Defectos al Nacimiento, N - S

Purpura Trombocitopenica

¿Qué es la trombocitopenia?

Es un trastorno cuya característica es la escasez de plaquetas en la sangre. La trombocitopenia es decir un recuento plaquetario de menos de 150.000 plaquetas por centímetro cúbico de sangre tanto en los recién nacidos a término como en los prematuros.

Las plaquetas o trombocitos: son pequeñas células de la sangre que ayudan a la sangre a coagularse y se adhieren a los vasos sanguíneos que se hayan dañado (por heridas o por traumatismos), para detener el sangrado.

Las plaquetas o trombocitos: son pequeñas células de la sangre que ayudan a la sangre a coagularse y se adhieren a los vasos sanguíneos que se hayan dañado (por heridas o por traumatismos), para detener el sangrado.

  • Se  forman en la médula ósea a partir de los megacariocitos y de ahí pasan a la sangre circulante.
  • Solamente un pequeño porcentaje de plaquetas se consume en los procesos de coagulación, por lo que la mayoría de las plaquetas están circulando hasta que envejecen y son eliminadas.

 

¿Qué es la púrpura?

La fundamental manifestación clínica de cualquier trastorno de plaquetas es la “púrpura” o presencia de parches y manchas de color oscuro en la piel, órganos y en las membranas mucosas, incluyendo el revestimiento de la boca. Cuando las manchas de púrpura son muy pequeñas y como puntitos (de color rojo vinoso), se las denomina petequias y, cuando son grandes, equimosis o moretones.

¿Por qué la trombocitopenia es una preocupación?

Si no existe la cantidad suficiente de plaquetas, puede producirse sangrado en los tejidos y a menudo moretones constantes en la piel. Debido al sangrado, los glóbulos rojos se destruyen y se produce la bilirrubina, que se acumula en la sangre y provoca la ictericia (color amarillento de la piel).

El sangrado excesivo, denominado hemorragia, puede resultar peligroso y afectar tanto al cerebro como a otros aparatos y sistemas del cuerpo.

¿Cuáles son las causas de la trombocitopenia?

Existen un gran número de factores que pueden causar la trombocitopenia o cuenta baja de plaquetas. Este problema puede ser heredado (pasa de padres a hijos) y puede desarrollarse durante el embarazo, en las primeras 72 horas de nacido, después de las primeras 72 horas de nacido o más tarde durante la vida en cualquier edad. Algunas veces no se sabe la causa.

Trombocitopenia adquirida

En general, la trombocitopenia adquirida está relacionada con el padecimiento que la causa y se resolverá una vez que se dé el tratamiento.
Causas de la Trombocitopenia adquirida

  • Problemas en el sistema inmunológico del bebé: autoinmune. Se cree que problemas en el sistema inmune del bebé pueden causar la Trombocitopenia. El sistema inmune es la parte del cuerpo que lucha contra las infecciones.
  • Aloinmune: También puede desarrollarse cuando el sistema inmune de la mama produce anticuerpos contra las plaquetas del bebé y se denomina Trombocitopenia aloinmune neonatal (TAIN). Los síntomas son: petequia generalizada, rash o púrpura. Puede nacer así o desarrollarse a los dos o tres días de nacido. Una complicación grave es el sangrado intracraneal que puede suceder durante el embarazo. Puede verse afectado desde el primer bebé (este no es el caso cuando se trata de incompatibilidad con el Rh). El diagnóstico requiere la demostración de la incompatibilidad plaquetaria entre la madre y el bebé y la ausencia de antígenos (anticuerpos) en el suero de la madre, los cuales están presentes en el bebé.
  • Infecciones: Infecciones bacterianas severas, enterocolitis necrotizante (inflamación de los intestinos) o infecciones virales. El 80% de los bebés con una infección comprobada, tienen las plaquetas bajas (son trombocitopénicos).
    • Transmitidas de la madre al bebé: principalmente por infecciones como: rubéola, herpes, citomegalovirus, toxoplasmosis, sífilis, etc.
    • El mecanismo es generalmente una combinación de una acelerada destrucción de plaquetas con una producción disminuida.
  • Inducida por algún medicamento: Como resultado de la administración de determinados medicamentos (que impiden la formación de plaquetas) ya sea a la madre durante el embarazo o al bebé.
    • Se desconocen los mecanismos por los cuales los medicamentos producen trombocitopenia en la madre y en el bebé, pero pueden estar relacionados a una reacción del sistema inmunológico.
  • Genética, aneuploidia (mutaciones o cambios en el número de cromosomas), que pueden dar lugar a enfermedades genéticas: trisomías 13, 18 y 21 o triploidia (este tipo de padecimientos no son heredados).
  • Consumo periférico aumentado de plaquetas por diversos padecimientos: coagulación intravascular diseminada (CID, este padecimiento se ve principalmente en los prematuros), hiperesplenismo (función incrementada del bazo), etc.
  • Enfermedad severa del Rh.
  • Insuficiencia de la placenta.
  • Leucemia neonatal (rara). Neuroblastoma congénito.
  • Otros: asfixia neonatal, retardo en el crecimiento durante el embarazo por eclampsia.

Sin embargo, la causa de esta condición puede ser desconocida y ser llamada púrpura trombocitopénica idiopática o PTI. La PTI puede ocurrir en niños por lo demás sanos que repentinamente inician con signos de sangrado como moretones.

Dependiendo de la edad en la que se inicie el problema, variarán las causas.

En los recién nacidos, la supresión de la médula por infecciones, la trombocitopenia aloinmune (TAIN) y la transferencia pasiva de anticuerpos de la madre que padece Púrpura Trombocitopénica Inmune (PTI), son las causas principales de la presencia de este problema.

Trombocitopenia congénita (primaria)

La trombocitopenia congénita se presenta generalmente durante el periodo prenatal o en el momento en que el bebé empieza a gatear o a caminar. Los problemas más leves se hacen presentes a lo largo de la vida en los momentos de estrés hemostático: por ejemplo al principio de la menstruación, en una cirugía, durante algún trauma o incluso durante el nacimiento.

Un gran grupo de estos individuos con trombocitopenia congénita pueden no tener ningún síntoma y sólo serán diagnosticados con ligera trombocitopenia durante algún examen de rutina. Aunque el inicio del padecimiento de este grupo de personas puede ser agudo, es importante que el médico revise los análisis previos que se haya realizado y que pregunte si existe tendencia para que se hagan moretones, si los sangrados son prolongados o hay presencia de petequias y que haga una historia familiar muy completa.

Una revisión completa de los sistemas podría revelar condiciones asociadas que le ayudarían al médico a colocar la trombocitopenia dentro de algún síndrome o le darían la explicación para  cuando el padecimiento es secundario y de esto dependerá el tratamiento.

Dado que muchas de las trombocitopenias congénitas tienen cambios clásicos en la forma de las plaquetas, siempre debe hacerse un examen cuidadoso de la muestra de sangre  en todos los pacientes que hayan sido diagnosticados con este padecimiento.

Clasificación de la púrpura trombocitopénica congénita

Tradicionalmente, las trombocitopenias congénitas se han dividido en categorías basadas en la información que se puede obtener:

  • de acuerdo al tamaño de las plaquetas
  • de acuerdo a las características clínicas y la historia familiar: edad en la que se presenta, severidad, anormalidades del desarrollo asociadas a este padecimiento, etc.
    • Si en la historia familiar existen casos de trombocitopenia, esto debe hacer sospechar al médico que se trata de una trombocitopenia congénita y no de una autoinmune (adquirida).
  • De acuerdo a la mutación genética: en este caso los síndromes se agruparán por patrón de herencia: autosómico dominante, autosómica recesiva y ligada al cromosoma X. Esta clasificación es la que veremos a continuación.

 

Trombocitopenias autosómicas dominantes

Si una enfermedad es autosómica dominante, quiere decir que la persona sólo necesita recibir el gen anormal de uno de los padres para heredar la enfermedad.
Dentro de esta categoría están incluidos los siguientes síndromes: la anomalía de May-Hegglin (trombocitopenia familiar con inclusiones de leucocitos), el síndrome de Fetchner, el síndrome de Sebastián, el síndrome de Epstein. La distinción clínica entre estos problemas es muy complicada y puede haber una presencia variable de problemas del riñón (nefritis) y pérdida de la audición en una misma familia o en un mismo individuo a diferentes edades. El sangrado tiende a incrementarse ligeramente en los individuos afectados.

  • Etiología: se encuentra en la misma región del cromosoma 22q12-13.
  • Diagnóstico: La macrotrombocitopenia se descubre generalmente al estar realizando pruebas de rutina en un individuo que no ha tenido síntomas. Por lo general, los individuos afectados con esta mutación no sufren grandes hemorragias. Es importante que el médico defina el diagnóstico, esto evitará tratamientos que pueden ser peligrosos y que se receten medicamentos que no se necesitan. La transfusión de plaquetas debe ser efectiva para cualquier sangrado causado por alguna cirugía o trauma. Es un problema que no se puede prevenir.

Trombocitopenia Mediterránea: en el sur de Europa es relativamente común encontrar una forma ligera de trombocitopenia. Debido a que nunca se presentó algún sangrado o moretón significativo, los afectados se descubren, generalmente, por accidente durante los exámenes de sangre rutinarios. Al igual que en los casos anteriores, este problema está asociado con plaquetas de tamaño grande que funcionan normalmente. El grado de trombocitopenia es menos severo.

  • Etiología: El análisis realizado a varias familias ha determinado la mutación genética en el brazo corto del gen 17. Estos datos demuestran que para varias de las familias  con trombocitopenia Mediterránea, el genotipo (la herencia transmitida a través de los genes y que forman el genoma) y el fenotipo (la manifestación visible de un individuo), son equivalentes a los que llevan el síndrome de Bernard Soulier.
  • Tratamiento: No es necesario ningún tratamiento.

Desorden familiar plaquetario con malignidad mieloidea asociada: en 1996 se reportó el caso de un grupo familiar grande con trombocitopenia autosómica dominante y una fuerte predisposición a malignidad en la sangre.

  • Etiología: Los estudios determinaron la falla en el gen 21q22-1-22-2.
  • Tratamiento: Es muy probable que los individuos afectados tendrán que recibir trasplante de médula.

Trombocitopenia autosómica dominante ligada al cromosoma 10: los afectados tienen un tipo leve de trombocitopenia, las plaquetas son normales de tamaño, forma y función. Los síntomas de sangrado se reducen a moretones, petequias y las hemorragias se presentan únicamente en los momentos de estrés: cirugía, partos, etc.

  • El gen mutado en este caso no ha sido plenamente identificado. La historia natural sugiere que las hemorragias serias son raras y que no hay tendencia a que se haga maligno por lo que es importante establecer el diagnóstico para evitar tratamientos no necesarios.

Trombocitopenia Paris-Trousseau: este tipo de trombocitopenia se ha asociado con el cromosoma 11q. Las plaquetas son más grandes de lo normal y tienen características especiales. Esto les hace propensos a los moretones, y a sangrar abundantemente si se produce una herida, lo que supone un mayor riesgo de padecer una hemorragia interna. Incluso un sangrado de la nariz les puede causar una gran pérdida de sangre.

Este problema se manifiesta de forma doble: al nacer estos niños, los niveles de plaquetas son bajos (trombocitopenia). Además, cuando las plaquetas se elevan hasta niveles normales, lo que generalmente ocurre durante la infancia, persiste una anomalía en la función plaquetaria. La gravedad de esta disfunción es muy variable (desde ser escasamente perceptible hasta llegar a poner en peligro su vida), pero los niños que tienen el Síndrome de Jacobsen tendrán un elevado riesgo de hemorragias durante toda su vida.

Trombocitopenia del Síndrome Gris: El síndrome gris de la plaqueta (TSG) es un desorden congénito raro de la sangre en el cual la trombocitopenia se asocia a tamaño creciente de la plaqueta y a la disminución de la función de la plaqueta. En este caso las plaquetas tienden a tomar un color grisáceo al teñirlas para el estudio de la sangre. No se conoce cuál es el gen afectado y se piensa que puede haber formas de herencia recesiva.

Trombocitopenias autosómicas recesivas

Un trastorno autosómico recesivo significa que deben estar presentes dos copias de un gen anormal (padre y madre) para que se desarrolle la enfermedad o el rasgo.

Trombocitopenia amegacariocítica congénita:En un recién nacido con trombocitopenia severa y ausencia de megacariocitos (MKS) en la médula ósea, debe sospecharse de una trombocitopenia amegacariocítica. La trombocitopenia amegacariocítica congénita (TAC) es una enfermedad de herencia autosómica recesiva.

  • Diagnóstico: La trombocitopenia y la megacariocitopenia (los megacariocitos están disminuidos o ausentes) son datos que están presentes durante el primer año de vida, y en vez de mejorar, la condición empeora antes de la primera década de vida llegando a  pancitopenia (deficiencia de cualquier tipo de células sanguíneas). Puede confundirse con otros tipos de síndromes: anemia de Fanconi, anemia aplásica y diskeratosis congénita.Como es un padecimiento autosómico recesivo, ambos padres son individuos sanos tienen una cuenta normal de plaquetas y funcionan correctamente por lo que se les llama “portadores”. Los bebés afectados son identificados a los pocos días de vida por la tendencia para presentar moretones y tener sangrados. Existen formas menos severas en las que el bebé tiene suficientes plaquetas como para hacer el coágulo y detener los sangrados de los vasos sanguíneos dañados.El diagnóstico diferencial incluye a varios trastornos genéticos: el más notable es el del hueso del radio (uno de los huesos del antebrazo) ausente y el síndrome de Wiskott-Aldrich. Generalmente estos se pueden distinguir de la Trombocitopenia Amegacariocítica Congénita, basándose en los cambios de los huesos de los brazos.En contraste con la TAC (trombocitopenia amegacariocítica), tanto la TPI (trombocitopenia idiopática) como la TAIN (trombocitopenia aloinmune neonatal), se resuelven por sí solas cuando los anticuerpos son erradicados del organismo del bebé.
  • Tratamiento: El tratamiento inicial de los bebés con TAC es la transfusión de plaquetas suficiente para impedir un sangrado peligroso. Sin embargo, el único tratamiento a largo plazo es el trasplante de médula que deberá hacerse en cuanto se confirme el diagnóstico y se encuentre al donante apropiado.

Trombocitopenia con radio ausente (TAR): Este síndrome es muy raro. Incluye antebrazos más cortos o ausentes debido al defecto en el desarrollo del radio (uno de los huesos del antebrazo) de ambos brazos asociado con trombocitopenia severa al nacimiento. Los defectos óseos se ven también en otros de los huesos del brazo pero no afecta ni a las manos ni a los dedos.
Generalmente, el grado de trombocitopenia es mayor en el momento del nacimiento y seguramente se necesitará una transfusión inmediata de plaquetas. Sin embargo, la trombocitopenia se hace menos severa durante el primer año de vida y la mayoría de estos individuos no necesitarán transfusiones de plaquetas después de la infancia.
Los padres de estos bebés son completamente sanos lo que indica un patrón de herencia autosómico recesivo.

Síndrome de Bernard-Soulier de plaquetas gigantes: Trastorno familiar de la coagulación que se caracteriza por tiempo de sangrado prolongado, plaquetas inusualmente grandes y escasas y un consumo de protrombina alterado.

Síndrome de Bernard-Soulier de plaquetas gigantes: Trastorno familiar de la coagulación que se caracteriza por tiempo de sangrado prolongado, plaquetas inusualmente grandes y escasas y un consumo de protrombina alterado.

Problemas ligados al cromosoma X

Las enfermedades ligadas al cromosoma X pueden ser debidas a la presencia de un número anormal de copias del cromosoma X en las células (aberraciones cromosómicas de tipo numérico) o a mutaciones de genes presentes en este cromosoma.

El Síndrome de Aldrich-Wiskott y mutaciones GATA-1 forman parte de un grupo de padecimientos que se heredan en forma recesiva ligados al cromosoma X (el cromosoma del sexo) los cuales se expresan como mujeres portadoras asintomáticas y hombres portadores enfermos.

El Síndrome de Aldrich-Wiskott y mutaciones GATA-1 forman parte de un grupo de padecimientos que se heredan en forma recesiva ligados al cromosoma X (el cromosoma del sexo) los cuales se expresan como mujeres portadoras asintomáticas y hombres portadores enfermos.

Tombocitopenia causada por una mutacion novel del gen GATA_1

El síndrome de Wiskott- Aldrich fue descrito por primera vez en 1937, afecta a los hombres casi exclusivamente e incluye trombocitopenia que puede ir desde moderada a severa, inmunodeficiencia y eczema. Una forma más leve es la Trombocitopenia ligada al cromosoma X (TLX) en la cual la inmunodeficiencia y el eczema no son significativos. Una característica distintiva de estos padecimientos es la presencia de microtrombocitos (plaquetas pequeñas) y escasas.

  • Diagnóstico: en cualquier bebé o niño que tenga trombocitopenia o inmunodeficiencia debe considerarse el diagnóstico del síndrome de Wiskott- Aldrich (SWA) y la presencia de microtrombocitos aumenta esta posibilidad.
    • Los primeros signos clínicos generalmente están relacionados con episodios hemorrágicos del cordón umbilical o del tracto digestivo; el eczema, rebelde al tratamiento, también suele aparecer en forma temprana.
    • Los bebés afectados con SWA generalmente son detectados antes del año de vida por la presencia de moretones continuos e infecciones recurrentes (bacteriales más que virales).
  • Etiología: el gen mutado se encuentra en el brazo corto del cromosoma X.
  • Tratamiento: las infecciones son la causa más común de muerte de los niños afectados con el SWA pero en las últimas décadas se ha logrado aumentar el pronóstico de vida de 5 años a 10 a 20 años o más gracias al uso de gama globulina y antibióticos de amplio espectro. Las hemorragias se tratan con transfusiones de plaquetas. Para el tratamiento del eczema es necesario acudir a un dermatólogo. Los individuos de más de 20 años de edad presentarán una incidencia cada vez mayor de enfermedades autoinmunes y linfomas. La única terapia curativa es el trasplante de médula que corrige tanto la trombocitopenia como la inmunodeficiencia.

Mutación GATA-1 una nueva forma de trombocitopenia ligada al cromosoma X: este problema se distingue del SAW por la presencia de plaquetas de tamaño normal y la ausencia de la inmunodeficiencia y del eczema y aparición de linfomas. El grado de trombocitopenia es marcado pero la anemia resultante es variable. Los sangrados y moretones son severos y los estudios muestran que la función de las plaquetas también está disminuida.

  • Diagnóstico: las mutaciones deben sospecharse en los niños con trombocitopenia severa, plaquetas de normales a grandes y ausencia de inmunodeficiencia y eczema.
  • Tratamiento: estos individuos responden bien a las transfusiones de plaquetas las cuales se deben restringir a los momentos de hemorragia y trauma. En caso de riesgo de muerte por anemia, se puede hacer trasplante de médula como tratamiento curativo.

A pesar de que los análisis clínicos se hayan realizado cuidadosamente, hay algunos individuos que no entran en ninguna de las categorías descritas anteriormente. Para estos casos, es necesario acudir a un médico hematólogo especializado en desordenes congénitos de plaquetas quien le realizará otros estudios para identificar la causa.

¿Cuáles son los síntomas de la trombocitopenia?

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de la trombocitopenia. Sin embargo, cada bebé puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir:

  • Petequias (pequeños puntos rojos en el cuerpo)
  • Púrpura (manchas rojas de moretones).
  • Sangrado de las encías, nariz y boca.
  • Bajo recuento de plaquetas.
  • Ictericia(color amarillento de la piel).

En los casos severos donde puede haber sangrado en el cerebro y en los intestinos, los signos y síntomas pueden incluir:

  • Abultamiendo de las fontanelas (mollera) en la cabeza del niño.
  • Somnolencia o dificultad para despertarse.
  • Vómito repetido o forzado (devolver).
  • Convulsiones (ataques).

Sangre en la orina o en las heces fecales. Los síntomas de la trombocitopenia pueden parecerse a los de otros trastornos o problemas médicos. Siempre consulta al pediatra  para obtener un diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica la trombocitopenia?

Tu médico hará el diagnóstico basándose en la historia médica, el examen físico y los resultados de los estudios de laboratorio.
Una vez que se haya diagnosticado el padecimiento, el médico empezará a buscar la causa.
El médico hará primero una historia de la madre preguntando si no hay otro caso en la familia, si tomó  algunos medicamentos o si has estado expuesta o has padecido alguna infección.
Y te preguntará también acerca del bebé:

  • ¿Es la primera vez que tiene manchas como éstas?
  • ¿Cuándo se desarrollaron?
  • ¿De qué color son?
  • ¿Tienen aspecto de moretones o hematomas?
  • ¿Qué medicamentos está tomando?
  • ¿Qué otras enfermedades ha padecido?
  • ¿Qué otros síntomas se presentan?

En la exploración física el médico palpará el abdomen del bebé para ver si tiene el hígado y el bazo crecidos (hepatoesplenomegalia), si hay ictericia (piel amarilla), moretones o si existe alguna otra malformación congénita. Verás que observa, con especial cuidado, si existe alguna anormalidad en los brazos o en los dedos o si hay alguna característica especial en las facciones que sugiera la asociación a algún síndrome.
Además del examen físico y los antecedentes médicos completos, las pruebas de laboratorio de la sangre pueden indicar una disminución en el recuento de plaquetas, tu médico seguramente pedirá que le hagan los siguientes estudios a tu bebé:

  • Hematocrito completo para medir los niveles de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas, si hay trombocitopenia, el resultado de este estudio mostrará una cuenta baja de plaquetas.
  • Laminilla con sangre para checar la apariencia de las plaquetas en el microscopio.
  • Otros estudios de la sangre. Si se sospecha un problema de sangrado, es probable que sea necesario realizar también otros estudios más especializados de la sangre para verificar la coagulación.
  • Ultrasonido del bazo que le permitirá ver si el bazo está o no crecido.
  • Puede ser necesario realizar una biopsia de médula ósea para checar que la médula está sana y produce el número adecuado de plaquetas.

 

Tratamiento para la trombocitopenia

El tratamiento específico para la trombocitopenia será determinado por el médico basándose en lo siguiente:

  • la edad gestacional del bebé (¿de cuántas semanas nació?), su estado general de salud y los antecedentes médicos
  • la reacción del bebé a determinados medicamentos, procedimientos o terapias
  • las expectativas para la evolución de la enfermedad
  • su opinión o preferencia

El tratamiento dependerá con frecuencia de la causa de la trombocitopenia, pero es posible que se necesite una transfusión de sangre con plaquetas, administración de medicamento como antibióticos; uso de otros medicamentos que ayuden a prevenir la dificultad respiratoria y cardiaca; en algunos casos será necesaria una cirugía y tratamiento ortopédico para el problema de los huesos.

Si tu bebé tiene trombocitopenia, trata de protegerlo de los golpes y traumatismos, especialmente los de la cabeza que pudieran causar sangrado en el cerebro. Pregúntale a tu médico si necesitas restringir las actividades del bebé.

Prevención

PREVENCIÓN PRIMARIA: Que los padres que hayan tenido un hijo, o padezcan la enfermedad, acudan al Consejo Genético para determinar el riesgo de que se presente en otro hijo.

 

Complicaciones

DERIVADAS: Hemorragia en el cerebro con convulsiones, sangre en las evacuaciones que le dan un aspecto negro a éstas, anemia que se presenta en forma rápida por el sangrado. El retraso mental no es muy frecuente, insuficiencia respiratoria y cardiaca.

ASOCIADAS: La mayoría de las formas no tienen ninguna anormalidad asociada. El Síndrome de TAR si se puede acompañar por problemas congénitos del corazón y luxación congénita de cadera.

Pronóstico

El pronóstico varía según la gravedad de los síntomas y complicaciones que se presenten. En el 50% es bueno para la vida, aunque el cuidado en los primeros meses de vida es muy problemático para los padres, sobre todo por las hemorragias y las infecciones repetidas.

El tratamiento generalmente puede controlar el sangrado. Sin embargo, los defectos congénitos de la función plaquetaria son trastornos de por vida para los cuales no hay cura. Los individuos afectados deben tomar precauciones para evitar sangrados.

Probabilidad de que se repita

En la Ciudad de México la Púrpura Trombocitopénica congénita se presenta en uno de cada 110 000 recién nacidos vivos.

Es más frecuente en el sexo femenino con una proporción de hombres uno, mujeres dos.

Las formas causadas por medicamentos, infecciones, etc. NO se vuelven a repetir a menos que se vuelva a estar expuesto.

Cuando se trata de formas recesivas el riesgo de que se vuelva a presentar es del 25% por cada embarazo cuando alguno de los padres es portador del gen.

Referencias

Náuseas Matutinas
Durante, Embarazo, Semanas 1 - 12

Náuseas Matutinas

Introducción

El término “náuseas del embarazo” se utiliza para describir las náuseas y los vómitos durante el embarazo. Algunas mujeres también tienen mareos y dolores de cabeza.

Se le llama también “Malestar Gravídico Matutino” porque la mayoría de las veces las náuseas son más fuertes en la mañana al despertar, pero en realidad se pueden presentar en cualquier momento del día durante el embarazo.

Nauseas, se le llama también Malestar Gravídico Matutino

¿Qué tan comunes son?

Las mujeres embarazadas que pasan la mayoría de las mañanas en el baño con el estómago revuelto no están solas. Aproximadamente un 70% de las mujeres experimenta algunos de los síntomas de náusea matutina (malestar gravídico matutino), mientras que un tercio llega a vomitar debido a esta condición.

¿Qué tan comunes son las náuseas matutinas?

¿En qué momento se inicia?

La nausea se inicia, generalmente, alrededor de las seis semanas de embarazo, pero igual puede empezar desde las cuatro semanas y tiende a empeorar en el siguiente mes.
Cerca del 50% de las mujeres que tienen nausea, mejoran totalmente al entrar a las 14 semanas, para el resto, tardan casi un mes más para sentirse totalmente bien aunque pueden estar con molestias que van y vienen durante todo el embarazo.

Pero el que sea un “malestar común” y que dura “unos pocos meses”, no quiere decir que no sea un síntoma molesto que te puede dejar sintiéndote exhausta y miserable.

Rechazo a alimentos y olores: Y aún cuando no se sientas náuseas, pueden presentarse aversiones a ciertos alimentos, como al café, la carne o el pescado, por su olor tan fuerte.

Mientras tú lleves una dieta sana, con los nutrientes que requieres, las aversiones que sientes hacia determinados alimentos no deben de preocuparte.

¿Cuál es la causa?

No se conoce la causa precisa, pero existen varias teorías. La mayoría de los expertos creen que este malestar es activado por los cambios hormonales, especialmente por el incremento de la HGC (gonadotropina coriónica humana) la cual tiene la función de asegurar en su inicio el crecimiento y desarrollo del embarazo.

El aumento de esta hormona y de la progesterona, provocan un cambio en el funcionamiento del aparato digestivo de la embarazada y hacen que el proceso digestivo sea mucho más lento y como consecuencia, tu estómago se vacía más despacio y te hace ms susceptible a sentir náusea o a vomitar. Los estrógenos parecen tener una influencia directa sobre una zona del  cerebro que dispara la náusea.

Otras de las posibles causas pueden ser los síntomas físicos del embarazo: agudización del sentido del olfato, estiramiento de los músculos uterinos y el desplazamiento de los órganos digestivos provocado por el crecimiento del útero. El estrés emocional y una dieta alta en grasas también pueden ser factores contribuyentes.

¿Puede haber alguna enfermedad concurrente que pueda ser la causa de la náusea o los vómitos?

Es bueno conocer que existen dos condiciones obstétricas que incrementan los síntomas de la náusea y sobre todo, los vómitos: el embarazo gemelar (se produce un mayor incremento hormonal en las primeras semanas) y por el denominado embarazo molar (ausencia de desarrollo del embrión).

Otras causas del malestar gravídico matutino pueden ser los niveles bajos de azúcar en la sangre, enfermedad de la vesícula biliar, hipertiroidismo. Igualmente, algunas enfermedades, como por ejemplo, la hepatitis o la infección urinaria, pueden ocultarse  al principio del embarazo, por lo que tu médico debe estar prevenido.

Síntomas

Por lo general, este trastorno consiste en náusea y vómitos, pero puede estar acompañado de mareo y dolores de cabeza. Comúnmente se inician cuando te levantas, porque el ayuno en que has permanecido durante la noche ha permitido la acumulación de secreciones en el estómago.

En general, al medio día los síntomas han desaparecido y te sentirás bien hasta la mañana siguiente. En ocasiones esta náusea  puede aparecer de  forma “vespertina” o “nocturna”.

En algunas embarazadas la náusea y el vómito se acompañan de salivación excesiva, es una condición poco común llamada ptialismo. Probablemente no se debe a que estas mujeres estén produciendo más saliva, sino que tienen problemas para tragar esa saliva debido a la náusea.

Los cambios o desviaciones del apetito son muy frecuentes apareciendo a veces el rechazo a las comidas que antes eran tus preferidas, o bien la necesidad de comer compulsivamente alimentos que nunca antes te habían apetecido. Son los famosos antojos y caprichos de la embarazada.

La náusea y los vómitos son mucho más usuales en las primerizas, aunque se presentan también (por lo regular con menor frecuencia) en embarazos subsiguientes

¿Hay algún medicamento para tratar las náuseas del embarazo?

Se ha demostrado que la vitamina B6 (100 mg o menos al día) alivia los síntomas de las náuseas del embarazo. Muchos médicos y enfermeras obstétricas recomiendan ensayarla primero antes de probar otro medicamento.

No hay ningún medicamento actualmente aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos (Food and Drug Administration) para el tratamiento de las náuseas del embarazo. Es posible que el médico no aconseje medicamentos para prevenir las náuseas, a menos que el vómito sea intenso y no se detenga.

¿Cuándo desaparecen las náuseas?

Todas estas alteraciones digestivas van desapareciendo solas en los primeros dos o tres meses, a medida que los niveles de las hormonas se normalizan por el desarrollo del embarazo. El ritmo habitual de las comidas se va a ir restableciendo  y la náusea desaparecerá gradualmente.

Es muy importante entender que el embarazo “inunda” a la mujer de hormonas que actúan en todo su cuerpo, provocando cambios que toman un buen tiempo de preparación y adaptación.

¿Afectan al bebé?

La náusea, e incluso los vómitos del embarazo no afectan al bebé de ninguna manera, a menos que se presente pérdida de peso permanente, como sucede con el vómito intenso y prolongado en la hiperémesis gravídica.  

¿Qué puedo hacer para aliviar los síntomas?

Hay varias cosas que puedes hacer:

En cuanto a tu dieta

  • Antes de levantarte, come unas galletas de soda para tener algo en el estómago.
  • Evita las comidas abundantes, en vez de eso ingiere comidas pequeñas durante todo el día de modo tal que nunca estés ni demasiado llena ni con el estómago vacío.
  • Es recomendable establecer un ajuste en los horarios habituales de comida, y en la cantidad y calidad de los alimentos que se ingieran. Si la leche o el huevo no son apetecibles en forma directa, pueden ser presentados e ingeridos en forma de postres o helados.
  • Evita los alimentos ricos en grasas. Investigaciones recientes sugieren que una dieta alta en grasas contribuye al malestar matutino.
  • Trata de elegir la comida que más te guste. En pocas palabras, date el gusto.
  • Evita las comidas con olores que te molestan.
  • Come más carbohidratos; papas horneadas simples, arroz blanco y pan tostado.
  • Ingiere alimentos ricos en vitamina B6. Puedes elegir alimentos como: la papas, el plátano, las pasas de uva, el salvado de trigo y las semillas de sésamo.
  • Prueba los postres de gelatina, o postres congelados con sabor (paletas), caldos de pollo, té azucarado y descafeinado o té de hierbas.
  • Si has vomitado, recuerda que debes de tomar líquidos fríos en pequeñas cantidades, o en trocitos de hielo.
  • Consume productos de jengibre (de efectividad comprobada contra la náusea del embarazo) tales como té de jengibre, dulces de jengibre y bebidas gaseosas de jengibre (Gingerale no dietética).

En cuanto a tu estilo de vida

  • Toma los suplementos vitamínicos por la noche, debido a que el hierro que contienen puede irritar el estómago.
  • Es posible que se tenga que probar varias vitaminas prenatales hasta encontrar la que se pueda tolerar mejor.
    No te levantes de la cama de manera brusca, hazlo lentamente un rato después de haber comido tus galletas de soda.
  • Realiza las actividades matutinas con calma y tranquilidad. No corras.
  • Evita permanecer en espacios mal ventilados que atrapan olores de comidas o de otro tipo.
  • Trata de dormir más de lo usual para minimizar el estrés tanto como sea posible.
  • Cocina los alimentos de manera sencilla. La cocción al vapor, la plancha o el microondas se convertirán estas semanas en tus mejores opciones.
  • Utiliza las muñequeras de acupresión, actúan ejerciendo presión en puntos específicos de la muñeca y con frecuencia se utilizan para aliviar el mareo causado por  los movimientos al caminar o al viajar Pueden adquirirse en farmacias, tiendas de productos naturales y tiendas para viajeros.
  • La náusea y los vómitos suelen ser muy frecuentes durante este período. No por ello debes de descuidar tu higiene oral, intenta cepillarte regularmente los dientes y especialmente después de vomitar.

¿Cuándo debo llamar al médico?

Felizmente, son pocos los casos en los que existe una alteración de la salud debido a estos síntomas digestivos tan frecuentes. Si tienes náusea en exceso o si continúan luego de la semana 16 de tu embarazo, debes acudir a tu médico. Especialmente cuando:

  • La náusea no mejora a pesar de los remedios caseros.
  • Vomitas sangre o un material parecido a café molido.
  • Pierdes ms de 1 kg (2 lb) por semana.
  • Presentas vómitos severos y prolongados por tres días o más, los cuales pueden causar deshidratación y desnutrición.

¿Qué es la enfermedad matutina severa?

Alrededor de 2 de cada 100 mujeres sufren de la enfermedad matutina severa llamada hiperémesis gravídica. En esta condición los vómitos durante el embarazo son severos. Las mujeres con hiperémesis grávida no pueden mantener alimentos o bebidas en el estómago, pueden bajar de peso y hasta deshidratarse. Esta condición puede empezar temprano en el embarazo y durar todo el embarazo.
Tú tienes más probabilidades de sufrir de hiperémesis grávida cuando:

  • Tu embarazo es múltiple
  • Te dan nauseas con los movimientos
  • Sufres de migrañas
  • Tienes sobrepeso
  • Has tenido enfermedad matutina severa en un embarazo anterior

Los síntomas de la enfermedad matutina severa son:

  • Vomitar más de 3 a 4 veces al día
  • Vómitos que le causan mareos o deshidratación. Las señales de deshidratación incluyen tener sed, sequedad en la boca, latidos cardíacos rápidos, o no orinar u orinar con menos frecuencia.
  • Perder más de 5 kg en el embarazo

Si tienes hiperémesis gravídica, es posible que necesites recibir tratamiento en un hospital con medicinas y administración de líquidos intravenosos (suero). Estos son líquidos que se administran a través de una aguja a una vena.

Preguntas más Frecuentes

Estoy en el segundo trimestre. ¿Por qué no se me ha quitado la náusea matutina?
R: Desafortunadamente, por razones no muy bien comprendidas, algunas mujeres experimentan náusea matutina durante todo el embarazo. Esto sucede, por lo general, con mujeres que están embarazadas de más de un bebé. Si todavía sientes malestar gravídico matutino, asegúrate de informarle al médico para descartar otras complicaciones posibles.

Padecí terribles náuseas del embarazo con mi primer hijo. ¿Estoy destinada a tenerlas de nuevo con mi segundo hijo?
De acuerdo con el ACOG, alrededor de dos tercios de las mujeres que tienen náuseas del embarazo intensas tienen malos síntomas de nuevo en su próximo embarazo, pero a un tercio le va mucho mejor la segunda vez. Esto puede deberse a que el cuerpo está más acostumbrado a los cambios hormonales del embarazo. También puede influir el que se tenga menores niveles de estrés.
Si has tenido náuseas del embarazo intensas antes, asegúrate de volver a tomar vitaminas prenatales antes de quedar nuevamente embarazada. Eso parece reducir la probabilidad de experimentar náuseas y vómitos intensos.

¿Por qué tengo náusea en la tarde?
La náusea puede presentarse también a cualquier hora del día. Esto puede ser causado por una disminución en el nivel de azúcar de la sangre. Cuando pase la náusea trata de comer un aperitivo pequeño pero nutritivo y reemplaza, poco a poco, los líquidos que hayas perdido en el vómito. Trata de tomar bebidas de preferencia que estén frescas y que no sean ácidas.

¿Me preocupa si mi bebé se verá afectado debido a que como tan  poco?
Durante las primeras semanas de embarazo, tu bebé es muy pequeño y sus requerimientos nutritivos son mínimos, lo que es importante es que lo poco que comas contenga los nutrimentos que si le sirven al bebé y no te olvides de tomar tus vitaminas.

Es esencial que la embarazada que presente estos trastornos cuente con un sostenido apoyo familiar. Sobre todo el esposo debe hacerle sentir a su compañera todo el respaldo y amor que siente por ella.

Referencias

Sangrado vaginal en el embarazo
Complicaciones, Embarazo, Otras

Sangrado vaginal en el embarazo

Definición

Es cualquier derrame de sangre por la vagina durante el período comprendido desde el momento de la concepción hasta la conclusión del embarazo.

Este fenómeno se presenta aproximadamente en la 3ª parte de las embarazadas durante el primer trimestre del embarazo y este número disminuye a un 10% en el último trimestre.

El momento del embarazo en el que se produce el sangrado, la cantidad y la presencia o ausencia de dolor pueden variar según la causa.

Aunque éste es a menudo parte normal del proceso de gestación, puede indicar complicaciones. Siempre deberás informar de inmediato a tu médico sobre el sangrado vaginal.

Causas

Hay varias causas que pueden producir sangrado vaginal durante el embarazo. Algunas son graves y otras no.

Según el momento de aparición, podemos dividir las causas que provocan hemorragia en tres etapas, en el primer trimestre del embarazo, en el segundo y en el tercero.

A continuación explicamos cada una de estas etapas.

Quizás te interese:

    Hemorragia vaginal del primer trimestre del embarazo
     Causas comunes de sangrado en el segundo trimestre del embarazo
     Sangrado vaginal del tercer trimestre del embarazo
     Síntomas del sangrado 
      Cuándo debo acudir al médico
     Cuidados en el hogar

Referencias

Complicaciones, Embarazo

SANGRADO VAGINAL DEL TERCER TRIMESTRE DEL EMBARAZO

El sangrado puede ser leve o extremadamente abundante y puede ir acompañado o no, de dolor. Las hemorragias (otro nombre común del sangrado), son la causa más común de muerte en las embarazadas. En esta etapa las causas son muy similares a las del segundo trimestre. A ellas, pueden agregarse las siguientes:

  • Parto prematuro,aparición con sangrado.
  • Ruptura uterina: Es la ruptura anormal del útero que hace que el bebé “salga” hacia el abdomen. En las mujeres que tuvieron una cesárea, un desgarro en la cicatriz del útero puede causar sangrado. Esa abertura es una complicación muy peligrosa tanto para el bebé como para la madre. La embarazada sentirá dolor intenso y molestias en el abdomen.
    • La ruptura puede ocurrir cercana al parto o en el momento del parto.
  • Señal de parto normal:El “indicio de sangre” es normal al final del embarazo. Si tienes un flujo espeso color rosa o con un poco de sangre 1 ó 2 semanas antes de la fecha prevista de parto, es probable que el cuerpo esté dando el primer paso en preparación para el parto.
    • Expulsión del tapón mucoso. Un tapón mucoso encargado de cubrir la apertura del útero durante todo el embarazo, se desprenderá justo en el momento previo al trabajo de parto o cuando comience el mismo y una pequeña cantidad de moco y sangre pasará a través del cuello uterino. A esto se le conoce como “perdida del tapón mucoso”. No es algo de preocupación, es totalmente natural.
    • Dilatación del cuello uterino. La dilatación del cuello uterino durante el trabajo de parto que siempre está asociada a contracciones uterinas puede producir hemorragia vaginal.

Quizás te interese:

     Sangrado vaginal en el embarazo
    Hemorragia vaginal del primer trimestre del embarazo
     Causas comunes de sangrado en el segundo trimestre del embarazo
     Síntomas del sangrado 
      Cuándo debo acudir al médico
     Cuidados en el hogar

REFERENCIAS

Complicaciones, Embarazo

CAUSAS COMUNES DE SANGRADO EN EL SEGUNDO TRIMESTRE DEL EMBARAZO

Cualquier sangrado que se presenta durante el segundo o tercer trimestre del embarazo (los últimos seis meses) involucra problemas que son diferentes del sangrado en el primer trimestre. Cualquier sangrado en este periodo, se considera anormal. El sangrado que se presenta a la mitad o al final del embarazo puede ser causado por:

  • Traumatismos en el cuello del útero:En este período, la mayoría de las veces el sangrado se debe a una infección, inflamación o a un traumatismo provocado en el cuello uterino, que está muy congestivo debido a su mayor irrigación sanguínea y muchas veces inflamado por la presencia de gérmenes vaginales. En especial después de una relación sexual puede aparecer una pequeña hemorragia que desaparece espontáneamente. Por la misma razón, después de un examen ginecológico, puede haber escasa hemorragia genital.
    • En algunas mujeres, el sangrado leve es una señal de insuficiencia cervical, también conocida como “cuello uterino incompetente” en cuyo caso, se abre inesperadamente; esto puede dar como resultado un parto prematuro.
  • Placenta previa o de inserción baja:la placenta es la estructura que conecta al bebé con la pared del útero; cuando la placenta se ha implantado muy abajo ocluyendo parcial o totalmente el cuello del útero, el síntoma más común es el sangrado vaginal. Por lo general tiene la característica de repetirse en el transcurso del embarazo.

el sangrado vaginal en el segundo trimestre puede indicar la localización anormal de la placenta

  • Desprendimiento de la placenta o Abruptio placentae: Es una grave complicación del embarazo y puede ser fatal para el bebé. Se caracteriza por fuertes dolores abdominales acompañado de hemorragia vaginal oscura en cantidad variada. Se debe a que un sector de la placenta se desprende de su sitio de inserción normal en el útero. La cantidad de sangre depende de cuánta placenta se ha desprendido (puede ser total o parcial).
    • Se asocia frecuentemente a presión alta antes o generada por el embarazo, trauma, uso de cocaína, uso de tabaco.
  • Parto pretérmino o prematuro: parto que se presenta entre las semanas 20 y 37 de embarazo. El inicio de trabajo de parto prematuro también puede desencadenarse con un episodio de hemorragia genital, a veces es necesario internación hospitalaria para revertir el proceso. El sangrado viene acompañado casi siempre de contracciones.

Los sangrados en la 2ª mitad del embarazo pueden ser graves para la madre e incluso ocasionar la muerte del bebé por lo que se debe avisar de inmediato al médico y acudir al servicio de emergencia.

Quizás te interese:

     Sangrado vaginal en el embarazo
    Hemorragia vaginal del primer trimestre del embarazo
     Sangrado vaginal del tercer trimestre del embarazo
     Síntomas del sangrado 
      Cuándo debo acudir al médico
     Cuidados en el hogar

REFERENCIAS

Complicaciones, Embarazo

CUIDADOS EN EL HOGAR

Si empiezas a sangrar al principio del embarazo, mientras que el médico te revisa  y te da sus instrucciones, es importante que te relajes y disminuyas tus actividades. No cargues cosas pesadas ni hagas ejercicio, abstente de las relaciones sexuales, no uses tampones y bebe muchos líquidos para prevenir la deshidratación. Recuerda de llevar la cuenta de las toallas sanitarias que has usado y de observar tu sangrado.

Es probable que el sangrado a comienzos del embarazo simplemente necesite reposo en cama para estabilizar el embarazo. El reposo puede ser completo o puedes levantarte para ir al baño, caminar por la casa o realizar labores ligeras.

  • Una vez controlado el sangrado, puede que necesites disminuir la actividad o estar en reposo en casa por el resto del embarazo o hasta que el sangrado se detenga.

No hay un tratamiento casero para el sangrado al final del embarazo. Es importante que veas de inmediato al médico o que te traslades a un centro hospitalario.

Generalmente no se necesitan medicamentos. No tomes ningún medicamento sin que te lo hayan recetado. Siempre pregunta a tu médico qué puedes esperar.

PREVENCIÓN:

El cuidado prenatal ayudará a descubrir los posibles riesgos que podría haber en el embarazo.

  • Sigue una estricta rutina de control médico durante todo el embarazo.
  • Evita golpes directos al abdomen
  • Toma una dieta balanceada, rica en folatos (ver la información sobre acido fólico), puede prevenir abortos causados por problemas genéticos.
  • Evita el cigarro desde antes de embarazarte, las drogas y cualquier tipo de trauma, de esta forma puedes prevenir el desprendimiento de placenta.
  • Practicar sexo seguro puede ayudar a prevenir las enfermedades de transmisión sexual, estas son una causa común de embarazo ectópico.
  • Cuando viajes en automóvil usa siempre el cinturón de seguridad pero evita ponerlo de manera que oprima tu abdomen.
  • Si padeces alguna enfermedad crónica, acude al médico para controlarla antes de que te embaraces

PREGUNTAS FRECUENTES

P: Estoy manchando sólo un poquito, ni siquiera lo suficiente para cubrir la toallita protectora. ¿Debo alarmarme por esto?

R: No. Unas cuantas manchas de sangre son comunes en las mujeres embarazadas. Sin embargo, debes consultar al médico el mismo día que notes las manchas, a fin de hacerle saber lo que está sucediendo. En una próxima consulta médica pide que el médico te explique la diferencia entre manchado y sangrado (el manchado son gotas de sangre periódicas, y el sangrado es un flujo de sangre de leve a abundante).

P: Yo tuve manchas leves durante mi primer trimestre. El médico me dijo que no era nada para preocuparme. Ahora estoy en mi tercer trimestre y de nuevo estoy manchando. ¿Necesito consultar al médico esta vez?

R: Por supuesto que sí. Un sangrado que se presente en cualquier momento del tercer trimestre se considera un problema potencialmente grave. Condiciones tales como placenta previa no se desarrollan, por lo general, hasta el final del embarazo; por lo tanto, es preciso consultar al médico tan pronto se note el sangrado.

Quizás te interese:

     Sangrado vaginal en el embarazo
    Hemorragia vaginal del primer trimestre del embarazo
     Causas comunes de sangrado en el segundo trimestre del embarazo
     Sangrado vaginal del tercer trimestre del embarazo
     Síntomas del sangrado 
      Cuándo debo acudir al médico

Referencias

Complicaciones, Embarazo

CUÁNDO DEBO ACUDIR AL MÉDICO

Siempre consulta de inmediato con tu médico o acude a emergencias en un hospital cuando:

  • Presentas cualquier sangrado vaginal durante el embarazo. Trata esto como una emergencia potencial.
  • Tienes sangrado vaginal y presentas placenta previa (vete al hospital de inmediato).
  • Si el sangrado vaginal ha durado más de 24 horas y no has podido contactar a tu médico.
  • Si te desmayaste o tienes mareos.
  • Tienes cólicos o contracciones.
  • Dolor agudo en el abdomen.
  • Si estás sangrando y tienes fiebre o escalofríos.
  • Si estás expulsando un flujo con tejidos.

TRATAMIENTO

La hemorragia vaginal durante el embarazo, es siempre motivo de consulta urgente con el obstetra y si no es posible ubicarlo, es conveniente asistir rápidamente a un centro médico especializado en obstetricia.

Las opciones de tratamiento dependen del diagnóstico y de la certeza de ese diagnóstico.

No todos los sangrados vaginales requieren tratamiento.

  • En caso de aborto, acude de inmediato al centro hospitalario para que te confirmen el diagnóstico y te den el tratamiento adecuado para estos casos.
    • Podrías seguir sangrando durante 10 días posteriores al aborto, evita el uso de tampones al menos 1 mes después del aborto y espera cuando menos 4 ó 6 ciclos menstruales antes de volver a embarazarte.
  • Cuando el sangrado vaginal es causado por placenta previa, el médico te hospitalizará inmediatamente y si el sangrado persiste y el bebé ya es viable, seguramente adelantará la fecha del parto y hará una cesárea.
  • Si el sangrado es causado por un embarazo ectópico, será necesario una cirugía que extraiga el embrión mal implantado y que controle el sangrado interno para así evitar complicaciones que se podrían presentar como la peritonitis.
  • La infección vaginal o del cuello del útero se trata con antibióticos que sean seguros para el bebé en desarrollo.
  • Si el sangrado es fuerte, es posible que sea necesaria la hospitalización para que el médico te pueda observar más cercanamente y te administren medicamentos para el dolor.

Nota: Si tu sangre tiene factor Rh negativo, necesitarás ponerte una inyección de inmunoglobulina Rh si tienes hemorragia vaginal, a menos que tengas la seguridad de que la sangre del padre del bebé también es Rh negativo, o quede claro que la hemorragia no proviene del útero.
Quizás te interese:

     Sangrado vaginal en el embarazo
    Hemorragia vaginal del primer trimestre del embarazo
     Causas comunes de sangrado en el segundo trimestre del embarazo
     Sangrado vaginal del tercer trimestre del embarazo
     Síntomas del sangrado 
     Cuidados en el hogar

Referencias

Complicaciones, Embarazo

SÍNTOMAS DEL SANGRADO

Como ya lo mencionamos, puedes presentar sangrado vaginal, con o sin cólicos, dolor de espalda o dolores de parto. El sangrado puede ir desde un manchado escaso, color marrón o café oscuro a abundante y con coágulos de color rojo brillante.

Además del sangrado podrás tener fatiga, una sed intensa, mareos o incluso desmayos. Puedes notar también que tu pulso se acelera cuando entras en actividad.

Al final del embarazo puedes tener este tipo de sangrado y síntomas en específico:

  • Placenta previa:cerca del 70% de las embarazadas tienen un sangrado vaginal de color rojo vivo; solamente el 20% presenta dolores abdominales y el 10% no presenta ningún síntoma.
  • Desprendimiento de la placenta:cerca del 80% tienen un sangrado oscuro con muchos coágulos, pero el 20% no tienen un sangrado vaginal. La mayoría tiene un útero muy sensible al tacto. En el 50% de los casos el bebé muestra aceleración o disminución de los latidos del corazón, disminución de los movimientos fetales como señal de que le esta faltando la llegada de nutrientes de la placenta. La mayoría de los desprendimientos ocurren antes de que se inicien los dolores del parto.
  • Ruptura uterina:los síntomas varían mucho. La forma clásica se describe con un dolor intenso abdominal, un sangrado vaginal que puede ir de ligero a profuso y la cabeza del bebé se sale del canal del parto.
  • Traumatismo al tracto genital inferior:este problema generalmente es causa de un sangrado vaginal ligero.

DIAGNÓSTICO

La evaluación médica se inicia con una historia clínica y examen físicos completos. Para detectar la causa el médico te hará preguntas muy específicas durante la visita. Trata de ser lo más precisa posible, debido a que diversos tipos de sangrado pueden indicar complicaciones diferentes, el médico dará el tratamiento de acuerdo con el diagnóstico.

Es importante que sepa:

  • Patrón de tiempo:si estás al principio del embarazo, es necesario que respondas acerca de las fechas exactas de tu embarazo.
    • ¿Has tenido sangrado otras veces durante este embarazo?
    • ¿Cuándo se inició el sangrado?
    • ¿El sangrado ha sido constante desde el comienzo del embarazo o es intermitente?
    • ¿Cuántas toallas sanitarias te has cambiado y en qué tiempo?
    • ¿Cuánto tiempo tienes de embarazo?
    • ¿Cuándo fue tu último período menstrual?
  • Calidad
    • ¿El sangrado es leve o abundante?
    • ¿Tiene olor la sangre?, ¿de qué color es?
    • ¿Tienes cólicos o dolor abdominal, debilidad o fatiga aumentada?
    • Si tienes dolor ¿cuál es la intensidad del dolor y su ubicación exacta?
    • ¿Disminuye el sangrado cuando descansas?, ¿empeora con la actividad?
    • ¿El embarazo es múltiple?
  • Factores agravantes
    • ¿Te lesionaste, por ejemplo, en una caída?
    • ¿Has tenido cambios en la actividad física?
    • ¿Has estado bajo estrés adicional?
    • ¿El sangrado se presentó durante o después de una relación sexual?
  • Factores atenuantes
    • ¿El sangrado se reduce o cesa con el reposo?
  • Otras
    • ¿Qué otros síntomas se presentan?
    • ¿Tienes fiebre?
    • ¿Tienes alguna enfermedad?
    • ¿Experimentas desmayos o mareos?
    • ¿Presentas náuseas, vómitos o diarrea?
    • ¿Hay cambios en la orina o en las evacuaciones?
    • ¿Has sentido los movimientos del bebé?
  • Información adicional importante
    • ¿Tienes colocado un DIU?
    • ¿Qué medicamentos estás tomando?
    • Si has tenido otros embarazos ¿Has tenido problemas: cesáreas previas, partos prematuros, placenta previa o desprendimiento de la placenta?
    • ¿Has tenido relaciones sexuales recientemente?

Cuando el sangrado se presenta al principio del embarazo, el médico tendrá que descartar un posible embarazo ectópico; cuando la hemorragia se presenta al final del embarazo, el médico se asegurará de estabilizarte para buscar el origen del sangrado.

Examen físico: lo primero que hará el médico es evaluar qué tanto te ha afectado el sangrado. Y esto lo hace tomando tus signos vitales: pulso y presión arterial y observando el color de tu piel (palidez). Medirá el tamaño de tu útero y detectará si hay dolor.

Estudios de laboratorio: Es probable que el médico considere oportuno llevar a cabo un examen pélvico y practicar algunos estudios de laboratorio:

  • Exámenes de sangre.Para medir el nivel de la hormona “gonadotropina coriónica” (hGC). Esta sustancia se produce durante el embarazo. Medirán también tu química sanguínea, para hacer la cuenta de tus glóbulos rojos y determinar cuánto te ha afectado la hemorragia. Buscarán también tu grupo sanguíneo y Rh para determinar si necesitas un tratamiento de sensibilización del Rh.
  • Examen general de orinapara detectar infecciones en vías urinarias que pueden ser causa de parto prematuro.
  • Ecografía o ultrasonido del embarazopara determinar la salud del feto y su tamaño (en algunos casos ayuda también a determinar la causa del sangrado). Sin embargo, en algunos casos es muy pronto para detectar incluso el embarazo.
    • El ultrasonido puede detectar un embarazo ectópico o para buscar sangre en la pelvis. Al final del embarazo, la placenta previa se diagnostica –casi exclusivamente- por medio del ultrasonido abdominal.
  • Ecografía o ultrasonido de la pelvis.
  • Cultivos de frotis del cuellopara determinar infecciones.

Esto le ayudará al médico a elaborar un diagnóstico preciso y así podrá llegar al tratamiento adecuado en tu caso: desde reposo absoluto a inducción del parto si se considera que el bebé ya es viable y el riesgo de continuar con el embarazo es mayor para ambos.

Quizás te interese:

     Sangrado vaginal en el embarazo
    Hemorragia vaginal del primer trimestre del embarazo
     Causas comunes de sangrado en el segundo trimestre del embarazo
     Sangrado vaginal del tercer trimestre del embarazo
      Cuándo debo acudir al médico
     Cuidados en el hogar

Referencias

Complicaciones, Embarazo

HEMORRAGIA VAGINAL DEL PRIMER TRIMESTRE DEL EMBARAZO

Es el sangrado que se presenta durante los primeros tres meses del embarazo y puede variar desde un manchado intermitente hasta un sangrado abundante con coágulos. El sangrado vaginal es bastante común en este periodo del embarazo complicando el 20 al 30% de todos los embarazos y cerca del 50% de estos, siguen hasta el aborto.

Durante el primer trimestre del embarazo las hemorragias pueden ser provocadas por las siguientes causas:

  • Sangrado por implantación del embrión en el útero. Es posible que presentes un pequeño sangrado o manchado (de color café) muy ligero en el momento de la implantación del óvulo fecundado en el útero (para más información consulta el documento que te ofrecemos en esta misma sección), generalmente es mínimo y dura solamente un día o dos pero frecuentemente sucede en, o cerca de, la fecha en la que estás esperando tu menstruación. Esto puede confundirte si piensas que simplemente es un periodo de sangrado ligero y no te das cuenta de que estás embarazada. Esto es una parte normal del embarazo y no es causa de preocupación; sin embargo, es necesario que acudas a tu médico para estar tranquila.
    • No todas las embarazadas presentan este tipo de sangrado.
  • Cambios hormonales. Los cambios hormonales del momento en el que deberías estar menstruando, pueden también provocar pequeñas pérdidas por la vagina, a veces similares a la hemorragia menstrual.
  • Sexo:Durante el embarazo fluye más sangre al cuello uterino. Por eso no es raro notar unas manchas de sangre después de tener relaciones sexuales con penetración. Un pólipo cervical (un tumor benigno) también puede causar sangrado después de la relación sexual.
  • Un Papanicolaou o examen interno: Puedes sangrar un poco después de un Papanicolaou o un examen interno por las mismas razones: más flujo sanguíneo en el cuello del útero o un pólipo cervical.
  • Hematomas retrocoriales. Son pequeños lagos sanguíneos que se forman entre la superficie del útero y el tejido de la placenta. En la mayoría de los casos se reabsorben y desaparecen espontáneamente, pero también pueden ser causa de hemorragia, en general no se acompañan de dolores o cólicos abdominales.

Las causas más serias de sangrado durante el primer trimestre pueden ser:

  • Amenaza de aborto:Menos frecuentes, pero mucho más importantes, son las hemorragias provocadas por la amenaza de aborto, donde generalmente la pérdida sanguínea es de mayor magnitud y está siempre asociada a dolores o cólicos abdominales. El feto está todavía dentro del útero (basándose esto en el ultrasonido) pero hay dudas de si el embarazo va a continuar o no.
    • Cerca de un 25% de las embarazadas presentan este sangrado temprano y la mitad de ellas aborta. Pero si tienes un ultrasonido que muestra el corazón latiendo del bebé (entre las 7 y las 11 semanas), las probabilidades de continuar el embarazo y de llevarlo a término son más del 90%.
  • Aborto espontáneo: si el sangrado y los dolores abdominales han disminuido y el útero aparece vacío en el ultrasonido, es posible que hayas tenido un aborto espontáneo, que da fin a tu embarazo. Un aborto espontáneo puede suceder en cualquier momento durante la primera mitad del embarazo. La mayor parte de ellos ocurren durante las primeras 12 semanas del embarazo. Si pensaras que estás perdiendo tejido fetal, deberás acudir inmediatamente a tu médico.
    • Un aborto espontáneo ocurre en aproximadamente un 15 o un 20 por ciento de los embarazos. La mayor parte de los abortos espontáneos no pueden ser prevenidos ni evitados. Por lo general, son la forma en la que el organismo enfrenta un embarazo que no es normal. No existen pruebas que demuestren que el ejercicio o las relaciones sexuales causen abortos espontáneos.

el sangrado vaginal en el primer trimestre puede ser el resultado de un aborto espontáneo

  • Embarazo anembriónico:El ultrasonido mostrará evidencia de embarazo en la matriz, por ejemplo la pequeña bolsa amniótica, pero en este caso el embrión no se forma. Esto puede suceder cuando el embrión es anormal de alguna manera y no es por algo que hayas hecho o dejado de hacer.
  • Muerte fetal u óbito:Esto puede suceder cuando el bebe muere dentro del útero. Este diagnóstico es confirmado por el ultrasonido y puede suceder en cualquier momento del embarazo.
  • El embarazo ectópico(el huevo se implanta en la trompa de Falopio o fuera del útero y no en el útero), también puede generar un sangrado vaginal, pero en este tipo de embarazos hay dolor fuerte tipo cólico constante, puede haber mareos y desmayos y a veces dolores referidos a la zona del hombro y es necesario acudir al médico de inmediato para prevenir la ruptura de la trompa. Este es el sangrado vaginal más peligroso del primer trimestre del embarazo.

embarazo ectópico

  • Los embarazos ectópicos son menos comunes que los abortos espontáneos. El sangrado habitualmente es rojo tendiendo al color vino, diferente del manchado café o rojo de la menstruación.
  • Embarazo molar: También conocido como mola hidatiforme o enfermedad trofoblástica, el embarazo molar es una afección en la que el embarazo no se forma adecuadamente. En este caso, el huevo normal del embarazo está reemplazado por un tejido de crecimiento rápido parecido que ocupa todo el interior del útero. Es en realidad un tipo de tumor que no pone en riesgo tu vida, sin embargo, en algunos casos puede ser canceroso.
    • Es causa de hemorragia, asociada a mucha sintomatología digestiva como las náuseas y vómitos.

Como el común denominador de todos estos problemas es la hemorragia genital, es fundamental una consulta inmediata con tu médico, quien deberá determinar cuál de ellos es el que está afectando a tu embarazo y obrar en consecuencia.

Otras causas

  • Infecciones: El sangrado también puede ser causado por una infección vaginal (como puede ser una infección por hongos o bacterias) o una enfermedad de transmisión sexual (como una tricomoniasis, gonorrea, clamidia o herpes) que pueden irritar o inflamar el cuello del útero lo que lo hace susceptible a que sangre después de las relaciones sexuales o de una exploración ginecológica.
  • Traumatismo al cuello uterino a raíz de relaciones sexuales(pequeña cantidad de sangrado)
  • El cuello uterino también sangra cuando hay un pólipo cervical(tumor benigno).
  • Deficiencia en la producción de progesterona. Esta hormona es la que sostiene el embarazo y su falta puede provocar un aborto o sangrado durante el primer trimestre.
  • Causa desconocida.

Quizás te interese:

     Sangrado vaginal en el embarazo
     Causas comunes de sangrado en el segundo trimestre del embarazo
     Sangrado vaginal del tercer trimestre del embarazo
     Síntomas del sangrado 
      Cuándo debo acudir al médico
     Cuidados en el hogar

REFERENCIAS

Defectos al Nacimiento, N - S

PIE EQUINOVARO

DEFINICIÓN

Pie equinovaro o zambo es un defecto al nacimiento tratable que describe una variedad de anomalías del pie que están presentes al momento del nacimiento (congénitas).

El término “equinovaro” se refiere a la posición que toma el pie con la punta del pie dirigida hacia abajo y hacia adentro y la planta del pie viendo hacia atrás. El pie equinovaro puede presentarse en un pie o en ambos y habitualmente es un problema aislado en un bebé sano.

El pie equinovaro puede ser leve o grave. Aproximadamente la mitad de los niños lo tienen en ambos pies. No es doloroso pero, si no se le da tratamiento, puede volverse molesto y dificultar la marcha del niño al crecer.

Se puede decir que un pie equinovaro no es una deformidad embrionaria. Los investigadores han observado que los fetos que desarrollan pie equinovaro, inician su desarrollo con un pie normal que, alrededor de los tres meses, se empieza a torcer hacia adentro. A la mayoría de los niños afectados no les falta ningún hueso, músculo o tejido conectivo.

INCIDENCIA

El pie equinovaro congénito es una deformidad que se presenta en uno de cada 1000 nacimientos, afecta con más frecuencia al sexo masculino en proporción 2:1 y  en un 30-40 %  de los casos afecta ambos pies.

¿QUÉ SUCEDE EN EL PIE EQUINOVARO?

El pie equino-varo es un pie alterado en su anatomía con malformaciones que afectan tanto a las partes blandas como a las óseas (huesos). Esto sucede porque los tejidos que conectan los músculos a los huesos (llamados tendones), de la pierna y el pie del bebé, son más cortos de lo normal. Es entonces que el pie se mueve hacia una posición anormal.

Los bebés con pie equinovaro también pueden tener los huesos del pie, las articulaciones y los músculos anormales.

Deformidades óseas: Aparecen en el momento del nacimiento, se van acentuando a medida que el bebé crece y se hacen más patentes cuando empieza a caminar.

Deformidades en partes blandas: Músculos, Tendones, Cápsulas y Ligamentos: las alteraciones no son constantes ni regulares.

Piel: En la piel del borde interno del pie, la piel se halla fuertemente retraída y existe un pliegue que puede llegar a semejar una cicatriz. En la cara posterior del tobillo, existe un pliegue único; no existen los pliegues finos que normalmente se aprecian por encima del talón.

Articulaciones: Los movimientos intrínsecos(hacia adentro) del pie se encuentran limitados. También son limitados los movimientos a nivel del cuello del pie.

Circulación: Los vasos arteriales del pie están disminuidos o ausentes en porcentajes que alcanzan hasta el 80% según algunos autores. Probablemente ello condicione la disminución del tamaño del pie en estos casos; este hecho es particularmente notorio en los bebés que tienen pie equino varo congénito unilateral, en quienes el pie enfermo es de menor tamaño que el del lado normal.

Como consecuencia de todos estos cambios se producen los cuatro componentes clásicos de un pie equino varo:

  • Varo:El pie ha realizado una rotación externa y tiende a mirar hacia arriba y hacia adentro, es decir, en inversión. El dorso del pie mira hacia abajo y hacia fuera, es decir, hacia el plano de apoyo.

  • El borde externo del pie es convexo. El borde interno es cóncavo y presenta en su parte media un pliegue transversal que marca de forma aproximada el límite entre el antepié y el retropié (porción posterior del pie).
  • Aducción:El “pie delantero” se dirige bruscamente hacia la línea media, en aducción (hacia adentro).
  • Rotación interna de la tibia:El maléolo interno (huesito interno del tobillo), que es difícil de ver o palpar, se encuentra desplazado hacia atrás, mientras que el maléolo externo (huesito externo del tobillo), más prominente de lo normal se ve más desplazado hacia delante.

SÍNTOMAS

La apariencia física puede variar, así como la gravedad de la deformidad. Uno o ambos pies pueden estar afectados

  • El pierota hacia adentro o hacia abajo al momento del nacimiento, resistiéndose a tomar su posición normal.

El pie rota hacia adentro o hacia abajo al momento del nacimiento, resistiéndose al realineamiento (a tomar su posición normal). El pie rota hacia adentro o hacia abajo al momento del nacimiento, resistiéndose al realineamiento (a tomar su posición normal). El pie rota hacia adentro o hacia abajo al momento del nacimiento, resistiéndose al realineamiento (a tomar su posición normal).
Pie Equinovaro Bilateral

(Ambos Pies)

Pie Equino Unilateral un solo pie
Pie Equino Unilateral un solo pie

El talón es de tamaño pequeño y no se desarrolla a medida que el niño crece. La piel permanece delgada ya que nunca ha sido sometida a presión.

Existe una extraordinaria limitación del movimiento del pie. Esta limitación del movimiento constituye una característica muy importante para el diagnóstico.

Si la deformidad es elástica (corrige en forma espontánea), no requiere de tratamiento. A estos casos se les llama Pie Equino Postural o Posicional y no son realmente una deformidad.

El pie equinovaro no produce dolor ni molesta al bebé hasta que comienza a ponerse de pie y a caminar. Si no se trata, el tobillo permanece torcido y el niño o la niña no puede girar el pie hacia arriba y hacia abajo de manera normal, produciendo una manera torpe de caminar.

Si los dos pies se encuentran afectados, el niño camina “en puntas de pie”o, si los pies están muy torcidos, cuando el bebé empieza a caminar, la marcha es insegura y bamboleante si la deformidad es bilateral. El niño anda con los bordes externos de sus pies y, en los casos graves, tiene que levantar un pie sobre el otro durante la deambulación.

La parte del pie que utilice el niño para apoyarse al caminar puede infectarse, desarrollar un callo grande y duro y, a menudo, la pierna entera no crece normalmente.

Cuando sólo uno de los pies se encuentra afectado, el pie y la pantorrilla de esa pierna crecen menos que los de la otra pierna.

CLASIFICACIÓN

El Pie Equinovaro se clasifica en 4 categorías:

Congénito:es el más común y es un defecto aislado.

Posicional: Ocurre cuando el pie, que es totalmente normal, se ha mantenido en una posición errónea en el embarazo. El pie es flexible y generalmente se corrige solo o con un poco de fisioterapia.

Complejo o atípico: se refiere a los pies que se resisten al tratamiento de rutina pero que pueden corregirse usando una técnica de yesos ligeramente diferente. Estos pies son chiquitos y gordos.

Sindrómico:Es el pie equinovaro que se presenta asociado a otras anormalidades cromosómicas o síndromes.

El Dr. Ignacio Ponseti lo clasifica de la siguiente manera:

  • No tratado:pies que no han sido corregidos.
  • Recidivado:pies en los que queda algún componente de la deformi­dad   después de una corrección completa.
  • Atípicos: pies que no responden de manera convencional al tratamiento y en los que se necesita modificar el protocolo para obtener la corrección.
  • Resistentes: pies muy rígidos que no responden bien a la ma­nipulación y enyesado.
  • Sindrómico: pies asociados a otras deformidades como artro­griposis(que es) o mielomeningoceles.

¿CUÁL ES LA CAUSA?

Hoy en día la causa es aún desconocida y si bien existen numerosas teorías que pretenden explicar su origen, ninguna está totalmente probada. Algunas de estas teorías hablan de una causa genética(durante el desarrollo del bebé en los 3 primeros meses del embarazo) o familiar  (puede repetirse en las familias y esta posibilidad se aumenta cuando hay varios familiares directos que tienen este padecimiento).

Cuando uno de los padres tiene pie zambo, hay un 3-4% de probabilidad de que los hijos nazcan con la deformidad. Sin embargo, si los dos padres están afectados, la probabilidad de tener un hijo con pie zambo es de un 15%.

Otra de las teorías habla, de una causa mecánica, por falta de espacio o compresión para la formación del feto durante el embarazo (posiblemente causada por disminución de la cantidad de líquido amniótico o bandas amnióticas).

Otras, hablan de una detención precoz en el crecimiento del pie que hace que sus huesos no lleguen a ocupar su posición y forma correcta.

Otras causas posibles

Factores de riesgo: infecciones y  drogas. Los resultados de un estudio realizado recientemente sugieren que en las mujeres que fuman durante el embarazo puede aumentar el riesgo de tener un bebé con pie equinovaro, especialmente si hay antecedentes en la familia. Las mujeres no fumadoras con antecedentes de pie torcido tuvieron un riesgo 6 veces mayor de tener un bebé afectado que las no fumadoras sin antecedentes.

Asociación a algunos síndromes: Si bien la mayoría de los niños con pie equinovaro no padece otros defectos congénitos, en  una minoría de ellos,  ocurre como parte de un síndrome que incluye una serie de defectos congénitos, como el síndrome de Larsen.

Asociación a padecimientos Neuromusculares: Lo que sí se ha constatado, es que se trata de una malformación más frecuente en niños que sufren enfermedades neuromusculares y aunque éstas son poco frecuentes es conveniente la correcta exploración para descartarlas, dichos padecimientos son: espina bífida, parálisis cerebral  y artrogriposis.

DIAGNÓSTICO

El pie equinovaro se diagnóstica en el examen físico inicial, cuando acaba de nacer el bebé, observando la forma del pie y comprobando que por manipulación, el pediatra no puede obtener una posición normal.

El pediatra deberá realizar una historia clínica de la madre, en  la etapa prenatal, cómo fue el nacimiento del bebé (parto o cesárea) y los antecedentes familiares.

Esto permite determinar el diagnóstico, saber si se trata de una mala posición del bebé en el útero o si se trata de una deformidad flexible o rígida.  Generalmente no se requieren de radiografías en el recién nacido, ya que el diagnostico se realiza cuando el pediatra revisa al bebé.

Si el pediatra observa alguna malformación en pie, pedirá una consulta con médicos ortopedistas pediatras y médicos genetistas para un buen diagnóstico.

Diagnóstico Prenatal

Muchas veces el diagnóstico Prenatal se puede hacer por medio del ultrasonido en la semana 16 del  embarazo. Si es así, se aconseja  que se consulte al ortopedista pediátrico para conocer qué tratamientos hay.

Sin embargo las fallas en el diagnóstico prenatal son altas (ya que no es posible diferenciar los pies con deformidad verdadera, de los que solo tienen una mala postura dentro del útero) y hasta el momento no existe ningún tratamiento pre-natal.  Probablemente, no se deben de realizar diagnósticos prenatales, ya que solo producen angustia en la familia.

Diagnóstico diferencial

Es muy importante que el médico haga un buen diagnóstico diferencial, es decir  se  requiere de  experiencia para distinguirlo de otras malformaciones congénitas del pie como el  Metatarso Aducto que es de mucho mejor pronóstico o el  Pie Talo y  el Pie Talo Valgo 

Metatarso Aducto: La deformidad denominada metatarso varo o aducto – a menudo confundida con un pie zambo- está caracterizada por una desviación hacia adentro del pie pero el talón no está nunca en equino (el pie se puede llevar hacia arriba sin dificultad).

Esta deformidad se corrige en la mayoría de los casos por sí sola. Sólo en un número muy limitado y con una deformidad muy severa son necesarias dos o tres manipulaciones y enyesados. Sin embargo, la técnica de manipulación y enyesado es muy diferente de la del pie zambo.

Pie Normal

Pie Normal

Metatarso Aducto

Metatarso Aducto

Pie Talo: El pie se presenta con el tobillo flexionado al máximo y con el dorso vuelto hacia arriba hasta tocar la superficie anterior de la pierna (sólo se apoya el talón mientras la punta se encuentra en alto.

Pie Talo: El pie se presenta con el tobillo flexionado al máximo y con el dorso vuelto hacia arriba hasta tocar la superficie anterior de la pierna (sólo se apoya el talón mientras la punta se encuentra en alto. Pie Talo: El pie se presenta con el tobillo flexionado al máximo y con el dorso vuelto hacia arriba hasta tocar la superficie anterior de la pierna (sólo se apoya el talón mientras la punta se encuentra en alto.

Pie Talo Valgo: El pie además presenta una desviación hacia fuera (posición en valgo)

Pie Talo Valgo: El pie además presenta una desviación hacia fuera (posición en valgo) Pie Talo Valgo: El pie además presenta una desviación hacia fuera (posición en valgo)

El Pie está desviado hacia afuera

La deformidad tiende a la corrección espontánea pero, si se quiere acelerar, tendrá que tratarse.

Detrás de cualquier defecto del pie puede haber una malformación muy frecuente llamada Displasia de la Cadera o Luxación Congénita de Cadera.

TRATAMIENTO DEL PIE EQUINOVARO 

Debido a que los huesos, tendones y musculatura del recién nacido, son muy flexibles, el tratamiento del pie equinovaro generalmente se inicia en la primera o segunda semana después del nacimiento.

El objetivo del tratamiento es mejorar la apariencia del pie y la posición del pie antes de que empiece a caminar para así tratar de evitar incapacidades para toda la vida.

Las opciones de tratamiento incluyen:

  • Manipulaciones y enyesados (Método Ponseti).
  • Cirugía.

El método de Ponseti

En los últimos años se ha popularizado el manejo conservador, desarrollado por el Dr. Ignacio Ponseti, como un método eficaz, sencillo, de bajo costo y que produce excelentes resultados (aún mejores que los obtenidos por métodos quirúrgicos) en la gran mayoría de los pacientes.

Es un método cuya principal cualidad es que  aprovecha la respuesta biológica del tejido conectivo y hueso joven, para lograr cambios correctivos en la posición, obtenidos gradualmente por manipulación y enyesado.

¿Cuándo debe iniciarse? 

Los resultados del método Ponseti son más fáciles de obtener si se empieza en las primeras semanas después del nacimiento, si bien, también es posible corregir pies zambos que han sido tratados previamente hasta la edad de la marcha (aproximadamente 14 o 16 meses).

¿En qué está basado el método Ponseti? 

Está basado en el conocimiento profundo de la anatomía del pie y la respuesta biológica de los tejidos humanos frente a los cambios de posición obtenidos mediante las manipulaciones y el enyesado.

¡OJO!Este tratamiento debe realizarse por un médico especializado y certificado en el método Ponseti.

Método Ponseti y los yesos correctores: Está basado en el conocimiento profundo de la anatomía del pie y la respuesta biológica de los tejidos humanos frente a los cambios de posición obtenidos mediante las manipulaciones y el enyesado.

Primera fase del tratamiento

Los pies se corrigen mediante manipulaciones semanales suaves y la colocación subsecuente de un yeso perfectamente moldeado que ayudará a mantener la corrección lograda.  De esta manera, gradualmente se mueven los huesos desplazados hasta su posición normal al mismo tiempo que las articulaciones se remodelan.

 Cuarto yeso después de la manipulación

 Cuarto yeso después de la manipulación

Los yesos se cambian cada semana por un periodo de 6 a 12 semanas, dependiendo de la deformidad del pie y de la edad del bebé y en cada cita se corrige un poco más la deformidad del pie.

En el caso de niños mayores, este tiempo es mayor a 12 semanas. El médico se lo indicará.

Tenotomía

Cuando el médico considere que se han reducido las deformidades del pie, se realiza latenotomiaque consiste en un corte del tendón de Aquiles;la tenotomía es necesaria en aproximadamente 95% de los casos. Con esta sencilla cirugía, la capacidad de doblar el tobillo hacia arriba (dorsiflexión), aumenta en forma considerable.

El último yeso se dejará por tres semanas después de realizar la tenotomía hasta que el tendón se ha regenerado totalmente. Una vez terminada la corrección, el pie parecerá hiper corregido. No se preocupen, regresará a la posición normal en unas semanas.

Segunda Fase del tratamiento

En esta fase se contempla el uso de la férula (barra de abducción) cuyo objetivo es la prevención de recidivas (regreso de la malformación).

Para asegurar el éxito del tratamiento se debe de usar la férula de la siguiente manera:

  1. 23 horas al día de 3 a 6 meses. Nada más se le retira a la hora del baño.
  2. De 18 a 22 horas hasta los 9 meses.
  3. El médico irá bajando las horas, de acuerdo a la evolución del tratamiento.
  4. Finalmente llegará a ser de 12 a 14 horas por día, en las noches y durante las siestas hasta la edad de 5 años, cuando menos.

Si el pequeño NO utiliza la férula como se indica, los pies regresan a la posición original y es necesario volver a iniciar el tratamiento de yesos.

La férula consiste en una barra (de longitud igual a la distancia entre los hombros del bebé) a la que están unidas en 70 grados de rotación externa unas botitas altas abiertas por la parte anterior que dejan los dedos descubiertos y libres para su dorsiflexion.

Lo importante de esta férula es la abducción y sólo cumple su propósito de mantener la corrección del pie cuando las botas están unidas a la barra. En los casos unilaterales, la bota del lado afectado tiene más rotación que la del lado sano.

La combinación de abducción de la bota y ligera curvatura de la barra (hacia arriba), hace posible la dorsiflexión del tobillo lo que también ayuda a que se estiren los músculos y el tendón de Aquiles. Con este tipo de férula las rodillas están libres por lo que el niño está libre para patalear y estirar las piernas y así se ayuda a estirar y fortalecer los músculos.

El bebé puede que esté inquieto durante uno o dos días hasta que aprenda a patalear con ambos pies al unísono.

Férula de abducción con botas que debe llevarse durante todo el día durante 3 meses y después en las siestas y por la noche hasta la edad de 3-4 años

Los pies tratados mediante este método son flexibles, fuertes, no dolorosos y sin callosidades dando lugar a una vida normal.

¿Cuál es la responsabilidad de los padres en el uso de la férula?

Se puede decir que el método de Ponseti tiene dos fases: la fase inicial del enyesado durante la cual es el médico el que hace el trabajo y la fase de la férula durante la cual son los padres los que realizan el trabajo. El día que se quita el yeso de la tenotomía, “se pasa” la responsabilidad a los padres.

Los padres tienen que aprender a poner y quitar la férula. Al principio se les recomienda quitarla y ponerla varias veces al día hasta que el bebé se vaya acostumbrando a su uso.

Es posible que las primeras noches sean difíciles y el bebé puede llorar y estar inquieto. Esto no es debido a que tengan dolor sino a que no pueden mover las piernas individualmente. Es importante explicar que deben enseñar a su bebé, con juegos,  a patalear con las dos piernas a la vez ya que una vez que aprenden esto, la tolerancia está garantizada.

No se debe “ceder” porque el riesgo de recidiva es casi seguro. El uso de la férula nocturna NO retrasa el desarrollo del niño: sentarse, gatear o andar. La casi única causa de recidivas (que los pies tratados se vuelvan a torcer) es la FALTA DE COMPROMISO EN EL USO DE LA FERULA Y SU RETIRO PRECOZ.

Cuando el niño empieza a caminar puede usar zapatos normales o andar descalzo.

¿Hasta qué edad se debe recomendar el uso nocturno de la barra?

Cada caso es diferente, sin embargo se ha visto que la posibilidad de una recidiva es del 60% si dejan de usarla a los 2 años de edad, de un 20% si la dejan a los 3 años de edad y de un 10% si la dejan a los 4 años.

La distancia de la barra debe de ser igual al ancho de los hombros y deben de estar acomodadas para permitir el crecimiento. Las botas se deben de ir cambiando conforme crece el pie del bebé.

¿Por cuánto tiempo tendrá que ser vigilado el niño por el especialista? 

Los niños deberán ser vigilados durante varios años, con cualquiera de los dos tratamientos (yesos o cirugía) para asegurarse que la deformidad no vuelva.

La recurrencia (el regreso) puede ser temprana, desde semanas o meses después de lograr la corrección, al año o dos después del tratamiento, o incluso presentarse tiempo después. Por eso los especialistas recomiendan que se vigile a la persona  hasta que cumpla los 18 años, que es cuando termina el crecimiento.

Una vez que el niño logra la bipedestación (inicio de la marcha), lo cual ocurre entre los 10 y los 12 meses en la mayor parte de los casos, la forma de colocar el pie para el apoyo será lo que determine la necesidad de mayor tratamiento. Si el pie pisa con el borde externo o de puntas (el talón no toca el piso), esto significa una recidiva de la deformidad y será necesario reiniciar el tratamiento.

Puede recomendarse una segunda serie de yesos durante aproximadamente 2 a 4 semanas, En algunos pocos casos (menos del 10% de los casos, si el manejo conservador se realiza en forma apropiada) se requiere de cirugía.

Método Quirúrgico

Si el pie equinovaro de tu bebé es severo o no responde al tratamiento de manipulaciones y yesos, es probable que sea necesario hacerle alguna cirugía para corregir el pie.

Un cirujano ortopédico puede alargar los tendones que están contraídos para ayudar a colocar el pie en una posición más correcta.

Después de la cirugía, el niño permanecerá enyesado durante seis a ocho semanas y después usará una férula ortopédica durante un año para evitar la recidiva del pie equinovaro.

Aun con tratamiento, el pie equinovaro puede no estar totalmente corregido, pero en la mayoría de los casos, los bebés a los que se les atendió tempranamente, podrán usar zapatos normales y llevar una vida normal y activa.

PRONÓSTICO

¿Puede dejar secuelas (lesiones permanentes)?

Es común que el pie y la pierna afectados no lleguen a desarrollarse igual que los sanos. Por lo general, la diferencia entre la longitud de las piernas es de 1 a 1.5 cms y el tamaño de los zapatos de uno y otro pie varía en media o una talla.

Si no se trata, un pie gravemente afectado permanece torcido y crece de esa manera.

Si el bebé tiene los dos pies afectados, los pies y piernas serán similares (pero no tendrán la fuerza y movilidad completamente normales).

El tratamiento puede ser menos efectivo si el pie equinovaro está asociado con otros trastornos congénitos.

PREVENCIÓN

Si bien es posible prevenir en muchos casos las discapacidades resultantes del pie equino varo,  mediante un tratamiento temprano, aún no se cuenta con ningún método para prevenir este defecto.

No obstante, se recomienda a las mujeres evitar fumar, ya que esto puede reducir el riesgo de tener un bebé afectado, especialmente si tienen antecedentes familiares. (Fumar también aumenta el riesgo de tener un bebé de bajo peso o prematuro y de sufrir otras complicaciones durante el embarazo).

Un consejero especializado en genética puede ayudar a los padres a determinar las probabilidades que existen en cada embarazo de tener un niño o niña con pie equino varo. Por lo general, si el único defecto que tiene el niño al nacer es pie equino varo, las probabilidades de que vuelva a ocurrir en otro embarazo son bajas (alrededor del 3 por ciento).

Usa nuestra sección de “directorio de Genetistas” para localizar a un profesional especializado en genética en tu área.

ASOCIACIONES DE APOYO E INFORMACIÓN

  1. Departamento de Ortopedia del Hospital de Niños de Iowa.http://www.uihealthcare.com/depts/med/orthopaedicsurgery/index.html
  2. La primera página de pie equino varo hecha por una madre de 3 niños con este problema y una de las mayores difusoras del método de Ignacio Ponseti en el mundo. http://six-feet.com/index.html
  3. Fundación Mexicana del Pie Equino Varo, https://www.fundacionpev.org/

Tel. CDMX: (01 55) 5554-0187, Móvil: 044 55 5075-6571

  1. STEPS, we dont take walking for granted, https://www.steps-charity.org.uk/conditions/talipes-clubfoot/caring-treatment-clubfoot-talipes
  2. Ponseti International Association, University of Iowa Health Care, 118 College of Medicine Admin Building, Iowa City, Iowa  52242, Email: ponseti@healthcare.uiowa.edu,Toll Free: 1.855.766.7384

REFERENCIAS