Cáncer y embarazo, Complicaciones

Melanoma, Cáncer de piel y embarazo

Los investigadores estiman que cerca de un tercio de los cánceres con melanoma, la más peligrosa forma de cáncer en la piel, se diagnostican en mujeres durante su vida reproductiva.

Dado que la mujer actual ha retrasado la edad para el embarazo hasta después de los 30 y 40, y el melanoma es el cáncer más común entre los adultos jóvenes de 25 a 30 años, cada vez más se observa que la mujer se enfrenta al hecho de desarrollar melanoma durante o después del embarazo.

Para entender el cáncer de piel, es útil entender la estructura y funciones de la piel

La piel normal

La piel es el órgano más grande del cuerpo a cargo de muchas funciones diferentes, tal como:

  • Recubre los órganos internos y ayuda a protegerlos de lesiones.
  • Sirve de barrera a los gérmenes, como las bacterias.
  • Evita la pérdida excesiva de agua y de otros líquidos.
  • Ayuda a controlar la temperatura corporal.
  • Protege el resto del cuerpo de los rayos ultravioleta (UV).
  • Ayuda al cuerpo a producir vitamina D.

La piel tiene tres capas: la epidermis, la dermis y la hipodermis (vea la imagen).

melanomaEpidermis: La capa superior de la piel es la epidermis. La epidermis es muy delgada y su función es proteger las capas más profundas de la piel y los órganos del cuerpo contra el medio ambiente.

Los queratinocitos son el tipo de célula principal de la epidermis. Estas células producen una importante proteína llamada queratina que ayuda a la piel a proteger el resto del cuerpo.

Los melanocitos también están presentes en la epidermis. Estas células de la piel producen el pigmento marrón llamado melanina, lo que hace que la piel tenga un color moreno o bronceado para proteger las capas más profundas de la piel contra algunos efectos nocivos del sol. Para la mayoría de las personas, cuando la piel se expone al sol, los melanocitos producen más pigmento, causando que la piel se torne bronceada o más oscura.

La epidermis está separada de las capas más profundas de la piel por la membrana basal. Esta membrana constituye una estructura importante porque cuando un cáncer de piel alcanza un grado avanzado, generalmente atraviesa esta barrera y las capas más profundas.

Dermis: La capa media de la piel se llama dermis, la cual es mucho más gruesa que la epidermis. Esta capa contiene folículos pilosos, glándulas sudoríparas, vasos sanguíneos y nervios que se mantienen en su sitio gracias a una proteína llamada colágeno, la cual imparte elasticidad y fuerza a la piel.

Hipodermis: La capa más profunda de la piel se llama hipodermis. La hipodermis ayuda al cuerpo a conservar el calor y posee un efecto de amortiguación de choque que ayuda a proteger a los órganos del cuerpo para que no se lesionen.

¿Qué es el cáncer de piel?

Es el cáncer más frecuente en el ser humano. Existen varios tipos de cáncer cutáneo, los más usuales son:

Los epiteliomas cutáneos: Son tumores malignos originados en la epidermis (capa más superficial de la piel) y/o sus anexos (folículos pilosebáceos y glándulas sudoríparas).

Los más frecuentes son el carcinoma de células basales o epitelioma basocelular y el carcinoma de células escamosas o epitelioma espinocelular.

Estos dos no se asocian al embarazo porque ocurren en persona de edad avanzada.

El otro tipo de cáncer cutáneo es el melanoma maligno.

¿Qué es el melanoma maligno?

El melanoma es un cáncer que se origina en los melanocitos. Entre otros nombres de este tipo de cáncer se encuentran los de melanoma maligno y melanoma cutáneo. La palabra Melanoma proviene del griego: mélas “negro”  y  oma “tumor” y se origina en los melanocitos, que son unas células que producen melanina (pigmento que absorbe los rayos ultravioleta). Los melanocitos se localizan en la piel, los ojos, el sistema nervioso central, las mucosas.

Debido a que la mayoría de las células del melanoma continúan produciendo melanina, los tumores tipo melanoma usualmente son de color café o negro. Sin embargo, algunos melanomas no producen melanina y pueden lucir del color de la piel, rosados, rojos, morados, azules o blancos.

El melanoma es la forma más peligrosa del cáncer de piel. En su estado avanzado puede causar incluso la muerte. Afortunadamente, es raro que el melanoma se presente sin previo aviso, es por eso que es importante aprender a identificarlo a tiempo.

Causas

Por lo general, el riesgo de un individuo de contraer un melanoma depende de dos grupos de factores: intrínsecos y ambientales.

  • Los factores intrínsecos incluyen la historia familiar, la raza (la raza blanca tiene mucho más riesgo que las razas mestizas, negras o asiáticas)  y el genotipo heredado (el conjunto de genes de cada organismo),
  • Mientras que el factor ambiental más relevante es la exposición a la luz solar.

Los estudios de los investigadores sugieren que la exposición a la radiación proveniente de la luz ultravioleta (UVA y UVB) es una de las causas principales en la aparición del melanoma. Las investigaciones actuales mencionan también la importancia de una combinación de factores en los que se incluye historia familiar, genética y medio ambiente

¿En dónde se presenta?

Los melanomas pueden ocurrir en cualquier parte de la piel, pero son más propensos a comenzar en ciertas áreas. El sitio más común en los hombres es en el torso (pecho y espalda). En las mujeres, las piernas son la parte donde se presentan con más frecuencia. El cuello y el rostro son otros sitios comunes.

En los hombres prevalece en cara, cuero cabelludo y tórax en tanto que en las mujeres se presenta en cara, brazos y piernas. Por lo general afecta a adultos aunque puede manifestarse a cualquier edad.

Tener una piel con pigmentación oscura disminuye su riesgo de melanoma en estos lugares más comunes, aunque cualquier persona puede desarrollar este tipo de cáncer en las palmas de las manos, las plantas de los pies y debajo de las uñas. Los melanomas en estas áreas representan más de la mitad de todos los melanomas en los estadounidenses de raza negra, pero menos de 1 en 10 melanomas en los de raza blanca (fuente: American Cancer Society)

También los melanomas pueden formarse en otras partes del cuerpo como los ojos, la boca, los genitales y el área anal, pero estos son mucho menos comunes que los melanomas de la piel.

¿Cuáles son los signos y síntomas del melanoma?

Los síntomas del melanoma y de otros cánceres de la piel, varían de persona a persona. Pero si tú sospechas que una mancha en tu piel llena la siguiente descripción, llama de inmediato a tu médico para que te revise. Es importante notar que no todos los cánceres de la piel caen en la siguiente categoría, esto es nada más una guía:

  • Un cambio en la piel, puede ser una nueva mancha, un cambio en el color forma o tamaño de alguna mancha anterior.
  • Una herida que no cicatriza.
  • Un lunar o herida que empieza a dar comezón, arde, duele o sangra.
  • Un lunar o bolita que se ve brillante, suave o pálida.
  • Una bolita dura que sangra o aparece ulcerada o con costras.
  • Un lunar plano de color rojo que esta rugoso, seco o que descarapela.

Uno de los aspectos más importantes del melanoma es que se diagnostique en sus fases más iniciales.

Muchas veces los melanomas se desarrollan en una mancha oscura o lunar que puede estar desde el nacimiento (y cambia de apariencia) o aparecer sin previo aviso en la vida adulta.

Hay una serie de consideraciones que la gente puede apreciar para consultar con un dermatólogo, si es que alguna mancha nueva le llama la atención, o alguna antigua sufre modificaciones.

Dichas consideraciones están tipificadas con las primeras cuatro letras del abecedario A, B, C, D.

  • En la A se mide la asimetría de una mancha. la mitad del lunar no es igual a la otra mitad.

melanoma1

  • Bajo la letra B es el borde: el contorno del lunar es irregular. Tiene una apariencia desigual o borrosa (cuanto más irregular esté, más sospechosa es la manchita).
  • La C nos hace identificar el color: el color del lunar no es uniforme. Pueden aparecer zonas más oscuras de color marrón, bronce o negro. También se pueden apreciar ciertas áreas del lunar de color rojo, blanco, gris o azul (cuanto más uniforme sea el color, y más si es monocromático, el lunar suele ser más benigno).melanoma3
  • Con la D se representa el diámetro. Hay un consenso general en cuanto a que si la lesión es inferior a 6 milímetros (el tamaño aproximado del diámetro de un lápiz común) es poco probable que sea una lesión maligna.

melanoma4Cualquier cambio en tamaño, forma, color, elevación, o la presencia de cualquier nuevo síntoma como comezón, sangrado, formación de costras, obliga acudir a un especialista.

Los cuatro signos  y los cambios observados son de gran utilidad para detectar posibles lesiones en la piel con riesgo de transformarse en melanomas. No obstante, estas características pueden estar presentes en muchos nevus (lunares) benignos clínicamente atípicos y, en ocasiones, en otros tipos de nevos. Hemos de hacer énfasis en que son los cambios en estas características, más que las características en sí, lo que debe constituir el signo principal de alerta.

El melanoma no suele causar ningún dolor a las personas afectadas, aunque en algunos casos puede causar comezón yllegar a sangrar.

Cuando aparece bajo la uña, adquiere el aspecto de un moretón. Se aconseja visitar a tu médico de confianza si un lunar presenta cualquiera de estas características:

  • Cambio de tamaño, forma o color
  • Exudación o sangrado
  • Comezón
  • Dolor al tacto
  • Protuberancias sobre el lunar

Factores de riesgo

Todas las personas pueden tener el riesgo de presentar melanoma, pero existen algunos factores que incrementan el riesgo: la exposición al sol, el número de lunares en la piel, el tipo de piel y la historia familiar (genética).

  • Exposición al sol: Tanto los rayos UVA como los UVB son peligrosos para la piel.
  • Lunares: existen dos clases de lunares, los normales, de tamaño pequeño y color café que aparecen en las primeras décadas de la vida a casi todas las personas y los lunares atípicos también conocidos como “nevus displásicos”. Sin importar el tipo, mientras más lunares, más riesgo de presentar melanoma.
  • Tipo de piel: Al igual que con cualquier tipo de cáncer de piel, las personas con piel más blanca tienen más riesgo.
  • Historia familiar: Si algún familiar cercano tiene melanoma, puedes considerar que estás en una familia que tiene tendencia al melanoma.
  • Historia personal: si ya tuviste melanoma, tienes un riesgo incrementado de recurrencia.
  • Sistema inmunológico debilitado: si tu sistema inmunológico está debilitado por algún tratamiento de quimioterapia, por un trasplante de órganos, por exceso de exposición al sol o por enfermedades como el VIH/SIDA o linfoma, tienen mayor riesgo de padecer melanoma.

Si estás en cualquiera de estos grupos, puedes protegerte a ti y a tu familia teniendo cuidado al exponerte al sol, examinándote regularmente, vigilando los primeros signos y acudiendo a tu cita anual con el oncólogo (especialista en cáncer) o con el dermatólogo (especialista en piel).

Tipos de Melanoma

Los diferentes tipos de Melanoma pueden agruparse en tres categorías. Tres de ellos empiezan “in situ” (lo que quiere decir que se encuentran únicamente en las capas superiores de la piel) y algunas veces son invasivos.

  • Melanoma cutáneo: es el melanoma de la piel. Dado que la mayoría de los pigmentos se encuentran en la piel, el melanoma cutáneo es el más común. Este tipo de melanoma se presenta en cualquier parte de la piel incluidas las plantas del pie o palmas de la mano, entre los dedos y por debajo de los dedos del pie o de las uñas.
  • Melanoma de la mucosa: puede presentarse en cualquier membrana mucosa del cuerpo incluyendo los pasajes de la nariz, la garganta, la vagina, el ano y la boca.
  • Melanoma ocular: conocido también como “melanoma uveal” o melanoma coroidal, es una forma rara de melanoma.

A su vez, el melanoma cutáneo puede ser:

  1. El melanoma superficial diseminante es el más común y el que se ve más frecuentemente en gente joven.

melanoma6a) Como su nombre lo indica, viaja un tiempo por la capa superior de la piel antes de penetrar más profundamente. Puede aparecer en un lunar que era benigno y generalmente aparece en el tronco y en la espalda y en las piernas y espalda en las mujeres.

2. El lentigo maligno es similar al anterior. Se encuentra más frecuentemente en las personas viejas que han tenido daño solar.

melanoma73. El melanoma acral lentiginoso se expande también superficialmente antes de penetrar a las capas más profundas de la piel. Se distingue de los anteriores en que aparece como una decoloración café debajo de las uñas, en la planta del pie o en la palma de las manos. Este tipo es más frecuente en la raza negra.

melanoma84. El melanoma nodular generalmente es invasivo para el momento en el que se diagnostica. El lugar más frecuente de aparición es el tronco, las piernas y los brazos. Es el más agresivo. Puede aparecer donde antes no había ninguna lesión. Tiene a diseminarse más rápidamente hacia abajo por lo que es difícil ver su progreso. Las lesiones generalmente son oscuras pero también pueden ser café claro o pálidas.

melanoma9Diagnóstico

Cualquier persona puede tener melanoma y el melanoma es agresivo, es por esto que es fundamental el diagnóstico precoz. Se considera como una enfermedad curable si es tratada en los estadios tempranos.

Una mujer embarazada que presenta un lunar que ha cambiado de aspecto  no debe ser tratada en forma diferente de las no embarazadas.

Es común que los lunares cambien durante el embarazo y crezcan y se oscurezcan y esto hace que las embarazadas no tomen en cuenta algunos aspectos que pueden ser preocupantes y no sean evaluadas a tiempo.

Habla con tu médico si notas cualquier cambio o si aparecen nuevos lunares, si él lo considera necesario, tendrá que hacer una biopsia del tejido para determinar la presencia o no de melanoma.

La biopsia temprana es la clave para un buen pronóstico.

El grosor de la tumoración sigue siendo el factor más importante en los estadios precoces del melanoma cutáneo.

El embarazo por sí solo, no parece que ejerza una influencia adversa a largo plazo en estas pacientes

Estadios del melanoma

Una vez que se ha establecido el diagnóstico de melanoma, el siguiente paso que deberá tomar tu médico es determinar el estadio de la enfermedad. Esto es muy importante para que pueda elaborar el plan de tratamiento que seguirá.

El estadio del cáncer o la estadificación del tumor se refiere al grosor del melanoma, profundidad de penetración y el grado de diseminación.
Estadios I y II: se consideran melanomas iniciales o tempranos y no se han diseminado; los estadios III y IV se han diseminado a otras partes del organismo.
Los médicos consideran también subdivisiones para cada una de estas clasificaciones.

El factor más importante a tomar en cuenta por tu médico será el grosor del lunar y si tiene o no ulceritas o heridas. Mientras más delgado sea y más completo esté, mejores serán las posibilidades de curarse.

Uno de los indicadores más importantes de la severidad de un melanoma es saber si este se ha diseminado (metástasis). La diseminación inicial es probable que se haga hacia el ganglio más cercano al tumor al que se le llama “ganglio centinela” el cual puede ser identificado mediante un estudio especial de imagen o biopsia. El ganglio se extrae y se analiza en el laboratorio para buscar la presencia de células de melanoma.

La metástasis es un factor a considerar cuando el tumor mide más de 1.0 mm de grosor o cuando muestra signos de ulceración.

Tratamiento

Si hay una enfermedad en la que aplica casi estrictamente el dicho “es preferible prevenir que curar” es justamente en el cáncer de piel, dado que la piel es un órgano que está expuesto y es, en general, de fácil visualización y curación.

Si se tratan en una etapa temprana, los tumores malignos de la piel debieran curarse en un porcentaje cercano al 100 por ciento. Sobre todo en el melanoma, que de todos los villanos de la película es el más malo.

Una gran preocupación que surge para la embarazada cuando se le diagnostica melanoma es la incógnita de no saber si puede o no recibir tratamiento y si el embarazo empeora o afecta su pronóstico. Se ha demostrado que el desarrollo del melanoma no es afectado adversamente por el embarazo y que el embarazo en sí no es afectado por el melanoma.

El melanoma puede ser tratado con seguridad durante el embarazo.

En general, el tratamiento del melanoma en una embarazada es similar al de la población en general y se basa principalmente en el tipo y estadío del tumor así como de otros factores como el estado de salud y la edad de la embarazada.  Las principales diferencias en el tratamiento surgen por la necesidad de considerar el bienestar del bebé.
Existen cuatro tipos de tratamientos, que pueden utilizarse de forma individual o combinada:

Cirugía: El objetivo principal es evitar las complicaciones para el feto y para la madre. En principio no hay ninguna contraindicación para el tratamiento quirúrgico.

El tratamiento quirúrgico consiste en la total extirpación del tumor, junto con una parte del tejido sano que hay a su alrededor. Así, se evita que el cáncer se reproduzca si ha invadido zonas cercanas. La extirpación quirúrgica es el tratamiento más común para esta enfermedad. La cantidad de tejido que se extirpa depende de la profundidad y el grosor del melanoma.

Esta cirugía no debe retrasarse y puede efectuarse, bajo anestesia local, durante el embarazo. En el caso de que se tuviera que dar anestesia general, el equipo médico encargado de su tratamiento: ginecólogo, cirujano oncólogo (especialista en cáncer) y anestesiólogo, trabajarían en equipo para vigilar el bienestar del feto durante la cirugía.

Sin embargo, cuando el melanoma es más profundo de 1mm, es importante que el médico verifique (mediante el procedimiento llamado “ganglio centinela”) si el cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos de su cuerpo.

Terapia de apoyo: Para las embarazadas con estadios III y IV, el médico puede elegir continuar el tratamiento con quimioterapia, radiación e inmunoterapia (medicamentos que estimulan el sistema inmune). Estos tratamientos pueden retardar la enfermedad, pero los melanomas en etapa avanzada son difíciles de detener. Por ello, el reconocimiento de los signos precoces de advertencia es la clave para salvar vidas.

Preguntas frecuentes

¿Existe alguna relación entre el melanoma y el embarazo?
La literatura actual es muy clara a la hora de determinar que el embarazo antes, durante o después de un melanoma no altera la supervivencia. El único factor real y consistente que influye en el pronóstico de un melanoma primario en el embarazo es la etapa en la que se diagnostica.

El pronóstico depende del espesor del tumor, y por tanto de su potencial para producir metástasis (enviar células a distancia de la localización del tumor). Por lo tanto, no se debe diferir nunca la extirpación de una lesión pigmentada sospechosa, aunque la mujer esté embarazada.

¿Cuál es el riesgo para el bebé en un embarazo complicado por el melanoma materno?
Las metástasis al bebé ocurren solamente en las embarazadas por diseminación vía sanguínea pero esto es muy raro que se presente. Sin embargo, si la madre tiene melanoma metastásico, las posibilidades de transmisión son del 20 -25% (fuente Summer Academy Meeting 2008. American Academy of Dermatology. 9 September 2008)

En el momento del parto es importante que el pediatra haga una revisión completa al bebé y que el ginecólogo mande al laboratorio la placenta y el cordón umbilical para que sean analizados en el microscopio buscando células tumorales.

¿Cuándo puede embarazarse una mujer después de un tratamiento para melanoma?

El consejo general de los médicos es que es necesario esperar de 2 a 3 años para las lesiones de no más de 1 mm y 5 años para las lesiones mayores. Esto tiene que ver con el tiempo en que, generalmente, aparecen las recurrencias.

Esto puede variar dependiendo de la edad de la mujer y el tiempo que le queda de reproducción, su salud en general y su deseo.

¿Existe una relación entre el melanoma y el uso de anticonceptivos?

Los primeros estudios que se hicieron hablaban de la elevación del riesgo de padecer melanoma cuando había una dosis elevada de anticonceptivos, pero actualmente esa teoría se ha refutado negando esta relación.

Documento elaborado con la colaboración y supervisión del médico cirujano especialista en oncología Dr. Eduardo Maafs Molina.

Referencias

Diabetes gestacional
Complicaciones, Embarazo, Otras

Diabetes gestacional

¿Qué es la Diabetes Gestacional?

La Diabetes Gestacional es un tipo específico de Diabetes que solamente las se desarrolla durante el embarazo. Es una condición en la cual, como en todos los tipos de diabetes, se afecta la forma en que las células utilizan la glucosa y, por lo tanto, se eleva el nivel de la glucosa en la sangre. Generalmente, se resuelve después del embarazo.

Se dice que tienen diabetes gestacional las embarazadas que nunca han tenido diabetes, pero que, generalmente durante la segunda mitad del embarazo, presentan un nivel alto de glucosa en la sangre.

Cerca del dos al 10 por ciento de las futuras mamás desarrollan esta enfermedad, considerada una de las más comunes del embarazo. El porcentaje es mucho más alto entre las mujeres latinas (Fuente: www. Diabetes.org)

¿Cuáles son las causas de la diabetes gestacional?

Los investigadores no saben el porqué algunas mujeres desarrollan diabetes gestacional. Pero para entender cómo ocurre, nos puede ayudar conocer cómo el embarazo afecta el proceso natural de la glucosa en el cuerpo de la embarazada.

Cuando comes, el sistema digestivo descompone los alimentos en compuestos más pequeños hasta convertirlos en glucosa. La glucosa es un tipo de azúcar que tiene la función de alimentar y dar energía a todas las células de nuestro organismo.

Para que las células puedan recibir este azúcar, necesitan de una hormona que produce el páncreas, que se llama insulina. Sin embargo, si tu cuerpo no produce suficiente insulina, o si la insulina no puede hacer entrar la glucosa en la células, esta se queda circulando por la sangre en lugar de llegar a las células y convertirse en energía.

Durante el embarazo sobrevienen varios cambios que tienen un efecto en la regulación y control de la glucosa en la sangre, en especial en la insulina. La placenta además de suministrar nutrientes y oxígeno al feto en crecimiento, produce varias hormonas que son necesarias para mantener el embarazo. Algunas de estas hormonas pueden bloquear el trabajo que hace la insulina. A esto se le llama efecto en contra de la insulina o resistencia a la insulina el cual usualmente comienza como en la semana 20 a la 24 del embarazo.

Para la mayoría de las futuras mamás, eso no representa ningún problema ya que simplemente el páncreas crea más insulina. Sin embargo, otras mujeres no pueden y, sin suficiente insulina, los niveles de azúcar en su sangre se elevan (hiperglucemia). Podemos decir entonces que la diabetes gestacional es el resultado de la incapacidad del páncreas para producir suficiente insulina para superar el efecto de las hormonas que se producen durante el embarazo.

En la mayoría de los casos, este tipo de diabetes desaparece cuando el bebé nace pero, una vez que la has tenido, tienes más riesgo de que aparezca en otros embarazos y también de desarrollar diabetes del tipo 2, más adelante.

 ¿Cómo puedo saber si tengo diabetes gestacional?

La diabetes gestacional usualmente no presenta ningún síntoma. Es por ello que a casi todas las mujeres embarazadas se les realiza una prueba que se llama prueba de tolerancia a la glucosa entre las 24 y las 28 semanas.

Sin embargo, a las mujeres que corren alto riesgo de padecer diabetes (como las latinas), o a las que muestran signos de tenerla (como por ejemplo azúcar en la orina), los médicos les recomiendan hacerse la prueba en su primera visita prenatal y de nuevo entre las 24 y 28 semanas, si el resultado sale negativo.

En caso de que la prueba salga positiva, no quiere decir que tengas diabetes del embarazo, sino que hace falta una prueba más detallada para saberlo con seguridad.

¿Qué factores aumentan el riesgo de padecer diabetes del embarazo?

Se considera que, como latina, tienes un alto riesgo de padecer diabetes gestacional. Además, la Academia Estadounidense de Diabetes indica que si presentas algunas de las condiciones que se señalan a continuación, el riesgo es aún mayor y es importante que te hagan la prueba de tolerancia a la glucosa antes:

  • Eres obesa (tu índice de masa corporal está por encima de 30).
  • Has tenido diabetes del embarazo anteriormente.
  • Hay varias personas en tu familia que padecen diabetes.
  • Encuentran azúcar en tu orina (la glucosa en la orina se comprueba en todas las visitas prenatales, por eso tienes que orinar en un vasito).

Algunos médicos también te harán la prueba antes si:

  • Has tenido anteriormente un bebé muy grande (el límite para algunos médicos es un peso de 8 libras con 13 onzas (casi 4 kg) y para otros 9 libras con 14 onzas (unos 4.5 kg).
  • Has tenido antes un bebé que nació sin vida por causas no explicadas.
  • Has tenido antes un bebé con un defecto de nacimiento.
  • Tienes la presión sanguínea alta.
  • Tienes más de 35 años.

Además, un estudio publicado en la Revista de Obstetricia y Ginecología de Estados Unidos, en marzo de 2010, encontró una relación entre el aumento excesivo de peso durante el embarazo -particularmente durante el primer trimestre- y el riesgo de desarrollar diabetes gestacional. Los investigadores descubrieron que el riesgo más alto correspondía a mujeres que tenían sobrepeso y que no eran anglosajonas.

Ten en cuenta que muchas mujeres que desarrollan diabetes gestacional no tienen ninguno de los factores de riesgo. Es por eso que la mayoría de los doctores recomiendan a todas sus pacientes embarazadas que se hagan la prueba para detectar esta condición, entre la semana 24 y 28 de embarazo.

¿Cómo afecta la diabetes gestacional mi embarazo?

La diabetes influye en el embarazo en la madre, en la placenta y en el feto. En la madre, haciéndola más susceptible a enfermedades infecciosas y estados hipertensivos (se eleva la presión arterial con riesgo de presentar preeclampsia).

Las mujeres que sufren esta condición también pueden tener más riesgo de desarrollar preeclampsia, especialmente si padecían de obesidad antes de quedar embarazadas o si sus niveles de azúcar en la sangre no están muy bien controlados.

En la placenta, produciendo lesiones y edemas que dificultan su función de intercambio materno-fetal y el parto pretérmino (prematuro).

Las latinas que padecen diabetes son propensas a desarrollar más complicaciones. Es importante que tu médico te informe bien sobre cómo puedes prevenir y reducir sus efectos y que acudas a todas tus citas prenatales.

¿Cómo puede afectar la diabetes gestacional a mi bebé durante el embarazo?

La diabetes gestacional afecta a la madre a finales del embarazo, después de que se ha formado el cuerpo del bebé, y mientras el bebé todavía está creciendo. Debido a esto, la diabetes gestacional no causa el tipo de defectos de nacimiento que a veces se presentan en bebés cuyas madres tenían diabetes antes del embarazo.

Sin embargo, la diabetes gestacional no tratada o mal controlada puede hacerle daño al bebé. Como ya lo mencionamos anteriormente, cuando tienes diabetes gestacional, el páncreas funciona horas adicionales para producir insulina, pero la insulina no baja el nivel de glucosa de la sangre.

La glucosa adicional en la sangre atraviesa la placenta, lo que hace que el bebé tenga un alto nivel de glucosa. Esto provoca que el páncreas del bebé produzca más insulina para eliminar el exceso de glucosa en su sangre y, como el bebé está recibiendo más energía de la que necesita para crecer y desarrollarse, la energía adicional se almacena como grasa.

Es como si lo estuvieras sobrealimentando y el resultado es que el bebé acaba engordando mucho, sobre todo en la parte de arriba del cuerpo. Este exceso de peso se conoce como macrosomía.

Los bebés con macrosomía enfrentan problemas propios de salud, entre ellos daño en los hombros durante el parto. Un bebé grande a veces no puede pasar bien por el canal vaginal y en ocasiones, debido a su tamaño, uno de los hombros se queda atorado. Esa situación se llama distocia de hombro. Si sucede esto, el médico y sus ayudantes tendrán que realizar una serie de maniobras especiales para que el bebé pueda nacer.

En casos extremos, el bebé puede sufrir daños en el nervio del brazo o incluso romperse algún hueso, aunque en el 99 por ciento de los casos estos problemas no dejan secuelas.

El bebé puede requerir también cuidados prenatales en la unidad de cuidados intensivos y puede presentar ictericia (color amarillento de la piel).

Dar a luz a bebés muy grandes, también puede producir heridas y lesiones en la vagina o bien requerir una episiotomía grande (un corte en la parte exterior de la vagina).

Debido a todos los riesgos que conlleva el parto de un bebé muy grande, si el médico sospecha que tu hijo puede pesar más de lo normal, es posible que te recomiende una cesárea. Pero si tienes la diabetes bien controlada, no te preocupes porque las probabilidades de que tengas un bebé con exceso de peso son muy pequeñas.

Algunos estudios han encontrado una relación entre la diabetes del embarazo severa y un aumento en los nacimientos de bebés muertos (óbitos) en los dos últimos meses de gestación.

¿Cómo puede afectar la diabetes gestacional a mi bebé después del parto?

Los bebés que nacen con excesiva grasa acumulada como resultado de los altos niveles de azúcar de la madre durante el embarazo, tienden a ser obesos durante su infancia y edad adulta.

Otro de los efectos de todo este azúcar que circula por la sangre y le llega al bebé, es que éste tiene que fabricar mucha insulina para que esa gran cantidad de azúcar entre en sus células. Cuando el bebé nace, su páncreas sigue produciendo toda esa insulina, pero como ya no está recibiendo el azúcar que tú le estabas suministrando, esta insulina excesiva consume de inmediato la glucosa del bebé, que ahora tiene un nivel normal.

Esto se conoce como hipoglucemia (nivel bajo de azúcar en la sangre). Si tienes diabetes gestacional, el equipo médico que te atienda durante el parto comprobará si los niveles de azúcar en la sangre del bebé son muy bajos después del nacimiento.

Si lo son, te recomendarán que lo amamantes lo antes posible, o bien, le proporcionarán un poco de fórmula o agua con glucosa. En casos muy severos de hipoglucemia, pueden administrarle glucosa por vía intravenosa.

Debido a los altos niveles de glucosa que ha estado recibiendo, puede que el bebé tenga un mayor riesgo de desarrollar ictericia (color amarillo de la piel), policitemia (un incremento de los glóbulos rojos en la sangre) e hipocalcemia (poco calcio en la sangre). Asimismo, si el nivel de azúcar en la sangre materna no se ha controlado en absoluto durante el embarazo, el bebé puede tener afectadas las funciones del corazón.

¿Qué debo hacer si padezco diabetes gestacional?

Depende de lo seria que sea tu diabetes, pero por lo general el médico te pedirá que lleves un registro bastante riguroso de cuáles son tus niveles de azúcar en la sangre.

Hay varios tipos de aparatos que puedes usar, pero los más comunes utilizan una pequeña lengüeta o tirita metálica, que se inserta en un medidor de glucosa. Habla con tu médico para que te recomiende el más adecuado para ti.

Te pedirá también que sigas sus recomendaciones al pie de la letra.

¿Cuál es el tratamiento?

Ya que la diabetes gestacional puede afectar tanto a la madre como al bebé, es importante iniciar el tratamiento de inmediato.

El tratamiento para la diabetes gestacional tiene como propósito mantener un nivel de glucosa en la sangre equivalente al de las embarazadas sin diabetes gestacional.

Para mantener tus niveles de glucosa bajo control se te indicará que hagas lo siguiente:

  • Sigue una dieta balanceada. Seguramente tu médico te recomendará ir con una nutrióloga quien te podrá ayudar a desarrollar un plan de comidas específico, de acuerdo a tu altura, peso y nivel de actividad.
  • En general, la dieta debe ser moderada en grasa y proteína y suministrar niveles controlados de carbohidratos a través de alimentos que abarcan frutas, verduras y carbohidratos complejos (tales como pan, cereal, pasta y arroz). También te pedirán que reduzcas los alimentos que contengan mucho azúcar, tales como bebidas gaseosas, jugos de fruta y panes dulces.
  • Igualmente te pedirán que ingieras tres comidas entre pequeñas y moderadas y uno o más refrigerios cada día.
  • Haz ejercicio. Los estudios también muestran que el ejercicio moderado ayuda al cuerpo a procesar la glucosa y hace que los niveles de azúcar en la sangre estén en su nivel adecuado. Caminar o nadar todos los días durante 30 minutos, puede ayudarte a controlar la diabetes gestacional. Pregúntale a tu médico qué tipo de ejercicio te conviene a ti.
  • Toma medicamento si es necesario. Si no es posible controlar el nivel de glucosa en tu sangre mediante la dieta y el ejercicio, tu doctor te prescribirá algún medicamento. La mayoría de los pacientes ahora empiezan el tratamiento con medicamento oral en lugar de inyecciones.

El médico te pedirá que te midas tus niveles de glucosa cuando menos una vez al día.

Te pedirá que te hagas un análisis general de orina cada mes antes de las visitas médicas para buscar la presencia de proteína.

Te hará un ultrasonido mensual para vigilar el crecimiento del bebé y la cantidad de líquido amniótico.

Durante el parto

  • Durante el parto, el equipo médico te medirá el nivel de glucosa cada hora y cada media hora si se usa anestesia general.
  • Es importante que el bebé se alimente lo más inmediatamente que se pueda después del parto y cada 2 a 3 horas de ahí en adelante. Se le medirán los niveles de glucosa en sangre a las 2 a 4 horas del nacimiento o antes si se observan signos de hipoglucemia (el nivel de glucosa es muy bajo).
    • El bebé no será dado de alta sino hasta después de 24 horas del nacimiento y hasta que se observe que se está alimentando bien y que se mantienen sus niveles de glucosa.

¿Necesitaré exámenes adicionales durante mi embarazo?

Tu médico querrá vigilar al bebé con más atención durante los últimos dos o tres meses del embarazo, dependiendo de lo seria que sea tu diabetes y de si tienes otros problemas adicionales.

Más visitas prenatales y pruebas: Esto quiere decir que tu médico te programará más visitas prenatales de lo normal. Es probable que te pida que empieces a contar los movimientos del bebé en la semana 28, para que le avises lo antes posible si sientes que el bebé está menos activo.

Si, por los motivos que sean, no es posible controlar los niveles de glucosa en tu sangre, o tienes unos niveles tan altos que requieres insulina, y presentas otros factores de riesgo, es posible que el médico quiera vigilar el ritmo de los latidos del corazón del bebé por medio de pruebas no estresantes o ultrasonidos regulares (ecografías) alrededor de la semana 32, para ver cómo se encuentra (es posible que esas pruebas te las hagan en la semana 28, eso dependerá de cada caso).

Este tipo de ultrasonido se llama perfil biofísico. Pero si tu nivel de azúcar está bajo control y todo va bien, probablemente no te hagan estas pruebas hasta la semana 36 de embarazo o quizás después.

Más ultrasonidos: El médico también puede solicitar que te hagan un ultrasonido durante el tercer trimestre para observar al bebé y estimar cuál será su peso. Es posible que tu doctor te pida que te hagas un ultrasonido a principios del tercer trimestre, porque eso lo ayudará a determinar si necesitas medicamento.

Es posible que también pida un ultrasonido al acercarse el parto también. Cuando el médico sospecha que el bebé es muy grande, es posible que decida inducir el parto antes de la fecha prevista o que recomiende el parto por cesárea.

Nota: Si te detectaron la diabetes en la primera mitad del embarazo, es posible que ya tuvieras diabetes antes de quedar embarazada y no lo supieras, como les ocurre a muchas latinas.

En este caso, es posible que el médico ordene una prueba que se conoce como ecocardiograma: un ultrasonido que se centra en el corazón del bebé. Los bebés de mujeres que tienen diabetes cuando quedan embarazadas corren más riesgo de tener problemas de corazón, especialmente si el nivel de glucosa en la sangre de la mamá era elevado durante las primeras ocho semanas del embarazo.

¿Seguiré teniendo diabetes después del parto?

Solamente un pequeño porcentaje de mujeres con diabetes del embarazo siguen siendo diabéticas después del parto. Sin embargo, serás más propensa a desarrollar diabetes gestacional en tu próximo embarazo.

Las mamás latinas que padecen de diabetes gestacional son más propensas a desarrollar diabetes del tipo 2 entre los cinco a 10 años después del embarazo.

Se estima que alrededor de un tercio de las mujeres que tuvieron diabetes gestacional tendrán diabetes o bien, lo que se conoce como tolerancia deficiente a la glucosa. Lo que significa que sus niveles de glucosa serán más altos de lo normal, pero no tanto como para diagnosticarles diabetes.

Es por ello que para nosotras, las latinas, es especialmente importante hacerse una prueba de diabetes entre las seis y 12 semanas después de haber tenido al bebé. Para hacértela, tendrás que estar en ayunas desde la noche anterior. Se puede hacer en tu visita posparto, a las seis semanas del nacimiento del bebé.

¿Qué puedo hacer para minimizar los factores de riesgo de desarrollar diabetes en el futuro?

Los niveles altos de azúcar (glucosa) en la sangre suelen volver a la normalidad luego del parto. Sin embargo, las mujeres con diabetes gestacional deben vigilarse cuidadosamente después del parto y en citas regulares con el médico para buscar signos de diabetes.

El médico te recomendará con qué frecuencia deberás comprobar el nivel de azúcar en la sangre. La recomendación para las mujeres latinas, por lo general, es:

  • Que estas pruebas se hagan al menos una vez al año.
  • Que mantengas tu peso bajo control,
  • Comer una dieta sana y hacer ejercicio de forma regular

Todo esto te puede ayudar mucho a que esta enfermedad no se presente.

Además, el amamantar a tu bebé te puede proveer algo de protección. Existen algunos estudios que señalan que las mujeres que dan pecho pierden mucho más peso después del parto y que tienen menos riesgo de desarrollar diabetes del tipo 2 así como problemas cardiovasculares.

¿Qué puedo hacer para que mi niño no sufra de diabetes u otras condiciones relacionadas a esa enfermedad?

Después de que nazca tu bebé, es aconsejable que le des pecho. Existe evidencia que señala que el amamantar mejora el metabolismo de la glucosa y ayuda a prevenir la obesidad además de reducir el riesgo de que tu bebé sufra de diabetes, y otras enfermedades.

Ten en cuenta que existe la posibilidad de que tu bebé tenga tendencia a la obesidad durante su infancia o edad adulta, y de que pueda desarrollar diabetes o problemas cardiovasculares.

Por eso, es importante ayudarle a mantener una dieta sana y equilibrada, y a mantenerse activo físicamente, para que su peso sea el normal que le corresponde.

Recuerda comentarle al pediatra que tuviste diabetes gestacional durante el embarazo.

¿Cómo puedo prevenir la diabetes gestacional?

Acude a tus citas con el obstetra desde el principio del embarazo para que te vaya controlando durante cada etapa. Someterse a pruebas de detección prenatales entre las semanas 24 y 28 del embarazo ayudará a detectar la diabetes gestacional de manera temprana.

Si tienes sobrepeso, trata de bajar de peso antes del embarazo y cuida tu dieta durante la gestación.

¿Cuál es el pronóstico de la Diabetes Gestacional?

La mayoría de las mujeres que tuvieron diabetes gestacional y estuvieron controladas medicamente, van a tener bebés sanos.

El riesgo de las complicaciones se incrementa cuando los niveles de glucosa no son manejados apropiadamente.

Aunque algunas mujeres en un futuro podrán desarrollar diabetes tipo 2 después del parto, este riesgo puede reducirse siguiendo un plan alimenticio adecuado, ejercitándote y manteniendo un peso saludable.

Referencias

Desprendimiento de la Placenta
Complicaciones, Embarazo, Otras

Desprendimiento Prematuro de la Placenta

¿Qué es la placenta?

La placenta es un órgano fundamental en el embarazo, ya que constituye la conexión vital del bebé con la madre. Su nombre proviene del latín y significa “torta plana”, refiriéndose a su apariencia en humanos.

¿Cuándo se forma la placenta?

La placenta se empieza a formar en el mismo momento de la implantación del embrión en la pared uterina, acontecimiento que ocurre aproximadamente a la semana de haberse producido la fecundación. La placenta se desarrolla de las mismas células provenientes del espermatozoide y el óvulo que dieron desarrollo al feto.

¿Cuál es la función de la Placenta?

Su principal misión es la de transmitir los nutrientes al bebé. El nivel de flujo sanguíneo hacia el útero –a través del cordón umbilical- es de unos 500-700 ml por minuto. Gracias a esa sangre, suministra al bebé oxígeno (funciona de “pulmón fetal”), nutrientes y hormonas.

La placenta realiza para el feto funciones muy parecidas a las del hígado para el adulto, ya que sirve de reserva de nutrientes, modifica algunas sustancias antes de ingresarlas al feto y contribuye a la regularización de la glucemia fetal (azúcar en la sangre); estas funciones van disminuyendo al desarrollarse el hígado fetal.

También se encarga de los desechos del bebé, sobre todo del anhídrido carbónico que hace pasar al torrente sanguíneo materno para eliminarlo. La madre elimina esos desechos a través de los riñones.

De este modo, la placenta actúa también como un filtro encargado de mantener estas sustancias nocivas alejadas del sistema orgánico de tu bebé. Sirve de filtro pero hay sustancias que consiguen penetrar en la placenta como por ejemplo las drogas, por eso muchos medicamentos están prohibidos en el embarazo.

Otra de las misiones es la función endocrina, esto es, la fabricación de hormonas, entre ellas la gonadotropina coriónica humana, que es la que permita que el embarazo siga delante. Esta hormona es la que se mide en las pruebas de embarazo.

Igualmente sintetiza estrógenos u hormonas sexuales de tipo femenino, que juegan un papel muy importante en la implantación del embrión, el desarrollo de las mamas y lactógeno placentario, que controla el metabolismo materno y estimula el crecimiento del bebé. Todas estas hormonas contribuyen a asegurarse de que el cuerpo de la mujer vaya atravesando los cambios apropiados durante el embarazo.

Si bien muchos microorganismos como bacterias, gérmenes o tóxicos no son capaces de atravesar la placenta, por lo que el feto está protegido durante una época en la que su sistema inmune no está maduro, la mayoría de los virus sí son capaces de atravesar o romper esta barrera.

Resulta increíble tan sólo imaginar que este pedazo de carne llamado placenta, del que es tan fácil deshacerse, sea en realidad un laboratorio que hizo funciones respiratorias, digestivas, excretoras, endócrinas (hormonales) durante la etapa más crítica del desarrollo del ser humano, funciones todas que, posteriormente, requerirán de la actividad conjunta de muchos órganos y sistemas interrelacionados para mantener la vida extrauterina y adulta.

¿Dónde se sitúa la placenta?

Una vez implantada y bien sujeta en la pared uterina, la placenta no se mueve.

Durante el embarazo, la placenta se desplaza a medida que el útero se estira y crece. Al inicio del embarazo, es muy común que la placenta esté en la parte baja en el útero, pero a medida que el embarazo continúa, la placenta se desplaza hacia la parte superior de éste debido a que su crecimiento es mucho menor al crecimiento del útero y el borde placentario se aleja poco a poco del cuello uterino.

Hacia el tercer trimestre, la placenta debe estar cerca de la parte superior del útero, de manera que el cuello uterino esté despejado para el parto.

¿Cuánto vive la placenta?

Como todo órgano, la placenta tiene un proceso biológico: nace, crece y muere. ¿Y hasta cuándo vive la placenta? Tanto como el embarazo: aproximadamente 40 semanas. Crece durante todo el embarazo, aunque en las últimas semanas comienza a envejecer.

A partir de las 41ª semana hay más riesgo de que no funcione correctamente y deje de transmitir los nutrientes que el bebé necesite para crecer, es lo que se denomina “placenta envejecida o vieja”.

Cuando acaba la gestación la placenta suele medir 1,5-3 centímetros de grosor y de 15-20 centímetros de diámetro y pesa alrededor de 450-550 gramos, sin tener en cuenta el cordón umbilical al que está unida.

El parto no finaliza hasta que la madre no expulsa la placenta, es decir, hasta la última fase del parto, llamada “alumbramiento”, en la que sigue habiendo contracciones.

Una vez que sea expulsada, el médico deberá controlar que esté completa, ya que si han quedado restos en el interior del útero podrían presentarse complicaciones. Y además se controla el estado de la placenta la cual puede dar pistas sobre el estado del bebé.

¿Qué factores pueden afectar la salud de la placenta?

Hay varios factores que pueden afectar la salud de la placenta durante el embarazo, algunos se pueden modificar y otros no.

Por ejemplo:

La Edad materna. Ciertos problemas de la placenta son más comunes en mujeres mayores de 40 años.

Ruptura Prematura de Membranas. Durante el embarazo tu bebé está rodeado de una membrana llamada saco amniótico que contiene el líquido amniótico. Si este saco escurre líquido amniótico o se rompe antes de que el trabajo de parto se inicie, aumenta el riesgo de que se presenten problemas en la placenta.

Hipertensión arterial. Puede afectar a la placenta.

Diabetes no controlada y tabaquismo.

Embarazo Múltiple. Si estás embarazada de más de un bebé, se puede aumentar el riesgo de presentar ciertos problemas en la placenta

Trastornos de la coagulación. Cualquier condición que intervenga en la coagulación o que aumente el riesgo de la formación de coágulos también son factores que aumentan el riesgo de problemas en la placenta.

Cirugías previas del útero. Si has tenido cirugías previas del útero como cesáreas, tienes un mayor riesgo de padecer problemas en la placenta

Antecedentes de problemas de placenta. Si has tenido problemas de la placenta en tus embarazos anteriores, puedes estar riesgo de que se vuelvan a presentar.

Consumo y abuso de ciertas substancias. Ciertos problemas de la placenta son más frecuentes en mujeres que fuman o consumen drogas ilegales como la cocaína, durante el embarazo

Traumatismos en el abdomen. Como por ejemplo una caída u otro tipo de impacto en tu abdomen, aumenta el riesgo de tener problemas en la placenta

¿Cuáles son los problemas más comunes de la Placenta?

Durante el embarazo los problemas de la placenta más comunes son:

·      Desprendimiento prematuro de la placenta

·      Placenta Previa.

·      Placenta Acreta.

·      Insuficiencia placentaria.

·      Después del parto la retención placentaria es otro de los problemas de suma importancia.

En algunos casos, la placenta:

  • Puede tener una forma anormal.
  • Puede no agrandarse lo suficiente (más probable si está esperando gemelos o más)
  • No se fija correctamente a la superficie del útero.

Desprendimiento prematuro de placenta

Es la separación prematura de la placenta, generalmente después de la semana 20 de gestación, que estaba implantada de manera normal en el útero. Se presenta en el 1% de los embarazos, puede ser una emergencia obstétrica.

La separación de la placenta puede ser desde unos milímetros hasta se desprendimiento total. La separación puede ser aguda o crónica.

Evidentemente esta complicación pone en grave riesgo al bebé. Dependiendo del grado de desprendimiento, el bebé puede tener una afectación mínima, sufrimiento fetal “leve” (taquicardia fetal) o más grave (bradicardia), e incluso, la muerte en unos cuantos minutos, cuando el desprendimiento es severo.

Como lo mencionamos anteriormente, la placenta provee de oxígeno y nutrientes al bebé antes de nacer. Si la placenta se deprende del útero antes del trabajo de parto, es inevitable que se interrumpa el aporte de oxígeno y nutrientes para el bebé, lo que pone en riesgo su vida.

Clasificación del desprendimiento de placenta

El desprendimiento prematuro de placenta se clasifica en la escala de grado 0- 3, de acuerdo a la severidad del desprendimiento, el sangrado y el estado de la madre y el feto

Grado 0 – Asintomática: No hay síntomas, y solamente diagnosticada en el examen de la placenta después del parto

Grado 1Leve: Representa el 48% de los casos La embarazada presenta sangrado vaginal y molestias leves al orinar, no hay peligro para la madre ni para el bebé

Grado 2- Moderada: Representa el 27% de los casos. La hemorragia es moderada, con más contracciones uterinas, y la frecuencia cardiaca del feto puede indicar que existe sufrimiento. La madre presenta síntomas pero no ha caído en shock, el monitoreo fetal se lleva a cabo para detectar si el bebé está en peligro.

Grado 3 Severa: Representa el 24% de los casos. El desprendimiento total (o casi total) de la placenta es infrecuente, pero grave. En este caso, el sangrado es intenso, o permanece oculto. Las contracciones uterinas son continuas, con dolor abdominal y baja presión sanguínea de la madre, que puede sufrir un shock. Es necesario practicar una cesárea de urgencia para salvar al bebé, pero si el feto no está suficientemente desarrollado, morirá, ya que no se puede detener el desprendimiento de la placenta.

Causas del desprendimiento prematuro de la placenta

No se conoce la causa del desprendimiento prematuro de la placenta, sin embargo, muchas mujeres que sufren esta complicación tienen las siguientes características en común:

  • Son fumadoras
  • Tienen más de 35 años
  • Consumen cocaína durante el embarazo
  • Tienen antecedentes de desprendimiento de placenta
  • Sufrieron traumas (golpes ) en el abdomen
  • Tienen anormalidades en el útero
  • Tienen un embarazo múltiple
  • Tienen preeclampsia o hipertensión

Factores de riesgo del desprendimiento prematuro de la Placenta

Un factor de riesgo es cualquier cosa que pueda incrementar la posibilidad de una mujer para presentar problemas de placenta en el embarazo pero, aunque influyen en el desarrollo del problema, la mayoría de ellos no es causa directa.

Los siguientes factores pueden incrementar el riesgo de una mujer para presentar desprendimiento prematuro de la placenta:

  • Cordón umbilical corto.
  • Ruptura prolongada de membranas.
  • Edad materna.
  • Ciertas infecciones intrauterinas (corioamnioitis).
  • Fibromiomas retro placentarios (tumores fibrosos del músculo del útero. ubicados atrás de la placenta).
  • Consumo y abuso de alcohol.
  • Consumo de tabaco.
  • Desprendimientos de placenta previos.
  • Polihidramnios (cantidad mayor de lo normal del líquido amniótico).
  • Cesáreas anteriores.

Síntomas y signos del desprendimiento prematuro de placenta

El sangrado vaginal es raro solamente se presenta en uno de cada 5 casos del 1% de las mujeres que presentan desprendimiento prematuro de la placenta.

Si el sangrado vaginal se presenta en el tercer trimestre, se debe acudir al médico inmediatamente porque también puede ser un síntoma de placenta previa.

Síntomas característicos

Grado 1

  • No hay sangrado vaginal o puede haberlo muy leve.
  • Leve dolor en el útero.
  • Presión arterial y pulso de la madre, normales.
  • No hay problemas de coagulopatías (trastornos hemorrágicos por incapacidad de formar coágulos).
  • No hay sufrimiento fetal.

Grado 2

  • Como en otras complicaciones relacionadas con la placenta, el sangrado vaginal es el síntoma más común, en este caso acompañado de malestar, nauseas, dolor abdominal moderado y contracciones uterinas.
  • La madre tiene taquicardia y variaciones de la presión arterial y del pulso cuando cambia de posición.
  • Hay datos de sufrimiento fetal (el bebé tiene taquicardia).
  • Problemas en la coagulación de la sangre.
  • Disminución de los movimientos del feto (hay sufrimiento fetal).
  • Sangre en el líquido amniótico.

Grado 3

  • No hay sangrado vaginal y si lo hay, es abundante.
  • Dolor intenso en el útero.
  • La madre entra en estado de shock.
  • Coagulopatías (trastornos hemorrágicos).
  • Muerte fetal.

 Cuando el desprendimiento de placenta es crónico

El desprendimiento prematuro de placenta cuando es crónico puede causar mínimos síntomas y signos como: sangrado café, en manchas, continuo, o intermitente. Este tipo de desprendimiento puede causar retraso de crecimiento intrauterino

Cómo se diagnóstica.

 Pruebas y exámenes de laboratorio. Los exámenes pueden abarcar:

  • Ecografía abdominal y vaginal.
  • Conteo sanguíneo completo
  • Monitoreo fetal.
  • Estudios en sangre más especializados que incluyen: nivel de fibrinógeno, tiempo parcial de tromboplastina, conteo de plaquetas y tiempo de protrombina.
  • Examen pélvico

En el diagnóstico también se debe considerar si la embarazada sufrió de un trauma (golpe) en el abdomen. SI el sangrado se presentó en la etapa ultima del embarazo, el médico descartará la posibilidad de placenta previa -que tiene síntomas muy similares- antes de realizar un examen pélvico, debido a que puede aumentar el sangrado.

Tratamiento del desprendimiento prematuro de placenta

Hay tres cosas que los doctores deberán considerar antes de iniciar el tratamiento.

  • La severidad del desprendimiento
  • Localización del desprendimiento
  • Edad gestacional

El médico hará lo siguiente:

  • Realizará un examen físico.
  • Observará tus contracciones y cómo responde a ellas el bebé.
  • Algunas veces, hará una ecografía para revisar la placenta (pero la ecografía no siempre muestra un desprendimiento prematuro de ésta).
  • Verificará la frecuencia y el ritmo cardíaco del bebé.

Si el desprendimiento prematuro de placenta es pequeño, el médico te puede ordenar reposo en cama para detener la hemorragia. Después de unos días, la mayoría de las mujeres por lo general puede volver a sus actividades normales.

En caso de una separación moderada, es probable que necesite permanecer en el hospital en donde:

  • Vigilarán el ritmo cardíaco al bebé.
  • Tú podrías necesitar una transfusión de sangre.
  • Si el bebé muestra signos de sufrimiento, el médico puede inducir el parto prematuro. Si no puedes dar a luz por vía vaginal, necesitarás una cesárea.
  • Aproximadamente el 15% de los casos con un desprendimiento severo de placenta, termina con la muerte del feto.

Cuando el desprendimiento de placeta es grave, el tratamiento de emergencia dependerá de las semanas de gestación y de la severidad de los síntomas. En el hospital te monitorizarán continuamente, te darán oxígeno para ayudar a tu bebé y también se hará monitoreo del bebé para vigilar que no haya sufrimiento fetal.

Es probable que te pongan un suero y que constantemente te tomen los signos vitales (presión arterial, pulso, temperatura y respiraciones). En caso de que el bebé presente algún problema, seguramente te adelantarán el parto y será por cesárea.

Complicaciones

Cuando la placenta se separa del útero, se presenta una hemorragia que comprime la pared del útero lo cual compromete el aporte de sangre para el feto.

El sangrado retro placentario (de la parte posterior de la placenta) puede atravesar la pared del útero y penetrar hasta la cavidad peritoneal causando una situación llamada Útero de Couvelaire. El miometrio (capa muscular interna del útero), se debilita y se puede romper con las contracciones uterinas.

La ruptura uterina es una emergencia obstétrica de vida o muerte

Complicaciones Maternas

La pérdida de sangre vaginal -que puede o no, ser dolorosa- puede causar un desbalance circulatorio, es decir, la embarazada presenta signos vitales como: temperatura, presión, frecuencia cardíaca, frecuencia respiratoria, que varían de un momento a otro, lo que significa una incapacidad del organismo para regular la circulación, o bien estos signos vitales están extremadamente altos o bajos, lo que indica que se han sobrepasado ya los mecanismos de compensación del cuerpo.

Esta descompensación puede ser causa de la formación de coágulos muy pequeños que tapan los vasos sanguíneos.

Puede haber ruptura del útero, falla de los riñones y muerte de los tejidos (necrosis) del hígado, cápsulas suprarrenales, glándula pituitaria.

Complicaciones del feto

Debido a las fallas en el aporte de sangre a través de la placenta, el feto puede sufrir falta de oxígeno (hipoxia), anemia, retardo en el crecimiento (el bebé no puede crecer y desarrollarse normalmente en el útero si no obtiene oxígeno y nutrientes suficientes).

Cuando esto ocurre, se denomina restricción del crecimiento intrauterino (RCIU). Esto aumenta las probabilidades de complicaciones durante el embarazo y el parto, anormalidades en el sistema nervioso central y muerte.

Cómo prevenir el desprendimiento prematuro de la placenta

No se puede evitar un desprendimiento prematuro de la placenta, pero se pueden controlar los factores de riesgo relacionados con esto.

Es muy importante que si padeces de diabetes o hipertensión, se lo digas a tu médico desde la primera consulta prenatal. El desprendimiento de placenta se puede desarrollar y empeorar de manera muy rápida así que es importante que Si sospechas que puedes tener desprendimiento de placenta, acudas a tu obstetra de inmediato. De esta manera podrás prevenir situaciones que pueden amenazar tu vida

No consumas tabaco, alcohol, cocaína ni anfetaminas.

Si tuviste un desprendimiento prematuro de la placenta en un embarazo anterior, habla con tu médico acerca de las formas de reducir su riesgo.

La consulta prenatal desde el inicio del embarazo y de manera continua puede ayudar a detectar esta complicación de manera temprana para recibir el tratamiento y seguir un manejo adecuado y monitoreo continuo hasta que el embarazo llegue a término.

Referencias

Cáncer y embarazo, Complicaciones

Cáncer de ovario

¿Qué son los ovarios?

Los ovarios son los órganos reproductores femeninos y están localizados en la pelvis. Hay dos de ellos, uno en cada lado del útero. Los ovarios producen óvulos y las hormonas femeninas estrógeno y progesterona.

ce05

El estrógeno y la progesterona controlan el desarrollo de las características del cuerpo femenino (por ejemplo, los senos, la silueta del cuerpo y el vello corporal), y regulan el ciclo menstrual y el embarazo.

¿Qué es el cáncer?

Las células normales y sanas del organismo crecen, se reproducen y reemplazan constantemente. A veces, algunas células se desarrollan anormalmente y comienzan a crecer y reproducirse fuera de control. Estas células pueden formar masas o tumores.

Los tumores pueden ser benignos (no cancerosos) o malignos (cancerosos). Los tumores benignos no se diseminan (metástasis) a otros tejidos del cuerpo. Los tumores malignos pueden invadir y destruir los tejidos y órganos cercanos a estos.
Las células cancerosas se pueden diseminar a otras partes del organismo y formar nuevas áreas cancerosas.

¿Qué es el cáncer del ovario?

El cáncer de ovario es una enfermedad en la cual las células de los ovarios empiezan a crecer sin control y pueden invadir tejidos cercanos o diseminarse por el cuerpo. Si no tienen la propiedad de poder invadir tejidos ni diseminarse son tumores benignos.

El cáncer que se diseminó al ovario pero que NO se originó ahí, no es cáncer de ovario.

En el ovario hay una proporción de tumores benignos muy alta. Los quistes ováricos son colecciones líquidas que pueden crecer y causar dolor y que suelen ser benignos

Clasificación del cáncer de ovario

El cáncer de ovario se clasifica según la célula que lo origina:

  • El más frecuente es el epitelial (90% de los casos), formado por las células que cubren el ovario en su superficie, típicos de las mujeres de más edad.
  • Los cánceres de células germinales se originan a partir de las células que dan lugar a los óvulos. Son más típicos de mujeres jóvenes y por lo general el índice de cura es alto.
  • Finalmente los del estroma son los que se originan en las células estromáticas en el tejido conectivo, el tejido que le da estructura al ovario. Su índice de cura también es alto. Puede aparecer a cualquier edad.

El cáncer de ovario durante el embarazo es una complicación relativamente rara, pero cuando ocurre, representa un desafío para el médico tanto en el diagnóstico como en el tratamiento.

El manejo o tratamiento de los tumores de ovario es muy importante por todas las complicaciones que pueden surgir por su causa: impactación pélvica que favorece la obstrucción de la labor de parto, hemorragia dentro del tumor, ruptura del quiste, infección y malignidad.

El cáncer de ovario tiene una incidencia de 1: 8,000 a 1: 20,000. Es el quinto cáncer más común entre las mujeres y provoca más muertes que cualquier otro cáncer del aparato reproductor.

Quistes o Tumores de ovario

 Un quiste de ovario es una acumulación de líquido dentro de un ovario. La mayoría de los quistes de ovario son de tipo folicular (los folículos donde se encuentran los óvulos) o de cuerpo lúteo (también llamado cuerpo amarillo, se forma cuando el óvulo sale del folículo y este folículo se transforma en el cuerpo amarillo) y miden entre 3 y 5 cm. A estos se les llama “quistes funcionales”

Casi el 90% de estos quistes funcionales desaparecerá en pocos meses sin tratamiento.

 Un quiste de ovario es más preocupante cuando la mujer no está ovulando (después de la menopausia o antes de la menstruación). Aun cuando la mayoría son benignos, algunos de ellos pueden ser cancerosos.

 Causa

 Aunque se desconocen las causas del cáncer de ovarios, existen algunas teorías:

  • El aumento de los niveles de hormonas antes y durante la ovulación, pueden estimular el crecimiento de células anormales.
  • Los errores genéticos pueden ocurrir por el desgaste mensual de la salida del óvulo.

Se reconocen algunos factores de riesgo:

  • Cuántos menos hijos tenga una mujer y cuánto más tarde en su vida dé a luz, más alto será el riesgo de presentar este tipo de cáncer. El riesgo disminuye con cada embarazo a término y más aun con la lactancia.
  • Genética: Ciertos defectos genéticos (anomalías en los genes BRCA1 o BRCA2) son responsables de un pequeño número de casos de cáncer ovárico.
    • Se usan análisis de sangre para determinar si una mujer tiene una de estas mutaciones. Estos análisis se recomiendan según el historial familiar de la mujer, historial personal de cáncer del seno o cáncer ovárico y sus antecedentes étnicos. Las mujeres que tienen uno de estos genes anormales deben acudir a un asesor genético para enterarse bien del riesgo de desarrollar cáncer ovárico y de la cirugía preventiva que puede reducir el riesgo
  • Historia familiar: Las mujeres con antecedentes personales de cáncer de mama o antecedentes familiares de cáncer de mama o cáncer de ovarios tienen un mayor riesgo de sufrir este tipo de cáncer.
  • Anticonceptivos: Las mujeres que toman estrogenoterapia solamente (no con progesterona) durante 5 años o más pueden tener un riesgo alto de cáncer ovárico. Sin embargo, las pastillas anticonceptivas disminuyen el riesgo de éste cáncer y es menor si se tomaron durante un tiempo largo.
  • Los fármacos para la fertilidad: en algunos estudios, los investigadores encontraron que el uso de Clomid por más de un año podría incrementar el riesgo de desarrollar tumores. Este riesgo se incrementa en las mujeres que no se embarazaron mientras tomaban este medicamento. Si estás tomando este tipo de fármacos, es importante que hables con tu médico acerca de los riesgos.
  • Edad: El riesgo se incrementa en las mujeres de más de 40 años. Las mujeres mayores tienen un riesgo más alto de padecer cáncer ovárico. La mayoría de las muertes por este tipo de cáncer se presentan en mujeres de 55 años en adelante.
  • Obesidad: en algunos estudios se ha observado la relación de cáncer de ovarios con obesidad. En general, parece ser que las mujeres obesas tienen un mayor riesgo.
  • Cirugía: la cirugía de trompas reduce casi en dos tercios el riesgo y la histerectomía (extracción del útero), en un tercio
  • Endometriosis.

Síntomas

 Cada mujer puede experimentarlos de una forma diferente. Los síntomas son los mismos para los tumores o quistes benignos que para los malignos y pueden incluir:

  • Incomodidad general en la parte baja del abdomen:
    • Sensación de hinchazón o de estar abotagada.
    • La pérdida del apetito o la sensación de llenura – aún después de una comida ligera.
    • Gases, indigestión y náusea.
  • Diarrea o estreñimiento, o la necesidad de orinar frecuentemente a causa del tumor que está creciendo, el cual puede presionar los órganos vecinos, como los intestinos o la vejiga.
  • Dolor pélvico o abdominal bajo; el área puede sentirse “pesada” (pesadez pélvica)
  • Pérdida o aumento de peso.
  • Sangrado por la vagina que ocurre entre periodos
  • Acumulación de fluido alrededor de los pulmones, lo cual puede dificultar la respiración.

En muchos casos, los síntomas pueden ser tan vagos que son ignorados fácilmente y algunos de ellos pueden confundirse con las molestias normales del embarazo. Los síntomas del cáncer del ovario pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos.

En muchas ocasiones sucedes que, cuando el cáncer se diagnostica, el tumor a menudo se ha diseminado más allá de los ovarios.

Si tienes cualquier duda, siempre consulta a tu medico y coméntalo con él.

Otros síntomas también son posibles con el cáncer ovárico; sin embargo, estos síntomas son igualmente comunes en mujeres que no tienen cáncer.

  • Ciclos menstruales anormales
  • Dolor de espalda por razones desconocidas que empeora con el tiempo
  • Crecimiento excesivo del vello que es áspero y oscuro
  • Ganas repentinas de orinar

Diagnóstico en el embarazo

 El diagnóstico es difícil para el médico ya que no hay signos ni síntomas específicos y la tensión normal en el embarazo de la pared abdominal y el crecimiento del útero y el desplazamiento de los intestinos, enmascaran la presencia de un tumor de regular tamaño y ocultan la de un tumor inicial (especialmente en su etapa precoz), salvo que surja una complicación como el desarrollo de una torsión de su base (pedículo) o de la ruptura de la cápsula que por lo común sucede en tumores de gran tamaño.

 Aún así, lo más común es que la embarazada sólo haya tenido síntomas vagos digestivos y que el tumor se detecte durante el ultrasonido de rutina o hasta el momento de la cesárea.

 Dependiendo de en qué momento del embarazo se encuentra el tumor de ovario, el médico lo podrá sentir -o no- al palpar el abdomen durante el examen físico. Si lo pudo sentir, esto le dará una pauta o guía para la decisión que debe tomar acerca de realizar la cirugía de inmediato o esperar y observar cuidadosamente con ultrasonidos el desarrollo del tumor.

 Si el quiste detectado permanece sin cambios o incluso ha crecido (semana 18), entonces el médico seguramente te hablará de la necesidad de hacer un ultrasonido y quizás una cirugía exploratoria (en ese momento se ha reducido el riesgo de aborto) para realizar una biopsia.

 El tejido extraído será analizado en el laboratorio por el médico patólogo quien establecerá si es maligno, el tipo de tumor y el estadio. Esto es sumamente importante para que tu médico pueda elaborar un plan de tratamiento adecuado para tu caso.

 Los diferentes estadios del cáncer de ovario son los siguientes:

  • Estadio I – Cáncer del ovario confinado a uno o ambos ovarios
  • Estadio II – Cáncer del ovario que se ha extendido más allá de los ovarios, pero está confinado a la pelvis (puede estar en el útero, vejiga ó recto)
  • Estadio III – Cáncer del ovario que ha invadido el peritoneo (la capa que cubre el abdomen) y/o los ganglios linfáticos
  • Estadio IV – Cáncer del ovario que ha invadido órganos distantes (metástasis)

Estudios de laboratorio e imagen

Es posible que el médico sugiera varios estudios de laboratorio y de imagen para confirmar tu estado de salud. A la fecha, ningún estudio de imagen ni de laboratorio alguna vez ha demostrado que pueda detectar o diagnosticar el cáncer ovárico en sus etapas iniciales.

El ultrasonido es seguro durante el embarazo, no así la tomografía ya que produce radiación.

La resonancia magnética se considera segura durante el embarazo y el médico puede solicitarla cuando el ultrasonido no ha dado suficientes datos.

El análisis de sangre con el marcador CA-125 no es enteramente certero durante el embarazo ya que la gestación en sí misma puede hacer que se eleve este nivel, sin embargo, si se eleva arriba del los 1000IU/ml, es probable que sea debido a cáncer.

Tratamiento:

El tratamiento será igual al que se le da a una mujer no embarazada:

  • Cirugía: es el primer paso en el tratamiento. El médico debe decidir cuándo la realizará. Es el más importante para extirpar el tumor y estudiar su extensión. En algunos estadios, este puede ser el único tratamiento.
  • Quimioterapia (generalmente se da posterior a la cirugía)
  • Radioterapia (posterior al parto)

Pero para establecer el plan de tratamiento tu médico debe considerar también estos factores:

  • edad gestacional,
  • deseo de otro embarazo y
  • el tipo de tumor y el estadio.
  • Tu estado de salud y tu opinión.

En algunos casos es conveniente que estos tumores sean extraídos durante la primera parte del 2do trimestre del embarazo (semana 18).

Si el diagnóstico se hace durante el primer trimestre, entonces tu médico tendrá que hablar contigo acerca de los riesgos que están involucrados con el tratamiento ya que, generalmente, los medicamentos anticancerosos pueden causar defectos al nacimiento en el bebé. La madre y sus familiares deben ser orientados e informados en relación con los efectos nocivos potenciales a corto y largo plazo por el uso de los medicamentos anticancerosos (quimioterapia).

 A pesar de esto, no se aconseja retrasar el tratamiento porque estos tumores son de rápido crecimiento y recurrentes. El daño potencial a la madre supera el posible daño que tendría el bebé. Después del primer trimestre, estos riesgos se reducen considerablemente.

 Generalmente la quimioterapia es compatible con el segundo y tercer trimestre del embarazo cuando el riesgo de malformaciones congénitas del feto expuesto a la quimioterapia se ha reducido.

 Si el tumor de ovario es detectado cerca del final del embarazo, la cirugía puede ser diferida hasta que se confirme que el bebé es viable y sus pulmones ya están maduros. Siempre se terminará el embarazo por cesárea. El médico aprovechará la cirugía para después sacar el tumor y los tejidos cercanos.

 Si el tumor no ha sido diagnosticado y al final del embarazo llega a obstruir el canal del parto, el médico tendrá que realizar una cirugía que facilite el parto y, al mismo tiempo, el manejo del tumor maligno, si no se hace esto habría riesgo de que el tumor se rompiera o de que el trauma del parto provoque hemorragia dentro del tumor que seguiría con infección severa.

Al término del embarazo generalmente te repetirá los estudios de imagen como ultrasonido, tomografía computarizada (CT) y resonancia magnética del abdomen y de la pelvis.

 Si el médico oncólogo (especialista en cáncer) lo considera necesario, después del parto prescribirá radioterapia o quimioterapia.

Complicaciones

 Una de las complicaciones más frecuentes de los tumores de ovario es la torsión que ocurre justamente cuando el útero está creciendo rápidamente (8 a 16 semanas) o cuando el útero está regresando a su tamaño (involucionando) después del parto.

 Si esto sucede se desarrolla una situación aguda que requiere una cirugía de emergencia.

 En el puerperio (post parto) son frecuentes las complicaciones que puedan surgir del traumatismo que tuvo el tumor en el momento del parto.

Pronóstico

 El cáncer de ovario raras veces se diagnostica en sus estadios iniciales y, por lo general, está bastante avanzado al momento de hacerse el diagnóstico.

  • Aproximadamente 3 de cada 4 mujeres con cáncer ovárico sobreviven un año después del diagnóstico.
  • Cerca de la mitad de las mujeres vive por más de 5 años después del diagnóstico.
  • Si el diagnóstico se hace al comienzo de la enfermedad y el tratamiento se recibe antes de que el cáncer se disemine por fuera del ovario, la tasa de sobrevida a 5 años es muy alta.

¿Dónde puedo obtener más información sobre el cáncer de ovarios?

  • Ovarian Cancer National Alliance (Alianza Nacional contra el Cáncer de Ovarios)
  • American Cancer Society (Sociedad Americana del Cáncer)

Referencias

Documento elaborado con la colaboración y supervisión del médico cirujano especialista en oncología Dr. Eduardo Maafs Molina.

 

Cáncer y embarazo, Complicaciones

Cáncer de cuello uterino (cáncer cervicouterino)

¿Qué es el cuello uterino?

Es el nombre que se le da a la parte más baja del útero. El útero es un órgano que sólo las mujeres tienen, y es el sitio donde los bebés crecen y se desarrollan cuando una mujer está embarazada.

Durante el embarazo, el útero aumenta de tamaño enormemente. Cuando una mujer no está embarazada, el útero es un órgano pequeño, en forma de pera que se encuentra entre el recto y la vejiga de la mujer. El cuello uterino es el que conecta el útero con el canal del nacimiento (la vagina) y puede ser visualizado y examinado por el ginecólogo durante un examen pélvico de rutina.

ce02

El cuello uterino está compuesto por tres capas de tejido:

  • Una capa externa conocida como membrana serosa
  • Una capa intermedia muscular
  • Una capa interna conocida como membrana mucosa compuesta por “células escamosas”. Esta capa interna tiene muchas glándulas pequeñitas que secretan una mucosidad lubricante.

Casi todos los cánceres cervicales surgen de las células de la capa interna.

¿Qué es el cáncer de cuello uterino?

El cáncer de cuello uterino (cervicouterino) es una enfermedad por la cual se forman células malignas (cancerosas) en los tejidos del cuello uterino.

El cáncer cervicouterino se desarrolla cuando las células en el cuello uterino comienzan a crecer sin control y pueden luego invadir tejidos cercanos o diseminarse a otras partes del cuerpo. Grandes colecciones de células que crecen anormalmente se llaman tumores. Algunos tumores no son realmente cáncer porque no pueden diseminarse o no amenazan la vida de las personas. Estos son llamados tumores benignos.

Los tumores que pueden diseminarse a otras partes del cuerpo o invaden tejidos cercanos son considerados cáncer y son llamados tumores malignos. Usualmente el cáncer cervicouterino es muy lento en crecer aunque en algunas circunstancias puede avanzar y diseminarse rápidamente.

El cáncer cervical es uno de los cánceres que más afecta a las mujeres jóvenes (en los 20s ó incluso en la adolescencia), por lo tanto, ninguna mujer que es sexualmente activa es demasiado joven para empezar los chequeos de detección temprana. Adicionalmente, el riesgo del cáncer cervical nunca disminuye, por lo tanto nadie es demasiada vieja para continuar con los chequeos.

Tipos de cáncer cervical

Existen varios tipos de cáncer cervical:

  • El carcinoma de células escamosas es el más común y constituye cerca del 80 al 90% de todos los casos. Este tipo de cáncer se origina en la capa superficial de células del cuello del útero, las células escamosas.
  • La segunda forma más común es el adenocarcinoma que se origina de las células que forman las glándulas en la cérvix. El porcentaje de cánceres de la cérvix que son adenocarcinomas se ha aumentado desde los años 1970s, aunque nadie sabe exactamente por qué.
  • Cerca del 3% al 5% de los cánceres cervicales tienen características de ambos escamosos y adenocarcinomas y son llamados carcinomas adenoescamosos o mixtos.
  • Existen otros tipos de cáncer poco frecuentes como el carcinoma neuroendocrino y de célula pequeña.

Los cánceres son caracterizados por las células de las cuales se originan.

Factores de riesgo

Aunque hay varios factores de riesgo asociados al cáncer cervical, nadie sabe exactamente por qué una mujer lo adquiere y otra mujer no.

  • Uno de los factores de riesgo más importantes para el cáncer cervicouterino es la infección con un virus llamado VPH (virus del papiloma humano). un virus común que se disemina a través de las relaciones sexuales. Existen muchos tipos diferentes (también llamadas cepas) de VPH y algunas cepas llevan a cáncer cervical. Otras cepas pueden causarverrugas genitales, mientras que otras no causan ningún problema en absoluto. Medicamentos hormonales. Algunos investigadores sugieren que las hormonas en los anticonceptivos pueden hacer que la mujer sea más susceptible a lesiones por VPH. Igualmente afirman que tomar anticonceptivos orales durante más de cinco años seguidos, incrementan el riego de tener cáncer de cuello uterino, especialmente cuando empezó a tomarlos antes de los 25 años.
  • Múltiples compañeros sexuales masculinos.
  • Inicio de relaciones sexuales a muy temprana edad.
  • Duchas vaginales: porque la ducha vaginal destruye la flora bacteriana normal del cuello del útero y de la vagina, las mujeres que se duchan una vez a la semana o más seguido, incrementan el riesgo de padecer cáncer cervicouterino.
  • Enfermedades que debilitan el sistema inmunológico: VIH, trasplantes de órganos, enfermedad de Hodgkin, etc.
  • Las fumadoras tienen por lo menos dos veces más el riesgo de desarrollar el cáncer del cuello uterino que las no fumadoras.
  • Exposición a químicos: las mujeres que trabajan en granjas o en la industria manufacturera y que están expuestas a ciertas substancias químicas que pueden incrementar su riesgo.

Signos y síntomas

El desarrollo del cáncer cervical generalmente es muy lento y comienza como una afección precancerosa llamada displasia. Pueden pasar años para que los cambios se conviertan en cáncer cervical. Habitualmente no se presentan signos perceptibles de cáncer de cuello uterino temprano sino hasta que las células malignas han invadido los tejidos cercanos.

Sin embargo, esta afección se puede detectar por medio de un estudio de Papanicolaou vaginal y es 100% tratable. La mayoría de las mujeres a quienes se les diagnostica cáncer cervical en la actualidad no se han sometido a citologías vaginales regulares o no han tenido un seguimiento por resultados anormales en éstas.

Habitualmente no se presentan signos perceptibles de cáncer de cuello uterino temprano sino hasta que las células malignas han invadido los tejidos cercanos. Sin embargo, existe la posibilidad de detectarlo desde el inicio con los exámenes anuales.

Las mujeres deben someterse a exámenes anuales, incluso una prueba de Papanicolaou para detectar células anormales en el cuello uterino. El pronóstico (posibilidad de recuperación) es mejor cuando el cáncer se encuentra temprano.

A medida que el tumor crece en tamaño, puede producir una variedad de síntomas incluyendo:

  • Sangrado vaginal anormal entre periodos, después de la relación sexual o después de la menopausia.
  • Menstruaciones con sangrado más fuerte y prolongado.
  • Flujo vaginal anormal (puede tener mal olor) y que no cesa.
  • Dolor de espalda ó pélvico
  • Dolor al orinar

Muchos de estos síntomas no son específicos del cáncer de cuello uterino y podrían estar presentes en otros padecimientos. Sin embargo, es importante que acudas de inmediato a tu ginecólogo si tienes cualquiera de ellos.

El cáncer cervical puede diseminarse a la vejiga, los intestinos, los pulmones y el hígado. Con frecuencia, no hay problemas hasta que el cáncer esté avanzado y se haya propagado. Los síntomas del cáncer cervical avanzado pueden ser:

  • Dolor de espalda
  • Fracturas o dolor en los huesos
  • Fatiga
  • Fuga o filtración de orina o heces por la vagina
  • Dolor en las piernas
  • Inapetencia
  • Dolor pélvico
  • Hinchazón en una sola pierna
  • Pérdida de peso

Diagnóstico

Para detectar (encontrar) y diagnosticar el cáncer de cuello uterino, tu médico va a utilizar pruebas que examinan el cuello uterino.

Si no estás embarazada, el médico puede utilizar los siguientes procedimientos:

  • Prueba de Papanicolaou: procedimiento para recoger células de la superficie del cuello uterino y la vagina. Las células son examinadas bajo un microscopio para determinar si son anormales. Este procedimiento también se llama “prueba Pap” o prueba de Papanicolaou.
  • Prueba del virus del papiloma humano (VPH): prueba de laboratorio que se usa para analizar el ADN (material genético) para determinar si hay ciertos tipos de infección por el VPH. Esta prueba también se llama prueba de ADN para el VPH.
  • Colposcopia: procedimiento mediante el cual se usa un espejo vaginal llamado colposcopio (un instrumento con aumento y luz que se introduce en la vagina) para que el médico pueda determinar si hay áreas anormales en la vagina o el cuello uterino.
  • Biopsia: si se encuentran células anormales en una prueba de Papanicolau, seguramente tu médico te hará una biopsia de tejido del cuello uterino, para que un patólogo la observe bajo un microscopio y determine si hay signos de cáncer.
  • Examen pélvico: se le llama así al examen de la vagina, el cuello uterino, útero, las trompas de Falopio, los ovarios y el recto. El médico introduce uno o dos dedos cubiertos con guantes lubricados en la vagina, mientras que con la otra mano ejerce una ligera presión sobre el abdomen para palpar el tamaño, la forma y la posición del útero y los ovarios. También se introduce un colposcopio en la vagina y el médico observa la vagina y cuello uterino para detectar signos de enfermedad. Habitualmente aprovechará este momento para tomar una muestra del tejido del cuello uterino (prueba de Papanicolaou).
  • Tomografía computarizada, Resonancia magnética o ultrasonido para comprobar hasta dónde ha llegado el cáncer.

Cáncer de cuello uterino durante el embarazo

Durante el embarazo, tu ginecólogo hará únicamente los tres primeros estudios. Cuando se ha confirmado el diagnóstico de cáncer en cuello uterino, es importante para el médico saber también el estadio o extensión del tumor que le va describir el tamaño, el grado de penetración y la diseminación dentro y fuera del cuello uterino (cérvix). Esto le ayudará a planear el tratamiento más adecuado para cada persona en particular.

Para lograr esto tendrá que utilizar la información que obtenga a través de los resultados de la biopsia y varios estudios de imagen como el ultrasonido, e incluso la resonancia magnética.

Tratamiento:

El tratamiento del cáncer de cuello uterino puede ser por:

  • Cirugía que puede incluir la extracción del útero
  • Radioterapia
  • Quimioterapia

El tipo de tratamiento va a depender de qué tan temprano se haya diagnosticado el cáncer, de la localización del tumor, el tipo de tumor, la edad de la mujer , su salud en general y su futura vida reproductiva y de si está o no embarazada.

No debemos olvidar que una herramienta valiosa como es la radioterapia, aplicada sobre la pelvis, provocará la muerte fetal.

Tratamiento durante el embarazo

El diagnóstico de cáncer será devastante para la embarazada y sus familiares. En el tratamiento estará involucrado un equipo médico de especialistas que puedan dar respuesta a temas como terminación contra continuidad del embarazo, retraso del tratamiento definitivo, tipo de tratamiento que se debe implantar durante el embarazo así como la planeación del momento y tipo de parto.

El tratamiento para pacientes embarazadas con carcinoma invasivo del cérvix debe individualizarse en base a la evaluación del riesgo materno y fetal. Para decidir el tratamiento del cáncer de cuello uterino durante el embarazo, el equipo médico tiene que tomar en cuenta el estadio del cáncer y la etapa del embarazo y el deseo de la embarazada de continuar con el embarazo.

La limitada experiencia que se tiene con un cáncer cervical diagnosticado durante el embarazo, hace que cualquier tratamiento que se proponga, aparte de la establecida terapia estándar para mujeres no embarazadas, sea experimental.

Dado que no se ha demostrado que el embarazo tenga un efecto adverso en el cáncer, cuando el diagnóstico se establece en la segunda mitad del embarazo y dependiendo de estadio del tumor, es muy probable que tu médico te diga que es posible seguir con el embarazo siempre adelantando el parto y haciéndolo por cesárea. Es probable que, al mismo tiempo, te hagan histerectomía (te quiten el útero) y ya una vez que te has recuperado de la cirugía, inicies los tratamientos de quimioterapia y radiaciones.

En los casos en los que el cáncer es detectado en el primer trimestre del embarazo y el tumor se clasifica en estadio II, generalmente se le sugiere a la embarazada interrumpir el embarazo para dar inicio inmediato al tratamiento. La radiación de la pelvis en este momento resultará en un aborto espontaneo Tu médico te hará ver que un retraso de seis meses en el tratamiento es demasiado para un cáncer progresivo.

Cuando se desea mantener el embarazo, el médico discutirá contigo las posibles opciones de tratamiento, su naturaleza y riesgos. El médico puede contemplar una linfadedectomía en la cual se extraen ganglios linfáticos y se estudian para determinar el riesgo que existe de continuar con el embarazo.

La quimioterapia neoadyvante durante el embarazo puede ser utilizada para estabilizar o reducir el tamaño del cáncer cervical.

La traquelectomía o remoción por medio de cirugía del cuello uterino, es un procedimiento que tiene muchos riesgos y debe ser ejecutada por un cirujano con mucha experiencia. El uso de estos tratamientos depende del estadio del cáncer.

Para los casos de cáncer de cuello uterino detectados precozmente (in situ) o para los casos de cáncer detectados durante el último trimestre del embarazo, es probable que el médico pueda diferir el tratamiento hasta el nacimiento del bebé.

En este caso, tu ginecólogo y el oncólogo necesitarán una vigilancia cercana. Repetirán la prueba de Papanicolaou cada dos meses durante el embarazo. Si llegara a surgir la sospecha de diseminación del cáncer, entonces se tendrá que realizar la biopsia que permita un diagnóstico y estadificación exactos.

El parto puede ser por vía vaginal cuando las lesiones no son muy grandes, pero generalmente tu ginecólogo preferirá la cesárea para evitar sangrados e infecciones

Pronóstico

El pronóstico (probabilidad de recuperación) depende de los siguientes aspectos:

  • La edad y el estado general de salud de la embarazada.
  • El estadio del cáncer (si el cáncer afecta parte del cuello uterino, todo el cuello uterino o se diseminó hasta los ganglios linfáticos u otros lugares del cuerpo).
  • El periodo del embarazo en el que se estableció el diagnóstico. Es muy probable que si se diagnosticó en el último trimestre, tiene un pronóstico grave y esto se debe, principalmente, al estadio del tumor y no al embarazo en sí mismo.
  • El tipo de cáncer de cuello uterino.
  • El tamaño del tumor.

Documento elaborado con la colaboración y supervisión del médico cirujano especialista en oncología Dr. Eduardo Maafs Molina.

Referencias.

Anomalías de la Placenta
Complicaciones, Embarazo, Otras

Anomalías de la Placenta

Introducción

El futuro bebé inicia su existencia como cigoto o huevo en la trompa del útero, a la mitad del camino entre el ovario, de donde salió el óvulo, y la parte interna del útero (cavidad endometrial), en donde se implantará una semana después. El material genético que aportan por partes iguales, la madre, mediante el óvulo, y el padre, mediante el espermatozoide, se fusiona, se mezcla y da origen a una nueva combinación genética única y diferente a la de los padres, mediante el proceso denominado fecundación.

Este nuevo ser unicelular, también llamado cigoto, es único e irrepetible, y tiene una identidad genética propia que determina lo que serán sus características a lo largo de toda su vida, ya sean, días, meses, años o décadas. Evidentemente la manifestación de las características genéticas de un individuo tendrá forzosamente variaciones que dependerán del ambiente y las circunstancias en que se desarrolle, pero la esencia genética del individuo permanecerá inalterada toda su vida.

Este inédito personaje inicia su desarrollo y crecimiento duplicando una y otra vez sus células para formar un conglomerado llamado “mórula”. Posteriormente, cada una de las células, a pesar de tener todas una copia íntegra del material genético propio de este futuro bebé, comienzan a diferenciarse, es decir, cada una de ellas sufre una evolución que le permite especializarse en forma y función para cumplir con la misión que le corresponde; por ejemplo, formar el cerebro, el hígado, glóbulos rojos, la placenta, el cordón umbilical, etc. etc.

¿Cuándo se forma la placenta?

Aproximadamente diez días después de la concepción, el futuro bebé, que en este momento se denomina “blastocisto”, ya tiene grupos de células identificables que van a formar el bebé, (al que llamaremos embrión en tanto no distingamos su forma humana), y otras células en la periferia que formarán la placenta que le va a permitir implantarse en el interior del útero (cavidad endometrial).

Desde este momento, la madre y el feto van a iniciar una interrelación funcional a través de un “órgano transitorio”: LA PLACENTA. Este órgano toma su forma final aproximadamente al cuarto mes, aunque sufre algunos cambios menores hasta el final del embarazo. Todos los nutrientes y el oxígeno llegan al feto, desde la madre, a través del cordón umbilical (que esta definido a los 45 días de la gestación) y gracias a la placenta va a permitir el intercambio aunque no el paso libre de sustancias pues se constituye en un filtro.

La placenta también realizará muchas funciones metabólicas y catabólicas, así como la producción de diversas hormonas. Así pues, la placenta resulta indispensable e insustituible para lograr el adecuado desarrollo y crecimiento fetal que culminará en el nacimiento de un bebé.

 ¿Cuándo se forma la placenta?

Al nacimiento del nuevo bebé, una vez producida la expulsión del feto, se liga el cordón umbilical del recién nacido separándolo para siempre de el órgano a través del cual se relacionó con su madre durante toda la gestación. El alumbramiento o expulsión de la placenta, ocurre momentos después con la salida de una masa carnosa de aspecto poco agradable, con forma redonda, aplanada, de unos 15 cm de diámetro y cerca de medio kilogramo de peso, con una coloración de tonos cafés, rojos y azulados y envuelta por las membranas fetales que protegieron al bebé durante 9 meses.

Resulta increíble tan sólo imaginar que este pedazo de carne llamado placenta, del que es tan fácil deshacerse, sea en realidad un laboratorio que hizo funciones respiratorias, digestivas, excretoras, endócrinas (hormonales) durante la etapa más crítica del desarrollo del ser humano, funciones todas, que posteriormente requerirán de la actividad conjunta de muchos órganos y sistemas interrelacionados para mantener la vida extrauterina y adulta.

Es tan increíble la función de la placenta que aún en estos tiempos de bebés “de probeta” no puede concebirse la vida humana sin ella y no se prevé, siquiera, la posibilidad de sustituirla en el laboratorio. Hoy día es posible realizar la fecundación fuera del cuerpo de la madre y observar el desarrollo del huevo o cigoto durante los primeros días en una caja de Petri pero el desarrollo y crecimiento embrionario y fetal no pueden continuar si no se implanta en la cavidad uterina de una mujer para que pueda desarrollarse la placenta.

También se habla que la clonación que ya se realiza en animales podría realizarse en los humanos basados en el principio de que toda célula contiene el 100% de la información genética del individuo, llamada genoma. Pues aún en estos casos es necesario que el “pre-embrión” así producido se implante en un útero para que se desarrolle la placenta, sin la cual es imposible el crecimiento y desarrollo del embrión.

¿Cómo se desarrolla la placenta?

Su desarrollo se inicia pocas horas después de la implantación en el útero, cuando grupos de células del cigoto comienza a diferenciarse en células del trofoblasto que formarán la placenta.

Estas células trofoblásticas tienen un comportamiento biológico único que asemeja un cáncer por su capacidad de infiltrar o invadir el endometrio. El trofoblasto va formando múltiples ramificaciones o arborescencias llamadas vellosidades coriales que se infiltran en el endometrio. Alrededor de cada una de estas vellosidades llegan las arterias maternas y forman lagos sanguíneos que regresan por las venas a la circulación materna.

Esto implica que la membrana que rodea las vellosidades coriales (membrana placentaria) es el límite entre la mamá y el bebé. La sangre materna llega hasta los lagos sanguíneos que rodean las vellosidades coriales pero nunca pasa al bebé. La sangre del bebé circula por el cordón umbilical y llega a la placenta, a sus vellosidades, en donde queda en contacto con la sangre materna, sólo a través de la membrana placentaria, que nunca rebasa . La placenta humana es “hemocorial”, esto quiere decir que las sangres materna y fetal nunca se mezclan.

Para entenderlo mejor podemos compararlo a lo que ocurre en los pulmones. El aire ingresa por las vías respiratorias hasta los alvéolos pulmonares, y por otro lado la sangre fluye del corazón hasta los capilares que rodean los alvéolos. A través de la membrana alveolar se realiza el intercambio de gases, pero ni el aire pasa directamente a la sangre, ni cruza la sangre a los alvéolos. De esta forma podemos entender también que la superficie de contacto o comunicación entre la mamá y el bebé no es de unos cuantos centímetros cuadrados como aparenta la superficie placentaria sino que al extender los millones de vellosidades coriales que la forman, resulta en una superficie de contacto de kilómetros cuadrados.

 ¿Cómo se desarrolla la placenta?

La placenta queda firmemente adherida a la pared interna de la cavidad uterina, mediante las vellosidades coriales que infiltran el endometrio (recubrimiento interno del útero) sin llegar hasta la pared muscular, en condiciones normales. A esta se le conoce como cara materna.

La cara opuesta de la placenta o cara fetal está cubierta por las membranas fetales o corioamnióticas que son atravesadas por el cordón umbilical que al término mide aproximadamente 50 cm siendo esto variable, su diámetro es de 2.5 cm y tiene dos arterias umbilicales y una vena.

Como podemos inferir de lo anterior la placenta se encuentra entre la pared uterina y la bolsa amniótica que protege al bebé. Más adelante hablaremos de esta bolsa.

¿Cuál es la función de la placenta?

Como mencionamos la placenta realiza múltiples acciones supliendo temporalmente funciones que al nacimiento realizarán los aparatos respiratorio, digestivo, excretor y otros muchos órganos y sistemas.

Una de estas es la función respiratoria, es decir, el intercambio de gases que permite la difusión del oxígeno de la sangre materna a la fetal y del bióxido de carbono del feto a la madre.

La función nutricia implica la difusión de elementos nutritivos de la sangre materna a la fetal, carbohidratos, grasas, aminoácidos, vitaminas, minerales que se utilizarán para la producción de energía y para la estructuración de proteínas, organelos intracelulares, etc.

La placenta tiene también una función hormonal muy importante, para empezar la hormona gonadotropina coriónica es una hormona que se produce por las células trofoblásticas (placentarias) en cuanto comienzan a existir. Esta hormona puede comenzar a detectarse en la circulación de la mamá o en su orina, aproximadamente una semana después de la fecundación, y tiene la función de mantener el cuerpo lúteo.

El cuerpo lúteo se forma en el ovario de la mujer posterior a la ovulación y es el responsable de la producción de progesterona, que como su nombre lo indica es una hormona promotora de la gestación e indispensable para mantener el embarazo en las primeras semanas. La progesterona es la hormona que produce los cambios secretores en el endometrio necesarios para que pueda implantarse y nutrirse inicialmente el embarazo. Cuando en el ciclo de la mujer, después de la ovulación, no se produce embarazo, no se forma trofoblasto ni hormona gonadotrofina coriónica lo que hace que el cuerpo lúteo, después de una semana comience a degenerarse automáticamente, disminuyendo la producción de progesterona y ocasionando finalmente la menstruación 14 días después de la ovulación. La presencia de la hormona gonadotrofina coriónica impide esta degeneración y mantiene la producción de progesterona, hasta que la propia placenta tiene la capacidad de producir, ella misma, la progesterona necesaria para mantener el embarazo a partir del 2o. trimestre. Debido a que la hormona gonadotrofina coriónica humana (hCG) es exclusiva de la placenta y se produce muy tempranamente en el embarazo, constituye una herramienta muy útil para el diagnóstico de embarazo. Hace unas décadas el diagnóstico temprano y certero del embarazo era mucho más complejo de lo que imaginamos, hoy día bastan unas simples gotas de orina que al colocarse en un dispositivo que contiene anticuerpos específicos para detectar esta hormona, nos hace evidente la presencia de embarazo aún antes de la fecha esperada de la siguiente menstruación con una seguridad superior al 99%.

La placenta produce también grandes cantidades de hormonas femeninas como los estrógenos y la progesterona que son responsables de muchos de los síntomas característicos del embarazo (congestión mamaria, digestión lenta, constipación intestinal, frecuencia urinaria, etc. etc.)

La placenta realiza para el feto funciones muy parecidas a las del hígado para el adulto, ya que sirve de reserva de nutrientes, modifica algunas sustancias antes de ingresarlas al feto y contribuye a la regularización de la glucemia fetal (azúcar en la sangre); estas funciones van disminuyendo al desarrollarse el hígado fetal.

La hormona lactógeno placentario o somatomamotropina coriónica, actúa sobre el metabolismo de ácidos grasos y carbohidratos y tiene que ver con la regulación del crecimiento.

La placenta tiene también la importante función excretora pues es a través de ella que se eliminan las sustancias de deshecho o tóxicas al feto. A pesar de que el bebé “in utero” traga líquido amniótico, lo absorbe, y finalmente filtra su sangre a través de sus riñones y produce orina, no es por este mecanismo que excreta las sustancias de deshecho sino a través de la placenta.

No todas las sustancias cruzan la “barrera placentaria” pues dependiendo del tamaño de las moléculas la placenta puede ser selectiva para dejar pasar o no algunas sustancias a manera de filtro.

¿Qué es la Cavidad Amniótica?

Dentro de esta cavidad se encuentra el líquido amniótico en el que flota el bebé a lo largo de todo el embarazo. Este líquido realiza diversas funciones; ayuda a mantener la temperatura y reduce al mínimo la posibilidad de adherencia del feto a la membrana amniótica, protege al feto contra lesiones, ya que actúa como cojín amortiguador, le proporciona un medio adecuado para mantenerse en movimiento, es una fuente de nutrientes y es esencial para el desarrollo pulmonar entre muchas otras funciones. El líquido amniótico no es estático sino que cambia continuamente.

El volúmen del líquido amniótico a la 10a semana es de 30 ml; a las 20 semanas 350 ml., y a las 38 semanas es de alrededor de 1,000 ml; de ahí en adelante el volumen del líquido va descendiendo y en el embarazo post-maduro el volumen puede llegar a ser menor de 500 ml.

Los estudios demuestran que el feto en las últimas semanas de gestación bebe de 400 a 500 ml. de líquido amniótico en 24 horas, con el objeto de mantener la estabilidad del volumen; el feto debe excretar aproximadamente el mismo volumen de orina. Si este sistema se bloquea pueden ocurrir grandes alteraciones en el volumen, por ejemplo en caso de agenesia renal (falta de formación de los riñones) hay ausencia virtual de líquido amniótico (oligoamnios) pues el bebé no produce orina, y en presencia de atresia esofágica (falta de formación o permeabilidad del esófago), por ejemplo, se produce polihidramnios (exceso de líquido) pues el bebé no puede tragarlo.

Al final del embarazo la normalidad del líquido amniótico es un indicador muy útil de bienestar fetal y su disminución o ausencia un signo de alarma muy importante que sugiere insuficiencia placentaria y mayor riesgo de muerte fetal. En los embarazos de riesgo existen pruebas especiales que se realizan mediante el ultrasonido y la cardiotocografía (registro gráfico del latido cardiaco fetal) como el perfil biofísico en las cuales la determinación del índice de líquido amniótico es fundamental. En embarazos de riesgo o en caso de disminución notoria de los movimientos fetales es indispensable evaluar la cantidad de líquido amniótico entre otras cosas.

¿Qué anomalías puede tener la placenta?

La placenta puede tener diferentes tipos de anomalías o producir alteraciones que complican el embarazo, el parto y el puerperio.

Pueden existir alteraciones en el sitio de implantación, en el grado de penetración, en la forma de la placenta, puede ocurrir un desprendimiento prematuro de la placenta o por el contrario dificultades para su expulsión o alumbramiento. Las alteraciones de forma tienen poca importancia clínica por lo que no vale la pena mencionarlas.

Capítulo aparte merecen las anormalidades placentarias que disminuyen su función (insuficiencia placentaria) y que ocasionan disminución del crecimiento intrauterino, es decir, desnutrición “in utero” o más correctamente llamado retardo en el crecimiento intrauterino, cuando se da de forma crónica; en los casos agudos o crónicos agudizados, el problema es predominantemente respiratorio, es decir, asfixia o sufrimiento fetal agudo.

También podríamos considerar las complicaciones del cordón umbilical pues al ser la única vía de comunicación entre el feto y la placenta, si éste se obstruye total o parcialmente, no permite que la placenta realice sus funciones.

Placenta Previa

Puede haber complicaciones serias debido a la implantación baja de la placenta. Normalmente la placenta se implanta hacia el fondo de la cavidad uterina y generalmente predomina hacia alguna de las paredes del útero: anterior, posterior o laterales. Se le llama placenta previa cuando de plano llega a obstruir la salida del útero, es decir, cuando se implanta sobre el orificio cervical interno; cuando lo cubre totalmente se le llama placenta previa central total, cuando lo cubre sólo en parte se le llama previa parcial o marginal. Aunque la placenta previa se implanta anormalmente desde el inicio del embarazo, se considera una complicación de la segunda mitad del embarazo, pues es cuando el cuello empieza a tener modificaciones por las contracciones, como son el borramiento, la formación del segmento y finalmente la dilatación, que al ocurrir en el sitio de la inserción placentaria producen la ruptura de vasos sanguíneos o despegamiento placentario que puede ocasionar hemorragias graves con funestas consecuencias no sólo para el bebé sino para su mamá. Por otra parte, la placenta del primer trimestre del embarazo es muy extensa y abarca, al final del trimestre, más de la mitad de la cavidad uterina, área que se reducirá importantemente al final del embarazo, a cerca de una quinta parte de la cavidad uterina. La placenta no “camina” pero el hecho de que su crecimiento sea proporcionalmente menor al del tamaño de la cavidad uterina, hace que el borde placentario se aleje paulatinamente de un punto de referencia, por ejemplo, del cervix.

El síntoma que hace sospechar la presencia de una placenta de inserción baja o previa es la hemorragia silenciosa, es decir, la presencia de hemorragia fresca, roja, brillante, en la segunda mitad del embarazo, indolora y sin otros síntomas acompañantes.

El ultrasonido es el método ideal, y prácticamente único, para detectar esta patología, y de hecho, es una de las razones por lo que el médico considera indispensable la realización de un ultrasonido al menos en el tercer trimestre en todos los embarazos. De otra manera es imposible detectarlo y el intentar un parto o, incluso, realizar una cesárea sin conocer que existe una placenta previa expone a la madre y a su bebé a un riesgo grave de muerte por hemorragia, al no estar preparados para esta complicación.

Dentro de las 3 principales causas de muerte materna se encuentra la hemorragia, junto con la enfermedad hipertensiva y las infecciones; y dentro de las causas hemorrágicas la placenta previa es una de las más importantes.

En estos casos el embarazo debe resolverse por cesárea, se debe tener un mayor reposo, evitar las contracciones y todo lo que pueda provocarlas, (por ejemplo, las relaciones sexuales), se debe tener sangre disponible para transfundir y tener acceso pronto a un hospital con los recursos necesarios para una cesárea de urgencia, para cirugía mayor (histerectomía), con terapia intensiva neonatal y materna y con banco de sangre.

Placenta Acreta

El acretismo placentario se refiere a la invasión o penetración de la placenta más allá de la superficie endometrial del útero hacia su pared muscular o incluso hasta rebasar su recubrimiento seroso e interesar órganos vecinos como la vejiga.

Esta grave complicación no se detecta sino hasta el momento del parto o la cesárea cuando se presentan dificultades para el desprendimiento de la placenta. Dependiendo del grado de penetración (acreta, percreta o increta) y de la extensión (toda la placenta o sólo un segmento) generalmente se tiene que realizar histerectomía, es decir, extirpar el útero completo evitando tratar de despegar toda la placenta pues esto sólo producirá mayor hemorragia y agravará el problema.

Afortunadamente es una complicación poco frecuente y que se presenta principalmente en los casos de placenta previa; por lo que toda paciente con placenta previa debe saber que existe el riego de esta penetración anormal de la placenta que obligue a quitarle el útero durante la cesárea.

Restos Placentarios

Se presentan casos en los que sin existir un problema de penetración excesiva de la placenta o acretismo, hay retención de lóbulos o de fragmentos placentarios lo cual ocasiona hemorragias severas después del parto. Esto se previene o se resuelve mediante la revisión manual cuidadosa de toda la cavidad uterina después del alumbramiento.

Placenta Circumbalada o Circunmarginada

Esta placenta puede predisponerse a la separación marginal prematura y sangrado del 2do trimestre, las multíparas de edad avanzada tienen mayor predisposición.

Lóbulos Accesorios

La placenta puede presentar un cotiledón accesorio o lóbulos satélites, con conexiones vasculares al cuerpo placentario. Estos lóbulos no siempre son expulsados durante el alumbramiento y ocasionan hemorragia post-parto.

Placenta Bipartida o Bilobulada

La placenta está dividida en dos lóbulos separados pero unidos entre sí por los vasos primarios y por las membranas, este tipo es una variedad rara, la retención de un lóbulo después del parto producirá complicaciones hemorrágicas y de infecciones.

Inserción Marginal del Cordón Umbilical o Placenta de Raqueta

El cordón umbilical puede insertarse en la placa coriónica en cualquier punto.

Desprendimiento Prematuro de la Placenta

La placenta normalmente inicia su desprendimiento hasta después de la expulsión del feto cuando al disminuir bruscamente el volumen del útero y producirse mayores contracciones uterinas se disminuye bruscamente el área uterina en donde estaba insertada la placenta. En este momento se producen rupturas de vasos sanguíneos y formación de un hematoma, o colección de sangre, entre la placenta y el útero lo que favorece y aumenta su desprendimiento hasta que finalmente se expulsa, lo que conocemos como alumbramiento, que puede ser espontáneo o dirigido cuando se tracciona el cordón umbilical o se despega manualmente, para acelerar el proceso.

Ocasionalmente ocurren desprendimientos parciales o totales de la placenta durante el trabajo de parto o aún durante el embarazo sin que conozcamos la causa que lo precipita, aunque sabemos que esto ocurre con mucho mayor frecuencia en mujeres con presión alta o preeclampsia o en casos de traumatismo abdominal.

Los síntomas pueden ser poco claros cuando el desprendimiento es mínimo, pero a mayor grado de desprendimiento se vuelven más evidentes. Generalmente se presenta dolor abdominal aún entre contracciones, endurecimiento del abdomen (hipertonía uterina) a manera de una contracción sostenida, contracciones más frecuentes de las normales sin haber usado estimulantes de la actividad uterina, sangrado transvaginal de color oscuro.

Evidentemente esta complicación pone en grave riesgo al bebé y dependiendo del grado de desprendimiento el bebé puede tener una afectación mínima, sufrimiento fetal “leve” (taquicardia fetal) o más grave (bradicardia), e incluso, la muerte en unos cuantos minutos, cuando el desprendimiento es severo.

Es una complicación que no puede predecirse ni prevenirse, sino sólo detectarla lo más pronto posible para actuar en consecuencia. La cardiotocografía (registro gráfico de la frecuencia cardiaca fetal) es de utilidad para valorar la repercusión fetal del problema y para valorar la actividad uterina (contracciones). El ultrasonido, cuando el caso lo permite, puede en ocasiones detectar un hematoma o colección de sangre entre la placenta y la pared del útero y darnos idea de su extensión.

La resolución de esta complicación requiere la extracción inmediata del bebé, por parto vaginal si éste está muy avanzado, o por cesárea urgente en caso contrario, o si no hay trabajo de parto. Esta complicación sigue siendo una urgencia obstétrica grave aún después de la muerte del bebé pues si se retrasa la resolución del embarazo se presentan complicaciones de la coagulación produciendo severas hemorragias que pueden llegar a ser mortales, o la infiltración de sangre en la pared del útero, que se conoce como útero de “Couvalliere” que obliga a la extirpación del útero o matriz (histerectomía).

Tiempo entre Embarazos
Antes, Complicaciones, Embarazo

Tiempo entre Embarazos

El tiempo entre embarazos es el periodo que tienen los padres entre el nacimiento de cada hijo.

El tiempo entre embarazos es determinante para cuidar la salud de la madre no sólo entre embarazos y en la siguiente gestación sino también durante su vida. Es también una parte fundamental para la planificación familiar.

¿CÓMO SE MIDE EL TIEMPO ENTRE EMBARAZOS?

Los intervalos o tiempo entre embarazos pueden ser medidos en tres formas:

  • De fecha de nacimiento a fecha de nacimiento. No toma en cuenta los abortos.
    • Por lo tanto, hace que los intervalos parezcan más largos de lo que realmente son.
  • De fecha de nacimiento a fecha de concepción:
    • Cuenta desde el nacimiento del recién nacido vivo a la fecha de inicio del siguiente embarazo. 
    • No incluye el tiempo del embarazo y es muy difícil de determinar.
  • Periodo entre embarazos, es decir, desde la concepción del primer bebé hasta la concepción del segundo bebé. 
    • Este último se relaciona con la salud de la madre ya que incluye a los embarazos que terminan en aborto. 
    • Los fetos concebidos, aunque no nazcan, influyen en la salud de la madre.

¿CUÁL SE CONSIDERA EL MEJOR TIEMPO ENTRE EMBARAZOS?

Es difícil dar una respuesta definitiva ya que cada mujer tiene una historia obstétrica propia. Es importante tener en cuenta cómo fue tu embarazo y parto previo, si tuviste complicaciones en el periodo de labor de parto o después del parto y cuál es tu estado de salud actual. 

  • El consenso general es que debe de permitirse un espacio de 18 meses entre los embarazos. 
  • Esto puede ser algo difícil de aceptar cuando estás preocupada por tu edad y preferirías tratar de concebir lo más pronto posible. 

¿QUÉ ES NECESARIO CONSIDERAR PARA PLANEAR UN NUEVO EMBARAZO?

Cuando planeen el siguiente embarazo deben tener en cuenta varios factores como: 

  • Edad materna, 
  • Salud, 
  • Fertilidad, 
  • Qué número de hijo sería.
  • Cuántos niños esperan tener según tus planes y circunstancias.  

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE ESPERAR EL TIEMPO RECOMENDADO?

El cuerpo de la madre exige tiempo para recuperarse totalmente del embarazo y parto. Necesita reestablecer salud, estado nutricional y energía antes de iniciar otro embarazo. Quedar embarazada antes de los 18 meses aumenta el riesgo de ciertos problemas en tu salud y en la de tu bebé, incluyendo: 

  • Nacimiento prematuro. Mientras más corto es el tiempo entre embarazos, más alto es el riesgo del nacimiento prematuro.
  • Bajo peso al nacer. Sucede cuando tu bebé nace pesando menos de 2.5 kg.
  • Que sea pequeño para su edad gestacional. El bebé es más pequeño de lo normal conforme a las semanas de embarazo.

¿ Y CUÁLES SON LOS RIESGOS PARA LA MADRE? 

Las investigaciones sugieren que un intervalo entre embarazos de 12 meses o menos se asocia con el riesgo de:

  • Que la placenta se desprenda antes del parto.
  • Que la placenta no se ubique adecuadamente: placenta previa.
  • Riesgo incrementado de ruptura uterina en las mujeres que tratan de tener un parto vaginal después de un parto por cesárea.

¿POR QUÉ AUMENTA EL RIESGO DE PARTO PREMATURO?

Los investigadores no saben con certeza cuál es la causa. Es posible que sea porque tu cuerpo necesita tiempo para:

  • Reestablecer nutrientes y ácido fólico
    • Los nutrientes, como las vitaminas y los minerales, te ayudan a mantenerte sana.
    • Después de tener un bebé, tu cuerpo posiblemente no tenga suficientes cantidades de ácido fólico.
      • El ácido fólico es una vitamina necesaria para el crecimiento y desarrollo normales.
      • Reduce el riesgo del bebé de tener defectos del tubo neural (DTN). 
  • Se recomiendan seis meses o más después de la lactancia para que la madre restaure sus reservas nutricionales.
  • Curar alguna infección o inflamación que se haya presentado durante el embarazo.
  • Reestablecer el microbioma o flora vaginal de la vagina (canal de parto)
    • Puede llevar tiempo (incluso un año) para que el microbioma vaginal regrese a lo que era antes del embarazo. 

¿HAY QUÉ ESPERAR MÁS EN CASO DE CESÁREA?

La recomendación general –sobre todo si se quiere intentar un parto vaginal en la siguiente gestación– es esperar al menos de 18 a 24 meses para quedarse embarazada de nuevo. La posibilidad de rotura uterinadurante el parto se incrementa dos o tres veces más antes de este tiempo. 

¿Y TRAS UN ABORTO?

Tras una pérdida, la mujer suele desear que el siguiente embarazo se produzca lo antes posible, pero debería esperar más de seis meses, si quiere que todo vaya bien. La experiencia habla de incremento de problemas por debajo de medio año. 

¿Y SI EL TIEMPO ENTRE EMBARAZOS ES DEMASIADO LARGO?

El intervalo demasiado largo es también causa de problemas para la madre y para el bebé. Un embarazo que se presenta 5 años o más, se asocia con un riesgo de presión arterial elevada (hipertensión) y exceso de proteína en la orina después de las 20 semanas de embarazo (preeclampsia).

¿CÓMO AFECTA A LOS HIJOS EL  TIEMPO ENTRE EMBARAZOS?

Cada hijo y cada familia es única. Los embarazos cercanos pueden afectar a los niños. Por ejemplo, los niños que tienen menos de dos años entre ellos, son más conflictivos que los que tienen más diferencia de edad. Esto puede ser por que los padres pasaron más tiempo con el bebé más grande.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE LA PLANEACIÓN FAMILIAR?

Saber si quieres o no quieres tener hijos en los siguientes años ayuda a la pareja a prepararse para la concepción o para elegir el mejor anticonceptivo. Planear un embarazo ayudará a que la madre y el bebé tengan un “arranque” saludable.

Una vez que nace el primer hijo, la planeación familiar toma un nuevo significado. Tener otro hijo cambia totalmente la vida familiar.

¿QUÉ PUEDO HACER?

Hasta que confirmes tu decisión, es aconsejable usar un buen método de anticoncepción, aun si estás en lactancia. Y una vez que se decidan empiecen por ir a la consulta médica para una revisión y guía.

¿QUÉ OTROS FACTORES PUEDEN INFLUIR EN LA DECISIÓN?

Existen otros factores que se tienen que considerar para determinar cuál es el tiempo óptimo ya que puede haber una multitud de razones personales para decidir cambiar el tiempo entre embarazos:

  • Después de un aborto, es conveniente superar la pérdida y evaluar riesgos antes de considerar a un nuevo embarazo.
  • Al final de su vida reproductiva, la mujer siente la necesidad de acortar el tiempo entre embarazospara lograr la familia que habían planeado.
  • La mujer que trabaja fuera del hogar, acorta este tiempo para llegar a la familia planeada rápidamente y disminuir el tiempo fuera del trabajo.
  • Otras parejas dependen de la facilidad que tengan para obtener ayuda para el cuidado de los bebés.

CONCLUSIÓN

Entender los riesgos y beneficios asociados con un tiempo entre embarazos demasiado corto o demasiado largo, te puede ayudar a que tomen una decisión informada. Si tienes alguna duda, consulta en el Consultorio Virtual donde médicos especialistas te orientarán a la brevedad.  

REFERENCIAS

Complicaciones, Complicaciones de parto / Postparto, Embarazo

Sexo después del parto

El sexo después del embarazo podría ser lo último en lo que pienses. Establece tus propios tiempos.

Las relaciones sexuales después del embarazo son un hecho. Sin embargo, el dolor vaginal y el agotamiento podrían pasarte factura. Puede ser algo atractivo o bien que la intimidad es lo último en lo que piensas.

DESPUÉS DEL PARTO, ¿QUÉ TAN PRONTO PUEDO TENER RELACIONES SEXUALES?

El periodo de posparto de cada mujer es diferente pero, aunque no hay un período de espera obligatorio antes de poder tener relaciones sexuales otra vez, la mayoría de los doctores recomiendan esperar de cuatro a seis semanas después de un parto vaginal.

¿POR QUÉ ES CONVENIENTE ESPERAR?

El riesgo de una complicación después del parto es mayor durante las primeras dos semanas después del parto ya que esto puede incrementar el riesgo de complicaciones como una hemorragia postparto o una infección uterina.  

  • Se recomienda esperar a que termines de sangrar. El sangrado indica que el interior del útero no se ha recuperado.
  • Esperar le dará tiempo a tu cuerpo para sanar y recuperarte ya que también podrías experimentar fatiga, sequedad vaginal, dolor y poco deseo sexual. 
  • Si tuviste un desgarro vaginal que requirió una reparación quirúrgica, es posible que tengas que esperar más tiempo.

¿DOLERÁ EL SEXO DESPUÉS DEL PARTO?

Los cambios hormonales pueden dejar la vagina seca y sensible, especialmente si estás amamantando. Puedes experimentar algo de dolor durante el sexo si te estás curando de una episiotomía o de desgarros perineales.

¿QUÉ PUEDO HACER PARA ALIVIAR EL DOLOR?

Para aliviar la incomodidad durante el sexo se recomienda:

  • Trata de aliviar el dolor de antemano:
    • Vacía la vejiga.
    • Date un baño caliente o toma un analgésico de venta libre.
    • Usa lubricante, esto puede ser útil si sientes seca la vagina.
  • Si experimentas ardor al terminar, aplica hielo envuelto en una toalla pequeña en el área.
  • Reserva tiempo para tener relaciones sexuales cuando no estés cansada o ansiosa.
  • Si el sexo continúa siendo doloroso, habla con tu médico acerca de las posibles opciones de tratamiento.
  • Si no estás lista para tener sexo, está bien, los besos, caricias y abrazos puede acercarte a tu pareja.
    • Asi, cuando decidas tener sexo nuevamente lo sentiras menos como un desafío y más como un paso natural.
    • Dile a tu pareja lo que te hace sentir bien y lo que no.

¿ES IGUAL EN EL PARTO POR CESÁREA?

Un parto por cesárea afecta igualmente la sensación vaginal. Es importante considerar las molestias sobre la herida abdominal y recordar que, igualmente, las hormonas cambian después del parto y juegan un papel importante en la recuperación y el regreso a una actividad sexual normal:

  • El sangrado debido al desprendimiento de la placenta es igual que en el parto vaginal.
  • Los niveles de estrógenos pueden caer a niveles más bajos que antes del embarazo.
    • El estrógeno ayuda a la lubricación vaginal. Es así que los niveles bajos incrementan la posibilidad de resequedad vaginal.
  • Los tejidos resecos son causa de un sexo doloroso, pueden irritarse e incluso sangrar.
    • Esto aumenta tu riesgo de infección.

¿POR QUÉ SE SIENTE DIFERENTE EL SEXO DESPUÉS DEL PARTO?

Físicamente porque el embarazo, el trabajo de parto y el parto vaginal pueden estirar o lesionar los músculos del suelo pélvico, que dan sostén al útero, la vejiga, el intestino delgado y el recto. La región vaginal y perineal pierden un poco de sensibilidad.

  • Los vasos sanguíneos que alimentan la vagina se han desgarrado para permitir el paso al bebé.
  • De tres o cuatro semanas posteriores al alumbramiento, los nervios que unen la vagina con el cerebro se encuentran como «dormidos».

No te preocupes, estos cambios son sutiles y temporales.

¿CÓMO TONIFICO LOS MÚSCULOS DEL SUELO PÉLVICO?

Para tonificar los músculos del suelo pélvico, prueba los ejercicios de Kegel. Para hacer los ejercicios de Kegel puedes hacer lo siguiente:

  • Imagina que estás sentada sobre una canica y contrae los músculos pélvicos como si estuvieras levantando la canica.
  • Prueba realizar esto durante tres segundos a la vez.
  • Descansa a la cuenta de tres.
  • Intenta hacer el ejercicio de 10 a 15 veces seguidas, al menos 3 veces al día.

¿EXISTEN TAMBIÉN OBSTACULOS PSICOLÓGICOS?

Para que las relaciones sexuales sean placenteras y la pareja disfrute de la ternura y el amor después del nacimiento del bebé, es necesario tomar en cuenta también los  obstáculos psicológicos:

  • Un aumento considerable del peso hacen que no te sientas atractiva.
  • La acumulación del cansancio o una depresión post parto, pueden disminuir el apetito sexual en la madre.
    • Vigila los signos y síntomas de la depresión posparto: cambios de humor, pérdida del apetito, fatiga abrumadora y falta de alegría en la vida.
    • Si crees que puedes tener depresión posparto, consulta a tu médico.
    • El tratamiento en el momento justo puede acelerar la recuperación.
  • Puedes tener miedo a sufrir, a sentir dolor y a quedarte embarazada.

¿DEBO EMPEZAR A TOMAR ANTICONCEPTIVOS?

Si vas a tener sexo después del parto pero no quieres tener el riesgo de un embarazo tan pronto, debes planear un método anticonceptivo que sea apropiado para ti.

¿LA LACTANCIA ME PROTEGE DE UN EMBARAZO?

Si han pasado menos de seis meses del parto, amamantas exclusivamente y no has vuelto a menstruar, la lactancia materna podría ofrecer alrededor del 98 % de protección contra el embarazo. 

  • Sin embargo, las investigaciones sugieren que la eficacia anticonceptiva de la lactancia materna varía.

¿QUÉ OPCIONES PUEDO TENER?

Un método de barrera como el condón puede ser bueno para el principio. Sin embargo, lo mejor que puedes hacer es hablar con tu ginecólogo durante las visitas posparto acerca de las opciones de control de la natalidad que sean más convenientes para ti.

HABLA CON TU PAREJA ACERCA DEL SEXO DESPUÉS DEL PARTO

El sexo después del parto es diferente, NO malo.” Diferente” puede ser divertido y excitante, pero siempre debes tener un diálogo abierto con tu pareja acerca de lo que te hace sentir bien y lo que te molesta. Esto te ayudará a disfrutar nuevamente del sexo sin sufrir ninguna molestia innecesaria.

RECOMENDACIONES

Recuerda, tratarte bien a ti misma puede ayudar mucho a mantener viva la pasión.

Para una pareja, una vida sexual saludable es fundamental. Si tienes alguna duda acerca del sexo después del parto, puedes enviar tu pregunta al Consultorio Virtual donde médicos especialistas de orientarán a la brevedad.

REFERENCIAS

Complicaciones, Defectos al Nacimiento, Enfermedades Raras, N - S

Neurofibromatosis 1, NF-1

ACTUALIZADO JUNIO 2022

CONCEPTOS BÁSICOS DE LAS NEUROFIBROMATOSIS 

Las neurofibromatosis son trastornos genéticos del sistema nervioso que afectan principalmente al desarrollo y crecimiento de los tejidos de las células del sistema nervioso y provocan que las personas afectadas tengan la tendencia de desarrollar tumores benignos (no cancerosos) alrededor de los nervios.

La Neurofibromatosis es un padecimiento que dura toda la vida y afecta tanto a hombres como a mujeres por igual sin distinción de raza.

CLASIFICACIÓN

Las Neurofibromatosis se han clasificado en tres tipos diferentes:

  • Neurofibromatosis Tipo 1
  • Neurofibromatosis Tipo 2
  • Schwannomatosis

Cada uno de estos tres tipos de Fibromatosis está ligado a cambios en un gen diferente y NO pueden cambiarse de uno a otro.

Mientras que la Neurofibromatosis 1 es causada por mutaciones en un gen localizado en el cromosoma 17, la Neurofibromatosis Tipo 2 y la Schwannomatosis son causadas por mutaciones en diferentes genes que se encuentran localizados en el cromosoma 22 (aunque ahora se sabe que la schwannomatosis también puede estar asociada a otros genes aun no identificados)

DEFINICIÓN DE NEUROFIBROMATOSIS TIPO 1

La Neurofibromatosis Tipo 1, también conocida como enfermedad de Recklinhausen o Neurofibromatosis Periférica, es un trastorno hereditario raro.

Su característica más importante es la presencia de múltiples tumores benignos de consistencia suave llamados “neurofibromas”-que pueden ser pequeños o grandes – a lo largo de los nervios de la piel, cerebro y otras partes del cuerpo,  y por cambios en el color de la piel (pigmentaciones) llamadas “manchas café con leche” (por su colorido que es típicamente un tono más oscuro que la pigmentación general de la piel).

La Neurofibromatosis Tipo 1 afecta a 1 por cada 2,500 a 3000 nacimientos en todo el mundo (fuente: genetics home reference) hombres y mujeres de todas las razas y grupos étnicos.

Afecta a los nervios de todo el cuerpo incluyendo a los del cerebro y de la médula espinal. Es una enfermedad que se expresa de una manera muy variable, y la afectación puede ir de leve a severa.

Los neurofibromas pueden crecer a lo largo de las fibras nerviosas en la piel donde pueden verse claramente o bien pueden crecer a lo largo de nervios más profundos y ejercer presión sobre los nervios afectados y causar dolor y daño nervioso severo.

Como resultado, se pueden presentar diferentes problemas dependiendo de los nervios particulares afectados. Los signos y síntomas varían mucho de una persona afectada a otra, aun en la misma familia.

Se dice que es un trastorno hereditario porque pertenece al grupo de enfermedades que pueden pasarse en las familias, de una generación a la otra, a través del proceso de herencia genética.

Por lo general, la neurofibromatosis tipo 1 aparece en la infancia. Los signos suelen ser evidentes antes de los 10 años. Los signos y síntomas pueden ser de leves a moderados, pero suelen variar en su intensidad.

CAUSA DE LA ENFERMEDAD

La NF 1 es una enfermedad ocasionada por cambios (mutaciones) en el gen NF 1 localizado en el cromosoma 17 cuya función es la de producir una proteína conocida como neurofibromina. Esta proteína se produce en muchas células, incluyendo las células de los nervios y células especializadas que rodean los nervios.

FUNCIÓN DEL GEN AFECTADO E IMPORTANCIA DE LA FALLA

La mutación o cambio genético hacen que se produzca una versión no funcional de la neurofibromina la cual NO puede regular el crecimiento y división de las células nerviosas.

Como resultado de este fallo algunas células, especialmente las que se encuentran alrededor de algunos nervios, continúan dividiéndose en una forma desordenada y se van formando tumores llamados “neurofibromas”a lo largo de los nervios de todo el organismo; aunque son benignos (no cancerosos), algunos de ellos pueden comprimir o dañar a los nervios cercanos.

Por lo tanto, se dice que la función de estos genes es la de “suprimir la formación de tumores”porque en su forma natural, detienen la forma descontrolada de la división celular.

No está claro el porqué las mutaciones en el gen son causa también de otras características de este padecimiento como las manchas café con leche y los problemas en el aprendizaje.

Se han descrito más de 500 mutaciones diferentes en el gen NF1, siendo la mayoría únicas en cada familia.

¿CÓMO SE HEREDA?

Aproximadamente el 50% de los individuos afectados con NF1 heredan esta condición de alguno de sus padres. La otra mitad, la desarrollan como resultado de una mutación espontánea del gen NF1 (también llamada mutación nueva o de novo) que puede presentarse tanto en el óvulo como en el espermatozoide y esa persona puede ser la primera en la familia con este problema.

Se considera una herencia de tipo “autosómica dominante”–es decir, de los dos genes NF1que la persona recibe –uno de su padre y otro de su madre- uno de estos genes está mutado o fallado y el otro, es normal; el gen fallado dominaal normal y aparece la enfermedad.

Cuando la mutación se da durante el embarazo, solamente tiene afectadas parte de sus células, entonces se le denomina “mosaicismo”.Las mutaciones espontáneas NO las causa algo que hicieran o dejaran de hacer los padres, antes o durante el embarazo, sino que suceden fuera de nuestro control.

Esto quiere decir que las personas afectadas con este padecimiento tienen el 50% de posibilidades de transmitírsela a su descendencia aunque es muy difícil predecir la severidad.

Pero si cualquiera de los otros hijos NO heredó el gen NF1, entonces nunca tendrá este padecimiento y tampoco lo heredará a su descendencia. Esto quiere decir que no “se brinca generaciones”.

¿QUÉ QUIERE DECIR MUTACIÓN DE NOVO O ESPONTÁNEA?

Nuestro cuerpo está formado por miles y miles de células. Cada una de ellas contiene un “juego” de instrucciones que vienen en la forma de genes. Estas instrucciones contienen los códigos químicos (o “recetas”) que aseguran que la célula va a trabajar correctamente.

Un cambio en cualquier gen -en el momento de la concepción- significa que la célula no va a poder ejecutar esa determinada función. A estos cambios se les llama “mutación genética nueva”.No hay ninguna explicación para que suceda esto.

NF1 Mosaico

Cuando la mutación genética se da una vez que el esperma ha fertilizado el huevo, los problemas dependerán de en qué momento se dio este cambio:

  • Si es muy temprano en el embarazo, la persona tendrá la mutación celular en la mayoría de sus células pero NO en todas. A esta mezcla de células se le denomina “mosaicismo”
  • Si la mutación se da más tarde, la persona tendrá NF1 en una parte de su cuerpo (por ejemplo, solamente la mitad del cerebro está afectado, o un brazo o una pierna.

Cerca del 10 – 20% de las personas afectadas, tienen mosaicismo.

Como no están afectadas todas las células del organismo, presentan un forma leve de NF1 y disminuye también el porcentaje del riesgo de transmisión a su descendencia.

SIGNOS Y SÍNTOMAS

Los signos y síntomas de este padecimiento pueden variar mucho de una persona a otra.

Los primeros signos detectados son las llamadas “Manchas café con leche”

Manchas café con leche

La neurofibromatosis 1(NF1) es la forma más común de Neurofibromatosis, y se caracteriza por la presencia de múltiples manchas de color marrón claro: manchas “café con leche”  (sin relieve) y de tumores (benignos) en o por debajo de la piel.

Muchas personas saludables tienen una o dos manchas pequeñas de color café con leche. Las manchas pueden estar presentes desde el nacimiento o pueden aparecer con el tiempo frecuentemente aumentando de tamaño y número durante la niñez. Frecuentemente, son el primer síntoma de la NF1.

Luego de la niñez temprana, dejan de aparecer manchas nuevas.

Sin embargo, los adultos con seis o más manchas superiores a 1.5 cm (0.5 cm en los niños) de diámetro podrían padecer NF.

La cantidad y el tamaño de las manchas no se ha relacionado con la severidad del padecimiento y no muestran tendencia a volverse malignas.

APARICIÓN DE NEUROFIBROMAS

Los neurofibromas son tumores benignos que se clasifican de acuerdo a su apariencia y localización en:

  • Focales o difusos,raramente causan dolor o problemas neurológicos y no se transforman en malignos.
  • Subcutáneos, son los que pueden notarse al palpar la piel y pueden producir sensación dolorosa u hormigueo a lo largo del nervio afectado.
  • Plexiformes, surgen de los fascículos nerviosos (grupo regular de fibras nerviosas)y tienden a crecer a lo largo del nervio afectado, puede involucrar muchas ramas y plexos nerviosos y pueden causar muchas molestias y dolor.
    • Solamente este tipo de neurofibromas puede transformarse en malignos.
    • Pueden ser cientos o incluso miles, ser pequeños o enormes y pueden no notarse al principio sino hasta que se observa una asimetría o diferencia en el crecimiento.
    • Aparecen en la piel, en los órganos y en varios tejidos.
    • Pueden causar desfiguramientos, por ejemplo en la cara.

Nodulares, tumores elásticos y pequeños de la piel.Generalmente aparecen durante la adolescencia y tienden a aumentar en número durante toda la vida y afecta, virtualmente, a cualquier órgano del cuerpo.

La mayoría de estos tumores crecen lentamente en varios años, pero a veces el crecimiento puede ser muy rápido especialmente en niños.

No hay manera de predecir cuántos tendrá cada uno de los afectados por este padecimiento. Algunas veces están presentes desde la niñez.

El crecimiento de los neurofibromas puede causar dolor, daño nervioso grave, pérdida de la función y problemas con la sensibilidad o el movimiento según cuáles sean los nervios afectados.

Es un padecimiento progresivo. Los tumores NO son contagiosos.

Nódulos de Lisch: Dos o máspequeños nódulos –pequeñas acumulaciones de pigmento- de color café (nódulos de Lisch)que aparecen en el iris (la parte de color del ojo). Estos generalmente aparecen en la pubertad y no causan problemas de visión.

Generalmente no son visibles excepto cuando se hace una revisión oftalmológica con una lámpara especial. Cuando se les identifica ayudan a confirmar el diagnóstico.

Problemas óseos: Otras de las características que se presentan, incluyen problemas óseos que generalmente aparecen en la infancia: lesiones óseas definidas como adelgazamiento de los huesos largos, falsas articulaciones (pseudoartrosis), sobre todo de la tibia; la escoliosis (encorvamiento de la columna vertebral) puede no notarse sino hasta la adolescencia.

La osteopenia(disminución en la densidad mineral ósea, que puede ser una condición precursora de osteoporosis) y la osteoporosisson frecuentes en las personas afectadas.

Pecas en la zona de las axilas y la ingle. Por lo general, las pecas aparecen entre los 3 y 5 años. Las pecas son más chicas que las manchas de color café con leche y suelen aparecer agrupadas en pliegues cutáneos y abajo del busto. Se pueden presentar alrededor del cuello, en las axilas o en las ingles.

Raramente están presentes al nacer, pero aparecen durante la niñez o en la adolescencia.

OTRAS MANIFESTACIONES 

  • Baja estatura.
  • Tumor en el nervio óptico (Glioma) que puede llevar a ceguera.
  • Tumores cerebrales o hidrocefalia.
  • Deficiencia leve de la función intelectual, trastorno de déficit de atención.
  • La mayoría de las personas afectadas nacen con inteligencia normal, pero casi el 75% presenta problemas de aprendizaje que persisten hasta la vida adulta.
  • Pubertad precoz o tardía. La pubertad generalmente se presenta en forma normal, pero puede adelantarse, especialmente en los niños que tienen tumores ópticos .
  • Convulsiones
  • Hipertensión. En la mayoría de los casos es “hipertensión esencial” pero también puede ser causada por el estrechamiento de las arterias del riñón o de otras arterias.
  • Tumor de la glándula suprarrenal.
  • Dolor (asociado con los nervios periféricos afectados). 

DIAGNÓSTICO

Aunque ya existen las pruebas de sangre para detectar NF 1, el diagnóstico clínico re realiza a través de un examen físico realizado por un médico especialista.

El diagnóstico de NF1 debe cumplir unos criterios y está estipulado que se deben confirmar dos o más síntomas de los que se detallan a continuación:

  • Historia familiar de NF1
  • Seis o más manchas “café con leche” mayores  de  5 mm.  de  diámetro  en los niños  y  más  de  15 mm.,   si   se miden  después  de  la pubertad.
    • La presencia de múltiples manchas “café con leche”sugiere fuertemente que existe la enfermedad pero no la confirma. A través de un examen físico completo y en algunos casos de la ayuda de otros estudios, el médico buscará confirmar el diagnóstico.
  • Dos ó más neurofibromas de cualquier tipo, o uno o más de los plexiformes. Los neurofibromas subcutáneos raramente se ven en los niños pequeños pero van apareciendo en los niños mayores, adolescentes y adultos.
  • Pecas en las axilas y/o en ingles..
  • Gliomas en vías ópticas.
  • Dos ó más nódulos de Lisch.
  • Una lesión ósea característica: displasia (crecimiento anormal) del hueso esfenoides ubicado por detrás del ojo, o displasia de los huesos largos, generalmente en la partebaja de la pierna.

Tumor en el nervio óptico que puede interferir con la visión.

¿EXISTE UN ESTUDIO EN SANGRE QUE PUEDA AYUDAR AL DIAGNÓSTICO?

Existe una prueba en sangre que sirve para diagnosticar cualquiera de las tres formas de Neurofibromatosis, es el estudio genético. Esta prueba sirve para determinar si la persona tiene el gen responsable de estos padecimientos.

Estas pruebas no se hacen de rutina porque el diagnóstico basado en los signos observables de la NF1, se consideran como suficientes en la mayoría de los casos. Pero en algunos casos, las pruebas genéticas se pueden usar para confirmar este diagnóstico. La decisión de hacerse o no la prueba es una decisión personal.

Las pruebas genéticas pueden ser informativas para los otros miembros de la familia para que puedan decidir acerca de las opciones que tienen para la reproducción. Es importante acudir con un genetista para conocer acerca de los riesgos y beneficios de esta prueba.

Igualmente puede hacerse para confirmar el diagnóstico o para ayudar a diagnosticar a un niño pequeño que todavía no ha desarrollado suficientes signos como para poder elaborar el diagnóstico de NF1. Por ejemplo, las manchas café con leche pueden ser tan pálidas que no se distingan a simple luz.

Las pruebas genéticas no pueden predecir la severidad o las complicaciones que se presentarán en cada caso de NF1.

Es por esto que es importante que el examen físico sea hecho por un médico familiarizado con este padecimiento (puede ser un neurólogo, un genetista,  un dermatólogo o un pediatra del desarrollo) que pueda apoyarse con una lámpara de luz ultravioleta que le ayude a distinguir entre las manchas de la NF1 y las causadas por una infección de hongos en la piel.

Si en el examen físico no se detectan signos, puede considerarse muy tranquilizante ya que es extremadamente raro que un individuo herede el gen mutado y no muestre signos.

El examen de los ojos debe ser realizado por un oftalmólogo que tenga experiencia con este tipo de enfermedad.

El médico se puede apoyar también en:

Otros estudios de imagen como Resonancia Magnética (para determinar el tamaño y la extensión del tumor), Gamagramas y Tomografías y de laboratorio como biopsias.

CONSEJO GENÉTICO

El estudio genético estudia el gen responsable de la enfermedad, es decir, se busca la mutación causante de la enfermedad. La detección de la mutación es en el 70 % de los casos. En un 30 % de los casos no se determinará la mutación y, por lo tanto, el estudio no será informativo

  • Se pueden estudiar tanto los casos familiares (familias con 2 ó más miembros afectados de NF) como los casos esporádicos (familias con un solo afectado).
  • Si se encuentra la mutación, este estudio ofrece diagnóstico presintomático (niños de corta edad, genéticamente afectados, que aún no manifiesten la enfermedad), y confirmación diagnóstica (en pacientes que presenten un estigma de la enfermedad insuficiente para el diagnóstico clínico).

¡OJO! El diagnóstico prenatal y pre implantación en los embarazos considerados de riesgo, requiere que previamente (en algún familiar) se haya identificado la mutación genética causante de la enfermedad. El médico determinará el momento para realizar este estudio.

Usa nuestra sección de “directorio de Genetistas” para localizar a un profesional especializado en genética en tu área.

TRATAMIENTO

Actualmente, aunque ya se ha identificado el gen,  no hay cura.

El tratamiento para las personas afectadas con NF1 se enfoca más bien a controlar los síntomas que interfieren con la vida diaria de la persona afectada.

Debido a que los tumores derivados de NF1 pueden desarrollarse en cualquier órgano del cuerpo humano, los afectados por esta enfermedad necesitan un equipo de médicos a su cuidado, alertas ante la aparición de cualquier problema nuevo.

Entre los especialistas que están al tanto de la salud de personas con NF1 se encuentran:

  • Neurólogo
  • Dermatólogo
  • Genetista
  • Oftalmólogo
  • Psicólogo
  • Neurocirujano
  • Ortopedista
  • Médicos de rehabilitación (física, ocupacional y recreativa).

Si los tumores crecen mucho, pueden ser estraídos con cirugía, pero existe la posibilidad de que vuelvan a crecer. En caso de que el tumor –es una posibilidad rara- se vuelva canceroso, además de la extracción se necesitaría radioterapia y quimioterapia.

Los tratamientos experimentales para los tumores severos aún están bajo investigación médica.

Los investigadores están en el proceso de entender cuál es la causa de que crezcan los neurofibromas y esto llevará al desarrollo de medicamentos que puedan disminuir el tamaño de los tumores existentes e impedir el desarrollo de nuevos.

En algunos casos, se requiere enseñanza especial para aquellas personas con trastornos de aprendizaje y/o trastorno por déficit de atención. Se recomienda enfáticamente hacerse un examen de ojos cada año.

Se recomienda apoyo psicológico. 

Supervisión continua

Se recomienda:

Examen físico anual por un médico que esté familiarizado con este padecimiento que incluya:

  • Evaluación de la piel para buscar nuevos fibromas o la progresión de las lesiones existentes.
  • Evaluación del crecimiento y desarrollo.
  • Evaluación de los cambios o anormalidades óseas.
  • Examen oftalmológico anual en la niñez temprana y después, puede ser menos frecuente.
  • Vigilancia regular del desarrollo intelectual.
  • Monitoreo regular de la presión arterial.
  • Visita regular al especialista adecuado: neurólogo, ortopedista, cardiólogo, etc.

Cirugía

La cirugía se puede utilizar para remover tumores cuando estos causan dolor o pérdida de alguna función.Los neurofibromas que presionan algún órgano vital, obstruyen la visión o que crecen rápidamente, requieren atención inmediata.

La intervención ortopédica está indicada cuando la escoliosis progresa rápidamente y para algunos defectos óseos como la pseudoartrosis.

MANEJO DEL EMBARAZO

Aunque la mayoría de los embarazos en las mujeres con NF1 son normales, es importante tomar en cuenta que pueden presentarse complicaciones serias:

  • Muchas mujeres experimentan un rápido incremento en el número y en el tamaño de los neurofibromas durante el embarazo(Roth et al 2008).
  • Puede presentarse hipertensión o, si ya era pre existente, puede exacerbarse durante el embarazo.

Los neurofibromas grandes en la región pélvica o genital, pueden complicar el parto y frecuentemente hacen necesario que sea por cesárea.

COMPLICACIONES

Muchos de los problemas que se mencionan a continuación, son evidentes en el momento de nacer o se desarrollan antes de la adolescencia.

Las personas con NF que han llegado a la edad adulta sin haber tenido complicaciones, es raro que las presenten.

No todas están presentes al mismo tiempo ni todas se presentan en la misma etapa de la vida.

COMPLICACIONES DEL SISTEMA NERVIOSO

Las complicaciones del sistema nervioso central pueden ser:

  • Retraso mental (5 a 10%)
  • Aprendizaje lento de 25 a 50%. La más común de estas complicaciones – llegan a estar presentes en casi el 60% de los afectados- son los problemas en el aprendizaje y los problemas en el comportamiento.
    • Muy pocos de estos niños tienen una inteligencia por debajo de lo normal y la mayoría son muy listos y alegres, pero en la edad escolar pueden tener problemas para leer, escribir o para las matemáticas. Tiene poca coordinación y juicio de su espacio, tienen problemas con la memoria a corto plazo y generalmente actúan por impulso.
    • A menos de que la neurofibromatosis se diagnostique a tiempo, estos niños no desarrollan todo su potencial lo que les puede originar frustración y aislamiento.
    • El manejo de estos niños es igual que el de otros niños con problemas de aprendizaje.
  • Retraso en el habla 50%
  • Convulsiones (1%)
  • Compresión de la médula espinal por un tumor.

Las complicaciones del Sistema Nervioso Periférico

  • Dolores en diferentes partes del cuerpo.
  • Tumores en nervios periféricos.
  • Lesión en el nervio facial.

En la Visión:

  • Tumores en el nervio óptico llamados Gliomas que generalmente aparecen en la primera infancia y algunas veces causan agrandamiento del ojo y pérdida de la visión. Este tipo de tumores generalmente responde a la quimioterapia y a las radiaciones.
  • En la edad escolar pueden aparecer los nódulos de Lisch que, como ya se había mencionado, por lo general no afectan la visión.

En la circulación:

  • La hipertensión es bastante común por el estrechamiento o endurecimiento de las arterias renales (las arterias que irrigan los riñones), debido a los neurofibromas.
  • Igualmente pueden desarrollar anomalías en los vasos sanguíneos.

En el aparato digestivo:

  • Puede haber estreñimiento, oclusiones intestinales y hemorragias.

En el Sistema Endocrino (Hormonal):

  • Puede haberpubertad anormal (precoz o lenta), estatura baja. Los niños con NF1 generalmente son más bajos de estatura de lo que se espera de ellos.

En los Huesos: Deformidades óseas.

  • El crecimiento óseo anormal y la deficiencia en la densidad mineral ósea pueden causar deformidades óseas, como la curvatura de la columna vertebral (escoliosis) o las piernas arqueadas.
  • Puede afectar cualquier hueso pero con mayor frecuencia los de los miembros inferiores y en la cabeza: puede haber macrocefalia o crecimiento inusual de la cabeza (niños en edad preescolar) que muy raramente causa problemas aunque algunas veces es causa de hidrocefalia (agua dentro del cerebro que causa un aumento en la presión dentro del cráneo) y defectos de la órbita ocular; quistes óseos, deformidades de la columna, joroba (xifosis), arqueamiento de las tibias.
    • Estos huesos pueden ser más delgados de lo normal y encurvados. Si se llegan a fracturar, la curación es lenta e incompleta causando una pseudoartrosis o articulaciones falsas.
    • Puede afectar también a los huesos del brazo pero esto es más raro.
    • Puede haber también limitación de los movimientos articulares.

En la Piel

Estos tumores son suaves al tacto, generalmente son pequeños, indoloros y generalmente parecen como granos bajo la piel.

Es en la adolescencia cuando se empiezan a detectar tumores debajo de la piel (los tumores crecen en número y tamaño) y aumento en el número de pecas.

En el adulto puede haber desfiguraciones causadas por la neurofibromatosis, especialmente en la cara que muchas veces compromete la función de los músculos y causa deformidades severas. Estos pacientes son estigmatizados por la sociedad.

OTROS RIESGOS RELACIONADOS CON LA NF-1

Riesgo de neoplasias (cáncer) como son los neurofibrosarcomas 5%. Las mujeres con NF1 deben comenzar la prueba de detección de cáncer de mama a una edad más temprana que la población general.

  • Leucemia y tumores del sistema nervioso central 5%

EVOLUCIÓN Y PRONÓSTICO

La NF1 se caracteriza por una expresividad muy variable, tanto intrafamiliar como interfamiliar. Así, los miembros afectados de una misma familia y, por tanto portadores de una mutación NF1 idéntica, pueden presentar síntomas diferentes.

De la misma forma, pacientes con NF1 no relacionados, manifiestan la enfermedad con niveles de afectación clínica muy diferentes.

Se considera que la expectativa de vida de los pacientes con NF-1, es, aproximadamente, de 8 años menos que lo normal en la población en general. Es importante que el paciente conozca su enfermedad y la importancia de las complicaciones, ya que de la detección temprana de ellas, dependerá su pronóstico.

Se recomienda que el médico tratante trabaje con un equipo multidisciplinario: genetistas, neurólogos, cirujanos, psicólogo etc. y que coordine la vigilancia y las acciones para que el cuidado del paciente sea el mejor.

Con una educación y expectativas de trabajo adecuadas, las personas con neurofibromatosis pueden llevar una vida normal, aunque algunos individuos que presentan cientos de tumores en la piel, están sujetos a la estigmatización por parte de la sociedad debido a su apariencia.

PREVENCIÓN

Se recomienda Consejo Genético a las personas con antecedentes familiares de NF-1.

Diagnóstico temprano de las complicaciones, por lo que los afectados deben acudir a consulta médica cuando menos dos veces al año.

PROBABILIDAD DE QUE SE REPITA

La NF-1 tiene una herencia autosómica dominante con penetrancia completa. Por ello el individuo afectado tiene riesgo de un 50% de trasmitir la enfermedad a cada uno de sus hijos.

No hay un patrón reconocido.

GRUPOS DE APOYO

Aunque te puedes sentir totalmente solo en el diagnóstico, existen muchas organizaciones y sociedades que ayudan a los pacientes y a sus familias a reunirse con otras personas para compartir experiencias similares. Algunas de ellas incluso ofrecen información educativa y práctica.

Neurofibromatosis, Inc.
Email:nfinfo@nfinc.org
nfinc.org

REFERENCIAS

Complicaciones

Avances en la detección de partos prematuros prueba de fibronectina fetal y longitud del utero

Introducción

El parto prematuroes el que sucede antes de tiempo, antes de las 37 semanas de embarazo y a los bebés nacidos antes de tiempo se les llaman bebés prematuros.

El parto prematuro es la causa principal de muerte y enfermedad del recién nacido.Algunas mujeres tienen más probabilidades que otras de tener un parto prematuro.

El desarrollo de una prueba de laboratorio para detectar la fibronectina fetal vaginal junto con un ultrasonido transvaginal, ha aumentado considerablemente la capacidad de los médicos para identificar a las embarazadas con alto riesgo de presentar parto prematuro.

¿Qué es la fibronectina?

La fibronectina es una proteína que se genera durante el embarazo y ayuda a mantener el saco amniótico “pegado” al recubrimiento del útero. El saco amniótico es una membrana llena de fluido que protege a tu bebé en el útero.

¿Para qué sirve este estudio?

Este análisis ayuda a determinar si presentas riesgos de tener un parto prematuro. La proteína (fibronectina) está presente en el flujo cervical y vaginal durante la primera mitad del embarazo y después desaparece.

Debe reaparecer, solamente, en el último mes antes del parto.

¿Por qué debo realizarme este análisis?

Esta prueba no es útil en mujeres que tienen un riesgo bajo de parto prematuro, pero puede proporcionar información valiosa en mujeres que tienen signos o síntomas de parto prematuro o en las que están en un alto riesgo de parto prematuro (por ejemplo, si el cuello del útero es corto).

Igualmente te lo pedirá si existen síntomas de trabajo de parto prematuro, por ejemplo:

  • Dolores o cólicos en la zona de la pelvis
  • Dolor sordo en la parte baja de la espalda (lumbar)
  • Contracciones uterinas cada 10 minutos o con más frecuencia
  • Cambios en la secreción vaginal
  • Adelgazamiento o dilatación del cuello uterino

¿Qué otros análisis podrían hacerme junto con éste?

Es un estudio que, generalmente, se solicita junto con un ultrasonido vaginalpara medir la longitud del útero. Igualmente el médico lo puede solicitar cuando el resultado del estudio de fibronectina es positivo pero no hay síntomas de trabajo de parto.

¿Qué significan los resultados de mi análisis?

Los resultados de esta prueba pueden ser positivos o negativos.

Resultado positivo:Un resultado positivo significa que la fibronectina está presente en el fluido uterino y puedes estar en riesgo de tener un parto prematuro. En este caso, tu médico te  estará monitoreando cercanamente.

Si aun no tienes signos de trabajo de parto, puedes estar en riesgo de trabajo de parto prematuro y dar a luz a tu bebé antes de término.

Resultado negativo: Un resultado negativo significa que la fibronectina fetal no esta presente en el fluido uterino. Esto indica que no es probable que el parto se produzca en las siguientes dos semanas. De hecho, un resultado negativo seria el beneficio mas poderoso de la prueba para que tanto el doctor como la madre estén tranquilos sabiendo que un parto prematuro no es inminente.

¿Cómo se realiza este análisis?

Para este análisis se requiere una muestra de flujo cervical y es muy similar a un Papanicolau. El médico te colocará un espéculo en la vagina y con un hisopo tomará una muestra del fluido cervical de la zona que se encuentra justo afuera de la abertura de su cuello uterino.

Después del procedimiento, las muestras serán enviadas al laboratorio para analizarlas. Los resultados estarán disponibles en unas horas.

En algunos casos se realiza un ultrasonido vaginaldespués de haber tomado las muestras para medir la longitud del útero. Durante el ultrasonido, recostada sobre tu espalda, el técnico introducirá un aditamento muy delgado en la vagina. Este accesorio produce ondas de sonido que crean imágenes digitales en el monitor.

¿Tiene algún riesgo este estudio?

Esta prueba es un procedimiento sencillo, sin embargo los resultados “falso positivo”son comunes y pueden ser causa de ansiedad o tratamientos innecesarios.

¿Qué cosas podrían afectar los resultados de mi análisis?

Los resultados de su análisis podrían verse afectados por una infección micótica (causada por hongos), por usar lubricantes o tomar duchas vaginales, o por haber mantenido relaciones sexuales en las 24 horas previas al análisis.

Hay ciertas afecciones médicas y ciertos medicamentos que pueden ocasionar un sangrado excesivo.

¿Qué precauciones se deben tomar?

Para evitar un resultados falso positivo, la prueba se realizará antes de cualquier examen pélvico o ultrasonido vaginal. Hay que evitar relaciones sexuales 24 horas antes de la prueba. No usar lavados, lociones y jabones que puedan afectar los resultados por lo menos un día antes de la prueba.

Igualmente, el sangrado vaginal puede afectar los resultados. Si se presenta sangrado vaginal no se puede realizar la prueba.

Si se ha roto el saco amniótico -se rompe la bolsa- tampoco se puede realizar la prueba.

¿Cómo me preparo para este análisis?

No necesitas prepararte, pero deberás evitar mantener relaciones sexuales en las 24 horas previas al análisis. Además, evita introducir cualquier cosa en tu vagina (como lubricantes o una ducha vaginal) antes del análisis.

Prevención

Si te preocupa dar a luz prematuramente coméntalo con tu médico. No te preocupes por ser alarmista.

Los signos de alarma de un parto prematuro incluyen:

  • Contracciones frecuentes o regulares: sensación de abdomen apretado.
  • Dolor constante y no fuerte de espalda.
  • Sensación de presión en el abdomen bajo y en la pelvis.
  • Manchas vaginales o sangrado.
  • Descargas vaginales acuosas (rompimiento de la Fuente) a chorros o en gotas.
  • Cambios en el flujo vaginal.

REFERENCIAS