Tu salud es nuestra misión 

Actualizado 02 de Mayo 2023

INTRODUCCIÓN

Debido a los dramáticos cambios corporales que sufre la mujer durante el embarazo es natural que ocurran molestias articulares y musculares.

Su frecuencia es alta pero afortunadamente son leves o moderadas en intensidad y rara vez te incapacitan.

Hacia la mitad del segundo trimestre comienzan a manifestarse estas molestias que afectarán al menos al 50% de las mujeres embarazadas. Aparecen de manera gradual y en diferentes localizaciones de tu cuerpo.

¿QUÉ ES EL LIGAMENTO REDONDO? 

El útero está sostenido por medio de varios ligamentos que van del útero a los huesos de la pelvis y que sirven para mantenerlo en una cierta posición y son los siguientes:

  • Útero- sacro
  • Cardinal
  • Puvo-vesico-uterino
  • Ancho
  • Útero-ovárico

El ligamento redondo es un cordón muscular grueso, que sale de las trompas rodeando al útero en tu pelvis y conecta al útero con la ingle a través del canal inguinal y llega a los labios mayores.

Estos ligamentos se contraen y se relajan como los músculos, pero de manera muy suave, cuando toses, al levantarte después de estar sentada, cuando te ríes y cuando estornudas.

¿CUAL ES LA FUNCIÓN DEL LIGAMENTO REDONDO?

Los ligamentos redondos, conectan el útero a la pelvis y lo mantienen en su lugar.

¿QUÉ ES EL DOLOR DEL LIGAMENTO REDONDO

Este es un dolor que aparece típicamente entre las semanas 16-20 del embarazo, es muy frecuente (más del 70% de las embarazadas lo reportan).

Las embarazadas describen el dolor como:

  • Dolor menstrual o dolor “en los ovarios”
  • Calambres
  • Sensación de dolor agudo, punzante o como de tirón.
  • Una madre que lo padeció en dos embarazos lo describe como “si te estuvieran jalando la panza a los lados y para abajo”.

Se inicia en la parte profunda de la ingle y sube hacia los lados hasta la parte alta de tus caderas. El dolor es interno, pero si lo tuvieras que demostrar, seguirías la línea del bikini hasta arriba.

El dolor puede ocurrir en un lado o en ambos lados. Generalmente dura unos segundos, pero puede prolongarse por horas. Frecuentemente se repite durante el segundo trimestre.

Este dolor puede empeorar cuando te mueves súbitamente, por ejemplo, cuando te paras o sientas rápidamente, al estornudar, toser o reír.

Otras actividades, tales como demasiado ejercicio, después de un día de trabajo arduo, actividad física inusualmente intensa o cuando ha habido estancias prolongadas de pie, pueden también causar el dolor de ligamento redondo; es reportado como dolor menstrual o dolor “en los ovarios”

Se puede presentar en la noche, después de un cambio de postura o después de haber hecho ejercicio.

¿EN QUÉ MOMENTO DEL EMBARAZO SE PRESENTA?

 Aunque el dolor del ligamento redondo puede ocurrir en cualquier momento, es más común en el segundo trimestre porque es en ese momento cuando tu útero y los ligamentos que lo rodean que empiezan realmente a estirarse para hacerle lugar al bebé.

 ¿CÓMO SE PUEDE PREVENIR ESTE DOLOR?

No siempre es posible prevenir el dolor del ligamento redondo. Pero puedes reducir los movimientos súbitos que causan el dolor:

  • Evita cargar cosas pesadas y permanecer parada por largos periodos de tiempo. Esto ayuda a disminuir el estrés en el útero y en los ligamentos redondos.
  • Si sientes que vas a toser, a reírte o a estornudar, inclínate hacia adelante y coloca tus manos bajo la panza como para sostenerla.
  • Ejercítate razonablemente durante el día para tonificar tus músculos (nadar es excelente, caminar estupendo)
  • Mantén posturas correctas en tu trabajo, evita mantener las piernas cruzadas cuando te sientes.
  • Usa zapatos bajos para no exagerar la curvatura vertebral.
  • No te dobles hacia delante para recoger cosas del piso, dobla las rodillas y baja/sube con apoyo.
  • Si notas que el dolor se presenta con más frecuencia cuando más activa estás, reduce tu actividad diaria y si te sientes mejor, auméntala gradualmente hasta el punto que no te afecte.
  • Cuando cambies de posición hazlo despacio para que los ligamentos se estiren gradualmente.
  • Si el dolor de los ligamentos redondos es constante, tu médico indicará qué ejercicios de estiramiento puedes hacer en casa.
  • Utiliza una faja de soporte para embarazadas. Las bandas o fajas para embarazadas ayudar a aliviar el peso de la barriga y brindan apoyo a la espalda.

 ¿QUÉ SE PUEDE HACER PARA ALIVIAR EL DOLOR?

Si tu médico ya te aseguró que el dolor se debe a los ligamentos redondos:

  • El descanso es lo que más te ayuda en este tipo de dolor.
  • Toma un baño tibio (nunca muy caliente).
  • Usa el cojín eléctrico a mediana temperatura (nada más hasta que disminuya el dolor). Pregúntale a tu médico si está de acuerdo.
  • Acuéstate de lado opuesto al que te duele y coloca una almohada debajo del abdomen y otra entre las piernas.

  • Al estornudar, reír o toser, inclina tu cuerpo hacia delante.
  • Cuando cambies de posición, hazlo despacio.
  • Si el dolor es constante e intenso, consúltaselo a tu obstetra. Es posible que te prescriba algún analgésico o incluso fisioterapia. NUNCA te automediques.

 PRONÓSTICO

 Si tu médico te ha estado revisando y sabe que no se trata de un embarazo ectópico, no hay sangrados, no se asocia con contracciones uterinas, lo más probables es que se trate como una molestia normal del embarazo.

Para la mayoría de las mujeres el dolor se irá casi siempre cuando cambie sus actividades diarias y a medida que el embarazo progrese.

En casos excepcionales, la molestia puede durar hasta el tercer trimestre. Una vez que nace el bebé, las molestias  van desapareciendo

¿CON QUÉ SE PUEDE CONFUNDIR EL DOLOR DEL LIGAMENTO REDONDO?

 El dolor del ligamento redondo durante el embarazo puede confundirse con otros tipos de dolor abdominal.

Algunas de las condiciones que pueden confundirse con el dolor del ligamento redondo incluyen:

Dolor de la región lumbar: el dolor lumbar es común durante el embarazo y puede ser confundido con el dolor del ligamento redondo, ya que ambos pueden ser localizados en la parte baja del abdomen y en la zona pélvica.

Dolor en el pubis (pubalgia): la pubalgia es una afección en la que se experimenta dolor en la sínfisis púbica, la unión de los huesos de la pelvis en la parte frontal del cuerpo.

El dolor de la pubalgia puede ser confundido con el dolor del ligamento redondo.

Contracciones uterinas: las contracciones uterinas pueden causar dolor en la parte baja del abdomen, lo que puede confundirse con el dolor del ligamento redondo.

Hernia inguinal, Apendicitis, Problemas intestinales, del hígado o del riñón.

 CUANDO LLAMAR AL MÉDICO

 Siempre debes llamar a tu médico cuando el dolor persiste y además se acompaña de:

  • Cólicos severos, o más de 4 contracciones en una hora (no importa si no te duelan).
  • El dolor dura más de unos instantes
  • Dolor en la parte baja de la espalda, o un aumento en la presión de la pelvis, como si el bebé estuviera empujando hacia abajo.
  • Tienes fiebre
  • Tienes escalofríos, náuseas, vómito, desmayo.
  • Te duele al orinar
  • Se te dificulta caminar.

Es importante que tu médico descarte otras condiciones.

REFERENCIAS

 Kaiser Permanente, Salud y Bienestar, Dolor del ligamento redondo: Instrucciones de cuidado, https://espanol.kaiserpermanente.org/es/health-wellness/health-encyclopedia/he.dolor-del-ligamento-redondo-instrucciones-de-cuidado.ace3318#:~:text=El%20dolor%20del%20ligamento%20redondo,vez%20durante%20el%20segundo%20trimestre.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Tienes alguna duda sobre tu salud o la de tu bebé? Utiliza nuestro consultorio virtual, es gratuito y confidencial.

LO MAS LEÍDO
CONOCE NUESTRA REVISTA

REVISTA MENSUAL

SIGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES