazada es Rh negativo y se sospecha que haya ocurrido ruptura de la placenta por las agresiones, le administrarán inmunoglobulina Rh0. Es probable que tome fotografías para adjuntarlas a la historia clínica.

Si el médico sospecha de la seguridad física de la madre, puede llamar a una trabajadora social para que ayuden a la embarazada –teniendo en cuenta su opinión- a solucionar este problema con diferentes acciones: gestión de asuntos legales, proponerle un cambio de domicilio durante el embarazo, etc. Si una mujer ha sido víctima de violencia, puede que desee abandonar a su pareja y es normal que necesite ayuda psicológica para afrontar este cambio.

En caso de que decida permanecer en su situación actual, es importante que se le haga ver y entender que uno de los aspectos más frustrantes, es que la situación raramente va a cambiar para mejorar.

¿Qué puedo hacer ante una relación abusiva?

Primero y principal no sientas que estás sola, son muchas las mujeres que pasan por lo mismo que tú. Para evitar o prevenirte ante otros ataques puedes:

  • Organizarte y prepararte contando con números de teléfonos de amigos, familiares o autoridades policiales para que te ayuden en esos momentos.
  • Piensa en la seguridad de tus hijos y si tienes con quien dejarlos, llévalos a ese sitio.
  • Ten dinero escondido por si lo necesitaras en una emergencia.
  • Piensa algunos lugares alternativos en los que puedes ir a vivir si lo necesitaras.

Asistencia en México.

El Distrito Federal promulgó en 1996 la Ley de Asistencia y Prevención de la Violencia Intrafamiliar, mientras que también se modificaron el código civil y el penal a favor de esa ley. La violencia familiar debe ser denunciada lo antes posible en:

  • El ministerio publico de tu delegación
  • El juzgado penal de turno

Algunos de los organismos públicos que proporcionan orientación psicológica o legal son:

  • El Instituto Nacional de las Mujeres, comunícate al número 01 800 911 25 11, donde te proporcionarán un servicio nacional, gratuito y confidencial. Funciona todos los días, las 24 horas.
  • El gobierno del Distrito Federal tiene una Unidad de Atención y Prevención de la Violencia Familiar (UAPVIF) en cada delegación. Para informes de ubicación llama a Locatel: 56 58 11 11
  • Coordinación del Programa sobre Asuntos de la Mujer, el Niño y la Familia, de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, teléfono en el Distrito Federal 56 81 81 25, o a las delegaciones estatales de derechos humanos.
  • Origen A.C. http://www.origenac.org/linea.html Asesoría psicológica, legal y médica. Gratuita y Confidencial. Línea pro ayuda a la mujer: 01800 015 16 17

Referencias