Planeación del Embarazo
Antes, Embarazo

Planeación del Embarazo

Si quieres tener un hijo o estás pensando en embarazarte, nunca es demasiado pronto para prepararte para el embarazo. La salud preconcepcional y el cuidado de la salud se enfoca en las cosas que puedes hacer antes y “entre” embarazos para incrementar las posibilidades de tener un bebé sano.

Para algunas mujeres, prepararse para este evento les toma algunos meses, pero para otras, puede ser incluso más tiempo. Sin importar si este es tu primer embarazo, el segundo o incluso el sexto, seguir algunas de las siguientes recomendaciones te ayudará a tener un embarazo lo más saludable posible.

¿Por qué es importante cuidar la salud preconcepcional?

La salud preconcepcional es la salud de una mujer antes del embarazo. Significa saber cómo algunas condiciones de salud y factores de riesgo pueden afectar a ella misma y a su futuro bebé si llega a embarazarse.
En realidad, todas las mujeres en edad reproductiva deberían de pensar en su salud aunque ni siquiera estén pensando en embarazarse y una razón para esto es que la mayoría de todos los embarazos, no son planeados y se sabe que la falta de salud materna es la causa de muchos de los problemas que se pueden presentar durante el embarazo.

¿Cuál es el mejor momento para que se logre un embarazo?

Si la pareja tiene relaciones sexuales dos o tres veces a la semana sin usar ningún anticonceptivo, más de 8 en 10, lograrán el embarazo en el siguiente año. Algunas personas piensan que tener relaciones cerca de la ovulación es la mejor estrategia, pero en realidad esto no es así.

La relación sexual cada tres o cuatro día previene la presión y el estrés que puede ocurrir si tratas de limitarlo a la ovulación. El estrés en cualquiera de los miembros de la pareja, se sabe que puede afectar las posibilidades de embarazo.

¿Cómo se planea un embarazo?

Concierta una cita con tu ginecólogo. Identifica y habla con él acerca de los riesgos que puedes presentar: edad, enfermedades crónicas y medicamentos que estás tomando, infecciones urinarias o vaginales, estilo de vida, problemas de herencia, si tuviste algún problema en los embarazos anteriores, etc.

  • Verifica qué vacunas has recibido y cuáles te tienes que aplicar cuando menos un mes antes de que te embaraces.
  • Anota las fechas de tu menstruación para que después te sea más fácil calcular el momento de la ovulación.
  • Si estás tomando anticonceptivos, trata de dejarlos 2 meses antes de la fecha planeada para embarazarte.

Medicamentos: Algunos medicamentos pueden causar serios daños al bebé en desarrollo. Esto incluye a los que de libre venta en la farmacia y a los suplementos y productos de hierbas. Comenta con tu médico TODO lo que estás tomando y no te automediques.

Vacunas: Se recomienda revisar tu esquema de vacunación. La rubéola y la varicela pueden causar defectos al nacimiento a tu bebé en desarrollo. Es posible que te falte alguna que tenga que aplicarse antes del embarazo.

El papel de tu pareja en el embarazo

Tu pareja puede hacer mucho para apoyarte en cualquier aspecto de la preparación para el embarazo:

  • Decidan juntos cuál es el mejor momento. Cuando es una decisión de pareja, entonces es más fácil para la mujer tomar los pasos necesarios para cuidar su salud preconcepcional.
  • El hombre puede mejorar su salud reproductiva limitando la ingesta de alcohol, alimentándose sanamente y reduciendo el estrés.
    • Consumo de drogas o de alcohol en el varón, no afectan al bebé pero pueden ser causa de estrés para la madre.
    • Un 40 % de los fumadores pueden presentar problemas de impotencia, antes de los  40 años. La parotiditis  (paperas) puede ocasionar esterilidad en los varones
  • Él también debe hablar con el médico acerca de su salud, la salud de su familia y de si toma algún medicamento.
  • Si trabaja con sustancias tóxicas, es recomendable que se cambie antes de estar contigo y esas ropas deben lavarse separadas de la ropa en general.
  • Enfermedades de transmisión sexual pueden afectar el desarrollo del embarazo y el parto.

Decidan juntos el médico que te atenderá si es particular y el hospital al que llegarás. Conoce  las instalaciones y cuáles serán los costos, o si prefieres ser atendida en alguna institución  gubernamental.

Como pareja, es necesario que se pongan de acuerdo, en los cambios de estilo de vida que se presentan cuando llega el bebé, sobre todo si los dos trabajan. Son una pareja y como tal deben de seguir después de que formen su familia.

Consumo de Ácido Fólico

El ácido fólico es una vitamina del grupo B. Si una mujer tiene suficiente cantidad de este elemento en su cuerpo antes del embarazo, ayudará a prevenir severos defectos del tubo neural.
Tu médico te indicará la cantidad y el momento para empezar a tomarlo previo al embarazo y hasta cuándo lo debes suspender. Lo puedes comprar fácilmente en cualquier farmacia.

Cuida tu estilo de vida

Numerosos estudios han demostrado que fumar, tomar alcohol o usar drogas puede ser causa de aborto, parto prematuro o bebés con bajo peso al nacer. Ten en cuenta que algunas drogas permanecen en tu sistema aún después de que los efectos hayan desaparecido.

  • No Fumes
  • No consumas drogas ni alcohol
  • No te automediques, consulta siempre a tu médico

Realiza algún ejercicio que puedas continuar durante el embarazo, te ayudará a enfrentar los retos físicos de gestar y dar a luz un bebé.

Limita la cafeína: aunque no se sabe exactamente la cantidad de cafeína que puedes consumir durante el embarazo, los expertos consideran que toda mujer que esté tratando de embarazarse debe limitar la cantidad que toma.

Existen algunos estudios que hablan de un alto consumo de cafeína ligado a una disminución en la fertilidad o incluso a abortos.

Antes del embarazo, debes de estar en tu peso ideal: Puedes tener más posibilidades de embarazarte si estás en tu peso ideal. Verifica cuál es tu peso ideal de acuerdo a tu edad y estatura

  • Si estás abajo de tu peso ideal, corres el riesgo de tener un bebé de bajo peso al nacer y puede presentar serias complicaciones.
  • Si  tu peso está por arriba del peso ideal, estás en riesgo de presentar diabetes gestacional e hipertensión que pueden poner en riesgo tu vida y la del bebé.
  • Lleva una dieta balanceada.
    • Llena tu refrigerador de comida sana. Todavía no comes para dos, pero es el momento de iniciar con elección de comida nutritiva para que tu cuerpo almacene los nutrientes que vas a necesitar para un embarazo sano.

Fíjate en el pescado que comes: se recomienda que las mujeres que desean embarazarse no consuman más de 400 gramos de pescado a la semana que no contenga mercurio. Se recomienda sardinas, trucha de granja, salmón y atún enlatado).

Crea y sigue un programa de ejercicio: Un programa saludable incluye 30 minutos o más de ejercicio moderado como caminar o bicicleta. Para mejorar tu flexibilidad puedes tratar yoga. Una vez que estés embarazada, te será fácil continuar con este programa (esto es si no tienes complicaciones y el médico te ha pedido que suspendas).

Considera tu salud mental

De acuerdo con un estudio conducido en Boston por la doctora Alice Domar, las mujeres que sufren de depresión tienen más riesgo de presentar problemas de fertilidad. Domar sugiere que todas las mujeres, pero en especial aquellas que tienen una historia personal o familiar de depresión, se chequen antes de embarazarse. Ante cualquier signo, pídele a tu ginecólogo que te refiera a un psiquiatra.

Si es necesario medicarte, el psiquiatra elegirá algún antidepresivo que sea seguro para tomarlo mientras que estás tratando de embarazarte y durante el embarazo. Es recomendable también tratar con técnicas de manejo de estrés como yoga o meditación.

Visita al dentista

Cuando te estás preparando para el embarazo, no olvides tu salud dental. Los cambios hormonales que vas a tener durante el embarazo pueden hacerte más susceptible a enfermedades de las encías y a caries.

La buena noticia es que las mujeres que se cuidan antes del embarazo, disminuyen el riesgo de tener estos problemas. Visita a tu dentista y pídele que te haga una limpieza general.

Evita las infecciones

Es importante alejarte de los focos de infección, principalmente de aquellas que puedan dañar a tu bebé en desarrollo (por ejemplo, personas con rubéola,  varicela o hepatitis).

Apártate de ciertos alimentos como los quesos suaves no pasteurizados, embutidos y pescado o carne cruda. Lávate las manos frecuentemente cuando prepares comida y asegúrate que tu refrigerador tiene la temperatura adecuada para preservar la comida.

Es una buena idea usar guantes cuando trabajes en el jardín o en la caja de arena de los gatos. Y, finalmente, asegúrate de recibir la vacuna de la influenza antes del embarazo.

Analiza y reduce los riesgos del medio ambiente

Es probable que no puedas eliminarlos totalmente, pero sí puedes tratar de alejarte lo más posible. Algunos trabajos pueden ser peligrosos para ti y para tu futuro hijo. Por ejemplo, si estás expuesta a sustancias químicas o a radiación, tendrás que hacer algunos cambios en tu trabajo antes de embarazarte.
Ten en cuenta también que algunos productos de limpieza de la casa, los pesticidas y fertilizantes, algunos detergentes, solventes y el plomo en el agua para beber que sale de las tuberías antiguas, pueden ser peligrosas para un bebé en desarrollo.

Consejo Genético

Cualquier persona que tenga preguntas sin responder sobre los orígenes de enfermedades o rasgos que vienen de familia debería consultar a un asesor en genética. Las personas a las que puede resultarle útil incluyen:

  • Aquellas que tienen o piensan que podrían tener un trastorno hereditario o un defecto de nacimiento.
  • Mujeres que están embarazadas o tienen pensado tener un hijo después de los 35 años de edad.
  • Las parejas que ya han tenido un hijo con retraso mental, un trastorno hereditario o un defecto de nacimiento.
  • Las parejas cuyos bebés tienen una enfermedad genética diagnosticada mediante una prueba rutinaria de diagnóstico para recién nacidos.
  • Las mujeres que han tenido tres o más abortos espontáneos o bebés que murieron al poco tiempo de nacer.
  • Las personas que estén preocupadas por que su trabajo, estilo de vida o antecedentes médicos puedan representar un riesgo para un embarazo. Entre las causas habituales de preocupación se incluyen la exposición a radiación, los medicamentos, las drogas ilegales, los productos químicos o las infecciones.
  • Las parejas que desean realizarse más pruebas u obtener más información sobre los defectos de nacimiento comunes en el grupo étnico al que pertenecen.
  • Parejas formadas por primos directos o parientes de sangre cercanos.
  • Las mujeres embarazadas cuyas pruebas de ultrasonido o análisis de sangre indican que su embarazo podría tener un riesgo de complicaciones o defectos de nacimiento superior al normal.

Mantente sana durante tu embarazo

Una vez que ya lograste concebir, asegúrate de mantener todos los hábitos de salud que has aprendido, visita a tu ginecólogo regularmente, mantente sana y disfruta tu embarazo.

Referencias

Peso Ideal antes del Embarazo
Antes, Embarazo

Peso Corporal Ideal Antes del Embarazo

La mayoría de las mujeres saben que necesitan ver a un médico y realizar cambios en el estilo de vida mientras están embarazadas, pero es igualmente importante empezar a hacer cambios antes de quedar en embarazo. Estos pasos te ayudarán a preparar tu cuerpo para el embarazo, y te darán una mejor oportunidad de, mantener la salud y tener un bebé sano.

Un factor fundamental a  tener en cuenta a la hora de planear quedar embarazada es el peso corporal. Es importante saber si te encuentras por encima o por debajo de tu peso ideal.

En caso de encontrarte con sobrepeso, el momento ideal para normalizarlo es antes del embarazo. Nunca se debe intentar hacer dieta durante el embarazo; cuando uno adelgaza se producen ciertas sustancias llamadas cuerpos cetónicos que atraviesan la placenta y son dañinos para el bebé.

Durante el embarazo es normal subir de peso, esto permitirá un adecuado crecimiento del bebé. Por eso la mujer siempre tiene que ganar peso durante el embarazo.

¿Cómo puedo saber cuál es mi peso ideal?

Hay varios métodos para determinar cuál es tu peso ideal como así también los límites dentro de los cuales tu peso puede fluctuar. Lo ideal es tener un peso adecuado para la estatura. Esto se relaciona con una medida llamada Índice de Masa Corporal (IMC),

peso1

¿Qué es el Índice de Masa Corporal?

El Índice de Masa Corporal (IMC),  también conocido como índice de Quetelet (Lambert Adolphe Jacques Quételet), es un número que pretende determinar, a partir de la estatura y el peso, el rango más saludable de peso que puede tener una persona  y se obtiene al dividir: el peso en kilos, entre la estatura al cuadrado. De acuerdo a estos resultados el médico o tu nutrióloga te dirán cuánto es lo máximo que puedes aumentar de peso durante las 40 semanas del embarazo. Por ejemplo:

Una mujer que pesa 58 kilos y mide 1.60:

58 / (1.60 x 1.60) = 22.65

El IMC normal es de 20 a 25. Para determinar la ganancia de peso recomendable en cada caso se debe seguir el siguiente lineamiento:

  1. IMC por debajo de 20 la ganancia debe ser entre 11.5 y 16 kilos
  2. IMC entre 20 y 25 la ganancia debe ser entre 9 y 11.5 kilos
  3. IMC entre 26 y 30 la ganancia debe ser entre 7 y 9 kilos
  4. IMC por arriba de 30 la ganancia debe ser de hasta 6 kilos máximo

La Importancia del Peso  Ideal Antes del Embarazo

Las mujeres que inician el embarazo con sobrepeso o las que ganan demasiado durante el embarazo, se exponen a varios riesgos:

  • Las mujeres embarazadas obesas tienen un riesgo incrementado de padecer  diabetes gestacional, bebés grandes, defectos en el “tubo neural”, preeclampsia, e inducción al parto.
  • Por el contrario, las deficiencias nutricionales de la madre sumadas al bajo peso al nacer del bebé, son  a nivel mundial la causa más importante de muerte infantil, en niños menores de 5 años.

¿Cómo afecta la Obesidad a la mujer en la etapa reproductiva?

La palabra “obesidad” generalmente se asocia con hipertensión, diabetes y enfermedades del corazón, pero pocas personas están enteradas del impacto del peso corporal sobre la fertilidad.

La obesidad o el sobrepeso también pueden tener su impacto en la fertilidad de una mujer. Con el exceso de peso, un aumento en los niveles de insulina puede provocar que los ovarios produzcan más hormonas masculinas e interrumpan la liberación de óvulos.

¿Cómo puedo llegar a mi peso ideal?

Lo mejor es que acudas a la consulta con una nutrióloga que te vaya guiando y, en el tiempo que tengas programado, te ayude a llegar a un IMC más aproximado al que deberías tener. No tengas miedo y ve esto como una oportunidad. Cualquier pérdida de peso, te puede ayudar primero a concebir y después, a tener un buen embarazo.

Recuerda, NO es el momento de hacer una dieta severa. Cualquier dieta que restrinja fuertemente tu alimentación o evite que comas alguno de los grupos de alimentos (proteínas, grasas o carbohidratos), te dejará con una baja severa de vitaminas y minerales.

En vez de eso, trata de comer una dieta saludable y balanceada (en la que se incluyen frutas y vegetales variados, productos lácteos y carnes bajos en grasa y granos: alimentos hechos con trigo entero, arroz con cáscara, maíz, cebada y avena), con una restricción moderada de calorías que te ayude a bajar esos kilos extras. Solo así mantendrás tus reservas de nutrientes y cuando te embaraces tu cuerpo podrá arreglárselas con las demandas del embarazo.

La solución ideal es que tu peso baje hasta alcanzar el rango de peso recomendado.  Datos epidemiológicos han demostrado que el 6 % de las mujeres infértiles tiene sobrepeso. Más del 70 % de las mujeres infértiles por esta causa, pueden concebir espontáneamente si se someten a dietas adecuadas para normalizar su peso.

Consecuencias en la  fertilidad por la obesidad

• Ciclos menstruales irregulares o infrecuentes
• Aumento en la tasa de infertilidad
• Riesgo durante la cirugía reproductiva
• Menor éxito con los tratamientos de fertilidad

¿Cómo saber si tengo problemas reproductivos debido a mi peso?

La mayoría de las mujeres tienen ciclos menstruales de 26 a 32 días (contando como día 1 el primer día de sangrado), si tu menstruación no es regular, la función reproductiva puede estar alterada. En la mujer con sobrepeso, los ciclos serán irregulares, impredecibles y prolongados.

Algunas pueden notar un incremento en la vellosidad de la piel de la cara y del abdomen y acné. Las mujeres con ciclos normales tienen secreción de moco en la vagina en la mitad del ciclo y sienten cambios en el tamaño y consistencia de sus senos durante el ciclo. Si esto no ocurre, puede significar que hay una alteración de la ovulación.

Lo más importante es que esto tiene solución y que depende de ti.

Riesgos de la obesidad durante el embarazo

Si antes de embarazarte ya llevas un exceso de peso o estás obesa, los riesgos potenciales  de complicaciones durante el embarazo son los siguientes:

Para la Madre:

  • Preeclamsia: Algunos investigadores han concluido que la obesidad materna antes del embarazo es un factor condicionante de preeclampsia.
  • Diabetes Gestacional: La mujer obesa tiene un riesgo aumentado de padecer diabetes durante el embarazo.
  • Cesárea: El trabajo de parto se hace más  lento  y prolongado, por lo que casi siempre es necesaria la cesárea.
  • Infecciones Post-Parto: La obesidad durante el  embarazo, hace que la mujer este más vulnerable, la recuperación es más difícil y más lenta y si se realizó una cesárea, puede desarrollar infecciones después del parto.

Para el Bebé

  • Macrosomía: Dentro de los factores asociados a este problema se señalan la mayor edad de la madre, obesidad materna antes del embarazo, resistencia a la insulina y el incremento en la incidencia de diabetes gestacional
  • Defectos del Tubo Neural: Los bebés nacidos de madres obesas, corren un riesgo más alto de presentar defectos  muy severos del tubo neural, se piensa que puede ser debido a la deficiencia de nutrientes. Además, en las mujeres obesas las  ondas del ultrasonido tienen dificultad para traspasar las capas de tejido graso y las  imágenes  resultan muy borrosas. Por lo tanto, los defectos del tubo neural en estos bebés, no siempre se pueden detectar.
  • Una niñez con obesidad: Las investigaciones han demostrado que los bebés nacidos de madres obesas  tienen un riesgo aumentado de tener un sobrepeso a los 7 años de edad. Un estudio de la Universidad de Ohio publicado en la revista Pediatrics dice: “La evidencia sugiere que el desarrollo de la obesidad en adolescentes y adultos puede estar relacionado con una programación nutricional que se produce en un estadio muy temprano de la vida”, explican los autores en el estudio.
  • Muerte en útero.

¿Qué problemas presentan las mujeres de bajo peso que se quieren embarazar?

El problema de la infertilidad: La pérdida de peso o el bajo peso pueden afectar la señal hormonal que el cerebro envía a los ovarios o a los testículos. En casos poco severos, los ovarios todavía pueden producir y liberar óvulos; sin embargo, es posible que el endometrio no esté preparado para la implantación del óvulo fecundado debido a la inadecuada producción de hormonas ováricas.

En casos más serios, puede que los ovarios no produzcan óvulos del todo. Además, es posible que las mujeres con bajo peso tengan ciclos menstruales irregulares o que no los tengan, lo que puede contribuir a la infertilidad.

Si el bajo peso ha sido identificado como un problema que puede estar contribuyendo a la infertilidad, el tratamiento ideal en algunos  casos es detener la pérdida de peso mediante una dieta diseñada para estas personas.

Consecuencias para el bebé: Cuando hay un desequilibrio nutricional que impide que la madre gane peso durante el embarazo lo más probable  es que tu bebé nazca con  un bajo peso que es un problema  grave para el futuro del niño, tanto en su nutrición como en su salud.

Grupos de Riesgo

Las madres  adolescentes son las que en general se encuentran con  un bajo peso antes del embarazo y son las que se encuentran en un riesgo más alto  de tener bebés de bajo peso al nacer.

Tratamiento

El cambio de hábitos alimenticios, es quizás el aspecto más importante a tratar, en las mujeres con problemas de bajo peso. Requiere de una vigilancia muy estrecha por parte del médico y el nutriólogo, para asegurase de que reciba el aporte calórico y los nutrientes necesarios para que, durante el embarazo, el aumento de peso se logre de manera  adecuada y tu bebé nazca con un peso normal.

Referencias

 

Vacunas antes del Embarazo
Antes, Embarazo

Vacunas antes del Embarazo

Probablemente no recuerdes cuando fue la última vez que te vacunaron, pero si planeas embarazarte es tiempo de que obtengas esta información  Hay enfermedades infecciosas que se pueden prevenir, como la rubéola,  que puede ser grave para ti y para tu hijo si las padeces cuando estás embarazada.

Tu historial de salud e inmunizaciones

El médico  pediatra que te atendió de pequeña, o tu cartilla nacional de vacunación que tal vez la tengan tus padres, tiene toda la información  sobre las inmunizaciones que has recibido.

Esta información la deberá tener tu obstetra para saber cuáles vacunas se te tendrán o no que aplicar antes de que concibas a tu bebé, así como qué enfermedades  propias de la infancia has padecido, como la varicela que, en la mayoría de los casos, te garantiza inmunidad durante la etapa adulta.

Pero si, por ejemplo, de pequeña no has padecido rubéola, varicela, sarampión o paperas y te piensas embarazar, corres un  riesgo muy alto de sufrir severas complicaciones si contraes alguna de estas enfermedades durante el embarazo, tu médico probablemente te recomendará que te vacunes  y pospongas  la concepción  un mes  o más, después de haber sido inmunizada.

¿Cómo funcionan las vacunas?

Los organismos minúsculos que invaden el cuerpo causan infecciones que pueden hacer que te enfermes. Cuando adquieres una infección, tu cuerpo entra a combatir estos organismos y crea una defensa especial (anticuerpos) contra ellos. En muchos casos, una vez que tu cuerpo ha creado esta defensa, ya eres inmune a ese tipo de infección y no se va a repetir en el futuro.

Las vacunas usualmente contienen una pequeña cantidad del organismo que causa la infección. En general, la vacuna contiene la cantidad necesaria del organismo para ayudar a tu cuerpo a defenderse de la infección, pero no contiene lo suficiente como para que se enferme. De este modo, las vacunas permiten que formes inmunidad a una infección sin haber tenido la enfermedad primero.

Existen tres tipos principales de vacunas:

  • Aquellas que contienen un organismo activo, pero debilitado
  • Aquellas que contienen una organismo inactivado
  • Aquellas que contienen toxoides (proteínas químicamente modificadas que vienen de bacterias)

Generalmente, las vacunas con virus activos no son recomendadas para las mujeres embarazadas.

¿Cuándo se debe considerar la aplicación de una vacuna?

El mejor momento para hablar sobre las vacunas es durante la visita al médico antes del embarazo. Algunas infecciones pueden ser dañinas para tu bebé si llegaras a contagiarte durante el embarazo, pero, en algunos casos, la vacuna que evita la infección, también puede ser peligrosa.

¿Cuáles son las vacunas que se recomienda aplicar antes del embarazo?

Estas son algunas vacunas que se recomiendan antes del embarazo:

  • Gripe (influenza). Vacúnese contra la influenza una vez por año durante la temporada de la gripe (octubre a mayo). Protege a la madre y a su bebé contra la gripe de temporada y la H1N1, un tipo de gripe que se propagó por el mundo en el año 2009. Si te enfermas de influenza durante el embarazo, tienes más probabilidades que otros adultos de tener complicaciones graves como la neumonía.
  • HPV. Esta vacuna protege contra la infección que causa verrugas genitales. También puede causar cáncer del cuello uterino. Se recomienda que las mujeres hasta los 26 años de edad se apliquen la vacuna contra el HPV. Más de la mitad de los hombres y las mujeres activas sexualmente se infectan con el HPV en algún momento en sus vidas.
    • Si decides aplicártela antes del embarazo, ten en cuenta que requiere tres dosis y los expertos aconsejan que NO la recibas durante el embarazo.
  • MMR. Esta vacuna protege contra el sarampión. El sarampión es una enfermedad grave que causa urticaria, tos y fiebre. También puede producir diarrea, infección de oído, neumonía, daño en el cerebro o incluso la muerte. Si te contagias sarampión durante el embarazo, puedes correr el riesgo de aborto espontáneo. Se recomienda tener al día todas las vacunas de rutina para adultos antes de quedar embarazada.
    • Ten en cuenta que aun cuando en tu cartilla de vacunación esté registrado que te aplicaron esta vacuna, algunas veces la inmunidad puede disminuir por lo que es mejor que te apliquen el refuerzo.
  • TDP. Esta vacuna se recomienda para todos los que cuidan o cuidarán a un bebé pequeño, familiares y amistades cercanas. Previene la tosferina (también llamada tos convulsiva). La tosferina se contagia fácilmente y es muy peligrosa para el bebé. Si estás pensando en quedar embarazada, pregunta a tu obstetra si debes aplicarte esta vacuna o el refuerzo.
    • Si no te han aplicado un refuerzo de la vacuna del Tétanos en los últimos 10 años, es momento de que te apliquen el refuerzo. Y pregúntale a tu obstetra si es conveniente que te aplique de una vez la vacuna TDP que te inmunizará también, no sólo contra la Difteria y el Tétanos, sino también contra la Tosferina que podría ser muy peligrosa para tu recién nacido.
  • Hepatitis B Si tienes un riesgo alto de contraer esta enfermedad que ataca el hígado, entonces estaría bien que te la aplicaran antes del embarazo. La Hepatitis B puede transmitírsele al bebé durante el embarazo y puede ser causa de prematuridad.
    • La vacuna se aplica en tres dosis pero no es necesario esperar para concebir hasta que se aplique la tercera, puedes continuar aplicándotela durante el embarazo.
  • Varicela. La varicela es una infección que causa comezón en la piel, sarpullido y fiebre. Se contagia fácilmente y puede causar defectos congénitos si la contraes durante el embarazo. También es muy peligrosa para tu bebé. Si estás pensando en quedar embarazada y nunca te aplicaste la vacuna ni te enfermaste de varicela, coméntalo con tu médico.
    • Necesitarás dos dosis con una separación de 4 a 8 semanas entre la primera y la segunda. Se recomienda esperar un mes después de la segunda dosis para buscar el embarazo.

Aunque el esquema de las vacunas contra hepatitis A y B tenga alguna variación, generalmente la mujer queda bien inmunizada. El refuerzo de triple viral es único, así como el de la triple bacteriana DPT.

Se recomienda aplicarlas tres meses antes del embarazo. Si no te la aplican y durante el embarazo te haces alguna herida, te pueden aplicar la vacuna de tétanos y difteria con seguridad.

Si tienes 26 años o menos, es probable que tu médico te recomiende que recibas la vacuna contra el virus HPV (también llamada Gardasil). HPV se refiere al virus de papiloma humano. HPV es la infección de transmisión sexual muy común. Puede causar verrugas genitales, cáncer del cuello uterino y otros tipos de cáncer. Más de la mitad de los hombres y las mujeres activas sexualmente se infectan con el HPV en algún momento en sus vidas.

¿Se puede averiguar qué vacunas nos pusieron en la infancia?

Mediante un análisis de sangre se puede averiguar si la mujer está inmunizada contra diferentes enfermedades infecciosas.

La ausencia de defensas o anticuerpos, indica que la mujer no fue vacunada, la vacuna no fue efectiva o, si no existe vacuna, que no ha pasado la enfermedad.

Por lo tanto, todas las mujeres en edad reproductiva deberían planificar sus embarazos empezando por comprobar si tienen defensas contra las infecciones más frecuentes, por ejemplo, la rubéola, la varicela, la toxoplasmosis…

¿Y si no estoy vacunada?

Si te embarazas y no estás inmunizada, debes evitar el contacto con personas infectadas. Hay infecciones difíciles de distinguir, como una rubéola de una roséola, por lo cual, ante cualquier proximidad de alguien con un brote que carezca de un origen claro, debes distanciarte. El embarazo no es el momento para vacunarte.

Referencias

Sustancias Tóxicas
Antes, Embarazo

Sustancias Tóxicas

Exposición a sustancias Tóxicas Antes del Embarazo

Las parejas que están planeando su familia o están en espera de la llegada de su bebé, están seguros que mientras ellos estén en condiciones óptimas de salud, su bebé también lo estará. Desafortunadamente no es así, ya que existen muchas sustancias químicas que son tóxicas para los seres humanos, y para el bebé durante el embarazo.

Desafortunadamente existen muchas substancias en el agua, en el aire y en la comida, que afectan la salud de la mujer antes de concebir y cuando ya está embarazada.

Las mujeres particularmente hoy en día, muestran una incidencia muy alta de problemas en su salud reproductiva. El origen de los defectos de nacimiento en algunos bebés, se pudieron rastrear y se comprobó que la madre había estado expuesta durante su embarazo, a sustancias tóxicas dañinas para el bebé. No solo las mujeres se ven afectadas en su salud reproductiva, también los hombres son afectados de igual manera.

Tóxicos Ambientales y su impacto en la Salud Reproductiva

Aunque son numerosos, es importante mencionar a:

Las dioxinas: Hoy en día existen cerca de 219 productos químicos que contienen esta sustancia. La exposición a las Dioxinas, es determinante para desarrollar diferentes tipos de cáncer y problemas reproductivos como la endometriosis y otros problemas de fertilidad.

Mercurio y el plomo, que se acumulan en el organismo y posteriormente dañan al feto.

¿Cómo entran las sustancias tóxicas del medio ambiente a nuestro organismo?

Las Sustancias Tóxicas del medio ambiente, se van introduciendo en nuestro cuerpo día a día de diferentes maneras, mucho depende de la zona donde vivimos. Estas sustancias están en el aire que respiramos, la comida que consumimos, el agua, la vivienda, los pesticidas y en general los diferentes productos que consumimos: detergentes, limpiadores, gasolina, gas, insecticidas, productos de limpieza, etc.

Los envases, por ejemplo, son una fuente generadora de tóxicos perjudiciales para la salud en general. Algunos contienen una sustancia llamada Xenoestrógenos que puede tener efectos devastadores para los receptores de estrógenos del cuerpo. Los contenedores de plástico, los plásticos para cubrir la comida, las botellas de plástico de las bebidas, el conocido unicel y los productos de vinilo, pueden soltar sustancias químicas tóxicas en nuestros alimentos, con el simple hecho de haber estado en contacto con nuestra comida o cuando se utilizan recipientes que no están fabricados para aguantar las altas temperaturas del horno de microondas.

Cada persona reacciona diferente ante los efectos de las sustancias tóxicas ambiéntales y las que consumimos, depende de la edad, el sexo, lugar donde vivimos, ocupación, lugar donde trabajamos y, sobre todo, nuestro estado de salud.

¿Cómo evitar el contacto con sustancias dañinas, en especial cuando se planea un embarazo y durante?

  1. Limitar hasta donde sea posible la exposición a productos tóxicos.
    • Es importante que te informes si en el lugar donde laboras hay sustancias perjudiciales que pongan en riesgo tu salud reproductiva. Legalmente los trabajadores tienen derecho a ser informados sobre los daños que puede sufrir las mujeres embarazadas.
  2. Si planeas embarazarte evita el uso de productos con un fuerte olor o que despidan vapor, úsalos solamente en lugares muy ventilados (insecticidas, pesticidas, fertilizantes, pinturas, barnices y removedores, etc.) Es importante que siempre leas las instrucciones de uso de todos los productos de limpieza en el hogar.Evita el uso de los contenedores de plástico no aptos para el microondas. Hay quienes utilizan el envase de la margarina o de la crema para calentar, estos plásticos sueltan químicos tóxicos en la comida al recibir el calor de las microondas.
    • Trata de evitar aerosoles usando equipos rociadores
    • Nunca mezcles amoníaco con cloro, ni tampoco detergente con cloro ya que esta mezcla provoca la formación de gases tóxicos y su inhalación es peligrosa.
    • No uses líquidos limpiadores para hornos de cocina ni solventes de limpieza.
  3. Evita el uso de los contenedores de plástico no aptos para el microondas. Hay quienes utilizan el envase de la margarina o de la crema para calentar, estos plásticos sueltan químicos tóxicos en la comida al recibir el calor de las microondas.
  4. Lava las frutas y verduras, para quitarles los restos de pesticida que puedan contener, además de las bacterias.
  5. Las Microondas, el ultrasonido y las ondas de radio, no son perjudiciales para la salud.
  6. Si realizas tareas de jardinería o tareas rurales, es conveniente mantenerte alejada de sustancias plaguicidas o insecticidas ya que poseen varios tóxicos nocivos.
  7. Usa siempre guantes protectores de látex para evitar el contacto con la piel de sustancias potencialmente tóxicas.
  8. Con los repelentes de insectos utiliza sobre la piel solamente aquellos recomendados para los niños.

Recuerda que tú eres la encargada de preservar la salud del futuro bebé

  • Antes de tu embarazo y durante el mismo elimina el uso de cremas antiacné que tengan como base el ACCUTANE, porque el uso de este producto produce malformaciones congénitas.
  • Si vives cerca de talleres que usan lacas, diluyentes o pinturas basadas en plomo, evita en lo posible inhalar esos olores o pasar por ese lugar.
  • Evita oler el humo de los carros. Si tienes que estar en un lugar congestionado de tráfico, tápate la nariz y trata de no inspirar ese olor.
  • Evita fumigar en tu casa. Si necesitas deshacerte de insectos o roedores, usa venenos que no se esparzan por el aire y toma todas las precauciones del caso.
  • Evita estar presente durante las fumigaciones en tu barrio o comunidad.

No guardes en las habitaciones de tu casa pinturas, diluyentes, baterías de carro u otras sustancias tóxicas de los esmaltes y quitaesmaltes usados por tiempo prolongado durante el embarazo pueden llegar a traer alteraciones en el desarrollo de su niño o niña

La Contaminación y la Infertilidad

Según la Organización Mundial de la Salud, más de 80 millones de personas en el mundo están afectadas por la infertilidad, entendida como la incapacidad de una pareja para conseguir una concepción o que su embarazo llegue a buen término tras un año o más de relaciones sexuales regulares y sin protección.

El aumento de la edad de las mujeres para quedarse embarazadas, el estrés, la contaminación ambiental y el consumo de sustancias tóxicas, son algunas de las causas del aumento de la infertilidad, que afecta física y psicológicamente a quienes la padecen.

http://www.gfmer.ch/Medical_education_En/PGC_RH_2006/pdf/Environmental_
influences_Pronczuk_2006.pdf

Sexo y embarazo
Antes, Embarazo

Sexo y Embarazo

Introducción

A muchos padres les preocupa, en el primer embarazo, no saber si las relaciones sexuales durante el embarazo pueden o no dañar al bebé o provocar un aborto; algunos incluso piensan que el bebé “sabe” que está sucediendo durante el acto sexual. La pareja se preocupa porque piensa que de alguna manera puede molestar o causar dolor a la mujer embarazada. Todas estas preocupaciones son muy comunes pero no tienen ningún  fundamento.

A menos de que el médico indique otra cosa el sexo durante el embarazo es seguro tanto para ti como para el bebé.

El bebé está protegido por un colchón de líquido amniótico que lo rodea en el útero y por las paredes del abdomen materno. Un tapón de mucosidad sella el cuello del útero y defiende al bebé de infecciones. Sin embargo, si tienes alguna duda, siempre pregunta a tu médico.

A la embarazada de alto riesgo el médico le pedirá que evite las relaciones sexuales durante todo el embarazo o durante un tiempo.

Los cambios en el deseo sexual durante el embarazo

El Deseo Sexual en la pareja: Un factor que favorece la sexualidad es la libertad que siente la pareja cuando se ha logrado un embarazo, ahora las relaciones serán espontáneas por el placer de tenerlas y no por la presión de buscar la concepción.

En este caso, si no existen razones médicas específicas que lo contraindiquen, no hay inconveniente en satisfacer este deseo. Las relaciones íntimas a veces constituyen un factor clave para reforzar la unión de la pareja en un período generalmente marcado por sentimientos encontrados de ilusión o de dudas y temores.

Pero también en otras parejas, se da el caso de que la aparición de molestias tan típicas de este período tales como el cansancio, las náuseas y los vómitos que ella puede experimentar, la sensibilidad de los pechos y la autoconciencia del cambio de su figura, puede disminuir el deseo de cualquiera de los dos.

No hay, pues, una regla fija, y mientras que para algunas parejas el hecho de conocer la noticia de que están esperando un hijo constituye un poderoso afrodisíaco, para otras, por el contrario, provoca un transitorio alejamiento en el plano sexual.

El deseo sexual en la mujer: Varía mes con mes y trimestre con trimestre: Para algunas mujeres el embarazo las hace sentirse más excitadas. La revolución hormonal que sufre el organismo femenino y los cambios que comienza a experimentar el cuerpo de la mujer suelen tener cierta incidencia en su deseo sexual durante el primer trimestre de gestación.

Hay mujeres que descubren que el embarazo aumenta su deseo sexual y encuentran una voluptuosidad que juega un papel muy importante en hacerlas sentir más atractivas que nunca. El no tener que preocuparse por el anticonceptivo, por la tensión pre menstrual ni por la menstruación y esto sumado al aumento de flujo sanguíneo en la región pélvica, las hace sentirse excitadas.

Pero, como ya lo mencionamos anteriormente, otras no están interesadas en el sexo durante este periodo y a esto contribuye:

  • las variaciones súbitas del estado de ánimo causadas por la elevación súbita de las hormonas del embarazo.
  • la sensibilidad del pecho y la autoconciencia del cambio en su figura puede aumentar el dolor o el placer.
  • Los orgasmos pueden tardarse y a veces son más intensos causando una sensación de tensión en la vagina y el clítoris.

No termina de creer que está embarazada y tiene miedo que en cualquier momento le venga la menstruación. No se siente mal, pero tampoco está bien y es por eso que la sexualidad pasa a un segundo plano. Pero aunque no desee tener relaciones sexuales, sí necesita, y mucho, las caricias y la ternura de su pareja. Porque a través de ellas recibe un mensaje fundamental: “Te quiero y estoy a tu lado”.

El deseo sexual en el hombre: El hombre también puede presentar cambios en su deseo sexual, el cual puede disminuirse o incrementarse.

  • Es posible que se sienta atraído por probar nuevas posiciones, puede encontrar que el crecimiento de los pechos y del cuerpo de su pareja lo atrae más que nunca.
  • O bien, puede sentir mucha ansiedad debido al miedo de hacerle daño al bebé, si el coito resulta molesto y lastima a su pareja, o simplemente está nervioso porque será papá.

Cambios en la actividad sexual

Saber que durante el embarazo se puede tener relaciones sexuales sin peligro para el bebé no significa necesariamente que el acto sexual será el mismo. Hay cambios físicos, hormonales y emocionales que afectarán tu vida sexual haciendo que la libido esté más errática.

Una buena comunicación en la pareja es vital para llevar una relación sexual satisfactoria para la pareja durante el embarazo. Este momento de cercanía puede hacer que el sexo sea un verdadero placer para ambos. Un momento en el que hay una comunicación emocional y física que a la vez prepara los músculos de la pelvis para el parto (los músculos de la vagina se ejercitan durante una relación sexual y mejoran su tono muscular para el momento del nacimiento). Las variaciones en el deseo sexual no significan que la mujer deba de someterse a tener una relación sexual cuando no la desea.

El placer mutuo y llevado de manera paralela es lo que debe de guiar a la pareja; si hay algo que física o emocionalmente no le agrada a la mujer, se lo debe de decir a su pareja y cambiarlo: qué posiciones son agradables o no para ambos, en qué partes del cuerpo quiere la mujer ser acariciada, todos los miedos, dudas, deben de platicarse. No se trata de qué cantidad de sexo se desee sino la calidad del mismo.

Es necesario que exista el diálogo en este período, que la mujer sea capaz de verbalizar lo que siente, por ejemplo “necesito que me demuestres tu amor y tu ternura sin que existan necesariamente relaciones sexuales”. Debe explicarle a su pareja cómo se siente y qué pueden hacer para ayudar su sexualidad y su intimidad. Pero si no existe el diálogo, el hombre evita tocar a su mujer para que no piense que la solicita sexualmente y le deja toda la iniciativa a ella… es muy posible que se sienta abandonada y poco querida.

Es importante saber:

  • El bebé no se lastima durante la relación sexual. El bebé está protegido por la bolsa de líquido amniótico que lo rodea en el útero y por las paredes del abdomen materno. Un tapón de mucosidad sella el cuello del útero y defiende al bebé de infecciones. El pene NO entra en contacto con el bebé. Sin embargo, si tienen dudas, pregunten a su médico.
  • Después de la relación sexual y del orgasmo se pueden presentar cólicos muy ligeros, que se deben a las prostaglandinas (las hormonas que inducen el trabajo de parto) del semen y a las contracciones de los músculos pélvicos durante el orgasmo. Estos cólicos deben ser suaves y desaparecer. Si persisten y son más intensos, debes de avisarle a tu médico
  • Mientras el embarazo siga su curso normal, se puede tener sexo tan frecuente como se desee.
  • Durante el orgasmo el útero se contraerá más de lo usual pero este tipo de contracciones no tiene nada que ver con las contracciones necesarias para el momento del parto.
  • Durante el primer trimestre es posible continuar con las posiciones que estaban bien antes del embarazo. Será ya en el segundo y tercer trimestre cuando tendrán que variarlas.

¿Cuándo pueden ser problemáticas las relaciones sexuales en el embarazo?

Las relaciones sexuales pueden ser problemáticas cuando:

  • Hay una historia o amenaza de aborto
  • Hay una historia de parto prematuro o pre término ya sea porque has tenido partos prematuros en el pasado o tienes contracciones.
  • Hay un sangrado vaginal que no tiene explicación. A pesar de que pueden darse sangrados leves inofensivos durante el embarazo, los flujos de sangre abundantes o con mayor frecuencia pueden ser señal de riesgo, en especial si son acompañados de dolor intenso en el estómago, espalda o pelvis. Siempre consulta a tu médico de inmediato.
  • Hay una enfermedad de transmisión sexual (tú o tu pareja) que no se ha tratado.
  • Hay placenta previa. La placenta es un órgano que se forma dentro del útero para suministrar oxígeno y nutrientes al bebé. Por lo general se ubica en la parte superior del útero. En la placenta previa, este órgano se coloca en la parte inferior, cubriendo total o parcialmente el cuello uterino. Las mujeres con placenta previa tienen mayor riesgo de sangrados intensos, deben abstenerse de tener relaciones sexuales y deben dar a luz por medio de cesárea.
  • El cuello del útero es incompetente. En embarazos normales, el cuello uterino se borra (adelgaza) y dilata (abre) cuando llegas a término y tu bebé está listo para nacer. Si padeces insuficiencia cervical, tu cuello uterino puede abrirse antes de tiempo y resultar en pérdida del embarazo.
  • Es un embarazo múltiple
  • Hay escurrimiento del líquido amniótico o se han roto las membranas. Las rupturas en tu saco amniótico pueden causar fugas de líquido amniótico, ya sea en un chorro grande o goteo constante. La falta de este vital líquido pone a tu bebé en riesgo de malformaciones, parto prematuro o pérdida del embarazo.

Si tienes cualquiera de estos problemas, llama a tu médico y no olvides decirle cualquier síntoma que hayas notado al terminar. Reporta si tiene contracciones, dolor, sangrado o flujo que continúa después de algún tiempo de haber tenido relaciones sexuales.

Las relaciones sexuales en el segundo trimestre del embarazo

En el segundo trimestre, la aceptación y control de la situación unidas a una mayor sensibilidad de tus órganos sexuales hace que se disfrute más del sexo.

Hay un alto nivel de hormonas femeninas circulando por tu organismo que pueden ayudarte a sentir una especial sensación de bienestar. Los pechos y órganos sexuales de la mujer están más sensibles durante el embarazo, los genitales están mejor irrigados, los tejidos se ablandan, el aumento del fluido vaginal hace que el período de preparación a la penetración se acorte y ésta sea más fácil. Todo ello ayuda a aumentar el deseo sexual.

El sexo en las últimas etapas del embarazo

Alrededor del séptimo mes, los trastornos digestivos como la acidez harán difícil permanecer mucho tiempo recostada sobre la espalda, por lo que tal vez prefieras hacer el amor sentada, usando un almohadón o el respaldo de un sillón para apoyarse.

Las fantasías de una mujer acerca de su imagen corporal afectan sutilmente sus sentimientos sexuales. El cuerpo pasa por tan vastos cambios que algunas mujeres tienen una visión muy distorsionada de los mismos. Pueden percibirse más gordas de lo que realmente están y pueden sentir que sus compañeros las encuentran feas y deformes, aunque muchos hombres encuentran estos cambios excitantes y bellos.

Una relación sexual amorosa puede contribuir al bienestar de la pareja ya que no sólo hace que la mujer se sienta deseada, sino que la fatiga y el stress se disuelven temporalmente cada vez que la pareja se acerca sexualmente.

En las últimas semanas del embarazo, consulta a tu médico sobre la actividad sexual permitida. Los expertos consideran que el sexo no disparará la labor de parto a menos de que tu cuerpo ya esté  listo, pero si el bebé ya está maduro, la estimulación de los pezones y las relaciones sexuales pueden ayudar a inducir la labor de parto.

Cuando una mujer está sexualmente excitada, la hormona llamada oxitocina es secretada en el torrente sanguíneo. La oxitocina contribuye en forma importante al buen tono del útero. La sensibilidad uterina a la oxitocina aumenta en las últimas semanas del embarazo y conduce a un espontáneo comienzo de trabajo de parto.

Cuando un obstetra induce el trabajo de parto  habitualmente utiliza una forma sintética de oxitocina llamada syntocinon. O se puede utilizar, como sucede en Inglaterra y otros países, prostaglandinas en forma de un pesario insertado cerca del cervix.

Cuando un bebé está por nacer, pero el trabajo de parto aún no se ha desencadenado espontáneamente, un encuentro sexual puede a veces ablandar el cervix e iniciar así las contracciones que inicien el trabajo de parto. La estimulación manual u oral de los pezones puede también ayudar a intensificar las contracciones.

Este modo natural de iniciar el trabajo de parto puede resultar amenazante y ser rechazado en estos tiempos en que el embarazo y el parto se han medicalizado, y han dejado de ser parte de una experiencia psico-sexual, donde la mujer pueda tomar contacto con su cuerpo y sus emociones.

Mucha energía está puesta en “no perder el control” y en “portarse bien”, en lugar de darse el permiso de ponerse a tono con sus cuerpos y dejar que la energía del trabajo de parto fluya a través de ellos. Si una mujer ha  podido actuar espontáneamente al dar a luz, ella podrá también darle la bienvenida a su hijo de este modo, abriéndose a ese encuentro, conectándose con aquella  sabiduría ancestral  que le pertenece, ofreciendo con naturalidad sus pechos y sus brazos.

El sexo, el nacimiento y la maternidad no son en realidad experiencias diferentes ni conflictivas. Son parte de un  todo. Lo que aprendemos de cada uno, profundiza y enriquece nuestra comprensión de otros aspectos de nuestras vidas.

Si tu actividad sexual está limitada por razones médicas o por tu propia incomodidad, habla con tu pareja acerca de cómo mantener el romance de alguna otra manera como podría ser un masaje o un baño.

Aunque la gentileza y suavidad debe ser la regla para el sexo durante todo el embarazo, esto es especialmente importante en las últimas semanas cuando la cabeza del bebé ya está encajada en la pelvis.

Las relaciones sexuales después del embarazo

Para que las relaciones sexuales sean placenteras y la pareja disfrute de la ternura y el amor después del nacimiento del bebé, es necesario dejar de lado dos tipos de obstáculos frecuentes: los físicos y los psíquicos.

Los obstáculos físicos:

  • El dolor o el miedo al dolor:
    • Toda la zona perineal es particularmente sensible, sobre todo en caso de episiotomía o nacimiento con forceps.
    • Por otra parte, el útero no ha recobrado su posición normal y se encuentra todavía en posición baja, por lo que durante las relaciones sexuales, el cuello del útero puede verse dañado.
    • La mujer a la que han practicado una cesárea, se verá reacia a dejar que el peso del cuerpo de su pareja repose en su abdomen, ya que la cicatriz es reciente y sentirá, con razón, dolor.
  • Pérdida de sensibilidad:
    • Después del parto la región vaginal y perineal pierden un poco de sensibilidad. Los vasos sanguíneos que alimentan la vagina se han desgarrado para permitir el paso al bebé, por lo que esta zona está menos regada por la sangre y menos lubricada.
    • Los músculos de la zona perineal están distendidos a causa del parto y las hormonas del embarazo. La calidad de las sensaciones corre el riesgo de ser menor.
    • Por otra parte, diversas pruebas médicas han demostrado que durante las tres o cuatro semanas posteriores al alumbramiento, los nervios que unen la vagina con el cerebro se encuentran como “dormidos”.

Los obstáculos fisiológicos:

  • Por último, si la madre tiene anemia, va a tener carencia de las sustancias que conducen las sensaciones.
  • Debemos saber también que la hormona que produce la leche, la prolactina, provoca un descenso del deseo sexual.

Obstáculos psicológicos como:

  • Un aumento considerable del peso, la acumulación del cansancio o una depresión post parto, que pueden hacer disminuir el apetito sexual en la joven madre.
  • El miedo: en primer lugar, el miedo a sufrir, a sentir dolor y en segundo lugar, a quedarse de nuevo embarazada. El miedo de no resultar atractiva. Puede ocurrir que la joven madre no se sienta bien por haber engordado, por tener el vientre fláccido, los senos hinchados, su piel con manchas o su cabello debilitados. Todavía no es capaz de ponerse sus antiguas prendas de vestir y, para muchas mujeres, determinadas prendas constituyen claras armas de seducción.

¿Cuándo retomar las relaciones?

La mayor parte de las costumbres y religiones preconizan la “abstención” durante los cuarenta días que siguen el alumbramiento. No es sin razón.

En cualquier caso, debes esperar hasta que terminen las pérdidas vaginales de sangre y la cicatrización completa de la episiotomía o de la cesárea porque si no, el riesgo de infección sería demasiado grande.

Después de este momento, todo dependerá de la actitud del padre. El también puede manifestar una ausencia de deseo, puede estar muy cansado o puede sentir celos hacia el recién llegado. Puede haber sentido un shock al ver a su pareja traer un bebé al mundo o no se siente a gusto en su nuevo papel. Otros padres, por el contrario, son demasiado exigentes o insistentes. Para ellos, las relaciones sexuales son un medio de “recobrar” a su pareja o de entrar en competición con el bebé de forma inconsciente.

Es necesario que tomes en cuenta que muchas parejas reanudan su vida sexual activa varios meses después del nacimiento del bebé.

¿Cómo retomar las relaciones sexuales?

Es importante que recobren la intimidad que tenían antes del parto. Tienen que organizarse para fomentar una atmósfera agradable y favorable a las relaciones sexuales. Para retomar las relaciones sexuales no sirve la precipitación.

Recomendaciones

Si no das el pecho a tu bebé, la primera ovulación se producirá a los 21 días después del alumbramiento y 15 si has tomado alguna clase de medicamento para frenar la subida de la leche. Si das el pecho a tu hijo, no pienses que no corres ningún riesgo de fecundación, ya que es totalmente falso. La lactancia no impide la ovulación. En todo caso, todo tiene solución, sólo hay que dejar tiempo al tiempo. Para una pareja, una vida sexual saludable es fundamental.

Preguntas frecuentes

P.- Si tuve un aborto hace algunos meses y ahora estoy embarazada de nuevo, ¿tener relaciones sexuales puede causar un aborto?

R.- Las relaciones sexuales no causan un aborto si el embarazo es un embarazo normal. Sin embargo, en su caso y dado que tú ya tuviste un aborto anterior, es conveniente que hables con tu médico acerca de esto y quizás él te aconsejará, por seguridad, evitar la actividad sexual durante los primeros 2 ó 3 meses del embarazo.

P.- ¿Cuáles son las posiciones más adecuadas para las relaciones sexuales durante el embarazo?

R.- Mientras que te sientas cómoda, la mayoría están bien. Pero conforme va avanzando el embarazo, experimenten para encontrar la que funcione mejor para los dos. Y en vez de estar sobre tu espalda, por ejemplo, puedes estar de lado o arriba o enfrente de tu pareja.

P.- Tuve un poco de sangre, manchas, después del sexo, ¿es algo que me debe preocupar?

R.- Las manchas de sangre o un sangrado ligero después de las relaciones sexuales pueden ser el resultado de una pequeña herida en el cuello o en la vagina. Pero igualmente pueden ser la primera señal de una amenaza de aborto, es por esto que se aconseja hablar inmediatamente con tu médico, en la revisión se sabrá si es algo serio o no y si puedes continuar con la actividad sexual.

P.- ¿El sexo estimula la bajada de la leche?

R.- No. El mayor estímulo para que baje la leche en las primeras semanas después del parto es la hormona oxitocina que es producida por el cerebro y liberada en respuesta a la succión del bebé así como a otras estimulaciones del pecho. El sexo, al menos la parte vaginal, no tiene ningún papel en la liberación de la oxitocina. Si la estimulación del pecho forma parte de la actividad sexual, entonces sí podría ser un estimulante y ayudar en la producción de leche, pero el acto sexual por sí mismo, no lo hará.

P.- ¿Qué pasa con el sexo oral o anal?

R.- El sexo oral es seguro siempre y cuando tu pareja NUNCA sople dentro de la vagina, esto puede bloquear un vaso sanguíneo y esto puede ser un problema grave para ti y para el bebé.

El sexo anal generalmente no se recomienda; puede ser  muy incómodo si tienes hemorroides causadas por el embarazo y, aun más preocupante, puede ser causa de una infección por alguna bacteria que se extienda desde el recto a la vagina.

Referencias

Riesgos laborales en embarazo y fertilidad
Antes, Embarazo

Riesgos Laborales en Embarazo y Fertilidad

Las condiciones de trabajo y el ambiente de trabajo son fuentes de riesgo para la salud en el hombre y en la mujer que pueden afectar su salud reproductiva.

¿A qué se le llama riesgo para la reproducción?

A las sustancias o agentes que afectan la capacidad de una pareja de tener hijos. Sin embargo el cómo las exposiciones en el lugar de trabajo pueden causar problemas reproductivos aún se encuentra en estudio.

El que un hombre, una mujer o un bebé se vean afectados depende de la cantidad del agente, de la forma, tiempo y duración de la exposición.

¿Cuáles son los riesgos a la salud reproductiva que se pueden encontrar en el trabajo?

Se han identificado agentes físicos y biológicos (por ejemplo radiaciones y bacterias) o situaciones profesionales (por ejemplo, las labores en que hay mucha tensión o los turnos laborales) que pueden tener consecuencias negativas en la reproducción.

¿Cuáles son los momentos de mayor riesgo a la acción de estas sustancias?

El proceso reproductivo empieza con la formación de espermatozoides y óvulos, continúa con la fertilización del óvulo por un espermatozoide, la implantación en el útero, con el desarrollo y crecimiento intrauterino del embrión o feto y se extiende toda la etapa postnatal de desarrollo y maduración, incluyendo también la fase de la lactancia.

Existen diversos mecanismos biológicos que pueden alterarse por exposiciones en los padres, antes o después de la concepción. Estos efectos incluyen  trastornos previos a la concepción (reducción del deseo sexual, alteraciones de la menstruación o reducción de la fertilidad) y después de la concepción (aborto espontáneo, muerte fetal, anomalías congénitas, retraso del crecimiento uterino, prematuridad, cáncer infantil y otras enfermedades infantiles o del adulto).Con frecuencia, un mismo agente puede interferir en diferentes etapas.

Los momentos de mayor susceptibilidad son durante la formación de células reproductivas (especialmente de los espermatozoides) y durante las primeras semanas de embarazo. Sin embargo, pueden afectar cualquiera de las fases del ciclo reproductivo.

También puede haber consecuencias negativas a causa de la exposición posterior al nacimiento, que influyan en el desarrollo de un niño. Aunque no se considere que esas consecuencias son riesgos para el aparato reproductor, es importante saber que los recién nacidos y los niños de corta edad son especialmente vulnerables a las consecuencias de las sustancias peligrosas.

Antes del embarazo

Algunas exposiciones en el lugar de trabajo pueden impedir la concepción. La exposición a determinadas sustancias o combinaciones de sustancias puede provocar cambios en el instinto sexual de los hombres o mujeres, dañar los óvulos o el esperma, modificar el material genético que comportan los óvulos y el esperma, o provocar cáncer u otras enfermedades en los órganos reproductores de hombres o mujeres.

Cambios del instinto sexual. La exposición a algunas sustancias químicas o a situaciones de tensión puede hacer que los trabajadores y las trabajadoras experimenten una disminución de su deseo o capacidad de mantener relaciones sexuales. Las exposiciones provisionales también pueden provocar problemas menstruales, que pueden impedir que tenga lugar la ovulación.

Así, por ejemplo, las sustancias químicas que tienen efectos depresores, como algunos solventes, pueden inhibir el impulso sexual (la libido). La tensión, los turnos rotatorios o la exposición a algunos solventes orgánicos pueden perturbar el ciclo menstrual normal, lo cual a su vez puede alterar las pautas normales de comportamiento sexual y de fertilidad.

Daños a los óvulos o al esperma. Otra posible consecuencia de la exposición a determinados riesgos profesionales es el daño directo a las células del esperma y los óvulos (que también se denominan células germinales).

Tanto los trabajadores como las trabajadoras pueden resultar estériles o experimentar una disminución de la fertilidad a causa de la exposición a radiaciones o determinadas sustancias químicas.

El daño producido a las células germinales masculinas puede provocar la producción de esperma anormal. Asimismo, puede disminuir la cantidad de esperma que se produce a un nivel inferior al mínimo necesario para que sea probable que se produzca la fertilización.

Las alteraciones del material genético que comportan los óvulos y el esperma se denominan mutaciones. Las mutaciones del material genético pueden ser transmitidas a las generaciones siguientes porque los genes contenidos en los cromosomas que forman el material genético determinan las características que los hijos heredarán de sus padres.

Las mutaciones genéticas pueden provocar defectos al nacimiento, partos de fetos muertos o abortos, según el tipo de daño ocasionado. Cuando los efectos dañinos son graves y el feto no puede vivir, se produce el parto de un feto muerto o el aborto.

Algunas mutaciones pueden provocar únicamente cambios de escasa entidad en los hijos. Otras alteraciones pueden no producir ningún efecto visible. Ahora bien, es importante recordar que aunque no haya efectos visibles de daño en un niño, las alteraciones del material genético son permanentes y que pueden ser transmitidas a la descendencia futura de ese niño, en la que pueden verse alteraciones visibles.

El riesgo no es exclusivo de las mujeres. Los hombres fértiles están expuestos a los mismos riesgos.

Durante el embarazo

Una vez que se ha producido la fertilización, algunas sustancias dañinas pueden pasar a través de la madre al embrión o feto en desarrollo. Se considera por lo general que el feto se encuentra en situación de más riesgo durante los primeros 14 a 60 días del embarazo, esto es mientras se forman los órganos principales.

Ahora bien, según el tipo y la importancia de la exposición, un feto puede resultar dañado en cualquier momento del embarazo. Así, por ejemplo, la exposición a una sustancia determinada durante el embarazo puede dañar un órgano, pero la exposición a esa misma sustancia en otro momento del embarazo puede provocar un aborto.

Existen numerosas sustancias cuya consecuencia puede resultar negativa para la salud del feto en las distintas etapas de la gestación y su desarrollo posterior, así como para la salud de la propia madre.

La sustancia que impide el desarrollo normal del feto se denomina teratógena. Las sustancias teratógenas pueden pasar de la sangre de la madre a la del feto, a través de la placenta.

Hay distintas sustancias químicas y agentes biológicos (por ejemplo, bacterias) y físicos (por ejemplo, radiaciones), empleados en distintos lugares de trabajo, que se sabe que causan defectos al nacimiento.

Las trabajadoras embarazadas expuestas a determinadas sustancias químicas, radiaciones o factores de tensión en el trabajo corren peligro de parir niños con un peso inferior al normal al nacimiento, lo cual puede provocar problemas de desarrollo físico y mental.

Después del nacimiento

Las exposiciones profesionales pueden dañar también el desarrollo de un niño después de su nacimiento. Aunque esta situación no guarda relación directa con la reproducción sana, es importante saber que los recién nacidos y niños de corta edad son especialmente vulnerables a los efectos de las sustancias químicas u otras sustancias dañinas que puedan ser llevadas al hogar en la ropa, el calzado o incluso la piel y los cabellos.

Durante la lactancia materna: La leche materna es otra vía de exposición para los niños de corta edad. Si en la leche materna hay sustancias dañinas, los niños pueden ingerirlas al mamar.
La situación de la trabajadora en período de lactancia presenta igualmente una especial sensibilidad frente a los riesgos químicos y biológicos por el peligro de que puedan pasar a la leche.

¿Cómo se puede determinar si la exposición a químicos o agentes biológicos pueden representar un riesgo para la reproducción o el embarazo?

Es muy difícil saber con exactitud qué agente químico, biológico o físico o qué situación laboral en un lugar de trabajo concreto tendrá consecuencias negativas en la reproducción de los trabajadores y las trabajadoras.

Lamentablemente, la mayoría de las sustancias químicas y de los agentes biológicos o físicos y situaciones laborales no se han estudiado adecuadamente en cuanto a sus posibles efectos en la salud y la reproducción de los seres humanos y, de hecho, muchas sustancias utilizadas en distintos lugares de trabajo no han sido estudiadas en absoluto.

Son varios los factores importantes que determinan si la exposición a una sustancia química, un agente biológico o físico u otro tipo de situación laboral tendrá consecuencias negativas en la salud del trabajador:

  • La duración de la exposición: cuándo y durante cuánto tiempo está expuesto el trabajador.
  • La dosis: a cuánta sustancia está expuesto el trabajador;
  • La sinergia: qué efectos de exposición tiene una combinación de sustancias a un mismo tiempo. Además, puede haber consecuencias negativas si se combinan las sustancias químicas o los agentes biológicos con determinadas condiciones medioambientales a las que también están expuestos los trabajadores;
  • La variación personal: algunos trabajadores pueden ser mucho más susceptibles a determinadas sustancias que otras personas.

Por regla general, el trabajador debe dar por supuesto que la exposición habitual a una sustancia química o un agente biológico es potencialmente peligrosa para su reproducción o su salud en general.

Agentes químicos y físicos que representan un riesgo para la reproducción y se encuentran en el lugar de trabajo.

A pesar de la falta de información que existe sobre las posibles consecuencias en la reproducción, se siguen utilizando muchas sustancias en distintos lugares de trabajo.

Los factores químicos son los que se originan por el manipulado o exposición a determinados productos químicos o a determinadas condiciones de trabajo que, sin ser peligrosas a priori, pueden comprometer seriamente la salud del feto y la madre.

Estos factores son los más fáciles de identificar dado que en el envasado y etiquetado de todos los productos químicos aparecen una serie de códigos y letras que previenen de los riesgos intrínsecos a su manipulación. En el caso de riesgo para el embarazo tenemos las siguientes cuatro codificaciones:

riesgo

Enseguida mencionamos algunas de las substancias químicas cuya exposición en el lugar de trabajo  puede afectar el sistema reproductivo de las mujeres, desde luego, la lista NO está completa.

  • Medicamentos para tratamiento de cáncer (por ej. methotrexate): pudiera ser que aumentaran el riesgo de malformaciones congénitas y abortos espontáneos, pero no está del todo confirmado. Las enfermeras que “manejan” este tipo de fármacos deben tener precaución de no entrar en contacto directo con estos medicamentos.
  • Ciertos éteres de etilenglicol, como 2-etoxietanol y 2-metoxietanol: pueden ser causa de abortos y afectan principalmente a trabajadoras en electrónica.
  • Disulfuro de carbono: puede ser causa de cambios en el ciclo menstrual, y afecta principalmente a trabajadoras en rayón de viscosa.
  • Metales pesados (plomo y mercurio): Se han observado incrementos en la tasa de aborto tanto en mujeres expuestas como entre las mujeres cuyas parejas estaban expuestos; afecta principalmente a manufactureras de pilas, soldadoras, técnicas de radiadores, pintoras de puentes, trabajadoras en campos de tiro, remodeladoras.
  • Medicamentos antimicóticos (contra hongos) porque pueden provocar un parto prematuro.
  • Monóxido de carbono: la exposición a monóxido de carbono (no solo de fumadores), o a plomo puede producir alteración permanente en el sistema nervioso central.
  • Disolventes: los disolventes penetran rápidamente en el organismo a través de la placenta. El cloruro de metileno, el tricolo-etileno y el xileno, entre otros, causan malformaciones en el bebé en desarrollo y se asocian con aborto espontáneo. Aunque existe menos evidencia de riesgo si el que se expone es el padre.
  • Arsénico

Agentes biológicos que causan enfermedades (infecciosas) y que son riesgos para la reproducción para las mujeres en el lugar de trabajo.

Las trabajadoras embarazadas o en período de lactancia, constituyen un grupo de riesgo especial frente a la acción de los agentes biológicos por el efecto directo que dichos agentes pueden ejercer sobre ellas o sobre el feto.

  • Cytomegalovirus (CMV) el contagio durante el embarazo puede ser causa de defectos al nacimiento, peso bajo al nacer, afecciones en el desarrollo del bebé.
  • Virus de la hepatitis B, el contagio durante el embarazo puede ser causa de abortos o peso bajo al nacer. Para prevenir, es conveniente que te vacunes. Debes evitar el contacto con adultos o niños infectados.
  • Virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) si te contagias durante el embarazo, el bebé puede nacer con bajo peso e infección por el virus
  • Parvovirus humano B19 el contagio con este virus puede ser causa de aborto espontáneo. Para prevenir es importante lavarte las manos después de estar en contacto con alguna persona y evitar el contacto con adultos o niños infectados.
  • Rubéola, se sabe que el contagio de esta enfermedad durante el embarazo puede ser causa de defectos al nacimiento  y bajo peso al nacer. Si no has tenido rubéola o no estás vacunada, es conveniente que te vacunes tres meses antes del embarazo. Debes evitar el contacto con adultos o niños infectados.
  • Toxoplasmosis, el contagio durante el embarazo puede ser causa de defectos al nacimiento y bajo peso al nacer. Si tienes gatos en tu casa, procura no manejar sus deshechos y lavarte las manos con frecuencia.
  • Varicela, el contagio durante el embarazo puede ser causa de defectos al nacimiento y bajo peso al nacer. Es conveniente que te vacunes si no has tenido esta enfermedad. debes evitar el contacto con adultos o niños infectados.
  • Paperas, uno de los posibles riesgos biológicos para la capacidad reproductora es la enfermedad de las paperas contraída en una edad adulta. Entre las posibles complicaciones de las paperas se incluyen la ovaritis (inflamación de los ovarios) y la orquitis (inflamación de los testículos). Esta última podría conducir a una atrofia de los testículos y ocasionar problemas de fertilidad; no obstante, la esterilidad completa a causa de la orquitis sólo se da en raras ocasiones.

Hay que tener en cuenta, también, la infección por sífilis, clamidia y tifus.

Agentes biológicos y la lactancia materna: si la actividad laboral implica el contacto directo con materiales infecciosos (hospitales, laboratorios de microbiología, manejo de animales infectados,…), se debe tener un gran cuidado para evitar la contaminación de la piel y la ropa de la madre, tanto para prevenir la mastitis como las infecciones del recién nacido.
Es recomendable que en tu trabajo tengas buenas prácticas de higiene, debes lavarte frecuentemente las manos para evitar que las enfermedades infecciosas se propaguen entre tus compañeras y sus hogares.

Agentes físicos que pueden ser riesgo para la salud reproductiva antes y durante el embarazo

  • Calor. Una elevación prolongada de temperatura en los testículos que, en condiciones normales, permanecen a 4ºC por debajo de la temperatura corporal, podría dañar a las células germinales: los óvulos y el espermatozoide.
  • Estrés. Se le puede definir como un estímulo físico o fisiológico que produce tensión en la vida normal del individuo.  Puede provocar cambios hormonales que afectan la fertilidad.  La inestabilidad emocional antes y durante el embarazo puede dificultar la tarea de luchar contra el estrés y complicar el curso del embarazo.
  • Trabajo a turno y nocturno: las condiciones de trabajo estresantes (trabajar muchas horas, cambios de turno, trabajo nocturno, trabajo físico muy duro) se asocian todos con bajo peso al nacer. Es recomendable reducción o supresión del trabajo durante el embarazo.
  • Las radiaciones ionizantes Los efectos pueden afectar a la persona expuesta y su futura descendencia. Dependiendo de la dosis de radiación acumulada, puede dañar al óvulo o los espermatozoides y ser causa de: infertilidad, aborto espontáneo, defectos al nacimiento, bajo peso al nacer, afecciones en el desarrollo, cánceres durante la niñez.
  • Radiaciones no ionizantes (radiofrecuencias y microondas): NO HAY evidencias de que existan riesgos ni por exposición a radiaciones ópticas ni por otro tipo de radiación electromagnética. Del efecto de los microondas y de los campos electromagnéticos no hay pruebas de que exista efecto adverso.
  • Trabajo físico extenuante, puede ser causa de aborto espontáneo o parto prematuro, por lo que se debe evitar durante el embarazo. Esta medida sería recomendable respetarla hasta tres meses después del parto.
  • Postura de trabajo. Hay que tener en cuenta que durante el embarazo hay más dificultad en realizar determinadas actividades que se desarrollan, de forma habitual.
  • Otros Riesgos físicos que deben ser re-evaluados por el empresario a la luz de la situación de embarazo de la trabajadora serían:

    • Vibraciones, choques y movimientos bruscos.
    • Ruido
    • Ambiente térmico.

¿Cómo están expuestas las trabajadoras?

Las sustancias nocivas pueden entrar en el cuerpo por:

  • Respiración (inhalación),
  • Contacto con la piel, o
  • Tragar (ingestión)

 ¿Cómo están expuestas las familias?

Sin estar conciente, puedes llevar a tu hogar sustancias peligrosas que pueden afectar la salud de otros miembros de la familia. Por ejemplo, el plomo que llega a la casa por la piel, el pelo, la ropa, los zapatos, la caja de herramientas, o el auto pueden causar envenenamiento en la familia, sobre todo en los niños.

¿Cómo se pueden evitar las exposiciones?

Los dueños son responsables del entrenamiento y la protección de los trabajadores. Los trabajadores tienen la responsabilidad de aprender sobre los peligros en su lugar de trabajo, usar equipo de protección personal, y seguir prácticas apropiadas.

Frente cualquier tipo de duda, suspender la tarea laboral como primer consejo y recurrir a los responsables de la empresa.

Se recomienda tomar los pasos siguientes para asegurar tu propia seguridad:

  • Guarda los productos químicos en recipientes cerrados.
  • Lávate las manos después del contacto con sustancias peligrosas y
  • Evita que la piel tenga contacto con productos químicos.
  • Si un producto químico toca tu piel, sigue las indicaciones en la hoja de datos sobre seguridad de las sustancias.
  • Lee todos los instructivos para familiarizarte con los riesgos para la reproducción en tu lugar de trabajo. Si estás preocupada, habla con un médico.
  • Participa en el entrenamiento y la formación sobre salud y seguridad, y los programas de monitoreo.
  • Sigue los consejos sobre las prácticas y procedimientos de salud y seguridad.
  • Evita la contaminación en tu casa mediante los pasos siguientes:
  • Guarda la ropa que llevas fuera del trabajo en un área separada para evitar contaminación.
  • No lleves ropa u otros objetos contaminados a la casa. Si hay que llevar ropa de trabajo a la casa, llévala en una funda de plástico cerrada.

Referencias

Edad Paterna
Antes, Embarazo

Edad Paterna

La edad paterna.- Es la edad del padre cuando concibe un hijo.
Definición de Edad Paterna Avanzada. Cuando un hombre concibe un hijo a la edad de 40 años o más. Este criterio no es universal pero es comúnmente usado en el Consejo Genético.

Los hombres deberían planear tener hijos antes de los 40. La importancia de la edad es bien entendida por las mujeres pero, según un estudio, no pasa lo mismo del lado masculino. Un estudio realizado en la Universidad de California en los Ángeles y publicado en la revista Human Reproduction afirma que el reloj biológico para la procreación en los hombres también funciona.

Los cambios son graduales, más que precipitados, comenta Brenda Eskenazi, investigadora de la Universidad de California, Berkeley. Algunos científicos proponen que, a diferencia del reloj biológico de las mujeres, que se detiene por completo cuando finaliza la fertilidad con la menopausia, el reloj de los hombres de edad avanzada podría describirse como algo que corre lentamente y pierde tiempo.

La Edad Paterna Avanzada y las Alteraciones  Genéticas  ¿Cuál es el riesgo?

Debido a factores socioculturales y económicos, en los últimos años se ha incrementado notablemente el número de hombres por encima de 35 años con deseo reproductivo. A medida que la pareja envejece, la probabilidad de tener problemas reproductivos incrementa.

El efecto negativo de la edad materna sobre la fertilidad está ampliamente documentado y sabemos que a partir de los 39 años disminuye drásticamente. El envejecimiento materno también se asocia con el aborto espontáneo, complicaciones del embarazo, anomalías congénitas e incremento de la mortalidad perinatal.

Sin embargo, los estudios que analizan el efecto que tiene la edad paterna sobre el éxito tras la aplicación de técnicas de reproducción asistida (TRA) son escasos y aportan resultados contradictorios. Lo cierto es que la función reproductiva masculina es menos vulnerable que la femenina en cuanto al proceso de envejecimiento, como demuestra el hecho de que muchos bebés han nacido espontáneamente con padres de edades comprendidas entre los 70-80 años.

No obstante, se han encontrado algunas asociaciones en estudios puntuales que relacionan un efecto negativo de la edad paterna avanzada con:

  • Disminución de la probabilidad de gestación durante el primer año.
  • Disminución de los niveles de esteroides, reflejando una alteración de la función testicular.
  • Incremento del riesgo de aborto.
  • Aumento de las complicaciones obstétricas como la preeclampsia.
  • Bajo peso de los recién nacidos.
  • Daños neurocognitivos en los niños nacidos.
  • Epilepsia, esquizofrenia, diabetes melitus y cáncer de mama de la descendencia.

Este tipo de complicaciones podrían ser, en parte, el resultado de anomalías genéticas sufridas en las células germinales de los padres (los espermatozoides) con mayor edad, incluyendo alteraciones en el imprinting genómico paterno, o mecanismo peculiar de regulación de la expresión genética vía paterna, así como mutaciones de novo (cambios en algún gen que da lugar a una enfermedad) ocurridas en las células espermáticas. También se ha observado un incremento de las alteraciones cromosómicas numéricas y estructurales en hombres de edad avanzada.

Respecto a los parámetros seminales, el volumen del eyaculado se asocia con una disminución lineal conforme se incrementa la edad paterna. Sin embargo, los datos publicados sobre movilidad espermática, morfología y concentración (millones/ml) son inconsistentes.

Hace décadas que los genetistas son conscientes de que el riesgo de ciertos defectos raros de nacimiento aumenta con la edad del padre. Uno de los más estudiados es una forma de enanismo conocida como acondroplasia, pero la lista también incluye neurofibromatosis; el síndrome de Marfan, una alteración de los tejidos conectivos; anormalidades craneales y faciales como el síndrome de Apert; y muchas otras enfermedades y anormalidades.

Joe Leigh Simpson, presidente electo del American College of Medical Genetics, afirma que al aumentar la edad paterna, se da una mayor frecuencia en las mutaciones nuevas.

Algunos estudios indican que el riesgo de mutaciones esporádicas de un gen puede ser de cuatro a cinco veces mayor en los padres de 45 años o más, en comparación con los padres que rondan la veintena. Se calcula que tener un padre mayor, aumenta el riesgo de defectos de nacimiento en un 1%, con respecto a un riesgo de defectos de nacimiento por antecedentes del 3%.

Según el American College of Medical Genetics, incluso los nietos pueden correr un mayor riesgo de padecer algunas afecciones que no se manifiestan en la hija de un padre de edad avanzada. Éstas incluyen distrofia muscular de Duchenne, ciertos tipos de hemofilia y síndrome de X frágil.

Un estudio reciente llevado a cabo en Francia, indicó que el efecto de la edad paterna puede estar determinado por las características del semen que se deteriora a medida que aumenta la edad del hombre. Los hombres de entre 36 y 57 años de edad acumulan muchos más espermatozoides dañados que entre los 20 y 35 años, lo cual no había sido considerado anteriormente debido a que sólo se tomaba en cuenta el número total de espermatozoides y no su calidad.

A diferencia de las mujeres, que nacen con un abastecimiento de óvulos de por vida, los hombres fabrican nuevo esperma de forma constante. Pero las espermatogonias (las células madre inmaduras de los testículos que reponen el esperma) se dividen y reproducen constantemente, y cada ronda de divisiones genera otra posibilidad de error. Cuando un hombre cumple los 50 años, las células que crean su esperma han pasado por más de 800 rondas de división y reproducción.

“Es como una fábrica de bombillas”, afirma el investigador Avi Reichenberg, “Puedes fabricar 1.000 millones de bombillas, pero parte de ellas estarán defectuosas. Cuando fabricas algo con tanta frecuencia y en cantidades tan grandes, las posibilidades de error son muy altas”.
Como consecuencia de esto, se incrementa el peligro de que el óvulo sea fecundado por un espermatozoide afectado y transmita defectos genéticos al bebé.

Riesgo de infertilidad

Por último, es común que la edad paterna se asocie a la edad avanzada materna. Debido a que una edad materna igual o mayor a 35 años es un factor de riesgo importante para la infertilidad, el efecto combinado de una edad materna igual o mayor de 35 años y una edad paterna igual o mayor de 40 años incrementa marcadamente el riesgo de infertilidad.
Entre las parejas compuestas por una mujer de entre 35 a 39 años, los riesgos son más altos cuando la edad de sus parejas es igual o mayor a los 40 años para el retraso en embarazarse (más de 12 meses para concebir) o para lograr un bebé vivo (el embarazo se aborta). El estudio del Instituto Nacional Francés para Estudios Demográficos llega a la siguiente conclusión: “en la reproducción, la edad ya no debe considerarse un motivo de preocupación para la mujer, sino para la pareja. De la misma manera que la edad materna de más de 35 años, la edad paterna de más de 40 es un factor de riesgo clave para la reproducción”.
Si la paternidad se debe de retardar en los hombres,  deben de llevar un estilo de vida saludable, sin drogas, sin fumar y con  buenos hábitos de alimentación, de higiene, de ejercicio  y descanso, mantener su peso ideal, y si tienen una vida sexual ocasional, promiscua, usar  el condón.

Referencias

 

Suspensión de los anticonceptivos orales
Antes, Embarazo

Suspensión de Anticonceptivos hormonales

 

Suspensión de los anticonceptivos orales

El tiempo para que vuelvas a ser fértil al suspender el anticonceptivo hormonal, varía y depende de cada una y del método utilizado.

Son muchas las mujeres que usan métodos anticonceptivos hormonales. Pero ¿qué pasa si decides que quieres embarazarte? En este artículo, hablaremos acerca de ellos y de lo que sucede cuando decides la suspensión de los anticonceptivos hormonales para intentar un embarazo.

¿CÓMO ACTÚAN LOS ANTICONCEPTIVOS HORMONALES?

Los anticonceptivos hormonales (píldora, DIU hormonal, parche y anillo vaginal) previenen el embarazo inhibiendo la ovulación y modificando el flujo, que dificulta el paso del espermatozoide. Al suspender el tratamiento, de inmediato se recupera la función ovárica y la consistencia del flujo.

DIU HORMONAL

Los DIU hormonales se insertan en el útero y liberan progestina. Al retirarlo, por lo general se considera que podrías tardar en embarazarte de 3 a 12 meses.

  • El DIU de cobre no es hormonal, por lo que el retorno a la fertlidad es más rápido.

ANILLO VAGINAL

Es un anillo flexible, transparente y casi incoloro que se coloca en la vagina al comenzar el ciclo menstrual y que durante 21 días libera una pequeña cantidad de progestina y estrógeno.

Al suspender su uso se recupera de inmediato la ovulación y, por lo tanto, la fertilidad.

PARCHE TRANSDÉRMICO

Se trata de un pequeño adhesivo cuadrado, de unos 4 cm de largo y 4 cm de ancho, que al aplicarlo en la piel segrega hormonas desde la epidermis hasta el torrente sanguíneo.

  • Al suspender su uso se recupera de inmediato la ovulación y, por lo tanto, la fertilidad.

PÍLDORAS COMBINADAS (ACOS)

Las píldoras combinadas contienen una combinación de las hormonas estrógeno y progestina. Al suspender la toma, el retorno a la fertilidad podría tardar cerca de ocho meses a un año. 

  • No tienen ningún efecto adverso en la fertilidad.
  • No causan defectos al nacimiento sin importar qué tan cerca del embarazo las hayas tomado.

¿QUÉ CAMBIOS PUEDO TENER AL SUSPENDERLAS?

Los cambios al suspender las pastillas anticonceptivas varían en cada mujer dependiendo principalmente de:

  • La constitución de cada una.
  • La tolerancia individual al medicamento. 
  • La indicación por la que se inició el tratamiento. 
  • La razón por la que se finaliza el mismo.

¿CÓMO Y CUANDO SE DEBEN SUSPENDER LAS PASTILLAS ANTICONCEPTIVAS? 

Lo ideal es hacerlo al finalizar el tratamiento mensual, pero se puede suspender en cualquier momento teniendo en cuenta que la regla aparecerá a los pocos días.

¿TENDRÉ ALGÚN SÍNTOMA AL SUSPENDERLAS? 

Podrías presentar:

  • Aumento de peso que en pocos meses suele desaparecer.
  • Aumento del sangrado menstrual.
  • Dolor con la regla.
  • Dolor abdominal a la mitad del ciclo, debido a la ovulación. 
  • Flujo como clara de huevo.
  • Aumento del dolor mamario.
  • Cambios de humor, retención de líquidos, dolor de cabeza.
    • En algunas mujeres mejora su equilibrio emocional.
  • Regreso del acné si lo tenías antes.
  • Mejoría de la sequedad vaginal.
  • En algunas mujeres mejora su equilibrio emocional.
  • Se elevan los estrógenos a mitad del ciclo con lo que la libido se normaliza.

¿QUÉ OTROS FACTORES PUEDEN INFLUIR?

Otros factores que pueden influir en el tiempo que tardes en recuperar la fertilidad al suspender los anticonceptivos orales son la edad y la paridad previa.

  • Mujeres de 25 años sin hijos, tardaron un tiempo mayor en recuperar la fertilidad.
  • Mujeres de 30 a 35 sin hijos, presentan un retraso mayor para recuperar la fertilidad.
  • Las mujeres que habían tenido hijos recuperaron rápidamente la fertilidad en ambos grupos de edad.

LA INYECCIÓN HORMONAL

Los anticonceptivos inyectables contienen progestina con o sin estrógenos y, según el tipo, se aplican mensual o trimestralmente.

¿CUÁNTO TARDO EN RECUPERAR LA FERTILIDAD?

Si por lo general tomas una inyección cada 3 meses, una vez que suspendes la inyección, tomaría alrededor de 8 a 12 meses contando desde el momento que te aplicaste la última inyección.

  • Dentro de los dos años posteriores a la suspensión de la inyección, aproximadamente el 92% de las personas concebirán.

EL IMPLANTE

Los implantes anticonceptivos se insertan debajo de la piel y liberan progestina. Después de retirar un implante, lleva un promedio de 3 a 8 meses quedar embarazada.

  • 38% a 50% de las personas conciben dentro de 3 meses
  • 63% a 77% de las personas conciben dentro de 6 meses
  • 77% a 86% de las personas conciben dentro de los 12 meses (17-20).
  • Dos años después de la extracción del implante, aproximadamente el 90% de las personas concebirán.

PASTILLAS DE PROGESTÁGENO SOLO

En un estudio, las personas que dejaron de tomar píldoras de progestágeno tardaron tanto en quedar embarazadas como aquellas que dejaron de usar condones. 

PÍLDORAS ANTICONCEPTIVAS DE EMERGENCIA

Según la OMS, el uso de este tipo de anticonceptivos no afecta tu capacidad de quedar embarazada en el futuro.

SI ME LIGARON LAS TROMPAS ¿PUEDO EMBARAZARME?

La ligadura de trompas está diseñada para ser permanente. Si deseas quedar embarazada, es posible revertir el procedimiento. En general, la investigación sugiere que entre el 31% y el 90% de las personas que tienen el procedimiento revertido podrán quedar embarazadas dependiendo de:

  • Cómo se amarraron las trompas, 
  • Cuánto tiempo ha pasado desde que se hizo la ligadura.  
  • Qué tan dañadas puedan estar. 

¿Y SI DEJÉ DE USAR ANTICONCEPTIVOS Y NO ME EMBARAZO?

Para embarazarte debes conocer el momento fértil de tu ciclo menstrual y tener relaciones sexuales.  La regla es que si tienes relaciones sexuales en ese momento y no quedas embarazada en un año (o seis meses mayor de 35 años), debes considerar acudir con tu ginecólogo para buscar otras opciones.  

RECOMENDACIONES

Antes de suspensión de los anticonceptivoshormonales que estés usando, debes consultar con tu ginecólogo, quién podrá examinarte y recomendarte el mejor momento para hacerlo. Si tienes alguna duda, puedes consultar en el consultorio virtual en donde médicos especialistas te responderán a la brevedad. 

REFERENCIAS

WebConsultas, Revista de salud y bienestar, Métodos anticonceptivos, Anticonceptivos hormonales y fertilidad, https://www.webconsultas.com/embarazo/metodos-anticonceptivos/anticonceptivos-hormonales-inyectables