Riesgo de parto Pre-Término
Durante, Embarazo, Semanas 25 - 40

Riesgo de parto Pre-Término

Definición

Lo normal de un embarazo es que dure 40 semanas hasta el parto, en consecuencia, cuando el parto se produce entre la semana 37 y 42, se habla de un bebé “nacido a término”.

bebepre

Cuando el parto se produce antes de las 37 semanas de embarazo y después de las 23 semanas o 161 días calculados desde el primer día de la última menstruación, es cuando se puede hablar de nacimiento prematuro o bebés nacidos antes de término.

Mientras más corto es el período del embarazo, más alto es el riesgo de las complicaciones. Los bebés que nacen en forma prematura tienen un alto riesgo de muerte en sus primeros años de vida. Existe también un alto riesgo de desarrollar serios problemas de salud como: parálisis cerebral, enfermedades crónicas a los pulmones, problemas gastrointestinales, retraso mental, pérdida de la visión y el oído.

 

Clasificación

 

El parto pretérmino o prematuro puede ser:

  • Espontáneo
  • Por rotura de las membranas (de la bolsa de aguas)
  • Inducido por razones obstétricas como por ejemplo: un deterioro del medio intrauterino por infección, retraso del crecimiento intrauterino o peligro significativo de la salud materna en la preeclampsia y cáncer.

Basado en la edad gestacional, o sea, en las semanas que llevas de embarazo, el bebé se considera:

  • Prematuro extremo cuando el bebé nace antes de la semana 28 (5%)
  • Prematuro severo cuando nace entre la semana 32 y 33
  • Prematuro moderado si nace entre la semana 34 y la 36.

Con bajo peso al nacer

La clasificación basada en el peso, reconoce también el grupo de los que son de muy bajo peso al nacer, que nacen con menos de 1500 g. y aquellos que pesan menos de 1000 g.

 

Casi todos los recién nacidos en estos dos últimos grupos han nacido prematuramente. Pero también se incluyen los que nacen a término y que son pequeños para la edad gestacional. Estos últimos bebés pueden tener pesos inferiores al rango normal por otros motivos que el parto prematuro, como es el caso del consumo del tabaco y alcohol durante el embarazo

¿Qué tan peligroso es un parto prematuro para el bebé?

Es posible que hayas leído en los diarios sobre bebés que nacen mucho tiempo antes de término y que gozan de buena salud, pero es importante que sepas que son casos excepcionales. Los bebés que nacen antes de término tienen un riesgo muy alto de sufrir problemas cerebrales y otros problemas neurológicos, respiratorios y digestivos, e incluso de morir en el primer mes de vida.

Lamentablemente, también corren el riesgo de sufrir un retraso en su desarrollo y tener problemas de aprendizaje en la escuela, lo que demuestra que los efectos del nacimiento prematuro pueden ser devastadores durante toda la vida del niño. Cuanto más tiempo antes de término nazca el bebé, más problemas es probable que tenga.

Causa

 

A pesar que existen varios factores conocidos que llevan al nacimiento prematuro, en casi la mitad de todos los nacimientos de este tipo se desconoce su causa.

El parto es un proceso complejo que involucra muchos factores. Se han identificado cuatro diferentes vías que pueden resultar en el nacimiento prematuro y tienen considerable evidencia:

  • Activación precoz del sistema hormonal del feto.
  • Sobre distensión uterina (por ejemplo en el caso de embarazo múltiple).
  • Hemorragia intrauterina.
  • Inflamación o infección.

La activación de una o más de estas vías puede haber ocurrido gradualmente a lo largo de semanas, incluso meses.

En la práctica, los investigadores han identificado también una serie de factores (se les llama “factores de riesgo”) que se asocian con un nacimiento pretérmino, sin embargo, una asociación no establece que esa sea la causa.

 

Factores de riesgo

 

Existen muchos factores de riesgo para un parto prematuro. Algunos de ellos son reversibles, es decir, se pueden cambiar, pero otros son permanentes. La identificación de estos factores idealmente antes del embarazo o al inicio de la gestación, podría llevar a intervenciones que podrían ayudar a prevenir esta complicación.

Sin embargo, sabemos que este objetivo es difícil de lograr por distintas razones:

 

  •  El parto prematuro puede ocurrirle a cualquier mujer. Aunque una mujer haga todo “bien” durante el embarazo, puede, de todas formas, tener un bebé prematuro.
  •  La causalidad de los factores de riesgo es difícil de probar.
  •  En realidad, solamente la mitad (aproximadamente) de las mujeres que tienen un parto prematuro pertenece a un grupo de riesgo conocido.

Se ha comprobado que las mujeres que tienen el riesgo más alto de tener un parto prematuro son aquellas que están dentro de los siguientes grupos:

Factores demográficos:

  • edad materna (menor de 18 años o mayor de 35 años),
  • estado civil (solteras),
  • bajo nivel socioeconómico y bajo nivel cultural (aunque son independientes uno del otro),

o    Se considera que las condiciones estresantes, el trabajo pesado y largas horas laborales y de pie, tienen una probable asociación con la prematuridad.

 

Antecedentes obstétricos:

  • Historial médico familiar de nacimiento prematuro. Eso significa que alguien de tu familia tuvo un bebé prematuro.
  • Tú misma ya has tenido un parto o bebé prematuro.  El riesgo de recurrencia de un parto pretérmino en mujeres con antecedentes de prematuridad, oscila entre 17% y 40 %.
  • Con más de tres abortos  espontáneos.
  • El intervalo entre embarazos hace una diferencia ya que las mujeres con un período de 6 meses o menor entre un embarazo y el siguiente tienen un aumento del doble en partos prematuros.
  • Fumar cigarrillos durante el embarazo. El hábito de fumar juega un papel mucho más significativo en el retardo del crecimiento intrauterino que en el parto pretérmino. Sin embargo, las mujeres fumadoras tienen 20 a 30 % más probabilidad de tener un parto de pretérmino.
  • Tomar alcohol.
  • Sufren maltrato físico, sexual o emocional.
  • Consumen drogas ilícitas durante el embarazo.
  • Anemia.
  • Obesidad: no conlleva directamente a un nacimiento pretérmino, pero se asocia con la diabetes y la hipertensión arterial que son factores de riesgo por sí mismos.
  • Sufren maltrato físico, sexual o emocional.

Factores del embarazo actual:

  • Aumento de peso escaso  (especialmente aquellas que empiezan el embarazo con un peso normal o bajo peso) o aumento excesivo.
    · La adecuada nutrición materna es importante, pues las mujeres con un bajo índice de masa corporal tienen un mayor riesgo de prematuridad. Además, las mujeres con un estado nutricional deficiente también pueden estar deficientes en vitaminas y minerales.
  • Sangrado vaginal: Si bien las hemorragias en el tercer trimestre pueden ser una señal de placenta previa o desprendimiento placentario – las cuales se producen frecuentemente de manera prematura – incluso el sangrado en meses iniciales no causado por estos dos trastornos se vincula a una mayor probabilidad de parto prematuro.
  • Están embarazada de mellizos o más bebés
    · El embarazo múltiple constituye uno de los riesgos más altos de prematurez. Casi el 50 % de los embarazos dobles y prácticamente todos los embarazos múltiples con más de dos productos, terminan antes de completar las 37 semanas , siendo su duración promedio, más corta cuanto mayor es el número de productos que crecen in útero en forma simultánea (36 semanas para los gemelares, 33 para los triples y 31 para los cuádruples).
  • Estar embarazada de un bebé que tenga ciertos defectos al nacimiento como defectos cardiacos congénitos o espina bífida
  • Infecciones: Las mujeres que tienen una infección en el tracto vaginal o las vías urinarias NO tratada durante el embarazo. Ciertas enfermedades de transmisión sexual.
  • Cambios en el líquido amniótico:Las mujeres con cantidades anormales de líquido amniótico, como el “polihidramnios” (exceso) o el “oligohidramnios” (menos de lo normal), también están en situación de riesgo.
  • Problemas crónicos de salud en la madre, como presión arterial alta, diabetes y trastornos de la coagulación, asma, enfermedades del corazón o tiroides.
      • Las condiciones de salud materna aumenta el riesgo de prematuridad y, a menudo, el parto debe ser inducido por razones médicas.
  • Presentan fiebre elevada por alguna causa
  • Se hicieron alguna cirugía abdominal durante el embarazo

Hay una serie de trastornos anatómicos en ciertas mujeres que evitan que el bebé llegue a término.

  • Algunas mujeres tienen un cuello uterino débil o demasiado corto (el más fuerte pronóstico de un parto prematuro); a este problema se le denomina “insuficiencia cervicouterina”.
  • Cuando la forma del útero no es normal.
  • Mal funcionamiento de la placenta.

Estos son los factores en los que más se presentan, pero recordemos que muchas mujeres que no presentan ninguno de estos factores de riesgo, también  pueden tener partos prematuros.

¿Cómo se puede confirmar si estoy en riesgo?

En cada cita prenatal, tu médico te pedira una serie de exámenes de laboratorio de rutina cuyos resultados, sumados a la información que tú das acerca de tu historial médico y tu estilo de vida, lo mantendrán al tanto de tu salud y la del bebé durante el embarazo.

¿Y qué pueden revelar tu historia médica, los factores de tu estilo de vida y los análisis de laboratorio que te realizan?

  • Que todo está bien: si los resultados muestran que tu embarazo progresa normalmente, puedes estar tranquila hasta tu próxima cita.
  • Existen síntomas que hacen necesario un monitoreo más cercano y otras pruebas de laboratorio: por ejemplo, si tienes la presión arterial elevada, esto puede no ser un problema por sí mismo, pero tu médico necesitará asegurarse de que NO está asociado a preeclampsia que puede incrementar tu riesgo de parto prematuro.
  • Tienes definitivamente riesgo de parto prematuro: Algunos resultados de los estudios de laboratorio mostrarán a tu médico inmediatamente que estás en riesgo por problemas relacionados con tu salud en general, con tu abdomen o con tu bebé. Esto lo obligará a llevar un monitoreo muy cercano durante el resto del embarazo.

¿Cuáles son los estudios de laboratorio e imagen complementarios que me tendrían que hacer?

El médico puede solicitarte algunos estudios que le ayudarían a detectar los problemas potenciales que se están presentando y decidir un plan de cuidados y tratamiento para el resto del embarazo. Estos podrían ser:

  • Análisis de sangre y orina
  • Muestras vaginales
  • Ultrasonidos

Estos estudios pueden revelar si tienes alguna infección, diabetes o alguna enfermedad crónica, por ejemplo, algún problema renal. En algunos casos, esto puede ser causa de un parto prematuro.

Los ultrasonidos pueden revelar una serie de factores que se han asociado a parto prematuro: Entre estos se incluye:

  • El tamaño del cuello uterino.
  • El tamaño de tu abdomen (útero).
  • El tamaño y posición del bebé.
  • La cantidad de líquido amniótico.

Si los resultados revelan cualquier problema potencial, el médico tomará acción tan pronto como sea posible.

¿Cuáles son los síntomas de un parto prematuro?

Algunas de las señales del parto prematuro son:

  • Cuatro o más contracciones en una hora que se presenten antes de la semana 37 del embarazo.
  • Salida de líquido por la vagina lo que puede sugerir que se ha roto la bolsa de líquido amniótico.
  • Cambio en el color del flujo vaginal, o sangrado de la vagina
  • La sensación de que el bebé está empujando hacia abajo. A esto se le llama presión pélvica.
  • Dolor débil en la parte baja de la espalda o del abdomen
  • Cólicos como si tuvieras la regla o el período
  • Dolor de abdomen con o sin diarrea

Puedes ayudar a prevenir el parto prematuro tomando conciencia de tus síntomas y siguiendo algunas instrucciones sencillas. Llama a tu médico o ve al hospital de inmediato si crees que estás por tener un parto prematuro.

Si los síntomas empeoran o no desaparecen después de una hora, llama nuevamente a tu médico o ve directamente al hospital. Si los síntomas desaparecen, reposa el resto del día. Si los síntomas se detienen pero regresan, llama a tu médico nuevamente o vete al hospital.

No es necesario que tengas todos estos síntomas para tener un parto prematuro. No dejes que nadie te diga que estos síntomas son “malestares normales del embarazo”. Actúa y llama a tu médico aunque sólo tengas uno de ellos.

¿Cómo puedo reducir el riesgo de un parto prematuro?

Es muy importante que todas las mujeres embarazadas conozcan:

  • Cuáles son los factores de riesgo,
  • Cuáles son los síntomas de parto prematuro y
  • Qué hacer si sospechan que pueden estar teniendo un parto prematuro.

No existen garantías, pero hay mucho de lo que puedes hacer para lograr que tu embarazo llegue a término:

  • Asiste a tus visitas médicas prenatales mensuales. Tu médico estará pendiente de los cambios en tu salud y en la de tu bebé. No te olvides de comentarle cualquier síntoma que te preocupe por simple que parezca.
  • Nútrete sanamente. Durante el embarazo necesitas más ácido fólico, calcio, hierro, proteínas y otros nutrientes esenciales. Iniciar la ingesta del ácido fólico antes del embarazo es lo ideal.
  • Atención médica de las enfermedades crónicas. Las enfermedades como diabetes y presión arterial elevada incrementan el riesgo de tener un parto pretérmino. Acude a tu médico para que todo esté bajo control.
  • Sigue las recomendaciones de tu médico acerca de la actividad que puedes desarrollar. Si tienes algún o algunos síntomas de parto pretérmino, tu médico te va a pedir que disminuyas tu actividad y que permanezcas menos tiempo de pie.
  • Evita consumir substancias peligrosas. Si fumas, suspende ahora, el consumo de cigarrillos puede provocar un parto pretérmino y el mismo riesgo se corre con el alcohol y las drogas. Debes considerar también los medicamentos de venta libre, siempre pregunta a tu médico antes de tomar cualquier cosa.
  • Pregúntale a tu médico acerca de la actividad sexual. Tener relaciones sexuales durante el embarazo no es un problema en un embarazo normal, pero puede no ser recomendable cuando hay complicaciones como el sangrado vaginal o problemas con tu cuello (cuello incompetente) o con la placenta, o si hay contracciones
  • Limita el estrés. Ponte límites razonables y respétalos. Date tiempo para descansar diariamente y pide ayuda cuando la necesites.
  • Cuida tu dentadura. Cepíllate y limpia tu boca cuidadosamente todos los días y visita a tu dentista para una limpieza general. Los problemas de las encías están relacionados con partos pretérmino.

Evaluación del cuello del útero: Por otro lado, la evaluación del cuello uterino que se realiza mediante la ecografía en las consultas prenatales, es un método alternativo para la predicción de parto prematuro. Este estudio se realiza entre la semana 18 y la 23 del embarazo y se puede medir la longitud del cuello uterino y estudiar su morfología. Normalmente la longitud del cuello oscila entre 4 y 5 cm.

Pero en aquellas embarazadas con riesgo de parto prematuro la medida es menor, es decir que tendrán el cuello acortado. Con este método de medición el médico ginecólogo puede detectar a casi todas las que tienen algún riesgo y esto le permite que, rápidamente, tome las medidas necesarias para  prevenir el parto prematuro.

Tratamiento cuando se sospecha el riesgo de parto prematuro

Si tu médico sospecha que tienes un riesgo elevado de tener un parto prematuro, te pedirá que acortes el tiempo entre cada cita y que te mantengas en contacto. Incluso es posible que te pida que acudas a una cita con algún especialista.

El tipo de cuidados dependerá principalmente de la razón por la que consideran que tu riesgo es elevado y, en lo posible, se buscará retrasar el parto para que tu bebé permanezca el mayor tiempo posible en tu panza.

Tratamiento cuando se ha iniciado la labor de parto

Cuando las condiciones lo permiten, tu médico tratará de detener la labor de parto para que el embarazo pueda continuar y llegue a término incrementando así las posibilidades del bebé de sobrevivir y nacer sano.

Sin embargo, si el trabajo de parto se ha iniciado, no existen métodos fiables para detener o prevenir el trabajo de parto prematuro en todos los casos.

Todas las acciones médicas consideradas tienen los siguientes objetivos:

  • Inhibir o reducir la fuerza y la frecuencia de las contracciones, retrasando el momento del parto, y
  • Preparar al bebé para este nacimiento adelantado.

Retrasar lo más posible el parto es la primera opción. Esto dará al bebé el mayor tiempo posible para su desarrollo dentro del útero. Tu médico puede recomendarte:

  • Si tienes señales de parto prematuro (o incluso si considera que estás en riesgo de parto prematuro), tal vez tu médico desee hacerte la prueba fFN. fFN significa fibronectina fetal.
    · La fibronectina fetal es una proteína que produce tu cuerpo para mantener al bebé dentro del útero. Cuando tu cuerpo ya está listo para el parto, esta sustancia se diluye y se “escurre” fuera del útero a través de la vagina.
    · La prueba fFN es como un Papanicolaou. Detecta cuánta cantidad de proteína fFN hay en la vagina. Si la prueba indica que no tienes fFN, lo más probable es que el bebé no nazca por al menos en otras 2 semanas.
  • Reposo absoluto en cama. Una posición horizontal reduce la presión en el cuello del útero lo que puede ayudar a que se mantenga cerrado por más tiempo. Además, al evitar movimientos innecesarios también se evita la irritación del útero que puede provocar contracciones.
  • Una buena nutrición y, especialmente, una buena hidratación, son importantes ya que la deshidratación puede ser la causa de contracciones uterinas.
  • Algún medicamento para detener las contracciones aunque estos parece que no tienen un efecto duradero y para ayudar a evitar problemas de salud para su bebé. Estos incluyen:
  1. Corticosteroides. Estos medicamentos aceleran el desarrollo pulmonar de su bebé. También reducen en gran medida el riesgo de problemas de salud en su bebé, como síndrome disneico y hemorragia intraventricular.
  2. Tocolíticos. Estos medicamentos pueden postergar el parto, a menudo durante sólo unos días. Esa demora puede darle tiempo de hacerse tratamiento con corticosteroides y disponer de tener a su bebé en un hospital con una unidad de cuidados intensivos neonatales (NICU, por sus siglas en inglés). Esa unidad es un área del hospital que atiende a los recién nacidos enfermos.
  3. Sulfato de magnesio. Este medicamento puede ayudar a reducir el riesgo de la parálisis cerebral en los bebés prematuros.
  4. Antibióticos para prevenir las infecciones en el bebé

El parto prematuro a veces puede impedirse con esta combinación de medicamentos y reposo, sin embargo, la mayoría de los esfuerzos son aquellos orientados a prevenir complicaciones para el bebé.

Estos medicamentos sólo funcionan si la mujer recibe atención médica rápidamente, por lo que es esencial saber identificar los síntomas.

¿Qué debo hacer si tengo síntomas de parto prematuro?

Llama a tu médico o vete al hospital de inmediato si crees que va a tener un parto prematuro. Tu médico puede indicarte que:

  • Vayas a su consultorio o al hospital para un chequeo
  • Dejes lo que estuvieras haciendo y descanses recostada sobre el lado izquierdo durante una hora

Si los síntomas empeoran o no desaparecen después de una hora, llama a tu médico nuevamente o vete al hospital. Cuando llames a tu médico, asegúrate de decirle a la persona que te atiende que crees que estás teniendo un parto prematuro.

Si no te hacen la prueba fFN, la única manera en que tu médico puede saber si estás por tener un parto prematuro es haciéndote un examen interno del cuello uterino. Si el cuello se está dilatando, es posible que esté comenzando el parto prematuro.

Tú y tu médico forman un equipo y trabajan juntos para que tengas un embarazo sano y un bebé sano. Todo equipo funciona mejor cuando todos sus miembros participan, por lo que estar bien informada sobre el parto prematuro puede ser esencial para ayudarte a prevenirlo.

Habla con tu médico sobre esto y asegúrate de asistir a todas tus citas de cuidados prenatales. El parto prematuro es una de las complicaciones del embarazo que los médicos están luchando por erradicar. Tu participación en esta lucha es tan importante como la de ellos.

¿Qué atención se le da a un bebé prematuro?

Después de nacer, los recién nacidos prematuros son llevados a una Unidad Neonatológica de Cuidados Intensivos. Allí el neonatólogo lo pone en una incubadora, una cuna cerrada en plástico con ambiente controlado diseñada para mantenerlos tibios ya que al nacimiento están expuesto a factores ambientales externos, y procesos fisiológicos propios que ponen en riesgo la estabilidad de la temperatura del bebé.

Su manejo debe de ser mínimo para evitar perdida de energía y limitar su exposición a gérmenes. En algunos casos se usa una atmósfera enriquecida de oxígeno, aunque se trata de evitar ya que puede causar efectos secundarios dañinos como la retinopatía por concentraciones altas de oxígeno. Los bebés prematuros pueden ser dados de alta del hospital cuando ya no necesitan los cuidados intensivos constantes que el hospital provee.

Después de que el bebé sale del hospital, los padres van ajuste ansioso a una acomodación exhausta, y luego cuidado confiado, generalmente este proceso ocurre dentro de los primeros tres meses después de la salida del hospital.

Referencias

Problemas para Dormir
Durante, Embarazo, Semanas 25 - 40

Problemas para Dormir en el trercer trimestre del embarazo

A medida que se acerca el final de la “luna de miel” de tu embarazo (como llaman al segundo trimestre), también se van terminando tus noches de plácido sueño. Muchos estudios demuestran que la calidad del sueño durante el tercer trimestre es peor que nunca (aunque tal vez eches de menos esta fase una vez que nazca tu bebé) y  es habitual que comiencen a aparecer los problemas de sueño.

Algunos vienen producidos por cuestiones físicas, como la presión que ejerce el bebé sobre la vejiga, que provoca la necesidad de ir al baño de noche en más de una ocasión, interrumpiendo el ciclo del sueño. Otros son provocados por cuestiones emocionales o psicológicas, ya que las preocupaciones por la llegada del momento del parto o por los cambios que se producirán con el nacimiento del bebé también pueden desvelarnos.

Puedes tener problemas para quedarte dormida, para acomodarte o estás preocupada y sueñas pesadillas o sueños desagradables.

Cambios físicos

Existen varios problemas físicos y mentales que pueden ser la causa de este problema:

Tu panza ha crecido:Tu abdomen está demasiado grande para que puedas acostarte cómodamente. Si acostada sobre el lado izquierdo con almohadas o cojines colocados entre tus rodillas y detrás de tu espalda, no logras conciliar el sueño, entonces cambia la cama por un cómodo sillón reclinable. A medida que tu panza va alcanzando su dimensión máxima, puede que duermas mejor en una posición más incorporada.

  • Dificultad para darse vuelta en la cama que se incrementa con el crecimiento del abdomen: Mientras más vaya creciendo tu bebé, más se te va a dificultar el darte la vuelta en la cama mientras duermes y es natural que te despiertes cada vez. Es probable que con las almohadas te facilites este movimiento.

Calambres en las piernas:Si tienes calambres en los pies o en las piernas, presiona el pie contra la pared o levántate a caminar un poco para aliviar el dolor.

La falta de calcio es una de las causas para los calambres, así que es importante que tomes suficiente calcio en tu dieta (leche y sus derivados). Esto te preparará también para la lactancia.

Dificultad para respirar y sensación de los latidos del corazón: Un corazón que late tan fuerte que hasta lo puedes escuchar o la dificultad para respirar se deben al aumento del volumen de sangre que ocurre durante el embarazo.

Si estás anémica es muy probable que tu corazón tenga que trabajar de más para poder transportar suficiente oxígeno hacia tu cuerpo y al bebé. Pregúntale a tu médico si es necesario que tomes algún suplemento de hierro para corregir este problema.

Ronquidos: Muchas mujeres empiezan a roncar en el tercer trimestre debido a la congestión nasal y el aumento del tamaño de tu útero que presiona el diafragma. Cerca de un 30% roncará por la inflamación de las narices que pueden llegar a bloquear el paso del aire.

El ronquido puede ser causa de aumento en la presión arterial y si es muy severo, puede resultar en “apnea del sueño” (dejas de respirar por momentos) que se caracteriza por un ronquido fuerte y periodos de suspensión de la respiración mientras duermes. Estos dos síntomas son de advertencia, sobre todo si se combinan con sueño durante el día, hinchazón de las piernas y dolor de cabeza.

Aumenta la presión en tu vejiga: Querer orinar frecuentemente es muy común durante el embarazo porque un bebé en crecimiento presiona constantemente la vejiga, probablemente no puedas hacer mucho, pero trata de no tomar mucho líquido cuando ya te vayas a acostar y evita las bebidas con cafeína como el té, el café y la mayoría de las bebidas gaseosas ya que esto estimula el riñón y producirás más orina.

Si te acuestas del lado también te ayudará. Es necesario que observes y le avises a tu médico si tienes dolor o ardor al orinar ya que esto puede ser un signo de infección de vías urinarias.

Un bebé super activo:Ya habías notado antes sus pataditas, pero es en esta etapa cuando los movimientos del feto son mucho más potentes y visibles. Los sentirás de forma mucho más intensa cuando estés tranquila e inactiva; es decir, cuando te encuentres tumbada en la cama. Recuerda, su cabeza ya está abajo.

En algunos casos estos movimientos pueden ser dolorosos para la futura madre, lo que dificultará el descanso, pero debes pensar que constituyen un signo de bienestar fetal.

Dolor de espalda, especialmente dolores en la parte baja: Si tienes dolor en la parte baja de la espalda, trata de dormir con más almohadas colocadas de tal manera que te permitan descansar. Por ejemplo, puedes colocar una bajo tu abdomen, una entre tus piernas, una más firme atrás de tu espalda y una extra bajo tu cabeza.

Sueñas mucho más que lo que estabas acostumbrada y tienes pesadillas que son fáciles de recordar: Los sueños y las pesadillas pueden ser muy inquietantes y, por alguna razón, las mujeres son capaces de recordar más de sus sueños cuando están embarazadas.

  • Te sientes nerviosa con la cercanía del parto:Si tienes miedo del parto y del dolor que vayas a sentir, es muy importante que asistas a algunas clases de preparación para el parto en las que te expliquen perfectamente lo que va a pasar y qué ejercicios puedes hacer para ayudar en forma adecuada durante el parto. Es también la oportunidad de hacer todas las preguntas que quieras y resolver tus dudas.

Estás preocupada por lo que le puede pasar al bebé y te preocupas acerca de si es normal estar preocupada: Habla con tu medico si tienes miedo, la mayoría de las mujeres se preocupan acerca de si tu bebé será normal o si puede pasar algo en ese momento.

Todo esto, es absolutamente normal en cualquier embarazo. El insomnio puede ser frustrante, pero es perfectamente normal durante el embarazo y no daña a tu bebé, simplemente te sentirás cansada.

Y entonces, ¿qué puedo hacer para dormir bien?

1. Practica una buena “higiene para dormir”:

  • Mantén un horario regular para dormir: trata de irte a dormir y levantarte en el mismo horario todos los días.
  • Establece una rutina de relajación para la hora de dormir: 20 o 30 minutos antes puedes darte un baño tibio o leer.
  • Trata de que tu habitación sea lo más cómoda posible: que la temperatura sea agradable para ti, que no haya mucha luz, que no haya ruidos (una música de fondo tranquila y relajada puede enmascarar los ruidos de la calle).
  • Usa tu cama únicamente para dormir, para tener sexo y quizás para leer un poco. No la uses para escribir o para ver la televisión y menos para platicar.
  • Duérmete del lado izquierdo: si no lo estás haciendo ya, trata de acostumbrarte. Esta posición ayuda a que la sangre y los nutrientes vayan hacia el bebé y el útero y a que los riñones eliminen los deshechos y el exceso de agua. Además, dormir del lado izquierdo te ayudará a dormir mejor cuando tu panza haya crecido.
    • Cuando sientas demasiados movimientos del bebe, te levantas y das un paseo para “mecer” al bebé y hacer que se relaje.
  • Ayúdate a encontrar una posición cómoda utilizando cojines o almohadas. La mejor posición de descanso cuando estás embarazada es quedarte del lado y con las rodillas dobladas. Esta posición facilita el trabajo del corazón porque detiene el peso del bebé sobre tus grandes venas que llevan la sangre de regreso al corazón. Ponerte de lado te ayuda además a disminuir las molestias de la parte baja de la espalda.

2. Vigila lo que comes y lo que bebes

  • Vigila lo que comes bebes y en qué momento lo haces: la nicotina, el alcohol y la cafeína no solamente hacen daño a tu bebé sino que además pueden arruinar tu sueño. Evita todas las bebidas con cafeína, sobre todo en la tarde.
  • Bebe menos cantidad de líquidos en la tarde y en la noche: es importante que te mantengas hidratada, pero puedes distribuir tus líquidos de manera que en la mañana tomes más cantidad que en la tarde.
  • Evita las comidas pesadas o muy sazonadas: Haz una cena ligera aunque completa y nutritiva. Procura tomarla un par de horas antes de ir a dormir. Si lo que te mantienen despierta por las noches son las nauseas puedes tomar un tentempié antes de ir a dormir, lo que se conoce como una “recena”, consistente por ejemplo en unas galletitas o en un vaso de leche.
    · El chile y los alimentos muy ácidos (salsa de jitomate) producen agruras (acidez estomacal) e indigestión.

3. Aprende a relajarte

  • Duerme durante el día, has pequeñas siestas de 30 minutos que te ayudarán a recuperar la energía. Cuídate de no hacerlo por la tarde, cerca de la hora de dormir ya que esto podría interrumpir tu sueño nocturno.
  • No hagas ejercicio en la tarde: aunque el ejercicio durante el embarazo es recomendable, es mejor hacerlo temprano en la mañana para darle tiempo a tu cuerpo a que baje la energía y puedas relajarte.
  • Aprende y practica algunas técnicas para relajarte como puede ser la respiración profunda o relajación muscular progresiva.
  • Haz visualizaciones positivas, imaginándote a tu hijo atravesando el canal del parto sin complicaciones y viviendo esta experiencia juntos. Envíale mensajes mentales o hablados de ánimo y de tranquilidad. Verás cómo te quedas más relajada… y cómo todo sale estupendamente.
  • Deja tus pendientes en la puerta de tu habitación: has una lista de las preguntas o dudas que tienes, de las cosas que tienes que hacer, de las preocupaciones que te agobian y termínala una hora antes de irte a la cama y déjala fuera de tu habitación.
    · Si a pesar de eso todavía te despiertas con algún pendiente o problema en la mente, deja una hoja de papel y un lápiz junto a tu cama para que lo puedas escribir de inmediato (de esta manera “lo depositas” y al día siguiente lo solucionas). Sin embargo, lo más conveniente es hacer la lista y…olvidarte hasta el día siguiente.

¿Y si a pesar de hacer todo esto no me puedo dormir?

Primero que nada deja de mirar el reloj, preocuparte porque no puedes dormir solamente empeorará el problema.  Si no te has dormido en 20 o 30 minutos o  si te despiertas a media noche, en vez de quedarte acostada en la cama sin hacer nada, es mucho mejor, y más relajante, levantarte y hacer algo.

Lee un libro, escucha algo de música tranquila, teje, cose, navega el internet, escribe cartas, ve la televisión, date un baño tibio, has algo de quehacer o arréglate las uñas. Después de hacer algo tranquilo y que te guste, es mucho más fácil regresar a tu cama y dormirte.

No te preocupes. El sueño interrumpido durante el embarazo es perfectamente natural y poco a poco establecerás una rutina que sea conveniente para ti y que te permita sentirte descansada al amanecer.

Los medicamentos para dormir casi nunca se utilizan durante el embarazo ya que son peligrosos para un bebé en desarrollo.

Háblalo con tu médico, entre los dos podrán encontrar alguna solución. Recuerda, NO debes tomarte ningún medicamento si tu médico no te lo ha recomendado, las píldoras para dormir no deben usarse durante el embarazo.

Referencias

 

Reposo
Durante, Embarazo, Semanas 25 - 40

Reposo

Se calcula que cerca de un millón de embarazos se consideran, en algún momento,  como de “alto riesgo” o simplemente “de riesgo”. Y aunque existe una gran controversia acerca de los beneficios del reposo, muchos médicos continúan indicando la suspensión de actividades para las embarazadas con complicaciones porque creen, basados en su experiencia, que el reposo es beneficioso para prevenir el parto prematuro.

 

Y exponen las siguientes razones:

  • Quita la presión del cuello del útero.
  • Reduce el esfuerzo de tu corazón y mejora la circulación sanguínea en tus riñones lo cual ayuda a eliminar el exceso de líquido.
  • Mejora la circulación a tu útero llevándole así más oxígeno a tu bebé.
  • Minimiza el nivel de catecolaminas –las hormonas del estrés- que están asociadas a la producción de adrenalina y dopamina que pueden producir contracciones.

¿Cuántos tipos de reposo hay?

Reposo absoluto:El reposo en cama puede ser desde quedarse absolutamente en cama levantándose solamente para ir al baño o simplemente estar en cama con permiso de levantarse de vez en cuando a caminar por la habitación.

En cualquier caso, se puede observar una gran mejoría en el momento de iniciar el reposo ya que el organismo agradece que el cuerpo esté relajado.

Reposo relativo: En otras ocasiones, no es necesario el reposo absoluto, pero sí descanso o limitada movilidad. El reposo relativo significa: no caminar mucho, no levantar peso, no subir demasiadas escaleras y tampoco estar de pie muchas horas.

En algunos casos puede que sólo tengas que reducir tu nivel de actividad y descansar en la cama de vez en cuando.

Generalmente se propone si en el primer trimestre ocurrieron abortos previos, presenta contracciones de poca intensidad o persisten, durante todo el día,  dolor lumbar o pélvico.

¿Qué determina la necesidad de un reposo?

A modo de precaución, muchos médicos indican la suspensión de actividades para las embarazadas con complicaciones. En cualquier caso, el efecto positivo también suele ser de tipo psicológico.

Cualquier complicación durante el embarazo, por ejemplo: náuseas, mareos, vómitos,  pérdidas de sangre y cualquier otro síntoma irregular en el desarrollo del embarazo va a ser motivo suficiente para prestar atención al embarazo y disminuir la rutina.

Algunas mujeres ya lo esperan porque su historia médica las ha preparado y entre ellas podemos considerar (entre otras) a las mayores de 35 años, las que tienen un embarazo múltiple o que tienen historia de aborto debido a incompetencia del cuello uterino o son madres primerizas.

Con todas estas embarazadas, el médico estará monitoreando ciertos parámetros para determinar si es necesario el reposo absoluto o relativo:

  • Cambios del cuello uterino. Actualmente es relativamente fácil que el médico, por medio del ultrasonido vaginal, vean el estado del cuello de tu útero. Si se acorta anticipadamente, es probable que te tengan que realizar un “cerclaje” –una sutura circular alrededor del cuello del útero que ayuda a mantenerlo cerrado- y generalmente va acompañado de reposo en cama o parcial.
  • Preeclampsia. Complicación del embarazo que se conoce también como “hipertensión producida por el embarazo”. Se presenta en un 5 a 10% de los embarazos, principalmente en las madres primerizas. En este caso, el tratamiento seguro, es el parto. Y el reposo absoluto en cama se prescribe para que la madre pueda ser monitorizada constantemente.
  • Parto pretérmino. El médico prescribe reposo absoluto en cama a las embarazadas que inician contracciones antes de la semana 37 del embarazo o muestran cualquier otro signo de que se inicia la labor de parto.
    · El objetivo es retrasar el parto cuando menos 48 horas para que se administren los medicamentos esteroideos y tengan tiempo de actuar para madurar los pulmones del bebé.
    · En algunos casos, la labor de parto se logra detener y la madre termina llegando a un parto a término después de unas semanas en reposo absoluto en cama.
  • Placenta previa. En esta complicación, la placenta se ha colocado en la parte baja del útero bloqueando el cuello uterino y, por lo tanto, la salida del bebé. La placenta previa se diagnostica fácilmente mediante el ultrasonido.
    · Los médicos generalmente recomiendan una reducción en actividades o un reposo en cama leve para disminuir la presión del bebé en la placenta y en el cuello del útero y promover así el crecimiento de una placenta fuerte y saludable.
    · Algunas veces, se corrige por sí misma conforme el útero crece. Si aparece sangrado en el segundo o tercer trimestre, es probable que el médico te recomiende reposo absoluto en cama.

El tipo de reposo puede variar con cada embarazada y puede ir de simples periodos de reposo durante el día hasta reposo absoluto en cama y en el hospital.

 

¿Cuáles son las causas para el reposo?

Hay muchos motivos por los que se puede indicar reposo durante el embarazo pero su única razón de ser es lograr el bienestar de la madre y el bebé para que éste se desarrolle satisfactoriamente.

Otras complicaciones que se pueden presentar y ser causa de que el médico te prescriba reposo pueden ser:

 

  • Sangrado vaginal: en las hemorragias del segundo y tercer trimestre, el tipo de reposo dependerá de la causa que originó los síntomas.
  • Labor de parto prematura.
  • Historia de pérdida del embarazo, muerte en útero o muerte prematura.
  • Pobre desarrollo y crecimiento del bebé
  • Diabetes gestacional
  • Infecciones de vías urinarias que pueden ser causa de parto prematuro.

 

¿Cómo me va a ayudar el reposo?

 

Aún cuando no se han documentado científicamente los beneficios del reposo absoluto, el 20% de las embarazadas pasarán una semana o más en cama. El parto prematuro es la complicación más común por la que el médico puede indicar el reposo; se piensa que al disminuir el estrés de la actividad diaria, el organismo se normaliza y esto puede ayudar a mantener el cuello del útero cerrado y aumentar las posibilidades de un bebé sano.

 

El descanso ayuda a las embarazadas a relajarse y, además, ellas sienten que están “haciendo algo”  para cuidar a sus bebés.

 

¿Qué significa reposo?

 

El reposo no es lo mismo para cada embarazada. La variedad depende de ella misma, de la causa y de su propio médico.

 

En algunos casos simplemente significa que tienes que disminuir tu actividad por un periodo de tiempo. Eres libre de moverte alrededor de la casa siempre cuidando que no cargues NADA ni hagas trabajos pesados de limpieza. Dependiendo de la naturaleza de tu trabajo, incluso quizás hasta te permiten que continúes trabajando.

 

Pero en otros casos, la orden de reposo es más estricta y quizás te pidan que permanezcas sentada o semi-sentada casi todo el día y que únicamente te levantes para ir al baño o bañarte. No te permitirán trabajar ni hacer ninguno de los quehaceres de la casa hasta que nazca el bebé.

 

Si tu médico lo considera necesario y prescribe un reposo total en cama, necesitarás acostarte de lado –incluso cuando comes. La higiene personal se limitará a baños de esponja y a un “cómodo” para ir al baño. Este tipo de reposo puede necesitar hospitalización.

 

Es muy importante que aclares esto con tu médico antes de empezar. Algunas de las preguntas que le puedes hacer son:

  • Tiempo: ¿Por qué necesito reposo en cama? ¿Cuándo voy a empezar? ¿Cuánto tiempo estaré en reposo? ¿Si mejoro me podré levantar?
  • Posición: ¿Me puedosentar? ¿Por cuánto tiempo? ¿Puedo caminar? ¿Puedosubirescalones? ¿Cuándo estoy en la cama, tengo que estar en alguna posición determinada? ¿Qué puedo hacer para prevenir la formación de coágulos?
  • Higiene personal: ¿Está bien que me levante al baño, que me bañe y que me lave la cabeza?
  • Actividad: ¿Puedo comer en la mesa o en el sillón? ¿Puedo doblar la ropa o hacer algún otro quehacer ligero? ¿Cómo qué? ¿Puedo manejar o subirme a mi coche? ¿Puedo hacer estiramientos o algún otro tipo de ejercicio?

 

¿Qué problemas pueden presentarse con el reposo absoluto en cama?

 

Desafortunadamente, las investigaciones realizadas demuestran que el reposo en cama sí tiene riesgos que deben ser tomados en cuenta. Entre estos se incluye:

  • Formación de coágulos
  • Depresión y ansiedad.
  • Estrés familiar.
  • Preocupación financiera principalmente cuando dejaste de trabajar.
  • Bajo peso al nacer para tu bebé.
  • Recuperación más lenta después del parto.
  • Debilidad muscular y de los huesos (ósea).
  • Depresión

 

Los estudios demuestran que mientras más estricto sea el reposo en la cama, peores serán los efectos colaterales y sugieren que las embarazadas –aún las que tienen complicaciones- están mejor si continúan en su rutina normal.

 

Un estudio realizado en el 2004 por el Instituto de Salud de Estados Unidos encontró que las embarazadas que estuvieron en un prolongado reposo absoluto en cama, tenían un mayor riesgo de tener bebés con bajo peso al nacer (ellas comían menos y perdieron peso).

 

Y la recomendación más reciente del Colegio de Obstetricia y Ginecología (ACOG por sus siglas en inglés), cuestiona si el reposo absoluto ayuda realmente a retrasar un parto prematuro. La buena noticia es que muchos de estos efectos colaterales pueden disminuirse cuando llevas la dieta adecuada y te mueves (cuando menos hasta donde te permiten).

 

¿Cuánto tiempo debo de estar en reposo?

 

El tiempo de descanso no tiene patrones específicos, en este trimestre generalmente lo que se espera es que el bebé en desarrollo madure y especialmente que tenga los pulmones bien desarrollados y gane el peso ideal.

 

Algunas mujeres descubrirán que su médico las pondrá en reposo durante un breve periodo de tiempo hasta que se estabilice o solucione la complicación que lo causó, mientras que otras tendrán que estar en cama todo el resto del embarazo.

 

Recomendaciones y estrategias

 

Antes de iniciar el reposo:Habla claro con tu ginecólogo, es importante que entiendas bien los motivos para hacer reposo, que sepas con exactitud lo que puedes hacer y lo que no y que te quedes tranquila con respecto a tu bebé.

 

Es importante que pienses que nadie es irremplazable. Si dejaste tu puesto en la oficina no habrá ningún problema, alguien hará tu trabajo muy bien. Si tienes otros hijos, sin duda entre tu mamá o una amiga y tu marido se las podrán arreglar para lo que tú no puedes hacer en la cama.

 

Busca un colchón ortopédico y almohadas confortables, ya que el progreso en el tamaño del útero implica una posición semi-sentada.

 

Cuando ya hayas iniciado el reposo: Sigue una dieta balanceada, ya que se eliminan menos calorías por la falta de ejercicio y se tiende a engordar más.

  • Debes ingerir mucha fibra, pues el reposo acentúa el estreñimiento.
  • Es importante la dieta para que tu bebé siga engordando.

 

El reposo en la cama hace que tus músculos pierdan el tono y puede ser que hasta te duelan las articulaciones. Estar acostada por tanto tiempo influye también en tu circulación.

  • Cambia de lado constantemente para evitar la presión sobre un solo lado.

Para conservar el tono muscular de brazos y piernas es conveniente, siempre con la aprobación de tu médico, realizar ejercicios ligeros: El ejercicio es importante pero nunca inicies nada sin hablarlo antes con tu médico. Algunos de los que podrías hacer son:

  • Apretar con las manos alternadamente,  una pelota de esponja
  • Presionar  suavemente  tus pies y tus manos contra una pared
  • Mover  tus brazos en círculos lentamente
  • Apretar y relajar los músculos de  piernas y brazos.
  • No utilizar los músculos abdominales. Siempre consulta con tu médico antes de empezar.

 

Cuida tu estado de ánimo

 

Todo lo que uno pensaría que podría hacer en esa situación en general se comienza a mirar con menos optimismo y alegría y la mujer lo único que quiere es salir de dicha situación. Esto es normal que suceda y es por ello que la embarazada a la que se le ha indicado reposo debe estar muy atenta a sus estados de ánimo y esforzarse por no dejarse llevar por la desgana.

 

Aunque permanecer todo el tiempo en cama resulte frustrante, hay que pensar siempre que es por el bienestar del bebé. Es de entender que el hecho de sentirse encerrada por tanto tiempo, suponga una reacción de dejadez e incluso depresión, pero existen varias cosas que tú puedes hacer para hacer del reposo una experiencia más positiva.

 

Mantén una buena comunicación con tu pareja:este es un momento difícil para los dos. Tu pareja tendrá ahora dos trabajos, el suyo mismo y el de cuidar de ti. No olvides darle un abrazo y apreciar todo lo que hace. Trata de estar un tiempo a solas con él y se creativa.

 

Habla con tus hijos:si tienes otros hijos habla con ellos para que entiendan que esta es una situación de emergencia y temporal. Marca con ellos un calendario y ve tachando los días, organiza su transporte al colegio y revisa sus mochilas para estar pendiente de lo que se necesite en la escuela. Trata de tener un rato con cada uno de ellos para hablar de “su día”, ayúdalos con su tarea y juega con ellos.

 

Háblale a tu bebé:Aunque muchas mujeres tienen miedo de estar demasiado involucradas emocionalmente, por miedo a perder al bebé, es muy importante recordar que la mayoría de las mujeres salen adelante y dan a luz bebés sanos. Comunícate y acércate emocionalmente a tu bebé.

 

Establece una rutina:El reposo en cama puede hacerte pensar que las cosas están fuera de control, establece una rutina diaria que te ayude a pensar que todavía no es así.

 

Organizar cosas:Esta es una excelente oportunidad para organizar tus álbumes de fotos, para cambiar tu libreta de direcciones, para actualizar tu recetario o para trabajar en cualquier otro proyecto hayas dejado pendiente por falta de tiempo.

 

Llama a tus amistades:cuando el bebé nazca, estarás muy ocupada y sin tiempo de ver a nadie. Aprovecha ahora para llamarlas y ponerte al día en las noticias.

 

Prepara todo para el bebé:Puedes empezar por elegir el nombre, en dónde y cómo se va a registrar, los seguros de enfermedad que debe tener y cómo vas a cubrir los gastos de su nacimiento, las tarjetas de agradecimiento a las personas que te visiten, organiza la parte económica y prepara todo lo que te vas a tener que llevar al hospital tanto para ti como para el bebé.

 

Permite que te ayude la familia y los amigos:No tengas miedo de pedirles ayuda, ellos saben que tú harías lo mismo por ellos en caso necesario. Puedes facilitar su trabajo si haces una lista de los pendientes que tienes. Tómate tiempo para mostrarles cuánto aprecias su esfuerzo y prepara una tarjeta, escribe una carta o pide que te compren algo especial.

 

Aprovecha y aprende:En este momento puedes leer libros o revistas especializadas en el cuidado de un bebé, en la lactancia, en el desarrollo de un bebé y las vacunas que se le deben dar y cualquier otra cosa que te ayuden a ser una madre experimentada cuando nazca el bebé.

 

Organízate:Estar en cama no quiere decir que no puedas ser productiva ya sea haciendo cosas para tu familia, tu casa o para ti misma. Pon una mesa cerca y ubica allí todo lo que puedas requerir, eso evitará que te levantes sin necesidad.

 

  • Fíjate metas a corto plazo y ve marcando en el calendario cada semana que pasa
  • No pienses en ti misma y lo que te estás perdiendo, concéntrate más bien en lo que estás logrando con tu bebé.

 

Rodéate de gente positiva y recuerda que tu estado de ánimo, cualquiera que sea, se transmite al bebé.

Con el permiso del médico, hay que procurar levantarse a un cierto horario todos los días, ducharse y alistarse. Hay que procurar estar bien y cuidar el aseo personal, ya que sin duda esto influye en el estado de ánimo.

 

Es importante que entiendas que tú no estás enferma y que el reposo que tienes que hacer, vale la pena. Cada día que pase y tu bebé sigue en tu vientre es probablemente un día menos de incubadora para él, ha ganado en madurez y peso y podrá enfrentar mejor la vida, le hace bien, así que ten paciencia.

 

Mantener una actitud positiva y hacer un esfuerzo consciente por no dejarse atormentar por los miedos o incertidumbres que genera la situación de reposo. Ante todo, es importante tener en cuenta que la indicación de reposo no debe tomarse como motivo de alarma para las futuras madres. La buena predisposición, la confianza depositada en el médico y el optimismo son fundamentales para continuar con un embarazo sano, tanto física como psíquicamente.

Referencias

 

 

Cambios en la piel de la embarazada
Durante, Embarazo, Semanas 25 - 40

Cambios en la piel durante el tercer trimestre

Hay diversos cambios que puedes experimentar en la piel en el tercer trimestre que se suman a los que ya has ido experimentando durante los meses anteriores. Algunos desaparecerán poco a poco después del parto pero otros, como las estrías, serán permanentes. Los cambios que a menudo sorprenden a las mujeres embarazadas son los que afectan la piel, el cabello, el vello y las uñas.

Son muchas las causas que pueden provocar cambios en la piel y varían de una mujer a otra. En algunos casos, se asocian a los cambios hormonales que ocurren sólo durante el embarazo, pero también es posible que ciertos problemas hayan estado presentes antes de quedar embarazada y cambian en el transcurso del embarazo.

¿Cuáles son los cambios que puedo tener en la piel?

Oscurecimiento  de la piel en ciertas regiones. En la mayoría de las embarazadas, se presenta un  oscurecimiento de aquellas regiones de la piel que ya son más oscuras que el resto: las pecas, lunares, arolas (el aro pigmentado alrededor de los pezones), pezones, labios vaginales (tejido genital en la parte externa de la vagina) y cara interior de los muslos.

Parte del oscurecimiento se desvanece después del parto, pero es probable que esas zonas permanezcan más oscuras de lo que eran antes del embarazo. Si observas alguna mancha oscura nueva o una que cambia rápidamente (o “lunar”), muéstrasela a tu médico de inmediato.

Estas áreas oscuras se producen debido a un aumento en la melanina del cuerpo. Esta sustancia natural imparte color a la piel y al cabello. Más de un 90 por ciento de las mujeres embarazadas tendrán estas áreas oscuras. Las mujeres con tonos más oscuros de piel las notarán más aún.

Algunas mujeres también notan una línea ligeramente oscura que va desde el ombligo hasta el vello púbico. Esto se llama línea negra. Esta línea siempre está presente pero antes de quedar embarazada tiene el mismo color de la piel que la rodea.

Cloasma  (Paño del embarazo)

Las manchas color café o morenas que aparecen alrededor de los ojos, nariz y mejillas, se denominan cloasma o la “máscara del embarazo”. Hasta un 70 por ciento de las mujeres embarazadas presentarán cloasma. La causa principal es el incremento de producción de melanina (normal en el embarazo), los genes y la luz solar.

En las personas de piel oscura, se ven como manchas más claras. Al cloasma o melasma se lo llama la máscara del embarazo porque las manchas de la cara remedan el aspecto de una máscara. El problema es más frecuente en mujeres morenas. Estas manchas pueden aparecer desde el segundo mes de gestación, e ir acentuándose a medida que ésta avanza.

Recuerda que  hay medidas que pueden ayudar a prevenirlo como evitar la exposición directa al sol, especialmente en las horas de mayor intensidad lumínica, usar un  sombrero de ala ancha, un filtro solar prescrito por el dermatólogo y asegúrate de estar tomando ácido fólico y suficientes alimentos ricos en folatos como granos y vegetales verdes. Los estudios sugieren que la deficiencia de esta vitamina puede incrementar la decoloración de la piel.

Pero no todas las mujeres embarazadas necesariamente padecerán cloasma. Es necesaria una predisposición genética. Una mujer embarazada, genéticamente predispuesta, ante la exposición solar es más probable que se híper pigmente, comparada con una embarazada no predispuesta.

¿Requiere tratamiento o se va solo? Generalmente el cloasma debido al embarazo desaparece poco tiempo después del parto

¿Qué sucede cuando el cloasma persiste? En este caso será necesario recurrir con el dermatólogo para recibir un tratamiento específico.

Estrías en la piel

Las estrías son lesiones atróficas cutáneas producidas por la rotura de la piel y alteraciones de las fibras elásticas (colágeno y elasticidad). Las zonas más vulnerables son los senos, vientre, muslos y los glúteos.

El comienzo de las estrías se caracteriza por la aparición de líneas rojizas muy finas que con el tiempo y si su causa no desaparece, se transforman en gruesas líneas, que pueden tener un tamaño de hasta 1 centímetro de ancho. Luego se tornan blanquecinas y desaparece el vello de la piel sobre ellas.

¿Cuáles son las causas de su aparición? La causa más frecuente de su aparición es la variación brusca en el peso o el tamaño, común en la adolescencia y en los embarazos. En el embarazo a medida que crece el vientre y los senos  aparecen las estrías y ocurren cuando la piel se estira rápidamente para apoyar al feto en desarrollo.

También influye que la piel está adelgazada debido a los elevados niveles hormonales del embarazo  que rompen el balance de proteínas de la piel.

Para el tercer trimestre, casi todas las mujeres embarazadas tendrán estrías en la piel del abdomen, los glúteos, los senos o los muslos.

¿Cómo puedo prevenirlas durante el embarazo? El embarazo es un período que predispone la aparición de estrías en la piel. Son una de las principales preocupaciones de las mujeres porque pueden dejar una señal en la piel difícil de eliminar. Todos los cuidados son pocos en este período, procura que tu aumento de peso sea gradual y dentro de lo programado por tu médico.

Es aconsejable hidratar la piel 3 4 veces al día sobre todo en las áreas donde es más factible que aparezcan las estrías. Puedes comenzar -a partir de saber que estás embarazada- a utilizar cremas corporales específicas anti estrías o bien cremas humectantes. La piel bien hidratada y nutrida, conserva mejor su elasticidad y resiste mejor los estiramientos importantes. De esta forma sencilla el riesgo de aparición de estrías disminuye considerablemente pero no es ninguna garantía. Igualmente puede ayudarte el ejercicio.

  • Evita usar agua caliente durante el baño,  puedes tibiarla un poco, sobre todo si vives en un país muy frío.
  • Usa un jabón con pH neutro, a base de glicerina o vitamina E.
  • Enjabona tu cuerpo una vez al día, si deseas bañarte otra vez por la tarde sólo usa el jabón para refrescar las axilas y los genitales, enjuaga el resto de tu cuerpo con abundante agua fresca.
  • Sécate con una toalla suave, sin restregar, mas bien dándote toquecitos, para que tu cuerpo conserve la humedad.

Receta casera para la prevención de estrías
Aquí te damos una receta casera para que hidrates tu piel:

  • Una cucharada sopera de aceite de oliva
  • Una cucharada sopera de aceite de germen de trigo
  • 3 gotas de aceite esencial de sándalo

Piel grasa durante el embarazo

Puede dar lugar a la aparición de acné, debido a los cambios hormonales. Y aunque es difícil eliminarlos totalmente, estos son algunos consejos que pueden mantener los “granos” a raya:

  • Sigue una dieta equilibrada, no abuses de las grasas, los fritos y los dulces, es bueno para ti y para tu bebé.
  • Hidrátate bien, bebe suficiente agua a diario, es el mejor purificante de la piel.
  • Limpia la cara 2 veces al día con un jabón suave y usa un tónico sin alcohol después.
  • Usa una crema hidratante sin grasa para mantener la piel bien hidratada.
  • Elige productos para el cuidado de la piel y maquillaje que no obstruyan los poros y  que no sean grasos.

Consulta siempre a tu ginecólogo antes de usar cualquier medicamento para el acné de venta en farmacias, ya que pueden contener componentes no recomendables  durante la gestación.

Piel seca durante el embarazo

La piel puede pasar de estar grasa a seca en menos de un mes, debido a que  las hormonas fluctúan de forma natural. Una piel demasiado seca puede manifestarse con picores, descamación o incluso grietas y heridas.

Es fundamental  mantener la piel muy hidratada, preferiblemente aplicar las cremas después del baño o la ducha, cuando la piel todavía este húmeda.

Bebe mucho líquido, preferiblemente agua, las cremas tópicas hidratan la piel desde el exterior, pero el agua ayuda a hidratar tu piel desde el interior.

Elimina las células muertas de la piel con un limpiador suave y que contenga avena o leche de almendras.

Los lavados o baños demasiado frecuentes y con jabón, resecan más la piel, procura realizar duchas rápidas sin gel o con un jabón de pH neutro.

No abuses de los perfumes o colonias.

Humedece el ambiente. También puedes mantener el ambiente de la habitación con humedad, sobre todo en los meses de calor.

Comezón en el abdomen y en el pecho

Debido a que la piel se ha ido estirando durante el embarazo, se produce resequedad y puedes sentir algo de comezón. Es bastante común sentir comezón (picor), en especial en el abdomen y pechos a medida que crecen. Los cambios hormonales que estás experimentando también pueden, en parte, ser responsables.

¿Cómo puedo calmar la comezón? Evita darte duchas o baños calientes ya que pueden secarte la piel y empeorar la comezón. Usa jabón suave, enjuágate bien y sécate suavemente con una toalla. A continuación ponte crema hidratante sin perfume, ya que algunos perfumes pueden producir irritación.

De vez en cuando puedes darte un baño tibio de avena. (Puedes comprar preparados para baños de avena en las farmacias.) Usa ropa de algodón holgada y evita salir en las horas de mucho calor, porque el calor puede agudizar la comezón. La crema te la puedes aplicar varias veces durante el día.

Rozaduras

Al aumentar de peso, tu piel se pone irritada y húmeda, debajo de los senos y entre las piernas, incluso se puede inflamar y podrán formarse ampollas y hasta puedes tener olor. Trata de mantener esas áreas secas, usa talco y mantén tu piel fresca usando ropas de algodón para evitar en lo posible el sudor. Puede generarse una infección de hongos que es necesario curar antes del parto ya que puedes contagiar al bebé.

Palmas rojas o con comezón

El aumento del estrógeno puede causar el enrojecimiento y comezón de las palmas de las manos. También puede afectar las plantas de los pies en algunas mujeres. Al igual que la gran parte de los cambios que ocurren durante el embarazo, el enrojecimiento se desvanece después del parto.

Cambios en el cabello y el vello

Las fluctuaciones hormonales en el embarazo hacen que aumente el crecimiento del cabello o vello. Muchas mujeres embarazadas notan que el cabello se vuelve más grueso.

El efecto que este cambio va a producir en tu propia cabellera dependerá del tipo de cabello que tengas antes del embarazo, ya sea graso, normal o seco. De acuerdo a esto deberás cuidarlo.

  1. Cabellos secos. Notarás que tiene tu pelo mejor que nunca. Las hormonas aumentan la secreción grasa del cuero cabelludo y le dan mucha vitalidad, fuerza y brillo. También notarás una disminución en la cada del mismo. En este caso el aspecto de tu pelo se ver favorecido por el embarazo.
  2. Cabellos normales. En el caso de que tengas cabellos normales, trata de utilizar champús de uso frecuente que mantendrán tu pelo en óptimas condiciones.
  3. Cabellos grasos. Los cabellos grasos requieren de algunos cuidados especiales ya que como deberás lavarlos ms frecuentemente de lo habitual (por el aumento de su grasa), sólo debes usar champús muy suaves y evitar en lo posible el uso de secadores eléctricos.

Tinturas, decoloraciones y permanentes: Con respecto a los tintes, lo ideal es que durante el embarazo se utilicen los que están hechos a base de extractos vegetales como el Henna, que desaparecen al cabo de varios lavados.
Lo que no conviene utilizar son los colorantes que contengan amoniaco ni oxidante.

Actualmente, la mayoría de las tinturas fabricadas, poseen dosis mínimas de amoníaco que han demostrado una absorción prácticamente nula del mismo a través del cuero cabelludo y en consecuencia, no dañan al bebé.

No son aconsejables las decoloraciones y permanentes durante la gestación dado a que pueden provocar reacciones alérgicas en el cuero cabelludo. No hay estudios científicos que demuestren que hay riesgos en la salud del bebé con los químicos utilizados para decoloraciones y permanentes. Por precaución, recomendamos evitar su utilización.

Al cabo de 3 meses de dar a luz, la mayoría de las mujeres notan pérdida de cabello. Esto se debe a que las hormonas regresan a sus niveles normales lo que permite que el cabello regrese a su ciclo normal de crecimiento y caída.

Aunque no hay medicamentos para evitar la caída del cabello, ten en cuenta que esta situación no es permanente. El cabello volverá a crecer completamente al cabo de 3 a 6 meses.

Aparición de vello. A veces, crece vello en áreas donde no existía normalmente, como en la cara, el pecho y los brazos. Este nuevo crecimiento de vello se denomina hirsutismo y se cree que los cambios hormonales del cuerpo son responsables del mismo. El estado del cabello o vello debe normalizarse al cabo de 6 meses de dar a luz.

Si observas una cantidad abundante de vello que crece rápidamente en la cara, el pecho y el abdomen, esto puede ser la señal de un problema. Habla con tu médico si estás preocupada.

Si acaso te molesta, este vello puede eliminarse extrayéndolo con pinzas, cera, o afeitándolo, incluso empleando una técnica de láser de extracción de vello. Todas estas técnicas son seguras para las mujeres embarazadas o las que lactan.

Cambios en las uñas

Las uñas, al igual que el cabello y el vello, pueden cambiar durante el embarazo. Algunas mujeres observan que las uñas les crecen con mayor rapidez. Otras encuentran que las uñas tienden a partirse y quebrarse más fácilmente. Al igual que ocurre con los cambios en el cabello o vello, los cambios que afectan a las uñas se reducen después de dar a luz.

Arañas vasculares

La cantidad mayor de sangre en las venas durante el embarazo puede causar cambios en los vasos sanguíneos. Por consiguiente, pueden aparecer diminutas venas rojas en la piel, denominadas arañas vasculares. Las arañas vasculares son más comunes durante la primera mitad del embarazo.
Casi dos terceras partes de mujeres embarazadas con piel más blanca y aproximadamente una tercera parte de las mujeres embarazadas con piel oscura las tendrán en la cara, el cuello y los brazos. Nuevamente, el enrojecimiento se desvanece después de dar a luz.

  • La vitamina C y no cruzar las piernas, ayudan a que no se acentúen (en las piernas). No duelen ni causan ningún malestar y generalmente se desvanecen después del parto.
  • Para disminuir la posibilidad de que se presenten en la cara, no te expongas a climas extremos: calor, o frío ya que la exposición a ellos puede agravar el problema.

Venas varicosas

El peso y la presión en el útero pueden reducir el flujo de sangre hacia la parte inferior del cuerpo y hacer que las venas en las piernas se hinchen, vuelvan azuladas y duelan. Estas venas se denominan venas varicosas y pueden aparecer cerca de la vagina (varices vulvares) y el recto (por lo general se conocen como hemorroides). En la mayoría de los casos, las venas varicosas no causan problemas.
Es más probable que presentes venas varicosas si alguien en tu familia las ha tenido. Aunque no puedes prevenirlas, hay ciertas medidas que puedes tomar para reducir la hinchazón, aliviar el dolor y evitar que empeoren:

  • Si tienes que estar sentada o de pie por mucho tiempo, asegúrate de moverte de vez en cuando.
  • No te sientes con las piernas cruzadas.
  • Eleva las piernas en el escritorio, sofá, banquillo o una silla, tan a menudo como puedas.
  • Realiza ejercicios regularmente, por ejemplo, caminar, nadar o correr en una bicicleta estacionaria.
  • Usa medias de compresión.

Trastornos de la piel.

Hay ciertos trastornos de la piel que pueden surgir durante el embarazo. Éstos pueden causar molestias que a menudo pueden aliviarse con tratamiento.

Erupciones

Pápulas y placas urticarianas pruriginosas del embarazo. Son  formaciones  de pequeñas protuberancias y ronchas rojas que se presentan por lo general en el tercer trimestre. Estas protuberancias pueden formar parches grandes y causar mucha comezón.

Es más común entre las mujeres que están embarazadas de mellizos o gemelos y aquellas que son primerizas. A menudo comienzan en el abdomen y se propagan a los muslos, glúteos y senos.

Esta erupción es inofensiva tanto para ti como para tu bebé, pero la sensación de comezón puede volverse ¡insoportable!, desaparece por lo general en los días posteriores al parto, aunque algunas veces persiste durante varias semanas. (En raras ocasiones, puede incluso comenzar después del parto.) Por suerte, no es común que se repita en embarazos posteriores. Mientras tanto, tu médico puede recetarte una crema que alivia la picazón.

Prurigo del embarazo (comezón o picazón del embarazo). Con el prurigo del embarazo aparecen diminutas protuberancias que causan picazón y parecen mordeduras de insectos en prácticamente cualquier parte del cuerpo pero es probable que aparezcan primero en las manos, los pies, los brazos y las piernas y por lo general comienza con unas pocas protuberancias que aumentan cada día.

Si bien las erupciones te pueden dar comezón y ser muy fastidiosas, el prurigo del embarazo no es peligroso para el bebé. Esta afección, por lo general, se origina en los comienzos del tercer trimestre y puede durar hasta tres meses después del parto. Casi siempre puede tratarse con medicamentos.

Infórmale a tu médico si te aparece cualquier tipo de sarpullido durante el embarazo. Es aconsejable que tu médico lo examine y te recomiende un tratamiento apropiado o te mande a un dermatólogo.

Papilomas cutáneos. Los papilomas cutáneos son tumores benignos o pedunculares pequeños, suaves y de color de la piel que salen de ésta (como verrugas). Por lo general aparecen en el cuello, senos o axilas. La causa más probable son los cambios hormonales que provocan una hiperactividad en la capa superior de tu piel. Los papilomas cutáneos pueden desaparecer por si solos después del parto, pero si no es así, puedes acudir a un dermatólogo para que te los extraiga.

Colestasis del embarazo

La colestasis es el trastorno más común del hígado que ocurre sólo durante el embarazo. El síntoma principal es picazón aguda en la palma de las manos y la planta de los pies que puede propagarse al tronco del cuerpo.

Los síntomas por lo general comienzan durante el tercer trimestre y a menudo desaparecen al cabo de pocos días de dar a luz. La colestasis puede regresar, sin embargo, en embarazos posteriores.

Si tu médico te diagnostica este trastorno tras realizar análisis de sangre, se les vigilará cuidadosamente a ti y a tu bebé durante el tercer trimestre. Esto se debe a que la colestasis puede aumentar el riesgo de un parto prematuro y otros problemas, como muerte fetal.

Tu médico también puede recomendarte cremas que alivian la picazón y agregar almidón de maíz (maicena) al agua de baño para aliviar este síntoma y las molestias que produce. En algunos casos se trata con medicamentos.

Enfermedades preexistentes

Algunas mujeres con ciertas enfermedades de la piel antes del embarazo notarán que sus trastornos empeoran o mejoran mientras están embarazadas. Por ejemplo, la dermatitis atópica es una enfermedad crónica de la piel que causa llagas en la piel y a menudo empeora durante el embarazo. Sin embargo, la psoriasis, que es otra enfermedad crónica de la piel que causa parches elevados de piel roja, puede mejorar. Si tienes algún tipo de enfermedad en la piel, infórmale a tu médico si observas algún cambio en los síntomas mientras estás embarazada.

Infórmale a tu médico si te aparece cualquier tipo de sarpullido durante el embarazo. Es aconsejable que tu médico lo examine y te recomiende un tratamiento apropiado o te mande a un dermatólogo.

¿Cómo hacerle frente a los cambios?

Consulta siempre con tu médico antes de usar cremas o ungüentos medicados para tratar los problemas de la piel. Algunos son peligrosos para las embarazadas
Otros consejos que ayudan a aliviar las molestias son:

  • Báñate  con un jabón suave.
  • Evita salir en horas de mucho calor, porque aumentaría la comezón
  • Evita usar telas y ropa que te irriten la piel
  • Aplica un humectante a la piel dos veces al día
  • Usa ropa holgada  de algodón
  • No te des baños prolongados ya que esto te deshidratara  y aumentará la molestia de la comezón
  • Té de manzanilla  fresco,  aplícalo con un algodón sobre la cara bien limpia durante 15 minutos, te ayudará a “aclarar” tu piel y actúa como calmante y refrescante

¿Cuándo debo llamar al médico?

La mayoría de los cambios en la piel que aparecen durante el embarazo son inofensivos e indoloros. Debes consultar con tu médico cuando tienes:

  • Comezón aguda.
  • Oscurecimiento de la piel con otros síntomas. Ciertas clases de oscurecimiento de la piel pueden ser un signo de problemas graves.

Llama a tu médico si el cambio del color de la piel viene acompañado de dolor, molestia, enrojecimiento o sangrado, o si nota cambios en el color, forma o tamaño de un lunar.

Referencias

http://www.acog.org/For_Patients/Search_Patient_Education_Pamphlets_-_Spanish/Files/Trastornos_de_la_piel_durante_el_embarazo
http://nacersano.marchofdimes.com/embarazo/cambios-en-la-piel.aspx
http://www.livestrong.com/es/31-semanas-embarazo-info_16159/
http://www.conmishijos.com/embarazo/embarazo-semana-a-semana/cambios-en-la-piel-durante-las-primeras-semanas-de-embarazo.html
http://www.natalben.com/cuidados-embarazo/piel-estrias-celulitis
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/patientinstructions/000611.htm
http://mom.me/parenting/5374-skin-issues-third-trimester-pregnancy/
http://www.babycenter.com.au/a222/skin-changes-during-pregnancy

Pruebas genéticas de detección prenatal
Durante, Embarazo, Semanas 13 - 24

Pruebas genéticas de detección prenatal

Introducción

El embarazo involucra la realización de una serie de estudios de laboratorio que proveen información útil desde el momento en que se inicia la gestación hasta los primeros días de vida del recién nacido.
Algunas de estas pruebas se realizan en momentos específicos de cada trimestre del embarazo, otros se ordenan conforme se van necesitando para detectar y corregir problemas o padecimientos que surgen, otros más, se ofrecen a la embarazada que tiene mayores riesgos por su estilo de vida y, finalmente, hay algunos que se seleccionan basándose en la historia familiar y personal de la mujer y de su pareja.
Su finalidad es detectar y diagnosticar cualquier problema que pueda afectar la salud de la madre o del bebé, identificar y tratar los problemas en el momento en el que surgen e incluso evaluar el riesgo de que tenga un problema en sus cromosomas. El segundo trimestre es un momento importante para la realización de los principales exámenes de detección selectiva, que ayudan determinar las condiciones en que se encuentran tú y tu bebé.

¿Qué son las pruebas genéticas?

Las pruebas genéticas son un tipo específico de exámenes de laboratorio que se realizan en la sangre y otros tejidos (líquido amniótico, vellosidad coriónica, sangre fetal del cordón umbilical o restos abortivos) para ayudar en la detección o diagnóstico de un padecimiento.

Las pruebas genéticas involucran estudiar el DNA o los cromosomas que llevan las instrucciones de las funciones del cuerpo. Estas pruebas pueden revelar cambios o alteraciones en el bebé que pueden ser causa de síndromes o desórdenes hereditarios.

Una parte importante de las pruebas genéticas es, antes de realizarla, hablar siempre con un genetista y discutir con el especialista la importancia o necesidad de hacerla y lo que deberás hacer con los resultados.

¿En qué momento de la vida se hacen las pruebas genéticas?

Los diversos tipos de pruebas genéticas se realizan por diferentes razones y en diferentes momentos de la vida:
•    Pruebas de diagnóstico: si tienes síntomas de una enfermedad que puede ser causada por mutación en tus genes, estas pruebas pueden revelar si tienes el padecimiento sospechado. Por ejemplo la enfermedad de riñones poliquísticos, la sobrecarga de hierro o hemocromatosis y la enfermedad de Charcot-Marie-Tooth.
•    Pruebas presintomáticas y predictivas: Si tienes familiares con algún padecimiento genético se puede realizar una prueba antes de que se presenten los síntomas y demostrar si realmente tienes la misma enfermedad.
•    Pruebas de portadores: Si tú o tu pareja son sanos tienen algún familiar por ejemplo un hijo o un sobrino afectado con un padecimiento genético como por ejemplo la anemia drepanocítica o fibrosis quística, puedes elegir hacerte la prueba antes de tener hijos.
◦    Este tipo de pruebas también es útil cuando perteneces a un grupo étnico por ejemplo judios que tiene un alto riesgo de padecer un determinado padecimiento hereditario. Esta prueba puede determinar si tienes un gen alterado que pondría a tu bebé en riesgo de desarrollar este desorden.
•    Farmacogenéticas: Actulmente se sabe que algunos medicamentos que se usan rutinariamente no se aprovechan igual entre las personas, un estudio genético puede ayudar a saber cual es la mejor dosis de medicamento para ti.
•    Pruebas prenatales: En el transcurso del embarazo, el médico puede sugerirte estudios especiales además de los rutinarios. Unas de estas pruebas son iguales para todas las mujeres, otras, solo las proponen cuando ya se ha detectado algún problema en el bebe.
◦    Los exámenes prenatales llamados “de detección”, sólo revelan la posibilidad de un problema. Los “de diagnóstico”, pueden determinar -con cierto grado de certeza- si un feto tiene un problema específico. Con el fin de hacer la determinación más específica, se puede realizar un examen diagnóstico después de un examen de detección.
◦    La espina bífida y el síndrome de Down son dos de los padecimientos más comunes que se buscan como parte de las pruebas genéticas prenatales.
◦    Algunos de los exámenes rutinarios que se realizan durante el embarazo, también sirven para evaluar la salud de la embarazada.
•    Pruebas genéticas del recién nacido o “tamiz neonatal”: estas son las pruebas genéticas más comunes, de hecho, algunos países requieren, por ley, que se haga en todos los recién nacidos para detectar ciertas anormalidades genéticas que causan padecimientos específicos.
◦    Esta prueba es importante porque si los resultados son positivos, el cuidado y tratamiento puede iniciarse de inmediato (por ejemplo cuando se detecta hipoparatiroidismo o fenilcetonuria).
•    Pruebas de pre implantación: Existen algunas pruebas para determinar un cierto número de padecimientos que puedan estar presentes en una célula que se extrae de un embrión obtenido de la “fertilización in vitro”.
◦    Esto requiere que los óvulos sean extraídos de la mujer y el esperma recolectado del hombre. Los óvulos son fecundados en el laboratorio para crear embriones que son estudiados para detectar anormalidades genéticas.
◦    Después de la prueba, los embriones seleccionados se implantan en el útero con la esperanza de lograr un embarazo. Se reduce así, o se elimina, el riesgo de tener un niño con ciertas enfermedades genéticas.
Aunque las pruebas genéticas pueden revelar una información importante para diagnosticar, tratar o prevenir enfermedades, si tú eres una persona sana, un resultado positivo no significa que vayas a tener un padecimiento. Igualmente, un resultado negativo no garantiza que no tengas un problema.

¿Quiénes se someten a pruebas genéticas durante el embarazo?

Las pruebas genéticas se recomiendan para algunas mujeres, en especial las que tienen embarazos de alto riesgo, que pueden incluir a aquellas que:
•    Tienen riesgo por edad materna, son adolescentes
•    tuvieron un bebé prematuro
•    tuvieron un bebé con un defecto congénito, especialmente problemas cardíacos o genéticos
•    tienen un embarazo múltiple
•    tienen presión arterial elevada, diabetes, lupus, enfermedad cardíaca, problemas renales, cáncer, una enfermedad de transmisión sexual, asma o convulsiones
•    tienen un origen étnico donde los trastornos genéticos son frecuentes (o un compañero de esa procedencia)
•    tienen antecedentes familiares de retraso mental (o un compañero que los tiene)
Si tú o tu pareja tienen antecedentes familiares de problemas genéticos, es recomendable que consulten a un asesor en genética para que los ayude a analizar los antecedentes de problemas en su familia y a determinar el riesgo para sus hijos.

Es importante recordar que los exámenes son una opción para las mujeres, no son obligatorios. No temas preguntar tu médico por qué te pide un examen determinado, cuáles son los riesgos y beneficios, y, por sobre todo, qué revelarán los resultados y qué no.

¿Cuáles son los métodos de exploración genética que se realizan durante el embarazo?

Para comprender mejor estos medios diagnósticos podemos dividirlos en dos grandes grupos:



Técnicas no invasivas

•    Análisis de sangre. Examen de alfafetoproteína (AFP) o examen de marcadores múltiples que incluye la medición de AFP, estradiol, subunidad beta de la gonadotropina corionica y la proteína asociada al embarazo o inhibina A.
•    Ecografía o ultrasonido. La ecografía es el método de exploración imprescindible en el ámbito del diagnóstico prenatal.
•    Estudios combinados. Es el llamado Test Combinado del primer Trimestre que consiste en calcular un índice de riesgo de enfermedad cromosómica (especialmente del Síndrome de Down), empleando la edad de la gestante, la medida del pliegue nucal y los niveles de las sustancias mencionadas anteriormente. Los resultados tienen una tasa de detección cercana a un 90%, con una aceptable tasa de falsos positivos de un 3%.

Técnicas invasivas

•    Amniocentesis. Consiste en la obtención de líquido amniótico que rodea al feto para diagnosticar trastornos cromosómicos, problemas en los genes o enzimas fetales.
•    Biopsia de vellosidades coriónicas. Consiste en la obtención de tejido de la placenta, para el estudio de los cromosomas fetales, o estudios más sofisticados como el ADN o enzimas fetales.
•    Funiculocentesis o muestreo de sangre umbilical. Es la obtención de sangre fetal para detección rápida de trastornos cromosómicos e infecciones fetales.

Análisis de sangre de la madre/prueba triple/prueba cuádruple

Los médicos utilizan esta prueba para detectar problemas en los cromosomas como el síndrome de Down y defectos del tubo neural. La alfafetoproteína (AFP) es una proteína que el feto produce y está presente en cantidades variables en la sangre materna y en el líquido amniótico en diferentes momentos durante el embarazo. Un cierto nivel en la sangre materna es normal, pero los niveles más altos o más bajos pueden indicar que hay un problema.

Esta prueba también evalúa los niveles de dos hormonas del embarazo, el estriol y la gonadotropina coriónica humana (HCG), motivo por el cual suele llamarse “prueba triple” o “marcador triple”. La prueba recibe el nombre de “prueba cuádruple” o “marcador cuádruple” cuando también se mide el nivel de una sustancia adicional, la inhibina A. La mayor cantidad de marcadores aumenta la exactitud del examen de detección e identifica mejor la posibilidad de un problema.

Esta prueba calcula el riesgo individual de una mujer a tener a bebé con problemas combinando los resultados de las pruebas con las siguientes factores:
•    Edad y peso
•    Raza
•    Si tienes diabetes que requiera tratamiento con insulina
•    Si es un embarazo de un bebé o múltiple.
A veces, esta prueba se realiza junto con una ecografía y un análisis de sangre durante el primer trimestre, lo que la hace aún más precisa que sólo los análisis de sangre del segundo trimestre. Es importante tener en cuenta que cada uno de estos exámenes de detección determinan únicamente el riesgo: NO diagnostican una enfermedad. Se recomienda la realización de exámenes adicionales para confirmar un resultado positivo.

¿Cuándo debe realizarse este examen?: Por lo general, los exámenes de sangre se realizan entre las semanas 15 y 20 (lo ideal es entre la 16ª y 18ª). Cuando se agregan los exámenes del primer trimestre, las pruebas iniciales se hacen aproximadamente entre las semanas 11 y 13. Los niveles anormales de AFP pueden indicar lo siguiente:
◦    defectos de tubo neural abierto (ONTD, en inglés), como la espina bífida
◦    Síndrome de Down
◦    otras anomalías cromosómicas
◦    defectos de la pared abdominal del feto
◦    mellizos – más de un feto produce la proteína
◦    error en el cálculo de la fecha probable de parto, ya que los niveles varían durante el embarazo
Si los resultados relativos a la AFP y otros marcadores son anormales, puede ser necesario realizar otros exámenes. Por lo general, se hace una ecografía para confirmar las fechas del embarazo y observar si la médula espinal y otros sistemas del cuerpo del feto presentan algún defecto. Es posible que para efectuar un diagnóstico preciso, se deba realizar una amniocentesis.



¿Cuándo están listos los resultados de la prueba?: Habitualmente en una semana aunque pueden tardar hasta dos según el laboratorio.

Ecografía o ultrasonido

El primer ultrasonido de rutina se realiza, por lo general, a inicios del segundo trimestre

El primer ultrasonido de rutina se realiza, por lo general, a inicios del segundo trimestre y le sirve al médico para:
•    Para confirmar las fechas del embarazo.
•    Para determinar la cantidad de fetos y examinar las estructuras de la placenta.
•    Para examinar la anatomía del feto y determinar si hay alguna anomalía. Le permite al médico especialista detectar algunas imágenes consideradas “marcadores de cromosomopatías”. La más válida y aceptada en los últimos años es la conocida como “translucencia nucal”, estructura visualizable en el dorso del feto entre la semana 11 y 14. Igualmente importante es visualizar el “hueso nasal”, pues su ausencia se ha relacionado con el Síndrome de Down.
•    Como ayuda en exámenes prenatales como la amniocentesis.
•    Para verificar la cantidad de líquido amniótico.
•    Para examinar los patrones de flujo sanguíneo entre la madre y el bebé
•    Para observar la conducta y actividad del feto.
•    Para examinar la placenta.
•    Para medir la longitud del cuello uterino.
•    Para monitorizar el crecimiento del feto.
El segundo examen de ultrasonido generalmente se realiza a finales del segundo trimestre o comienzos del tercero. Especialmente alrededor de la “semana 20”, es la época más adecuada para el diagnóstico de la mayoría de malformaciones de tipo anatómico.

El segundo examen de ultrasonido generalmente se realiza a finales del segundo trimestre

Debe practicarse por personal especialmente calificado, preparado y acreditado para este tipo de ecografías. Igualmente se requieren equipos ecográficos de alta definición, dotados de tecnología como el Doppler Color y la Tridimensión, que permiten descubrir detalles muy precisos de toda la anatomía fetal.

La última tecnología es la ecografía 4D que permite que el médico obtenga una imagen del feto en movimiento en tiempo real

La última tecnología es la ecografía 4D que permite que el médico obtenga una imagen del feto en movimiento en tiempo real. Con las imágenes 4D se muestran imágenes tridimensionales que se actualizan continuamente y que presentan la “acción en vivo”.

La ecografía es una técnica que se está mejorando y refinando constantemente. Como ocurre con cualquier examen, puede ocurrir que los resultados no tengan una exactitud total. No obstante, la ecografía proporciona información valiosa que resulta de ayuda para los padres y al médico en su tarea de proporcionar cuidados durante el embarazo y para el feto.

Ultrasonido Doppler: el ultrasonido Doppler puede ser parte de un examen de ultrasonido obstétrico. El ultrasonido Doppler consiste en una técnica especial de ultrasonido que evalúa la circulación de la sangre a través de los vasos sanguíneos, incluyendo las arterias y venas más importantes del organismo que se encuentran en el abdomen, brazos, piernas y cuello.

Durante un ultrasonido obstétrico, el examinador puede evaluar el flujo sanguíneo en el cordón umbilical o en algunos casos puede evaluar el flujo sanguíneo en el feto o la placenta.

Limitaciones de las imágenes por ultrasonido obstétrico: El ultrasonido obstétrico no puede identificar todas las anormalidades del feto. Por ende, cuando existen sospechas de una posible anormalidad a nivel clínico o de laboratorio, una mujer embarazada puede tener que someterse a pruebas no radiológicas tales como amniocentesis (la evaluación del fluido extraído del saco que rodea al bebé) o a un muestreo de la vellosidad coriónica (evaluación del tejido de la placenta) para determinar la salud del bebé, o puede que sea derivada por su médico de atención primaria a un perinatólogo (obstetra que se especializa en embarazos de alto riesgo).

¿Qué es la amniocentesis?

La amniocentesis es una prueba que se utiliza primordialmente, con el fin de diagnosticar trastornos cromosómicos como el síndrome de Down y defectos del tubo neural abierto, como la espina bífida y anencefalia, trastornos metabólicos hereditarios y otros trastornos genéticos identificados en tu familia. Otros defectos congénitos frecuentes, como los trastornos cardíacos y el paladar y labio hendidos NO se pueden determinar con este examen.

¿En qué momento se debe hacer la amniocentesis?

La amniocentesis se les suele sugerir entre las semanas 15 a 20 de embarazo a las mujeres que corren un riesgo alto de que se produzcan anomalías cromosómicas, por ejemplo mujeres que tendrán más de 35 años en el momento del parto, o aquéllas cuyos exámenes de detección del suero materno hayan resultado anormales, lo que indica la existencia de un mayor riesgo de anomalías cromosómicas o defectos del tubo neural.

¿Cómo se realiza una amniocentesis?

La amniocentesis es un procedimiento que consiste en insertar una aguja larga y delgada a través de la pared del abdomen de la madre y dentro de la bolsa amniótica para extraer una muestra pequeña de líquido amniótico con el fin de examinarla. El líquido amniótico contiene células eliminadas por el feto, que portan información genética. En los embarazos de mellizos u otros fetos múltiples es necesario tomar una muestra de cada bolsa amniótica, para estudiar a cada uno de los bebés.

El líquido se envía a un laboratorio de genética, para analizar el cultivo de las células (las pruebas específicas del líquido dependen de los antecedentes médicos personales y familiares). También se miden las cantidades de alfafetoproteína. 

Según el laboratorio y la técnica utilizada, los resultados suelen estar listos en un plazo de 10 días a dos semanas.

El avance en el área de la Biología Molecular ha hecho posible la detección de alteraciones cromosómicas específicas en las células del líquido amniótico. Esta técnica conocida como Hibridación In Situ Fluorescente (FISH), permite, en el plazo de 24-48 horas, realizar un análisis para los cromosomas implicados más frecuentemente en las alteraciones numéricas en recién nacidos (trisomía del cromosoma 21 o Síndrome de Down. Con esta prueba también se descartan otras anomalías cromosómicas frecuentes como el Síndrome de Turner, Síndrome de Edwards, Síndrome de Patau, etc.).

Los resultados de los exámenes para determinar el desarrollo pulmonar a menudo están disponibles en unas pocas horas.

¿Qué es el muestreo de vellosidad coriónica (su sigla en inglés es CVS)?

El muestreo de vellosidad coriónica (CVS) es un procedimiento diagnóstico que consiste en tomar una muestra de tejido de la placenta. Este tejido tiene el mismo material genético que el feto y se examina para detectar anomalías cromosómicas, algunos padecimientos hereditarios y ciertos defectos al nacimiento. Se les sugiere a las mujeres que corren un mayor riesgo de anomalías cromosómicas del feto o que tienen antecedentes familiares de algún defecto genético que pueda identificarse a partir del tejido de la placenta.

Este examen se suele practicar entre las semanas 10 y 12 de embarazo.

A diferencia de la amniocentesis el CVS no suministra información relativa a defectos del tubo neural como la espina bífida. Por esta razón, las mujeres que se someten a un CVS necesitan también un análisis de sangre de seguimiento, entre las semanas 16 y 18 de embarazo, para determinar si existen defectos del tubo neural.

En el caso de mujeres con mellizos o fetos múltiples suele ser necesario tomar muestras de cada placenta. Sin embargo, dada la complejidad del procedimiento y según la ubicación de las placentas, el CVS no siempre puede hacerse y no siempre tiene éxito en el caso de los embarazos múltiples.

Algunas mujeres pueden no ser candidatas ideales para el CVS o también puede ocurrir que los resultados obtenidos no tengan una exactitud del 100 por ciento; en esos casos, se requiere una amniocentesis de seguimiento.

Si existiera una infección vaginal activa, como herpes o gonorrea, es imposible efectuar el procedimiento.

¿Qué es la Extracción percutánea de muestra de sangre del cordón umbilical (PUBS)?

Este examen permite obtener sangre del feto al introducir una aguja dentro del cordón umbilical. Se practica a partir de la semana 19-20. Es una técnica con indicaciones mucho más selectivas, se utiliza principalmente como complemento de la ecografía y amniocentesis siendo útil para el estudio rápido de cromosomas fetales y para confirmar infecciones o enfermedades graves del feto.

La ventaja de este examen es su rapidez. En algunas situaciones (por ejemplo, cuando el feto muestra signos de sufrimiento) es útil saber si el feto tiene un defecto cromosómico letal. Si se sospecha que el feto está anémico o tiene un trastorno plaquetario (de las plaquetas de la sangre), este examen es la única forma de confirmarlo porque permite tomar una muestra de sangre en lugar de líquido amniótico. Además, mientras la aguja está colocada, es posible realizarle al bebé transfusiones de sangre o de los líquidos que se necesiten.

Este procedimiento conlleva algunos riesgos, como el aborto o la infección; por lo tanto, siempre debes analizar los riesgos y los beneficios con tu médico.  Los resultados habitualmente, están listos en el plazo de 3 días.

Pruebas de diagnóstico preimplantación (PGD)

Esta prueba únicamente se puede hacer en lugares especializados y se considera experimental.

¿Quiénes consideran el PGD?: Las familias con un alto riesgo de tener un bebé con un problema genético o anormalidades cromosómicas y que desean evitar la terminación electiva del embarazo o el nacimiento de un  niño afectado.



¿Elimina el PGD la necesidad de la amniocentesis y otras pruebas prenatales?: Por el momento, la amniocentesis y la prueba de las vellosidades coriónicas todavía se recomienda para afirmar y confirmar el PGD ya que esta tecnología no está garantizada.  Sin embargo, la realización de estas pruebas es una decisión que cada pareja debe tomar por sí misma.

Pruebas de paternidad

El fin de las pruebas de paternidad es probar la paternidad de la persona, determinar el parentesco ascendente en primer grado. La prueba consiste en comparar el ADN (portador y transmisor entre generaciones de información genética) nuclear de ambos, ya que este ADN nuclear se hereda mitad de la madre y mitad del padre.

El ADN puede ser extraído de la mayoría de las células del ser humano, por lo que para efectuar la prueba de paternidad la muestra a analizar puede obtenerse a través de alguno de los siguientes elementos:
•    Sangre.
•    Tejido proveniente de la parte interna de la mejilla.
•    Sangre de cordón umbilical.
•    Semen.
•    Células fetales (cuando el estudio se hace durante el embarazo)
•    Tejido de cadáveres.
•    Cabello.
•    Orina.
Todas las células de una persona poseen exactamente el mismo ADN, por lo que la exactitud y fiabilidad de los resultados es la misma, independientemente del material biológico utilizado.

Se estima que, aproximadamente, un 4% de todos los recién nacidos vivos presentan algún tipo de defecto congénito. Los factores de riesgo más comunes a la hora de tener un hijo con estas características son los antecedentes familiares, haber superado una cierta edad o el hecho de haber tenido con anterioridad un hijo con una anomalía.

Bibliografía

•    http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/007311.htm
•    http://www.radiologyinfo.org/sp/info.cfm?pg=obstetricus
•    http://www.nacersano.org/centro/9259_10873.asp
•    https://www.labcorp.com/genetics/common_question/index.html
•    http://www.institutobernabeu.com/es/3-4-3/pacientes/obstetricia/diagnostico-prenatal/
•    http://www.bcprenatalscreening.ca/page187.htm
•    http://www.mayoclinic.com/health/genetic-testing/MY00370
•    http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/prenataltesting.html
•    http://kidshealth.org/parent/en_espanol/embarazo/prenatal_tests_esp.html#
•    http://labtestsonline.org/understanding/features/genetics?start=2

Tabla de Aumento de Peso y Talla del Bebé en Desarrollo
Durante, Embarazo, Semanas 1 - 12

Tabla de Aumento de Peso y Talla del Bebé en Desarrollo

Introducción

Desde el principio del embarazo, los bebés empiezan a crecer y lo hacen no bajo ninguna regla sino, dependiendo de los genes, de la alimentación de la madre, de las náuseas del primer trimestre, etc. en diferentes maneras. Así que estos números no son más que simples porcentajes y el tamaño y peso de tu bebé puede diferir sustancialmente.

Tabla de Aumento de Peso y Talla del Bebé en Desarrollo

No te preocupes si en el ultrasonido se ve que tu bebé pesa o mide mucho menos o mucho más. Tu médico te dirá si se aprecia alguna diferencia que sea preocupante. Al final del embarazo tu bebé puede terminar pesando menos de 2.5 kg o más de 3.5 kg.

Primer trimestre

El embarazo se mide en trimestres desde el primer día de tu última menstruación haciendo un total de 40 semanas. El primer trimestre termina en la semana 13 o sea cerca de los 3 primeros meses.

El embarazo se mide en trimestres desde el primer día de tu última menstruación haciendo un total de 40 semanas.

Tabla de Peso y Talla promedio del Bebé en Desarrollo

Es importante saber que para aplicar estos datos, es necesario establecer primero la edad gestacional o tiempo de embarazo.

Edad
Gestacional

Talla

Peso

8 semanas 1. 6 centímetros 1 gramo
9 semanas 2. 3 centímetros 2 gramos
10 semanas 3.1 centímetros 4 gramos
11 semanas 4.1 centímetros 7 gramos
12 semanas 5. 4 centímetros 14 gramos
13 semanas 7.4 centímetros 23 gramos
14 semanas 8.7 centímetros 43 gramos
15 semanas 10. 1 centímetros 70 gramos

La medida se toma desde la coronilla hasta las nalgas porque el bebé tiene las piernas dobladas sobre su torso en la primera mitad del embarazo y es muy difícil medirlo de otra manera.

Como puede observarse, el incremento de tamaño del feto se produce prácticamente de manera lineal, es decir, todas las semanas aumenta más o menos en la misma proporción (aunque –como podrás observar en la tabla correspondiente al segundo trimestre- durante los meses 4 y 5 es más pronunciado). Las curvas de crecimiento fetal son útiles para calcular el peso fetal que se espera en las embarazadas en un determinado momento del embarazo.

El aumento del peso del feto es una curva exponencial, lo que quiere decir que durante los primeros meses apenas gana unos gramos y la mayor parte del peso la va a ganar en el último tercio del embarazo.

La importancia del peso

El embarazo es un largo proceso cuya finalidad es la de desarrollar adecuadamente el organismo del futuro bebé para que pueda sobrevivir de manera autónoma desde el momento del parto.

El peso que vaya ganado el feto es de especial importancia por varias razones. En primer lugar, durante el parto y los primeros momentos de vida, se produce una pérdida de calor que será más marcada cuanta menor sea la grasa acumulada. Una pérdida excesiva de calor podría causar una hipotermia al bebé.

En segundo lugar, cuanto mayor sea la masa muscular del bebé más facilidad tendrá para alimentarse del pecho de la madre. De hecho, uno de los grandes problemas de los bebés prematuros es la fuerza de succión tan limitada que tienen, debido al poco peso al nacer.

Por último, todos los bebés pierden peso en los primeros días de vida. Cuanto menor sea su peso en el momento del nacimiento, más acusada será la pérdida.

¿Qué limitaciones tiene esta tabla?

Las principales limitaciones son las siguientes:

  • •La desviación en el peso medio estimado para cualquier etapa del nacimiento puede ser hasta de más de 500 gr.
  • •Es importante saber la edad gestacional para poder usar las tablas de crecimiento.

Bibliografía: http://emedicine.medscape.com/article/262865-overview

Síntomas de Embarazo
Durante, Embarazo, Semanas 1 - 12

Síntomas de Embarazo

Síntomas de embarazo

Son los cambios que experimenta una mujer en los días y semanas posteriores a la concepción.

Información general

Durante el embarazo, el organismo de una mujer sufre muchos cambios, algunos más evidentes que otros. Es importante que las mujeres y las parejas reconozcan los primeros signos y síntomas del embarazo más frecuentes a fin de estar al tanto del embarazo lo más pronto posible.

La observación cuidadosa de los signos y síntomas tempranos del embarazo junto con pruebas de embarazo realizadas en el hogar y por el médico te ayudarán a prepararte lo antes posible para los cambios que experimentarás durante los meses siguientes.

Síntomas comunes

A continuación se presentan los síntomas más comunes del embarazo y sus otras causas posibles. Si tienes cinco o más de estos síntomas, es probable que estés embarazada. Como ya lo mencionamos, algunas mujeres experimentan sólo unos cuantos de estos síntomas, mientras que otras presentan todos ellos.

  • Amenorreao ausencia del período menstrual. Quizás el síntoma temprano y más obvio del embarazo es la falta de la menstruación.

    Algunas mujeres pueden tener un periodo mucho más ligero comparado con los que tienen generalmente. Por lo general son sangrados menores a los habituales de tu menstruación y pueden aparecer por dos o tres meses.

    • Otras causas posibles: No es un signo absoluto porque a veces pueden retrasos en la menstruación por causas febriles, situaciones de emocionales fuertes, viajes largos en los que cambias de clima o de hemisferio, aumento o pérdida de peso, problemas hormonales, tensión, estrés, estar amamantando, suspensión de las píldoras o inyecciones anticonceptivas.
  • Náuseas matutinas (malestar gravídico matutino).

    Náuseas y malestar estomacal que por lo general se experimenta en la mañana, pero algunas veces persiste durante todo el día. Este malestar puede tomarte por sorpresa cuando menos lo esperas y puede iniciarse cuando apenas tienes una semana de embarazo. Muchas mujeres experimentan náuseas en la mañana cuando tienen el estómago vacío o cuando toman café, pero otras tienen náuseas en la tarde y otras tienen asco todo el día.

    Se piensa que este malestar es causado por niveles altos de la hormona del embarazo gonadotropina coriónica (GC) en la sangre, el rápido ensanchamiento de los músculos uterinos, un exceso de ácido en el estómago y una mayor sensibilidad del sentido del olfato. Tiende a desaparecer en el segundo trimestre.  

    • Otras causas posibles son: intoxicación alimentaria, tensión, infección, enfermedad de la vesícula biliar y otras enfermedades.
  • Sensibilidad a ciertos olores. Otro síntoma temprano relacionado al embarazo es una percepción olfativa incrementada. Se agudiza el sentido del olfato (hiperosmia) y eres extremadamente sensible a los olores. Incluso un olor o aroma que antes te gustaba o reconocías, ahora te molesta y lo rechazas (como puede ser el del pasto recién cortado, el de la comida, gasolinera o incluso del jabón del baño). Incluso puedes notar que algunas comidas que antes te gustaban, ahora te causan repulsión. Esto también puede ser un efecto secundario del incremento del estrógeno que está inundando tu cuerpo. En algunas mujeres la “hiperosmia” desaparece después del primer trimestre, o al menos disminuye, sin embargo a otras puede acompañarles hasta el fin de la gestación pero desaparece gradualmente tras el parto. 
    • Otras causas: Una irritación de las vías olfatorias o un estado de hipertiroidismo.
  • Senos sensibles e inflamados. Éste es uno de los síntomas tempranos más obvios del embarazo, los pechos están blandos, hinchados, sensibles, algo doloridos y te molestan especialmente cuando te vas a dormir, cuando haces ejercicio o cuando te vistes y notas la ropa más ajustada. Esto se debe al aumento de las hormonas al comienzo del embarazo. La sensibilidad de los senos comienza, por lo general, pocos días después de la concepción.
    • Otras causas posibles son: píldoras anticonceptivas, el comienzo del período menstrual y “mastopatía fibroquística” (enfermedad de las mamas por la presencia de quistes).
  • Oscurecimiento de las areolas, la piel que rodea a los pezones. Las protuberancias de las areolas (llamadas tubérculos de Montgomery) pueden lucir más prominentes. Estos cambios se presentan gradualmente durante las primeras semanas del embarazo, a medida que los senos se preparan para producir leche.
    • Otras causas posibles son: desequilibrio hormonal, embarazo previo, bronceado, cambios físicos de la pubertad.
  • Antojos de alimentos. Éstos son causados por cambios hormonales en el cuerpo. Los antojos de alimentos se experimentan, por lo general, durante el primer trimestre.
    • Otras causas posibles son: dieta deficiente, estrés y comienzo del período menstrual.
  • Orinas más frecuentemente. Esto es causado por un mayor volumen de líquidos corporales y por la presión del útero en crecimiento. Comienza, por lo general, de seis a ocho semanas después de la concepción y es probable que continúe durante todo el embarazo.
    • Otras causas posibles son: infección de las vías urinarias, diuréticos, tensión, diabetes, ingestión en exceso de líquidos.
  • Fatiga, Una de las muestras más tempranas del embarazo para algunas mujeres puede ser la fatiga y agotamiento. Puedes comenzar a querer llegar a la cama más temprano o quizás te cuesta más trabajo levantarte en la mañana. Es probable que, si trabajas, tengas necesidad de tomarte una siesta o reposo al medio día. Ejercitarte es demasiado esfuerzo y salir de compras te agota. Este síntoma es causado por los altos niveles de la hormona progesterona y por el mayor uso de energía por el cuerpo a medida que el feto se desarrolla. Usualmente la fatiga se presenta durante el primer trimestre.
    • Otras causas posibles son: tensión, estrés, depresión, dieta deficiente, anemia, gripe, falta de ejercicio, dormir poco o no dormir.
  • Sangrado que se presenta en forma de manchas de sangre de color rosado o marrón, algunas veces acompañadas de cólicos abdominales. Lo causa la implantación del óvulo en el revestimiento del endometrio y sucede, por lo general, alrededor de una semana después de la concepción.
    • Otras causas posibles son: comienzo del período menstrual o sangrado al terminar el ciclo de las píldoras anticonceptivas.
  • Mareos y desmayos: Una de las muestras del embarazo que sorprenden más son los mareos y desmayos que pueden presentarse cuando estás bajando las escaleras, cuando te levantas rápidamente o cuando tienes que estar parada por un rato largo. El mareo puede llegar incluso a desmayo. Esto se debe a que el útero al crecer comprime las arterias que irrigan tus piernas y esto puede hacer que se baje tu presión arterial. Estos mareos pueden presentarse también cuando llevas varias horas sin comer y esto hace que se disminuya el nivel de azúcar de tu sangre y esa es la principal fuente de energía de tu bebé en desarrollo.
  • Congestión nasal: La nariz se obstruye una y otra vez al principio del embarazo (en ocasiones esta molestia dura todo el tiempo).
    • Otras causas: reacciones alérgicas.
  • Flujo vaginalPuedes observar un aumento en el flujo vaginal durante el embarazo.  Llama al médico si el flujo:
    • Tiene un olor fétido.
    • Tiene un color verdoso.
    • Te hace sentir picazón.
    • Te provoca dolor o sensibilidad.

Recomendaciones

Estos síntomas iniciales pueden presentarse en su totalidad o ser tan leves que pueden pasar totalmente inadvertidos. Pero aunque tengas algunos o todos estos síntomas, los mismos no confirman un embarazo. A veces el deseo intenso de lograr el embarazo puede generarlos.

 

Para confirmar el embarazo puedes comprar un test en la farmacia o puedes acudir a un centro médico para consultar con un obstetra o partera. Si el test da positivo confirma tu embarazo, si da negativo y sigues sin menstruar, deberás repetirlo en 3 ó 4 días porque existen algunos que requieren mayor cantidad de hormonas de embarazo para dar positivo.

 

A continuación se presentan los diferentes tipos de pruebas:

  • Prueba de embarazo casera. La mayoría de estas pruebas pueden determinar si estas embarazada desde el primer día del período faltante (alrededor de 14 días después de la concepción). Estas pruebas detectan la presencia de la hormona gonadotropina coriónica (hGC) en la orina. Los resultados se obtienen hasta cinco minutos después. Si la prueba indica que estás embarazada, debes consultar al médico tan pronto como sea posible para que te haga un examen médico. Las pruebas de embarazo caseras son muy precisas, pero no infalibles. Si la prueba resulta negativa pero continúas experimentando síntomas de embarazo, consulta con tu médico.
  • Examen de orina. Esta prueba puede determinar si estás embarazada de siete a 10 días después de la concepción. También detecta la presencia de hGC en la orina. Para hacerse esta prueba debes ir al consultorio médico o al laboratorio. En el primer caso, los resultados se obtienen en unos pocos minutos. Si la hacen en un laboratorio, los resultados pueden estar listos para el día siguiente. Su nivel de precisión es de un 100%.
  • Examen de sangre. El examen evalúa la presencia de hGC en la sangre y puede determinar si estás embarazada desde una semana después de la concepción. Para hacerse este examen debes ir al consultorio médico o al laboratorio y los resultados probablemente estarán listos para el día siguiente. Su nivel de precisión es prácticamente de un 100%.

Si cualquiera de estas pruebas resulta positiva, tu médico te examinará el abdomen, útero y cuello uterino. El útero agrandado, así como un ablandamiento del cuello uterino, son indicios bastante seguros de que estás embarazada. La evidencia definitiva es cuando el médico pueda ver el feto por ultrasonido (de cuatro a seis semanas después de la concepción) y pueda oír los latidos cardíacos fetales con un monitor electrónico (alrededor de 10 a 12 semanas después de la concepción).

Preguntas más frecuentes

Me hice una prueba de embarazo y un examen físico y ambos indicaron que no estoy embarazada, pero aún tengo síntomas. ¿Es posible que esté embarazada?

Es posible. Para saberlo, hazte otra prueba (preferiblemente una prueba sanguínea, debido a que es la más precisa). Pídele a tu médico que te haga otro examen físico. Mientras tanto, toma todas las precauciones prenatales, tales como evitar el consumo de alcohol, fumar, etc.
Sin embargo, es posible experimentar síntomas y no estar embarazada. El deseo de estarlo puede hacerte sentir así, o puede haber otras causas biológicas tales como desequilibrios hormonales o diabetes, las cuales deben ser investigadas por tu médico.

Referencias

Sexualidad durante el Primer Trimestre del Embarazo
Durante, Embarazo, Semanas 1 - 12

Sexo en el primer trimestre

Introducción

Si estás empezando tu embarazo, quizás habrás encontrado abundante información acerca del sexo antes del embarazo (para concebir) y del sexo después del parto, pero casi nadie habla del tema del “sexo durante el embarazo”. Puedes estar segura de que durante esta etapa, habrá cambios en tu vida sexual.

La revolución hormonal que sufre el organismo femenino y los cambios que comienza a experimentar el cuerpo de la mujer suelen tener cierta incidencia en su deseo sexual durante el primer trimestre de gestación.

En algunas mujeres, el rápido incremento de las hormonas del embarazo se traduce en un notorio aumento del apetito sexual, en este caso, si no existen razones médicas específicas que lo contraindiquen, no hay inconveniente en satisfacer este deseo. Las relaciones íntimas a veces constituyen un factor clave para reforzar la unión de la pareja en un período generalmente marcado por sentimientos encontrados de ilusión o de dudas y temores.

Pero también se da el caso de que, en otras parejas, la aparición de molestias tan típicas de este período tales como el cansancio, las náuseas y los vómitos que ella puede experimentar, puede disminuir el deseo de cualquiera de los dos.

La sensibilidad del pecho que puede hacer que las caricias de la pareja, sean desagradables (o al contrario, puede aumentar el deseo de tener relaciones sexuales), los nuevos hábitos de vida, como bajar el consumo de alcohol o de tabaco, una alimentación más sana o ejercicios físicos diferentes, pueden influir en en la imagen corporal o la autoestima y afectar el apetito sexual y la habilidad de la mujer para disfrutar de una actividad sexual en esta etapa.

Por otra parte, tanto en las mujeres como en los hombres, existe el temor a que las relaciones sexuales resulten perjudiciales para el curso del reciente embarazo –tienen la duda de “lastimar” al bebé- y, aunque se trate de un miedo injustificado, también puede afectar negativamente en el deseo sexual.

No hay, pues, una regla fija, y mientras que para algunas parejas el hecho de conocer la noticia de que están esperando un hijo constituye un poderoso afrodisíaco, para otras, por el contrario, provoca un transitorio alejamiento en el plano sexual.

¿Son seguras las relaciones sexuales en esta etapa del embarazo?

Si llevas un embarazo “normal”, puedes tener relaciones sexuales en cualquier etapa de este embarazo. Se considera que un embarazo es “normal” cuando es muy baja la probabilidad de que se presenten complicaciones.

A muchos padres les preocupa no saber si las relaciones sexuales durante el embarazo pueden o no dañar al bebé o provocar un aborto; algunos incluso piensan que el bebé “sabe” qué está sucediendo durante el acto sexual. La pareja se preocupa porque piensa que de alguna manera puede molestar o causar dolor a la mujer embarazada.

Las preguntas más frecuentes son:

  • ¿La presión en el vientre lo dañará?
  • ¿Hay algún riesgo de infección?
  • ¿El orgasmo puede ocasionar un aborto o un parto prematuro?
  • ¿Hay posiciones sexuales que son más seguras para el bebé?

Todas estas preocupaciones son muy comunes y pueden afectar el deseo sexual de la pareja, pero no tienen ningún fundamento. A menos de que el médico indique otra cosa el sexo durante el embarazo es seguro tanto para ti como para el bebé.

A la embarazada de alto riesgo el médico le pedirá que evite las relaciones sexuales durante todo el embarazo o durante un tiempo.

 

El deseo sexual en el primer trimestre

El Deseo Sexual en la pareja: Un factor que favorece la sexualidad es la libertad que siente la pareja cuando se ha logrado un embarazo, ahora las relaciones serán espontáneas por el placer de tenerlas y no por la presión de buscar la concepción.

El deseo sexual en la mujer: Varía mes con mes y trimestre con trimestre: Para algunas mujeres el no tener que preocuparse por el anticonceptivo, por la tensión pre menstrual ni por la menstruación y esto sumado al aumento de flujo sanguíneo en la región pélvica, las hace sentirse más excitadas. Pero, como ya lo mencionamos anteriormente, otras no están interesadas en el sexo durante este periodo y a esto contribuye:

  • las variaciones súbitas del estado de ánimo causadas por la elevación súbita de las hormonas del embarazo.
  • la sensibilidad del pecho y la autoconciencia del cambio en su figura puede aumentar el dolor o el placer.
  • Los orgasmos pueden tardarse y a veces son más intensos causando una sensación de tensión en la vagina y el clítoris.

No termina de creer que está embarazada y tiene miedo que en cualquier momento le venga la menstruación. No se siente mal, pero tampoco está bien y es por eso que la sexualidad pasa a un segundo plano. Pero aunque no desee tener relaciones sexuales, sí necesita, y mucho, las caricias y la ternura de su pareja. Porque a través de ellas recibe un mensaje fundamental: “Te quiero y estoy a tu lado”.

El deseo sexual en el hombre: El hombre también puede presentar cambios en su deseo sexual, el cual puede disminuirse o incrementarse.

  • Es posible que se sienta atraído por probar nuevas posiciones, puede encontrar que el crecimiento de los pechos y del cuerpo de su pareja lo atrae más que nunca.
  • O bien, puede sentir mucha ansiedad debido al miedo de hacerle daño al bebé, si el coito resulta molesto y lastima a su pareja, o simplemente está nervioso porque será papá.

 

La importancia de la Comunicación en la pareja

Una buena comunicación en la pareja es vital para llevar una relación sexual satisfactoria para la pareja durante el embarazo. Este momento de cercanía puede hacer que el sexo sea un verdadero placer para ambos. Un momento en el que hay una comunicación emocional y física que a la vez prepara los músculos de la pelvis para el parto. No se trata de qué cantidad de sexo se desee sino la calidad del mismo.

El placer mutuo y llevado de manera paralela es lo que debe de guiar a la pareja; si hay algo que física o emocionalmente no le agrada a la mujer, se lo debe de decir a su pareja y cambiarlo: qué posiciones son agradables o no para ambos, en qué partes del cuerpo quiere la mujer ser acariciada, todos los miedos, dudas, deben de platicarse.

Las variaciones en el deseo sexual no significan que la mujer deba de someterse a tener una relación sexual cuando no la desea. Debe de explicarle a su pareja como se siente y qué pueden hacer para ayudar su sexualidad y su intimidad. Es necesario que exista el diálogo en este período, que la mujer sea capaz de verbalizar lo que siente, por ejemplo “necesito que me demuestres tu amor y tu ternura sin que exista necesariamente relaciones sexuales”, Pero si no existe el diálogo, el hombre evita tocar a su mujer para que no piense que la solicita sexualmente y si le deja toda la iniciativa a ella, es muy posible que se sienta abandonada y poco querida.

Es importante saber:

  • El bebé no se lastima durante la relación sexual. El bebé está protegido por la bolsa de líquido amniótico que lo rodea en el útero y por las paredes del abdomen materno. Un tapón de mucosidad sella el cuello del útero y defiende al bebé de infecciones. El pene NO entra en contacto con el bebé. Sin embargo, si tienen dudas, pregunten a su médico.
      • Por otro lado, durante la relación sexual, el feto recibe algunos beneficios físicos: su latido cardíaco disminuye para aumentar luego de inmediato y sus movimientos se vuelven más lentos para volver a patear animadamente inmediatamente después de haberse producido el orgasmo de la madre.
      • Eso sí, conviene evitar todos los movimientos violentos y no oprimir excesivamente el pecho de la mujer. El vientre todavía permanece plano y no limita las relaciones sexuales.
  • Después de la relación sexual y del orgasmo se pueden presentar cólicos muy ligeros, que se deben a las prostaglandinas (las hormonas que inducen el trabajo de parto) del semen y a las contracciones de los músculos pélvicos durante el orgasmo. Estos cólicos deben ser suaves y desaparecer. Si persisten y son más intensos, debes de avisarle a tu médico
  • Mientras el embarazo siga su curso normal, se puede tener sexo tan frecuente como se desee.
  • Durante el orgasmo el útero se contraerá más de lo usual pero este tipo de contracciones no tiene nada que ver con las contracciones necesarias para el momento del parto.
  • Durante el primer trimestre es posible continuar con las posiciones que estaban bien antes del embarazo. Será ya en el segundo y tercer trimestre cuando tendrán que variarlas.

 

¿En qué casos se debe de evitar el sexo?

Las relaciones sexuales pueden ser problemáticas cuando:

  • Hay una historia de aborto en el primer trimestre o amenaza de aborto.
  • Hay antecedentes de parto prematuro o pre término.
  • Hay un sangrado vaginal que no tiene explicación
  • Hay una enfermedad de transmisión sexual (ella o él) que no se ha tratado. Aún cuando la mujer no padezca una (ETS), no debe de arriesgarse al contagio de su pareja, porque tal vez no pueda recibir un tratamiento seguro, sabiendo que muchos antibióticos no se pueden usar durante el embarazo.
  • El cuello del útero es incompetente (una condición en la cual el cuello del útero está debilitado y se dilata prematuramente aumentando el riesgo de aborto o de parto prematuro).
  • Es un embarazo múltiple (más de un bebé)
  • Hay escurrimiento del líquido amniótico o se han roto las membranas.

Si tienes cualquiera de estos problemas, llama a tu médico y no olvides decirle cualquier síntoma que hayas notado al terminar la relación sexual. Repórtale si tienes contracciones, dolor, sangrado o flujo que continúa después de algún tiempo de haber tenido relaciones sexuales.

Preguntas frecuentes

¿Qué comportamiento sexual no es seguro el sexo?
Existen dos tipos de comportamiento sexual que pueden ser peligrosos durante el embarazo:

  • Si deciden tener sexo oral, es importante que la pareja no sople aire dentro de la vagina ya que esto podría causar un embolismo (un bloqueo de un vaso sanguíneo causado por una burbuja de aire) lo cual puede ser grave para la madre y para el bebé.
  • El sexo anal, además de ser incómodo para la embarazada que puede tener síntomas de hemorroides causadas por el embarazo, puede causar infecciones que se transmiten a través de la vagina.

¿El orgasmo puede causar un aborto?

En el caso de un embarazo normal o de bajo riesgo, la respuesta es NO. Las contracciones que puedes sentir justo después del orgasmo son completamente diferentes de las asociadas a la labor de parto. Algunos médicos sugieren suspender las relaciones sexuales en las últimas semanas del embarazo sólo como precaución ya que el semen contiene una sustancia química que puede estimular las contracciones uterinas.

Referencias

Sensibilidad y comunicación feto materna
Durante, Embarazo, Semanas 1 - 12

Comunicación feto-maternal en el embarazo

Sensibilidad y comunicación feto materna

Introducción

Casi todo el siglo XX transcurrió con el concepto de que los bebés en formación eran insensibles o con un desarrollo rudimentario de los sentidos, incapaces de sentir o recordar el dolor y sin conciencia de sí mismos. Se creía que los fetos no pensaban, no tenían memoria u olvidaban con facilidad -especialmente eventos traumáticos- que poseían un cerebro inmaduro y primitivo y que no era posible ningún proceso de aprendizaje que no fuera una respuesta refleja.

También se tenía la idea que ellos vivían todo el embarazo donde estaban “protegidos” de las influencias del medio ambiente e inclusive del medio interno proporcionado por su madre.

Estudios científicos de diversas áreas, con intensidad inusitada en los últimos 10 años, ha permitido comprender que los fetos en desarrollo sí sienten, sí recuerdan, son capaces de responder a los estímulos, aprender y tener una comunicación exquisita con su madre.

Hoy día es evidente la interacción bioquímica entre madre y feto a través de la placenta considerada un órgano de intercambio complejo y no un simple filtro de oxígeno, nutrientes y desechos. El bebé se instala en el cuerpo de la mamá y lo convierte en el cuerpo de su madre en un pequeño hogar y nada de lo que suceda a su hogar le es ajeno.

El bebé crece rodeado del ambiente energético-emocional y esto forma parte de su historia personal antes del nacimiento. Movimientos, luces y sombras, sonidos, voces, estados internos y contactos a través de las fronteras de la piel, producen miles de constantes intercambios que estimulan al bebé, activan reacciones, movimientos, despertares de ensueños intrauterinos y graban caracteres durante la gestación que luego se harán evidentes durante su ciclo de vida.

Por ello se entiende la importancia de la nutrición adecuada, evitar drogas, alcohol y el cigarrillo y el considerar la contaminación ambiental como una fuente importante de toxinas, pesticidas, radiaciones y hormonas, entre otros, capaces de afectar negativamente al bebé.

Son impactantes los estudios sobre el poder y el impacto de las emociones maternas y paternas sobre los “bebés antes de nacer” y recién nacidos, favorece la comprensión del hecho de que los padres tienen la inmensa capacidad y son los responsables principales de la calidad del medio intrauterino.

El vínculo de apego afectivo emocional entre progenitores e hijo

La naturaleza prepara los lazos que cada ser vivo necesita para vivir. En la conducta y los sentimientos humanos la inclinación de la madre a cuidar y proteger a los hijos ocupa una posición única y privilegiada.

El vínculo de apego afectivo-emocional forma parte del proceso biológico natural.

El conocido como vínculo de apego afectivo y emocional forma parte del proceso biológico natural del embarazo. Más aún, se ha comprobado que la interrupción del embarazo tiene consecuencias en la salud psíquica de la mujer especialmente en la memoria emocional. Ha dicho el psicólogo Wilke que “es muy fácil sacar al hijo del útero de su madre pero muy difícil sacarlo de su pensamiento”. Esa es una experiencia universal de la mujer que sufre una interrupción del embarazo, sea cual sea su cultura o sus convicciones.

El cerebro de la madre cambia durante la gestación

En la mujer embarazada se producen cambios sustanciales en el cerebro. El proceso biológico natural del embarazo reduce el estrés en la mujer al desactivar la hormona cortisol y aumenta la confianza, al liberar oxitocina.

En una situación de estrés, las neuronas cerebrales del hipotálamo generan un factor que induce a liberar cortisol, pero en las embarazadas no es así. Entre el segundo y el cuarto mes, se produce entre 10 y 100 veces más progesterona y se reduce la respuesta emocional y física al estrés. Al tiempo que se almacena la oxitocina en neuronas del cerebro. Esta hormona se libera a partir del quinto mes de embarazo con los movimientos del feto.

La oxitocina es un neurotransmisor relacionado con la confianza. “Esta hormona, – explica la doctora Natalia López Moratalla- tiene receptores en diversas áreas del cerebro y las desarrolla permitiendo una capacidad especial para conocer las necesidades del bebé -lo que le pasa- y la sabiduría natural para ‹‹conseguir› lo que demanda”.

El análisis por neuroimagen de las emociones que la madre siente ante los estímulos de ver fotografías o vídeos del hijo o escuchar su risa y su llanto pone de manifiesto cómo es ese vínculo natural emocional y afectivo que se ha generado en ella por el embarazo. La tecnología actual nos muestra lo que la humanidad ha sabido siempre: que la madre es siempre partidaria de sus hijos y que con el embarazo el cerebro de la mujer cambia, estructural y funcionalmente,al responder a las consignas básicas que recibe del feto y se configura el que se puede llamar cerebro materno.

Esta transformación se suma a otros cambios hormonales del cerebro de la mujer a partir del día 15 cuando, implantado en el útero, el embrión se comunica con los tejidos de la madre. En el cerebro maternal se activan las áreas del sistema de recompensa y se silencian las asociadas a lo negativo.

De esta manera, surge una relación especial entre ella y su hijo. El vínculo se produce tanto a nivel celular como en el apego afectivo, cuyo centro neuronal está en el cerebro. La progenitora y su niño desarrollan así un nexo que tiene una fuerte base biológica desde las primeras semanas de la gestación.

El diálogo madre-hijo en la primera etapa de la vida es real e interpersonal, está hecho con un tipo de “palabras” que se producen a partir de las señales moleculares que traduce el cuerpo. Son reales porque es un diálogo que crea unidad —la más perfecta simbiosis— entre dos seres humanos.

La gestación poneal hijo en relación con el mundo internode su cuerpo y con el mundo exterior quees su hábitat humano, con sus sonidos yolores, son los lazos naturales.

La biología de la comunicación inicial entre madre e hijo

El cuerpo materno es el hábitat natural de la constitución de cada individuo, ahí se construye y ocurre la primera maduración del organismo. Desde la concepción arranca un reconocimiento entre las células germinales que portan el material de la herencia paterna y materna.

Las señales para construir el cuerpo del bebé van apareciendo a medida que avanza el desarrollo. Así, a lo largo del tiempo y el espacio, el bebe en formación y crecimiento ha recibido una información inicial que se amplifica y es continuamente actualizada por el intercambio de señales entre el organismo del bebé consigo mismo y con el cuerpo de su madre.

El diálogo molecular en los cinco primeros días de vida

Desde el inicio, y mientras el embrión recorre las trompas de Falopio en su camino hacia la matriz, envía avisos moleculares (sustancias) de su presencia y la madre “responde” aportando no solo factores nutritivos al embrión recién concebido sino que también orientando su recorrido, animándolo a crecer y seguir viviendo. Se establece el primer diálogo molecular y ambos se preparan a pasar esos 9 meses de vida en simbiosis.

El diálogo molecular natural de la madre con la mitad paterna del hijo:

Por medio de este fenómeno natural, el embrión, que es extraño al organismo de la madre, libera desde los primeros días unas sustancias que desactivan las células maternas que deberían generar las defensas correspondientes.

Es un proceso muy llamativo, el hijo envía señales a la madre y a través de la comunicación entre el embrión y los tejidos del útero materno, tiene lugar una serie de procesos relacionados y precisos para crear una tolerancia inmunológica: la madre reconoce a su hijo como alguien distinto de ella porque una mitad de él es de su padre, pero sin señal de ser un peligro. Por eso son dos vidas en simbiosis, ni el niño es una parte de ella, no un bebe con tejidos inmunológicamente peligrosos a los que tendría que rechazar.

De forma natural el hijo, que lo es de un padre y de una madre, que confía que el cuerpo de su madre es un lugar privilegiado solo para el, dentro del agresivo sistema de defensa inmunológico que provoca reacciones intensas por ejemplo cuando hay una infección contra el agente infeccioso o en un trasplante contra el órgano donado.

La naturaleza prepara los lazos que cada ser vivo necesita para vivir. La gestación pone al bebé en relación con el interior de su cuerpo y con el mundo exterior que es su hábitat humano, con sus sonidos y olores. Son los lazos naturales.

El diálogo con los movimientos cardiacos del bebé.

El primer movimiento dramático, que simboliza la vida en sí misma, es el primer latido del corazón que sucede alrededor de las tres semanas de la concepción. El embrión se instala en la continuidad del “tam-tam” del corazón materno. A partir del primer mes de gestación, el corazón que apenas se está formando incorpora sus “tam-tam-tam” en los ritmos del cuerpo-casa y el sentido del ritmo se afianza. Esta actividad rítmica continúa mientras que las válvulas, cámaras y todas las otras partes y conexiones, están en “construcción”.

La frecuencia cardiaca fetal en diálogo con los estímulos externos

Estudiar las características de la frecuencia cardiaca fetal en el ambiente intrauterino reflejan respuestas del cuerpo del bebé a diferentes cambios bioquímicos y neuroendocrinos.

Taquicardia: Es el aumento en la frecuencia del corazón fetal (más de 160 latidos por minuto se considera anormal). Se presenta en situaciones adversas como

  • Cuando la madre tiene fiebre.
  • Cuando hay situaciones de disminución de la llegada de oxígeno a los tejidos):
    • Hipertensión arterial de la mamá
    • Insuficiencia placentaria (que la placenta no cumple bien con su función de hacer llegar nutrientes y oxigeno al bebe)
    • Tabaquismo (porque disminuye el oxígeno en la sangre)
    • En la posición acostada boca arriba de la mujer con embarazo avanzado provocando la compresión de la arteria aorta y de la vena cava lo que produce falta de oxigenación (porque se disminuye el flujo sanguíneo)
    • Posterior a la anestesia (la respiración está disminuida y por lo tanto la oxigenación)
    • Por el estrés materno agudo y crónico: Se ha encontrado que las emociones maternas son capaces de aumentos en la FCF, por ejemplo, cuando la embarazada observa hechos violentos en la vida real o los medios de comunicación o si ella discute violentamente con su pareja
  • Algunas drogas producen taquicardia materna y fetal.

Pero el aumento de la frecuencia cardiaca fetal también se asocia a situaciones positivas si se produce en relación a los movimientos fetales y es la base de una prueba de bienestar fetal conocida como el monitoreo fetal anteparto

  • El corazón se acelera al bebé al escuchar y reconocer la canción de cuna cantada por su madre cuando se le ha cantado en varias oportunidades previas

Bradicardia: Es la disminución de la frecuencia cardiaca fetal (menos de 120 latidos por minuto se considera patológico).

Se asocia a situaciones negativas:

  • Cuando la hipoxia (o falta de oxígeno en el momento del parto) del bebé es severa,
  • Con el uso de drogas,
  • Hipotensión (disminución severa de la presión arterial) materna
  • Uso de anestésicos o sedantes y
  • Compresión del cordón umbilical, entre otras.

La disminución de la frecuencia cardiaca en embriones de pocas semanas se ha considerado como un signo predictivo de aborto.

Se asocia también a situaciones positivas como por ejemplo en los estados de relajación y bienestar de la madre.

La comunicación a través de los movimientos corporales del bebé

La percepción de los movimientos fetales, proporciona a la madre tranquilidad, ansiedad, afecto, etc. Hace que se intensifique la comunicación entre los padres y el bebé y logra que ese hijo ocupe un lugar tangible en la familia. Difícilmente volverás a sentirte sola.

La madre corresponde a estas señales (comunicación a través del tacto) y sus emociones (que pueden ser positivas o negativas) modifican –por medio de secreciones hormonales- el medio biológico que está constituyendo para su bebé.

El placer de sentir a su bebé reaccionar o de reconocer en sus movimientos un mensaje, crea un sentimiento de bienestar en los papás. El encanto que los padres experimentan es transmitido al bebé cuando le conceden un tiempo a la relación, cuando se dirigen a él a través de gestos suaves o le cantan una melodía.

Cuando ambos padres sienten que el bebé los percibe y les responde, sienten una seguridad que también es transmitida al bebé. La relación los sostiene a los tres. Esos momentos de comunicación en intimidad son muy valiosos para los papás y un verdadero tesoro para el bebé que está creciendo nutrido por esos sentimientos. El hecho de asumir esta nueva vida que se está formando y dirigirse a ella con consideración antes de su llegada al mundo crea un campo, una buena tierra para el desarrollo del vínculo de apego afectivo.

Movimientos fetales: Entre la semana 6 y la 10 del embarazo, el cuerpo del bebé empieza a moverse y adquiere graciosos movimientos de estiramiento y rotación de la cabeza, brazos y piernas.

Los movimientos son espontáneos y tienen ciclos de reposo y actividad. Estos movimientos participan y estimulan su desarrollo cada vez más completo y complejo. Los bebés in útero son capaces de:

  • Patear, dar codazos, abrir y cerrar las manos, extender y flexionar la columna vertebral, sobresaltos, girar el cuerpo, abrir y cerrar los labios, tragar, regurgitar, orinar, fruncir el ceño, sonreír, para nombrar algunos.
  • Los bebés pueden patear cuando se les presiona externamente el abdomen de la madre e inclusive “llevar el ritmo de la música” a la cual se les expone. Cuando la madre se ríe o tose, el bebé se moverá en segundos.

Movimientos oculares: El bebé realiza una serie de movimientos como abrir y cerrar los ojos, parpadear (entre las semanas 26 y 28), movimientos oculares rápidos (interpretados como episodios de sueño fetal a las 23 semanas) y movimientos de localización de la fuente de un estímulo auditivo o visual (un ruido, música o voz y ante una fuente luminosa como una linterna).

Movimientos respiratorios: El feto hace movimientos rítmicos respiratorios “in útero” (como parte del movimiento del líquido amniótico que entra y sale de los pulmones) Son movimientos rítmicos del diafragma y del tórax fetal observables desde la semana 11 de la gestación y capaces de introducir líquido en las vías aéreas en cantidad considerable desde la semana 16.

Su observación se interpreta como un signo de bienestar fetal. Se ha comprobado que tanto el cigarro como el alcohol alteran (disminuyendo) estos movimientos. Igualmente se ha visto que estos movimientos respiratorios no están presentes durante el momento de la labor de parto y que incluso pueden disminuirse notoriamente durante los 3 últimos días anteriores al parto.

Los cambios en el ánimo de la madre influyen en el bebé: Si estás con el ánimo decaído, sientes susto, pena, y esto es constante, el bebé lo presentirá. Y es que cuando esto ocurre, el cuerpo produce catecolaminas, una sustancia que activa los mecanismos de alerta produciendo un cambio en la frecuencia cardiaca, en tu respiración y en la presión arterial, lo que a su vez es transmitido al pequeño. Mientras que si estás en paz y alegre, liberarás endorfinas y el bebé sentirá tranquilidad, ya que estas hormonas llegan hasta la placenta.

Los fetos reaccionan al dolor con un incremento en los movimientos respiratorios (por ejemplo: cuando se les realiza una punción con una aguja para una transfusión fetal intrauterina) y se reducen luego de una amniocentesis (punción uterina para extraer líquido amniótico), tomándoles varios días para regresar al patrón normal.

Movimientos reflejos: Dentro del útero los bebés desarrollan una amplia gama de reflejos, muchos de ellos son vitales para su supervivencia después del parto.

  • Ellos tienen el reflejo de búsqueda (si se les estimula en la piel lateral cercana a la boca, ellos desviarán la cara en la misma dirección del estímulo y abrirán la boca)
  • Desarrollan y practican frecuentemente el reflejo de succión y es común verlos chupar el dedo con fruición a través de los ultrasonidos obstétricos,
  • Tienen desarrollados el reflejo de Babinsky, Moro, prensión palmar y plantar, entre otros

Ritmo circadiano (a lo largo del día-noche) en el feto

Hay evidencia de que existen ritmos circadianos en estos movimientos y los bebés son más activos durante la noche. Durante las últimas 10 semanas del embarazo, hay un aumento significativo en los movimientos respiratorios entre las 4 am y las 7 am o sea, mientras que la madre duerme. Este aumento ocurre justamente en un momento del día cuando las concentraciones de azúcar en la sangre de la madre son estables o están disminuyendo (la comunicación molecular entre la madre y el hijo continúa durante los nueve meses). Es por esto que se piensa que el aumento de actividad puede ser parte de un ritmo circadiano.

¿Y el vínculo con el padre?

Como ya lo mencionamos, el cerebro de cada persona goza de una enorme plasticidad; todo lo que experimentamos, las emociones, la actividad física, los hábitos intelectuales dejan huella en el cerebro. Es decir ambos padres adquieren modificaciones funcionales en el cerebro que los prepara para la paternidad y sus requerimientos.

Padre y madre responden con más intensidad al llanto que a la risa del hijo, mientras que sucede a la inversa en quienes no tienen experiencia de la paternidad. La influencia de la paternidad en el cerebro facilita el cuidado al reconocer mejor las necesidades que el niño reclama llorando. Podemos decir que lo que se genera por la experiencia de la paternidad es igual en ambos -padre y madre-, lo propio de la madre es lo que le aporta el embarazo”.

Por eso la experiencia de la paternidad (el contacto físico con un bebé, su olor, verle) provoca un vínculo de apego en los padres biológicos, adoptivos y en general en cualquier persona que cuida habitualmente de un bebé.

Intercambio celular rejuvenecedor del cuerpo materno o “microquimerismo”

Investigaciones recientes han puesto de manifiesto un fenómeno conocido como microquimerismo maternal (se define como microquimerismo la persistencia en un individuo –la mamá- de un bajo número de células o DNA de otro individuo –el bebé-). La fuente más frecuente es el embarazo.

Uno de los últimos hallazgos es un fenómeno bastante inesperado hasta hace poco tiempo. Los órganos de la madre contienen células procedentes del bebé pasan a la madre y se guardan en la médula ósea formando parte de la reserva natural de células que todos tenemos. Por ser más jóvenes que las de la madre, tienen gran capacidad para regenerar y rejuvenecer el cuerpo de la mujer. Otras se  dispersan en los órganos de la madre: piel, tiroides, hígado, riñón, glándula adrenal y pulmón. Se denominan progenitores celulares asociadas al embarazo (PACP), por su origen fetal tienen una gran capacidad de autorenovación y colaboran con las células madre adultas en la función regenerativa del cuerpo de la mujer.

Se ha comprobado que se traspasan a partir de la cuarta semana y que luego la mujer las conserva toda la vida. Este descubrimiento puede tener importantes aplicaciones clínicas porque son células diferentes que conviven.

Referencias

Los Cambios en cuerpo y piel en el Segundo Trimestre
Durante, Embarazo, Semanas 13 - 24

Los Cambios en cuerpo y piel en el Segundo Trimestre

Durante el  embarazo es cuando se llevan a cabo los cambios físicos más dramáticos  en el cuerpo. Esto es perfectamente razonable, por el simple hecho de que durante 9 meses se estará formado un nuevo ser  dentro del cuerpo de la mujer. Cada día que pasa, tú y tu bebé van cambiando y creciendo juntos.

Cada día que pasa, tú y tu bebé van cambiando y creciendo juntos.

Los cambios corporales de la mujer embarazada en el segundo trimestre son, la mayoría, cambios  felices y son menos bruscos que en el primer trimestre debido a que la placenta comienza a hacerse cargo de la producción de hormonas del embarazo y las hormonas producidas por sus glándulas se equilibran; todo esto hace que, en general, este periodo sea el más placentero del embarazo y la madre se sienta llena de energía.

Los cambios más importantes que ocurren en el segundo trimestre son:

  • Los movimientos fetales
  • Ausencia de la náusea y el vómito
  • El aumento de peso continuo y estable.

Los movimientos fetales

Es uno de los cambios en el cuerpo  más importantes en el segundo trimestre y el que más emociona a las mujeres embarazadas. Los movimientos fetales se empiezan a percibir  en las semanas 18 a 22. Al principio se sentirán como pequeñas  vibraciones, pero a medida que evoluciona el embarazo se sentirán movimientos más definidos. El bebé crece deprisa y cambia de posición con frecuencia.
Cuando la madre emocionada siente los movimientos del bebé es cuando el vínculo materno empieza a ser más intenso.

La ausencia de náusea y vómito

La ausencia de estas molestias, sobre todo cuando fueron muy intensas, son un cambio maravilloso en el cuerpo. Siete de cada 10 mujeres padecen alguna tipo de náusea relacionada con el embarazo y esta molestia se pasa generalmente cuando se inicia el segundo trimestre
Los niveles hormonales en tu cuerpo se empiezan a nivelar en tu cuerpo en el segundo trimestre  y ya estarás más adaptada a los cambios en los sabores y los olores (sentido del gusto y el olfato). La combinación de estos  dos factores ayuda a que las molestias matutinas que muchas mujeres padecen, vayan desapareciendo.

El aumento de peso es continuo y  estable

Durante el segundo trimestre  notarás como  tu cuerpo empieza a cambiar y sentirás el aumento constante y estable de peso.  Este aumento de peso y el crecimiento del útero, te hace sentir bien  porque sabes que al llevar una dieta balanceada  estás cuidándote tú y, al mismo tiempo, a tu bebé.
Generalmente el  aumento de peso es aproximadamente de 250 a 300 gramos a la semana. Un total de 12 a 15 kilos en los nueve meses. Aunque la mayor parte del aumento de peso se lleva a cabo en el tercer trimestre, el aumento se inicia en el segundo trimestre de manera constante pero lenta y eso te  permite desarrollar tus actividades diarias sin dificultad.

Cambios externos en el cuerpo

El abdomen

El útero llega a la altura de ombligo y el embarazo se hace visible. A medida que tu útero es más pesado y crece, para que tu bebé tenga más espacio, tu abdomen  se expande. Con el pasar de las semanas, sentirás más presión en la vejiga, el estómago y otros órganos.

Con el pasar de las semanas, sentirás más presión en la vejiga, el estómago y otros órganos

Cambios en la piel

Puede presentarse comezón de la piel en el abdomen que está creciendo debido al estiramiento del útero, pero especialmente en la parte baja del abdomen donde la piel está más estirada. Trata de no rascarte y aplica alguna crema o loción lubricante en esa área. Si continúa la molestia, habla con tu médico.

Es posible también que se sientas dolor a los lados del abdomen a medida que los ligamentos se van estirando para sostener el útero.

Pigmentación de la piel. Tengo manchas oscuras en mi cara. ¿Es normal?
Sí, es normal que las mujeres embarazadas presenten en la piel zonas llenas de manchas oscuras, conocidas comúnmente como “máscara” o “paño del embarazo” (aunque su nombre médico es cloasma o melasma).

Las mujeres de tez más oscura son más propensas a esta afección que las mujeres de piel más clara. Eres además más propensa a esta desarrollar cloasma si hay historia de esta afección en tu familia. Los efectos del cloasma pueden resultar más pronunciados con cada embarazo.

Las manchas pueden aparecer alrededor del labio superior, la nariz, los pómulos y la frente, y algunas veces adoptan de verdad la forma de una máscara. También pueden aparecer en las mejillas o en el contorno inferior de la mandíbula, así como en los antebrazos y en otras partes del cuerpo que estén expuestas al sol.

El obscurecimiento de la piel no solo se presenta en el área denominada areola de los pezones, también  se obscurece el área del periné, el orificio anal, el vaginal, y en muchas mujeres la cara interna de los muslos y las axilas.

Todo esto es el resultado de los cambios hormonales que se producen durante el embarazo, los cuales estimulan temporalmente la producción de melanina, la sustancia natural que le da color al cabello, la piel y los ojos. La exposición al sol también afecta.

Probablemente las áreas que se han oscurecido vuelvan poco a poco a su tonalidad normal unos meses después del parto, aunque en algunas mujeres los cambios nunca desaparecen por completo.

¿Qué es esta línea oscura que baja por mi barriga? Se la conoce como línea nigra. Antes del embarazo, ya tenías una línea llamada línea alba, que recorría desde el ombligo hasta el pubis. Sin embargo, es probable que ni siquiera la hubieras notado, debido a que era del mismo color que el resto de tu piel. 

El aumento de la melanina es el responsable del oscurecimiento de esta línea de la barriga. Probablemente, unos meses después del parto vuelva a tener el color que tenía antes del embarazo.

¿Puedo hacer algo para prevenir las manchas en la piel durante el embarazo?

Protégete de los rayos del sol: El obscurecimiento  de la piel  durante el embarazo, puede empeorar si estás expuesta a los rayos del sol o a otras fuentes de rayos ultravioletas luz (UV). Si tú tienes este problema,  evita estar mucho tiempo expuesta a los rayos del sol, usa un filtro solar  de protección mínima de 15,  protege tu cara con un sombrero, no importa si  hay  sol o esté nublado, los rayos UV atraviesan las nubes.

El obscurecimiento de la piel puede desvanecerse después del parto, pero  el de la cara no siempre desaparece. Por eso la importancia del uso de protectores  solares.

¿Qué sucederá después de mi embarazo?

Es recomendable que continúes protegiendo la piel del sol después de tener a tu bebé. Usa una crema protectora, cúbrete y permanece alejada del sol al mediodía. En la mayoría de los casos, las manchas desaparecen lentamente sin ningún tratamiento.

Sin embargo, para un pequeño número de mujeres, los anticonceptivos que contienen estrógeno (tales como la píldora, el parche y el anillo vaginal) pueden contribuir al cloasma. Si los cambios en la piel te resultan molestos, considera otra forma de anticoncepción.

Si quedan todavía manchas en la piel después de algunos meses y eso te molesta, habla con tu médico o con un dermatólogo acerca de las opciones de tratamiento que tienes.

Si estás amamantando o planeas quedar nuevamente embarazada a corto plazo, díselo a tu médico, ya que estas circunstancias podrían requerir un cambio de tratamiento.

Pueden pasar muchos meses antes de que veas mejoras, así que tendrás que armarte de paciencia. Independientemente del tratamiento que sigas, es de fundamental importancia que continúes protegiéndote del sol durante el tratamiento y después del mismo.

¿Pueden estos cambios en la piel ser un síntoma de enfermedad? Ciertos tipos de manchas en la piel pueden ser síntoma de cáncer de piel o de otro problema médico, por eso debes avisarle a tu médico si los cambios en la pigmentación de la piel están acompañados de molestias, dolor al palpar el área, enrojecimiento o hemorragia, o si notas algún cambio en el color, la forma o el tamaño de un lunar.
Es probable que entonces el médico te recomiende visitar a un dermatólogo para determinar la causa de los cambios y el tratamiento adecuado, de ser necesario.

Las estrías

Durante el embarazo hay que cuidar de manera especial la piel, pues la propensión a formarse estrías es alta sobre todo en los senos, abdomen, muslos, cadera y glúteos.
Las estrías aparecen en una de cada dos mujeres embarazadas y se producen por la ruptura de las fibras de colágeno y elastina que aseguran la estructura y la elasticidad de la piel. Éstas son reemplazadas por nuevas fibras, más delgadas, a las que recubre una piel también más fina. Como resultado aparece una señal parecida a una pequeña cicatriz, que es la estría.
Suelen localizarse en el abdomen, pecho, caderas, glúteos y piernas. En su aparición intervienen diferentes factores como son los hormonales, la edad, el peso, la calidad del colágeno de la piel y la herencia genética.

Contrario a lo que se piensa, la aparición de esas molestas estrías es posible prevenirlas y evitarlas, ¿cómo?, primero que nada tratando de aumentar de peso gradualmente porque cualquier gran aumento ayuda a que las estrías hagan acto de presencia con una mayor facilidad.

Otra forma es utilizando cremas y lociones que mejoran la calidad de las fibras elásticas de la piel, ayudando en la prevención de estrías, solo ten en cuenta que deben ser productos aprobados por tu médico porque existen algunos cuyos componentes pueden dañar a tu bebé.

Otra forma es utilizando cremas y lociones que mejoran la calidad de las fibras elásticas de la piel

Además existen algunas otras cosas que tú puedes hacer y que te ayudarán a disminuir en gran medida su intensidad, toma nota:

  • Bebe mucha agua e ingiere alimentos saludables: Las comidas ricas en antioxidantes como las frutas y verduras de color rojo, naranja y amarillo fuerte, proporcionan nutrientes esenciales para la reparación y cicatrización de tejidos.
  • Mantén la elasticidad en la piel: Esto se logra ingiriendo las cantidades adecuadas de proteínas y cantidades pequeñas de grasas.
  • Aléjate del sol: Las exposiciones prolongadas al sol favorecen la aparición de estrías.
  • Haz ejercicio: Si tu cuerpo está acostumbrado al ejercicio, debes continuar con tu programa, cuidando de no excederte. Si no lo haces, puedes establecer una rutina, hay ejercicios que son recomendables para mujeres embarazadas; sin embargo no dejes de consultar con tu médico cuando inicies cualquier programa de ejercicios.

¿Qué va a suceder después del embarazo? Tus estrías se notarán cada vez menos después de dar a luz. Pero si han pasado algunos meses y te parece que aún se notan demasiado, puedes consultar a un dermatólogo para recibir tratamiento, aunque la mayoría de los métodos que existen en la actualidad sólo han demostrado tener una eficacia moderada. Pero el especialista podría hacer algo para que sean menos visibles.

Aparición de vello en algunas regiones de la piel.

Algunas mujeres desarrollan vello corporal durante el embarazo debido a los cambios hormonales. Es temporal y nada para alarmarse desaparece algunos meses después del nacimiento del bebé.
La cera caliente está contraindicada durante el embarazo y es perjudicial en las mujeres que tienen varices (el 40% de las embarazadas). Lo mejor para depilarse en estos momentos es el rastrillo, la máquina eléctrica o la cera fría.
El ombligo puede sobresalir y quedar así hasta el parto. Luego volverá a normalizarse.

Cambios en los  senos

Los cambios hormonales durante el embarazo producen un mayor flujo sanguíneo y cambios en los tejidos mamarios, lo cual puede hacer que sientas tus pechos hinchados, doloridos, con hormigueo y más sensibles al tacto que de costumbre. Algunas mujeres describen esta sensación como una versión exagerada de lo que se siente en los pechos antes de menstruar.

  • La sensibilidad de los senos es uno de los signos más comunes del embarazo y generalmente ocurre en el  primer trimestre, sin embargo  en muchas mujeres no sucede en esta etapa sino al inicio del  segundo trimestre. A medida que avanza el embarazo la sensibilidad se acentúa en los pezones y continuará así durante todo el embarazo.
  • El aumento de volumen y tamaño.  El aspecto de tus senos cambiará en este  segundo trimestre, aumentarán su  volumen y  tamaño. Las hormonas provocan una acumulación adicional de grasa y este aumento hace que  las venas se puedan ver fácilmente.
    • Este proceso de crecimiento hará que tus pezones estén más protuberantes que antes y las areolas  más grandes. El aumento puede ser de hasta medio  kilogramo, o hasta dos tallas más de copa en el brasier. A medida que tu busto crece, es necesario que te compres un  brasier  que te brinde el apoyo que requieres.
  • La aparición del calostro. El último cambio que presentan los senos  durante el segundo trimestre, es el inicio de la producción de la leche, debida a la estimulación de las hormonas del embarazo a  la glándula mamaria. Tus senos empiezan a gotear un líquido amarillento llamado calostro. El calostro es la primera leche materna que consumirá tu bebé. Este líquido amarillento contiene muchos anticuerpos que la madre le proporcionará al bebé. La salida del calostro puede durar todo el segundo trimestre. En algunas mujeres la salida del calostro se presenta hasta después del nacimiento del bebé

Las piernas

Durante el segundo y tercer trimestre habrá veces que sentirás que tus piernas muy pesadas. Esto se debe al drenaje venoso que cambia durante el embarazo desde el primer trimestre. Las hormonas dilatan los vasos venosos y el vaciamiento  se hace más lento, por eso la sensación de pesadez.

  • Piernas azuladas o manchadas: Se produce una decoloración temporal o manchas en la piel de las piernas, sobre todo cuando se vive en climas fríos. También desaparecen tras el parto.
  • Arañas vasculares: (Telangiectasias) Algunas mujeres durante el embarazo tienen arañas vasculares que surgen en el cuello, la parte superior del pecho o brazos. Estas manchas rojas con ramas capilares irradiadas son vasos sanguíneos diminutos que aparecen por el aumento de la circulación sanguínea.

Para mejorar la sensación de  la pesadez  y mejorar la circulación de las piernas se aconseja lo siguiente.

  • Dormir con las piernas un poco elevadas
  • Usar medias de soporte
  • Evita el consumo excesivo de sal
  • Cuando estés sentada, trabajando o viendo la televisión, sube  las piernas  en un banco.
  • Evita estar mucho tiempo de pie. Si lo estás, cambia el apoyo de un  pie al otro, flexionando varias veces las pierna
  • Usa zapato de tacón bajo que sean cómodos.
  • Consume poca sal  y bebe abundantes líquidos.

Dolor en las piernas. Podrías tener dolores en las piernas, especialmente mientras duermes. Estos podrían estar relacionados con la presión que el bebé que está creciendo ejerce sobre los nervios y vasos sanguíneos que se dirigen a tus piernas. Es posible que te ayude dormir de lado en vez de boca arriba.

Otra condición de las piernas llamada trombosis venosa profunda, TVP (DVP en inglés) puede ser grave. La TVP es un coágulo de sangre que se forma en una vena, causando dolor e hinchazón en una pierna. Llama a tu médico de inmediato si tienes alguno de estos síntomas.

Hinchazón. Tus tobillos, manos y cara pueden hincharse durante el segundo trimestre. Esto es por la retención de líquidos y la circulación más lenta de la sangre.

Dolor en la espalda, pelvis y caderas. El trabajo que tiene que hacer tu espalda para sostener la panza que está creciendo puede sobrecargar tu espalda. Tus caderas y pelvis pueden comenzar a dolerte a medida que las hormonas comienzan a relajar los ligamentos (bandas de tejido fuerte, a manera de cordones) que sostienen los huesos juntos. Los huesos comenzarán a moverse para prepararse para el parto.

Cambios en la visión

Quizás notes que tu visión disminuye durante el embarazo o sientes que tus ojos están más secos que de costumbre. Estos pueden ser cambios normales provocados por las hormonas que, aunque son molestos, no son alarmantes. Pero si notas que tu visión está borrosa o ves manchas fijas o flotando, llama a tu médico de inmediato ya que esto puede ser síntoma de algo más serio.

Cambios internos

Cambios internos

El Útero

Alrededor de las semana 22  de embarazo, tu útero puede empezar  a ejercitar su masa muscular, por medio de pequeñas contracciones para crear una fuerza muscular fuerte y poder desempeñas el trabajo de parto y el parto. Estas contracciones se denominan de Braxton-Hicks (y son totalmente normales).

Estas contracciones son ocasionales, irregulares, sin dolor, varían en intensidad  y duración, se sienten en mismo lugar, generalmente como un pequeño apretón en la parte baja del abdomen y en la ingle. Estas contracciones se conocen como trabajo de parto falso, porque son diferentes a las verdaderas.

Las contracciones verdaderas, siguen un patrón, van en aumento, son más seguidas, se sienten más fuertes, la contracción se siente que irradia a todo el abdomen y la espalda.

A veces es difícil para la persona, distinguir las falsas de las verdaderas, pero si sientes contracciones con dolor que va en aumento, más de seis en una hora, habla con tu medico o vete al hospital, puede tratarse de un trabajo de parto prematuro.

Las contracciones de Braxton Hicks, no causan cambios en el cuello de la matriz. Las contracciones verdaderas lo dilatan.

La Vagina

Probablemente continúes con un flujo vaginal, transparente, delgado y sin olor. Es Normal. Muchas mujeres lo presentan de manera más intensa durante el embarazo.
Si el flujo vaginal es amarillo, verdoso, acompañado de mal olor, irritación  y enrojecimiento en la vulva, son signos de infección vaginal- uno de los efectos no deseados de las hormonas del embarazo- habla con tu medico si esto se presenta.
Aparato respiratorio.
Los cambios en tu aparto respiratorio, continuarán, por lo tanto tu respiración será más rápida, pero la pequeña falta de aire que sentías en el trimestre anterior, es menor.
Tus pulmones están trabajando un 40% más de su capacidad funcional que antes de tu embarazo. Esto permite que la sangre lleve más oxígeno a la placenta para el bebé.
Para acomodar el aumento de la capacidad pulmonar, la caja del tórax formada por el esternón y las costillas crece. Para cuando nazca tu bebé, tu caja torácica aumentó de dos a tres pulgadas. Después de nacido tu bebé, recuperarás el tamaño tal y  como lo tenías antes de embarazarte.
Cuando el bebé se prepara para nacer, se mueve y baja hacia la pelvis, lo que permite que tu caja torácica cuente con  mayor espacio para moverse. Esto  mejora  tu respiración pues será más tranquila y con menos sensación de falta de aire.

Aparato Circulatorio

  • La vasodilatación en los vasos sanguíneos: El efecto de las hormonas del embarazo, sobre los vasos sanguíneos venosos y arteriales, es el de dilatarlos, es decir hacerlos más anchos. Los vasos sanguíneos al estar más dilatados requieren de más volumen de sangre, que tu cuerpo está tratando de producir. Ante estos cambios suceden  dos cosas.
    • Los vasos  arteriales dilatados y con menos volumen de sangre, ocasionan una baja  en la presión arterial, que puede causar mareos. Esta baja se irá mejorando a medida que el embarazo avanza.
    • Los vasos venosos  con poco  volumen de sangre, ocasiona en algunas mujeres  mareos. Evita estar demasiado tiempo de pie. Si estás acostada o sentada, levántate lentamente y sin prisas.
  • El Aumento del volumen sanguíneo.  En este trimestre tu cuerpo está produciendo más sangre, para poder aportar suficiente riego sanguíneo y oxigeno al bebé  a través de la placenta.

Si tienes suficiente hierro, tus glóbulos rojos deben  aumentar en proporción al la producción  de  plasma. Si tienes deficiencia de este nutriente puedes desarrollar anemia.

Las vías urinarias

El riesgo de infecciones de vías urinarias, no desaparece en este trimestre. La velocidad del flujo urinario, está disminuido por el crecimiento y presión del útero y por el efecto de las hormonas en el tejido muscular de los  uréteres,  que son los tubos que llevan la orina filtrada de los riñones a la vejiga.
Si estás orinando más de lo normal, tienes una sensación de ardor o dolor al orinar, hay fiebre, escalofríos, dolor en la espalda, en el abdomen, avisa a tu médico o ve al hospital a que te revise el médico. Las infecciones de vías urinarias son una causa frecuente de trabajo de parto prematuro.

Huesos músculos y articulaciones

Los ligamentos que sirven de apoyo a tu abdomen, continúan estirándose y  las articulaciones de los huesos de la pelvis, se van aflojando para cuando llegue el momento del trabajo de parto y el parto. Tu columna vertebral se  inclina hacia atrás, para impedir que te caigas hacia delante por  el peso de tu bebé. Todos estos cambios  en las articulaciones, los huesos y los ligamentos, son los factores que  causan el dolor de espalda.

Referencias

https://espanol.babycenter.com/a4500067/cambios-en-tu-cuerpo-durante-el-embarazo
http://www.waece.org/embarazo/embarazo/cap2.htm
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/patientinstructions/000611.htm
http://www.embarazoymas.net/embarazo/cambios-en-la-piel-en-el-embarazo/
http://familydoctor.org/familydoctor/es/pregnancy-newborns/your-body/changes-in-your-body-during-pregnancy-second-trimester.html
http://www.pregnancy.org/article/second-trimester-skin-changes
http://www.mayoclinic.org/healthy-living/pregnancy-week-by-week/in-depth/pregnancy/art-20047732
http://www.webmd.com/baby/guide/second-trimester-of-pregnancy?page=%20%20%20%20%20%20%20%20%20%20%20%20%20%20%20%20%20%20%20%20%20%203
http://www.pregnancy-info.net/pregnancy_second_trimester.html