Introducción de Alimentos Sólidos
El bebé

Introducción de Alimentos Sólidos

ACTUALIZADO AL 03 de Mayo 2022

DEFINICIÓN

El destete o ablactación es el momento de la vida de tu bebé en el que se cambia de la leche materna a cualquier otra fuente de alimentación

 

¿CÓMO DEBE DE HACERSE?

La ablactación o destete debe ser un proceso gradual y se recomienda que únicamente se introduzca un alimento a la vez para que los padres puedan detectar si algún alimento le causa intolerancia.

Asimismo, la textura de los alimentos, (es decir, pasar del puré a cada vez menos molido) debe ir aumentando progresivamente de acuerdo conforme el bebé vaya creciendo.

 

¿CUÁNDO DEBE DE HACERSE?


Antes se hacía tempranamente, ahora con base en las investigaciones, la observación y el comportamiento clínico se ha visto que lo más idóneo es iniciar la ablactación hasta los 4 – 6 meses de edad.

Se recomienda no hacerlo antes ya que se ha asociado a la ablactación temprana, con el desarrollo de sobrepeso y obesidad, así como con alergias alimentarias en etapas posteriores.

Hasta ese momento, la leche materna o la leche de fórmula aporta todas las calorías y el valor nutritivo que tu bebé necesita y que su cuerpo puede absorber.

 

¿POR QUÉ EN ESE MOMENTO?

Cabe destacar que el inicio de la ablactación a esta edad no es arbitrario, ya que se toma en cuenta la madurez gastrointestinal del niño, pues una cosa es que reciba los alimentos y otra que los aproveche.

Además, se considera la madurez neurológica en esta etapa de desarrollo, por lo general el niño ya es capaz de permanecer sentado (apoyado en algo), mantener la cabeza erguida y también ya tiene maduro el reflejo de la deglución.

¿QUÉ APRENDE EL NIÑO CON LA ABLACTACIÓN?

El niño aprende a diferenciar:
• Olores.
• Colores.
• Temperatura.
• Consistencia.
• Sabores.
• Texturas.

¿QUÉ SUCEDE SI LA ABLACTACIÓN SE REALIZA TARDÍAMENTE?

Para fines prácticos, va a ser más difícil que aprenda a comer. Entonces se vuelven niños melindrosos que rechazan los alimentos sin haberlos probado.

¿QUÉ ALIMENTOS SE DEBEN DAR AL NIÑO DURANTE SU PRIMER AÑO DE VIDA?

Expertos en materia de nutrición de nuestro país desarrollaron un esquema de alimentación para el primer año de vida, en el cual se indica la forma y tipos de alimentos que deben introducirse en la alimentación del menor de acuerdo con su edad.

 

Este se presenta a continuación:

EDAD CUMPLIDATIPO DE ALIMENTOCONSISTENCIA
0 – 4 ó 6 mesesLeche Materna
A partir de los 4 o 6 mesesVerduras y frutasPurés
A partir de 5 meses   CerealesPapillas
A partir de 6 a 7 mesesLeguminosas y carnesPicados
A partir de 8 a 12 mesesLácteos, huevo y pescado*Picados y en trocitos

* Se debe introducir si no existen antecedentes familiares de alergia al alimento, si es así, introducirlo después de los 12 meses

 

DIFERENTES SABORES

El gusto por los diferentes sabores (dulce, salado, ácido y amargo) se forja desde temprana edad.

Si acostumbramos al paladar a sabores ácidos, como algunas frutas, o amargos, como algunas verduras, su consumo será mayor a lo largo de la vida.

Además, la exposición precoz a diferentes sabores podría disminuir el riesgo de rechazo a probar nuevos alimentos.

 

¿EXISTE ALGÚN MÉTODO?                           

No existe un método, pero a continuación te presentamos algunos consejos que te ayudarán en el proceso:

  • Al principio, debes de darle el alimento sólido una sola vez al día. Elige el horario que te sea más cómodo.
  • Para darle seguridad a tu bebé, colócalo de tal forma que esté de cara a ti.
  • Permítele explorar la comida. Gran parte del aprendizaje de los niños se da a través del tacto, es una forma de conocer nuevas texturas, de llevarlo a la nariz para conocer su olor y así animarse a probarlo.
  • Espera a que el niño ponga atención a cada cucharada que le ofreces antes de intentar introducirla en su boca.
  • Permítele que él decida qué tan rápido quiere comer, no lo presiones.
  • Primero amamanta y después le ofreces el alimento. Al poco tiempo cambias el orden.
  • Todos los alimentos deben estar hechos puré o papilla, porque en esta etapa tu bebé presionará la comida contra el paladar antes de tragarla. Prefiere purés preparados en casa.
  • Introduce sólo un alimento a la vez. En el momento que consideres más adecuado para ti y para el bebé.
  • Seguramente no va a comer casi nada al principio, pero dale tiempo a que se acostumbre a la experiencia y que aprenda a tragarlo.
  • Ofréceselo durante 2 o 3 días y así conocerás su tolerancia a ese alimento (ten paciencia).
  • Si bien es buena idea hacer que tu pequeño se acostumbre a comer una gran variedad de alimentos, le llevará tiempo acostumbrarse a cada nuevo gusto y textura.
  • Aunque cada bebé tenga sus propias preferencias alimenticias, la transición debería parecerse a la siguiente: 
    • Alimentos en puré o semilíquidos.
    • Alimentos molidos o triturados.
    • Pequeños pedacitos de alimentos que se pueden tomar con los dedos. 
  • No mezcles los alimentos nuevos al momento de servir o prepararlos. Más adelante podrás jugar con las combinaciones.
  • En caso de rechazo suspende ese alimento, e intenta darlo después.
  • Procura crear un ambiente agradable y alegre a la hora de las comidas.
  • Utiliza utensilios adecuados para la edad del bebé, es decir cucharitas de tamaño adecuado para la boca del menor, (de ser posible, con punta blanda para no lastimar las encías).
    • No tener al alcance cuchillos ni tenedores que lo puedan lastimar.
    • servir los líquidos en vasito o tacita de plástico en lugar de vidrio y de un tamaño adecuado para las manos del niño.
  • Ofrécele la leche en tacita y no en biberón.
  • Una vez que se acostumbre a su nueva dieta, estará preparado para comer algunas cucharadas de comida al día.
    • A medida que la cantidad que ingiera sea mayor, agrega otra comida más por día. 
  • Introduce los jugos hasta el final, es más recomendable que el niño inicie la ablactación con alimentos semi-sólidos que le permiten conocer diferentes texturas y le proporcionan mayor cantidad de nutrimentos que los jugos.
  • Si se ofrecen frijolitos de olla, caldos o sopas, proporciona principalmente los granitos de fríjol, la pasta, pollito o verduritas de la sopa, de no ser así, el bebé estará saciando su hambre sólo con agua y no con los alimentos.
  • Ofrécele el alimento a temperatura ambiente.
  • Deja de darle de comer cuando el niño te indique que es suficiente.

 ¿QUÉ CANTIDAD DE ALIMENTO LE DEBO OFRECER?

La cantidad de alimento variará día a día e irá en aumento conforme el niño crece, de tal forma que poco a poco el volumen de leche materna que se consume irá disminuyendo.

Así, al cumplir el primer año, alrededor de la mitad de las necesidades energéticas del bebé estarán cubiertas con alimentos diferentes a la leche materna o de fórmula.

No se recomienda que a los niños pequeños se les sirva una gran cantidad de alimentos, la cantidad debe ser proporcional a su edad.

Una buena guía es ofrecer una cucharada de alimentos por cada mes de edad. Pon atención, tu bebé solicitará más comida cuando tenga ganas.

¿CÓMO PUEDO SABER SI MI BEBÉ ESTÁ SATISFECHO?

El apetito de tu bebé variará de una comida a la otra, así que llevar un registro exacto de la cantidad que come, no es una manera confiable de darse cuenta de cuándo está satisfecho.

Si tu bebé se echa hacia atrás, aleja su cabeza de la comida, comienza a jugar con la cuchara o se niega a abrir la boca para el próximo bocado, probablemente ya comió lo suficiente. 

¡Ojo!, algunas veces, los bebés cierran su boca porque todavía no han terminado el primer bocado, así que asegúrate de darle el tiempo suficiente para que trague la comida. 

¿CUÁNTO TIEMPO TOMA EL DESTETE?

El destete puede llevar días, semanas o meses. Incluso después de haber destetado con éxito a tu hijo de las comidas del día, puedes continuar amamantando por las mañanas y antes de acostar a tu hijo para mantener esa sensación de cercanía.

La lactancia materna es una experiencia íntima. Es posible que tengas emociones mezcladas sobre dejarla. Pero si adoptas un enfoque gradual hacia el destete y ofreces mucho afecto, puedes ayudar a tu hijo a hacer una transición sin problemas a un biberón o una taza.

OBSERVACIONES

No dejes ningún alimento fuera de la dieta de tu pequeño simplemente porque a ti no te gusta. Y evita darle alimentos que podrían hacer que se ahogue. 

Si tu bebé rechaza un alimento en particular no lo fuerces a que lo coma. Intenta nuevamente en aproximadamente una semana.

Puede ser que nunca le gusten los camotes o quizás cambie de opinión varias veces y terminen por encantarle. 

No te sorprendas si las heces de tu bebé cambian de color y olor cuando incorpores alimentos sólidos a su dieta.

Si hasta este momento solamente lo has alimentado con leche materna, probablemente notes un fuerte olor en sus heces que anteriormente tenían un olor dulzón, apenas comience a comer sólidos, por más pequeñas que sean las cantidades que ingiera. 

Esto es normal. Si sus heces son demasiado firmes (el arroz, las bananas y la manzana pueden favorecer el estreñimiento), comienza a darle otras frutas y verduras, avena o cebada.

Aprende a reconocer el estado de salud de tu bebé según el aspecto de sus heces. 

Podrías ahora además empezar a darle agua a tu bebé, lo que podría ayudarle a aliviar el estreñimiento (aunque la leche materna o de fórmula ofrece a tu bebé toda la hidratación que necesita).

Puedes darle de 2 a 4 (59 a 118 ml) onzas de agua al día en un vasito entrenador. 

 ¿CÓMO PUEDO AYUDAR A MI NIÑO PARA QUE DESARROLLE HÁBITOS ALIMENTICIOS SALUDABLES?

  • Prepara tú misma la comida de tu bebé. Si compras comida para bebés que viene en envases listos para consumir, revisa bien las etiquetas. Mientras menos ingredientes contengan, mejor.
  • Ten en cuenta que no tienes que darle a tu bebé sólo comida insípida, sin sabor. Trata de ofrecerle una variedad de alimentos.
  • No alimentes excesivamente a tu bebé. Observa las señales que te indican que ya está satisfecho.
  • No trates de forzar a tu niño a que coma alimentos que no le gustan. Respeta sus preferencias y evita las peleas en torno a los alimentos.
  • Trata de lograr un equilibrio en las proteínas, los carbohidratos, las frutas y las verduras que le das. Trata de moderar los dulces, la sal y las grasas.
  • Evita las comidas rápidas siempre que puedas.
  • No sobornes o recompenses a tu niño con comida. En su lugar, ofrécele muchos abrazos, besos y cuidados.

¿A QUÉ EDAD DEBO INCORPORAR A MI BEBÉ A LA ALIMENTACIÓN FAMILIAR?

Se recomienda que, al cumplir el primer año de vida, el bebé ya esté incorporado en la alimentación familiar.

Poco a poco el horario de comidas del niño se irá ajustando al del resto de la familia, hasta llegar a tres comidas mayores (desayuno, comida y cena) con alimentos sólidos que se ofrecen al niño.

Para facilitar esta incorporación, todos los miembros de la familia deben participar y apoyar a la madre, por ejemplo, se pueden turnar para que en los diferentes tiempos de comida cada integrante le ofrezca los alimentos al menor.

Por otro lado, se recomienda que sientes a tu bebé con el resto de la familia, para que comience a aprender a comportarse en la mesa y a disfrutar de este momento en compañía de sus seres queridos.

Sin embargo, en caso de que la hora de la comida se tenga que retrasar por algún motivo, el menor debe recibir los alimentos a la hora de costumbre.

Es importante tener cuidado con los comentarios negativos sobre algún alimento o preparación, pues los niños son grandes imitadores de las personas que admiran, especialmente de sus padres.

De tal forma que, si alguno de ellos expresa, inclusive de manera no verbal, el desagrado por algún alimento, lo más probable es que el niño también lo haga, incluso sin probarlo.

 Con la participación de la Licenciada en Nutrición

Ma. Emilia Roselló Soberón

nutrimare@yahoo.com

Departamento de Investigación en Nutrición, INPer (Instituto Nacional de Perinatología)

 

REFERENCIAS

 

Tamiz Neonatal
El bebé

Tamiz Neonatal

Uno de cada mil recién nacidos aparentemente normales, tienen en forma latente una enfermedad de consecuencias graves e irreversibles (como el hipotiroidismo y la fenilcetonuria, que no se manifiestan en el nacimiento, sino más tardíamente y que son causa de retraso mental y a veces de epilepsia, ceguera u otros trastornos graves), que se manifestarán semanas o meses después.

Afortunadamente, existe la posibilidad de detectar estos padecimientos a tiempo (al nacimiento), cuando aún no se ha instalado el daño orgánico. Esta detección se logra mediante el Tamiz Neonatal.

Los programas de tamiz neonatal constituyen una prioridad dentro de la atención en problemas de salud pública ya que, desde hace más de cuatro décadas, el tamizaje ha demostrado ser un procedimiento eficaz en un gran número de países desarrollados.

¿Qué es el Tamiz Neonatal?

En medicina tamiz significa “colar” o “filtrar” en una población con el objeto de separar a los individuos que presentan alguna característica distinta a los demás. El tamiz neonatal es un procedimiento con fines preventivos que “entresaca” o “separa” a bebés que nacen con alteraciones del metabolismo que los hace distintos a los demás, para tratarlos oportunamente a fin de evitar las consecuencias que traería el no tratarlos a tiempo que, entre otras, puede ser retraso mental o la muerte.

El objetivo del tamiz neonatal es detectar la existencia de una enfermedad o deficiencia congénita antes de que ésta se manifieste, para instalar o iniciar el tratamiento adecuado que evite o aminore sus consecuencias. Los programas de tamiz neonatal, también conocidos como detección, tría, pesquisa, cribado, selección o escrutinio neonatal (screening en inglés), deben ser aplicados a todas las niñas y niños recién nacidos, para poder encontrar a los afectados.

No es un procedimiento diagnóstico, ya que los sujetos con resultados sospechosos deben someterse a una prueba diagnóstica confirmatoria.

Se considera al Dr. Robert Guthrie el pionero en este procedimiento al iniciar en 1960 utilizando unas gotas de sangre obtenidas del piquete en el talón del bebé y recolectadas en un papel filtro especial (tarjeta de Guthrie), para detectar la fenilcetonuria.

A partir de la década de los 70’s son numerosas las investigaciones en este campo que han originado el desarrollo de varias metodologías para la detección de otras enfermedades, entre las que se encuentra el hipotiroidismo congénito y en 1990 Edwin Taylor logra expandir la posibilidad de detectar enfermedades metabólicas que afectan los niveles en sangre de ácidos orgánicos.

El Tamiz Neonatal es un procedimiento que ha sido adoptado como obligatorio en muchos países aunque la cantidad de padecimientos que se detectan varía en cada uno.

¿Qué es el Tamiz Neonatal Ampliado?

Recientemente, gracias a la introducción de nuevos procedimientos analíticos, se han logrado, extender los beneficios con dichos estudios para los recién nacidos, bajo la denominación de Tamiz Neonatal Ampliado, adaptando técnicas analíticas avanzadas para el estudio de las gotas de sangre, lo que ha hecho posible determinar una gama amplia de moléculas, y la detección oportuna de varias decenas de padecimientos.

¿Qué tipo de enfermedades son las que se consideran?

El tamiz neonatal es una herramienta muy valiosa de la medicina preventiva, mediante el análisis de la reacción de diversas substancias en las gotas de sangre recolectadas en papel filtro específico, se pueden detectar oportunamente:

  • Problemas metabólicos congénitos
  • Problemas hormonales o endocrinos congénitos,
  • Problemas en sangre congénitos

Los desordenes metabólicos tienen que ver con el metabolismo que es la forma en la que el organismo utiliza los nutrientes para mantener los tejidos saludables y producir energía

Los desórdenes hormonales tienen que ver con las hormonas que son los químicos sanguíneos que regulan importantes funciones del organismo.

La mayoría de los procedimientos son para buscar problemas de tipo metabólico.

¿Cuáles son los principales padecimientos que se detectan?

Entre otros:

  • Desórdenes endocrinos: Hiperplasia adrenal congénita e Hipotiroidismo congénito, fibrosis quística.
  • Desórdenes de las células de la sangre: anemia falciforme
  • Errores innatos del metabolismo de los carbohidratos: galactosemia
  • Errores innatos del metabolismo de los aminos ácidos: fenilcetonuria, Homocistinuria y enfermedad de la orina con olor a jarabe de maple o arce, trastornos del ciclo de la urea, acidemias propiónica, metilmalónica, isovalérica.
  • Errores innatos del metabolismo de los ácidos orgánicos: Deficiencia de la Biotinidasa
  • Trastornos neuromusculares, cardiacos o muerte súbita (trastornos de la carnitina y de la oxidación de ácidos grasos).
  • Problemas pulmonares y digestivos (fibrosis quística).

Hipotiroidismo congénito: los bebés afectados no tienen suficiente hormona tiroidea y pueden presentar retardo mental y retardo en el desarrollo del cerebro. Si se detecta a tiempo, el bebé puede ser tratado con dosis orales de hormona tiroidea que le permita un desarrollo normal.

    • Hiperplasia adrenal congénita: este es en realidad un conjunto de padecimientos que involucran una deficiencia de ciertas hormonas producidas por las glándulas adrenales. Esto puede afectar el desarrollo de los genitales y causar la muerte por la pérdida excesiva de sodio a través de los riñones. El tratamiento es de por vida.
    • Fibrosis quística: Se trata de una enfermedad hereditaria que afecta fundamentalmente a los aparatos digestivo y respiratorio y suele caracterizarse por Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), insuficiencia pancreática y niveles muy elevados de los electrólitos del sudor. Afecta a las glándulas que producen moco, sudor, saliva y sustancias (enzimas) que producen la digestión de los alimentos.

Anemia falciforme: las células de la sangre están deformes y esto puede causar episodios de dolor y daño a órganos vitales como los pulmones y los riñones, en algunos casos hasta causar la muerte. Es importante iniciarlo a tratamiento con antibiótico para evitar infecciones.

Fenilcetonuria : los bebés que tienen este padecimiento no pueden procesar un amino ácido y esto puede causar retardo mental. Este padecimiento se trata con una dieta especial que tendrá que continuar durante la niñez, la adolescencia y quizás durante toda la vida.

    • La enfermedad de la orina con olor a jarabe de maple: Es un trastorno del metabolismo transmitido de padres a hijos, en el cual el cuerpo no puede descomponer ciertas partes de proteínas. La orina en las personas con esta enfermedad tiene un olor a jarabe de arce o maple.
    • Homocistinuria: causada por la deficiencia de una enzima que bloquea el metabolismo de un amino ácido. Puede resultar en retardo mental, osteoporosis y otros problemas si no se detecta a tiempo.
    • Acidemia propiónica: Los individuos con AP no pueden romper adecuadamente las proteínas y algunos tipos de grasas en partes más pequeñas. Este defecto provoca la acumulación de toxinas y ácidos que son dañinos para todos los órganos y pueden incluso poner en peligro su vida

Galactosemia: estos bebés no tienen la enzima que convierte la galactosa en glucosa y como resultado es necesario suspender todos los lácteos de la dieta del bebé. Si no se hace esto, la acumulación de la galactosa en los tejidos provoca ceguera y retardo mental.

Deficiencia de la biotinidasa: los bebés con este problema no tienen suficiente biotinidasa, una enzima que recicla el biotín (una de las vitaminas de complejo B del organismo). Su deficiencia puede causar convulsiones, un control pobre de la musculatura, deficiencia del sistema inmunitario, pérdida del oído, retraso mental, coma e incluso la muerte. Si este problema se detecta a tiempo, todo esto se puede evitar administrando al bebé una dosis extra de biotín.

En 1973, el Dr. Antonio Velázquez inició un programa de Tamiz Neonatal en México, el primero en América Latina. En 1988 se hace obligatorio someter al tamiz para la detección del Hipotiroidismo Congénito a todos los recién nacidos de México.

¿Cómo se realiza este estudio?

Se realiza con gotas de sangre fresca capilar, usualmente obtenidas por punción del talón del bebé después de las 24 horas de vida y antes de las 72 horas, cuando ya se ha instalado la alimentación con leche materna o fórmula.

Se colocan de tres a cuatro gotas de esta sangre sobre un papel filtro especial llamado tarjeta de Guthrie, que se envía al laboratorio. Cuando se encuentra algún cambio se considera que el recién nacido es “sospechoso” de algún trastorno del metabolismo y se le reporta inmediatamente al médico tratante.

Este caso sospechoso debe confirmarse ya sea repitiendo el estudio con un método diferente o buscando otro laboratorio que corrobore el resultado. Dependiendo de la posibilidad de que se confirme el diagnóstico y de la gravedad que represente el retraso, el médico debe informar a la familia e iniciar el tratamiento. Una vez que se establece el diagnóstico, el tratamiento precoz puede salvar al bebé de la muerte o de problemas de salud para toda su vida.

El Tamiz Neonatal ha sido muy efectivo para prevenir retardo mental en pacientes con fenilcetonuria e hipotiroidismo congénito.

Aunque individualmente estos padecimientos son poco frecuentes, en conjunto no lo son; aproximadamente uno de cada mil recién nacidos presenta uno de ellos.

¿En qué momento se debe realizar este estudio?

Para que la efectividad del tamiz neonatal sea máxima en la prevención de enfermedades, debe ser realizado durante las primeras dos semanas de vida del recién nacido (preferentemente entre dos y siete días de vida extrauterina), esto es, después de que ya se ha instalado la alimentación con leche materna o fórmula y ha disminuido el nivel en sangre de la hormona HST; pero si esto no es posible, es todavía útil hasta los dos o tres meses de edad.

¿Qué consecuencias tendría si no se detecta a tiempo el padecimiento?

Los padecimientos que detecta el Tamiz Neonatal son de tipo congénito que alteran el metabolismo infantil y cuyas consecuencias pueden ser muy serias; las siguientes son algunas de ellas:

  • Retraso mental (fenilcetonuria, hipotiroidismo congénito)
  • Crisis agudas en las primeras semanas o meses de vida.
  • Enfermedad hepática, cataratas o septicemia (galactosemia)
  • Inmunodeficiencias del sistema inmunológico.
  • Trastornos de la diferenciación sexual o síndrome de la pérdida de sal
  • Problemas pulmonares y digestivos
  • Trastornos neuromusculares, cardíacos o muerte súbita

La mayor parte de las enfermedades genéticas solo son reconocidas después de algunos meses o años, ante manifestaciones respiratorias repetitivas, trastornos digestivos crónicos, anemia, hepatoesplenomegalia (Crecimiento del hígado y del bazo.), crisis dolorosas inexplicadas, trastornos del desarrollo psicomotor e incluso un retraso mental. Entonces ya es demasiado tarde y los tratamientos disponibles solo pueden detener la evolución o retrasar la agravación.

Sucede también que las consecuencias del defecto genético se manifiestan en las dos o tres primeras semanas que siguen al nacimiento, en un momento en que el recién nacido en su casa ya no está tan estrictamente vigilado y los trastornos que se producen, como la falta de aumento de peso, vómitos o letargia, no se relacionan inmediatamente con la causa que los produce.

Este es el caso de formas graves de pérdida de sal o de los defectos de síntesis de las hormonas suprarrenales para las cuales existen unos plazos muy estrictos del Tamiz, puesto que luego perdería toda su utilidad.

El control de estas enfermedades se logra mediante cambios en la alimentación o con la administración de medicamentos, siempre y cuando sean descubiertas a tiempo.

Preguntas Frecuentes

Pero a mi bebé ya lo revisó el Pediatra y está muy sano. ¿Aún así es necesaria la prueba?

Si, es necesaria. La mayoría de los bebés que padecen estas enfermedades, no muestran ningún síntoma inmediatamente después de nacer, pero tienen un trastorno químico clínicamente invisible. Con los análisis del Tamiz Neonatal Ampliado pueden identificarse a la mayoría de estos bebés y alertar al Pediatra.

¿Cuándo se debe de hacer este estudio?

Si el bebé nació en un hospital, se debe hacer antes de que se vaya a su casa. El análisis se debe hacer cuando el bebé tiene de 2 a 4 días de nacido. Si esto no es posible y se hace antes de las 24 hrs., entonces se deberá repetir antes de las dos semanas de nacido.

Aunque el tiempo en el que se colecta la muestra está determinado en los bebés nacidos a término, es importante que el pediatra tome en cuenta los factores que pueden influenciar los resultados de un tamiz en particular cuando el bebé es prematuro, incluyendo la edad gestacional y edad extrauterina, dieta, transfusiones y si le están dando nutrición parenteral

¿A quién se le entrega el resultado?

Los resultados se le envían a tu pediatra quien previamente debe explicarte claramente los beneficios que tiene una detección temprana de los padecimientos que se buscan en este procedimiento, los riesgos que tienen los bebés que no se lo hacen y el procedimiento para realizarlo.

No dejes de preguntarle cuál fue el resultado.

El resultado fue negativo, ¿qué quiere decir esto?

 Si el resultado fue negativo, entonces el bebé tiene casi un 100% de seguridad de que está sano. Hay que tener en cuenta de que ningún análisis es 100% acertado.

Mi bebé tuvo resultados positivos. ¿Qué quiere decir esto?

Si alguna de las pruebas resulta positiva, probablemente el doctor te pedirá que se repitas el análisis. Si se encuentra algún tipo de enfermedad hereditaria, entonces él te dirá cuáles son los siguientes pasos que deben dar. Por favor, actúa rápido en beneficio de tu bebé.

El doctor dice que necesita hacer un segundo análisis ¿Para qué?

Por varias razones: porque si la primera muestra de sangre se tomó antes de que el bebé tuviera 24 hrs. de vida, será necesario repetirlo para detectar cualquier anormalidad que se presente después de este tiempo, porque hubo algún problema con la muestra de sangre o porque quizás tu médico considere necesario confirmar el hallazgo.

Rozaduras del Bebé
El bebé

Rozaduras del Bebé

ACTUALIZADO AL 03 de Octubre 2022

INTRODUCCIÓN

Durante sus primeros meses de vida, un bebé cuenta con el llanto como único recurso para manifestar lo que le desagrada, así sea molesto cólico, cambio de temperatura ambiental u otra cosa.

Mientras que aprendes a descifrar este llanto, debes descartar las causas de la inconformidad de tu bebé; ¿ya pensaste que puede tratarse de rozaduras?

DEFINICIÓN

La rozadura o escaldadura (también llamada dermatitis por pañal) ocasionada por el uso del pañal, es un término generalizado que indica que existe irritación en la piel del bebé en la zona que cubre el pañal.

Es una forma común de inflamación de la piel (dermatitis) generada por la acumulación de elementos como humedad, materia fecal, hongos o bacterias, residuos de jabón o detergente y temperatura corporal, los cuales lastiman a la epidermis y le ocasionan hinchazón, dolor, coloración rojiza y sensibilidad excesiva.

Prácticamente podemos decir que no hay bebé que se salve de sufrir rozaduras, sobre todo en el área del pañal, debido a la condición de su piel a esa edad.

El bebé todavía no cuenta todavía con queratina, proteína natural que será parte de su organismo años más tarde y que cumple con la función de proteger, siendo parte esencial de cabello, uñas, vello y, por supuesto, piel.

Este problema también puede presentarse en niños mayores cuando padecen diarrea o tienen algún problema neurológico que les impide controlar sus esfínteres en vías urinarias o anales o en cualquier persona que use pañales.

Es un problema molesto, pero no es peligroso.

¿EN DONDE APARECE Y CÓMO SE CLASIFICA?

La dermatitis de pañal es fácil de reconocer, se presenta en los sitios cubiertos por el pañal y se acentúa en los genitales, el abdomen y las pompas.

  • Puede ser leve o superficial (la piel sólo está roja, con o sin escamas), desaparecen en un día
  • Moderada (cuando salen granitos) o
  • Severa (con úlceras).

Se puede presentar en forma intermitente en cualquier momento mientras que el bebé esté usando pañales, pero es más frecuente en los primeros 15 meses de vida.

¿PUEDE SER UN SIGNO DE DESCUIDO?

No, para nada. No te preocupes, es necesario que entiendas que las causas básicas de este problema están todavía en discusión en el campo de la dermatología y que el descuido no está entre ellas.

Aunque la irritación puede presentarse desde la primera semana de vida, el periodo más frecuente es entre los 9 y los 12 meses.

Las rozaduras dejan de ser un problema cuando el niño deja de usar pañales (alrededor de los 2 años).

¿CUÁL ES LA CAUSA?

La dermatitis del pañal tener las siguientes causas:

Uso de pañales mojados o sucios durante mucho tiempo. La piel sensible de los bebés puede desarrollar un sarpullido si se dejan puestos pañales mojados o sucios durante mucho tiempo. Los bebés pueden ser más propensos a sufrir dermatitis del pañal si tienen deposiciones frecuentes o diarrea.

Fricción o roceLos pañales o la ropa muy ajustados que rozan la piel pueden provocar un sarpullido.

Uso de un producto nuevo. La piel del bebé puede reaccionar a una marca nueva de toallitas húmedas o pañales, o al detergente, blanqueador o suavizante para ropa que se usa para lavar los pañales de tela.

Los ingredientes de las lociones, los talcos y los aceites podrían empeorar el problema.

Desarrollo de una infección bacteriana o por hongos (micótica). Lo que comienza como una simple infección puede esparcirse a la piel que la rodea.

La zona que cubre el pañal corre riesgo porque es cálida y húmeda, lo que la convierte en el ambiente ideal para la proliferación de bacterias y hongos.

Estos sarpullidos se pueden encontrar entre los pliegues de la piel, y es posible que observes puntos rojos dispersos alrededor de los pliegues.

Incorporación de nuevos alimentos. A medida que los bebés empiezan a comer alimentos sólidos, el contenido de las heces cambia. Esto aumenta la probabilidad de que desarrollen dermatitis del pañal.

Los cambios en la alimentación de tu bebé también pueden aumentar la frecuencia de las heces, y esto puede ocasionar una dermatitis del pañal.

Los bebés lactantes podrían desarrollar este tipo de dermatitis en respuesta a algo que haya comido la madre.

Tener piel sensible. Los bebés que tienen afecciones cutáneas, como dermatitis atópica (eccema) o dermatitis seborreica, pueden ser más propensos a sufrir dermatitis del pañal.

La piel irritada por la dermatitis atópica suele estar fuera del área cubierta por el pañal.

Uso de antibióticos. Los antibióticos pueden contribuir a la aparición de un sarpullido, ya que eliminan las bacterias que controlan la proliferación de hongos.

El uso de antibióticos también incrementa el riesgo de tener diarrea. Los bebés lactantes cuyas madres toman antibióticos también tienen un mayor riesgo de sufrir dermatitis del pañal.

También podemos mencionar:

  • Dejar el pañal colocado por tiempo prolongado: la exposición prolongada a la orina o a las heces fecales pueden irritar la sensitiva piel del bebé.    
  • Irritación causada por el roce con un pañal que le queda apretado al bebé.
  • Falta de higiene adecuada durante el baño o el cambio de pañal.
  • Presencia de residuos de jabón, cremas y en general de productos de perfumería que se utilizan en exceso y que pueden mezclarse con los desechos del niño.
  • Enfermedades estomacales. Se sabe que, por su nivel de acidez, la diarrea irrita más la piel.
  • En caso de utilizar pañales de tela, el exceso de detergente para lavar la prenda resulta perjudicial.
  • Las rozaduras también son frecuentes cuando se inicia la introducción de alimentos sólidos (cuando un bebé cambia su dieta, también se altera la consistencia de sus heces fecales incrementando esto el riesgo de tener rozaduras).

CUANDO EL ENROJECIMIENTO APARECE EN OTRAS ÁREAS

Si notas que hay enrojecimiento de la piel en otras zonas, es probable que la causa sea otra:

  • Cuando las lesiones se observan en las áreas sobre las que el pañal ejerce mayor presión (piernas y cintura), es probable que se necesite una talla mayor.
  • Si el enrojecimiento abarca toda la piel cubierta por el pañal, puede ser que el niño sufra alergia a causa de alguno de los materiales con que ha sido fabricado.

  • Debe hacerse mención especial de los bebés que están bajo tratamiento con determinados antibióticos, medicamentos que hacen su piel más susceptible a sufrir rozaduras.
  • Es importante reconocer que algunos niños tienen piel más sensible o delicada que otros, por lo que presentan mayor propensión a desarrollar irritaciones o salpullido.

Toma en cuenta también que la materia fecal de los bebés alimentados con el pecho de su madre es menos irritante que los que se alimentan con fórmulas lácteas.

¿PUEDE SER OTRA LA CAUSA?

Otra probabilidad es que el bebé sufra alguna otra infección leve de la piel y, en este caso, se requiere la valoración del pediatra.

Los principales padecimientos que se confunden o asocian a rozaduras son:

Infecciones por hongos (muguet).

La piel del bebé que ha permanecido húmeda por largo tiempo es vulnerable al ataque de un tipo de levadura u hongo llamado candida albicans.

Es posible reconocer este tipo de lesión por los granitos y protuberancias rojizas o blancas con pus que se encuentran alrededor de las manchas rojas en el área del pañal.

Si el microorganismo se ha expandido, puede haber manchas blancas en la boca del infante, además de que los pezones de la madre, en caso de que ésta se encuentre amamantando, pueden estar irritados.

Impétigo.

Es una infección contagiosa producida por bacterias; aparece en el área del pañal, cara y manos en forma de granos y llagas llenas de costras de color miel que pican y se ampollan.

Debido a que esta enfermedad es contagiosa, todos los miembros de la familia deben lavarse las manos a menudo con jabón antibacteriano.

Dermatitis seborreica.

Este padecimiento es común en los bebés durante su primer año de vida. Se manifiesta con manchas rojas, ásperas y abultadas cubiertas de escamas gruesas de color blanco o amarillo.

Se produce principalmente en el cuero cabelludo, pero puede desarrollarse también en los genitales, ingles y bajo vientre.

Cuando aparece este tipo de manchas en el cuero cabelludo, se le denomina costra láctea.

Salpullido.

Calor y humedad pueden provocar enrojecimiento y aparición de protuberancias rosadas muy pequeñas, parecidas a las que genera el acné, debido a que la transpiración se acumula en la piel y no logra evaporarse.

Son más frecuentes en los pliegues y aquellas zonas en donde el forro plástico o la cubierta del pañal están en contacto con la epidermis.

Dermatitis perianal

La piel alrededor del ano se encuentra rojiza. Es común en bebés que toman fórmula o aquellos que ya toman alimento.

Cualquiera de estos casos requiere la evaluación del pediatra, por lo que no debes dudar en acudir a él en caso de que el tratamiento de las rozaduras no surta efecto o cuando el bebé se sienta muy mal.

SÍNTOMAS

Cuando un bebé tiene rozaduras siente ardor y comezón, llora fácilmente, está inquieto, no puede dormir y, al cambiarle el pañal, el simple hecho de frotarlo con papel, toallita limpiadora o algodón, lo hace llorar más.

  • La piel de nalgas y muslos del bebé luce inflamada y de color rojo. Al tacto, la parte afectada se siente un poco más caliente que en las regiones cercanas.
  • Ya que no puede hablar, el bebé expresa su malestar llorando y mostrándose incómodo.
  • Notarás que está más irritable e inquieto que nunca, especialmente en el momento del cambio de pañal ya que su piel está muy sensible
  • Suele haber falta de apetito.
  • La rozadura ocasionalmente presenta protuberancias o “granitos” rojos

DIAGNÓSTICO

Se basa en la descripción de los síntomas y observación directa de la zona afectada por parte del pediatra

  • Es importante que le digas a tu pediatra cómo y qué tan frecuentemente le cambias el pañal a tu bebé.
  • En muchas ocasiones, los mismos padres son capaces de diagnosticar el problema.

¿CÓMO PUEDO PREVENIR?

Las siguientes medidas pueden ser muy eficaces:

  • Mantén seca la piel del bebé: La medida más importante para evitar rozaduras consiste en cambiar el pañal tan pronto como el bebé lo moje o evacue.
  • Se estima que cambiar los pañales al menos ocho veces al día disminuye la probabilidad de sufrir dermatitis en la zona del pañal.
    • Elige para el cambio un lugar fresco, cómodo y agradable, sin corrientes de aire.
    • Dale un juguete o algo llamativo para distraer su atención y que puedas cambiarlo adecuadamente.
    • Ten a la mano todo lo que necesitas, de esta forma no dejarás solo al bebé ya que sus movimientos son impredecibles y se puede caer.
  • Limpia bien sus genitales: Otra medida importante es lavar las nalgas del bebé con jabón suave y agua tibia cada vez que evacue procurando hacerlo con esmero en todos los pliegues de la piel. Debes dejar ventilar la zona y secarla con delicadeza, nunca la frotes.
    • Si la piel del bebé es muy sensible, utiliza sólo agua durante la higiene.
    • Si usas toallitas limpiadoras, busca siempre comprar hipoalergénicas; tampoco se debe abusar de ellas, pues no garantizan limpieza profunda.
  • Una crema suave puede ayudar: Se aconseja aplicar delgada capa de pomada protectora cada vez que lo cambies.
    • Hay varias buenas cremas protectoras a la venta, incluyendo los ungüentos o pomadas a base de petrolato y de óxido blanco de zinc (el cual es más pastoso y muy eficaz para proteger pieles muy sensibles).
    • Puedes usar petrolato puro (vaselina) como crema protectora, pero tiene el inconveniente de que se quita fácilmente con la fricción del pañal.
    • Sé precavida con el talco: Evita los polvos de talco, ya que el bebé puede aspirarlos y son dañinos para sus pulmones. Si te gusta usar polvos, elige unos que estén hechos a base de almidón de maíz (maicena).
    • Échalos primero en tu mano — lejos de la carita del bebé — y nunca directamente sobre su cuerpo o cerca de él para que no los respire, y mantén el recipiente siempre fuera de su alcance.
    • Siempre que le cambies el pañal, limpia bien los polvos que se hayan acumulado entre los pliegues de la piel del bebé.
  • Evita el pañal apretado: Cuando se ponga un pañal limpio, éste no debe estar muy apretado y debe permitir la circulación de un poco de aire.
    • Prefiere los pañales extra absorbentes o aquellos que contengan petrolatos en la capa superior, la cual estará en contacto con la piel del bebé.
    • Si se emplean pañales de tela, se elegirán los de algodón; se deben lavar con jabón de pasta, no con detergente y enjuagarse perfectamente.
    • Asimismo, se evitará el uso de calzón de plástico sobre el pañal, ya que favorece la proliferación de algunas infecciones al conservar la zona más húmeda y caliente.
  • Cuidado con los jabones y detergentes: Si usas pañales de tela, no los laves con detergentes que contengan fragancias ni uses suavizantes: ambos pueden irritarle la piel.
    • Lava los pañales en agua caliente y enjuágalos dos veces.
    • Puedes también agregar media taza de vinagre al agua del primer aclarado para eliminar los residuos de productos alcalinos irritantes.
  • Averigua qué comida le causa iritación: Cuando llegue la hora de incluir alimentos sólidos en su dieta, añádeselos de uno en uno.
  • Si esperas un par de días para probar un nuevo alimento, será más fácil determinar si ese alimento le está causando la irritación y eliminarlo de su dieta.

  1. Si el niño toma algún antibiótico o tiene diarrea, pon especial atención al área del pañal y cámbialo frecuentemente.
  2. Si el niño va a una guardería: asegúrate de que las personas que lo cuiden comprendan la importancia de seguir estas recomendaciones para prevenir la dermatitis de pañal.
  3. Por ejemplo, si hay un alimento que le causa irritación a tu bebé, asegúrate de que no se lo den, o que no usen determinados jabones si su piel es delicada.

TRATAMIENTO

Controlar la irritación en la piel no es una labor compleja, sobre todo si el daño es moderado, para lo cual se recomienda:

  • Siempre lávate las manos antes y después de cambiar el pañal.
  • Cambio frecuente de pañal: Vigila continuamente el estado del pañal y cámbialo tan pronto lo sientas húmedo o sucio. El mejor tratamiento es mantener la piel limpia y seca.
    • Es probable que necesites levantarte en la noche para cambiarle el pañal a tu bebé.
  • Lava cuidadosamente con agua tibia y algodón la parte del cuerpo en contacto con el pañal y permite que se seque.
  • Procura evitar el jabón durante los días en que se hagan presentes las rozaduras.
    • No utilices toallitas limpiadoras que contengan alcohol, le arderá mucho y después relacionará el cambio de pañal con algo doloroso.
    • Además, no limpian totalmente la piel y siempre queda una película que puede irritar más.
  • Permite la ventilación de la zona dejando al bebé sin pañal cuando sea posible. Mientras lo vigilas, puedes dejarlo sobre su abdomen un rato.
    • Siempre ponle el pañal flojo en la cintura para permitir la ventilación
    • En el momento de la siesta, quítale el pañal y colócalo sobre una toalla, con esto evitarás las infecciones por hongos.
  • Después del baño y de cada cambio de pañal se debe aplicar generosa cantidad de pomada que contenga óxido de zinc, petrolato, vaselina o algún otro medicamento recomendado por tu pediatra para humectar y evitar que la orina entre en contacto con la piel irritada.
  • Si el producto que aplicaste en el cambio de pañal anterior sigue limpio, déjalo allí y agrega otra capa por encima.
  • Si quieres quitarlo, usa un algodón con aceite mineral
    • Evita el talco. Es mejor usar Maicena, la misma que usas en la cocina. Es muy gentil con la piel del bebé y ¡100% natural!
    • Sin embargo, NO debes de usarla cuando la rozadura es causada por cándida, puede empeorar.
    • En estos casos tu médico te recetará cremas o ungüentos que eliminan este tipo de infecciones.
  • Asegúrate que la piel está limpia y seca antes de poner el pañal limpio.
  • En caso de que la irritación se deba a diarrea se deben realizar todos los cuidados antes citados, además de dar atención al problema gastrointestinal.

Cambio de tipo de pañales

  • Cambia el tipo de pañales. Si usas de tela, cambia a desechables y viceversa. O bien, usa una marca diferente de pañales.
  • Si usas pañales desechables, deben ser del tamaño indicado para la edad y peso de tu bebé.
  • Procura no dejarlo demasiado apretado, de manera que pueda circular aire entre éste y la piel del bebé.
  • Si usas pañal de tela, evita detergentes y jabones con fragancias irritantes y agrega una media taza de vinagre al ciclo de enjuague en la lavadora.

El cambio de pañal además de proporcionar al bebé limpieza y comodidad, es un momento que se debe aprovechar para demostrar afecto con sonrisas, palabras cariñosas, caricias, masajes, besos y más besos.

¿ES NECESARIO LLEVAR AL BEBÉ AL DOCTOR?

Probablemente no. Con un poco de cuidado y dedicación, la mayoría de los casos de dermatitis de pañal se solucionan en tres o cuatro días sin la ayuda del doctor.

Sin embargo, debes acudir al médico cuando la rozadura no mejora considerablemente durante los siguientes 3 o 4 días, o

  • Consideras que es severa o inusual
  • Se está empeorando a pesar de los cuidados que le has dado.
  • Sangra o sale líquido de la piel.
  • Causa dolor o ardor cuando el bebé orina o defeca.
  • Se acompaña de fiebre.

Si la irritación ha sido causada por una infección de hongos, probablemente te recete una crema contra los hongos que se aplicará sobre la zona afectada.

 

También debes llamar al doctor si el bebé empieza a tener fiebre o si la irritación no desaparece tras varios días de tratamientos caseros.

Alergia: Hay casos en que la rozadura es debida a que el bebé es alérgico o tiene piel muy sensible.

En tales circunstancias, luego de la evaluación del médico, se puede recomendar un cambio de marca de pañal o dejar de utilizar detergente, cuando se trate de pañal de tela.

Cuando acudas a tu cita, no olvides hacer una lista con (si los ha tenido) los cambios en la dieta y cuáles son los productos que entran en contacto con su piel: marca de pañales, jabones, lociones, talcos, cremas o aceites que usas.

Las rozaduras necesitan varios días de tratamiento para mejorar y, a veces, deberás continuar por semanas.

PARTICULARIDADES DE LOS PAÑALES DESECHABLES

Como hemos visto, el pañal puede ser factor determinante en la aparición de rozaduras, de manera que es importante cuidar detalles al respecto, principalmente si eres primeriza.

El diseño de los modernos pañales desechables contribuye a que los líquidos no se escurran, sino que sean absorbidos, provocando que se modifique su consistencia hasta formar una especie de gelatina que impide que los compuestos irritantes entren en contacto con la piel del bebé.

No obstante, lo indicado es no dejarlo en la zona por mucho tiempo.

Igualmente, las innovadoras prendas desechables cuentan con cintas adhesivas que pueden despegarse cuantas veces sea necesario, de manera que el pañal se ajuste -sin que quede demasiado apretado u holgado-, a fin de que se eviten escurrimientos antes de que se empiece a realizar el proceso de absorción.

¡OJO! Este tipo de pañales no vuelven a recuperar su consistencia original en cuanto se secan, por lo cual no volverán a ser útiles, siendo lo mejor depositarlos en la basura.

Otra observación importante es guardar el paquete en un área que tenga una temperatura máxima de 30° C y que esté protegida de humedad excesiva.

Si llega a humedecerse y permanece almacenado, puede generar hongos.

Pese a que los pañales no tienen fecha de caducidad, se recomienda que sean guardados máximo dos años, ya que los materiales pueden modificar su coloración (volverse amarillento) y el compuesto absorbente puede disminuir su capacidad.

Sin embargo, hay que aclarar que el uso del pañal después de dos años no representa ningún riesgo para la salud del bebé.

Finalmente, vale la pena hacer hincapié en que existen factores como clima, peso y edad del bebé, así como la cantidad de líquidos que ingiera y, por supuesto, los hábitos de higiene de la madre, que determinarán la frecuencia de evacuaciones o micción, y, por tanto, los cambios de pañal.

¿QUÉ DEBO USAR, PAÑAL DESECHABLE O PAÑAL DE TELA?

Cuando se trata de prevenir las rozaduras, no hay ninguna evidencia fuerte que diga que los desechables son mejores que los de tela o viceversa, aunque los desechables sí mantienen la piel del bebé más seca.

Usa lo que te acomode más tanto para ti como para el bebé. Cambia de marca de pañal: cambia la marca, la forma.

Trata con desechables si solamente has usado lavables, trata con lavables si solamente has usado desechables. Prueba hasta que llegues a la que es mejor.

Pero sin importar si estás utilizando pañales desechables o de tela, es primordial que cambies frecuentemente el pañal de tu bebé y que mantengas esa área limpia y seca.

REFERENCIAS

 

Relaciones Familiares y el Recién Nacido
El bebé

Relaciones Familiares y el Recién Nacido

ACTUALIZADO AL 03 de Octubre 2022

INTRODUCCIÓN

 La llegada de un bebé, como casi todo lo que sucede en la vida, poco o nada tiene que ver con lo que el marketing nos trasmite.

No todas las estampas del día a día son tan idílicas cuando aparece el nuevo miembro de la familia, también suceden los problemas que, con calma, paciencia, amor pero, sobre todo con tiempo, se terminan por superar.

El principio de las relaciones entre los padres y el recién nacido, especialmente cuando es el primero, significa un periodo de ajuste en la vida familiar caracterizado por diversas tareas para los nuevos padres que incluyen:

  • un cambio en sus roles,
  • la adaptación a otros nuevos
  • y la vinculación y acercamiento hacia el recién nacido.

¿QUÉ SIGNIFICA SER PADRE O MADRE?

¿Sienten algunas veces que ya nunca dormirán toda la noche de corrido?, ¿están nerviosos acerca de cómo se tiene que cuidar de este bebé tan indefenso, pero tan demandante?, ¿se sienten contentos, pero al mismo tiempo… sumamente cansados?

Si respondieron que si a alguna de estas preguntas, entonces son iguales a cualquier otra pareja de padres, NO están solos.

Sospechaban que la llegada del bebé iba a cambiar sus vidas, pero nunca pensaron qué tan radical sería ese cambio o las cargas emocionales y de trabajo que esto implicaría.

Estos cambios los han hecho todos los nuevos padres del mundo durante siglos y, con la planeación adecuado y la dosis necesaria de paciencia, ustedes también podrán hacerlos.

Tengan la seguridad de que habrá momentos buenos y malos pero tanto ustedes como el bebé, los van a superar.

LLEGAR A CASA

Especialmente para quienes son padres por primera vez todo son dudas:

  • No estan seguros de si el bebé está bien alimentado (especialmente si toma pecho porque no se sabe la cantidad, sólo se sabe si gana peso),
  • No saben el motivo de su llanto (muchos bebés lloran las últimas horas de la tarde por los cólicos del lactante).
  • Tienen miedos a no saber hacerlo bien, temor a que se nos caiga, a no saber ejercer, en definitiva, a no ser buenos padres.

Todo esto, indudablemente, tiene consecuencias en una pareja. Positivas y a veces, negativas. Pero todo es subsanable.

¿CUÁL ES LA MEJOR RECETA?

El nombre del juego es “sobrevivencia”. Cuando inician el camino parece que nunca va a terminar, pero en realidad dura sólo unos cuantos meses y las cosas se empiezan a mejorar y ya no tendrán que dormir solamente cuatro horas al día.

Recuerden, siempre deben de tener:

Humor: es el primer ingrediente. Cuando el bebé vomita tu vestido nuevo, cuando el día no alcanza para atenderlo, cuando te sientes al límite, tienes dos opciones: reír o llorar.

Y dado que la risa aligera el alma y eleva el espíritu siempre es mejor tomar las cosas con calma y reír ante tus errores, ante las calamidades y ante los buenos momentos que serán cada vez más.

Perspectiva: No es el momento de creer que hay una súper relación entre ustedes. No subestimen el poder de las hormonas, la falta de sueño y el descontrol por el bebé.

Todo esto en conjunto puede desatar más de una discusión.

Mientras no logren tener una noche de ocho horas seguidas de sueño, ninguno de los dos es capaz de un pensamiento coherente así que, se vale alterarse y se vale discutir.

Pero nunca pierdan de vista la perspectiva de que, en poco tiempo, todo esto pasará.

Decisión para pedir ayuda: pagada o de familiares y amigos.

Los bebés son muy tiernos cuando están apaciblemente dormidos pero también lloran, a veces tanto que logran desestabilizar la paciencia del más tranquilo.

 

Los bebés huelen maravillosamente bien pero para ello habrá que cambiar el pañal unas diez o doce veces al día, a veces con un sueño bastante profundo (sus necesidades fisiológicas no entienden de madrugadas).

La ayuda es esencial. Tendemos a rechazarla y no solamente por el instinto que nos dice que amamos al bebé y que, seguramente, podremos salir adelante solos.

No se consideren un fracaso si piden ayuda, hay muchas personas que quedan encantadas de poder estar con ustedes y ayudar con el bebé, para ellas esto significa un voto de confianza, un signo de verdadera amistad.

Ánimo para conservar el momento de “pareja”: El bebé ha agregado una nueva dimensión a la pareja y le ha dado una nueva razón a la existencia de cada uno de ellos.

Dense un tiempo libre para salir los dos solos. Basados en la experiencia, el tema de conversación en ese momento que NO es sobre el bebé durará dos minutos aproximadamente y la salida sólo un poco más.

Pero se ha demostrado que es importante tomar en cuenta las relaciones entre adultos en este momento de la vida sin importar qué tanto te distraiga la atención que le tienen que dar al bebé.

Traten de salir solos ustedes dos, aunque sea a caminar un rato y, si pueden, olvídense del bebé en su conversación. Seguramente tenían mucho de qué conversar antes de que naciera.

Entender las necesidades del otro. No sólo la mujer sufre cambios, el hombre también cambia su perspectiva vital. Muchos hombres, con la llegada de un hijo, adquieren un mayor grado de responsabilidad a la hora de afrontar su vida laboral y comienzan a sentir miedos hasta ese momento desconocidos.

 

Muchos optarán por no decir nada a su pareja para evitar preocupaciones pero eso no significa que no estén durante una primera etapa muy absortos en esa nueva tesitura de vida y de trabajo.

 

Por supuesto, también sienten celos cuando llega un bebé. Aquella mujer que siempre estaba pendiente de él ahora casi nunca está disponible para llevar una conversación de más de cinco minutos.

 

La mayoría de las mujeres (con toda la razón es verdad) no reparamos en ese cambio porque estamos muy atareadas con todo lo que se nos ha venido encima; dar el pecho, cambiar los pañales, ahora tiene un gas, ahora no sé por qué llora…cualquier mujer que sea madre entenderá que, no se sabe muy bien por qué, pero cuando tienes un recién nacido en casa, a pesar de que duermen casi todo el día, apenas paras un minuto.

Todas esas circunstancias pueden hacer que nos olvidemos de nuestra pareja «momentáneamente» algo que en la medida de lo posible deberíamos evitar aunque no siempre es fácil.

Sean amables entre ustedes dos: La nueva paternidad o maternidad estrechará los límites de su paciencia. Todos necesitamos estímulos y espacios.

Si crees que tu pareja está más cansada que tú, trata de suplir su trabajo y dale una noche de descanso y siempre ofrece palabras de aliento.

Uno de los dos debe dormir: y no estamos precisamente hablando del bebé. La falta de sueño puede volver a cualquier persona en una maraña de nervios.

Si solamente se necesita una persona para alimentar al bebé, ¿para qué se mantiene despierta la otra? Si puede descansar, al día siguiente podrá retomar en algún momento vital el cuidado del bebé y ofrecer un momento de reposo.

No se hagan los dormidos: Evita estas discusiones de quién se tiene que levantar a atender al bebé, dividiendo el trabajo como si fueran un equipo.

Dividan la noche en dos y así cada uno de ustedes podrá tener unas cuantas horas seguidas de sueño.

 

LA MAYORÍA DE LOS RECIÉN NACIDOS SE VEN UN POCO RAROS

Pueden descubrir que su bebé no está tan adorable como creían que iba a ser y puede estar incluso hasta lastimado por las horas de labor y el parto.

El cuerpo de un bebé necesita tiempo para ajustarse a los cambios fuera del útero para que funcione en forma efectiva.

¿QUÉ SIGNIFICA SER UN BEBÉ RECIÉN NACIDO?

Cada bebé es diferente y cada uno se desarrolla a su propio paso. Niños totalmente normales harán cosas antes o después de lo que dicen los libros, si tienes alguna preocupación acerca de esto, siempre consulta con tu médico.

Un bebé te diría que…

    • Necesito que otros cuiden de mi
    • No puedo decidir las cosas por mi mismo
    • Necesito que alguien me ame, me sostenga y juegue conmigo
    • Me gusta que me carguen suavemente y que me abracen
    • Me gusta dormir mucho
    • Me da hambre muy seguido
    • A veces estoy inquieto y lloro mucho
    • ¡Mi cara puede estar arrugadita, inflamada, roja y mi cabeza puede ser grande…! soy normal!

     

    UN CONSEJO ESPECIAL PARA LOS PADRES

     Algunos padres se sienten nerviosos de tocar al bebé y otros quieren hacerlo, aunque se sienten torpes al hacerlo.

    Aprender a mover y cuidar a un bebé toma práctica, date la posibilidad y verás como en un momento pensarás que has sido padre toda tu vida.

 

Para llegar a ser un padre de familia eficiente, y lo suficientemente bueno, tienes que aprender y estar dispuesto a aprender de tu bebé y de tu propia experiencia con él.

 

Todos los bebés son distintos y todos los padres también lo son. La participación del padre en el cuidado del bebé es esencial.

 

Es verdad que existen diferencias en el método que emplean padres o madres en una situación determinada y en la manera en la que expresan su afecto, pero, con un poquito de ingenuidad, el padre se puede convertir en un eficiente padre que hasta podría enseñarle a la madre alguno que otro truco.

Un nuevo padre puede sentirse fuera del círculo si la madre es la que le da todos los cuidados al bebé y quizás esté emocionalmente afectado por el cambio de papeles que ha tenido en su vida.

 

Puede estar preocupado por las finanzas especialmente si ya nada más van a depender de un solo salario en vez de dos, ansioso por los cambios que ya son aparentes en su relación de pareja y celoso por el vínculo que ya observa entre la madre y el bebé.

 

Se le pide que haga más cosas y que en ratos cuide del bebé cuando la madre está agotada, pero le parece que nada más está haciendo más cosas sin que pueda disfrutar de la alegría y placer que el esperaba de la llegada del bebé.

 

¿Y LA MADRE?

 

En los próximos días, la mayor parte de tu tiempo lo pasarás tratando de recuperarte del parto. Es el momento de aprender algo acerca de tu bebé que te ayudará a facilitarte la vida.

 

Dar tu mejor esfuerzo es todo lo que puedes pedirte a ti misma. A medida que te familiarices con tu bebé, mantente alerta a las claves que te da.

 

La actitud que tomes en lo que se refiere a tu pareja es clave en este momento, es importante que reconozcas las dudas que tiene con respecto a su habilidad como padre.

 

Ten cuidado de no frenar sus esfuerzos iniciales, trátalo como si fuera tu socio –y no tu asistente- en esta nueva aventura de la paternidad.

 

LAS HORMONAS, ESAS «AMIGAS TRAICIONERAS».

 

Las mujeres convivimos con ellas toda la vida pero quizás hay tres etapas en la vida de una mujer que son especialmente complicadas;

  • adolescencia,
  • embarazo/postparto y
  • menopausia.

 

Centrándonos en el tema que nos ocupa, el postparto, las hormonas pueden jugar una malísima pasada que pueden hacer tambalear los cimientos del matrimonio más estable: llantos injustificados, creer que estás sola, que han dejado de quererte, sentirte fea, distinta a quién eras y algo que ayuda poco, dormir a trompicones, hacen el resto.

 

Mucho amor, mucho cariño, mucho apoyo moral con frases tipo, «qué buena madre eres», «qué bien lo estás haciendo», «qué orgullos estoy de ti» hacen más que una terapia con el mismísimo Freud.

 

Muchos abrazos y una clara demostración de que se está ahí para apoyarla en todo hacen el resto.

 

¿QUÉ COSAS TIENEN QUE APRENDER?

Los bebés entran al mundo como personas únicas que tendrán su propio comportamiento:

Recuerden que el bebé está experimentando un cambio fundamental en su vida.

Hasta hace poco, era totalmente dependiente de ti como su madre, y ahora, aunque es totalmente indefenso, ya es independiente porque respira por sí mismo, duerme pacíficamente y se puede quejar fuertemente cuando algo le molesta.

Es verdaderamente un individuo y con su cuidado, cariño y amor, crecerá físicamente y hará rápidos adelantos en su desarrollo

Amigos y familiares:

 

Desde el principio el recién nacido está listo para interactuar con otros seres humanos y tiene importantes capacidades para adaptarse al mundo fuera del útero.

 

Seguramente sus familiares y amigos están interesados en el bebé y quieren cargarlo y abrazarlo.

 

Siempre y cuando no estén enfermos, no hay ningún problema. Pero manténganse fuera de las multitudes, en donde no pueden asegurar la salud de las personas que los rodean, cuando menos por un mes.

 

Podrás sacarlo cuando tú, como madre, ya puedas moverte y salir, pero no lo acerquen a nadie que esté enfermo.

 

Los bebés son siempre bebés:

 

Todos estornudan, bostezan, hacen gestos, tienen hipo, pasan gases, tocen, lloran y en algunas ocasiones pueden parecer bizcos.

 

Estornudar es la única forma que tienen de limpiar su nariz del moco, polvo o leche, los hipos son pequeños espasmos del músculo del diafragma y los puedes parar con unos cuantos tragos de agua tibia.

 

Toser es la forma que tiene de limpiar su garganta y llorar es la forma de decir “tengo hambre, estoy mojado, tengo sed, quiero moverme, tengo calor, tengo frío, me duele el estómago o estoy aburrido o estreñido”.

 

Poco a poco irán aprendiendo a conocerlo, aunque algunas veces puede llorar durante una hora seguida.

Su alimentación:

 

El primer amor del bebé por sus padres nace de la alimentación y ambos tienen que estar cómodos en este momento, no se atormenten con los horarios y permítanse que sea a auto demanda.

 

La mayoría de los bebés van a marcar sus propios horarios de alimentación. Algunos querrán comer cada cuatro horas, otros cada tres y otros incluso más seguido que eso.

 

El sueño:

 

Algunos bebés duermen periodos más largos durante el día que durante la noche.

 

Si tu bebé está dentro de este patrón, no te preocupes, puedes modificarlo despertándolo para alimentarlo durante el día y tratando de alargar lo más posible durante la noche.

 

Poco a poco tendrás una idea de su horario y aprenderás a reconocer cuando llora por hambre.

 

Cuidado, no siempre que está inquieto es por hambre, a veces es porque necesita que lo hagas repetir bien, o porque quiere que lo cambies de pañal, que le des un poco de agua o… simplemente porque quiere que lo abraces para tranquilizarse.

 

Los juegos que aman los bebés:

 

No olviden que aprenden a través del retozo. Los juegos enseñan al bebé a usar su cuerpo, aprender el lenguaje, desarrollar su inteligencia, sentirse bien consigo mismos y con los que están con él.

 

Jueguen con su bebé platicando suavemente, cantándole, sonriéndole o leyéndole algo.

 

Aún cuando esté recién nacido les responderá escuchando y disfrutando de la atención que le prestan. Conforme vaya creciendo, les sonreirá o empezará a hacer ruidos con la garganta tratando de compartir la comunicación con ustedes.

 

Toquen a su bebé

 

Toquen suavemente todo su cuerpo. Se ha visto que es diferente la forma de hacerlo del padre y de la madre. Mientras que la madre lo toca con la punta de sus dedos, el padre coloca la palma entera bajo su cabeza como si fuera un símbolo de su compromiso para protegerlo.

 

Además de que lo disfruta, se sabe que tocar a un bebé es médicamente beneficioso para el recién nacido.

 

La piel, el órgano más grande del cuerpo humano está lleno de terminaciones nerviosas y, en el momento en el que el bebé está haciendo la transición para respirar por sí mismo, las caricias lo estimulan para que lo haga más rítmicamente.

 

Este es uno de los valores de las caricias de los padres.

 

Contempla a tu bebé:

 

Tu bebé los puede ver mejor cuando hacen contacto, sus ojos con los suyos, a una distancia de no más de 30 centímetros (lo cual es casi la distancia que tendrías cuando le estás alimentando).

 

Trata de colocarlo de manera que hagas contacto con sus ojos, verlos puede hacer que nazcan y crezcan en ustedes un montón de sentimientos maternales y paternales.

 

¡Háblenle!:

 

Durante las primeras horas y días después del parto, se desarrollará un “diálogo natural” entre ustedes y el bebé con un ritmo y una cadencia especiales.

 

LOS PADRES MADURAN PSICOLÓGICAMENTE

 

La llegada de un hijo supone la ruptura inmediata con el modo de vida anterior. La madre ha tenido nueve meses para ir adaptándose de forma gradual pero para el padre es radical.

 

Lo cierto es que durante un tiempo el bebé reclamará la presencia de, por lo menos, la madre, haciendo que la vida conocida hasta la fecha, desaparezca.

 

Es importante que la pareja se vaya concientizando de que la llegada de un hijo es una gran responsabilidad pero no una carga sino todo lo contrario, un reto que dura para siempre, pero que para siempre también, traerá muchas satisfacciones.

Normalmente los padres se adaptan a los usos y costumbres de los bebés al cabo del mes y medio o dos y, a partir de ahí, las cosas empiezan a entrar en rutina y a normalizarse.

 

Mientras todo eso llega el mejor consejo es no perder la calma, no dejarse nada en el tintero y hablar con la pareja las cosas que nos preocupan para que no se enraícen, para que no nos quedemos con la sensación de no ser comprendidos.

 

LA PRESIÓN FINANCIERA

 

Decidan cuáles son las prioridades financieras

 

Un bebé puede poner una presión financiera en la pareja ya que se hace necesario dedicar una parte del presupuesto familiar para cubrir sus necesidades.

 

Esto puede ser un choque para los padres y tendrán que hacer recortes en lo que acostumbraban comprar, en lo que gastaban en salir a pasear o en las vacaciones, etc.

 

Los gastos aumentan rápidamente cuando llega el recién nacido y, generalmente, es el padre el que tiene que tomar las decisiones de lo que es más importante.

 

Sin embargo, es elemental que consideren que existen maneras de disminuir esos gastos como aceptar ayuda de amigos y familiares, dar el pecho en vez de fórmula y mencionar a la gente las cosas que necesita tu bebé.

 

Incluso puedes considerar usar pañales de tela que se laven en casa en vez de comprar deshechables.

 

¿QUÉ PASA CUANDO HAY HERMANOS?

Se sentirán envidiosos, y con razón, por toda la atención colmada al nuevo bebé. La mayoría de los niños pequeños y en edad preescolar están decepcionados por lo poco divertido que es un bebé recién nacido.

Durante meses ellos habían visualizado un compañero de juegos, y necesitarán tiempo para reorientarse y bajar sus expectativas.

Esperen rivalidad entre hermanos. A la larga, puede convertirse en una competencia saludable.

Al principio, probablemente tendrán que ayudar a su niño mayor a expresar sus sentimientos en conflicto en palabras o a través de dibujos, y déjale saber de forma clara que todavía lo quieres y que cuidarás de él o de ella.

Programen pasar tiempo a solas con el hermano mayor al menos una o dos veces durante el día. La cantidad de tiempo es menos importante que darle a su hijo toda la atención.

Esto no solamente aborda sus temores de abandono y reemplazo, sino que le hace más fácil tolerar esas veces durante el día en las que tienen que enfocarse exclusivamente en el nuevo bebé.

Los niños se consuelan mucho con las rutinas familiares, ya sea la hora de comer, de bañarse o de leer un cuento para dormir juntos. Mantener estos rituales es especialmente importante después que un nuevo bebé llega.

Mientras más cosas puedan mantener igual en la vida del hijo mayor, menor tensión sentirá.

REFERENCIAS

 

 

Regulación de la temperatura en el bebé recién nacido
El bebé

Regulación de la temperatura en el bebé recién nacido

ACTUALIZADO AL 03 de Octubre 2022

¿QUÉ ES LA TERMORREGULACIÓN?

La termorregulación o regulación de la temperatura es la capacidad del hombre para producir calor y conservar la temperatura normal del cuerpo.

El organismo trata de mantener, con todos los medios a su disposición, esta temperatura. Cualquier alteración de este equilibrio pone en actividad los llamados mecanismos de termorregulación

INTRODUCCIÓN

El Dr. Pierre Budin a comienzos del siglo XX observó que los prematuros de menos de 1500g que se enfriaban tenían una mortalidad significativamente alta. Posteriormente el Dr. William Silverman en estudios controlados dejó establecida la importancia de la temperatura del medio ambiente en la sobrevida de los recién nacidos.

De estas primeras observaciones surgió el uso de la incubadora destinada a proporcionar al prematuro un ambiente térmico adecuado que lo aislara de las variaciones de la temperatura ambiental.

La práctica actual del cuidado del recién nacido se funda en la prevención de cambios significativos de temperatura.

¿QUÉ ES LA HIPOTERMIA?

 La temperatura axilar normal del bebé es de 36.5- 37.5 ° C. Se considera que hay hipotermia cuando la temperatura está por debajo de estos parámetros.

Tradicionalmente la hipotermia se clasifica en tres grupos:

  • Leve (36.0 a 34.0°C)
  • Moderada (32 a – 33.9°C )
  • Severa: menos de (32°C)

 LAS PRIMERAS HORAS DE VIDA

El sistema termorregulador no se utiliza en la etapa intrauterina, ya que el bebé no está sometido a variaciones de temperatura. Bajo condiciones normales, la temperatura uterina es de 37.9 °C y fluctúa poco.

Al nacer, la transición del ambiente intrauterino al extrauterino crea un cambio térmico significativo que desafía la habilidad de termorregulación del RN.

La primera experiencia de frío para el ser humano es al nacimiento y en ese momento, su sistema termorregulador comienza a funcionar por primera vez, lo que probablemente explique la falta de una respuesta adecuada en la producción de calor en las primeras horas de vida.

Es importante observar que el enfriamiento ligero puede ser beneficioso en la adaptación a la vida extrauterina para el inicio de la respiración y de la función tiroidea:

  • Los cambios repentinos de temperatura producen impulsos sensoriales en la piel que son transmitidos al centro respiratorio
  • Y la vasoconstricción y la resistencia que se crea en los vasos sanguíneos periféricos que se observa con el enfriamiento leve, contribuye, junto con la respiración del bebé, a que se cierre el conducto arterioso del corazón del bebé que permaneció abierto durante el embarazo.

Sin embargo, es en las primeras horas de vida donde hay mayor riesgo de enfriamiento para el recién nacido. Contribuye a esto que los bebés nacen desnudos y mojados y la sala de partos tiene, generalmente, una temperatura fría.

¿CÓMO REGULA EL BEBÉ SU PROPIA TEMPERATURA?

La piel del recién nacido es muy delgada, con poca grasa subcutánea y con los vasos sanguíneos muy próximos a la piel, lo que favorece la pérdida de calor.

Los receptores en la piel del bebé envían mensajes al cerebro de que el cuerpo tiene frío e inmediatamente empieza a reaccionar.

El recién nacido produce calor principalmente por la termogénesis química o termogénesis sin estremecimiento. Los escalofríos, que son la principal forma para generar calor de los niños y de los adultos, son imposibles o no efectivos en los bebés.

El recién nacido tiene una forma especial y muy eficiente de regular su temperatura que es realizada por el metabolismo de la llamada “grasa parda”.

La grasa parda es un tejido graso especial del recién nacido que tiene una alta capacidad para producir calor a través de reacciones químicas. La grasa parda se encuentra distribuida en diferentes partes del cuerpo del bebé.

La sangre que circula a través de la grasa parda se calienta y lleva este calor a los vasos sanguíneos periféricos del resto del cuerpo que, al mismo tiempo se estrechan (vasoconstricción) para evitar la pérdida de calor.

Sabemos que se está efectuando la vasoconstricción porque se puede ver que el bebé está pálido y aumentan el número de respiraciones por minuto.

Este mecanismo está bien desarrollado en los recién nacidos a término a los pocos días de nacido, pero en los prematuros no es tan efectivo.

Periodos prolongados de bajas temperaturas (hipotermia), agotan los depósitos de grasa parda.

 Se creía que esta grasa desaparecía cuando nos hacíamos mayores. Sin embargo, no solo sigue presente en pequeñas cantidades durante la edad adulta, sino que, según han confirmado diversas investigaciones, la grasa parda sirve, además, para facilitar la digestión, metabolizar la glucosa, metabolizar la bilirrubina y estimular el gasto energético de forma significativa.

 La grasa parda se puede identificar a partir de las 26 semanas de gestación y continúa desarrollándose hasta el final del embarazo.

¿CUÁL ES LA RESPUESTA DEL ORGANISMO DEL BEBÉ AL FRÍO?

Cuando las pérdidas de calor superan a la producción de calor, el organismo del bebé responde también con otro mecanismo que ayuda a disminuir las pérdidas:

  • incremento del uso del oxígeno (se aumenta el número de respiraciones del bebé),
  • y la postura corporal:

 La postura es un mecanismo de defensa frente al frío, es la tendencia a “acurrucarse” para disminuir la exposición de la superficie expuesta al medio ambiente.

El recién nacido a término puede cambiar su posición de flexión de las cuatro extremidades y el prematuro, por lo contrario, presenta una posición con todos sus miembros extendidos.

Sin embargo, el organismo pierde más calor que el que produce, a pesar de estos mecanismos de defensa, cuando la temperatura ambiental es excesivamente baja.

Es importante saber que esta capacidad de regulación está influida por otros factores:

  1. Debe existir una función tiroidea normal: en el hipotiroidismo congénito hay dificultad para regular la temperatura.
  2. La asfixia y algunos medicamentos disminuyen la respuesta metabólica al frío.

CAUSAS DE QUE EL BEBÉ PIERDA TEMPERATURA

 El recién nacido pierde calor por:

Evaporación del líquido amniótico de la superficie de su piel.

  • La superficie de su cuerpo expuesta al ambiente externo (por la cual se pierde calor), es muy grande con relación a su peso (mientras más pequeño sea, mayor será esa relación), el tejido subcutáneo es escaso y casi no hay grasa.
  • Gran parte de la superficie corporal está dada por la cabeza, que en el prematuro también es relativamente más grande (por lo que no conviene raparlos, ya que el pelo les protege del enfriamiento).

Conducción: al ponerse en contacto con superficies frías:

  • El recién nacido perderá calor a través de su piel y de la respiración, al bañarlo, cuando tiene los pañales o ropa mojada y al entrar en contacto directo con otras superficies: la balanza de peso, manos frías, ropa, colchón, sábanas, el estetoscopio del médico, etc.

Convección:

  • Perderá también calor por el movimiento del aire que le rodea: ventiladores, aire acondicionado, corrientes de aire.

Radiación:

  • hacia los objetos o ventanas frías.

Por lo contrario, ganará calor de objetos calientes a los que esté expuesto: rayos solares, radiadores de calefacción, fototerapia, etc.

 ¿CUÁLES SON LOS SIGNOS DE HIPOTERMIA O BAJA TEMPERATURA?

Se define como “hipotermia” una disminución en la temperatura del bebé por debajo de 36° C producida por una rápida pérdida de calor debida al medio ambiente.

Todos los recién nacidos tienen el riesgo de tener una pérdida de calor y aún más los prematuros.

 

El primer signo de que el bebé tiene hipotermia puede ser que está frío cuando lo tocan, irritable o letárgico, con alteración en sus patrones de sueño.

 

Puede perder el apetito y el estómago se le distiende. Al empeorar su condición, disminuyen sus latidos del corazón y su respiración se hace más lenta, cambia su metabolismo, puede presentar falla renal y finalmente muere.

 

¿CUÁNTO TARDA EN MADURAR EL SISTEMA TERMORREGULADOR DEL RECIÉN NACIDO?

 

Un recién nacido sano y de buen peso de nacimiento demora algunas horas, o a lo más unos pocos días en poner a punto su centro termorregulador, pasando a ser entonces un “homeotermo”.

Esto significa que su temperatura corporal no depende tanto del ambiente como de su propia regulación, produciendo o perdiendo calor para mantener una temperatura normal.

El prematuro demora mucho más, tanto por la inmadurez de su pequeño termostato, como por una serie de otros factores: su superficie corporal en relación a su peso es mayor que en el niño de término y el calor se pierde fundamentalmente por la piel.

Pueden enfriarse muy deprisa, por eso los bebés necesitan ir a la incubadora, en la que son mantenidos a una temperatura de 37° (la temperatura del cuerpo de la madre), y en una atmósfera húmeda al 80% (los prematuros necesitan esta humedad para mantener la constancia de su temperatura).

TEMPERATURA IDEAL DEL MEDIO AMBIENTE PARA UN RECIÉN NACIDO

 

El ambiente térmico neutral.

 

Este se define como la situación térmica en la que un bebé puede mantener una temperatura estable sin que exista aumento de consumo de oxígeno o incremento en su metabolismo.

 

Para un bebé que está vestido y arropado en una cuna abierta, el cuarto deberá estar a 24º C.

 

En las primeras horas de vida se requiere tener una temperatura ambiental de alrededor de 27 a 28 C° por las razones ya expuestas.

 

Posteriormente, ya en casa, podrás tenerlo en una temperatura ambiental de alrededor de 24 a 25°.

 

Es importante que consideres los siguientes factores:

 

Por parte del bebé:

  • la edad gestacional (si es a término o prematuro),
  • su peso,
  • la edad postnatal (en los primeros días es más importante cuidar la temperatura del medio ambiente),
  • la vestimenta (debe tenerse en cuenta la importancia de la vestimenta adecuada, la cual crea una capa aislante frente a las variaciones de la temperatura ambiental),
  • la salud del bebé.

 

La mayoría de los expertos en el cuidado de bebés recomiendan vestir a los bebés con la misma cantidad de capas de ropa que tú usarías para estar cómoda.

 

Evita el impulso de abrigar demasiado a tu bebé. Por lo general, un bebé muy abrigado estará molesto, se pondrá colorado y, posiblemente, transpirará.

 

Un bebé que está fresco también puede estar molesto, pero no se pondrá colorado, y es posible que tenga las manos o los pies fríos, pálidos o de aspecto marmolado.

 

La temperatura de las manos o los pies del bebé puede no ser una buena medida de su temperatura, pero si la pancita de su bebé está fría, agrega una capa de ropa y vuelve a verificar su temperatura al cabo de, aproximadamente, una hora.

 

Dado que en la mayoría de los casos la pérdida de temperatura de los bebés se produce a través de la superficie de la cabeza, usar un sombrero suave de algodón puede ayudar a mantener a su bebé abrigado.

 

También puede ser útil mantener a tu bebé alejado de corrientes de aire.

 

Por parte del medio ambiente:

 

  • La temperatura del ambiente.
  • La temperatura de las superficies radiantes cercanas: sol, calefactores, paredes, ventanas etc.
  • No coloques a tu bebé cerca de una ventana en la que dé el sol o que se sienta el frío, ni cerca de un calentador.
  • La presencia de corrientes de aire y la humedad ambiental que pueden alterar el ambiente aun cuando la temperatura ambiental (del aire) sea aparentemente adecuada.

 

¿CÓMO SABER SI LA TEMPERATURA DEL MEDIO AMBIENTE ES LA CORRECTA?

 

La forma práctica de evaluar si tu bebé se encuentra en un ambiente con la temperatura adecuada, es tomando su temperatura axilar y verificando que ésta se encuentra entre 36.5 y 37.3° C.

 

La temperatura rectal no es un buen indicador. La temperatura axilar es la primera que desciende frente a un ambiente frío debido a la vasoconstricción de la piel.

 

Si tu bebé parece estar frío todo el tiempo (menos de 36.5° C) o demasiado caliente (más de 37 ° C), comunícate con tu pediatra

 

¿ES POSIBLE SOBRECALENTAR AL BEBÉ?

 

Así como el recién nacido tiene facilidad para enfriarse en ambientes fríos, también tiene mayor facilidad para absorber calor en ambientes cálidos.

 

El principal mecanismo de defensa en estos casos es la sudoración. Esta función está limitada en el recién nacido a término y más en el prematuro por la inmadurez de sus glándulas sudoríparas.

 

De tal manera que tienen también dificultad para mantener su temperatura en ambientes cálidos y por ende mayor riesgo de que suba su temperatura corporal en estas situaciones.

 

El buen manejo del ambiente térmico es un aspecto fundamental en el cuidado del recién nacido, especialmente del prematuro.

 

HIPERTERMIA O ELEVACIÓN EXCESIVA DE LA TEMPERATURA

 

Con respecto al aumento de temperatura esto puede provocarse por factores ambientales como excesivo abrigo, cercanía a fuentes de calor o debido a la elevada temperatura ambiental.

 

En el caso de que se registre una hipertermia debe desabrigarse al recién nacido o retirarlo del ambiente caluroso y vigilar si la temperatura desciende rápida y espontáneamente.

 

Cuando hay hipertermia el bebé presenta vasodilatación (los vasos sanguíneos se dilatan para perder calor y la piel se enrojece), aumenta el número de respiraciones por minuto, está irritado y puede haber sudoración sobre todo en el cuello.

 

Al igual que en la hipotermia, la hipertermia puede ser por infección en el recién nacido.

 

En este caso la temperatura no desciende al desabrigarlo y suele requerir tratamiento médico para su descenso.

 

En estas condiciones y con temperatura axilar mayor o igual a 38ºC se considera que tiene fiebre. Otra causa de fiebre en el recién nacido es la deshidratación.

 

Por lo tanto, la recomendación es que, ante cualquier alteración de la temperatura axilar normal, debes consultar al médico de inmediato.

¿QUÉ DEBO HACER CUANDO ME LLEVE AL BEBÉ A CASA?

A veces cuesta convencer a las madres de que el exceso de calor también es dañino.

Es frecuente constatar, por ejemplo, que al niño se le mantenga en la cocina, envuelto en ropas de lana y frazadas, mientras el calor ambiental obliga a los adultos a circular en blusas o mangas de camisa.

En el adulto la ropa reemplaza, hasta cierto punto, la función de la erección del pelaje de los animales.

La vestimenta nos protege, no por su grosor, sino porque las capas de aire entre las diferentes piezas actúan como aislador térmico y disminuyen la pérdida de calor.

Por lo tanto, varias capas de ropa delgada defienden más contra el frío que una tela gruesa.

No es raro en estas circunstancias, que el niño sufra deshidratación grave y fiebre alta, y en casos extremos presente un “golpe de calor”.

Este último es gravísimo, con una alta mortalidad, quedando muchos de los que sobreviven con daño neurológico.

La ropa del recién nacido ha de ser holgada y preferentemente de algodón. Se deben evitar las prendas de lana en contacto directo con la piel, ya que pueden ser irritantes.

Como vemos, en el recién nacido y el lactante pequeño, tanto el frío como el calor excesivo son malos y, como todo en la vida, hay que saber encontrar el justo equilibrio.

CONCLUSIÓN

En conclusión, es esencial mantener una temperatura estable en los primeros días de vida del recién nacido y hacer todos los esfuerzos necesarios para mantener la cadena de calor natural, detectar a tiempo la hipotermia y la hipertermia y tomar las medidas necesarias para corregir este problema. Esto es especialmente importante en los prematuros y bebés con bajo peso al nacer.

Hacer esto disminuirá significativamente el riesgo de mortalidad y morbilidad en ese periodo.

REFERENCIAS

Caída del Cordón Umbilical
El bebé

Caída del Cordón Umbilical

ACTUALIZADO AL 03 de Mayo 2022

CAÍDA DEL CORDÓN UMBILICAL

¿QUÉ ES EL OMBLIGO?

El ombligo (del latín umbilicus) es la cicatriz que queda en la mitad de la línea de la parte anterior del abdomen y marca el sitio donde alguna vez se situó el cordón umbilical que nos unía a nuestra madre.  Suele ser una depresión en la piel.

¿Qué es el ombligo?

¿QUÉ ES EL CORDÓN UMBILICAL?

El cordón umbilical es el lazo de unión entre la mamá y el niño en el útero. Comunica el abdomen del recién nacido con la placenta que es el órgano encargado de la nutrición y depuración de los fluidos del bebé.

¿Qué es el cordón umbilical?

El cordón consta de dos arterias y una vena encargadas de llevar sangre oxigenada de la placenta al niño y de traer, desde el bebé, la sangre cargada de los productos nocivos que generó en su metabolismo. La placenta actúa como pulmón, hígado y riñón.

Una vez que el bebé nace, el cordón umbilical deja de ser indispensable. A escasos minutos del nacimiento, los médicos sujetan el cordón con una pinza cauterizante (pequeño gancho o amarre) y lo cortan cerca del ombligo del bebé dejando un pequeño muñón.

La función de esta pinza es detener la hemorragia de los vasos sanguíneos del cordón.

Así, se pone punto final a la comunicación que, de hecho, ya se había interrumpido al producirse el parto y expulsarse el bebé y la placenta.

Una vez cortado, el extremo cercano al bebé permanece unido al ombligo y el muñón que queda se secará naturalmente y caerá pocas semanas después del nacimiento.

¿Qué es el cordón umbilical?

¿QUÉ ASPECTO TIENE EL CORDÓN UMBILICAL?

Luego del parto, el pedazo de cordón umbilical que va adherido al bebé, en el momento del corte es una estructura flexible de color blanquecino que tiene apariencia esponjosa.

Conforme se va secando, se encoge y cambia de color y pasa de amarillo verdoso a café y negro antes de caerse.

¿QUIÉN TIENE CORDÓN UMBILICAL?

Todos los recién nacidos tienen cordón umbilical.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE EL CUIDADO DEL CORDÓN UMBILICAL?

Porque si no se cuida y protege adecuadamente, tu bebé podría infectarse.

¿CUÁNTO TIEMPO TARDA EN CAER EL CORDÓN UMBILICAL?

Pasadas las primeras horas de vida, empieza el proceso normal de la llamada “caída del cordón umbilical”.

Ésta se produce como consecuencia de un doble proceso de deshidratación (momificación) y putrefacción (dependiente de bacterias).

El cordón se oscurece progresivamente y se seca (sin embargo, el punto donde se junta con el abdomen sigue manteniendo una consistencia menos rígida), hasta caerse en 8- 21 días dependiendo del tipo de parto (más tardío en las cesáreas), el grosor del cordón y del antiséptico utilizado en el cuidado del cordón.

En ningún caso se debe estirar para acabar de desprenderlo, aunque esté sólo unido por una delgada tira de piel, el estirarlo puede favorecer una peligrosa hemorragia.

Es posible que sangre un poco al desprenderse de forma natural, pero en ese caso, la hemorragia se detiene por sí sola inmediatamente.

La humedad excesiva, la infección y, en definitiva, el mal cuidado, puede provocar un retraso en todo el proceso. Si el retraso es muy prolongado (varias semanas) debe pensarse en la posibilidad de un problema asociado (infecciones, problemas inmunológicos, etc.) o cuidados inadecuados.

Al caer el cordón deja una pequeña herida que cicatrizará en 3 a 5 días. El ombligo puede sangrar cuando cae el cordón (algunas pocas gotas de sangre roja).

Esto no reviste ninguna importancia. Si tarda en cicatrizar se puede formar un pequeño bulto o granuloma.

Si el bebé ya tiene más de dos semanas de vida y su cordón umbilical aún no se ha caído, es necesario acudir con su pediatra para que lo revise y si es necesario investigue enfermedades que se relacionan a la caída tardía del cordón umbilical.

¿QUÉ CUIDADOS DEBO TENER CON EL CORDÓN UMBILICAL DE MI BEBÉ?

Dentro de las primeras 48 horas de vida, el ombligo se coloniza con microorganismos del canal de parto y de las manos de los cuidadores, en un 99% de los casos.

Los gérmenes más frecuentemente identificados son Staphylococcus aureus, Streptococcus betahemolítico y Escherichia coli por lo que es necesario tener cuidado en la limpieza frecuente para evitar infecciones y complicaciones que podrían ser muy serias.

  • Debes tratar de mantener el área del ombligo seca y limpia de las deposiciones y de la orina de tu bebé.
  • Lávate las manos.
  • Toma una gasa estéril por las 4 puntas, de forma que tus dedos no toquen la parte central de la gasa (que es la que se pondrá en contacto con el ombligo). Puedes usar también un hisopo.

¿Qué cuidados debo tener con el cordón umbilical de mi bebé?

  • Humedece el hisopo con agua y limpia la base del ombligo con un movimiento suave de rotación alrededor del mismo. No te preocupes si la gasa sale un poco manchada de sangre, es normal.

¿Qué cuidados debo tener con el cordón umbilical de mi bebé?

  • Con otra gasa estéril o hisopo, limpia la parte distal del ombligo.
  • No cubras con gasa el ombligo, déjalo al aire. Esto es para favorecer su desprendimiento. El cordón umbilical sufre un proceso de secado el cual es más rápido cuanto más contacto tenga con el aire.
  • Coloca el pañal doblado por debajo del cordón. Así evitarás que se moje con la orina y estará al aire.

¿Qué cuidados debo tener con el cordón umbilical de mi bebé?

  • Una vez desprendido el cordón, continúa con el lavado con agua y jabón durante dos o tres días más, hasta que cicatrice.
  • Mantén al bebé limpio con baños de esponja, no lo bañes metiéndolo al agua.
  • Si se mancha con deposiciones u orina lava con un jabón suave y esponja con agua.

 

Cuando el cordón umbilical está por caer, notarás que está muy seco. Cada día lo verás más pequeño e irá alejándose del centro que, dentro de poco, será el ombligo de tu bebé. En un cambio de pañal, simplemente ya no estará ahí.

En este momento, la base del cordón se humedecerá y comenzarás a ver una secreción, la cual debes limpiar por unos 3 días después de la caída.

Presta especial cuidado en observar si la piel se enrojece, segrega secreciones verdosas, sangre o tiene mal olor, si sucediera esto, lleva a tu bebé al médico.

¿Qué cuidados debo tener con el cordón umbilical de mi bebé?

Como verás, el manejo del cordón umbilical es muy sencillo. El secreto está en mantenerlo seco, nadie mejor que tú como mamá puede manejarlo

CONSEJOS

Sigue siempre las indicaciones que te haya dado tu pediatra. Algunos recomiendan no bañar al bebé hasta que el cordón se haya desprendido, pero otros únicamente recomiendan limpiar y secar bien esa zona después del baño para evitar la proliferación de las bacterias, sobre todo en la base del cordón.

No debes tener miedo de que tu niño tenga dolor, ya que esta zona no tiene sensibilidad. Aunque tenga una apariencia un poco extraña, no hay que tener miedo de mover (siempre hazlo suavemente y sin tironear) el cordón umbilical del bebé cuando lo estés limpiando.

Es importante mantener la zona limpia y además al bebé no le causa ninguna molestia al moverlo.

No trates de apurar la caída del cordón ya que esto puede provocar que tu bebé sufra alguna infección o hemorragia.

Recuerda una vez más, que para que el cordón umbilical del bebé pueda desprenderse y caerse necesita estar lo más seco posible.

Por lo tanto, si esta área se encuentra constantemente húmeda, el cordón puede permanecer más tiempo del que se espera, el aplicar cremas, pomadas o ungüentos o vendajes de cualquier tipo que mantengan húmeda la región, retrasa la cicatrización y aumenta el riesgo de infecciones.

¿PUEDO USAR ALCOHOL PARA EL CUIDADO DEL CORDÓN UMBILICAL?

En la actualidad no se recomienda el uso del alcohol para la limpieza del cordón umbilical ya que se ha visto que destruye la bacteria que naturalmente ayuda a la separación del cordón umbilical.

En vez del alcohol, se puede lavar suavemente con una esponja y después dejar que se seque al aire.

¿CÓMO CUIDO EL OMBLIGO DESPUÉS DE LA CAÍDA DEL CORDÓN?

Una vez que el cordón umbilical se cae es posible que salgan unas cuantas gotitas de sangre o de una secreción como agua sangre que no representa ningún problema y sólo requiere secarse.

Tras la caída del cordón, el riesgo de infección persiste hasta que el ombligo no haya cicatrizado completamente, por lo que se debe seguir con los mismos cuidados y vigilancia hasta que la gasa que lo cubre aparezca limpia durante un par de días seguidos.

Cuando ya ha cicatrizado, el ombligo puede y debe lavarse con total normalidad; si se acumula suciedad en sus repliegues, se han de separar sin miedo para poder limpiarlos y secarlos bien.

¿CÓMO PUEDO SABER SI HAY ALGUNA COMPLICACIÓN?

El cordón umbilical tiene un aroma característico, pero de ninguna manera debe oler mal, salirle pus o tener alguna secreción.

Esta área tampoco debe verse roja, sentirse caliente o estar distendida, porque estos podrían ser datos de una infección que se denomina onfalitis y debe ser tratada con antibióticos.

Muchas veces, después de que se cae el cordón, el ombligo puede permanecer rojo y tener una pequeña cantidad de secreciones. Por lo general esto no tiene importancia y se soluciona con la colocación de alcohol que seca y cicatriza la zona en pocos días.

¿CUÁNDO DEBO LLAMAR AL MÉDICO?

Llama a tu pediatra si…

  • a las 3 semanas aún no se ha desprendido el cordón umbilical.
  • cuatro días después de caer, aún mancha la gasa.

Y llámalo inmediatamente si…

  • Se observan secreciones amarillentas o malolientes. A veces el ombligo presenta una humedad o exudación o puede tener algo de pus en su superficie. La causa puede ser una infección incipiente. Es mejor consultar con tu pediatra.
  • La piel que rodea el ombligo se enrojece y parece doler.
  • Sangra de modo continuo. Es común que se observen unas gotas de sangre en el punto de separación que puede deberse al roce del pañal, pero si forma una mancha más grande, de unos 2 o 3 cm de diámetro o si no deja de sangrar después de 10 minutos de compresión, debes acudir a tu pediatra de inmediato.
  • Han pasado dos semanas y todavía no se ha caído el cordón.

¡OJO¡, Si tu bebé tuvo bajo peso al nacer, es prematuro o muestra algún otro problema de salud, tiene mayor riesgo de presentar infección en el cordón umbilical y por eso es necesario vigilar y cuidar especialmente esta área.

¿CUÁLES SON LAS COMPLICACIONES QUE PUEDEN SURGIR?

SANGRADO:  La mayoría de los recién nacidos tienen un pequeño sangrado del cordón umbilical antes y, especialmente, cuando finalmente cae.

Este sangrado puede aparecer de inmediato o hasta una semana después de que se cayó.

Es especialmente común cuando el cordón se desprende en la primera semana de vida después de un jalón accidental.

Notarás que hay sangre al cambiarle el pañal y puede continuar durante una o dos semanas; así que…no te preocupes. Este sangrado pequeño es normal y no es causa de preocupación.

¿Cuándo me debo preocupar?: si llegaras a ver un goteo continuo o una mancha de sangre que reaparece, aunque la acabes de cambiar, entonces deberás poner un paquete de gasas sobre el abdomen del bebé.

Si no tienes gasas puedes usar una toallita facial limpia o incluso papel de baño. Mantén la gasa firmemente presionada contra el ombligo y espera 15 minutos.

Si se detiene el sangrado, entonces podrás vestirlo nuevamente con cuidado y observar cercanamente y mantén el paquete de gasas presionando el ombligo durante un día más.

Con cuidado, observa cada hora (incluso en la noche). Si ves un poquito de sangre en la gasa, no hay necesidad de llamar al médico. Sin embargo, si el sangrado continúa, llámalo de inmediato.

SECRECIONES:

Es necesario que llames a tu médico.

INFECCIÓN DEL OMBLIGO (ONFALITIS): Casi todos los ombligos tendrán algo de secreción tanto antes como después de que se desprenda. Puedes pensar que es pus, pero en realidad es solamente moco que podrás notar en el pañal cuando lo cambies.

Esto puede continuar durante una o dos semanas así que…no te preocupes. La secreción eventualmente se detendrá.

Aunque poco frecuentes, las infecciones del ombligo pueden diseminarse muy rápidamente en el recién nacido, por lo cual hay que consultar con rapidez si se observa pus o secreciones amarillentas y malolientes, o la piel de alrededor del ombligo se enrojece y parece doler al tocarla o manipular en la zona.

Cuando la infección parece muy localizada en el ombligo, el tratamiento local puede ser suficiente.

Si todo esto se acompaña de fiebre o decaimiento deberás llamar inmediatamente a tu pediatra pues lo habitual es que se precise de tratamiento antibiótico por vía intravenosa.

GRANULOMA UMBILICAL: El granuloma ocurre cuando ya se ha caído el cordón umbilical, la zona de donde proviene puede continuar algo húmeda y puede inflamarse ligeramente, apareciendo una protuberancia de un tejido de apariencia normal en el interior del ombligo en el hueco que queda al caerse el cordón umbilical.

HERNIA UMBILICAL: Se produce por un fallo o defecto en la pared del vientre (como un ojal) que permite la salida de una pequeña (o no tan pequeña) porción del intestino.

Puede ser mínima (“punta de hernia”) o gigante (varios centímetros de diámetro y de prominencia o abultamiento). Se habla de Onfalocele si la hernia es grande y no está cubierta de piel sino de una fina capa transparente.

La mayoría de las hernias umbilicales se curan solas en el curso de los 2 ó 3 primeros años de vida. No te desesperes.

¿La utilización de ombligueros, vendas, apretadas, esparadrapos, consigue su curación? Pues NO, no se curan y ni siquiera aceleran o facilitan su curación.

Por otra parte, su uso no es inocuo: los esparadrapos (sean de tela, de papel o hipoalérgicos) acaban produciendo, inevitablemente, lesiones en la piel (erosiones y auténticos arrancamientos); las vendas apretadas facilitan el vómito al presionar sobre el vientre y le resultan incómodas.

¿Cuáles deben operarse y cuándo?: Las “gigantes” (onfaloceles) se operan pronto.

Las que persisten después de los 2-3 años se suelen operar a los 5 años o más tarde. Otra indicación sería que las hernias estuvieran relacionadas con otra enfermedad de base. En cualquier caso, debe ser tu pediatra el que decida cuál debe operarse, cómo y cuándo.

REFERENCIAS

 

Inflamación del cuero cabelludo del recién nacido o caput
El bebé

Inflamación del cuero cabelludo del recién nacido o caput

ACTUALIZADO AL 03 de Mayo 2022
INTRODUCCIÓN

La cabeza del recién nacido representa una cuarta parte del largo total de su cuerpo. Su circunferencia es igual a la del abdomen o pecho y el tamaño promedio es de 33 a 35 cm. En el momento del parto, la cabeza se “amolda” al ir pasando por el canal vaginal.

Esto quiere decir que los huesos que conforman la cabeza –que están colocados uno junto al otro, pero no pegados entre sí – se traslapan (o montan) en un proceso llamado “amoldamiento” mediante el cual se logra reducir el diámetro total de la cabeza y adquirir una forma alongada que le va a permitir el paso a través del canal vaginal.

Este cambio es temporal ya que generalmente desaparece unas cuantas horas después del parto cuando los huesos recuperan su interrelación normal.

DEFINICIÓN

El caput succedaneum o simplemente “caput” se define como una inflamación difusa (no tiene márgenes definidos) del cuero cabelludo del bebé que se forma debido al trauma que experimenta en el proceso del nacimiento por vía vaginal.

El caput succedaneum afecta generalmente a la parte de la cabeza que inicia la salida durante el parto, aunque también se puede presentar en cualquier parte del cuero cabelludo y se palpa como una masa suave y esponjosa.

El edema cruza las líneas de sutura de los huesos del cráneo y puede involucrar un área amplia o puede ser algo pequeño como del tamaño de un huevo.

CAUSAS

Son pocas las mujeres que describen la experiencia del parto como algo fácil y rápido. Sin embargo, hay algunos partos que son especialmente difíciles y duros y estos pueden ser causa de un conjunto de problemas de salud tanto para la madre como para el bebé que va a nacer.

Es más probable que un caput succedaneum se forme durante un parto difícil o prolongado.

Esto es especialmente cierto después de que las membranas se han roto removiendo así el efecto amortiguador y protector del saco amniótico. Es por eso que se afirma que, mientras más duren las membranas intactas antes del parto, menores serán las posibilidades de que se forme un caput succedaneum.

Inflamación del cuero cabelludo del recién nacido o "caput"

FACTORES DE RIESGO

Los factores que pueden predisponer a este problema incluyen los siguientes:

  • Primer embarazo
  • Desproporción del tamaño de la cabeza del bebé con el tamaño de la pelvis de la madre, baja estatura de la madre, anomalías de la pelvis materna.
    • Mientras más pequeña es la pelvis, mayor será la presión que se ejerza en la cabeza del bebé durante la labor de parto.
  • Ruptura temprana de la bolsa amniótica (ruptura de membranas).
    • Las membranas protegen al bebé en el momento del parto, pero si se rompen muy temprano, el bebé no contará con esta protección durante el proceso del parto.
  • Labor de parto prolongada o demasiado rápida.
  • Oligohidramnios (disminución del líquido amniótico que rodea y protege al bebé durante el embarazo).
    • Además de la ruptura prematura de membranas, hay otras causas que están relacionadas con la cantidad de líquido amniótico que rodea al bebé.
    • Algunos de ellos tienen poca cantidad de líquido y, por lo tanto, en el momento del parto se ejerce una mayor presión en el cuerpo del bebé.
  • Uso de fórceps o de ventosa fetal (para ayudar a sacar al bebé)
    • Cuando se utilizan estos métodos, existe una mayor posibilidad de que el bebé presentara caput succedaneum.
    • Aunque esto no significa un daño prolongado o serio para el bebé, si pueden poner un poco más de presión en la cabeza que da como resultado hinchazón.
  • Bajo peso del bebé o que sea muy prematuro.
  • Macrosomía del bebé (que es de gran tamaño).
  • Anomalías fetales.

Sin embargo, un caput succedaneum puede formarse antes o después del parto aun cuando no se pueda identificar ningún factor de riesgo.

En ocasiones se ha podido identificar, por medio del ultrasonido, desde la semana 31. En este caso generalmente está asociado a rotura prematura de membranas o disminución del líquido amniótico.

SÍNTOMAS

Tras el nacimiento, la cabeza del niño presenta una deformación evidente, pero esta empieza a disminuir inmediatamente y por lo general ha desaparecido al cabo de unos cuantos días.

  • Inflamación blanda y abultada del cuero cabelludo del recién nacido.
  • La inflamación puede o no ir acompañada de algún tipo de magulladuras
  • Se ve con más frecuencia en la parte de la cabeza que se presenta primero en el parto.
  • Sin embargo y dado que afecta al cuero cabelludo, la inflamación puede extenderse más allá de la línea media de la cabeza.
  • Puede estar asociada con un amoldamiento aumentado de la cabeza, es decir, el contorno de la cabeza se altera (más adelante esto se corrige solo).

SIGNOS Y EXÁMENES

El examen físico confirma si la inflamación es un caput succedaneum. Al presionar el médico firmemente con un dedo la zona inflamada es la forma más sencilla para detectar el edema característico del caput.

No se requiere de ningún otro examen.

Inflamación del cuero cabelludo del recién nacido o "caput"

Al suspender la presión, se observa claramente un hundimiento.

TRATAMIENTO

No se requiere de ningún tratamiento y nada más debemos observar al bebé puesto que el caput succedaneum sana de manera espontánea en unos pocos días.

Si el contorno de la cabecita del bebé ha cambiado, en unos días recuperará su aspecto normal.

El bebé puede estar irritable (lo que es entendible) y quizás requiera algún analgésico para el dolor de cabeza.

Es recomendable moverlo lo mínimo posible en los primeros días.

PRONÓSTICO

Puede esperarse una recuperación total, en la cual el cuero cabelludo recobra su contorno normal.

COMPLICACIONES

El caput succedaneum es generalmente benigno. Sin embargo, en algunas ocasiones puede ocurrir:

  • Alopecia: debido a la presión en el cuero cabelludo, algunos de los tejidos circundantes pueden morir y causar pérdida del cabello.
  • En la mayoría de los casos el cabello vuelve a crecer normalmente, aunque en otros, la pérdida del cabello puede ser permanente.
  • Ictericia: en algunas ocasiones se presentan moretones que pueden ser causa de que se acumule bilirrubina en la sangre y esto causa el color amarillo de la piel del bebé.

SITUACIONES QUE REQUIEREN ASISTENCIA MÉDICA

Esta condición se observa inmediatamente después del parto, así que no es necesario llamar al médico, a menos que se tengan preguntas adicionales que hacerle.

PREVENCIÓN

Un adecuado cuidado prenatal y buen manejo del trabajo de parto pueden reducir las posibilidades de este problema menor, pero la formación de un caput succedaneum a menudo es impredecible e inevitable.

CEFALOHEMATOMA

Lesión presente en el cuero cabelludo de recién nacidos.

 

Es una acumulación de sangre resultado de una hemorragia subperióstica (hemorragia que se presenta debajo de la capa más externa de los huesos del cráneo) y que puede ser diferenciada fácilmente del caput succedaum porque no sobrepasa los límites de las suturas (líneas de unión de huesos del cráneo) y porque tiene bordes palpables muy bien definidos.

caput

El cefalohematoma es muy característico ya que se limita a los márgenes definidos por los huesos del cráneo.

Por este motivo suelen ser lesiones muy localizadas y en la mayoría de los casos unilaterales, es decir, solo se ven en un lado de la cabeza del recién nacido.

En muchas ocasiones pueden no ser evidentes al nacimiento y sí serlo a las veinticuatro o cuarenta y ocho horas de vida. Es blando y fluctuante.

La causa puede ser la presión ejercida por el útero y las paredes vaginales en la cabeza del bebé o –más probable- por el uso de fórceps o ventosas para ayudar en el parto.

Generalmente no hay magulladuras, la piel que recubre el cefalohematoma está sana. La masa no se observa en el primer día de vida, más bien aparece horas después del parto o hasta el segundo día de vida.

Puede tomar varias semanas o hasta meses para desaparecer.

COMPLICACIONES CON EL CEFALOHEMATOMA

Ocasionalmente puede haber complicaciones:

  • Puede haber fractura de cráneo.
  • Si la acumulación de sangre es grande, el bebé puede presentar anemia.
  • Un cefalohematoma grande, puede ser causa de ictericia en el recién nacido.
    • Esto es la coloración amarillenta de la piel que se causa porque hay un exceso de bilirrubina en la sangre provocada por la reabsorción de la sangre contenida en la masa.
  • Son raras las complicaciones más serias, como el sangrado dentro del cerebro provocado por la fractura del cráneo.
  • Ocasionalmente, se forman depósitos de calcio en el área del cefalohematoma.
    • Esto puede dejar formaciones duras que permanecen varios meses.

TRATAMIENTO DEL CEFALOHEMATOMA

Si el médico sospecha que hay fractura de cráneo, es probable que quiera confirmar este dato mediante una radiografía o algún otro estudio.

Si el bebé tiene ictericia leve, no es necesario ningún tratamiento, pero si es severa, es probable que necesite fototerapia (tratamiento con luz especial).

Muchos de los bebés con caput succedaneum o con cefalohematoma tienen un cráneo de apariencia puntiaguda u ovalada.

Esto es normal y puede tardar varias semanas en quitarse. No es necesario ningún tratamiento.

CÓMO PREVENIRLO

Es muy difícil de prevenir ya que se relaciona con el trabajo del parto.

REFERENCIAS

 

El primer lazo o vínculo de unión con tu bebé
El bebé

El primer lazo o vínculo de unión con tu bebé

ACTUALIZADO AL 03 de Mayo 2022

INTRODUCCIÓN

La comunidad científica todavía está aprendiendo mucho de esta vinculación o apego. Saben que los lazos tan fuertes que se forman entre los padres y el bebé le van a dar un primer modelo de relaciones íntimas interpersonales y a proveerle de un sentido de seguridad y autoestima.

Se sabe también que las respuestas de los padres a las señales del bebé y del infante pueden afectar el desarrollo social y cognitivo del bebé.

¿QUÉ ES EL VÍNCULO DE UNIÓN O APEGO CON EL BEBÉ?

El vínculo de unión de la madre con el bebé es la relación emocional única que se forma entre tu bebé y tú como la primera persona que cuidará de él.

El intercambio emocional y sin palabras los acerca uno al otro asegurándole que estará seguro y él tendrá la calma suficiente para experimentar un óptimo desarrollo de su sistema nervioso.

El vínculo es un factor muy importante para la forma en que el cerebro de tu bebé se organiza e influye también en el desarrollo social, intelectual y físico del bebé.

1vinculo

Con el apego, instintivamente aprendes a entender la relación que has establecido con el bebé y tienes la certeza de saber que puedes confiar en que él sabe lo que necesita en cada momento de su desarrollo.

Deseas respetarlo y acompañarlo en los momentos buenos, pero también en sus momentos de enojo y frustración.

Es un deseo de estar presente física y emocionalmente con el bebé respetando su papel como padres y el lazo de unión que comparten con él.

¿POR QUÉ EL APEGO O VINCULACIÓN ES IMPORTANTE?

Los estudios que se hicieron en monos recién nacidos a los cuales se les dio una madre falsa (hecha de maniquí), aún cuando estaban hechas de un material suave y le daban la botella a los changuitos, estos bebés no se desarrollaron igual que los que sí tenían a su mamá para que los cuidara y presentaron problemas en su desarrollo y relación con el mundo.

Los científicos creen que la falta de apego en los bebés humanos puede causar problemas similares.

¿EN QUÉ MOMENTO SE DESARROLLA?

La mayoría de los bebés están listos para desarrollar este lazo de unión inmediatamente, pero los padres pueden tener una mezcla de sentimientos a este respecto.

Algunos padres sienten un apego intenso en los primeros minutos o días del nacimiento del bebé, pero otros- especialmente si el bebé quedó en terapia intensiva o es adoptado- tardan mucho más.

La vinculación es todo un proceso, no algo que se da en unos minutos ni algo que se da en un tiempo limitado.

Para muchos padres es algo que va surgiendo del cuidado diario que se da al bebé y es muy probable que ni siquiera se den cuenta de lo que está sucediendo hasta que al ver la primera sonrisa se dan cuenta de que se han llenado de alegría y amor.

¿CÓMO ESTABLECEN ESTE VÍNCULO LOS BEBÉS?

Es de vital importancia para la supervivencia del bebé que sea capaz de comunicar sus necesidades a los adultos y que estas sean atendidas sin demora.

Recuerden, mientras el niño es pequeño, es mentalmente incapaz de ninguna manipulación. Durante el primer año de vida, las necesidades y los deseos de un niño son lo mismo.

Cuando se acaban de estrenar como padres, les tomará un poco de tiempo el entender cuáles son estas necesidades y de qué forma pueden interactuar con él.

Pero es importante saber que este apego o vínculo no significa resolver una necesidad que el niño, más adelante, pueda satisfacer por sí mismo.

Significa entender cuáles son las necesidades, cuándo se presentan, cómo cambian a lo largo del tiempo y de las circunstancias y ser flexibles al idear maneras para responder apropiadamente.

¿CÓMO LOGRAR ESTA VINCULACIÓN O APEGO?

Lograr este lazo de unión con tu bebé es quizás una de las partes más agradables del cuidado de un infante.

  • El tacto es el primer lenguaje ya que los bebés responden al contacto de piel con piel. Es tranquilizante para ambos al mismo tiempo que promueve el desarrollo y crecimiento saludable del bebé.
    • Puedes empezar por acunarlo e irlo acariciando de diferentes maneras. Si ambos padres lo tocan y sostienen frecuentemente, pronto aprenderá a reconocer quién es quién.
    • Es importante que ambos lo coloquen sobre la piel, sobre todo cuando lo están alimentando o acunando.
    • Los bebés, especialmente los bebés prematuros y todos aquéllos que tienen algún problema médico, pueden responder al masaje especializado para este tipo de casos.
    • Es importante tener en cuenta que como los bebés son mucho más delicados que los adultos, es necesario que el masaje sea muy suave, antes de empezar asegúrense de haber aprendido bien las técnicas y si no las saben, simplemente acarícienlo suavemente durante el baño o al vestirlo.
  • El contacto ocular (verlo a los ojos) provee una comunicación muy entendible cuando se hace a corta distancia.
  • El bebé puede seguir el movimiento de algunos objetos con sus ojos.
  • El bebé tratará (al principio) de imitar algunos de tus gestos y expresiones.
  • Prefiere la voz humana y trata de vocalizar al hacer sus primeros esfuerzos para comunicarse.
  • Los bebés generalmente disfrutan escuchando las conversaciones y las descripciones de lo que le hacen y su medio ambiente.

La vinculación o apego generalmente sucede también inmediatamente con los bebés alimentados con mamila ya que los bebés responden al olor o tacto de sus madres, así como a la respuesta de sus padres a sus necesidades.

En un parto sin complicaciones, tu pediatra o la enfermera tratarán de aprovechar el momento en el que el bebé está alerta para que se lo coloquen a la madre y trate de alimentarlo o se lo ponen sobre su pecho para que lo sostenga piel a piel.

Esto no siempre es posible y, aunque ideal, no es absolutamente indispensable para el futuro vínculo que se establecerá entre el bebé y sus padres.

Para los padres adoptivos puede ser una preocupación la forma en la que van a lograr este apego o vínculo con sus bebés.

No debe ser ningún problema, ya que, aunque para algunos será antes que para otros, los niños adoptados pueden desarrollar ese apego tan fuerte como el de los bebés con sus padres biológicos.

EL APEGO CON LA MADRE

Hablaremos más del lazo que se forma entre la madre y el bebé y no por excluir al padre, sino porque, cuando menos en los primeros meses, este lazo es más obvio con la madre.

Esto no significa que un padre no pueda sentirse fuertemente unido a su bebé, pero casi siempre este lazo de unión es diferente. No es menor ni es peor, simplemente es diferente.

2vinculo

Esta unión significa que una madre y su bebé están en total armonía uno con el otro y lograr esto es uno de los sentimientos más satisfactorios que una madre puede tener.

Basta observar a una madre que está en armonía con su bebé, cuando el bebé hace algún gesto o movimiento que signifique alguna necesidad, la madre –que está abierta a estas señales-, responde.

Al principio, las respuestas pueden ser un poco tensas y no exactamente lo que necesita el bebé, pero conforme se van “entrenando” mutuamente cientos de veces al día, en unas semanas cada vez serán más naturales y armoniosas.

El bebé anticipa la respuesta que obtendrá de su madre y así tratará de dar más señales que le permitan entenderse con ella porque ha aprendido que la respuesta que obtendrá es predecible.

Como el bebé manda el mensaje de que los cuidados maternos son recibidos muy bien y apreciados, la pareja madre-hijo se van disfrutando cada vez más y se acostumbran uno al otro. Podríamos decir que son “adictos” uno al otro y esto quiere decir que la madre se siente bien cuando está con su bebé y mal cuando están separados.

Es fácil saber cuando ya has formado ese lazo de unión con tu bebé. En el momento en el que el bebé llora y tú respondes naturalmente desde el corazón y no tensionada, puedes decir que ya lo lograste.

Cuando tu bebé da alguna señal y tú respondes sabiendo que eso es lo correcto que tienes que hacer, entonces puedes decir que vas en el camino correcto para formar ese importante lazo de unión con tu hijo.

DEL OLOR A LAS SONRISAS

En la actualidad existe una mayor evidencia de que estamos preparados para conectar con nuestros bebés a través de las “feromonas” –las substancias químicas que secretamos para atraer a nuestra pareja- que son también secretadas por nuestros bebés asegurando así nuestra atracción por ellos.

En un estudio, 90 % de las mamás pudieron identificar a su bebé por el olor después de haber estado únicamente 10 minutos con ellos. Cuando ya habían estado 1 hora, el 100% pudo distinguir el olor de su bebé entre los otros.

Un bebé reconoce también el olor de su madre. El año pasado, investigadores de Japón encontraron que los bebés que olían la leche de sus madres mostraban menos estrés ante un procedimiento rutinario, que los bebés que eran expuestos al olor de la leche de otra madre o a ningún olor.

El puro olor de la leche de sus madres es suficiente para calmarlos y disminuir el dolor.

Y así como el olor te motiva a cuidar de tu bebé y al bebé lo ayuda a mantenerse cerca de ti, así mismo lo hace una sonrisa. Es todo muy primitivo: la mamá hace que el bebé sonría, la mamá obtiene su recompensa y…quiere que el bebé sonría otra vez.

En resumen: estamos diseñados para hacernos adictos a nuestros hijos: “El vínculo madre-hijo asegura la sobrevivencia en términos de protección, nutrición y cuidado” dice Francesca DÁmato M.D, una neurocientífica del comportamiento y prominente investigadora del vínculo madre-hijo.

EL APEGO CON EL PAPÁ

Los hombres de esta época pasan mucho más tiempo con sus bebés de lo que lo hacían los padres de las generaciones pasadas.

Aunque los padres ansían tener un contacto más cercano con sus bebés, el apego generalmente ocurre en un momento diferente del de las madres y esto sucede, principalmente, porque ellos no tienen el contacto temprano y cercano de la alimentación a pecho que tienen las madres.

Pero los padres deben tener muy presente, casi inmediatamente, que establecer este vínculo con su bebé no significa que tienen que ser “otra mamá”.

En muchas ocasiones las actividades que ellos realizan con sus hijos son muy especiales y la pareja se beneficia cuando se pueden apoyar y estimular mutuamente.

3vinculo

Las actividades que pueden compartir en pareja para establecer, en un principio, el vínculo con su bebé, pueden incluir:

  • Participar juntos en la labor y parto
  • Alimentarlo (pecho o mamila); algunas veces el papá va formando un vínculo especial con el bebé cuando él es el que se encarga de levantarlo y cambiarle el pañal en la comida de la noche (antes de llevárselo a la mamá) y la primera de la mañana.
  • Leerle o cantarle al bebé
  • Compartiendo el baño con el bebé
  • Copiando los movimientos que hace el bebé
  • Copiando sus ruidos y cualquier vocalización que haga –son sus primeros esfuerzos para comunicarse.
  • Usando un cargador frontal para llevar al bebé mientras que realizan ciertas actividades rutinarias.
  • Permitiéndole sentir las diferentes texturas de la piel del padre y de la madre.

¡CONFÍEN EN SU HABILIDAD COMO PADRES!

Por supuesto que es más fácil establecer este apego con el bebé si la gente alrededor suyo los apoya y los ayuda a que tengan confianza en sus habilidades como padres.

Esta es una de las razones por las cuales los expertos recomiendan que el bebé se quede con la madre durante su estadía en el hospital.

Aunque cuidar de un bebé es abrumador en un principio, los puede ayudar mucho el apoyo emocional que les dará el personal del hospital y empezarán a confiar en sus habilidades como padres.

Aunque el permanecer con el bebé después del parto no puede ser posible para los bebés prematuros o con necesidades especiales, el apoyo del personal del hospital puede ayudar a que, a pesar de todo, este vínculo se establezca fácilmente.

Al principio, el cuidado de un recién nacido puede necesitar de toda su energía, especialmente la de una madre que está dando el pecho.

A ella le será mucho más fácil establecer ese apego o vinculación cuando no está agotada por todas las otras cosas que se tienen que hacer como la limpieza de la casa, el lavado de la ropa, la preparación de los alimentos, etc.

Es maravilloso cuando los padres pueden ayudar con este tipo de actividades rutinarias al mismo tiempo que dan apoyo emocional al bebé y a la madre.

Y no se olviden de pedir ayuda y apoyo a la familia en los primeros días que tienen a su bebé en casa para que hagan todos los pendientes que signifiquen salir de casa o para que les ayuden con el cuidado de los hermanos.

¿QUÉ FACTORES PUEDEN AFECTAR QUE SE FORME ESTE LAZO DE UNIÓN?

La secuencia del desarrollo del apego puede ser afectada por el estado del bebé y por el bienestar de la madre.

El “estado” en el bebé se refiere a los patrones de comportamiento, estables y distinguibles: sueño regular, sueño periódico, somnolencia, inactividad alerta, llanto y actividad al despertar.

El estado del bebé determina su capacidad de reconocer y responder a las figuras humanas.

Muchas madres se han dado cuenta de que el mismo estímulo puede provocar diferentes respuestas en el bebé si el estado del infante es diferente.

Cuando está contento, un juego puede provocar sonrisas, pero si está inquieto, puede causar una crisis de llanto.

La nueva mamá tiene que ir aprendiendo cuál es el estímulo que debe usar dependiendo del estado del bebé y el momento del desarrollo.

El apego entre el bebé y los padres puede retrasarse por varias razones:

  • Los padres se imaginaron que su bebé iba a tener ciertos rasgos emocionales o físicos.
  • Cuando en una adopción conoces al bebé después del parto, la realidad te hace que ajustes la imagen que te habías hecho de él.
  • La cara del bebé es la primera herramienta de comunicación y tiene un papel crítico en el apego o vinculación.
  • Las hormonas pueden también afectar este lazo de unión y algunas veces las madres tienen mucho trabajo para establecer este apego cuando sus hormonas están desbalanceadas o cuando tienen depresión postparto.
  • Igualmente puede retrasarse cuando la madre está agotada o cuando tiene dolor debido a un parto complicado, si tiene depresión, si está estresada por problemas financieros, del hogar, de desempleo, etc.
  • Si el bebé pasa algún tiempo en cuidados intensivos, al principio pueden estar amedrentados por el equipo médico a su alrededor, pero es importante que se contacten con él.
  • Seguramente el personal del hospital los ayudará para que puedan sostener al bebé aún en la incubadora y les pedirá que se queden a acompañarlo hablándole, cantándole y tocándolo de vez en cuando.
  • Pronto verán que el bebé reconoce y responde a su voz y tacto. Podrán aprender a bañarlo y a alimentarlo y si lo están alimentando con leche materna, te ayudarán a que puedas darle bien el pecho antes de que te vayas a casa.

¿QUÉ ACTIVIDADES PODEMOS HACER PARA MEJORAR ESTE VÍNCULO?

  • Tacto entre los cuerpos: coloca a tu bebé desnudo sobre tu pecho y permite el contacto entre sus cuerpos.
  • Permanezcan así el mayor tiempo posible y repitan esto varios días para incrementar esta experiencia.
  • Mientras tanto háblale tranquila y amorosamente (usa una cobija si la necesitas para protegerlo y protegerte del frío).
  • Simulación de alimentación al pecho: para los bebés que no pueden ser alimentados al pecho, coloca al bebé contra tu pecho desnudo mientras le das la fórmula.
  • El contacto físico, cuerpo con cuerpo, durante la alimentación, ayuda a crear un lazo especial entre los padres y el bebé.
  • Cara a cara: si tu bebé está “hablando”, siéntate enfrente de él y juega a tocarlo dándole nombre a cada parte de su cuerpo y del tuyo, esto estimula el desarrollo del sentido de un concepto y el contacto físico.
  • Trata de hacer esto una o dos veces a la semana hasta que te acostumbres a dar y recibir el contacto físico con tu bebé.
  • El juego del abrazo: de recién nacido abrázalo mucho y, si puedes, mantenlo cerca de tu cuerpo con un cargador especial mientras realizas algunas tareas.
  • Más grande, juega con él a que el premio por cualquier actividad bien realizada sea un abrazo.
  • El juego de las cosquillas: acuéstate en el suelo o en la cama (vestida) con el bebé en tu pecho de tal manera que su cabeza queda cerca de la tuya.
  • Susurra y háblale suavemente, hazle cosquillas mientras que te ríes y juegas a balancearte de un lado a otro haciendo ruidos.
  • Esto estimulará su sentido de la diversión y seguridad.

 

¿QUÉ ES LO QUE EL BEBÉ APRENDE?

 

La interacción temprana son una muestra de señales sociales que contribuyen al desarrollo de una autoestima saludable y un sentido de seguridad.

 

Al crecer el bebé, responderá a estas señales imitando expresiones y respondiendo con sonidos.

 

La calidad de este vínculo o apego,  puede variar. Pero se puede decir que un vínculo seguro actúa como la base de un buen desarrollo social y emocional.

 

El bebé inicia la capacidad de formar y mantener relaciones sociales, adquiere una saludable conciencia de sí mismo y aprende a dar y recibir amor, mostrar empatía y preocuparse por otros.

 

Un vínculo inseguro, aquel que falla en cumplir con la necesidad del bebé de seguridad y comprensión, puede llevarlo a confundir su propia identidad y a que, más adelante en la vida, tenga dificultades para el aprendizaje y para relacionarse con otros.

 

¿CÓMO INFLUYE EN LAS PERSONAS EL TIPO DE VÍNCULO FORMADO EN AL INFANCIA?

 

Los niños que han establecido un vínculo de seguridad, no necesitan estar abrazados a sus madres continuamente. Se sienten seguros para alejarse de ella y explorar el ambiente, porque saben que ella seguirá ahí cuando vuelvan.

 

Esta libertad les permite intentar y aprender cosas nuevas, afrontar problemas y sentirse más tranquilos ante las situaciones nuevas o desconocidas.

 

Entre los tres y cinco años, los niños con vínculos afectivos de seguridad son más curiosos y competentes, se llevan mejor con otros niños y tienen mayor probabilidad de establecer amistades íntimas.

 

También tienen una mayor probabilidad de ser independientes en el preescolar y consultar a los profesores sólo cuándo los necesitan.

 

A los diez y once años, los niños que han tenido un vínculo de seguridad en la infancia son más capaces de hacer y mantener amigos y de actuar en grupo.

 

A los catorce o quince años, obtienen puntuaciones más altas en salud emocional, autoestima y competencia. Además, tienen más apertura de sentimientos.

RESUMEN

En resumen, la educación con apego es amar y confiar en nuestros hijos. Si logramos hacerlo ellos confiarán en nosotros, confiarán en los otros y serán, a su vez, personas de confianza.

El apego bebé-padres es una experiencia compleja y muy personal que toma cierto tiempo.

No existe una fórmula mágica y no puede forzarse. Un bebé al que se le está dando todo lo que necesita no sufrirá si este lazo de unión no es muy fuerte al principio.

Conforme se vayan sintiendo más cómodos con la presencia del bebé en la casa y se vayan acostumbrando a la nueva rutina, ambos se sentirán más confiados acerca de los aspectos tan increíbles que hay en la educación de un infante.

REFERENCIAS

Ictericia Neonatal
El bebé

Ictericia Neonatal

ACTUALIZADO AL 03 de Mayo 2022

¿QUÉ ES LA ICTERICIA NEONATAL?   

La ictericia es una afección que ocasiona una coloración amarillenta en la piel, en los tejidos y en los fluidos del cuerpo. A menudo, esta coloración es más visible en la piel y en la esclerótica (la parte blanca de los ojos).

 

¿POR QUÉ SE PRESENTA?

La ictericia en recién nacidos (neonatal) se presenta cuando un bebé tiene un alto nivel de bilirrubina en la sangre. La bilirrubina es un pigmento que se libera en la sangre cuando se destruyen los glóbulos rojos.

La ictericia es normal en los recién nacidos porque los bebés nacen con un mayor número de glóbulos rojos del que necesitan. Estos glóbulos rojos excedentes se destruyen y liberan bilirrubina en la sangre.

Normalmente, el hígado ayuda a descomponer esta sustancia de manera que el cuerpo pueda eliminarla a través de las heces fecales, pero en el recién nacido, en ocasiones, su hígado es inmaduro y tarda unos días para iniciar esta acción de procesamiento.

¿Qué es la ictericia neonatal?
¿CUÁNDO SE PRESENTA?

 

La ictericia neonatal es más notoria cuando el bebé tiene de 2 a 4 días. La mayoría de las veces no causa problemas y desaparece al cabo de 2 semanas.

 

Este evento no se repite y no deja secuelas. No obstante, en los casos más graves puede acarrear un riesgo de daño cerebral. Los bebés prematuros tienen más probabilidades de desarrollar este problema.

¿QUÉ ES LA BILIRRUBINA?

La bilirrubina, como ya lo mencionamos, es un producto derivado de la hemoglobina, que guardan en su interior los glóbulos rojos y que es necesaria para la oxigenación de los tejidos.

Cuando los glóbulos rojos se rompen por cualquier motivo, se libera la hemoglobina, la cual se descompone en dos moléculas: hem y globina.

La molécula “hem” es convertida en bilirrubina la cual es transportada en la sangre hasta el hígado en donde se procesa para almacenarse en la vesícula biliar o bien puede ser transferida directamente al intestino delgado.

El hígado segrega esta bilirrubina a través de las vías biliares hacia el intestino, la cual es decompuesta posteriormente por bacterias y esos productos de la descomposición contribuyen al color de las heces.

Parte de esta bilirrubina puede ser reabsorbida y finalmente reaparece en la orina.

¿CÓMO MANEJA EL BEBÉ SU BILIRRUBINA ANTES DEL NACIMIENTO?

Antes del nacimiento, la placenta (el órgano que nutre al bebé en desarrollo) elimina la bilirrubina del bebé, de manera que pueda ser procesada por el hígado de la madre.

Inmediatamente después del nacimiento, el propio hígado del bebé empieza a encargarse del trabajo, pero esto puede tomar tiempo.

Es posible que el hígado del recién nacido sea demasiado inmaduro para manejar bien la eliminación de la bilirrubina, por lo que ésta se acumula en la sangre.

Por consiguiente, los niveles de bilirrubina en un bebé normalmente son un poco más altos después del nacimiento.

Los bebés prematuros tienen hígados especialmente inmaduros, lo cual los hace más propensos a la ictericia.

TIPOS DE ICTERICIA

Se dice que el recién nacido está ictérico cuando sus niveles de bilirrubina en sangre se han elevado por encima del límite superior del adulto normal (1,3-1,5 mg/dl). De acuerdo con este criterio, la ictericia puede ser:

 

  • Ictericia fisiológica del recién nacido.
  • Ictericia patológica.

ICTERICIA FISIOLÓGICA

La ictericia normal en los recién nacidos se conoce como “ictericia fisiológica”. Esto significa que se presenta como parte de un proceso fisiológico normal.

 

La ictericia misma es debida a un exceso de bilirrubina que temporalmente está siendo almacenado en la sangre y los tejidos del bebé y que no tiene efectos posteriores.

 

En un bebé normal nacido a término, la ictericia fisiológica generalmente aparece entre el segundo y cuarto días en un grado que va de suave a moderado sin que se manifiesten síntomas de enfermedad.

 

En la mayoría de los casos desaparece sola en forma gradual, aunque esto puede durar varias semanas en algunos bebés.

 

Los niveles elevados en sangre de bilirrubinas generalmente no exceden los 15 mg/ dL. Por razones aún no bien conocidas, los recién nacidos asiáticos tienen un pico más alto de niveles de bilirrubina e ictericia más prolongada

La ictericia asociada a la lactancia materna

La ictericia fisiológica se presenta con mayor frecuencia en bebés alimentados al pecho, algunos expertos piensan que un nivel elevado de bilirrubina puede ser una norma de la naturaleza para los recién nacidos y que, en realidad, podría tener un efecto benéfico como potente antioxidante endógeno.

No está provocada por un problema de intolerancia a la leche materna y las causas pueden ser variadas:

  • El bebé no se está alimentando lo suficiente sea debido a dificultades con la lactancia o a que a la madre todavía no le ha subido la leche.
    • Está deshidratado y ha perdido peso, lo que resulta en una disminución de los movimientos intestinales y el bebé no puede excretar la bilirrubina.
  • El intestino del bebé es inmaduro e incapaz de metabolizar la bilirrubina la cual, en vez de excretarse, se reabsorbe,
  • La leche de algunas mujeres contiene determinadas sustancias que pueden hacer que aumente la concentración de bilirrubina en la sangre al no poder excretarla a través de los intestinos.

Puede aparecer, en algunos bebés saludables alimentados con leche materna, después del séptimo día de vida y normalmente alcanza su punto máximo durante las semanas 2 y 3 o aparecer en forma “tardía” entre el quinto y quinceavo día de vida y persistir hasta por nueve semanas.

Las medidas preventivas que se pueden tomar son:

 

  • Aumentar la frecuencia de las mamadas a 8 o más por día.
  • No complementar con agua o dextrosa, medida cuya utilidad no ha sido demostrada y con la cual puede haber disminución de la ingesta de leche y menor tiempo de amamantamiento.
  • Si se necesita complementar hay que hacerlo con leche maternizada.
  • Puedes poner al bebé a tomar baños de sol unos minutos por la mañana con la piel expuesta y, si puedes, unos minutos en la tarde (fototerapia).

 

 

La ictericia por leche materna no produce ninguna complicación si el bebé está sano y es muy raro que el médico te pida que suspendas la alimentación y pases a fórmula. Es importante mantener al bebé bien hidratado.

 

¡OJO! La ictericia fisiológica se diagnostica una vez que se han descartado otras causas conocidas de ictericia.

INCIDENCIA

Aproximadamente el 60% de los bebés nacidos a término y el 80% de los bebés prematuros, desarrollan ictericia en la primera semana de vida y cerca del 10% de los bebés alimentados exclusivamente con leche materna, permanecerán ictéricos casi hasta los 30 días (Fuente: NICE).

ICTERICIA PATOLÓGICA

Ictericia desde el primer día

 

Aunque hemos dicho que la ictericia del recién nacido es, casi siempre, benigna, aquella que se presenta dentro de las primeras 24 horas de vida y el nivel de bilirrubina puede aumentar con bastante rapidez.

 

Dura mucho tiempo o es muy llamativa debe ser investigada.

 

Entre las causas de la ictericia patológica están:

  1. Un evento o afección que hace que se aumente el número de glóbulos rojos que necesitan ser procesados por el hígado:
  • Formas anormales de las células sanguíneas (como la anemia drepanocítica).
  • Incompatibilidad del grupo sanguíneo o Rh, puede aparecer tan pronto como en el primer día de vida.
  • Sangrado por debajo del cuero cabelludo (cefalohematoma) u otra lesión de nacimiento causado por un parto difícil.
  • Deficiencia congénita de algunas enzimas importantes para el metabolismo de los glóbulos rojos.
  • Niveles altos de glóbulos rojos (policitemia)
    • más común en bebés pequeños para su edad gestacional,
  • Infecciónes agudas o crónicas (toxoplasmosis, citomegalovirus, sífilis congénita, herpes y rubéola)
  • Prematurez
  • Transfusiones
  1. Cualquier cosa que interfiera con la capacidad del cuerpo para procesar y eliminar la bilirrubina:
  • Atresia Biliar (ocurre cuando las vías biliares dentro y fuera del hígado no se desarrollan de manera normal).
  • Administración de ciertos medicamentos
  • Hipotiroidismo congénito
  • Trastornos hereditarios o genéticos diferentes, entre ellos mencionamos los siguientes:
    • Síndrome de Crigler-Najjar, Fibrosis quística, Enfermedad de Gaucher, Síndrome de Gilbert, Hipoxia, Síndrome de Dubin Jonson, Síndrome de Lucey-Driscol, Enfermedad de Niemann-Pick.
  • Hepatitis neonatal.

En general, en los casos de ictericia patológica es necesario que le den tratamiento médico a tu bebé, pero la alimentación al pecho puede continuar durante el tratamiento y si se aumenta la frecuencia de las tomas, ayuda a reducir la ictericia.

 

¡OJO! La preocupación por los niveles excesivamente altos de bilirrubina es que ésta puede dañar a las células cerebrales.

 

Un nivel de 20mg/dl o mayor es considerado alto durante las primeras 48 horas; en un bebe de término 25mg/dl o más es considerado alto.

 

En bebés prematuros, es posible que surjan problemas con niveles más bajos.

FACTORES DE RIESGO

Con las estancias tan cortas en los hospitales, la ictericia puede no haberse presentado antes de salir y seguramente no ha llegado a su nivel más elevado.

Por lo tanto, es importante identificar a aquellos bebés que están en riesgo de presentar ictericia para que sean observados tanto en el hospital como en su casa.

De los bebés nacidos a las 35 semanas de gestación o después y que, a excepción de esto estén sanos, los que tienen mayor probabilidad de presentar finalmente signos de ictericia del recién nacido son aquellos que:

  • Tienen un hermano o hermana que necesitó fototerapia para la ictericia.
  • Tienen un alto nivel de bilirrubina para su edad, incluso si todavía no tienen ictericia.
  • Han sido exclusivamente alimentados con leche materna, sobre todo si el peso es excesivo.
  • Tienen una incompatibilidad en el grupo sanguíneo u otra enfermedad conocida de los glóbulos rojos.
  • Tienen cefalohematoma o contusión significativa debida al parto.
  • Son de origen asiático oriental.
  • Tienen ictericia en las primeras 24 horas de vida.
  • Los bebés que tienen alguna infección.
  • Prematuros o bajos de peso.
  • Bebés que necesitaron maniobras de resucitación en el momento del parto.

SÍNTOMAS

Por lo general, la coloración amarillenta aparece primero en la cara y después en el pecho. Más tarde, la ictericia puede extenderse hacia el estómago y las piernas.

ictericia

Los padres pueden determinar si su bebé tiene ictericia observándolo a la luz natural o en una habitación que tenga luces fluorescentes.

En caso de duda, se recomienda ponerse en contacto con el pediatra.

Los padres de un bebé al que ya se le ha diagnosticado ictericia también deben consultar al pediatra si:

  • La piel del bebé se vuelve más amarillenta,
  • Si la ictericia se disemina al abdomen, brazos o piernas,
  • Si la parte blanca de sus ojos tiene un color amarillento.

La mayoría de los bebés con ictericia no presenta otros síntomas. Se muestran alertas y comen y duermen normalmente.

Sin embargo, debes recurrir de inmediato al pediatra cuando:

  • El bebé presenta sueño excesivo o resulta difícil despertarlo.
  • Muestra falta de interés al succionar o alimentarse.
  • Presenta signos de flojedad o arquea el cuello o la espalda hacia atrás.
  • Desarrolla un llanto agudo o fiebre.

Éstas pueden ser advertencias tempranas de que el bebé tiene un nivel de bilirrubina peligrosamente elevado que requiere tratamiento de inmediato para evitar una forma de daño cerebral conocida como KERNÍCTERUS.

¿CÓMO SE DETERMINA SI EL BEBÉ TIENE ICTERICIA?

Todos los recién nacidos deben ser examinados con respecto a la ictericia por lo menos cada 8 a 12 horas durante el primer día de vida y, antes de que salgas del hospital, el pediatra deberá revisarlo para detectar cualquier signo de ictericia.

Si la piel de tu bebé presenta un color amarillo o si el bebé tiene alguno de los factores de riesgo antes mencionados, que hacen que tenga más probabilidades de desarrollar ictericia, le pedirá un estudio de laboratorio para medir el nivel de bilirrubina.

CUANDO LLAMAR AL PEDIATRA

Deberás llamar inmediatamente al pediatra si:

  • Detectas signos de ictericia durante las primeras 24 horas de vida del bebé.
  • La ictericia se está extendiendo o intensificando.
  • El bebé tiene una temperatura rectal de más de 37, 8º C (o 100º Fahrenheit).
  • El bebé tiene mal aspecto y/o se comporta como si se encontrara mal.

Es difícil determinar la gravedad de la ictericia solamente observando a un bebé, de modo que cualquier bebé que tenga los ojos y/o la piel amarillos debería ser evaluado por un pediatra.

¿CÓMO SE HACE EL DIAGNÓSTICO EN UN BEBÉ CON ICTERICIA?

Una forma fácil de confirmar la ictericia es presionando un dedo contra la piel del bebé, con esto “empujas” en forma temporal la sangre en ese punto.

La piel normal quedará blanca cuando retiras tu dedo, pero la piel ictérica continuará amarilla.

En algunos casos, un cuidadoso examen físico es todo lo que se necesita, pero en otros, es necesario hacer algunos estudios de laboratorio:

  • A cualquier bebé que parezca tener ictericia en las primeras 24 horas se le deben medir los niveles de bilirrubina en sangre inmediatamente.
    • La ictericia generalmente progresa en dirección de la cabeza hacia la parte baja del cuerpo y es proporcional al aumento de la bilirrubina en sangre (hiperbilirrubinemia).
    • Por lo tanto, cabe esperar niveles altos en los recién nacidos con ictericia en las piernas y probablemente bajos en los que tienen ictericia únicamente en la cara.
  • Prueba de Coombs para checar si existen anticuerpos que destruyan los glóbulos rojos del bebé.
  • Es posible que también se ordene un análisis completo de cuenta de glóbulos rojos.
  • Se realiza también una cuenta de reticulocitos para asegurarse de que tu bebé esta fabricando suficientes glóbulos rojos.

Al hacer la revisión física el pediatra verá si hay hinchazón (edema) en las piernas, moretones en la piel (hematomas), pequeñas manchitas de sangre como pecas (petequias), anomalías congénitas, etcétera

 ¿Cómo se evalúa a un bebé con ictericia?

Te preguntará acerca de los antecedentes familiares de anemias hereditarias, diabetes materna, enfermedad hepática, fibrosis quística, ictericia neonatal en anteriores hermanos, historia de trastornos metabólicos, etcétera.

Otra información relevante es la concerniente al curso y evolución del embarazo actual y el parto.

¿Cómo se evalúa a un bebé con ictericia?

Bilirrubina medida con el bilirrubinómetro transcutáneo

Medición de la bilirrubina: La mejor forma de medir la bilirrubina es con sangre tomada del talón del bebé.

Los resultados se dan en “bilirrubina total” y según cuál sea el origen de la bilirrubina elevada, se puede saber si es un problema de hígado (elevación de la bilirrubina no conjugada o indirecta) o de las vías biliares (elevación de la bilirrubina conjugada o directa).

Este tipo de análisis se le seguirán tomando una vez que se instale el tratamiento para estar seguros de que los niveles de bilirrubina están descendiendo.

También pueden verificarse los niveles de albúmina en suero.

Diagnóstico diferencial: Existen muchas enfermedades que se asocian con ictericia y es un reto para tu médico establecer el diagnóstico preciso de la causa que origina el problema, ya que de esto dependerá el tratamiento adecuado que le den a tu bebé.

Tu médico podría solicitar otros estudios cuando tiene la sospecha de que la ictericia se debe a algún otro problema subyacente.

TRATAMIENTO

El objetivo del tratamiento es evitar la elevación de los niveles de bilirrubina y el posible daño cerebral.

Las decisiones sobre el tratamiento dependerán de la edad del bebé, de si tiene o no otros problemas de salud y de la rapidez con que se eleven sus niveles de bilirrubina.

TRATAMIENTO DE LA ICTERICIA FISIOLÓGICA

Si la ictericia es leve o moderada, cuando el bebé tenga entre una y dos semanas de vida empezará a regular por sí solo el exceso de bilirrubina en sangre sin necesidad de tratamiento.

  • Remedios caseros: la luz del sol ayuda a metabolizar la hemoglobina indirecta de tal manera que el hígado del bebé pueda procesarla más fácilmente.
  • Colocar al bebé en una habitación bien iluminada 20 minutos dos veces al día, es todo lo que se necesita. Nunca lo coloques directamente a la luz del sol.
  • Es importante mantener al bebé bien hidratado con leche materna o fórmula para biberón.
  • Se deben estimular las deposiciones frecuentes alimentándolo con regularidad, debido a que la bilirrubina es expulsada del cuerpo por medio de los intestinos en las heces.

Cuando la ictericia es importante o no remite, es posible que el pediatra recomiende la fototerapia -un tratamiento con una lámpara especial- que ayuda al organismo a eliminar el exceso de bilirrubina, alterándola o favoreciendo su eliminación a través del hígado.

 ¿Cómo se evalúa a un bebé con ictericia?

La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda que se continúe con la lactancia durante la fototerapia, de ser posible. No te preocupes, las luces no lo molestan, son tibias y, en todo caso, hasta se sienten bien.

En caso de que la ictericia requiera algún tratamiento alternativo, es recomendable utilizar la fototerapia junto con una alimentación al pecho frecuente.

 

Cuando la fototerapia no funciona, entonces es posible que tu médico recurra a otro tipo de fototerapia, por ejemplo, se puede colocar al bebé en una cobija de fibra óptica y se puede agregar más luces (siempre protegiendo los ojos del bebé).

 

TRATAMIENTO DE LA ICTERICIA PATOLÓGICA

 

En los casos más graves de ictericia, el objetivo es mantener las cifras de los niveles de bilirrubina en sangre dentro de unos límites considerados como seguros.

La necesidad del tratamiento dependerá entonces del nivel de bilirrubina, de la edad gestacional del bebé (en horas) y el tipo de embarazo y parto.

En general, mientras más grande sea el bebé (en edad), más elevado puede ser su nivel de bilirrubina y quizás no necesite tratamiento.

Si bien la fototerapia es eficaz, es posible que algunos bebés no respondan y sus niveles de bilirrubina continúen en aumento o se mantengan peligrosamente altos.

Exanguinotransfusión

Estos bebés pueden necesitar un cambio de sangre con una técnica especial conocida como exanguinotransfusión.

Este procedimiento consiste en eliminar en forma gradual la sangre del bebé con sus altos niveles de bilirrubina, reemplazándola por sangre limpia de bilirrubina.

La exanguinotransfusión es eficaz para reducir los niveles de bilirrubina. Sin embargo, existe un riesgo de infección y otras complicaciones, por lo que sólo se recomienda cuando los niveles de bilirrubina son muy altos.

Conviene realizar este procedimiento en una sala de cuidados intensivos neonatales.

Algunas veces, y dependiendo de la causa, el médico preferirá administrarle algún medicamento al mismo tiempo que le da fototerapia.

Recientemente, se ha demostrado con estudios prometedores que el tratamiento de bebés afectados gravemente por ictericia con inmunoglobulina intravenosa es muy efectivo para reducir los niveles de bilirrubina a rangos seguros.

COMPLICACIONES

Entre las complicaciones serias, pero poco comunes, de los altos niveles de bilirrubina están:

La encefalopatía aguda por hiperbilirrubinemia. La bilirrubina es tóxica para el cerebro.

Cuando el bebé tiene ictericia severa, existe el riesgo de que la bilirrubina pasa al cerebro, a esta condición se le llama “encefalopatía aguda por hiperbilirrubinemia”.

Kernicterus: Se le llama Kernicterus al síndrome (conjunto de síntomas) que ocurre cuando la encefalopatía aguda por hiperbilirrubinemia causa daños permanentes en el cerebro.

El Kernicterus puede ser causa de:

  • Movimientos involuntarios y no controlados (parálisis cerebral atetoide).
  • Mirada hacia arriba permanente.
  • Pérdida auditiva.
  • Desarrollo inadecuado del esmalte de los dientes.

Los bebés con estos problemas tienen más probabilidades que los bebés con ictericia fisiológica de requerir tratamiento para reducir los niveles de bilirrubina en la sangre.

PREVENCIÓN

El control cuidadoso de todos los bebés durante los primeros 5 días de vida pueden prevenir la mayoría de las complicaciones de ictericia. En el mejor de los casos, esto incluye:

  • La valoración clínica de la ictericia debe ser llevada a cabo por un pediatra y no por la familia.
  • Vigila que tu bebé esté tomando suficiente líquido. Si estás dándole pecho a tu bebé y tienes dudas, pregúntale a tu pediatra o a la especialista en lactancia materna.
  • Si te dieron de alta antes de las 48 horas, es muy importante que lleves al bebé a consulta con el pediatra en el plazo de 2 o 3 días.
  • Ten en cuenta que los bebés que nacieron a las 37-38 semanas del embarazo, tienen un riesgo mayor de que se incremente la bilirrubina.
  • Todos los recién nacidos que fueron dados de alta con un nivel de bilirrubina menor de 15 mg/dl, deben acudir al pediatra en menos de 24 horas y continuar con controles posteriores.
  • Si tu bebé tuvo una bilirrubina de >18 mg/dl y lo estás alimentando con leche materna, puede ser que el médico te pida que suspendas temporalmente y cambies a alimentación por fórmula hasta que se compruebe el descenso en esta cifra.
    1. La medición de la bilirrubina se hará cada 24 horas. Cuando reanudes la lactancia, en una semana tendrás que ir a control.
  • O bien, te pedirá que mantengas la lactancia pero que aumentes la frecuencia de las tomas (8-10 en 24 horas) para evitar la pérdida del peso del bebé.
    1. La frecuencia en las tomas ayuda también al bebé a eliminar más heces y la leche le da al hígado la energía que necesita para eliminar la bilirrubina.
  • La recomendación de colocar al recién nacido con ictericia en un lugar soleado o bien iluminado de la casa sigue siendo válida.
  • Siempre debes consultar con el pediatra si la ictericia es intensa (la piel es de color amarillo brillante), o si los pies, particularmente las plantas, se tornan de color amarillo.
    1. Debes llamarlo de inmediato si notas que el bebé está muy irritable, adormilado o no quiere comer.

En términos generales, la ictericia NO es peligrosa en los recién nacidos a término y que, por lo demás, estén sanos.

REFERENCIAS

Cuidados Inmediatos al Recién Nacido
El bebé

Cuidados Inmediatos al Recién Nacido

ACTUALIZADO AL 03 de Mayo 2022

INTRODUCCIÓN

El recién nacido sufre cambios fisiológicos profundos en el momento de nacer cuando salen de un medio ambiente caliente, apretado, oscuro y lleno de líquido que ha llenado todas sus necesidades básicas, a un mundo externo frío, lleno de luz brillante y basado en la gravedad.

ciudadosinmediattos

 

Qué tan bien haga estos importantes cambios, dependerá de su composición genética, de lo bien que estuvo dentro del útero y del cuidado que reciba en el momento de nacer.

NECESIDADES BÁSICAS DE LOS RECIÉN NACIDOS

  • Respirar normalmente.
  • Que sean protegidos.
  • Que los mantengan calientes.
  • Que sean alimentados

¿CUÁLES SON LOS PROCEDIMIENTOS INMEDIATOS DESPUÉS DEL NACIMIENTO DEL BEBÉ?

Los cuidados inmediatos son los que se realizan en la sala o cuarto de parto e incluyen el asegurarse de que la vía aérea se encuentra libre, tomar medidas para controlar la temperatura corporal del recién nacido, pinzar y cortar el cordón y poner al niño sobre el pecho de la madre tan pronto como sea posible 

Los procedimientos rutinarios que se efectúan son los que describimos a continuación:

Aspiración de las secreciones de boca y nariz.

Cuando sale la cabeza del bebé, el médico aspira la boca y nariz para facilitarle la respiración. En el momento en que el niño respira por primera vez, el aire penetra en las vías respiratorias de los pulmones.

Antes del nacimiento, los pulmones no se utilizan para intercambiar oxígeno y dióxido de carbono y necesitan un menor abastecimiento de sangre.

Cuando el bebé empieza a respirar en el momento de nacer, el cambio de presión en los pulmones ayuda a cerrar las conexiones fetales y le da una nueva dirección al flujo sanguíneo.

A partir de ese momento, la sangre es bombeada a los pulmones para ayudar a realizar el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono.

Algunos bebés nacen con cantidades excesivas de fluido en los pulmones. Si se estimula el llanto del bebé por medio de masajes y caricias, se ayuda a que el fluido suba para que luego pueda ser succionado por la nariz o la boca.

Ya cuando termina de nacer, se le limpia además la carita de los restos de sangre y líquido amniótico y se le succiona nuevamente la boca para limpiar las vías respiratorias de cualquier secreción que esté obstruyendo la vía aérea.

Si el bebé no respira en el primer minuto, hay que realizar medidas de resucitación.

Pinzamiento, corte y ligadura del cordón umbilical

El médico coloca al bebé con la cabeza un poco más abajo que el resto de cuerpo de la madre (para recuperar la mayor cantidad posible de sangre para el bebé) y pinza el cordón umbilical con dos pinzas colocadas más o menos a 5 cm. del abdomen del bebé y después corta el cordón entre ellas.

A continuación, se rodea el ombligo con una gasa, también estéril, impregnada en alguna sustancia antiséptica.

Esto hace que el bebé deje de depender de la placenta para nutrirse de oxígeno. El cordón se corta cuando el bebé ya ha realizado cuando menos 3 movimientos espiratorios y NO se debe exprimir.

Antes de la ligadura se obtiene sangre para determinar el grupo y factor RH, así como para realizar la prueba de Coombs (prueba diagnóstica que detecta la presencia de anticuerpos frente al RH en la sangre de las mujeres con RH negativo).

La ligadura se hace, generalmente, con cinta de algodón o lino esterilizado y a 2 o 3 cm. de la inserción abdominal del bebé.

Cuidado del cordón umbilical

Inmediatamente después, el médico limpia el resto del cordón umbilical con una tintura antiséptica púrpura que previene infecciones y lo cubre con una gasa estéril o lo deja descubierto.

Limpieza y prevención de la pérdida de temperatura

Es importante mantener la temperatura corporal del recién nacido; los bebés que sufren descensos marcados de la temperatura corporal pueden desarrollar problemas de tipo metabólico.

El recién nacido está mojado debido al líquido amniótico y puede enfriarse con facilidad porque el cuarto del parto está frío, él no tiene suficiente tejido grasoso y no sabe cómo temblar de frío.

Para evitar la pérdida de calor, se debe secar al bebé y utilizar frazadas templadas que suministren calor. A menudo, se le coloca un gorro tejido en la cabeza.

Una vez que ya está seco y cubierto, se puede colocar al bebé en contacto con la piel del pecho o el abdomen de la madre, esto también ayuda a mantenerlo caliente y este contacto es importante por otras muchas razones:

  • Psicológicamente estimula a la madre y al niño a conocerse el uno al otro. Les permite tocarse y, a la madre, conocer a su bebé
  • Tras el nacimiento los niños se colonizan con bacterias. Resulta ventajoso que el recién nacido se colonice con las bacterias cutáneas maternas y no por las bacterias de los asistentes hospitalarios.
  • Hay que animar al amamantamiento temprano, a ser posible en la primera hora posparto (OMS / UNICEF 1989).
  • Esta estimulación sobre el pezón por el niño promueve la lactancia y además ayuda a que se contraiga el útero y con esto se disminuya la pérdida sanguínea posparto.
    • El momento de la primera vez dependerá de cuando el bebé esté listo para comer y esto generalmente sucede a los 30 minutos después del nacimiento.

Calificación APGAR

La evaluación de la salud del bebé comienza de inmediato. Una de las primeras revisiones que se realiza es el examen de APGAR.

El examen de APGAR es un sistema de puntuación ideado por la Dra. Virginia Apgar, una anestesióloga, para evaluar la condición del recién nacido al minuto y a los cinco minutos después del nacimiento.

El médico y las enfermeras evalúan las señales siguientes y asignan una puntuación según el resultado:

A: Actividad: tono muscular. El bebé nace con las extremidades encogidas y debe resistirse a cualquier intento por estirárselas.
P: Pulso: se ausculta el corazón del bebé.
G: Reflejos: irritabilidad refleja. Respuesta al tubo de succión o al golpe con la mano que se le da en las plantas de los pies.
A: Aspecto: color de piel. Todos los bebés nacen azulados y van cambiando a color rosado poco después de la primera respiración.
R: Respiración. Un bebé maduro llora espontáneamente a los 30 segundos del nacimiento. Al minuto uno, el bebé mantiene rápidas respiraciones regulares.

Se considera normal una puntuación de 7 a 10. Una puntuación de entre 4 y 6 puede indicar que el niño necesita alguna maniobra de resucitación (oxígeno) y una cuidadosa monitorización.

Una puntuación de 3 o menor indica que el bebé necesita de inmediato maniobras de resucitación y socorro.

Actualmente es utilizada universalmente por todos los pediatras que atienden los partos.

ASISTENCIA MEDIATA

Identificación del bebé: Los métodos más utilizados son la huella digital de la madre, la huella de la mano o el pie del niño, pulseras de identificación y la recogida de sangre del cordón.

A menudo se toma la huella de la planta del pie y se registra en el expediente médico del bebé.

Antes de que el bebé salga del área de partos, se colocan brazaletes de identificación con números idénticos en la madre y el niño. Es común que los bebés lleven dos, uno en la muñeca y otro en el tobillo.

Deben verificarse los brazaletes cada vez que el niño entre o salga de la habitación de la madre. Estos brazaletes permanecen hasta que sale del hospital.

Prevención del síndrome hemorrágico del recién nacido.

El bebé tiene poco desarrollados los mecanismos de coagulación de la sangre, ya que su hígado es inmaduro.

Para prevenir posibles complicaciones en la sala de partos, se administra a todos los recién nacidos, una inyección intramuscular de 1 mg de vitamina K.

Prevención de la conjuntivitis neonatal

A todos los recién nacidos se les ponen unas gotas de nitrato de plata al 1%, o de algún antibiótico oftálmico o una pomada antibiótica en los ojos para prevenir una conjuntivitis debida, normalmente, al contacto con las secreciones de la vagina de la madre.

OTROS CUIDADOS

El resto de los procedimientos necesarios se efectúa en los minutos y horas que siguen al parto.

Esos procedimientos se llevarán a cabo en la sala de partos o en el cuarto de cunas, según las normas del hospital y la condición del bebé.

Algunos de estos procedimientos incluyen los siguientes:

  • Signos vitales: Durante las primeras horas se tomarán cada media hora, la temperatura (más que para estimar este dato, la primera toma se hace para verificar si hay permeabilidad del ano o si no hay otros defectos al nacimiento), frecuencia cardiaca, respiratoria, color, tono y actividad
  • En las primeras horas de vida hay variaciones que pueden ser muy importantes para la salud del bebé.
  • Somatometría: Los principales datos que se precisa conocer son: peso, talla, perímetro torácico, perímetro craneal y longitud de pie: El peso del recién nacido normal suele oscilar entre 3.200 y 3.500 gr.; la talla, entre 48 y 52 cm. y el perímetro craneal, entre 33 y 35 cm.
    • Esta medición permite determinar si el peso y el resto de las medidas del bebé son normales para el número de semanas de embarazo.
    • Los bebés pequeños o de bajo peso, así como los bebés muy grandes, pueden requerir atención y cuidados especiales.
    • Estos datos son de suma importancia ya que cualquier alteración en la salud del bebé, se reflejan en su nutrición y, en consecuencia, los datos obtenidos son el índice clínico más firme para apreciar los cambios.
  • Investigación de malformaciones congénitas: al observar cuidadosamente al bebé, el neonatólogo busca falta o exceso de dedos, pie equinovaro (torcido hacia adentro), fractura de clavícula (el hueso del hombro) o de huesos largos, paladar hendido, labio leporino, criptorquidia (testículos no descendidos), hernias, ano imperforado, etc.
  • Orina y primera evacuación: El 92% de los niños orina y evacua el intestino (la primera evacuación es del llamado meconio) en las primeras 24 horas, muchos lo hacen en la sala de parto.
  • Es importante registrar el momento en el que hay la evacuación y el aspecto de esta y si el bebé orina bien.
  • Baño: una vez que la temperatura del niño se estabiliza, se le puede bañar por primera vez.
  • Vacuna de la hepatitis B. Desde 1994, en muchos hospitales, los neonatólogos administran a los recién nacidos la primera dosis de esta vacuna. Antes de los 18 meses se administran dosis adicionales.
  • Screening o prueba de detección precoz de enfermedades metabólicas. El llamado “Tamiz Neonatal” debe hacerse obligatoriamente a todos los recién nacidos.
  • Su objetivo es la detección muy temprana de enfermedades congénitas cuya consecuencia es la aparición de desórdenes metabólicos y endocrinos que, en gran parte de los casos, se asocian con retraso mental. Estos padecimientos solamente se pueden detectar mediante este estudio, ni siquiera con una revisión médica muy cuidadosa.
    • El análisis se debe hacer cuando el bebé tiene de 2 a 4 días de nacido.
    • Si esto no es posible y se hace antes de las 24 hrs entonces se deberá repetir antes de las dos semanas de nacido y consiste en el análisis de unas gotas de sangre (cinco gotas) extraídas del cordón umbilical o del talón del bebe colectadas en un papel filtro especial (la llamada “Tarjeta de Guthrie”) que se envía al laboratorio. Tu pediatra debe comunicarte los resultados.

ciudadosinmediattos2

CUIDADO DEL RECIÉN NACIDO DESPUÉS DEL PARTO VAGINAL

El recién nacido se pone en brazos de la madre tan pronto como sea posible.

Durante la primera hora o dos horas que siguen al nacimiento, la mayoría de los bebés se encuentran en una fase de alerta, en la que están totalmente despiertos.

Esta situación constituye una maravillosa oportunidad para que los padres conozcan a su nuevo bebé. El bebé suele reaccionar ante el sonido conocido de la voz de la madre.

Esta primera o dos primeras horas posteriores al parto son el mejor momento para dar inicio a la lactancia. Los bebés cuentan con la capacidad innata de comenzar a mamar inmediatamente después del nacimiento.

Aunque algunos medicamentos y anestesia suministrados a la madre durante el trabajo de parto y el parto pueden afectar a la capacidad de succión del bebé, la mayoría de los bebés sanos están en condiciones de mamar en estas primeras horas.

El amamantamiento inicial ayuda a estimular la producción de leche materna. También provoca la contracción del útero materno, lo cual ayuda a prevenir que sangre excesivamente.

CUIDADO DEL RECIÉN NACIDO DESPUÉS DEL PARTO POR CESÁREA

Si el bebé nace por cesárea, es muy probable que la madre se mantenga despierta durante la intervención quirúrgica.

Son muy escasas las situaciones en que se plantea la necesidad de suministrarle a la madre anestesia general para el parto.

En la actualidad, la mayor parte de los nacimientos por cesárea se llevan a cabo con anestesia local como, por ejemplo, anestesia epidural.

Con este tipo de anestesia, sólo se duerme una parte del cuerpo para la intervención. La madre se mantiene despierta, y oye y ve a su bebé tan pronto nace.

Dado que los bebés que nacen por cesárea pueden tener dificultades para eliminar parte del fluido pulmonar y mucosidades, suele ser necesaria una aspiración mayor de la nariz, boca y garganta.

En ocasiones, se requiere una aspiración más profunda, en la tráquea.

La lactancia puede comenzar durante las primeras horas posteriores al parto en la sala de recuperación, al igual que ocurre con un parto vaginal.

EXPLORACIÓN FÍSICA Y NEUROLÓGICA DEL RECIÉN NACIDO

Durante las primeras veinticuatro horas de vida es fundamental realizar una exploración física y neurológica del niño.

Exploración física

Si el bebé está tranquilo, el pediatra empezará por la auscultación del corazón y de los pulmones seguida de la palpación de los pulsos femorales y del abdomen.

La exploración de las caderas y de la faringe suelen hacerle llorar, por lo que es preferible dejarlas para el final.

La exploración física completa abarca cada uno de los siguientes aspectos:

Piel. Normalmente, presenta las siguientes características: La mayor parte suele estar cubierta por “vernix caseosa”, una especie de crema untuosa y blancuzca que servía para protegerle del líquido amniótico.

  • A veces, en los hombros y el dorso aparece un vello fino y escaso denominado “lanugo”, que desaparece en un par de semanas.
  • El color es rosado y, en ocasiones, rojizo, lo que constituye el eritema (irritación) fisiológico del recién nacido que es normal.
  • La cianosis (coloración azulada de la piel) y la palidez son siempre síntomas de alarma, al igual que la ictericia (piel amarillenta) precoz o prolongada (no debe confundirse con la ictericia fisiológica, que afecta al 50% de los neonatos).
  • Es frecuente la presencia de “nevus vasculares” planos (manchas de color rojizo) en la frente, párpados y alas nasales, que desaparecen a lo largo de los primeros meses.
  • Las glándulas sebáceas producen una secreción amarillo-blanquecina que, al no evacuarse, da lugar, sobre todo en las alas de la nariz, a unas minúsculas vesículas o quistes puntiformes denominados “millium”.

Cabeza. La forma del cráneo depende del moldeamiento sufrido a lo largo del parto y, a menudo, se nota cómo los huesos se montan uno sobre otro.

  • Al nacer, la fontanela anterior (las fontanelas son las partes más blandas del cráneo, en donde coinciden tres o cuatro huesos) mide 1 cm. y luego se amplía para irse cerrando. La mayoría de los niños tiene la fontanela cerrada a los nueve meses.
  • El cuello del bebé es corto, y el cabello, que normalmente está bien desarrollado, es sedoso y de un color más oscuro que el que tendrá más adelante.

Cara. En la cara del recién nacido, de aspecto redondeado, se aprecian los siguientes rasgos:

  • Los ojos son claros y van oscureciendo a medida que pasan los días. Las pestañas son cortas.
  • Los párpados suelen estar hinchados) y su apertura espontánea puede, en ocasiones, dejar ver pequeñas hemorragias en la parte blanca del ojo causadas por la presión del parto, que pronto desaparecen, o una secreción amarillenta.
  • La nariz puede aparecer deformada por compresión. En la exploración, se comprueba con una sonda la permeabilidad de los orificios nasales.
  • Los pabellones auriculares suelen estar bien configurados. Su mayor o menor consistencia está relacionada con la edad gestacional (en los prematuros son más suaves).
  • La boca está adaptada a la succión. Los labios presentan los callos de succión, que permiten una adaptación perfecta al pecho materno y su mejor vaciado en la cavidad oral.
  • La lengua parece grande y debajo de ella puede aparecer un frenillo corto.
  • En el paladar es fácil observar unos quistes puntiformes, por retención de moco, llamados “perlas de Epstein”.
  • Las encías carecen de dientes (salvo en uno de cada 3.000 niños).

Tórax. Tiene forma de campana y las costillas adoptan una posición horizontal. Su exploración proporciona la siguiente información:

  • Clavículas. Deben ser palpadas para detectar posibles fracturas producidas durante el parto.
  • Esternón. Muchos niños tienen un pequeño bulto a la altura de la punta del esternón: se trata del apéndice xifoides, que desaparece espontáneamente.
  • Hipertrofia mamaria. Se trata de una inflamación a nivel del tejido mamario de origen hormonal que desaparece por sí sola y no necesita tratamiento.

Aparato respiratorio. La frecuencia respiratoria es de 40-50 r/m, su ritmo, irregular y con frecuentes interrupciones de cinco a ocho segundos.

Aparato circulatorio. El corazón suele latir a 90-180 l/m. Es muy frecuente oír soplos sistólicos, los cuales desaparecen en pocos días.

Abdomen. Suele ser prominente. Al palpar la cavidad abdominal se advierte la situación del hígado, el bazo y los riñones.

  • A primera vista destaca el cordón umbilical que, una vez seccionado en el parto, se seca y cae al cabo de una o dos semanas, quedando en su base una herida que cicatriza y deja el ombligo.
  • En ocasiones, aparece una hernia umbilical que desaparece sola, al fortalecerse los músculos del abdomen.
  • El intestino está ocupado por el meconio, que empieza a evacuarse durante las primeras cuarenta y ocho horas gracias a la acción laxante del calostro y constituye la primera deposición del bebé.
  • El pediatra debe anotar el momento en que se produce esta evacuación, tras haber verificado que el ano es permeable.

Genitales

  • Genitales femeninos. Los labios mayores cubren a los menores y al clítoris.
  • A veces se produce una hemorragia de origen uterino, debida al paso placentario de las hormonas maternas, que tiene tan poca importancia como la secreción vaginal blanquecina y mucosa que presentan casi todas las recién nacidas en sus primeros días.
  • Genitales masculinos. Los testículos se desarrollan dentro del abdomen y al final del embarazo se desplazan a la bolsa escrotal pasando por un orificio a la altura de la ingle.
  • No es extraña la presencia de hidrocele (líquido en la bolsa escrotal) o de fimosis.

Extremidades. La exploración de los brazos y piernas valorará la postura, el tamaño, la forma, los contornos y las proporciones y descartará cualquier posible traumatismo o malformación.

  • La cadera se explora con detalle para detectar precozmente una luxación congénita o pre-luxación.

Exploración neurológica

Comienza prestando atención a la forma y al tamaño del cráneo. Un aumento o abombamiento de las fontanelas y la apertura espontánea de las suturas (las uniones de los huesos del cráneo), indicarían un incremento de la presión intracraneal y, obviamente, una patología.

Es muy importante valorar el tono muscular y el nivel de reacción del recién nacido ante los distintos estímulos.

  • Tono muscular. Debe explorarse, mediante determinadas maniobras, en sus dos vertientes: activa y pasiva.
  • El tono muscular activo es el responsable de la actitud general y de la motilidad espontánea del recién nacido.
  • El bebé suele estar boca arriba, con las extremidades flexionadas y realizando con ellas movimientos continuos y espontáneos.
  • La cabeza, que permanece apoyada sobre el hueso occipital (el que está atrás de la cabeza), puede girar de un lado a otro.
  • El tono muscular pasivo se explora para demostrar la extensibilidad y resistencia al desplazamiento y balanceo de los miembros, así como la amplitud de giro de las articulaciones.

Reflejos. Los reflejos son movimientos automáticos que se desencadenan por un estímulo.

  • A medida que madura su sistema nervioso, el bebé va adquiriendo el control voluntario de sus músculos y pierde u olvida los reflejos.
  • Entre los que se observan en esta primera exploración destacan los siguientes:
  • Reflejo de los puntos cardinales. Movimientos que realiza la boca del niño en todas direcciones, cuando es estimulada suavemente alrededor con el dedo.
  • Reflejo de succión. Se explora introduciendo un chupete o tetina en la boca.
  • Reflejo o sinergia de moro. Se sujeta al bebé por los brazos, tirando un poco de ellos hacia arriba y elevándole levemente la cabeza. A continuación, se le suelta súbitamente.
  • La respuesta que se observa es la siguiente: el bebé abre los brazos y las manos y los cierra, al tiempo que empieza a llorar.
  • Sinergia tónico-flexora de la mano. Se le estimula la palma de la mano con un dedo. El niño flexiona los dedos y lo agarra con gran fuerza.
  • Sinergia de extensión cruzada de los miembros inferiores. Se estimula la planta de uno de los pies. La extremidad contralateral, que permanece libre, responde en tres tiempos: flexión, extensión y aducción.
  • Reflejo rotuliano. Al dar un golpecito en algunos tendones musculares, se contraen de forma brusca los músculos correspondientes.
  • Reflejo tónico-asimétrico del cuello. El niño debe estar en reposo, boca arriba. Si tiene la cabeza vuelta hacia la derecha, tendrá el brazo derecho extendido y la rodilla izquierda flexionada, y viceversa.
  • Los reflejos de la escalera, enderezamiento del tronco con apoyo plantar y de la marcha automática se exploran secuencialmente. Para ello, se sostiene al niño por las axilas y se le aproxima al borde de una mesa.
  • El bebé intentará subir con los dos pies el escalón que constituye dicho borde. Cuando ambas plantas contacten con la superficie, tensará la musculatura de piernas y tronco enderezando el cuerpo.
  • Finalmente, al inclinarle hacia delante, dará una serie de pasos.
  • Reflejo de la prehensión plantar. El bebé flexiona los dedos del pie cuando se le estimula con un dedo en la base de estos.
  • Reflejo del abanico o de extensión de los dedos. También se produce en el pie, al estimular la planta.

REFERENCIAS